Original Fic Point To Heart, Smash! ~FINAL~

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
OAO INICIAMOS ESTA NUEVA SAGAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA




La academia Step Fast School, un campus de estudio y fomento deportivo de renombre internacional. Durante un tiempo, permaneció cerrada por problemas legales, pero, una de sus mejores estudiantes decidió reinaugurarla con una nueva visión, logrando que, durante ocho años, fuese la mejor escuela en su estilo. Era tal su relevancia en el desarrollo de jóvenes promesas del deporte, que poco a poco se fue llenando de estudiantes extranjeras, que soñaban aprender de quienes fueron consideradas las mejores deportistas en cada una de sus disciplinas, entre ellas, las que llamaron las tres leyendas del tenis: Eloise Luxure, la directora, Mitsuki Noihara y Kaam Goheid, profesoras y entrenadoras del equipo de tenis. No obstante, no eran las únicas celebridades del tenis que estaban en la academia, ya que las más jóvenes profesoras que recién se integraban a dar clases, eran Shirayuki y Saori Noihara, hijas de la pareja legendaria. De personalidades distintas, ambas con veintitrés años de edad, habían logrado crear su propia tanda de triunfos con su nombre, solamente comparadas a Shannon Marquezine, esposa de la menor de las mellizas, que detuvo sus participaciones para poder concluir su carrera de doctora. Sin lugar a dudas, la Step Fast School era un lugar lleno de estrellas, y una más estaba a punto de brillar.


- ¡Hola chicas, hoy es un nuevo día de clases, soy su profesora Yuki, antes de empezar, vamos a tener el calentamiento de siempre! ¡Yei!!
- Gritaba una profesora pelirroja con sonrisa angelical en un pequeño cuerpo adolescente.


La profesora corrió a un panel para poner la música y ajustó su micrófono de diadema, para volver al centro del escenario y al ritmo de “Love Today” empezar los ejercicios, sin parar de brincar de la emoción de un nuevo año.


- ¡Bien niñas, las de primero, sigan los pasos de sus compañeras más grandes, jeje! -


- ¡Si profesora Yuki! -



Mientras daban la bienvenida con el ejercicio matutino de esa tierna profesora, dos jovencitas se encontraban practicando en la cancha de tenis, ignorando que era el primer día de clases a nivel secundaria. La mayor de ellas, de quince años, era una castaña alta para su edad, de ojos de un tono marrón claro, y cuyo uniforme no podía disimular unos grandes senos que aún les faltaba desarrollo y eran herencia de una tía llamada Ofelia. La menor, de trece años, era una linda pelirroja con unos enigmáticos ojos violeta, que apenas ingresaba a primer grado. Ambas se conocían desde hace mucho, y se notaba por la confianza que tenía la pelirroja para tocar el cuerpo bien proporcionado de la quinceañera, cosa que molestaba a una chica cerca de ellas, una rubia de lindo cuerpo y rostro, que tenía la particularidad de tener un ojo color ámbar y otro grisáceo, a raíz de un accidente cuando era niña.



- Y así es como das un golpe de revés con más eficiencia. -


- Ligu ¿Pero es necesario que me agarres de la cintura así? Me pone nerviosa que me acaricies así frente a los demás. -


- ¿Cuál frente a los demás? Aquí no hay nadie, y sé que te gusta que te haga mimos. -
Rio la pelirroja sujetando la cintura de esa chica y acariciando su brazo con la otra mano, ignorando que cierta rubia las miraba con desdén.

- No te hagas como que no estoy presente Ligu, deja en paz a Shandee, seguro ya está enfadada de que una de primer año no se le despegue. -


- No seas negativa, Lisa, además, a ella le encanta que la abrace ¿Verdad, Shan? -


- No me llames Shan, luego pensarán que somos muy… íntimas. -
murmuró Shandee con la cara roja, haciendo que Liguria sonriera y se colgara de su cuello.

- ¡Cómo adoro lo tímida que eres! ¡Auch! -



Ambas cayeron al suelo por el desequilibrio al colgarse la más chica en la grande, provocando la risa de la pelirroja y unas cuantas lágrimas en la cara de Shandee por el impacto, quien cayó encima de la menor y presionaba sin querer los senos de su amiga.



- Te he dicho que no te cuelgues así, soy alta pero no fuerte para cargarte.. auch, creo que me raspé. -


- Te ves tan preciosa cuando lloriqueas por un raspón, eres tan linda, Shan, que me dan ganas de comerte a besos todo el día. -
Susurraba la pelirroja con un sonrojo sin dejar de ver a su amiga más grande, hasta que notó que le apuntaban con una raqueta.



- ¿Se dejan de tonterías? Dijiste que no querías estar en el baile de bienvenida para practicar, y solamente te las has pasado tocando a Shandee. -


- Nunca dije que quería practicar, solo que me parecía mejor idea venir a la cancha en vez de hacer una tabla rítmica con mi hermanita. -


- ¿Qué no lo haces todas las mañanas en tu casa? -


- Sí, de repente se le dio a mi hermanita por bailar ese tipo de música y nos quiere poner a todas a bailar, y me da mucha pena, no soy una niña para andar con esas cosas. -


- ¿Hola? Eres la más chica en edad de la academia, apenas cumpliste trece años. -


- ¿Disculpa? La más chica es mi hermanita, yo ya soy una señorita. -


- ¿Hermanita? Si la profesora Shirayuki te gana por diez años. -


- Y yo le gano por doce centímetros en estatura y una talla de copa, jaque mate. -


- Y bien señorita jaque mate ¿Qué le dirás a tus mamás cuando le diga que faltaste al baile de inauguración? -




Todas voltearon al escuchar esa voz conocida, observando que provenía de una hermosa y alta mujer de largo cabello rojo y unos preciosos ojos cobrizos, que por sus ropas se hacía entender que trabajaba en la academia. Los ojos de esa joven mujer de veintiséis años se mostraban molestos, mientras las tres chicas se paraban frente a ella en posición de firmes como si fuese una general.


- Lo siento señorita Marquezine, solo queríamos venir a… -


- Disculpa Shandee, no trates de defender a Ligu, sé que es tu mejor amiga, pero siempre te metes en problemas por defenderla, no creo que a tus padres y tía les de gracia que ya estando en tercero no acates las normas. -


- No es para tanto, tía, solo vinimos a pelotear un poco. -


- Liguuuuu…
- Estiró la palabra Shannon colocando una mano en la cintura y jalándole la oreja a la pelirroja.

- Auch, duele, duele, ya… -


- ¿No es para tanto? Desde que Yuki trabaja aquí, cada día, las de primer año la acompañaban con sus tablas rítmicas, es ya una tradición, no puedo creer que como su hermana menor no estés presente en el primer día. -


- Lo dices por qué mi hermanita es tu esposa y te encanta consentirla. -
Respondió Ligu con las manos cruzadas haciendo que Shannon se pusiera roja de la cara.

- Como te encanta responderme ¿Verdad? No sé qué haremos contigo, no quiero que mi prima piense que no podemos llevarnos bien, solo, trata de comportarte mejor, Ligu. -

- Lo intento, pero ¿Cómo hacerlo cuando me regañas por todo? -

- Yo no te regaño, tú eres quien no haces caso, y no te hagas la indignada si sabes bien por qué estoy sobre de ti. -

-¿Qué hizo Liguria para que se molestara tanto, Doctora Marquezine? -


- Mmm… Prefiero no contarlo, es algo que causaría tanta polémica que lo más seguro es que mande a varias personas al hospital, y no me refiero a heridas físicas. -


- ¿Qué hiciste, Ligu? -


- ¿Yo? Nada, jeje, nada. -
Rio apenada Liguria sacando un poco ese lado tierno que caracterizaba a las hijas de Kaam. - digamos que no medí las consecuencias. -

- ¿Está vez nos dará clases, señorita Marquezine? -


- No, está vez no, platiqué con la directora y dejaré de dar clases de biología y salud para dedicarme a lo mío, seré la encargada de la enfermería y coordinadora del equipo médico del campus. -


- ¡Qué maravilla, doctora Marquezine! Se lo tiene más que merecido, pero eso significa que dejará de jugar en las canchas ¿O no? -


- Aún no lo decido, lo platicaré con mi esposa con más paciencia. -


- Considerando como es mi hermanita, ella va a llorar en cuanto se lo digas. -


- Lo sé. -
Suspiró Shannon abrazando sus cuadernos. - igual pasará si sigues con tus planes. -

- ¿Cuáles planes? -


- ¿No le has dicho a tus mejores amigas? -


- Es qué… seguro se enojarían conmigo o me darían un sermón como él que me dio mi papá cuando se lo comenté. -


- Ligu, cuál es ese plan que no sabemos de ti. -


- Pues… más que plan, es una decisión, no quiero seguir en el tenis, quisiera hacer otra cosa, no sé, me preocupa más estar siempre jugando contigo, jeje. -
Rio nerviosa la jovencita rascando su mejilla.

- ¿NO TE GUSTA? ¡Pero… pero… ¡MIRATE! ¡Eres la hija menor de Kaam y Mitsuki Noihara, la hermana menor de Shirayuki Noihara, la jugadora más veloz del mundo y de Saori Noihara, la competidora con el saque más potente del momento! -


-Lo sé, solo… -


- ¿En verdad no quieres seguir jugando, Ligu? Pensé que te gustaba el tenis. -


- Sí me gusta, bueno… ash, por eso no quería decírselos. -



Liguria empezó a guardar sus cosas mostrándose algo molesta, alejándose de sus amigas mientras abrochaba su chamarra. La pelirroja caminó por el parque anexo al campus, con las manos dentro de su bolsillo y la caperuza de su chamarra tapando su rostro. Ella adoraba el tenis, le gustaba, pero, cuando supo que iba a entrar a la misma academia donde sus madres se conocieron, donde empezaron su fama, así como ocurrió con sus hermanas, comenzó a sentir pánico, miedo, dudas. Amaba a sus madres, a sus hermanas, siempre fueron tan cariñosas y atentas con ella, pero, al crecer y escuchar de muchos que ella tenía dotes para el tenis, se emocionó por querer jugar como todas en su familia, fue cuando le llegaron los nervios de ser una hija de Kaam y Mitsuki, tener encima de ella la presión de cumplir las expectativas de los demás. Se sentó debajo de un árbol y envolvió sus piernas con sus brazos, pensando en si era lo correcto seguir en el tenis, tal vez, podía dejarlo y buscar su propio camino, sin estar con la preocupación de estar a la par de las demás.


- Hijita ¿Qué haces aquí? -



El rostro de Liguria se levantó al ver a una hermosa pelirroja de rostro tierno y preocupado, de complexión delgada y una altura menor a la de ella, cosa que siempre le había parecido gracioso. Esa mujer con ojos azules adormilados, jugaba con sus dedos nervios, sin parar de mirarle, por lo que no quiso hacerle impacientar más y se paró, sacudiendo sus ropas.


- Nada, mamá, solo quería estar sola un rato ¿Qué haces aquí? -


- Recuerda que soy la encargada del jardín de la escuela, jeje… Hijita ¿Sigues pensando en eso? -


- Si… -
Susurró Ligu agachando su rostro, sintiendo como su madre le abrazaba con toda esa calidez y amor que tanto disfrutaba y le relajaba el corazón. - ¿Y si papá tiene razón? Que solamente participando en el torneo de la academia me daré cuenta si esto es lo mío. -

- Amm… Mitsu a veces dice cosas que no entiendo mucho, jeje, pero, siempre dice cosas para animarme y creo que ella hace lo mismo al decirte eso. -


- Pero… Si participo ¿Y no ganó? Tú, mi mamá, mi tía Eloise, mi tía Shannon, mis hermanas, todas ustedes han ganado en esta academia, si yo pierdo… si hago el ridículo. -


- No quiero que pienses en ganar o perder, sino, en llegar lo más lejos que puedas. -


- Sí tú lo dices. -


- Vamos, no quiero que mi hijita ande con esa cara, jeje.
- Sonreía Kaam pellizcando suavemente las mejillas de Liguria quien se reía y le abrazaba tiernamente. - creo que creciste otra vez, ha este paso, serás tan grande como tu papá. -

- Eso espero, sino ¿Cómo haré para besar a Shandee? -


- Jejeje… puedes pararte de puntitas como yo lo hago con papá, jeje o pedirle que ella se agaché un poco. -
Dijo apenada la mujer mientras abrazaba a su hija y le tomaba las manos. - anda, vamos por un helado, cuando me pongo triste, tu papá siempre me da un poco de helado para animarme junto a muchos besos, jeje. -

- Está bien, pero pediré un helado grande… ¿Y papá? Siempre las veo juntas. -


- Papá fue a platicar con tu tía Eloise, para preparar el torneo de inicio de ciclo. -


- El torneo… -
Pensó Liguria mientras caminaba de la mano de su madre.


El torneo de inicio de ciclo, aquél que se realizaba en el primer trimestre de cada nuevo ciclo. Era su primer año en la academia, así que sería su primer intento en ese torneo y el primero en su tipo en el cual participaría. Tal vez, su papá, Mitsuki, tenía razón, tal vez, tras participar en el torneo, podría entender si podía seguir su propio camino o alejarse del camino rojo brillante que habían dejado su madre y su hermana. La aventura de Liguria Noiharia, empezaba.





OAO INICIAMOS LA AVENTURA
¿Podrá Liguria superar sus miedos por traer a su espalda el prestigio de su familia?




nwn Empezamos el año con una nueva generación en esta franquicia/universo de tenis y yuri, :3 está vez con la menor de las hijas de la pareja principal de las temporadas pasadas, Liguria, que fue adoptada por Kaam y Mitsuki. owo Me esforzaré por hacer este fic para que no sea necesario aventarse todos los capítulos pasados, :3 pero si eres nuevo en esta historia y te interesa conocer más, puedes hacerlo leyendo todas las temporadas:


Game, Set and Love
Original Fic - GAME, SET AND LOVE (34-FINAL) - Fanfics y Roles Yuri | Foros Dz

Grand Love Tour
+18 - Original Fic - GRAND LOVE TOUR -FINAL-(5°RONDA 30 VICIOS) - Fanfics y Roles Yuri | Foros Dz

Heartbeats Open
+18 - Original Fic - HEART BEATS OPEN -FINAL- (RONDA FINAL 30 VICIOS) - Fanfics y Roles Yuri | Foros Dz

Free Love Championship
+18 - Original Fic - FREE LOVE CHAMPIONSHIP (FINAL 30/30) - Fanfics y Roles Yuri | Foros Dz
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
X3 SEGUIMOS


SERVICE 2




Liguria abría la puerta del cuarto donde pasaría los siguientes años, sin saber que, en esa habitación, tanto su madre como su hermana Yuki habían residido, y tal como insistió, tendría de compañera a Shandee, quien estaba nerviosa por qué conocía bien a esa jovencita y sus peculiares gustos hacia ella.


- Que linda habitación, aunque tener dos camas sobran por qué dormiremos juntas. -


- Oye, Ligu, sé que te gusta ya sabes qué cosa, pero estando aquí ¡Espera! -
Exclamó Shandee sonrojándose al sentir como Ligu la abrazaba por detrás, amasando sus grandes senos.

- Jeje ¿Qué te parece si nos divertimos un poquito? Guau, creo que tus pechos volvieron a crecer. -


- ¡Ligu, no, van a escucharnos! -


- Nadie nos escuchará, jeje, que lindo sostén. -
Hablaba la jovencita levantando la blusa de su amiga para acariciar sus senos por encima del sostén blanco de encaje.

- Hola Ligu, parece que ya andas de mejor humor, quería saber si íbamos a comer… ¿Qué mierdas? -



Lisa había entrado a la habitación con la confianza de que eran sus mejores amigas, cerrando de golpe al ver que Liguria había bajado el sostén de Shandee para seguir jugando con esos melones blancos que tenía. La francesa sacudió su cabeza estando colorada y al mismo tiempo molesta, pues odiaba ese descaro de la pelirroja hacia la italiana, más sabiendo lo que ella sentía.

- ¿Podrían al menos ponerle seguro a la puerta? -


- Perdón Lisa, solo estábamos jugando.
- Dijo Ligu abriendo la puerta mientras Lisa marcaba el paso con los brazos cruzados estando molesta.

- ¡Shandee, di algo! -


- Perdónanos Lisa, para la próxima vez, tendremos el seguro puesto. -


- ¿La próxima vez? -


- Vamos, no es para tanto. -


- Odio cuando dices eso. -
Suspiró Lisa evitando cruzar la mirada con Liguria, dirigiéndose hacia el pasillo. - olvídalo, comeré yo sola. -

- ¿Por qué se molestó tanto? -


- No sé, ya tiene un tiempo que se ha puesto así, y no me quiere decir que le hice. -



Lisa siguió caminando, aguantándose las ganas de llorar, sin dejar de pensar que Liguria era una idiota, todo lo tomaba a juego y no se daba cuenta cuanto la lastimaba. Eran mejores amigas desde que eran niñas, solían jugar mucho en las reuniones familiares y eran inseparables. Lisa lo entendió más pronto que Liguria al ser un año mayor, sabía que era como sus tías, tenía atracción por las chicas, en especial, por su mejor amiga, y temía ser rechazada por ella, ya que no sabía si Ligu tenía los mismos gustos. Temía decirle que la quería, pero eso cambió al ver que la pelirroja, con once años, se había hecho muy cercana a Shandee, cosa que le provocó celo y decisión, atreviéndose a confesarse.

La noche de su confesión, siendo una pequeña visita de Ligu a su casa, le confesó que tenía gusto por las mujeres, y le alegró como nunca saber que Liguria le dijo que tenía también esa atracción. Como si fuese un milagro, sus labios se acercaron tiernamente, sus manos siguieron su curso y alcanzando la salida de la luna, Lisa se entregó a Liguria, que parecía tener un poco de experiencia en ello. La francesa creyó que todo iría de maravilla tras esa noche, pero, la pelirroja actuó como siempre, como su amiga, y cuando preguntó que sentía por ella, solamente le respondió que la quería mucho como su mejor amiga. Lisa aborreció esa respuesta, más, por qué notaba como Liguria parecía estar detrás de Shandee aún a cuestas de lo sucedido. Intentaba odiarla, pero no podía, esa chica era su primer amor y no dejaba de pensar en ella, y como mecanismo para no decaer, empezó a comportarse más seria, sintiendo que, en vez de ayudarle, le estaba apartando de ella.

La rubia siguió caminando, chocando con una persona al caminar por estar pensativa.


- ¡Fíjate, estúpida! ¡Perdón, tía Ely!
- Habló Lisa tapando su boca al ver a una hermosa mujer con cuarenta y pico de años, con un vestido formal, con rasgos que le hacía ver que eran familiares, en especial, su rostro y cabello rubio natural.

- Has de estar pasándola muy mal para que me insultes, Lisa, y eso que tus papás te tienen bien educada. -


- Lo siento tía, estaba algo distraída, no le digas a papá, por favor. -


- Claro que no le diré, sé que Celia puede ser muy regañona cuando se lo propone.
- Rio la directora de la academia mirando la cara triste de su sobrina. - ¿Qué te parece si vamos a mi oficina y nos acompañas a almorzar? Tu tía Hinoko está esperándome. -

- Está bien. -



Lisa decidió seguir a su tía, pues en verdad se sentía avergonzada de haber gritado de repente sin ver quien era. Al llegar a la dirección, caminó directo a una alta mujer pelirroja, abrazándola con mucho aprecio, pues de todas las tías, la que siempre parecía tener algo que decirle sin criticarla o darle un sermón, era su tía Hinoko.


- Es una sorpresa verte por aquí, Lisa, siempre a esta hora andas comiendo con Shandee. -


- Solo, no tuve ganas de comer con ella. -


- Mmm… Eso de comer con ella me huele a pretexto, es por la niña que acaba de llegar ¿Cierto?
- Dijo atinadamente Hinoko sorprendiendo a Lisa. - Bingo. -

- ¿Se me nota tanto? -


- Se te ha notado desde niña, te brillan los ojos cuando la ves, me recuerdas a cierta francesa que también se pone así con una holandesa pelirroja. -


- Jajaja, lo dice quien también se pone a babear por cierta mujer samurái. -


Hinoko empezó a servir la comida en el escritorio de Eloise, acercando una silla extra para Lisa. Las tres francesas comían en silencio, las mayores esperaban a que Lisa se sintiera en confianza para poder decir lo que sentía, entendían que no le era fácil decírselo a sus madres, considerando que Celia intimidaba un poco por lo alta que era (solo Mitsuki en la academia, le equiparaba en altura) y Liviere era más de consejos sencillos y obvios, como decir lo que sientes ¿Eso de que servía cuando ya le había dicho lo que sentía y ella parecía ignorarlo?


- Tía ¿Cómo hago para que mi mejor amiga entienda cuanto la amo? -


- Coff, coff.
- Tosió Eloise ruborizándose un poco al recordar que, aunque amaba a su esposa, Kaam no dejaba de ser su deseo de amor.

- Quiero mucho a Ligu, pero… Creo que le gusta Shandee, ella es mi amiga, no quisiera meterme en lo que sea que tienen…. Pero… Este sentimiento ¿Debo de pelear por ella, aunque eso pueda afectar la amistad de las tres? -


- Coff, coff.
- Tosía más fuerte la rubia casi ahogándose con la comida.

- Vamos Ely ¿Qué le aconsejas a tu sobrina? -


- Muy graciosa… ¿Cómo te lo explico? Mmm… Por experiencia propia, es algo muy complicado. -


- ¿Pasaste por lo mismo? -


- ¿Paso? Le pasa.
- Rio Hinoko haciendo que Eloise le mirara con molestia. - parece que las Luxure no pueden resistirse a la sangre Goheid. -

- No lo entiendo. -


- Tu tía ha estado enamorada de la mamá de Ligu desde hace muchos años, aun siendo que es esposa de su mejor amiga de toda la vida, Mitsuki. -


- ¿En verdad? -


- Gracias por ventilárselo. -
Suspiró Ely riéndose un poco, aunque era un tema incómodo, no dejaba de ser un sentimiento hermoso él que sentía. - Lisa, es duro amar a la chica que está interesada en tu amiga, es tener muchos sentimientos confrontados, pero, a diferencia de mí que tardé años en aceptarlo, tú lo aceptaste pronto. -

- ¿Eso es bueno? -


-- Mucho, así sabes que no estás con el estrés y dolor de la negación… Una duda ¿Qué son Shandee y Liguria? -


- No lo sé, nunca han dicho tener algo, pero Ligu no se aparta de ella y no para de estar tocándola… Parece que también son muy íntimas. -


- Sí Mitsuki supiera como es su hija, daría el grito en el cielo. -


- Ely, no cambies el tema.
- Rio la pelirroja mirando a su sobrina. - parece que a Ligu le atrae mucho esa chica, pero, mientras no sea nada serio, creo que tienes oportunidad con ella. -

- ¿Sí? -


- Pero tienes que ser más agresiva con ella, a las rojitas parecen gustar mucho las chicas que son amables, pero en secreto son dominantes, solo mira a las hermanas y a la madre de Liguria, Saori era una niña con una actitud como la tuya y terminó doblegada por Colette, de Yuki ni que lo digas, Shannon resultó ser tan sobreprotectora y celosa como Mitsuki… Y de Rojita, su madre. -


- Es el mejor ejemplo de que a ellas les gusta la mala vida. -


- ¡Ely, jajaja! Sí Mitsuki te escucha decir eso, te manda al hospital. -


- Es broma. -
Sonrió la francesa sacudiendo el cabello de su sobrina. - En verdad, deseo de todo corazón que logres tener una linda historia de amor, igual si no es con tu propia rojita, una no sabe, el amor llega de muchas formas. -

- Gracias, tía… Y no sabía que mi profesora fuese así, siempre se ve que se llevan tranquilas, ella y su esposa. -


- ¿Colette? Jajaja ¿Nunca te dijo que le llamaban la niña mala del tenis? ¿La rosa italiana? -


- ¿Rosa italiana? -


- Por qué es linda por fuera pero muy filosa también, más cuando querían preguntarle a Saori por qué no se supo de su existencia por varios años. -


- ¿Recuerdas cuando la expulsaron de la olimpiada nacional? -


- Sí, casi nos eliminan a toda la escuela por ella. -


- ¿En verdad? ¿Qué hizo? -


- Le rompió la nariz a un camarógrafo de un puñetazo y a una reportera casi la deja calva. -
Contaba Eloise recordando que ella llegó a comportarse de la misma manera. - ellos se atrevieron a decir que Saori era una hija no deseada de Mitsuki y rojita, que por eso la ocultaron tantos años, y Colette estalló. -

- No sabía que mi profesora fuese tan violenta, siempre se ve tan tranquila y su estilo de juego tan elegante y balanceado. -


- El tenis le ayudó mucho con su adicción al cigarro y su estrés, pero, cuando insultan a la chica que amas, no hay nada que te detenga. -


- Mm… Me pregunto si me vendría bien preguntarle, si me dicen que logró doblegar a la profesora Saori que es una de las más estrictas, tal vez me podría ayudar. -


- No sería mala idea. -


- Muchas gracias tías. -
Dijo Lisa sonriendo por haber platicado todo eso con ellas, parándose y haciendo una reverencia. - perdónenme por preocuparlas con mis problemas. -

- Para nada, eres una de nuestras sobrinas favoritas, y siempre recuerda lo que te digo. -


- Una Luxure no se rinde por más difícil que sea el reto.
-

- ¡Así es! -



Lisa se retiró de la dirección dejando a las dos mujeres a solas, que, al voltearse a ver, se empezaron a reír de felicidad por qué la historia parecía repetirse un poco, pero, a diferencia de lo que ocurrió muchos años atrás, esas tres niñas divagaban sus sentimientos.


- ¿Crees que le vaya bien? -


- No tengo ni la menor idea, pero, espero que le vaya bien.
- Dijo Eloise mirando por su ventana, observando a una mujer pelirroja de baja altura y cuerpo aún juvenil, quien estaba cuidando de las flores del jardín. - Hinoko ¿Me detestas por seguir amando a rojita? -

- ¿Tú me detestas por qué sienta gusto por Mitsuki? -


- Somos un par de estúpidas ¿O no? Nos atraen nuestras mejores amigas aún estando casadas. -


- Más tú que yo, cariño. -


- Jajaja. -
Rio la francesa siendo abrazada por Hinoko.

- No importa que resultado tenga la decisión que tome Lisa, es una niña muy linda y dulce, sé que tendrá a su lado a una chica que la comprenda y quiera como tanto merece. -


- Lo sé, sé que le irá muy bien. -








:3 Parece que los años le hicieron ser un poco más madura a Eloise xd.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
Hinoko ¿Me detestas por seguir amando a rojita? -

- ¿Tú me detestas por qué sienta gusto por Mitsuki? -
Esta parte es como aghhgh. Aún me cuesta trabajo entender que a Hinoko no le parezca "mal" porque ELOISE AMA A KAAM (que es diferente al hecho de que a Hinoko le atraiga Mitsuki físicamente).

Fuera de eso, Liguria es una niña tan precoz, jaja. Por lo menos ya me lo habías advertido, o me llevaría un susto =P
A ver cómo sale este triángulo tan peculiar.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Esta parte es como aghhgh. Aún me cuesta trabajo entender que a Hinoko no le parezca "mal" porque ELOISE AMA A KAAM (que es diferente al hecho de que a Hinoko le atraiga Mitsuki físicamente).

Fuera de eso, Liguria es una niña tan precoz, jaja. Por lo menos ya me lo habías advertido, o me llevaría un susto =P
A ver cómo sale este triángulo tan peculiar.
Hinoko es Hinoko ( En inbox te explico mejor xd ).
Liguria pues digamos que lo que le sobraba a rojita en inocencia a ella le sobra en curiosidad 7w7 y de la ricolina.
¿Qué tal la platica de Lisa con Eloise? XD
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Kissu Kissu ahora se viene lo chido XD diría el meme.




SERVICE 3




En la cancha de tenis, tres jovencitas estaban practicando con el tirapelotas, siendo las amigas de siempre las que se encontraban ahí. Al parecer, la plática con su madre le había servido a Liguria, quien estaba motivada a participar en el torneo de inicio de ciclo y saber si el deporte que marcaba a toda su familia, también sería su modo de vida. Mientras jugaban, una joven de veintitrés años, pero cuyo físico era menor al de su hermana pelirroja, que corrió hacía Liguria abrazándola con fuerza.


- ¡Ligu, juguemos! -


- Hermanita, pero solo estamos practicando. -
Río Liguria abrazando a su hermana mayor a quien le ganaba en altura y cuerpo, pero no dejaba de guardarle el respeto por su edad. - ¿Y mi tía? Es raro ver que vengas a jugar sin su permiso. -

- Eh, ella dijo que viniera a ver que estuvieran practicando. -


- Somos las representantes de la academia en el próximo torneo, es normal que quieran que le echemos ganas. -


- ¿Solo nosotras tres? Es mucha presión, y todavía las clases. -


- Escuché que vendría una jugadora de Italia a hacer equipo para la academia. -


- ¿De Italia? -


- Sí, creo que llega hoy… amm… No recuerdo su nombre, jeje. -


- Ya me dio curiosidad por saber cómo será, espero que linda. -


- ¿Ya vas a empezar? -


- ¿Qué? Es mera curiosidad. -


- ¿Vamos a seguir practicando? ¿O vas a pensar en la chica nueva? -


- ¡Cierto, cierto! -


- ¿Puedo jugar con ustedes? -


- No lo sé, recuerda que mi tía dijo que no estuvieras tan cerca de mí, ay, eres tan suavecita hermanita, te adoro.
- Rio la hermana menor sonrojada al abrazar a Yuki.

- ¿Por qué a la doctora no le agrada verte cerca de tu hermana? -


- Mmm… es algo complicado. -

- Jejeje, creo que son celitos, así le dice mi mami, por qué quiero mucho a mi hermanita. -

- Y yo a ti, hermanita. -



Poco sabían Shandee y Lisa que el motivo principal de esos sobrecuidados entre ellas, era por el hecho de que un año atrás, con la curiosidad y hormonas de Liguria disparadas, aprendió el arte de la seducción gracias a libros, revistas y diversas fuentes de información, siendo su primera víctima, la persona que más adoraba después de su mamá, su hermana Shirayuki, a quien veía como una de las chicas más lindas. En un descuido de Shannon, ella logró llevar a su inocente hermana mayor a la cama, consumando su primera vez, cosa que a la tía no le hizo nada de gracia al descubrirlas una tarde. La joven doctora intentó ser comprensiva, pero, puso bastantes límites a la menor, empezando por no estar a solas en ningún momento. Si por algo lo cayó, fue por Shirayuki, pues su mentalidad no le hacía comprender la barbaridad que cometió al dejarse llevar por su hermana menor y no quería perturbarla al profundizar en el hecho.

Tras practicar, las chicas se bañaron y cambiaron, usando el uniforme de la escuela para aprovechar el descanso del tiempo deportivo, caminando hacia el parque que tenía la academia dentro de sus instalaciones. Shandee, como siempre, había pensado en disfrutar del día, llevando una canasta con comida que ella había hecho, un mantel y un termo con té helado. Las tres caminaron hasta llegar a un buen sitio, donde tendieron el mantel y empezaron a sacar los alimentos.


- ¿En serio no te molesta cocinar todos los días para nosotras? -


- Para nada, quisiera lograr un día ser tan buena cocinera como mi tía Ofelia o como su esposa, la señora Julia. -
Rio Shandee mientras servía el té en unos vasos.

- Y sé que lo lograras, después de todo, nadie cocina tan rico como tú, Shandee. -



Todas voltearon al escuchar esa voz, mirando a una joven de altura similar a Lisa, de cabello negro, casi tan largo como el de Liguria, pero terminando con las puntas cortadas al parejo, y por el uniforme, sabían que era una estudiante también de la academia.


- ¡Ariadna! ¿Qué haces aquí? -
Preguntó Shandee sonriendo y parándose para abrazar a esa joven.

- ¿Cómo que hago aquí? ¿No ves mi uniforme? Ahora soy una estudiante de esta academia, después de todo, soy la futura estrella del tenis de Italia. -


- Vaya que humildad, y pensaba que mi tía Eloise era arrogante. -


- Chicas, ella es Ariadna, es una amiga de mi vieja escuela. -


- Mucho gusto chicas, mi nombre es Ariadna Turilli, encantada de conocer a chicas tan famosas. -


- ¿Famosas? -


- Claro que lo son, tú eres Lisa Luxure, heredera del estilo de tu tía, una de las tres estrellas, la estrella dorada, Eloise Luxure. -
Señalaba la chica mientras miraba con molestia a la pelirroja para luego sonreír. - y tú, sin dudas eres la hija de Kaam Goheid, la mejor de todas, la estrella roja, hermana menor de las mellizas maravilla y sobrina de la princesa italiana, Shannon Marquezine. -

- Otra que se sabe todos los apodos de mi familia. -


- ¿Cómo no saberlos? Sí ellas son grandes estrellas del tenis, quien sabe, tal vez tú logres también serlo. -



Liguria sintió una venita hincharse al entender la indirecta de esa chica. La pelirroja se puso de pie y le sonrió a esa chica, ofreciéndole la mano, sin que Shandee y Lisa notaran que había roce entre ellas.



- Encantada de conocerte, soy Liguria, pero mis amigas me dicen Ligu, no sabía que Shandee tuviera amigas, digo, yo soy su mejor amiga y nunca me habló de ti, tal vez, dejo de lado mencionarte.
- Dijo la pelirroja haciendo que la chica le apretara la mano y se aguantara el coraje.

- Jojojo, tal vez no te contó de mí por qué no quería compartir algo muy personal contigo. -


- Ay, eres tan encantadora, jeje… Shan ¿Por qué no me dijiste que tenías una amiga tan graciosa como un payaso? -


- ¿Shan? -


- ¿Qué? ¿Te sorprende? Shandee le encanta que le diga Shan, se lo digo de cariño.
- Rio la joven buscando provocar a Ariadna.

- Ligu, no lo digas en voz alta, sabes que me apena. -


- ¿Shandee? -



Ariadna sintió unos celos tremendos al escuchar que su amiga se dejara llamar de manera tan personal por esa pelirroja, sin dudas, la odiaba.


- Vamos chicas, tomen asiento, sería grosero para Shandee que dejemos que su comida se enfríe. -
Dijo Lisa ignorando la discusión entre ellas, guardando sus modales en la mesa. - Y Ariadna, no quiero ser pedante contigo, pero hacer que la gente deje de comer al presentarte tan informal es de mala educación... y Ligu, debes de pedir permiso al ponerte de pie también. -

- Disculpa, se me olvidan las clases de modales de mi hermana Cecil, jeje. -


Las cuatro tomaron asiento y empezaron a almorzar. Shandee platicaba con Ariadna sobre su llegada a Japón, entendiendo que esa italiana fue invitada por la directora de la academia para formar parte del equipo escolar, pero, ella no sabía que el verdadero motivo de la morena era ir tras su amiga. Desde que eran amigas, Ariadna empezó a sentir gusto por Shandee, a sus trece años años, entendió su sexualidad, pero, era tarde, pues había notado en su amiga un cambio, de repente, era más cercana a una chica que ella mencionaba mucho, aunque no la conocía. De repente, ella se había ido a Japón, dejando a la morena con dudas sobre el motivo de su viaje, sospechando que seguro, esa chica lo fue.


- ¿Y qué te parece la academia? -


- Sin dudas merece su fama, es grandiosa, disfrutaré mucho de estudiar aquí, junto a ti, aunque es una lástima, estaré en el grupo C, no tengo tan buenas notas como tú. -


- Eso es porque Shan es la chica más estudiosa de la academia, es un encanto.
- Dijo Liguria abrazando a Shandee quien se reía apenada por el gesto.

- ¿No te molesta que sea tan encimosa contigo? Siempre te incomodó que la gente te abrazara y estuviera cerca de ti, ya sabes, por cuales motivos. -


- A Shandee no le molesta, por qué soy su novia. -



Hubo un silencio entre las cuatro, Lisa empezó a toser su comida y miró con incredulidad a la pelirroja que sonreía con cierta burla a Ariadna, que tenía la cara toda impactada, pero nada comparado al rostro colorado de la castaña por esa mención.


- ¿Quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee? -


- Ligu, no digas eso, tú y yo… -


- ¡Lo somos! si no fuéramos novias ¿Haríamos esto? -
Exclamó Liguria tomando por sorpresa a Shandee, besándola y dejando ver el coraje de Ariadna por eso.



Shandee estaba congelada y toda nerviosa, no era la primera vez que Liguria la besaba, diario, estando a solas, su amiga la besaba, tocaba y abrazaba hasta llevarla a su merced, no le era indiferente pues muy en el fondo, le gustaba, quería mucho a Liguria y no se atrevía a decírselo, pues era demasiado tímida para expresarlo con palabras más que con su cuerpo, no obstante, era la primera vez que la besaba frente a alguien más. La joven italiana no sabía, que esa acción, era una marca de territorio de la pelirroja hacia la morena, no dejaría que una recién llegada y vieja amiga de Shandee, le tratara de quitar a la chica que tanto quería.






OAO CHANCHANCHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN!!!!

PD: ¿Encontraste el detalle curioso de este capítulo? Kissu Kissu xd
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
OAO


SERVICE 4


Hubo un silencio entre las cuatro, y el rostro de todas denotaba sorpresa, a excepción de la sonrisa de Liguria que, como una niña traviesa, se mostraba triunfante ante la recién llegada.


- ¿Qué rayos dices? ¿Shandee es tu novia? No, no, no, jojojo, estás bien loquita, Shandee no es alguien que saldría con una chica como…
- Iba a seguir hablando la italiana cuando vio la cara toda roja de su amiga, quien sonreía con la cara de toda una niña enamorada.

- Ligu, me apenas tanto, yo soy la mayor y debía ser quien tuviera la iniciativa, pero, me gusta mucho saber que me ves como novia. -


- Liguria Noihara, es una broma ¿Cierto? -


- ¡Claro que no!
- Exclamó Ligu como una niña abrazando fuertemente a la castaña. - Shandee y yo nos amamos, estaremos siempre juntas y tendremos hijos y hasta adoptaremos un gato. -

- Un gato no por favor, soy alérgica a ellos. -


- Es cierto ¿Qué tal un perrito? -


- No me gustan, son lindos y todo pero son muy sucios, hacen sus necesidades donde sea y sueltan mucho pelo. -


- ¿Qué mascota podríamos tener? -


- Podría ser un ave cantora... pero luego me daría tristeza verla encerrada. -


- ¡Ya sé, podríamos tener un pato silvestre! Así, cuando se sienta solo, él pueda irse volando y así no sentirías que lo tenemos contra su voluntad. -


- Es una linda idea, adoro los patos, caminan tan gracioso. -


- ¿Por qué empezaron a hablar de patos? -


- Silencio, estamos teniendo planes a futuro como esposas.
- Dijo Ligu cerrando los ojos y alzando su dedo índice en señal de importancia, molestando más a Ariadna.

- ¿Qué? -


- ¡Basta! -


- Tranquila, Lisa ¿Qué te pasa? -


- ¿Qué me pasa? ¿Por qué tienes que actuar tan infantil para todo? -


- ¿Qué? Espera, Lis… oye. -
Hablaba Ligu al ver como Lisa se levantaba y al acercarse, ella la tiró al suelo.

- ¡Ligu! -


- Oye ¿Qué te hice? -



Lisa no volteó, solo corrió llorando hacia su habitación, maldiciendo mil y un veces lo que sentía por esa chica. Al llegar a su cuarto, se soltó el cabello, se quitó el vestido quedando con el corsé y camisa, se tiró a la cama y abrazó la almohada, empezando a llorar. Odiaba que fuera así, que Liguria fuese tan precoz para unas cosas y para otras fuese tan infantil, que no fuese capaz de ver como la hería con cada tontería que decía, con cada vez que le hacía recordar que ella prefería a Shandee, y más se odiaba al no poder odiar a la castaña, por ser una de sus más grandes amigas.

Lisa se quedó dormida, sin saber por cuanto tiempo, escuchó que tocaban la puerta y con la confianza de siempre, dio permiso de entrar, quedándose sin palabras al ver que era Liguria quien entraba a la habitación.


- Hola ¿Cómo sigues? -


- Creo que mejor.
- Dijo la rubia estando acostada y mirando hacia la puerta donde estaba Liguria. - ¿Y tu novia y su amiga? -

- Esa tal Ariadna fue llamada por nuestra tía Ely, creo que no estaban al corriente sus documentos, a Liguria quiso ir a platicar con mi tía Shannon, no entendí bien, pero creo que decía algo sobre pedir permiso y la responsabilidad, jeje. -


- Ya veo… -


- ¿Por qué reaccionaste así? -


- Te lo merecías. -


- ¿Me merecía que me tiraras al pasto? Mmm… -
Habló Ligu cruzando sus brazos y cerrando los ojos tratando de concentrarse. - No, no sé qué cosa mala te habré hecho. -

- No sé cómo me fije en alguien tan bruta. -


- ¿Ah? -


- Nada.
- Suspiró Lisa sentándose mientras Liguria seguía pensando hasta que dio en el clavo.

- ¡Ya entendí! -



Lisa sintió como esa pelirroja se colocaba a su lado y la abrazaba con mucha ternura, odiaba eso, Liguria no entendía cuanto le encantaba ese trato, ese cariño que le demostraba repentinamente esa pelirroja, como si le naciera ser gentil sin saber cuánto podía lastimar.



- Perdóname, no quería lastimarme, te quiero mucho Lisa. -


- Ligu… -


- ¿Por qué no me dijiste que también te gustaba Shandee? Si me hubieras dicho yo… -


- ¡Liguria! -
Gritó Lisa dándole un almohadazo a la pelirroja cayendo sobre la cama.

- ¿Qué? ¿Ahora que dije? -


- ¡TONTA, TONTA, MIL VECES TONTA! -
Gritaba Lisa dándole almohadazos a Liguria, sin saber por qué empezaba a reírse.


La pelirroja no se quiso quedar atrás y agarró una almohada, empezando una guerra de almohadas repentina, hasta que las dos quedaron agotadas, cayendo la pequeña Noihara en los brazos de Lisa quien no paraba de sonreír.


- Idiota… -


- ¿Por qué te gusta insultarme? Ya te pareces a mi tía Ely cuando platica con mi papá. -

- Por qué lo eres… - Suspiró Lisa cerrando los ojos, abrazando fuertemente a Liguria quien le miraba con una sonrisa al verla de mejor humor. - Lisa… tú me gustas. -

- Lo sé. -


- ¿En serio? -


- También me gustas. -
Dijo Liguria mirando fijamente a la rubia. - pero yo amo a Shandee. -

- ¿Qué tiene Shandee que… Además de que es más alta y tiene esos pechos. -


- No lo sé. -
Hablaba Liguria sentándose en la cama y abrazando una almohada. - siempre me he sentido bien a su lado, es muy adorable y muy penosa, dice mi mami que estoy enamorada de ella, pero, no sé por qué siento miedo de decírselo. -

- Tal vez no la amas de verdad y por eso te da miedo. -


- No… no va por ahí, mm… como lo explico. -
Decía la pelirroja rascándose el cabello. -Me da miedo el amor. -

- ¿Qué? -


- Sí, solo miro a mi mami y a mis hermanas y digo, no quiero estar como ellas. -
Rio Ligu sonrojándose. - mis hermanas y mi mami siempre traen una sonrisa muy graciosa y parecen estar a merced de sus parejas, mami de papá, mis hermanas de sus esposas, eso me da miedo. -

- Es normal, eso es estar enamorada. -


- Pero, mami me dijo que mi papá era muy tranquila, antes de estar juntas, y de repente sintió como que era más sobreprotectora y atenta. -


- Mm… Sí, algo me ha contado mi tía Eloise, igual escuché algo así de mi maestra Colette. -


- ¿Qué sí al estar con Shandee ella cambia y de pronto ando como ellas y ya no me deja hacer lo que yo quiero? Mami no hace nada sin el permiso de papá, igual mis hermanas. -


- Ya veo para donde va todo esto. -
Habló Lisa frunciendo su ceja al ver la sonrisa infantil de la chica que tanto quería. - Tú quieres estar con Shandee sin compromisos para andar haciendo lo que tú quieras ¿Cierto? -

- ¡Exacto! Por eso eres mi amiga y mi prima favorita, jeje. -


- ¡Eres una idiota!
- Gritó la mitad francesa dándole otro almohadazo a su prima.

- ¡Auch, ese me dolió! -


- ¿Cómo puedes decir eso? ¿Viste cómo se emocionó Shandee contigo? Ella te adora y tú solo piensas en jugar y apretarle sus pechos. -


- ¡No es justo, tu a veces se los aprietas! -


- ¡Solo lo hago para comprobar si le crecieron o no! -
Alzó la voz la rubia presionando sus sienes al desesperarse. - Liguria Noihara, eres mi mejor amiga, mi prima favorita, la chica que me gusta, por eso, no te puedo perdonar lo que hiciste. -

- ¿Pero que hice? -


- Te le declaraste a Shandee como si fuese un juego, solo por qué te pusiste celosa de esa chica nueva. -



Liguria reaccionó por fin a las palabras de su prima, cambiando su rostro por una cara preocupada, llevando sus manos a su vestido, jugando con el borde de él y mordiendo sus labios al sentirse tensa al meditar sus acciones.


- ¿Ya entendiste por qué eres una idiota? -


- No lo vi así, sé que Shandee me quiere mucho, y quería decirle que fuera mi novia en una cita romántica cuando mi papá por fin aceptara que tengo edad para tener novia. -


- ¿Mi tía Mitsuki te tiene prohibido? -


- Me dijo que esperara a los quince años. -
Confesó Liguria suspirando mientras jugaba con su vestido. - lo arruiné, mi declaración con Shandee. -

- En verdad eres una idiota… Y no creo que te convenga decirle ahora que fue sin querer, ella se veía muy ilusionada y seguro a lo que me dijiste, fue a decirle a la doctora Shannon que saldría contigo y estaría cuidándote. -


- Lo sé… ahm… mmm… Un mensaje de papá.
- Susurró la pelirroja mirando el mensaje provocando que sus ojos se dilataran y su boca se abriera por completo. - ¡NOOOOOOOOO!-

- ¿No qué? -


- ¡Ay, ay, ay!
- Decía la pelirroja empezando a sacudir sus manos llena de nervios. - ¡Mi celular… mi… mi… ¡MI PAPÁ YA LO SABE! -

- Seguro la doctora le contó. -


- ¡Ay, ay… ¡Ayúdame a esconderme, Lisa! ¡Tú conoces a Shandee! ¡Le va a decir que ya lo hice con ella! ¡Y, y, y! -


- Yo… -
Iba a contestar cuando vio su celular notando que tenía un mensaje, y al leerlo, suspiró. - Lo siento, me ataron de manos. -

- ¿Qué? ¿Por qué? -


- Mira. -



“Lisa, conociendo a Liguria, de seguro se fue a esconder a tu cuarto. Te pido de favor que le digas que la estoy esperando en la entrada del dormitorio, mamá y yo queremos platicar con ella muy seriamente. Shandee también nos acompaña. Aunque ella insista en no bajar, dile que, por favor, baje pronto o tendré que subir yo y traerla por la fuerza. PD: No intentes defenderla, o se lo diré a tu papá. Te quiere, tú tía Mitsuki. “


- Ni creas que te ayudo, no sabes como se pone mi papá cuando me castiga. -
Dijo Lisa recordando como Celia le daba de nalgadas a su madre Liviere cada vez que ella se portara mal. - aunque creo que a mi mamá le gusta que me meta en problemas. -

- ¡Trágame tierra! -






Xd CHANCHANCHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
OAO


SERVICE 5


En la sala de la casa Noihara, los pies de una pequeña pelirroja temblaban de nervios, su mano apretaba la mano más grande una castaña más alta y de edad mayor a ella, quien mostraba una cara llena de calma, alegría y firmeza, pues estaban frente a la madre de la menor. Delante de la pequeña pareja, estaba sentada una mujer de unos cuarenta y pico de años, japonesa de larga cabellera lacia y negra, muy guapa y con años bien comidos por su estricto régimen de alimentación y ejercicio, que lucía muy bien en pantalón de mezclilla y blusa de botones, al lado de ella, una pequeña mujer de cuerpo adolescente (menos desarrollado que él de su hija menor) acomodaba sus gafas para poder ver bien, su belleza tierna sobresalía en la casa, más por el vestido floreado que usaba que le daba un aspecto más juvenil a lo que ya solía notarse, vestido que hacia juego con su brillante cabello rojo claro. Mitsuki, la japonesa, y Kaam, la holandesa, tenían que tratar el asunto de amor de su hija, de origen italiano.


- Am… jeje, hijita, creo que tienes algo que explicar. - Reía Kaam toda nerviosa tapando su cara al saber que su hija más chica tenía novia.


- Mi princesa, trata de ponerte seria. -


- Ah, está bien… -
Dijo la pelirroja poniendo cara seria, para luego, empezar a reírse nerviosa y tapar su cara. - ay, no me sale, Mitsu, jeje, es que, la más pequeña de mis hijitas conoció el amor, jeje. -

- Siempre es tan adorable tu mamá. -


- Lo sé, mi mami es una ternura… Aunque papá. -
Susurró Liguria agachándose un poco de pena por la mirada de Mitsuki encima de ella.

- Liguria… -


- Papá. -


- ¿Puedes explicar por qué no nos dijiste que estabas saliendo con Shandee? ¿Qué no teníamos unas reglas respecto a tener pareja o no? -


- ¡Pero papá, mi tía Shannon se ligó a mi hermanita Shirayuki cuando tenía mi edad! -


- Pero tu tía Shannon era y sigue siendo una chica responsable y atenta a Yuki, ha sabido cuidar de su salud y estar al pendiente de que siempre esté bien. -


- Pero yo no soy como mi hermanita, mi salud es perfecta. -


- Ese no es el punto aquí, el punto es que estás saliendo con Shandee, sin mi permiso y sin él de tu mamá. -


- Vamos Mitsu, no es nada malo ¿O sí? -


- Mi princesa, deja que yo platiqué con ellas. -


- Señoras. -



Shandee se inclinó para sorpresa de todas en la sala, sin soltar la mano de Liguria quien estaba incrédula por la acción de su mejor amiga y la chica que más quería. La castaña quería demostrar que estaba dispuesta a dar la cara por sus actos, sin saber que todo este embrollo había nacido de los celos infantiles de Liguria.


- Yo me hago responsable de Liguria, señora Noihara, sé que ella y yo aún somos menores, que no debíamos hacer eso, pero quiero tanto a Liguria que le seguí el juego, pienso que después de tantas noches compartidas, tengo el deber como la más grande de las dos, de pedirle que me permita ser su novia y a futuro, su prometida. -
Hablaba Shandee con una mirada seria dejando a Kaam con los ojos estrellados y Mitsuki con una ceja levantada.

- ¡SHANDEE! -


- Jejeje, jejeje… Mitsu, Shandee es muy graciosa, por un instante creí haberle entendido que ella y Ligu hicieron cosas de esposas siendo aún unas niñas, jeje. -


- Mamá, eso fue lo que dijo Shandee.
- Exclamó Saori que se iba acercando tomado de la mano de Colette.

- Quien lo diría, tu hermana salió más aguerrida que tú. -


- No es gracioso, ella apenas es una niña. -


- Pues ni tan niña. -
Dijo Colette chupando una paleta sin soltarle la mano a Saori. - una niña no anda pensando en hacer ya sabes que cosas a sus lindas amigas. -

- Shh, no ayudas Colette. -


- ¿Qué acabas de decir? ¿Ustedes ya tuvieron relaciones? -


- Papá, puedo explicarte. -


- Sí, señora, varias veces, lo… lo hemos hecho desde hace dos años, le juro que nunca obligué a Liguria, fui yo quien accedí por qué en verdad, quiero mucho a su hija. - Hablaba con mucha determinación la italiana haciendo que tanto Liguria como Kaam estuvieran todas rojas y nerviosas.


- ¡SHANDEE! -


- Mit…Mit…Mit… -


- Mami, tranquila. -
Dijo Yuki quien llegó abrazando a su madre, siendo seguida por Shannon que tomó la mano de su prima.

- Prima, relájate, no debes de alterarte. -


- Es que...mi…mi… mi hijita… -


- Mamá. -
Murmuró Ligu preocupada al ver como los ojos de su madre se apagaban y sus manos temblaban por sus nervios, pero de repente, se congeló.


Unos segundos pasaron, y el rostro de ella cambió, por uno sereno que conocían bien en la familia, era la otra personalidad de esa mujer que emergía en situaciones de crisis emocionales, para confrontarlas de mejor manera.


- Hija… No esperaba que tuvieses interés en el amor y en “eso” siendo tan pequeña. -
Habló Kan haciendo suspirar a todas al estar tranquilas de que saliera esa personalidad.

- ¿Estás bien, mi princesa? -


- Sí, Kaam pide que la perdones, no soportó saber que nuestra hijita ya es toda una mujer.
- Dijo la pelirroja con una sonrisa tenue mientras Shannon y Mitsuki le tomaban de la mano.

- Mami, perdóname, no quería que reaccionaras así. -


- Ligu, no estamos molestas, pero si, un poco tristes, no tuviste la confianza para decirnos lo que sentías y hacías con Shandee. -


- Mami…
-Murmuró Liguria agachando la cara de vergüenza, abrazando a la pelirroja. - no lo dije por miedo, por qué papá seguro se enojaría mucho conmigo y me alejaría de Shandee. -

- Hija, claro que me enoja, pero, así como lo dice tu mamá, me enoja que no tuvieras confianza con nosotras. -


- La regaste enana. -
Dijo Saori sacudiendo el cabello de su hermana menor.

- Liguria, eres la menor de nuestras hijas, por eso, creíamos que tenías que ser más prudente que tus hermanas. -


- Mamá, nos hace sonar como si fuésemos malas hijas. -


- ¿Les recuerdo que ustedes tuvieron relaciones cuando salimos de viaje hace ocho años? Yuki ni siquiera sabía que era eso y Shannon ya la había tomado. -


- Mitsuki, me apena mucho recordarlo. -
Habló Shannon sonrojada mientras Yuki se escondía detrás del sofá al recordar cómo le llamaron la atención.

- Mami ¿Van a castigar a Ligu y Shandee? -


- No lo sé, Kaam y yo pensamos dejar esa decisión en Mitsuki, confiamos más en su juicio. -


- Gracias mi princesa…. Mmm… Primero que nada, me decepciona un poco la actitud de las dos, primero de ti, Liguria, pensar que te educamos como una buena niña y parece que sacaste algunas cosas de tu tía Eloise. -
Explicaba la japonesa mirando a ambas chicas. - y Shandee, tú que eres mayor que mi hija y estás bajo nuestro cuidado, fuiste imprudente, te dejaste llevar por la curiosidad y palabras de Liguria. -

- Lo sé, señora Mitsuki, por eso quiero hacerme responsable. -


- Y lo harás… Niñas, no las dejaré volver a los dormitorios. -


- ¿Qué? Pero si es mi primer año en la academia. -


- Así es.
- Dijo Mitsuki cruzando sus brazos y sonriendo. - pero desde hoy, vivirán en casa de nuevo, yo las llevaré diario a clases. -

- ¿Qué? -


- Como escuchaste, Liguria, Shandee, felicidades, están comprometidas. -


- ¡Yei, Ligu está comprometida! -


- ¿QUÉEEEEEEEEEEEE? No, no, espera, papá, yo. -


- Pero nada, es lo mínimo que deben de hacer por lo que hicieron, nunca en la tradición Noihara ha pasado que una joven que tuvo una pareja intima no se comprometa con dicha persona, sea hombre o mujer, desde hoy, Shandee es tu prometida. -


- No te preocupes, Ligu, yo cuidaré mucho de ti. -
Dijo sonriendo Shandee a la pelirroja que se encontraba incrédula, pensando que su chistecito por sus celos le estaba saliendo caro.

- ¿Estoy… comprometida? -





OAO ¿SE ZAFARÁ DE ESTO LIGURIA?
OAO CHANCHANCHANCHAN
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Sigamos :3



SERVICE 6




Liguria llegaba a la academia con cara de no haber podido dormir, a diferencia de Shandee que traía una sonrisa resplandeciente que iluminaba por donde ella caminaba. Quien notó esa gran sonrisa y pena de una de la otra fue Lisa, quien vio como Shandee abrazaba con cariño a Liguria y la besaba sin los nervios que solía tener, probando de su boca rosadita, para luego irse con esa misma alegría que mostraba desde que llegaron.


- Nos vemos después de clases, Ligu. -


- Nos vemos Shan. -
Respondió Liguria despidiéndose de la joven quien corrió toda contenta.

- ¿Qué paso? No llegaron a dormir y pensé que les había ocurrido algo. -


- ¡Lisa! ¡Ocurrió algo imposible! -


- Déjame adivinar, te regañaron y no te dejaran quedarte en los dormitorios. -


- ¡Si, pero algo más! -


- Te quitaron tu mesada. -


- ¡También, pero algo más! -


- ¿Qué cosa? -


- ¡Estoy comprometida! -



Lisa se quedó con cara de incredulidad y la primera reacción que tuvo fue soltarle una bofetada a Liguria, que en vez de sentir dolor, se puso con cara de ojos estrellados por ese golpe.


- ¿Por qué me pegas? -


- ¡Por estúpida! ¿Cómo es que estas comprometida? -

- ¡Pues eso pasó! Mi papá nos dijo que era lo mínimo que debíamos de hacer por lo que hicimos. -

- Por lo que hiciste, dirás.
- Habló Lisa con las manos cruzadas llena de coraje. - ¿Significa que por meterte con Shandee antes de la edad que te puso estás comprometida con ella?-

- Así es. -


- ¿Y si le digo a mi tía que tú y yo también tuvimos relaciones crees que lo cancele? -


- ¡NI SE LO DIGAS! ¿IMAGINAS QUE VA A PASAR CONMIGO? ¡Me va a mandar a un convento! ¡O peor! Al retiro en la montaña que mandó a mi hermana Saori cuando se enteró de lo suyo con Colette. -


- ¿Y cómo quieres que reaccione? ¿Y cómo crees que me siento yo? -


- ¿Mal? -


- ¿Mal? Lo que va después de mal, mis mejores amigas, entre ellas tú, la chica que me gusta, comprometidas y todo porque tú… ¡Dios! ¿Por qué tienes que ser así de tonta e inmadura? -


- Pero yo no quería esto. -


- ¿No querías qué? ¿Acaso no me dijiste que amabas a Shandee? Ahora podrás ser feliz con ella, casadas. -


- La amo, pero… ¿Qué haré, Lisa? No quería un compromiso, menos así, y mi papá no va a aceptar un “No” de mi parte. -


- Ahora te jodes. -
Dijo la rubia llevando sus manos a la cintura llena de coraje- ¡Dios! ¿Cómo pude fijarme en una niña como tú? -

- ¡Ya sé! -


- ¿Ya sabes qué? -


- ¡El torneo! Si gano el torneo, le demostraré a mi papá que puedo tomar en serio las cosas y le platicaré que lo mío con Shandee debe de esperar, claro que sí, es el plan perfecto. -


- ¿En serio crees que por ganar el torneo mi tía Mitsuki acepte eso? -


- ¡Claro que aceptará! Demostraría que soy tan buena como mis hermanas y que soy toda una mujer. -
Dijo alzando el pecho la pelirroja mientras Lisa solo levantaba su ceja y le sujetaba los hombros.

- Sin duda, no sé qué me gustó de ti, pero te deseo suerte… Solo, si necesitas un hombro en quien llorar, me tienes a mí. -

- Gracias, Lisa, por eso eres mi mejor amiga. -

- Idiota. - Susurró la rubia agachando su rostro tratando de no mostrar cómo le dolía que le llamara así.


En otro lado de la academia, una morena tenía la boca floja por la sorpresa de que su amiga, aquella por la que había viajado hasta Japón, estaba comprometida.


- ¿Qué? ¿Es una broma? -


- No, parece un sueño. -
Decía ilusionada la castaña tocando sus mejillas tibias por el sonrojo. - nunca pensé que Liguria se animara a dar un paso tan grande, de novias pasar a prometidas en un instante.-

- Pero… pero… Ni siquiera son mayores de edad. -


- Lo sé, por eso esperaré a que Liguria crezca un poco más, por ahora, no podemos vivir en los dormitorios, la señora Kaam nos dijo que nos daría nuestra propia habitación ¿Te imaginas, Ariadna? A futuro me casaré con la chica que tanto quiero. -


- ¡No, simplemente no! -


- ¿Acaso te molesta? -


- Claro que me molesta, no puede ser así, esto… está mal. -


- ¿Por qué está mal? -



Ariadna no dijo nada, solo se dio la vuelta y caminó a prisa hacia su dormitorio, pensando que esa enana pelirroja se le había adelantado, era imposible que alguien las comprometiera estando ya en esos años, pero por la cara de Shandee, sin dudas era cierto. Tenía que demostrarle a su amiga que ella era superior a esa mocosa, fue cuando lo recordó, se venía el torneo de inicio ¡Eso era! Superar a la hija de Kaam Noihara sería suficiente para que Shandee quedara maravillada y entendiera que no tenía que aceptar de repente ese compromiso, cuando había mejores propuestas, como ella.





OAO SE VIENEN LOS PLEITOS Y EL TORNEO

Perdón por escribir tan poco, xAx aún no logro recobrarme y trato de esforzarme para mantenerme vigente.
 

The Wolf
Moderador

Offline
Que buen fic, mucha mezclas romanticas, y what, ahora la castaña se hizo pareja con la pelirroja, muy forzado, veremos que sigue.

Y esta imagen me hacia recodar el beso Dio a Erina. XD :LOL:


 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Seguimos :3


SERVICE 7




En una de las canchas, Liguria estaba practicando con su hermana, Shirayuki, quien le había insistido en hacer el calentamiento que siempre gustaba realizar al ritmo de “Love Today” cosa que le apenaba a la hermana menor por pensar que era demasiado infantil.


- ¡Con más ganas, Ligu! -


- ¿Ya fue suficiente no? Solo quiero mejorar.
- Habló Liguria deteniéndose y suspirando. - solo a ti te puedo pedir que me ayudes a entrenar por qué las demás no me ayudarían mucho. -

- ¿Las demás? -


- Papá es demasiado estricta, mamá no explica muy bien a menos cuando es su otra personalidad, y no quiero que me entrene mi hermana Saori cuando ella está entrenando a Lisa también. -


- Oh… ¡Yei! Soy la indicada para entrenarte. -


- Así es. -
Rio la chiquilla abrazando a su hermana mayor de pequeña altura. - ¿Qué tal si dejamos de bailar y me enseñas como logras correr tan veloz y reaccionar así? -

- ¿Ah? -


- Ya sabes, mi mamá dice que tengo la misma capacidad que tú, pero no he logrado ni alcanzar la velocidad de mi hermana Saori y es la más lenta de ustedes. -


- Am… Jejeje, no lo sé. -
Dijo Yuki sacando la lengua tiernamente. - solo confió en que podré alcanzar una pelota e imagino como debo de responderla. -

- ¿Es todo? -


- Yei. -


- La diferencia entre Yuki y tú es que, por sus terapias de motricidad, ha desarrollado mayor flexibilidad en su cuerpo, sumado a su poco peso, le ayuda a ser la jugadora más ágil dentro del ranking mundial y la mejor del mundo. -
Decía Shannon acercándose a la pareja mientras ajustaba sus gafas.

- Bueno, peso poco por qué soy pequeña. -


- Ya veo, entonces, si me pongo a dieta y bajo unos kilos y sigo las rutinas ridículas de Yuki ¡Seré tan buena como ella! -


- Las rutinas de mi esposa no son ridículas. -
Dijo la italiana pegándole con el cuaderno en la cabeza. - y aunque bajes de peso no servirá, Yuki es pequeña, de huesos ligeros, poco peso, pero ha sabido moldear sus piernas para poder correr a gran velocidad y su flexibilidad no solo es por sus terapias, ella es de cuerpo flexible desde pequeña. -


Shannon vio como Liguria se empezaba a reír sonrojada tapando su boca, cosa que le llamó la atención y le hizo cruzar los brazos pensativa.


- ¿Qué te dio tanta risa? -


- Qué se bien lo “flexible” que es mi hermanita.
- Dijo la precoz haciendo que Shannon frunciera la ceja y le diera otro libretazo.

- ¡Ligu! ¡Vuelves a decir eso y se lo contaré a mi prima! Solo por su estabilidad mental he callado que su hija menor le hizo “eso” a Yuki. -


- ¿Hacerme qué? -


- Nada Yuki, nada. -


- ¿Me van a enseñar a jugar mejor sí o no? Tanto que me insisten en que tome en serio esto y no me ayudan. -


- Bien señorita, si así lo quieres, ponte a correr. -


- ¿Qué? -


- Yuki y yo hacemos vueltas a la cancha para entrenar las piernas, haz lo mismo. -


- ¡Yo solo quería entrenar con mi hermana, no contigo! -


Cerca de la cancha, tres chicas iban caminando desde distintos lados y lograban ver a Liguria corriendo alrededor de la cancha, mientras la doctora de la academia le tomaba el tiempo. Al mismo tiempo, las tres tuvieron una gran idea, pues sabían que el torneo que se venía representaba algo muy importante.


- ¡Si! Sí gano el torneo, seguro la señora Mitsuki me tendrá un poco más de respeto y olvidará el enojo que tiene por lo que hicimos Yuki y yo ¡Es el plan perfecto! -


- Debo de buscar alguien que me entrene y pronto, si logro ganar el torneo, dejaré en ridículo a esa pelirroja y Shandee vendrá conmigo ¡Es el plan perfecto! -


- ¡Sí! Si gano, Liguria se deprimirá y vendrá a mis brazos como siempre lo hace cuando se siente mal, la tendré en mis brazos y le haré ver que no tiene que aceptar ese compromiso ¡Es el plan perfecto!-



Las tres chicas habían pensado lo mismo, pero tenían un inconveniente, el entrenamiento. Lisa corrió rápidamente a buscar a su mentora de siempre, Colette, a quien siempre podía encontrar detrás de las gradas de soccer donde disfrutaba de estar toqueteando a su esposa Saori, solo esperaba no encontrarlas en algo más íntimo y molestarla. Shandee pensó en quien podría ayudarle a mejorar, por lo que siguió caminando en el campus, estando tan concentrada que no vio el camino y chocó con alguien más alta que ella.


- Perdón.
- Dijo Shandee congelada al ver a Mitsuki quien salía de un aula con Kaam rodeada de la cintura, riéndose nerviosa como siempre lo hacía.

- Perdónanos a nosotras Shandee, Mitsu a veces se distrae cuando quiere llenarme de besitos, jeje. -


- Está bien, suegra, digo, señora Kaam. -


- Somos tus suegras, no tienes que reaccionar así.
- Habló la japonesa notando la ansiedad de la castaña. - ¿Te pasa algo? -

- Yo… ¡Quiero que me entrene! -


- ¿Yo? -

- ¡Si! Sé que no soy tan buena como las demás del equipo, tal vez sea algo lenta y tosca, pero le echaré muchas ganas, solo quiero demostrarle a usted que puedo ser la mejor y tomar en serio las cosas. -


- Am.. Shandee, nosotras no pensa…-
Iba a hablar Kaam, pero Mitsuki le sonrió y le tapó los labios con sus dedos en forma gentil.

- Está bien, sin dudas, te hará bien entrenar conmigo, tienes la misma altura que yo tenía a tu edad y también ese problema de talla de pecho como peso extra, te espero en veinte minutos en la cancha F, para entrenar. -


- ¡Gracias! -


Ambas mujeres vieron a Shandee correr y Kaam volteó con Mitsuki, mirando su sonrisa.


- Mitsu, yo sé que no piensas mal de Shandee ¿Por qué la pondrás a prueba? -


- No la puse a prueba, ella es quien quiere demostrar por su cuenta de que es capaz ¿Quién soy yo para no apoyarla? -


- Jejeje, sí. -


- Vamos, necesito de mi mejor asistente para apoyarla. -


- ¿Tu mejor asistente? -


- A ti, mi princesa.
- Sonrió Mitsuki besando la frente de Kaam haciéndole reír toda roja evitando mirarla.

- Mitsu, nos van a ver. -



En otro corredor, Ariadna pensaba en quien podía ayudarle, necesitaba a alguien que fuese muy buena y conociera perfectamente el estilo de Liguria, y de igual manera que Shandee, chocó con una pareja de rubias, mostrando un rostro iluminado al ver a una de sus ídolos, una de las mejores jugadoras italianas que el mundo tenía.


- ¡Venus Bisconti! -


- Profesora Bisconti, estas niñas de ahora, no reconocen a las autoridades cuando están frente a ella. -
Habló Lyrika mirando con reprobación a su esposa. - eso pasa por qué eres muy amigable con las estudiantes. -

- Perdóname, sabes que vengo de la escuela de la profesora Mitsuki y ahí … -


- Solo por eso te perdono, por qué no hay mejor escuela que la de ella y su esposa. -


- ¡Profesora Bisconti! ¿Puede entrenarme? -


- ¿A ti? -


- ¡Por favor, también soy italiana, tengo un deseo que cumplir y solo lo lograré a su lado! -


- ¿Y qué quieres lograr? ¿El campeonato? -


- ¡No! -
Exclamó Ariadna alzando su pecho. - ¡Aplastar a Liguria Noihara! -





OAO THE EYE OF THE TAIGA!!!!
 
Arriba Pie