Vigilantes Evento Especial Porque no todo es amor 💔

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Morpheus's Dream ♚
Registrado
12 Abr 2015
Mensajes
1,479
Ubicación
Medium Coeli
Offline

Gracias RocioJ por el header :]


Como todos quieren ser villanos…

Diría que era un día como cualquier otro, pero estaría mintiendo. Llegó la fecha en la que toda la ciudad enloquece por las festividades románticas de San Valentín y el Día Blanco; dos largos meses llenos de guirnaldas de corazones, canciones dulces y ventas especiales que te traen ganas de tener el poder para acabar con todos durante esa lenta eternidad de tortura.

Pero… un momento… ¡¿Qué fue eso?! Una loca vestida de rojo con un escote en forma de corazón y perfume de rosas acaba de dejar un obsequio en tu mano con una contagiosa sonrisa mientras dejaba de tararear una canción empalagosa que te costará sacarte de la cabeza para desearte un Feliz San Valentín. Dentro de un envoltorio de seda rojo perfumado encuentras un gran pedazo de chocolate con una robusta forma de corazón que apenas te cabe en la mano (y si lo pruebas sentirás el sabor del más dulce y apetitoso chocolate, o cualquiera que sea de tu preferencia, que te despertará un torrente de incomprensible ira). ¡¿Quién se ha creído que es?! ¡¿Vas a dejar que se vaya así sin más?!


Detalles:
♥ Puedes pelear con Miss Heart para saciar tu rabia.

Notas:
♥ Al final descubrirás que todo el tiempo fue una doble de chocolate (ya que fuiste capaz de herirla aún siendo una heroína S) que terminará explotando en una lluvia de trozos de chocolate de diferentes sabores.
♥ Durante el evento podrás recibir el objeto oficial de la temporada del amor: Chocolate dulce corazón.
♥ Sólo cuando termines el combate y la doble de chocolate de Miss Heart explote podrás lanzar un dado de 90 caras, el resultado es la cantidad de chocolates que te llevas.
♥ Por cada post (sin terminar el combate) que supere las 500 palabras obtendrás 10 chocolates, a los que se les irá añadiendo 1 chocolate por cada 100 palabras más.
♥ El premio es un título, “¡Al diablo con el amor!”, que aumenta tres stats al azar de entre 1 a 5 puntos, también al azar, utilizable al menos una vez por actividad, superando incluso el límite de rango. Se puede canjear el título por un total estimado de entre 300 y 500* chocolates dulce corazón.

* La cantidad puede definirse o cambiar dependiendo de la participación.
♥ De querer continuar luego del primer combate, tu personaje puede saber de la existencia de Miss Heart regalando chocolates por toda la ciudad (después de todo combatiste un clon) y salir en su busca… aunque te digo desde ya que sólo encontrarás clones en cualquier parte de la ciudad, regalando chocolates a los hombres solitarios.
♥ Por cada doble de chocolate de Miss Heart que venzan adquirirán -1 punto de Popularidad.
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Viéndolo racionalmente, no era para tanto, ni siquiera se podría describir como una provocación, menos aún como una amenaza o un mal presagio, vamos, ni lo habían mirado feo. Solo le dio un chocolate y ya, un simple, sencillo y extrañamente placentero chocolate que, fuera de que el sabor hubiera sido como ningún otro chocolate, era del todo normal… y, aun así, le enfureció. Sí, una tontería y sí, completamente irracional… pero es que dentro de él ardió algo que no había ardido en mucho tiempo ¿Quién le daba el derecho a esa “heroína” de contaminar la mente de las personas con esperanza y amor? Solo ilusionaba a la gente, les hacía creer que alguien los quería en aquel día tan inútil, solo para que después se dieran cuenta de que en realidad estaban solos.

—
Hace más daño que bien, inútil—pensó el albino. Pero él lo solucionaría, les demostraría a todos…

La vio alejarse poco a poco y, aunque su cabeza le decía que era una locura, decidió seguirla unos metros. Su cabeza se llenaba de imágenes desagradables que aquella muestra de afecto había despertado y pronto su cabeza comenzó a punzar tanto por la ira que sentía como por el esfuerzo que hacía para no prestarle atención a aquellos destellos de su pasado.

Los pasos de ambos pasaron un callejón, donde el pálido se detuvo y, en la mejor voz que podía fingir en ese momento, llamó a la pelirroja frente a él.

—
Disculpe, señorita ¿Podría regalarme otro chocolate? —musitó el vigilante. Una pareja que pasaba por ahí produjo una ligera risa al escuchar la petición, pero la heroína detuvo sus pasos y se giró para verlo
—
Oh ¿Tenemos a alguien ansioso? ¿Un fanático o enamorado tal vez? —un pequeña y suave risa recorrieron los labios de la pelirroja y en un pequeño par de saltitos se acercó al varón, quien se tambaleó ligeramente dentro del callejón—Sabes, normalmente es un solo chocolate por persona.
—No lo sabía… solo esperaba…—la fémina alzó un dedo, indicando que aun no había terminado y aquel acto le permitió al joven dar otro paso dentro del callejón. Su puño estaba rojo de tan fuerte que lo apretaba y estaba seguro de que su lengua comenzaría a sangrar si la mordía con más fuerza en su intento de contener la ira.
—
Pero bueno, para alguien tan lindo no creo que haya problema. Decir lo que quieres y lo que sientes también requiere valor y es muy importante en estas fechas—argumentó la heroína con una sonrisa—¡Todos merecemos amor!

En un movimiento completamente natural, la fémina sacó un chocolate de algún lugar desconocido entre su ropa, dando un paso dentro del callejón y extendiendo su brazo con la palma abierta para mostrar el dulce premio que descansaba en su mano. El varón alzó el brazo y se acercó a ella, su mano temblaba ligeramente, producto de contener la ira que sentía dentro de él y a la que la heroína confundió erróneamente con nerviosismo.

—
Nadie quiere tu amor vacío—dijo Ardeth.

Un solo segundo de silencio pareció durar una eternidad. Los ojos amables de Miss Heart se abrieron lentamente ante las palabras del joven, quien avanzó un solo pasó en su dirección, su mano pasó sobre el chocolate que la heroína le ofrecía, pero se afianzó en su muñeca con rabia; el paso que había dado le ofreció suficiente cercanía para usar su otra mano para sujetar el vestido de la mujer y, en un movimiento, utilizó todas sus fuerzas para jalarla hacia él y luego arrojarla hacia el interior del callejón, alejados de los ojos curiosos. El impacto de las palabras de Ardeth, tanto el cambio de su actitud y el rápido movimiento del vigilante tomaron por sorpresa a la fémina, que no pudo ofrecer la suficiente resistencia para evitar ser lanzada, terminando en el suelo tras la maniobra del albino.

—
Te mostrare el amor que mereces—amenazó el vigilante mientras sacaba una navaja de su bolsillo trasero.


Un prelude, mañana ya mato a alguien (?)
 
Última edición:
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Ya no había control en sus acciones, solo la ira que había sentido desde que probó el primer chocolate de sabor peculiar. De un salto se dirigió hacia su presa, la heroína escarlata en el suelo, y, con la navaja en mano, se preparó para incrustarla en su abdomen, pecho o donde fuera que aquel sentimiento de rabia le guiara.

El tiempo, nuevamente, parecía distorsionado, aquella acción de apenas un par de segundos, fueron como horas eternas para Miss Heart, quien repetía las palabras del varón en su mente una y otra vez, tratando de encontrarles un sentido. No era el clásico “odio” de los antipáticos que aquel día conjuraba, de esos que pensaba que este día era puramente comercial y que el amor no era más que una ilusión. Lo podía ver en los ojos grises de quien la atacaba, no era ir injustificada, era un dolor intenso y pulsante grabado en su mente.

—
¿Quién te hizo tanto daño? —susurró la heroína. Un susurra tan bajo que ni siquiera duró una milésima de segundo y aun así Ardeth, aun en el aire, la escuchó perfectamente. Sus ojos se abrieron casi tanto como los de ella hacia unos momentos y el arma que sostenía con fuerza entre sus manos vio su agarre suavizado.

El cuerpo del varón cayó otro poco con la amenaza de hacerle daño a la mujer, pero ella no era una novata cualquiera. El albino no era el primero en atacarlo y, aunque se vio superada por un instante, no se quedaría quieta más tiempo. Alzó un poco las piernas y las manos, casi atrapando a su asaltante antes de que cayera y, tomándolo de las muñecas como había hecho él y sus piernas para levantarlo un poco más, utilizó el propio impulso que había tomado el varón en su contra, lanzándolo hacia atrás con un movimiento fluido que sorprendió al vigilante.

Su cuerpo cayó rápidamente al suelo y rodó un poco antes de detenerse, pero ahora consumido nuevamente por la ira se levantó rápidamente solo para encontrar a la heroína de pie. Sin perder otro segundo más, se volvió a lanzar hacia adelante, esta vez manipulado su navaja de un lado a otro en un intento de cortar a la fémina, quien esquivaba todos sus ataques con agilidad sorprendente, seguramente producto de la experiencia en su oficio.

—
Debes relajarte, podemos hablar de esto—llamó Miss Heart, pero sus palabras cayeron en oídos sordos. Aunque las expresiones de odio le disgustaran, e intenrar matarte bien es una expresión de odio, aun sentía algo más allá de ira en las intenciones del varón. Algo que, seguramente, podría ser curado con amor.

Ardeth, continuando con su aparente fútil ofensiva, mientras la heroína intentaba crear un dialogo entre ellos. La imposibilidad de realizar un corte decisivo sobre la fémina, más su aparente “comprensión” hacia el varón solo desesperaron más al agresor, quien se retiró de un pequeño salto para colocar la navaja contra su propia muñeca. Miss Heart de inmediato notó las varias cortadas, antiguas y recientes, que descansaban sobre la piel del chico, malentendiendo por segunda vez sus intenciones.

—
¡No! —gritó la heroína, lanzándose hacia adelante. Temiendo que, en su ira, el joven hubiera decidido terminar con todo, le tomó del brazo con una mano, mientras realizaba una maniobra para alejar el arma de su muñeca y desarmarlo en rápidos y experimentados movimientos, quedándose ella con la navaja. Finalmente, usando el impulso que tenía, utilizó su palma para azotar la cara del chico; el movimiento fue un poco más rápido y fuerte de lo que ella hubiera querido, producto de su inquietud por evitar que se hiciera daño.

La mano le azotó tan fuerte como un balón de volleyball que había fallado en bloquear, golpeándole la cara. El impacto le hizo dar un paso hacia atrás y cerrar los ojos por un momento, dándole la oportunidad a Miss Heart de arrojar el arma y acercarse para retenerlo nuevamente. Antes de que pudiera abrir los ojos, le tomó de los brazos y lo jalo hacia adelante mientras colocaba su pierna frente a él, haciéndolo tropezar y caer, luego movió los brazos a su espalda y se sentó sobre él para evitar que se moviera más.

La respiración de ambos era agitada. El enfrentamiento había tardado apenas un par de minutos, pero se sentía como si hubieran corrido un maratón. Miss Heart, instintivamente y aprovechando que tenía sujeto al chico de los brazos, le revisó la muñeca para confirmar que estuviera bien, lamentándose un poco al ver que no había sido tan rápida, pues había un pequeño corte en ella que sangraba débil, pero constantemente.

—
Necesitas ayuda ¿Querías suicidarte? Puedo ayudarte, habla conmigo—pidió nuevamente la heroína. Sus ojos se alzaron hacia la salida del callejón, durante el combate se habían adentrado aun más, pero si gritaba los suficiente alguien podría escucharlos sin problemas.

Ardeth permaneció callado, su cabeza se sentía un poco más ligera ahora, más calmada. La presión que sentía hacia unos momentos se desvanecía lentamente y creía entender la razón de aquel fenómeno. EL varón volteó el rostro para mirar a quien estaba sobre él, revelándole a la amante del amor lo que había ocasionado: su golpe había sido lo suficientemente fuerte como para hacer que le sangrara la nariz.

—
Debo agradecerte. Aun dudo antes de cortar, no me acostumbro al dolor y siempre es incómodo pelear así, pero ahora eso ya no es un problema—comentó Light. Sus ojos ahora contaban con un brillo azul.


Tbh, hice todo el post para hacer referencia al volleyball, porque acabo de ver Haikyuu (?). Uno más y ya se muere D:
 

-계산이 좀 느리니?-
Registrado
27 Nov 2008
Mensajes
1,659
Ubicación
Candyland
Offline
En Japón el día de San Valentín volvía a encender la ciudad de Tokio cuando la magia de Navidad y Año nuevo ya se iban quedando en el olvido. Decoraciones en blanco y rojo con toques marrones colgaban de las vidrieras de las tiendas, mientras los árboles eran vestidos coquetamente con elegantes moños gigantes en sus troncos. Por otro lado, las parejas felices y quizás no tan felices llenaban las calles en un pequeño paseo nocturno con fines consumistas.

—
¡Lleven sus pasteles de San Valentín! Tenemos de sabor a naranjas, para que su media naranja sienta su amor esta noche— se oía gritar a una mujer en la entrada de una pastelería cerca del centro de la ciudad.
—
¡Son de bajas calorías! Perfectos para ahogar las penas en otro año solitario— gritó a su lado una muchacha de cabellos naranjas con una sonrisa muy honesta.
—
Luthica...— volvió a hablar la primera chica, suspirando—. Te dije mil veces que hay que decirles cosas bonitas y cursis para poder vender más.

Galaxy realmente no terminaba de entender por qué debían intentar convencer sólo a las parejas felices si el objetivo del día era vender la mayor cantidad de dulces posibles. A su parecer, algunas personas que acababan de comprar pasteles en su puestito frente a la tienda no parecían estar realmente acompañados. Pero bueno, ahora eso poco importaba porque sólo faltaban unos pocos para poder terminar ese pequeño trabajo de medio tiempo que encontró por suerte gracias a la fecha.

Tras una hora más de labor, Luthica salió feliz de la tienda con los bolsillos del abrigo llenos con la paga del día... Aunque más que nada era por las varias galletas y pastelitos que se había metido sin que nadie se diera cuenta. Pero lo que más le emocionaba era lo que había dentro de la pequeña caja que llevaba en sus manos: un pastel de crema blanca con fresas. No era parte del trato, pero un mal corte en el bizcochuelo había inclinado toda la estructura, por lo que ya no era vendible y entonces terminó en manos de la chica como un bonus de regalo.

Según lo que recordaba, había pasado cerca de dos días desde que se escapó de su hogar y las cosas no habían sido realmente fáciles. Ya se había terminado las raciones de comida que tenía en la mochila y como no tenía dinero nadie quería alojarla, por lo que debía pasar las noches aguantando el frío de la calle. Y pedirle ayuda a cualquier persona no sería una opción, puesto que temía que se revelase su identidad y la volviesen a encerrar sin ya más escapatoria. Pero por suerte este pequeño trabajo por el día había resuelto de momento algunas preocupaciones.

Preguntándose cómo sabría su pequeño premio, la chica dobló en un callejón y llegó hasta lo que era un montículo de periódicos debajo de una caja desarmada. Luego de acomodarlos un poco, se sentó a comer la suave torta.

—
Qué bueno está...— se dijo a sí misma sin parar hasta que ya no quedó más nada—. Creo que debí haberme contenido un poco más.

La idea original era dar una pequeña probadita y luego salir a comprar una cena decente, pero el cansancio que sentía tras haber estado sin comer por toda la tarde la descontroló un poco. De hecho, ahora con la panza llena y el frío de la noche, el sueño comenzó a hacerle peso en los párpados a la pobre muchacha, quien se acurrucó debajo de los periódicos, tapándose hasta la cabeza. Ya luego de recuperar un poco de energías vería dónde buscar un hotel para quedarse.

[...]

Estúpida gente que colmaba las calles caminando torpemente al estar pegados como moco y pared, ¿realmente era necesario hacer el ridículo en público?

Un par de orbes azulados miraban con intensa irritación a las parejas que paseaban curioseando vidrieras, tomados de los brazos mientras compartían una bufanda o un bolsillo donde meter las manos. Como si eso no fuese suficiente, a más de una persona se le escuchaba decir alguna cursilería o cochinada a su pareja sobre lo que harían más tarde en la noche.

—
Tonto viejo que me manda justo en estas épocas por esta zona...— refunfuñó Klaus acomodándose mejor la bufanda. La verdad es que él sólo estaba cerca del centro, donde se suelen reunir los enamorados, porque acababa de terminar una entrega a un cliente de la tienda de electrodomésticos. El trabajo no había sido difícil, puesto que era llevar un calefactor eléctrico que a él no le pesaba mucho, además de que con eso había obtenido unos yenes como propina. Pero sí era irritante pasar por allí.

Cansado de tanto bullicio, el joven pálido decidió doblar en una calle aladeña y sentarse un momento en una banca al lado de la calle, aprovechando que no pasaba mucha gente. La preocupación de la falta de dinero invadió de nuevo su mente, porque tenía algunas cuentas pendientes que vencerían pronto. Por estar tanteando en su mente los lugares a los que iría a postularse para trabajar al día siguiente, no se dio cuenta de la presencia de una mujer en particular hasta que su perfume a rosas lo hizo mirar hacia adelante.

—
Veo otro corazón solitario por aquí— pronunció la mujer pelirroja que llevaba un seductor vestido rojo—. Anímate, hoy podría ser el día en el que encuentres a tu verdadero amor,
— ¿Qué?—. Con la conclusión tan errada que acababa de escuchar, el beisbolista no supo qué decir y la verdad tampoco tuvo el tiempo de pensar en algo. Pues la animada mujer dio una vuelta sobre sí misma y sacó de algún lado un bulto envuelto en una tela roja para hundirlo en el pecho del muchacho que lo agarró instintivamente, Luego, se fue tarareando una canción para perderse rápidamente en otra calle que acababa de doblar—. ¿Y qué se supone que es esto?

Aún confundido pero a la vez curioso, Pitch Black jaló de una punta del moño, tras lo cual la tela se deslizó por sobre sus rodillas dejando expuesto un gran corazón de chocolate de un aroma envolvente. La calidad del dulce no se veía mal, pero a la vez no sabía si eso era un regalo de una simple amante de la fecha o si había sido elegido por algún programa de bromas pesadas. Por las dudas, volvió a mirar a su alrededor en busca de algo o alguien sospechoso, pero pareció que estaba solo... O al menos eso fue lo que pensó.

—
Oye, ¿vas a comerte eso?— Una voz femenina diferente al de recién se escuchó muy cerca de su lado izquierdo, tanto que hasta sintió el roce de su aliento sobre su oreja, lo cual le hizo voltear rápidamente hacia su procedencia.

Lo primero que encontró fueron un par de ojos verdes cristalinos que miraron muy fijamente los suyos por un momento antes de clavarse en el corazón sobre sus piernas. Y, al observar mejor, pudo notar que se trataba de una chica que estaba inclinada desde detrás de la banca, con las mejillas y nariz algo sonrosadas, probablemente por el frío, y que por alguna razón llevaba un periódico sobre su cabeza y hombros.

—
Huele muy bien— volvió a enunciar, inhalando profundamente antes de dar un pequeño salto y quedar sentada a su lado—. ¿Te lo vas a comer?— repitió acercando su cara más a él.


Corvent Corvent
------------------
1233 Palabras= 17 chocos + 40 de White day= 57 chocos
 
Última edición:

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
Al instante en que la muchacha saltó por sobre la banca para quedar sentada junto a él, el papel de diario que esta llevaba sobre la cabeza se había elevado por sobre los aires, para luego volver a caer sobre la cabeza de esta, quedándose plantado ahí. La escena había sido irreal, prácticamente sacada de una caricatura, lo que hizo pensar a Klaus una sola cosa.

“Algo me dice que debería alejar a esta tipa” El pelinegro levantó el chocolate de su regazo y le dio una gran mordida, ante lo cual la extraña levantó una mano y soltó una débil exclamación. ─ Claro, ¿no viste que me lo dieron? Es mío.

Alcott se giró un poco, para continuar devorando el chocolate en lo que tenían que haber sido tres mordidas. No le había dado mucha atención al sabor, pero tal y como se lo había imaginado, pudo sentir un dulce y cremoso gusto dentro de su boca, uno tal que le hizo arrepentirse de habérselo tragado tan rápido.

Aquella mujer de rojo, ¿cómo osaba molestarlo con un chocolate tan bueno y solo darle uno? No podía aceptar tal estupidez, no sin antes encontrar a aquella desgraciada y vengarse por lo que acababa de hacer.

─ El chocolate… ─ La voz de la muchacha desconocida de cabellos naranja se dejó escuchar suavemente, con algo de tristeza, algo que el de iris azules confirmó al voltear a mirarla y notar pequeñas lagrimitas en sus ojos.
─ ¡¿Y tú qué quieres?! ─ Preguntó Alcott con la ira a flor de piel.
─ ¡Que no tenías por qué comerte todo ese chocolate así! ─ Replicó la de iris verdes ahora un poco molesta ─ Ni si quiera parecías tener ganas de comerte ese chocolate cuando llegué.
─ ¡Pues no es mi culpa que la rara esa no te diera uno a ti! ─
Klaus se levantó de su asiento de golpe, ajustando su bufanda para que no se cayera y preparándose para perseguir a la maldita que le había dado el chocolate. ─ No puedo perder el tiempo contigo, tengo que encontrar a esa tipa.
─ ¡Ah!, ¡si vas por ella yo voy! ─
Protestó Luthica, parándose también, para luego retirar el periódico sobre su cabeza y hombros, guardando las hojas en sus bolsillos. ─ Me tiene que dar mi chocolate.
─ Haz lo que quieras, niña.


La atención de Pitch ya estaba enfocada en algo más por lo que no le prestó más atención a la desconocida, comenzando a correr en la dirección que la mujer de rojo había ido, seguido de cerca por la de cabellos naranjas.

[***]

─ ¡¿Dónde está la mujer que te dio ese chocolate?! ─
La pregunta de Klaus iba dirigida para un hombre de traje y anteojos que acababan de encontrar con Luthica, que tenía una bolsa roja idéntica a la que le habían dado al de iris azules hacía no mucho. Alcott lo tenía firmemente agarrado de la ropa, levantándolo un poco.
─ ¡Será mejor que nos digas! ─ Añadió Harwick, moviendo su puño alzado desde un lado.
─ ¡S-Se fue por ese callejón, lo juro! ─ Respondió el hombre señalando el lugar al que se refería con una de sus manos, mientras con la otra se sujetaba a la muñeca de Klaus, que seguía sin soltarlo. ─ Ni si quiera conozco a esa tipa. ¡No me hagan daño, por favor!

El pelinegro liberó al asalariado, empujándolo un poco en el proceso, lo que hizo que cayera de trasero al piso.

─ D-De haber sabido que un bruto me atacaría, jamás hubiera aceptado ese chocolate. ─ La mirada Pitch volvió al hombre, con claro enojo. ─ ¡Hi!

El de traje no esperó más y salió corriendo tan rápido como pudo, tirando el chocolate en el proceso. El paquete en el que el dulce estaba envuelto se abrió y este cayó en un charco de agua sucia. Esta vez fue el chillido de Luthica el que se escuchó.

─ ¡El chocolate!

La muchacha se arrodilló al lado de este luego de colocar una de las hojas de periódico en el piso, sufriendo por la pérdida del preciado alimento, pero la muchacha no se iba a dejar desanimar.

─ Esa tipa me dará todos sus chocolates, ¡aunque sea lo último que haga!

Esta vez fue Harwick la que inició la carrera, metiéndose al callejón. El lugar no era muy amplio, con un poco más de dos metros de ancho, pero aquello era suficiente para que el par de Vigilantes corrieran sin entorpecer al otro. El par no tardó en comenzar a escuchar un tarareo bastante alegre y en cuanto salieron de aquél pasaje, pudieron ver a la mujer vestida de rojo caminando animosamente, en busca de otro hombre solitario.

─ ¡Tú! ─ Exclamó el par de perseguidores al unísono.

Klaus miró a su alrededor, posando sus ojos sobre una señal de “STOP” que se hallaba en la vereda en la que estaban. El pelinegro no dudó en acercarse y, con sus manos ennegrecidas sujetó la señal desde lo más abajo que pudo sin arrodillarse, deshaciendo parte del poste metálico y consiguiendo así una improvisada arma.

─ Algo me dice que esto no es un agradecimiento. ─ Bromeó la de escote de corazón, soltando una pequeña risa.

Shiory Shiory <3
 
Última edición:

-계산이 좀 느리니?-
Registrado
27 Nov 2008
Mensajes
1,659
Ubicación
Candyland
Offline
─ ¿No tienen un mejor plan de cita que esta?─ cuestionó la enmascarada suspirando al ver que las expresiones de seriedad no desaparecían de los rostros jóvenes─. Alégrense, es San Valentín.
─ ¡Nada de eso!─ exclamó Galaxy, señalándola con el dedo─. Entrégame todos tus chocolates o habrán problemas.
─ La que llegará a tener problemas eres tú, jovencita. No creo que sea buena idea enfrentarte contra una Héroe con licencia.
─ Pues a mí sólo me pareces una loca─ Tras interrumpirlas, Klaus no tardó en expulsar de sus manos una serie de escombros que acababa de absorber del piso, aunque fueron fácilmente esquivadas por un salto.

─ Necesitarás algo mejor que- ─ pero antes de poder terminar la frase, Miss Heart tuvo que cubrirse un lado de la cara con el brazo para evitar el daño directo de una patada, aunque su cuerpo falso no pudo evitar quebrarse un poco. La responsable del segundo ataque fue la joven Harwick, quien se había elevado en el aire con el uso de su quirk para rápidamente crear un vector que usó para propulsarse; y aprovechando la situación, el de ojos azulados corrió hasta la pelirroja esperando batearla con el signo de tránsito que traía consigo. Sin embargo, un capullo de chocolate envolvió a la usuaria, el cual amortiguó tanto el golpe de la caída como el nuevo ataque, aunque terminó por deshacerse en pedazos negros que cayeron a su alrededor─. Menos mal que traía el chocolate suficiente para eso. Ahora verán lo que puedo hacer con este magnífico chocolate─ anunció, dando varios saltos hacia atrás para tomar distancia y primero regenerar el daño que revisó en su brazo, quedando de color cacao.

Luego, la mayor hizo un ademán hacia el montículo de chocolate disperso, el cual se derritió instantáneamente a pesar del frío y atrapó a los jóvenes, uniéndolos de las espaldas y recubriéndoles el torso para una mejor sujeción para cuando volvió a solidificar el dulce. Algo asustada por el chocolate movedizo, Luthica quiso despegarse simplemente tirándose para adelante, pero el chocolate oponía mayor resistencia de lo que parecía al ser una capa gruesa, por lo que no se rompió y el movimiento sólo terminó desequilibrando al varón, quien tuvo que hacer el esfuerzo de no caer para atrás y se inclinó para adelante dejando a Galaxy con los pies en el aire. Ante la situación torpe, Miss Heart no pudo evitar carcajearse sintiéndose entretenida.

─ ¿Qué se supone que haces?─ se quejó enojado, mirando a su compañera como podía. Ya suficientemente enojado se sentía de no poder comer a mordiscos ese delicioso chocolate ya que se había ensuciado en el piso, y el estorbo en su espalda lo irritaba aún más.
─ ¡Suéltameeee!─ se suguió quejando mientras pataleaba, ganándose sólo otro grito.
─ Escucha, si nos concentramos un poco podremos acabar con ella fácilmente. Sospecho que esta tipa es una impostora, pero necesito que me lo confirmes─ dijo esta vez con la voz baja, a lo que la de cabellos naranjas se tranquilizó un poco y prestó atención─. ¿No sentiste nada raro cuando la golpeaste?
─ Pues...─ lo pensó un poco─. Escuché una especie de crujido y no era tan suave lo que toqué.
─ Lo que sospeché, es una doble. Por eso se tuvo que regenerar el hueco en el brazo... Presta atención y cúbreme. Haremos un ataque rápido─ se decidió Alcott, activando el quirk en sus brazos atrapados por debajo del chocolate.


Corvent Corvent Gogo beibi~

-----------------
563 Palabras= 10 chocos +57 de antes= 67 chocos.
 
Última edición:

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
─ Si es una tipa falsa entonces no nos tenemos que contener, ¿no? ─ Dijo Klaus sonriendo, aunque aquella sonrisa seguía transmitiendo molestia.

El rostro de Luthica se iluminó. La mujer de rojo no solo repartía chocolate, ella era chocolate. Si lograban destruirla, la de cabello naranja no podía imaginar todo el tiempo que podría subsistir con tanto dulce.

Las manos de Alcott salieron suavemente del chocolate que lo retenía, debilitándolo lo suficiente como para que lo que no habían absorbido sus brazos, se pudiera romper con fuerza bruta. Aquello también liberó a su aún desconocida compañera, que esta vez logró atrapar el dulce marrón antes de que cayera al suelo, envolviéndolo con un poco de papel periódico y dejándolo a un lado para más tarde.


─ ¡Si crees que con eso te librarás de nosotros está muy equivocada!

Klaus no esperó a la muchacha para iniciar una carrera en dirección a la mujer del vestido rojo, mientras tomaba impulso con sus brazos para darle el mejor golpe que pudiera con la señalética en sus manos.

─ Lo siento, pero preferiría no pelear con ustedes. ─ Dijo la del escote dando un salto hacia atrás para esquivar, pero Harwick se había movido más rápido, con un impulso que parecía casi como si se hubiera deslizado por el suelo, pasando de largo de la mujer de chocolate y colocándose a su espalda, bloqueándole de esta forma la ruta de escape. ─ ¡No me atraparán tan fácilmen- ¡¿ah?!

Miss Heart había lanzado un chocolate al suelo que rápidamente derritió y transformó en una plataforma que le había permitido impulsarse un poco más y pasar por sobre la de iris verdes, pero esta última se había movido sin flexionar ni un solo músculo de sus piernas, permitiéndole por otro lado girarse y dar una patada que recibió la mujer chocolate sin poder prepararse y que la empujó hacia un lado.

La de rojo no perdió el equilibrio y miró inmediatamente a su contrincante, pero en una pelea dos contra uno, es complicado mantener la atención en dos lugares.

Klaus había cortado un pequeño pedazo del poste que cargaba, lanzándolo al aire y golpeándolo con la señal, como si de una pelota de beisbol se tratara. La velocidad del proyectil hizo que si bien Miss Heart sabía dónde estaba el pelinegro, no tuviera tiempo suficiente para esquivar, recibiendo el golpe en las costillas.

Los golpes del par habían provocado que el brazo de la clon y su costado se tornaran de color marrón, al tiempo se resquebrajaban.


─ Ch-Chicos, podemos hablar de esto. ─ Indicó la heroína, tratando de ganar tiempo para recuperarse.

─ ¡Solo si entregas todos los chocolates! ─ Indicó Luthica, dejando un poco confundida a Mis Heart, que no podía creer tanto alboroto por chocolate.

─ ¡Ah!

Si por un lado Harwick consideraba un trato, Alcott no estaba dispuesto a nada de eso. Blandiendo su confiable señal con el cartel de forma horizontal, el pelinegro lanzó un tajo que la chocolatosa no esperaba.

─ ¿Eh?

Aquella fue toda la reacción que pudo emitir la de vestido rojo cuando su visión se elevó al tiempo que todo giraba, y solo entendió lo que había sucedido cuando desde las alturas pudo ver su cuerpo descabezado tornándose marrón desde el cuello hacia abajo.

Para cuando la cabeza cayó al suelo, Klaus estaba admirando aquél excelente swing que había dado, con un rostro lleno de satisfacción.


─ No sé por qué, pero de repente me siento mucho mejor. ─ Habló el vigilante, sonriente.

─ ¡Wow! ¡Botín de chocolate! ─ Exclamó la actualmente vagabunda, lanzándose por el cuerpo ahora tieso de Miss Heart.

La muchacha no estaba segura de cómo iba a transportar todo eso, pero súbitamente, este estalló en un bombazo castaño, manchando casi por completo al par. La última venganza del clon de la fanática del San Valentín.


─ M-Mi chocolate… ─ Luthica volvió a sufrir, pasándose un dedo por la mejilla para recolectar el dulce y llevándoselo a la boca.

─ Hey, niña, “de la nada” me dieron ganas de buscar a la original. ¿Quieres ayudar? ─ Sugirió Klaus, volviendo a sentir como ira creciendo en su interior, aunque esta vez por un motivo diferente y mucho más claro.

[***]

Shiory Shiory dele~
 
Última edición:

-계산이 좀 느리니?-
Registrado
27 Nov 2008
Mensajes
1,659
Ubicación
Candyland
Offline
─ Claro, todo lo que sea por más chocolates─ accedió la muchacha, acercándose al extraño para agarrarle un pedazo de almendra sobre la mejilla que se llevó a la boca─. Ten, no suelo compartir esto con cualquiera, pero te lo has ganado. Son los súper suaves.

Tras revolver en sus bolsillos, Luthica sacó varios periódicos bien dobladitos hoja por hoja. El beisbolista no entendió en un principio qué esperaba que hiciera con eso y se limitó a tomar el papel en sus manos, pero pronto vio cómo la chica se acercaba a una zona con nieve aparentemente limpia y se frotaba la nieve en su cara y ropa antes de "secarla" con los periódicos.

─
¿Y esperas que yo haga eso?─ se indignó un poco el varón, sin poder creer que esa chica de apariencia relativamente normal supiese esos... "Tips", si es que así se los podía llamar, banales.
─
Claro. ¿O quieres andar así de sucio por la ciudad?─ se extrañó ella, sin entender bien qué tenía de malo asearse un poco. Y al ver el titubeo, lo jaló del brazo para que quede inclinado a su lado para poder trabajar sobre él.

Inmediatamente la fría nieve terminó cubriéndole la cara y un poco de diario hizo el favor de quitárselo como una toalla improvisada. Alcott no sintió nada de "súper suaves" en esos periódicos, pero sí le pareció que lo pegajoso del chocolate se había desvanecido; sólo por eso se aguantó de gritarle a la desconocida muchacha que sólo lo miraba con una sonrisa orgullosa. Ahora haciendo lo mismo por su cuenta en su propia prenda, comenzó a caminar mientras pensaba dónde podía encontrar a la original heroína.

Comenzó pensando en su primer encuentro con la mujer del vestido rojo y pronto se acordó del sujeto que hace momentos atrás habían encontrado en la calle: los dos habían estado solos al momento de recibir el chocolate, pero eso era apenas una difusa pista. Y saber que ella se llama Miss Heart (o al menos eso había dicho el caballero interceptado antes) no les daba una gran ventaja, ya que no era una opción andar preguntando por ella en toda la ciudad. Sintiendo la ira en su interior, Klaus se rascó rápidamente la cabeza despeinándose un poco en el proceso. Por otra parte, los iris verdes de la desconocida miraban todo a su alrededor, intentando buscar alguna pista que pudiese ayudarlos, pero sólo divisó a un hombre que estaba llorando sentado en una banca probablemente por el corazón roto. Fue inevitable pensar que efectivamente los tipos solitarios como ellos hubiesen sido un potencial cliente si sólo les hubiesen dado igual de importancia que las parejas.

Algunos minutos pasarosn así en silencio mientras no intercambiaron ninguna palabra, hasta que llegaron hasta una zona con la calle cerrada para el tránsito de los vehículos; al adentrarse un poco, más que nada por la curiosidad de la fémina, pudieron oír más fuerte una música festiva y las decoraciones rojizas y rosadas atraparon su atención. La cara de la joven Harwick se iluminó y su concentración en la misión llegó hasta un fin, aunque a decir verdad, la ira del pelinegro se disipó un poco al ver el pequeño festival. Estaba acostumbrado a los festivales de verano, con sus puestos de comida y entretenimientos clásicos, pero era la primera vez que se topaba con uno de temática de San Valentín. De hecho, el que no estuviese rebalsando de gente ayudaba a poder sumergirse mejor en el ambiente; quizás era porque se encontraban en un lugar un poco alejado del centro y este festival no había sido bien publicitado, pero más que nada podían encontrarse parejas mayores casadas, y algunas parejas jóvenes disfrutando del evento. Pero a pesar de lo simple que podía parecer la organización, había un escenario en la otra punta de esa calle cerrada, donde la música estaba siendo tocada en vivo.

─
¿Esto es uno de esos famosos festivales de verano?─ preguntó Luthica con brillos saliéndole de los ojos, fascinada de al fin poder experimentar algo del que sólo había oído.
─
En realidad no... Estamos en invierno─ replicó el chico, pasándose la mano por el dorso del cuello─. Parece que hicieron algo con la misma idea, pero para San Valentín.
─ ¿Pero hay chocolate aquí?

─ Seguramente.
─ Entonces podemos quedarnos con estos. Ya no necesitamos buscar a la mujer-chocolate.

─ ¿Acaso tienes dinero para comprar todo esto?
─ Creo que...
─ pensó un poco revisando el sobre con la paga que había recibido de la pastelería─. ¿Sí?
─ No me parece
─ dijo Klaus viendo que ese envoltorio no era ni de cerca lo suficientemente gordo para llegar a una suma de dinero considerable.
─
¿Entonces no puedo tomarlo todo simplemente como quisimos hacer con la mujer de antes?
─ Sabes, esto no funciona así, eh...
─ titubeó un poco al darse cuenta que todavía no conocía el nombre de su extraña compañera. Ahora parecía buen momento de averiguarlo─. ¿Cuál es tu nombre?

─ Luthica
─ sonrió─. ¿Y tú?
─ Klaus.
─ Un gusto, Rigoberto.
─ ¿Qué?
─ Ah, ¿era Abelardo?


─ Olvídalo─ le dijo algo irritado, no tenía el humor suficiente para seguirle un juego que no entendía. Cuando al fin parecía ir conociendo un poco más a esa chica, ahora se encontraba intentando descifrar si es que era sorda, loca o simplemente le estaba jugando una broma.

Con el ceño de nuevo fruncido, el Vigilante dio media vuelta para volver a salir del festival por donde llegaron, pero el quejido por parte de la de cabellos naranjas no se hizo esperar, ¡recién habían llegado! Pero al ver que el chico no se detenía, Luthica fue a agarrarle del brazo para frenarlo. La mirada indiferente del muchacho se posó sobre ella.

─
Quiero quedarme un rato─ afirmó de forma testaruda inflando las mejillas.
─
No tengo tiempo para eso─ respondió él sintiendo cómo el enojo volvía a aparecer en su interior. Pero al ver que la chica no estaba dispuesta a soltarlo, tironeó el brazo de forma algo brusca, lo cual hizo que la fémina terminara siendo atraída sobre él y termine chocando contra su pecho. Inmediatamente, Pitch la tomó de los hombros y la alejó un poco─. ¡Ni te conozco! Yo sólo quiero ir a darle una paliza a esa tipa de antes, y si no quieres colaborar, bien. ¡Hasta luego!─ gritó a causa del enojo desconocido que venía sintiendo desde que comió ese delicioso chocolate. Eso obviamente atrajo la atención de los chismosos presentes que ya se habían reunido a cuchichear(?).

Luthica lo miró con algo de sorpresa, pero pronto el verde cristalino de sus ojos pareció volverse aún más brillantes cuando su vista temblorosa comenzó a nublarse, y a Alcott lo invadió la culpa.

─
Pero... Yo sé tu nombre y tú la mía... Y te compartí de mi periódico súper suave─ murmuró bajando la mirada. Eso tuvo el mismo efecto que un golpe en el estómago para el de cabellos azabache, que no podía evitar sentirse mal por tratarla así cuando hasta ahora lo había ayudado sin causarle problemas.
─ Es que... Tampoco podemos estar llamando a la mujer desde ese escenario, sabes. No nos hará caso, no nos sirve estar aquí.
─ ¿Y qué pasa si podemos hacerlo?─
dijo Luthica volviendo a hacerle contacto visual; parecía que se le había ocurrido una idea.

[...]​

El plan no era del todo robusto pero a Klaus le pareció que podrían intentarlo. Así que hicieron una pequeña tregua por el momento y devolvieron los pasos por el lugar donde habían llegado, deteniéndose recién cuando encontraron al hombre que Galaxy había visto antes llorando, quien ya parecía algo calmado.

Se trataba de una persona de unos veinticinco años, que los miró con ojitos rojos y tristes. Era más que obvio que su novia lo había dejado o había sido rechazado, puesto que la caja de bombones a su lado seguía intacto. Bueno, no estaba segura del hecho en concreto, pero Galaxy decidió por apostar a que se trataba de una ruptura en malos términos.

─
Oye, psssssst. ¿No quieres vengarte de tu novia?─ se sentó a su lado la fémina, tomando y poniendo naturalmente la caja de dulces sobre sus muslos.
─
Déjenme en paz, aunque me engañó con otro, Jessica era la mujer más hermosa del mundo. Ninguna mujer a mi lado le llegaría a dar envidia.
─ ¿Seguro?
─ siguió hablando la de cabellos naranjas con la boca llena, haciendo una pausa para tragar antes de continuar─. ¿Ni aunque pudieses tener una cita con la hermosa señorita Miss Heart?
─ No se ni quién es. ¡Ya lárguense o voy a llamar a la policía!
─ Lo que pensé, la tipa no es tan conocida a pesar de ser héroe. ¿Emilio?
─ Que soy Klaus
─ protestó de nuevo, despegando un poco de cinta de embalar roja que había robado de uno de los puestos de la feria.


-----
Corvent Corvent Muak muak~

LadyAzulina LadyAzulina Aviso que tiraremos dados de 90 caras por la Miss Heart que matamos(?) antes /o/

Edit:........... 11 chocolates. ¿Ves Azu? No vamos a llegar ni de broma a los 300.

1456 palabras= 19 chocos + 11 del dado de este postu + 67 chocos= 97 chocos
 
Última edición:

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
─ ¿Lo tienes? ─ Preguntó el pelinegro, levantando el bulto por sobre sus hombros.
─ S-Sí. Uno, dos y… ¡tres! ─ Exclamó Luthica, al tiempo que lanzaba al hombre que habían inmovilizado al basurero que hacía un rato Klaus había limpiado.

La caída del sujeto fue amortiguada por otros dos que ya estaban al fondo del contenedor, igual de envueltos en cinta de embalaje, tal y como lo estaba él.


─ ¿Cuántos más juntamos? ─ Preguntó Harwick, levantando su máscara de hueso, luego de lanzar un par de hojas de papel periódico sobre los sujetos.
─ Uno o dos más deberían bastar.

Miss Heart, de quién habían aprendido gracias a los sujetos que habían estado “recolectando” parecía entregarles chocolates a los hombres solitarios, algo que había molestado un poco más a Alcott, pero que, por otro lado, significaba algo bastante simple. Si el dúo lograba juntar suficientes hombres solitarios, podrían conseguir atraer un clon de la heroína… o a ella misma en persona.

─ Aunque, si juntas a un grupo de hombres, ¿siguen siendo hombres solitarios? ─ La pregunta filosófica de la de cabello naranja dejó sin una respuesta al de iris azulados.
─ Mejor vamos a buscar a alguien más.
─ ¡A la carga Eustacio!
─ Es Klaus…

[***]

─ ¿Sientes que ese tipo es como tú? ─
Galaxy preguntó con total honestidad a su ahora compañero mientras ambos miraban desde lo lejos a un hombre que esperaba el bus en una parada. El sujeto no hacía más que mirar la pantalla de su teléfono, levantando la mirada de vez en cuando para ver la calle.
─ Tú buscas hacerme enojar, ¿no? ─ El rostro de Luthica parecía preguntarle al Vigilante a qué se refería con eso. Klaus por su parte ya había comenzado a entender un poco cómo funcionaba la mente de la muchacha; no funcionaba, o al menos algo de sentido común le faltaba a la chica. ─ Ponte la máscara y vamos.

El dúo había comenzado a usar sus máscaras para secuestrar a los sujetos. Después de todo, sería un problema no poder volver a salir a la calle por ser perseguidos por la policía. La de iris verdes parecía tener algo que lo usaba como máscara en un callejón lleno de periódicos y cartón.

El dúo se disponía a ir por el hombre, cuando alguien apareció frente a él, alguien que el par ahora reconocía bastante bien.


─ ¡Miss Heart!

Al instante, Luthica salió despedida en dirección a la mujer que no los había notado todavía. Muy heroína profesional podía ser su oponente, pero un ataque sorpresa seguía siendo un ataque sorpresa. Tal y como se esperaba Galaxy pudo darle una buena patada en la espalda a Mis Heart, aunque el sujeto solitario frente a ella acolchonó lo que podría haber sido una dolorosa caída. Quizás el que una bella mujer cayera sobre él lo distrajo un poco, pero el hombre no pareció adolorido en lo más mínimo. Por otro lado, la espalda de la de vestido rojo comenzó a tornarse blanca y resquebrajarse un poco.

─ ¡Así que tú estás hecha con chocolate blanco! ─ Exclamó Galaxy.
─ E-Esto, ¿nos conocemos? ─ Preguntó Miss Heart, girándose para quedar sentada en el suelo, al tiempo que llevaba su mano con el chocolate que pretendía darle al solitario, para en vez de eso usarlo para curar su espalda.
─ Sí… ─ Respondió Klaus, acercándose a la escena. ─ Nos conocemos más de lo que me gustaría, que es nada.

La mano ennegrecida de Pitch Black fue por la cabeza de la heroína, después de todo, aquél era un simple clon, no era como que fuera a matar a nadie. Sintiendo el peligro en aquél simple gesto, la clon rodó hacia un lado, alejándose del par para ponerse a salvo.

─ Siento que no estabas estirando tu mano para ayudar a una dama a levantarse. ─ Replicó la del escote, poniéndose de pie ya con algo de distancia.
─ Quizás lo haría si hubiera una dama aquí.

Las máscaras y el comportamiento del par fueron suficiente como para que la heroína supiera que no estaba tratando con un civil cualquiera, por lo que formó un par de cuchillas de chocolate en sus manos. Al parecer aquél día tendría un trabajo extra más que solo entregar chocolates.

[***]

Shiory Shiory Dele my baby~
 

-계산이 좀 느리니?-
Registrado
27 Nov 2008
Mensajes
1,659
Ubicación
Candyland
Offline
─ Usa todas tus fuerzas para que el chocolate no caiga al suelo.
─ No creo que esa debería ser tu principal preocupación ahora mismo
─ respondió Klaus a su compañera viendo cómo Miss Heart los apuntaba con una de las cuchillas.

Sin esperar más, la clon lanzó con presición una de sus armas contra Luthica y comenzó a correr contra los Vigilantes. La muchacha se propulsó hacia los aires haciendo uso de un vector gravitacional y logró esquivar fácilmente el ataque, aunque eso dejaba solo de momento a su compañero en la batalla.

Dándose cuenta de la situación Klaus activó el poder en sus manos y se agachó un poco a fin de comenzar a absorber pedazos de roca y asfalto del piso a su alrededor para sacarlos disparados ininterrumpidamente desde la otra mano que iba apuntando contra la heroína. Para su sorpresa, esa cuchilla de simple chocolate parecía tener suficiente filo para cortar algunos de esos pedazos que le lanzaba; había escuchado que se podía crear cuchillos de cualquier cosa, hasta de azúcar, pero era la primera vez que veía algo así.

Pero pareciendo que eso tenía un límite, la doble de dulce comenzó a avanzar solamente esquivando con elegancia los ataques, probablemente analizando una abertura por donde atacar, o al menos eso creyó Klaus. Pero un quejido de la de máscara de hueso hizo desviar la atención del azabache hacia el cielo no muy detrás de él, donde vio que la primera cuchilla de ataque estaba moviéndose como si tuviese voluntad propia.

─
Deberías preocuparte más por ti mismo, chico─ dijo la del vestido, viendo que en la distracción el joven no se había percatado de mover su mano hacia una nueva zona del piso, y por ende sólo estaba expulsando algo de barro y tierra que yacía debajo del sustrato duro. Aprovechando eso, la mayor avanzó acortando la distancia por un lado sin importarle demasiado que algo de barro y tierra le cayera sobre el vestido, y blandió su espada liberando varios picos filosos de chocolate marrón.

Ante el contraataque inesperado, Pitch Black intentó redirigir su mano hacia otro lado en busca de más posibles escombros, pero notó que ya había usado todo lo que podía alcanzar en esa posición y esos nuevos proyectiles no le darían el suficiente tiempo para intentar esquivarlos sin recibir daño. Por lo tanto, detuvo su ofensiva y se levantó hasta el cuello el abrigo antes de activar su poder de absorción en la parte frontal del torso, parándose en el lugar mientras sudaba algunas gotitas de sudor frías. Sólo esperaba ser presiso en su movimiento para lograr absorver ese chocolate sin que se le escaparan algunos hacia otras zonas del cuerpo no activadas.

Pero antes de que las espinas llegasen a él, una fuerza sobre su cabeza y hombros lo obligaron a caer contra el piso.

─
Ups...─ se escuchó decir débilmente a Luthica entre jadeos, quien apareció a su lado y le ofrecía la mano para reincorporarse─. Eso parece que dolió, pero fue para salvarte.

Lo que había sucedido era que como Harwick lo había visto desde arriba, no reconoció que ese raro poder de absorción había sido activado y sólo creyó que ese chico se había vuelto medio loco o suicida. Por lo tanto, y también cansada de no poder deshacerse del cuchillo que arremetía contra ella (pues se había limitado a esquivarlo como podía e intentar desviarlo con el uso de sus vectores, pero como estaba siendo controlado, seguía volviendo hacia ella) decidió aumentar de forma repentina la gravedad a su alrededor a fin de cambiar la dirección de esas mini lanzas de chocolate que estaban por, según ella, matar a su compañero. De paso también logró que el arma que la atacaba se precipitara contra el piso y se rompiera, aunque seguramente fue en parte porque el poder del Gravity Chaos había afectado a Miss Heart, quien no tuvo un destino diferente al sufrido por Alcott. Pero alterar tanto la gravedad después de haber estado convocando varios vectores sin descansar, realmente jugó un efecto negativo en el cuerpo de la joven; además del cansancio, una desagradable sensación comenzó a maltratar su estómago.

Aunque el de mirada azulada estaba por regañar de nuevo a de la máscara, al notar su mirada temblorosa y su aliento agitado, además de algunos cortes en sus brazos, se limitó a guardarlo para más tarde y decidió observar también el estado de su contrincante.

Algo aturdida, la pelirroja se estaba comenzando a recobrar del golpe que dejó varias fisuras de chocolate blanco en su cara y Pitch supo que era su oportunidad.

─
Oye, ¿yo también puedo usar esos vectores que creas?


Corvent Corvent Gogo power ranger(??)~
-------
774 palabras= 12 chocos + 97= 109 chocos.
 
Última edición:

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
─ No veo por qué no, pero no es tan fácil como creerías usarlos. ─ Explicó Galaxy sin quitarle la vista a Miss Heart.

─ Tú solo mándame contra ella tan rápido como se pueda.

La heroína pudo ver cómo el par hablaba, pero no había podido escuchar en su totalidad qué era lo que decían, pero no iba a darles tiempo de responder. La mujer chocolate lanzó al aire un par de cuchillas de chocolate, para luego crear un par más en sus manos, impulsándose hacia adelante e iniciando una carrera para acercarse al dúo. Fue en ese mismo instante que Klaus se colocó delante de Luthica, al tiempo que se protegía con los brazos y era lanzado por uno de los vectores de la Vigilante.

En rumbo de colisión, Miss Heart lanzó sus cuchillas contra Pitch Black, apuntando de frente, pero estas desaparecieron al contacto con el muchacho, revelando que, bajo su ropa, por toda la extensión de sus brazos su quirk estaba activo, absorbiendo de esa forma las cuchillas. Si no esquivaba, la clon correría el mismo destino que sus cuchillas, por lo que se lanzó hacia un lado para evitar el mortal proyectil humano. Pero lo que la del escote no esperaba, era que Galaxy fuera aferrada a la espalda de su compañero, escondida y esperando el momento de lanzarse contra la heroína con uno de sus vectores, usando de apoyo la espalda de Alcott. El muchacho fue impulsado aún más lejos, pero Harwick tuvo la oportunidad de llegar a Miss Heart y aplicar su gravedad, dificultando el movimiento de esta, para luego dejar caer su puño impulsado por la misma gravedad que las empujaba al suelo, dándole en la cabeza la de vestido rojo.

Aún con todo el daño que había recibido y su rostro resquebrajándose, la de vestido rojo se negaba a rendirse, tratando de levantarse en la gravedad aumentada, pero mientras Harwick mantenía la gravedad aumentada, Pitch se recuperó y corrió en dirección al par de féminas, lanzando por delante de él los cuchillos de chocolate que había absorbido hacia unos instantes desde sus manos. Las armas viajaron en línea recta y solo bajaron un poco su altura al llegar a la zona afectada por Galaxy, pero el de iris azules había pensado en eso y había apuntado alto con anticipación.

Las dagas se clavaron en Miss Heart, y si bien el daño fue mínimo, le dio una oportunidad a Luthica de cancelar su poder y alejarse, al tiempo que Klaus entraba en acción y, con su brazo ennegrecido hacía desaparecer la cabeza de la mujer chocolatosa, cuyo cuerpo cayó al suelo, estallando en chocolate una vez que Alcott ya había pasado de largo.


─ Otra menos. ─ Indicó Klaus, un poco jadeante.

─ ¡Ah! ¡¿Pero cuándo vamos a poder recuperar el chocolate en el que estallan?! ─ Se quejó la pelinaranja.

─ Para eso es el plan. ─ Indicó el de ojos azules, revolviéndole el cabello a Galaxy.

─ ¡C-Criminales! ─ Gritó el hombre que Miss Heart había intentado alegrar con su chocolate.

─ ¡Oh, cierto! Nosotros vinimos por ti.

A las palabras de Luthica, el hombre palideció, intentando escapar. Pero ante la tenacidad del dúo, el escape era imposible. Ahora solo faltaba el acto final, el momento donde podrían desquitarse y, por qué no, juntar chocolate para la amante del papel periódico.

[***]

Edit: Tiro dado por otra Miss Heart bien matada (?)
Shiory Shiory let's go my baby~
 
Última edición:

-계산이 좀 느리니?-
Registrado
27 Nov 2008
Mensajes
1,659
Ubicación
Candyland
Offline

─ ¡Ah!─ se quejó la muchacha al levantar un poco la manga de su abrigo, notando cómo la sangre de un par de cortes no muy profundos seguían sangrando.
─
Déjame ver eso ─ se preocupó Pitch, acercándose una vez que dejó al nuevo sujeto junto a los demás─. Tenemos que vendarlo de alguna forma... Oye, ¿dónde vas?─ Ignorando lo que decia su compañero, Harwick se alejó hasta queda por debajo de un árbol al costado de la calle, y se agachó pareciendo buscar algo en la nieve. Acto seguido, tomó un poco de la capa blanca que según ella estaba relativamente limpia y lo quiso poner sobre su herida, aunque no llegó a hacerlo por que un asustado Klaus la obligó a detenerse─. ¡Deja eso! Sólo te lo vas a infectar. Con vendártelo con algo estarás bien por unas horas, luego podemos desinfectarlo. ¿Entiendes?

─ Sí, entiendo─ asintió ella... Pero demostró que no había comprendido nada en realidad cuando sacó de su bolsillo un papel periódico "súper resistente" que quiso ponerse sobre la herida. Obviamente otro grito de Alcott la detuvo─. Pero el periódico es limpio, he leído que su tinta no es tóxica y en algunos lugares lo usan para envolver algunas comidas. Y lo usan mucho los señores de la calle─ En eso tenía razón, pero un periódico de váyase a saber cuántos días y encima sacado de dónde, no era el mejor ejemplo de esterilidad, menos si lo había aprendido de vagabundos.

Ignorando la información inteligente que sorprendentemente conocía esa chica, pero que se neutralizaba por su análisis circunstancial poco efectivo, el de cabellera negra pudo solucionar el asunto cuando el chico tuvo que romper un pañuelo que llevaba para usarlo como venda

─ Listo.
─ Gracias, creo que me siento mejor
─ sonrió─. Aunque me siento algo cansada...

[...]

─ Vamos, Jaimico─ señaló la Vigilante con un pinchito de pollo picane, mientras hablaba con la boca llena de manzana cubierta de chocolate─. Yo me siento todavía debil para hacer algo de eso.

Efectivamente, luego del esfuerzo extra que había ejercido al usar su quirk hace momentos atrás en la batalla, la pelinaranja había terminado algo mareada y cansada. Aunque el malestar se le había pasado después de descansar un poco, no desaprovechó la preocupación de su compañero para ganarse unos aperitivos de la feria y un merecido descanso.

Ya sospechando de la picardía de la enmascarada, el de orbes azulados terminó de amarrar al último staff del escenario de la feria y lo tiró junto al resto del personal igualmente inmovilizados detrás del escenario. Luego, se acercó a su compañera para arrebatarle el pincho de pollo y comérselo él en un par de bocados a la vez que ignoraba las quejas de la mujer.

─
Ya estamos listos.

[...]

─ ¡Señoras y señores! ¿Cuál de estas pobres almas en desgracia que sufren necesidad de amor creen que es la más solitaria? ¡Voten, voten!─ vociferó una enmascarada Galaxy animadamente por el micrófono junto a una música movida que comenzó a sonar por los parlantes, llamando la atención de los presentes en la feria.
─
¡Pueden apostar por sus candidados aquí─ también anunció Pitch Black, señalando a una señorita que estaba al pie del escenario con una urna y una tabla para anotar los interesados.

Todo el plan ya estaba totalmente listo: habían silenciado y atado a las sillas a los cinco hombres solitarios que habían juntado(?) anteriormente; habían también secuestrado y escondido a casi todo el staff organizador del evento, dejando sólamente a los del equipo técnico a quienes habían convencido que los Vigilantes eran animadores especiales que fueron invitados para llevar a cabo el último entretenimiento de la noche. Ahora sólo faltaba comenzar el show para atraer a Miss Heart.

─
Pero yo tengo espoa e hijos... Sólo había salido a comprar una torta─ murmuró uno de los semi rehenes que había logrado despegarse un poco la cinta que cubría su boca.
─
Parece que no lo entienden─ se acercó Luthica a los participantes, hablando con la voz baja pero claramente audible─. Si no obedecen a lo que decimos, mi amigo de aquí le deshará toda la cara─ aseguró con una sonrisa y los ojos cerrados, pero tal casualidad con la que lo decía les provocó un escalofríos en todo el cuerpo. Además, ver a Klaus que deshacía en sus manos ennegrecidas el rollo de cinta que había sobrado, reafirmó su dicho, Asi´que obviamente no tuvieron otra opción que acceder a colaborar─. Así que sean unos buenos hombres solitarios y llamemos juntos la atención de una tal Miss Heart, ¿sí?


------
Corvent Corvent Rushhhh

Ah, y tiro el dado de la Miss Heart. Luego Corv te menciona, Azu(?)

.................................................................................................................................................................. En serio? 12

750 Palabras: 12 chocos + 12 de este dado + 109= 133 chocos.
 
Última edición:

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
Los hombres solitarios dejaron de quejarse y comenzaron a comportarse nuevamente. Harwick ni si quiera tuvo necesidad de volver a taparle la boca al que había protestado. Con los preparativos listos, algunas de las parejas y transeúntes comenzaron a juntarse bajo el escenario para ver de qué se trataba todo el asunto, aquello era justo lo que necesitaban Pitch y Galaxy.

─ Vamos, gente, necesitamos su ayuda para dar inicio a este espectáculo final. ─ Anunció Klaus. ─ Todos deben gritar “¡Miss Heart, necesitamos a la heroína del amor!”.

En un principio los espectadores solo se miraron entre sí, por lo que esta vez fue Luthica la que intentó animarlos, con algo que seguro funcionaría según ella.

─ ¡Ayúdennos y pueden ganar fantásticos premios chocolatosos! ─ Declaró la muchacha, para luego imitar el grito de Alcott. ─ ¡Miss Heart, necesitamos a la heroína del amor!
─ ¡Miss Heart, necesitamos a la heroína del amor! ─
Gritó una chica, mirando a su novio con una sonrisa expectante.
─ ¡Miss Heart, necesitamos a la heroína del amor! ─ Gritó esta vez el novio, sin muchas opciones.

Poco a poco, más y más gente comenzó a gritar. Klaus, por su parte, comenzó a destapar la boca de sus rehenes, incitándolos a gritar con el público. Pronto, el grito se había vuelto un cántico grupal, pero este fue apagándose con los segundos.

Todos comenzaron a mirar en diferentes direcciones, esperando ver a la heroína, pero nada pasaba.


─ ¿Crees que se haya ido a casa?

Antes que Klaus pudiera contestar la pregunta de Luthica, una risa se escuchó detrás del público, que se separó para revelar a la mujer manipuladora de chocolate.

─ ¡Ustedes, criminales, no crean que se saldrán con la suya!

Alcott dejó su micrófono afirmado en uno de los rehenes, asegurándose que quedara a la altura de la boca de este, antes de salir corriendo a encontrarse con Miss Heart.

─ ¡Ayúdenos!, ¡nos secuestraron! ─ Exclamó el hombre, pero su grito fue interrumpido por Galaxy.
─ Disfruten de este show que hemos preparado, donde Miss Heart nos enfrentará para traer amor a los hombres solitarios, ¡en una épica actuación!

Esta vez fue Galaxy la que dejó su micrófono a un lado, saltando por lo alto con el apoyo de uno de sus vectores.

Klaus ya había comenzado a rodear a la de vestido rojo, dejando a esta última entre él y el escenario. Harwick ya había sufrido mucho por el chocolate perdido, por lo que esta vez el plan era eliminarla en el escenario, donde habían puesto una capa de plástico para tratar de recolectar algo del chocolate en el que estallaba la mujer.

Miss Heart no esperó a que su oponente atacara, lanzándose contra él, con almendras puntiagudas saliendo de sus nudillos, pero el golpe fue recibido por la palma abierta de Alcott, evitando en su mayoría las almendras.


─ Hay un par de “yo” que desaparecieron. Supongo que es cosa de ustedes. ─ Habló la del escote, aprovechando la cercanía.
─ Si terminas como ellas, entonces no tendrás dudas. ─ Bromeó un poco Pitch Black, activando su Quirk, que consumió la mano que había sujetado de la clon.

La mujer saltó hacia atrás, cubriendo el lugar donde solía estar su mano con la otra, para comenzar a regenerarla con chocolate, pero el dúo ya estaba cansado de pelear con los clones anteriores, y si bien se habían dado un respiro, lo ideal era acabar pronto con la recién aparecida. Fue por eso que la patada descendente de Luthica no fue sorpresa para Klaus, pero sí para Miss Heart, que se vio arrojada varios metros en dirección al escenario.


─ ¡Chocolate! ─ Gritó Luthica, de una forma un poco gutural que no iba completamente con ella.

[***]

Shiory Shiory Ah!! despierte para el rush!!!! (?) also
 
Última edición:

-계산이 좀 느리니?-
Registrado
27 Nov 2008
Mensajes
1,659
Ubicación
Candyland
Offline
─
Definitivamente las actuaciones de héroe profesionales se ven más realistas─ comentó una señora, muy convencida.

Ante la "actuación" tan ferviente, una buena parte del público se dirigió a las urnas a hacer las apuestas correspondientes con la señorita del staff que había sido asignada para la tarea. Definitivamente el escondido festival de este año tenía algo mejor comparado al de los años pasados.

─
¿Saben que lo que hacen es ilegal?─ cuestionó la doble de chocolate, formando una plataforma de chocolate sobre la que se posó y comenzó a elevarse.
─
No sé de lo que habla, ¡esto es una simple actuación y usted nuestra invitada especial!─ volvió a enfatizar Klaus, para aquellos que podrían haberla oído.
─ No, Jorge. Tenemos que decir, ¡argh! ¡Nos llevaremos el botín!
─ se sumó la pelinaranja cerrando un ojo al simular un pirata, lo cual sólo emocionó aún más al público a pesar de la rara imitación.
─
No permitiré que se salgan con la suya. San Valentín no es un día que pueden arruinar tan fácilmente.

Cansada de los disparates del par, la de la máscara de rosas creó un arco y flechas de chocolate blanco, sacrificando una vez más los dulces que traía para los varones solitarios. Luego, apuntó y disparó precisamente contra los adversarios aprovechándose que el público estaba manteniendo una distancia prudente para no salir lastimada.

Debido al encandelamiento que ocasionaban las luces del escenario justo por detrás de la heroína, los Vigilantes no fueron capaces de esquivar muy bien los proyectiles, por lo que Klaus recibió un par de disparos en las piernas y su compañera en un brazo. Pero para la sorpresa de los afectados, esas flechas dieron la impresión de derretirse al momento de entrar en contacto con ellos y expandirse cubriendo una gran superficie; los que cayeron en las piernas sujetaron al azabache fijamente en el piso, mientras que el del brazo se expandió hasta las puntas de los dedos y hasta el borde del hombro, imposibilitando doblar la extremidad.

─
¡Es demasiado duro!─ se quejó Galaxy golpeando sin éxito la extremidad apresada con el puño libre. Por su parte, el chico estaba descubriendo lo mismo, aunque para él no era demasiado problema.
─
Será mejor que te quedes quieta como tu compañero─ dijo la pelirroja, lanzando un par de flechas más, aunque esta vez sí fueron esquivadas por la propulsión hacia el aire que ganó Hawick con sus vectores

Pero ya sabiendo que esta niña parecía poder moverse rápidamente, la del escote en corazón no tardó en mejor redirigir los que habían fallado antes. Sin haberlo podido predecir, la de iris verdes instintivamente antepuso su brazo "malo", logrando que sólo una gruesa capa blanca se sumara al que ya estaba agobiándola, así que tuvo que volver más "ligero" tanto su cuerpo como al chocolate por acción de su Gravity Chaos.

Ya algo desesperada, la menor aplicó gravedad aumentada sobre el chocolate y al ver que se rompió en pedacitos, se apuró a darle un par de mordiscos a los fragmentos suspendidos. No obstante, un ademán de su manipuladora volvió a dejar el resto en su lugar.

─
Ja, ja, ja. Eso no funcionará─ advirtió la mayor─. Si sólo fuese villana ya podría haberte extrangulado con ese mismo chocolate, pero tienes suerte. Vamos, ya ríndanse, mi chocolate es muy resistente─ se bufó volviendo a lanza otro par de flechas a los pies del muchacho en el piso, quien ya se estaba por liberar y tramar algún ataque sorpresa.

─
Veremos si tú eres más resistente que el resto de las clones─ desafió Luthica─. ¡Morgan, abajo!

Tras dar el aviso, la estrategia del campo con gravedad aumentada dio inicio.
 

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
A la señal de Luthica, Klaus puso sus manos en el piso frente a él, quedando apoyado en ambas piernas y brazos. Al instante, Galaxy incrementó la gravedad, afectando a la mujer voladora, a ellas misma y al pelinegro. De todos, la que menos estaba preparada era la heroína, que terminó desplomándose al piso. La caída por sí sola, con la gravedad aumentada hubiera sido grave, pero ese no era el plan, y Harwick desactivó rápidamente su poder, tanto para comenzar a descender más lento ella, como para dejar que su compañero en el suelo actuara.

Pitch estaba en la posición de un corredor de maratón, esperando a que el efecto del Quirk de su compañera dejara de hacer efecto, instante en el cuál, con su pierna ya libre de haber absorbido el chocolate que la encerraba, inició una carrera, logrando taclear a la de vestido rojo mientras esta caía, haciendo que esta quedara en el piso un brazo y costado resquebrajados. Miss Heart intentó recuperarse, pero el de iris azules no había terminado, acercándose rápidamente y sujetándola en el piso.


─ ¡Ahora! ─ Exclamó el muchacho.

Galaxy se acercó al par que forcejeaba en el piso, y usando uno de sus vectores los empujó más hacia el escenario hasta que prácticamente estuvieron justo frente a este, momento en que Alcott activó su Quirk en brazos y piernas, cortando de esta forma las de la clon de chocolate.


─ No crean que han ganado. ─ Replicó Miss Heart al ver a Pitch Black levantarse y tomarse un instante para recuperar el aliento.
─ No, todavía no ganamos. ─ Indicó el muchacho, mirando al escenario. ─ ¡¿Lista?!
─ ¡Lista! ─
Contestó Luthica desde el escenario, donde la muchacha había agarrado parte del plástico que habían extendido en el piso, preparándose para recibir su premio, algo que era evidente con solo ver su rostro.
─ Oh, no, lo que sea que estén preparando no me gusta para nada.

La de escote rojo vio como Klaus se acercaba a sujetarla del torso, pero antes de que pudiera tocarla, ella hizo aparecer espinas de chocolate, como si de un puercoespín se tratase. Aquellos segundos en que Alcott dudó le dieron tiempo para formar un par de pies que le permitieran realizar una retirada estratégica.

Pitch chasqueó la lengua. Aquella había sido la oportunidad perfecta para lanzar a la chocolatosa a la trampa de Harwick, pero la desgraciada no quería caer tan fácilmente.


─ ¿Podemos olvidarnos de recolectarla? ─ Preguntó Klaus a su compañera, pero esta lo miró con la furia de mil infiernos, confirmando que aquello no era una opción. ─ Está bien, está bien. ¿Ahora, cómo te hago caer?
─ ¿La respuesta simple? No podrás. ─
Indicó la de vestido rojo mientras regeneraba sus manos.
─ Pues déjame decirte, el que no seas real solo me da más opciones de incapacitarte sin matarte inmediatamente. ─ Sonrió Alcott.

Miss Heart había subestimado la determinación de sus oponentes, pero por mucho que blufeara, Klaus sabía que no podía seguir alargando la pelea, puesto que tanto él como Luthica se estaban comenzando a cansar.


[***]

Shiory Shiory Ahhhhhhhh!
 
Última edición:

-계산이 좀 느리니?-
Registrado
27 Nov 2008
Mensajes
1,659
Ubicación
Candyland
Offline
La mente de Luthica comenzó a trabajar de la forma más rápida que había necesitado en toda la noche, aunque el chillido del público excitado realmente no la ayudaba a pesar en alguna nueva forma de ataque, en tanto Klaus iba sintiendo cómo su cuerpo comenzaba a sentirse un poco más pesado por la nueva dotación de dulce (los absorvidos anterioremente ya habían sido desintegrados y algunos pedazos deschados a fin de preparse para esta batalla). El jadeo de ambos Vigilantes creaban pequeñas nubes de vapor transitorios en el ambiente, que refractaban la luz proveniente de los focos sobre el escenario que seguían iluminando el espectáculo. De hecho, esas luces les dieron una idea a Galaxy.

Por su parte, Miss Heart sabía que había perdido una considerable masa de chocolate por la efectos del Event Horizon del muchacho, por lo que su cuerpo ya no era tan resistente como al comienzo. Debía ser más precavida, y huir en busca de su original yo no parecía mala opción. Sin embargo, no podía abandonar la escena si tanta gente estaba expuesta a ese par de enmascarados peligrosos.

Alcott notó cómo la pelirroja iba escaneando la gente a a pesar de su situación desventajosa, y supo que a pesar de ser una doble mantenía intactos sus instintos de heroína. Era hora de jugar sucio.

─ Oye, atacaremos a la gente─ susurró Klaus a su compañera, quien se sorprendió un poco─. Pero intentemos no lastimarlas, sólo necesitamos que Miis Heart pierda su ritmo.

Comprendiendo la sitaución, Harwick asintió y se preparó para la nueva ronda de ataque. Alcott comenzó corriendo con sus pies descalzos, ya que liberarse de la situación anterior requirió del sacrificio de sus zapatos, que estaban igual de activados con el quirk como en sus manos.

Con un par de espadas de chocolate, la pelirroja quiso defenderse, pero otra vez se encontró con que ese chico seguía absorviendo sus creaciones con cada tacto. De hecho, requirió más concentración que antes para poder esquivar las patadas y las manos, por lo que volvió a tomar distancia deslizándose con chocolate por sobre la nieve como si se tratara de algún tipo de trineo.

Igual ese tiempo ganado fue suficiente para que Luthica se haya acercado a algunas luces del escenario y al plástico sobre el escenario para aplicarles gravedad negativa, con lo que fue capaz de llevar flotando hasta el centro de la muchedumbre que estaban rodeando en círculo la zona por frente al escenario.

─ ¡Cuidado con las luces!─ avisó uno de los rehenes que todavía seguían sobre le escenario, al sospechar los planes de la Vigilante. De hecho, recién con ese grito el público fue capaz de despegar sus miradas de la pelea y notar el peligro. Aunque todo parecía muy real, algo en sus instintos les decía que eso era demasiado real.

─ ¡Ahí va!─ dijo Galaxy tirando al azar en destiempo el par de luces gigantes sobre diferentes puntos del público, cosa que la de la máscara de rosas no pudo ignorar.

Desesperada por salvar a las personas, la del vestido rojo desertó la batalla con el muchacho y voló rápidamente montada en una tabla de chocolate. Al primero que fue lanzado lo cubrió sacrificando momentáneamente el chocolate blanco que conformaba su parte inferior para comenzar a descender lentamente a un lado despejado de personas. En paralelo, la parte superior de la heroína salió propulsado buscando hacer lo mismo con el otro objeto. No obstante, la menor de cabellos naranjas apareció desde detrás de éste y aceleró contra ella el plástico que había traído, envolviendo a lo que quedaba de Miss Heart, menos la cabeza. Inmediatamente, la propulsó con un vector hacia donde se hallaba Klaus.

─ Esto se terminó─ cantó victoria Pitch Black, absorbiendo la cabeza incrédula de la heroína que se desvanecía en su palma. Luego, la explosión esperada se llevó a cabo dentro de la "bolsa".

igual de incrédulos estaban los espectadores que habían observado la batalla a pesar de haber tenido que escapar de los objetos voladores. ¿En serio acababa de perder la heroína? ¡Eso no podía ser!

Pero antes de que pudiesen empezar a quejarse por el resultado de ese bizarro espectáculo, la luz faltante cayó en ese espacio vacío frente al escenario antes mencionado, y la voz femenina de la chica de la máscara de hueso resonó en el ambiente a través del micrófono que había recuperado de las piernas del sujeto atado al que se lo había dejado.

─ Bueno, hasta aquí llega el espectáculo de este año. ¡Nos vemos!─ concluyó apuradamente con un ademán que levantó la nieve de los alrededores y creó una especie de pantalla de nieve momentánea que distrajo a los presentes.

Cuando las personas pudieron ver mejor, notaron que los dos "presentadores" ya no estaban. De hecho, algo más faltaba.
─ Ah ¡No están las urnas con el dinero de las apuestas!
─ ¡Exijo que me devuelvan mi dinero!

------------
Corvent Corvent Ahí edito con colores y veo los errores.

Ya en un ratito tiro los dados junto a eso Dx

813 Palabras: 13 chocos +31 (me odiaron un poquitiiiiito menos los dados estos) + ?? de antes= ?? chocos.
 

Morpheus's Dream ♚
Registrado
12 Abr 2015
Mensajes
1,479
Ubicación
Medium Coeli
Offline
A ver... Tengo algunos comentarios y varios jalones de oreja que hacer antes de ir con lo que les interesa (?)

¿Dónde están mis citas?... Ah, aquí...
1233 Palabras= 17 chocos + 40 de White day= 57 chocos
No quiero desilusionarlos, chicos, pero este evento y los "generales" de la temporada del amor "Día del amor" (al que no llegaron) y "White Day" son diferentes. Por lo que los chocolates de ellos y los de aquí no se suman.
—. Anímate, hoy podría ser el día en el que encuentres a tu verdadero amor,
Me pareció un comentario acertadísimo el de Miss Heart, no sabía que también tenía el don de la videncia (?).
Aquella mujer de rojo, ¿cómo osaba molestarlo con un chocolate tan bueno y solo darle uno? No podía aceptar tal estupidez, no sin antes encontrar a aquella desgraciada y vengarse por lo que acababa de hacer.
Esto me pareció tan... random :09: No sabía que Klaus era tan sensiblón (?)
─ Lo que sospeché, es una doble. Por eso se tuvo que regenerar el hueco en el brazo... Presta atención y cúbreme. Haremos un ataque rápido─ se decidió Alcott, activando el quirk en sus brazos atrapados por debajo del chocolate.
Me sorprendió la rapidez con la que pudo deducirlo... Qué inteligente es (?)
─ No sé por qué, pero de repente me siento mucho mejor. ─ Habló el vigilante, sonriente.
Eso fue un poco creepy, ya que tuvo que cortarle la cabeza a alguien aunque fuera de chocolate para sentirse mucho mejor (?) Pero sí, liberar la ira siempre hace sentir a alguien mejor.
Y saber que ella se llama Miss Heart (o al menos eso había dicho el caballero interceptado antes)
Según leí 🤔 el caballero no dijo el nombre de la heroína, pero lo dejaré pasar (?)
─. ¿Cuál es tu nombre?

─ Luthica
─ sonrió─. ¿Y tú?
─ Klaus.
─ Un gusto, Rigoberto.
─ ¿Qué?
─ Ah, ¿era Abelardo?


─ Olvídalo─ le dijo algo irritado, no tenía el humor suficiente para seguirle un juego que no entendía. Cuando al fin parecía ir conociendo un poco más a esa chica, ahora se encontraba intentando descifrar si es que era sorda, loca o simplemente le estaba jugando una broma.
Esta escena me dio gracia y me gustó por dos cosas... Entiendo que Luthica sea tan mala con los nombres, pero al menos pudo ser algo parecido al principio, ¿no? :09: La última oración me gustó (?) muy interesante lo que se cuestionaba el joven...
─ Lo que pensé, la tipa no es tan conocida a pesar de ser héroe. ¿Emilio?
Me hiciste ir a revisar su ficha y todo, y aunque es literalmente la primera vez que se usa al NPC, tiene una popularidad de 175 puntos de 200, lo que la hace mundialmente conocida. De conocerla... bueno, sí, deberían.
@LadyAzulina Aviso que tiraremos dados de 90 caras por la Miss Heart que matamos(?) antes /o/
En realidad sólo uno de los dos debía tirar el dado: el que hiciera el post donde la matara, así que los dados que se cuentan son los dos primero de Corv y el último tuyo.
Preguntó Harwick, levantando su máscara de hueso
Me pregunté "¿Cuándo se pusieron su ropa de vigilantes?" y "¿De dónde la sacó Luthica, ahora que vive en la calle?". Deben tener cuidado con estos detalles.
La de iris verdes parecía tener algo que lo usaba como máscara en un callejón lleno de periódicos y cartón.
Honestamente, no entendí esta oración. Pero como soy buena, lo ignoraré y no le quitaré la cantidad de palabras que tiene (?).
Por otro lado, la espalda de la de vestido rojo comenzó a tornarse blanca y resquebrajarse un poco.
Bueno, entiendo que fue una patada y, pensándolo aquí de forma normal, no le rompió nada ni le hizo un agujero ni stuff, por lo que no tuvo que haberse resquebrajado o mostrado el chocolate blanco. La apariencia chocolatosa era ya en heridas o al regenerar partes del cuerpo, no por un golpe, así que varias situaciones como esta se repitieron en las peleas sin ser completamente verdad.
─ Tú solo mándame contra ella tan rápido como se pueda.
En esta escena creí que él estaba literalmente frente a ella porque ella estuvo a punto de "matarlo". Se saltaron algunas descripciones~.
pero estas desaparecieron al contacto con el muchacho, revelando que, bajo su ropa, por toda la extensión de sus brazos su quirk estaba activo, absorbiendo de esa forma las cuchillas
... ¿y por qué su ropa no fue absorbida por su quirk, too? Debió haberse quedado con el pantalón cortado y sin las mangas del abrigo / el torso desnudo. Realismo (?).

*Ahem* Veamos, chicos.

Light. Light. me dejaste en ascuas QwQ Me quedé esperando a que derrotaras a Miss Heart, yo toda emocionada :c

Hiciste dos posts, el primero de 667 palabras y el segundo de 918; en ambos superaste las 500 palabras así que tienes 20 chocolates + las 585 palabras restantes que te dan 5 chocolates más. En total obtienes 25 chocolates.
Corvent Corvent & Shiory Shiory, sorpréndanse (?). Como trabajaron juntos, el total de chocolates por la cantidad de palabras, sea de uno o de la otra, termina juntándose para los dos. ¿Qué quiero decir? No importa si el post es de Corv o de Shio, los chocolates que gana Corv por sus cantidad de palabras también los obtiene Shio y viceversa, al igual que los obtenidos mediante los dados.
En total hicieron 13 posts, y en todos superaron las 500 palabras; sí, incluyendo aquel que sólo tiene 501 palabras ¬¬, por lo que con ello ya obtienen 130 chocolates + las 3573 palabras restantes que les dan 35 chocolates extra + 87 chocolates del primer dado de Corv + 78 chocolates del segundo dado de Corv + 31 chocolates del último dado de Shio. En total obtienen 361 chocolates. ¿Se lo esperaban? Bueno, yo tampoco :09: Como ven, ambos obtienen el título sin la necesidad de que el intervalo del mismo disminuya. ¡Felicidades por romper los esquemas que nosotros mismos nos habíamos hecho y superar con creces los retos de la primera Temporada del Amor de MHA!

Coco, los chocolates los puedes guardar en tu inventario o convertirlos en yenes (se multiplicarían por 10). Si los guardas, podrás convertirlos al objeto de la próxima temporada cuando ésta llegue o mantenerlos intactos hasta la próxima temporada del amor para juntarlos con los que consigas.

Dejo el tema abierto para tu decisión y comentarios de la parejita~
Iré actualizando fichas... No desesperen.
 

-계산이 좀 느리니?-
Registrado
27 Nov 2008
Mensajes
1,659
Ubicación
Candyland
Offline
Yo sólo quiero decir.... Que si tuviese un corazón débil ya me hubieses matado(?) ;w;

Pero gracias por ponerte imparcialmente buena(?) y valorar nuestro esfuerzo. Me alegra que pudimos divertirnos en este evento y ganarnos a la vez lo que apuntábamos /o/ cofcofelrushvaliólapenacof

Gracias por la devolución tan rápida too~
 

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
Nos divertimos bastante con el evento XD
Fue buen comienzo para nuestros pj o/
Ahora venga ese título (?) Okya
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie