Quest D Protegiendo al competidor [Mai Hitomi & Masaki Nakai]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Un joven de cabellos cobrizos alborotados corría de un lugar hacia otro, dentro de su habitación. Todo era un verdadero desastre. Ropa sucia desperdigada por doquier, un montón de platos sin lavar encima de los muebles, incluso era posible avistar pañuelos usados y demás porquerías propias de la vida de un adolescente. Touji estaba hecho un manojo de nervios, pues no lograba encontrar por ningún lado su cinturón multiuso, donde estaba su D-Arc y las cartas que utilizaría para la gran final del torneo. Sentado en la cama un ave, de plumaje rojizo en el cuerpo y blanco en la cabeza, le observaba. Hawkmon no compartía en lo absoluto el estrés de su tamer, probablemente porque estaba muy ocupado balbuceando que nada de esto ocurriría si Akami fuera un poco más ordenado. En efecto, a pesar de haber demostrado una habilidad destacable durante sus batallas, el humano carecía completamente del rigor necesario para mantener su casa limpia y ordenada, lo que se traducía situaciones como aquellas en un asunto del día a día para la pareja.

Touji exclamó de alegría al encontrar el cinturón con sus cosas, estaba oculto entre las sábanas de su cama. Inmediatamente se dio media vuelta para encontrarse con su digimon, quien simplemente enarcó una ceja y suspiró, negando en silencio. Hawkmon se levantó y caminó a la puerta, dando a entender que ya debían irse al Coliseo.

Te dije que fueras más ordenado.

¿Y si alguien me lo hubiese robado? —Respondió desafiante, evitando reconocer su responsabilidad en el asunto— Últimamente parece que el mundo está en mi contra.

Exagerado —murmuró—, pero para eso tendrás guardaespaldas.

Tendremos, dirás.

Sí, sí, eso mismo. Vamos que si perdemos por llegar tarde —a Touji le dio un escalofrío ver el rostro amenazante de su compañero. A pesar de que congeniaban muy bien, cuando se trataba de mostrar virtudes su digimon parecía adulto en comparación a él, que tan solo tenía quince años.


"Protegiendo al competidor” (D)

a) NPC que la solicita: -
b) Descripción de la misión: El más reciente torneo de "Digimon Battles" ha iniciado en la ciudad y el favorito de muchos a ganar es un Tamer de mediana fama llamado Touji Akami. Sin embargo, hay alguien que no desea que Touji gane, por lo que ha puesto todos sus esfuerzos en sabotear el Tamer y obligarlo a retirarse del torneo o hacer que pierda sus combates. Hoy es la final y, contra todo pronóstico, Touji ha logrado llegar a ella. Sin embargo necesitamos a alguien que sea su escolta, y se asegure que nada le pase antes y durante el combate
c) Descripción del campo de juego: Ciudad - Coliseo
d) Objetivos a cumplir:
  • Proteger a Touji y evitar que sea victima de más saboteos
  • Atrapar a cualquiera que sea sospechoso
e) Notas
  • Quest disponible en modalidad Individual o Party
  • No tenemos pruebas de que su contrincante sea el responsable de los intentos de saboteo. Sin embargo tampoco tenemos razones para no sospechar de él.
  • Por las normas del torneo, no pueden estar con él en la arena cuando el combate inicie. Sin embargo pueden estar en el público o entrar a su camerino antes de la batalla.
Digivice: iC (Masaki) y D-Arc (Mai)
Modalidad: Guild
Posts: 2 por persona
Recompensa: 150 bits (+1 Fama)
Plazo: 7 días (Domingo)

Blair Blair - [CLICK]
Masaru Masaru - [CLICK]
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


Como se había vuelto costumbre desde la llegada de ambos a Star City, la pareja de Gungnir había iniciado su día tomando un desayuno en una de las más conocidas cafeterías de la ciudad. Ambos Tamers mantenían una charla amena mientras sus respectivos Digimon aprovechaban de comer y soltar algún que otro comentario de vez en cuando. A su alrededor, el ambiente era bastante similar, con varios humanos y Digimon conversando, comiendo o simplemente pasando el rato en el local

- ¡No se pierdan hoy la final de la Copa de Otoño de Star City! - Dijo un Hanumon a través televisor del establecimiento - Hoy a las 11 AM en el coliseo de nuestra amada ciudad.

- ¿Ese es el torneo en el que participa el chico de hoy? - Preguntó Coronamon, moviendo la cola con curiosidad.

Mai intercambió una mirada rápida con su compañero y asintió, bebiendo un sorbo de su café mientras esperaban la hora de la partida. Masaki, por su parte, observó de reojo el D-Terminal en su mesa, el cual tenía en su pantalla los detalles de la misión de aquel día: Escoltar a uno de los finalistas, el cuál había sido saboteado constantemente durante todo el transcurso del evento. El chico pasó su dedo por el botón del dispositivo, haciendo bajar la información para ver de reojo algunos de los sucesos reportados, entre los que se incluían robo de sus cartas, encerrarlo en una habitación para hacerlo perder por default y un Digimon que, "casualmente" había roto su Digivice mientras lo revisaba. Sin importar como lo viera, tanta "coincidencia" junta justificaba completamente que solicitaran escoltas para el pobre chico, el cual empezaba a ganar la admiración del japonés por no retirarse antes.

- Akami Touji, quince años, su compañero es Hawkmon... - Leyó distraído el chico de cabello verde - Su especialidad es el D-arc y el uso de Card Slash... ¿Hawkmon no es uno de los que pueden usar Digimentals? - Preguntó, dirigiéndose a su propio compañero - Es extraño que no los use.

- Cada quién tiene su especialización distinta - Comentó el reptil - Tal vez el chico se siente más cómodo con cartas que con Armors.

- Podría ser - Opinó la pelirroja - ¿La información dice algo sobre su oponente?

- Hiryuu Sousuke, diecinueve años - Informó Masaki - lleva el apodo de "Samurai" por su nacionalidad y el hecho que su Digimon es un... ¿Musyamon?

- Un Digimon Adult, del tipo "Demon Man" - Explicó Agumon, como ya estaba acostumbrado - Suelen ser bastante feroces en combate, así que hay que tener cuidado en enfrentarlos.

- Me pregunto si él será el responsable del saboteo... - Comentó Mai pensativa - Nos dijeron que no tenían pruebas, pero que tampoco podíamos descartarlo.

Antes que el chico pudiera decir su opinión, el sonido del D-arc de Mai los alertó al marcar las 9:20. Tenían que encontrarse con su cliente en diez minutos, para llevarlo hasta el coliseo. Se levantaron de sus asientos y dejaron la paga en la mesa junto a la propina antes de partir, saliendo a las transitadas calles de Star City en dirección a la zona residencial. Gracias a la cercanía les tomó únicamente cinco minutos llegar, encontrándose en la puerta de uno de los INN con un chico de cabello cobrizo y un Hawkmon de postura impaciente, los cuales identificaron instantáneamente como sus clientes de aquel día. Ambos Tamers se apresuraron en alcanzarle, para después iniciar con las presentaciones.

- ¿Tú eres Touji Akami? - Preguntó la líder de Gungnir, tendiendo su mano.


Blair Blair
 

スパークル
Supermoderador
Offline

Creo que se equivocaron de persona. — Tartamudeó el chico, Hawkmon golpeó su propio rostro con el ala, exasperado por la torpeza de su tamer para mentir.

¿Quiénes son ustedes? — Se adelantó a preguntar el ave digital, Masaki extendió su brazo, ofreciendo la mano al competidor del torneo.

Soy Masaki, y ella es Mai. Nos encargaron la tarea de cuidarte hoy para que no te suceda nada antes de la batalla.

¡Oh, los guardaespaldas! Sí, soy Touji. — Soltó finalmente, aunque por los nervios mostrados en la mentira, la pareja japonesa ya estaba al tanto de que el chico era su cliente de aquel día. Hawkmon les informó sobre los distintos intentos de sabotear al chico, entre ellos, una chica que había sido contratada para seducirlo y alejarlo de su camarada, cosa que hubieran logrado de no ser porque el ave no se fiaba de las cosas a esas alturas.

Wow… Alguien está esforzándote por dejarte fuera. — Coronamon fue el que hizo el comentario, recibiendo en respuesta una mirada severa por parte de Mai y Agumon, lo que había dicho había sido suficiente para crispar nuevamente los nervios del competidor.

En fin… ¿Cuál es el plan? Tienes un horario, asumo… Hay que trazar alguna estrategia para que nunca estés solo, supongo que, aunque sea incómodo para ti, incluso tendrás que estar acompañado cuando vayas al baño — los ojos de la pelirroja se posaron sobre su novio, el cual asintió en silencio —, en el camerino podríamos estar los dos y en el camino al campo también. Ya en la arena no podemos estar contigo por reglamento, pero nos quedaremos en las gradas hasta que todo termine.

¿Lo del baño es necesario?

¿Recuerdas que ya una vez te dejaron encerrado?

…cierto. — El chico concedió la razón a su compañero digital, el cual parecía más ansioso que al inicio, su mirada estaba encendida con una flama intensa que denotaba sus ganas de ir a la final del torneo y destrozar a su contrincante, demostrando que cualquier obstáculo que les pusieran con afán de desmoralizarlos no iba a funcionar.

Andando entonces. — Finalizó Nakai, sonriendo amablemente y comenzando a caminar a un lado de Touji, al costado contrario se encontraba Mai, el león iba colgado del hombro de ésta y Agumon cerraba la marcha unos metros detrás del peliverde, atento a cualquier sonido proveniente de su espalda que pudiera alertarlo de algún intento de ataque sorpresa.

El ahora sexteto caminó con prisa por las calles de Star City con rumbo al coliseo, les tomaría aproximadamente diez minutos llegar hasta allí si no ocurría ningún contratiempo. Los pasos acelerados y nerviosos del finalista llamaron la atención de los japoneses, quienes casi al mismo tiempo tomaron al chico de los hombros y lo miraron a los ojos.

Debes relajarte — comentó el asiático, tras notar que el quinceañero tomaba una larga y profunda bocanada de aire, el grupo reanudó la marcha. Un par de personas trataron de acercarse a Akami para “pedir autógrafos” pero tanto Mai como Masaki lo evitaron, o pidieron la libreta y se la pasaron al aludido, manteniéndolo alejado de los extraños. Un acercamiento efusivo por parte de otro desconocido puso en posición defensiva al peliverde, pero la situación se controló rápidamente. Cuando faltaban escasos metros para llegar al coliseo, un digimon pequeño salió disparado de quien sabe dónde, empujando a Agumon y arrancándole uno de los estuches del cinturón al competidor.

¡Las cartas! — Chilló con fuerza, inundando su rostro en terror.


Masaru Masaru
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


La pelirroja chistó al ver al bólido café escabullirse entre la multitud, el cual fue identificado por el holograma de su D-arc como Mikemon, un Digimon bestia del nivel Adult. Se mordió fugazmente el labio y se giró para observar al chico de cabello verde, el cuál estaba ayudando a su propio compañero a incorporarse.

- Sería incómodo evolucionar a Firamon y perseguirlo entre la gente - Dijo con rapidez - Coronamon, quédate con Masaki y lleven a Touji al coliseo, yo lo perseguiré.

- ¿Vas a perseguir a un Adult sin tu Digimon? - Repitió Touji totalmente incrédulo. Masaki por su parte, no dijo nada, notando como la pelirroja parecía estar observando de reojo a algo sobre su hombro. Lo entendió al instante, estaba escuchando a hablar a alguien, a aquella espíritu que el japonés no podía ver ni oír por no tener su D-Scanner encima

- ¡Espera!

Presionando el brazalete en su muñeca, un anillo hecho de un código de barras apareció en la mano de la chica a medida que ésta emprendía la carrera entre la multitud. Ambos varones la perdieron de vista entre la gente, notando dos segundos después un resplandor que sorprendió a algunos transeúntes y, acto seguido, a una hermosa hada que estaba emprendiendo el vuelo en dirección al felino, provocando más muestras de asombro entre aquellos que habían visto como la chica se transformaba en un Digimon. Masaki resistió el impulso de llevarse una mano a la frente, había pasado poco tiempo desde la aparición de los Spirits y el descubrimiento de la Spirit Evolution, y el hecho de hacerla a plena luz del día y rodeada de testigos seguramente significaría atraer mucha atención hacia ella después del incidente. Touji en ese momento se mantenía con la misma expresión de confusión que Hawkmon, sin entender bien que había pasado.

- ¿De donde salió ese Digimon? - Preguntó el cliente - ¿Y la chica?

- No es momento para eso, vamos - Apuró el japonés, empujando levemente a Touji para que avanzara - Revelar a Fairymon de esa forma... - Musitó, aún sorprendido por la osadía de su novia.

Sin perder el tiempo con más distracciones, Masaki se aseguró de guiar al finalista del torneo al coliseo de Star City, con Agumon y Coronamon flanqueándolos en ambas direcciones, alertas a cualquier otro movimiento extraño que pudieran detectar. Llegaron a la puerta principal y se desviaron hacia el ala este, buscando la puerta que era usada por los competidores y demás miembros del Staff sin embargo, antes de llegar a ella una mole se interpuso ante ellos. Era un Digimon parecido a un toro, de piel marrón, grandes cuernos y una especie de pistón que suplantaba su mano izquierda. El recién llegado soltó un fuerte mugido, en un intento de intimidar a ambos Tamers y los Digimon que los acompañaban.

- ¿Cuantos contrataron para deshacerte de ti? - Preguntó Coronamon, ligeramente fastidiado ante la aparición del Digimon bestia. Agumon, por su parte, no dijo nada, limitándose a dar un paso al frente para enfrentar al minotauro.

- Coronamon, lleva a Touji adentro y no te despegues de él ni un momento - Indicó Masaki, sacando su propio Digivice - Nosotros nos encargaremos de este.

- Nosotros también podemos ayudarles - Reclamó Hawkmon haciendo un ademán de moverse hacia el frente, siendo detenido por un gesto de la garra de Agumon.

- No gasten energía, guárdenlas para el combate - Contestó el reptil.

- Got it - Asintió el león, indicándole a Touji que rodearan al Adult para seguir.

Minotaurmon hizo un además para bloquearles el paso, sin embargo una bola de fuego proveniente de Agumon le impactó primero en el pecho, trayendo su atención de vuelta hacia el reptil. Aprovechando la distracción el trío se introdujo en el edificio, provocando un nuevo mugido enfurecido de parte de la bestia, el cual fue respondido con un chasquido de dedos de la mano del chico de cabello verde. La Digisoul empezó a emanar como fuego en la extremidad de Masaki, que ya estaba preparado para iniciar el combate.

- Cuidado de no dañar el edificio - Ordenó Nakai antes de reposar la mano en su dispositivo - Digisoul Charge.



Blair Blair
 

スパークル
Supermoderador
Offline

El vuelo de la chica le ayudó a devorar la distancia que la separaba de Mikemon, el felino se movía con gran agilidad entre la gente, sin embargo, el hada no daba tregua y con el paso del tiempo se encontraba cada vez más cerca del ladrón.

Detente de una vez. — Tajó a medida que apretaba el vuelo, alcanzando a tomar con su diestra la cola del ente digital, provocando en este un sobresalto y un inevitable grito. El hada se elevó unos metros, trayendo consigo al adult que se removía en su sitio en un intento por liberarse del agarre, el estuche yacía atrapado entre sus dientes. — Suelta eso, que no te pertenece.
Oblígame. — Mofó como pudo sin soltar el contenedor de las cartas, Fairymon desfiguró su gesto, usando su otro brazo para tomar al digimon por la cintura y ponerlo en la posición correcta pues lo había estado “cargando” de cabeza por haberlo tomado de la cola.
No me hagas obligarte, sólo devuélvelo. — La discusión pareció querer alargarse, pero el felino se adelantó a soltar un zarpazo justo al rostro de la japonesa, provocando que soltara un sonido de molestia y aferrara más su brazo alrededor del adult, el intento de distracción simplemente no había funcionado, al contrario, había hecho molestar a su captora. — Vale, suficiente. — Con su mano libre, Fairymon tomó el estuche que yacía aprisionado entre los dientes del felino, y de un jalón certero y algo brusco lo arrancó de su hocico. El adult se quejó por lo bajo, estuvo por volver a arremeter en contra del hada, pero ésta lo atacó primero con una corriente de viento salida de sus manos, lanzándolo unos metros y aturdiéndolo un poco con el impacto al chocar contra el suelo. Rápidamente la chica se acercó a un vapuleado Mikemon y lo tomó en brazos, asegurándose de que el felino no tuviera forma de escapar o de volver a atacarla.

[…]

GeoGreymon rugió con fuerza al momento que el Demon Arm de Minotaurmon lo golpeaba en un costado, amenazante, el minotauro retrajo su extremidad y la abalanzó con toda intención de volver a impactar el cuerpo del dinosaurio, sin embargo, un repentino golpe proveniente de un sitio desconocido para él lo aturdió momentáneamente. Aquellos escasos segundos ganados por el puñetazo cargado de digi soul de Masaki le abrieron una brecha al anaranjado, el cual se disparó a sí mismo en línea recta, impactando al virus con su cuerno.

Retrocedió rápidamente ante una orden del japonés, y una segunda voz –que en primera instancia no reconoció- lo impulsó a lanzar una esfera ígnea la cual fue impactada a medio camino por un ataque de viento. Minotaurmon cruzó sus brazos en forma de equis, recibiendo la bola de fuego potenciada con ellos y retrocediendo unos metros, casi chocando con la estructura del coliseo.

Cuidado. — Repitió Nakai, mirando de reojo al hada que había regresado con el estuche en manos, Fairymon se adelantó a entregarle el artilugio a su pareja para así tener más libertad, el japonés no tardó en pegar el porta cartas en su cinturón con ayuda del velcro.
¡Pagarán por esto! — Gritoneó el minotauro, moviendo bruscamente su brazo y atentando con golpear el suelo con él, pero un avance veloz del dinosaurio lo detuvo en su camino; el cuerno de GeoGreymon estaba incrustado bajo su brazo, evitando que éste bajara más de la cuenta. Por su parte, Mai disparaba ráfagas de viento que golpeaban al virus en un intento por herirlo y bajar su ímpetu destructivo.
¡Masaki! — Gruñó el tipo vacuna, el aludido no tardó en reaccionar, haciendo una diminuta carga de digisoul que potenció la próxima técnica del dinosaurio. A quema ropa, a la distancia que se encontraba, GeoGreymon disparó una nueva bola de fuego que aumentó su poder gracias a la carga del japonés; Minotaurmon se desplomó sobre una de sus rodillas, respirando agitadamente en un intento por recomponerse; para asegurarse, el dinosaurio volvió a arremeter, acompañando su embestida con un rugido tan fuerte que provocó un caos momentáneo en los transeúntes que andaban por el lugar.

¿Quién te envió? — El japonés se adelantó con la pregunta observando fijamente al minotauro, éste bufó con fuerza mas no respondió.
Te hizo una pregunta. — Rugió el dinosaurio, ejerciendo presión con su cornamenta sobre el cuerpo del virus; Minotaurmon se quejó, pero siguió renuente a contestar.
Te sugiero que nos digas. — Esta vez Fairymon fue quien habló, ganándose una mirada asesina por parte del enemigo.
No.
¿Qué? — GeoGreymon volvió a ejercer presión, soltando unas ascuas desde su hocico, amenazando con volver a dispararle a quemarropa, el minotauro gimió de dolor, el cuerno del dinosaurio seguía hiriéndolo y el ser quemado nuevamente no era algo que quería.
Alguien apostó mucho dinero por el otro muchacho, queríamos asegurarnos de que ganara.
¿Queríamos? — Preguntó la japonesa, el minotauro miró de reojo al felino que ella tenía cautivo en sus brazos; esa información era en parte suficiente para el par.
Apurémonos a ir con Coronamon. — Sugirió Masaki, su novia asintió, regresando al suelo para estar a la par de él, notando casi de inmediato una mirada un tanto intensa por parte del peliverde.
¿Sucede algo?
Debes tener más cuidado cuando haces eso, Mai, llamarás mucho la atención… Sabes que es un tema no muy común.
Lo siento. — Atinó a decir ella desviando ligeramente la mirada, Nakai sonrió.

Tranquila, supongo que fue el calor del robo… Vamos a ver cómo está Touji. — Sin más preámbulo, GeoGreymon deshizo su evolución, regresando a la etapa child y caminando a un lado de la pareja al interior del recinto con rumbo al cubículo donde el concursante debería de estar esperando antes del inicio del combate. Fairymon se había quedado cerca del camerino, aún con Mikemon entre sus brazos, evitando que un sospechoso en potencia huyera y esperando a que Masaki se asegurara de que todo estuviera bien con su cliente, además de devolverle lo que era suyo.

Nakai golpeó la puerta con los nudillos, llamando al compañero digital de su novia para que éste abriera y calmara los nervios del competidor tras el par de ataques, las preguntas brotaron de inmediato cuando vio al hada allí y a la vez Masaki le entregaba su estuche con las cartas, sin embargo, todas y cada una de las interrogantes flotaron sin respuestas en el aire.

Deberías terminar de alistarte, aquí están tus cartas y el encuentro está casi por comenzar.
¿Por qué traen a ese? — Hawkmon se presentó incómodo por la presencia de Mikemon.
Nos dirá quiénes planearon todo en tu contra, ¿no es así? — Replicó Mai con completa calma, Agumon miró de reojo al felino, notando como el aludido asentía con un gesto de derrota marcado en su rostro.

Touji volvió a encerrarse en su camerino siendo escoltado por Coronamon, fuera del cubículo se encontraban Masaki y Fairymon, acompañados por Agumon, haciendo el resto del interrogatorio al gato digital. Mikemon no tuvo muchas opciones, estaba atrapado y había presenciado el golpe que el peliverde le había ensartado al minotauro, definitivamente no encontraría forma de salir bien librado si no se ponía a colaborar. Poco a poco fue dando la información que conocía, la cual era escrita por el japonés en el D-terminal, al concluir, envió un e-mail a la central de tamers.

¿Es todo?
Es todo lo que sé…
Los ojos de Masaki se desviaron un momento hacia el reloj marcado en la pantalla, el combate estaba por iniciar.
¿No hay nada más entonces?
Nada. Minotaurmon y yo debíamos ser lo que quebrara al chico… No estaba contemplado que lo cuidaran de esa manera.

A pesar de que había dado toda la información pedida, el culpable no había sido liberado. Fairymon seguía aferrándolo contra su cuerpo, evitando escapes o algún ataque en contra del grupo que se encargaba de defender al finalista; tras unos minutos de espera, Touji salió del camerino en compañía de Hawkmon y Coronamon, la hora había llegado.

Muchas gracias, me trajeron a salvo.
No hay de qué. — Replicó Masaki, desviando la atención del chico, evitando así que volviera a lanzar interrogantes a causa de la transformación de su novia.
Permaneceremos en las gradas, pero hasta donde sabemos, ya no debe haber ningún inconveniente.
De nuevo, muchas gracias. — El dúo competidor se adentró entre gritos de júbilo a la arena de Star City, por su parte, los dos tamers encargados de la tarea se limitaron a revolverse entre el público de humanos y digimon, tomando lugar en las gradas para presenciar la gran final del torneo.


Masaru Masaru M Maiku done! -muere-​
 

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Narrativa: En general los dos tienen una narrativa excepcional, definitivamente cumplen con los estándares de evaluación en una Quest D. Ahora, como a mí no me gusta pasar por alto los errores, les recalcaré aquellos aspectos donde más se equivocaron para que lo tengan en mente para el futuro. Primero que todo, dirigido a ambos, tienen que tener ojo con el uso de mayúsculas en los guiones de diálogo, luego de los puntos suspensivos y luego de los dos puntos. En el primer caso, solo corresponde colocar la mayúscula cuando antes del guión hubo algún signo que cerrara la oración pasada (dígase signo de interrogación, punto, etc.). En el segundo caso, el punto suspensivo NO siempre lleva mayúscula en la siguiente palabra, eso solo se hace cuando se cerró la idea, pero cuando se deja abierta se debe seguir con minúscula. Ejemplo: “Yo… quería… decirte” y “Sí… Dame más”. Luego, con los dos puntos, la regla general es que no se ocupa mayúscula luego de utilizarlos salvo en casos concretos como en la introducción de citas textuales o ciertos escritos formales.

En segundo lugar, comentarios personales a cada uno. Masaru, pude notar un montón de errores de acentuación en tus escritos cuando utilizas las interrogantes “cual/cuál” “como/cómo”. Recuerda que siempre se tildan cuando vayan dentro de signos de interrogación y cuando se ocupen como formas de cuestionar algo (ejemplo: nadie supo cómo hizo eso; ¿cómo hizo eso?) y normalmente no se tilda cuando se utilizan en otro sentido, por ejemplo, para comparar. También noté una irregularidad cuando expresaste que Masaki revisó de reojo la información, para luego dar todo un análisis detallado de la misma. Entonces ¿miró de soslayo o detenidamente? Ojo con eso.

Blair, por tu parte, tienes la mala manía de repetir la palabra “chico” y “chica” a cada rato. También te estás mal acostumbrando a escribir en párrafos oraciones, aun cuando los párrafos por definición se componen de diversas oraciones (una principal y secundarias) y sin la presencia de puntuación, dicha oración enorme se vuelve exhaustiva de leer y algo enredada. Finalmente, recuerda que en poquísimos casos se utiliza la coma antes de la conjunción “y” pues tienen funciones contrarias: una separa ideas, la otra une. (20/25)

Interpretación: No vi ninguna clase de error interpretativo, captaron a la perfección las pautas que dejé de los “NPC” en mi primer post y se nota que conocen muy bien el personaje del otro. Los felicito por esto. (25/25).

Realismo: En general se mantuvieron dentro de los parámetros de lo que podemos llamar realismo para el mundo de Digimon, pero hay dos puntos que me llamaron mucho la atención en un mal sentido. Primero que todo, la derrota de Mikemon en comparación a la del minotauro. No me quedó claro cómo fue que un Adult pudo derrotar a otro y dejarlo fuera de combate por tanto tiempo, solo por recibir una ráfaga de aire y estrellarse al suelo. Mientras que su compañero de crimen recibió flamas, embestidas, ráfagas y quedó consciente. Esta incoherencia, a mi juicio, no se justificó lo suficiente ni siquiera teniendo en cuenta las características personales de cada digimon. En segundo lugar, la pelea contra Minotarumon se realizó llegando a la puerta donde ingresaban los competidores y los miembros del Staff del torneo, según entendí. En ese sentido debo llamar la atención porque durante el combate se pasó por alto dos cosas: el supuesto gentío que hizo difícil la persecución de Mikemon por Firamon y que no hubiesen guardias vigilando una puerta que se supone privada para efectos del torneo. (21/25)

Desarrollo: Fuera de lo que ya les mencioné, me encantó cómo llevaron la misión. En un principio, debo admitir, que me pareció que todo estaba yendo demasiado fácil para ustedes. Se rectificaron con el robo de las cartas y los respectivos combates, asunto que por lo demás les quedó interesante a la hora de leer. Felicidades. (25/25)


Total: 91/100. Quest Aprobada.
Paga: 150
Fama/Antifama: +1 a ambos
EVO: +1 a Fairymon ; +1 a Geogreymon.


Masaru Masaru Blair Blair denme dinero a mi ahora (?)
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie