Quest D Publicistas [Frei & RaginWulf]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Reflejo
Moderador
Offline
Publicistas

- NPC involucrado: -
- Sinopsis: Un nuevo negocio ha abierto en la ciudad, listo y dispuesto para crecer y prosperar como los muchos otros que componen la Zona Comercial. El dueño del local ya tiene todo listo para atender a sus apreciados clientes, sin embargo primero será necesario que estos se entere sobre él. Se necesitan Tamers que sirvan de publicistas para la nueva tienda, atrayendo la mayor cantidad de clientela posible
- Escenario: Ciudad
- Objetivos:

  • Hacer campaña publicitaria de la tienda
  • Crear una buena impresión y traer la mayor cantidad de clientela posible
- Notas

  • El negocio (tienda, restaurante, abasto, etc) queda a discreción de quien tome la Quest. Sin embargo el lugar siempre es humilde y el dueño un Digimon
  • La competencia en la zona es ruda, eso significa que los trabajadores de las tiendas rivales tratarán de sabotear la publicidad, causarles una mala reputación o robarles los clientes
  • El dueño les ha prohibido provocar o participar en un combate que ponga por el suelo la reputación de su tienda. Cualquier problema que le causen y serán despedidos
Tamer: Annelise Frei & RaginWulf Nielsen-Smith
Digivice: Adventure [Ambos]

The Card Maker The Card Maker Relikt Relikt pueden comenzar~
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,680
Offline
Era la primera vez de Annelise yendo hacia la Central de Tamers junto a Ruby, su Lopmon compañera. Ese día, la nueva Amateur se había puesto una camisa sin mangas de color blanco y unos pantalones cortos de color durazno, también había recogido su cabello azul en dos trenzas. Había pasado cerca de una semana desde que la joven humana había llegado al Mundo Digital desde su natal Berlín, todavía estaba un poco ansiosa de encontrarse en aquel nuevo mundo, sobre todo porque la mayoría de los residentes eran más grandes y mucho mayores que ella. Mientras esquivaba Digimon y otros Tamers que pasaban a su lado, Frei intentaba mantenerse optimistas, ni en un millón de años pensó que su vida cambiaría por completo luego de tomar aquel extraño aparato que consiguió en el suelo del supermercado donde estaba haciendo compras con su querido padre, era algo que debía aprovechar, cada nueva experiencia le daría más conocimiento y probablemente más ventaja sobre su padre cuando regresara a ajustar cuentas con él.

¿Qué trabajo crees que podamos hacer? — Preguntaba Ruby atrayendo a atención de la Amateur.

No estoy segura, va a ser mi primera vez en ese lugar… ¿crees que pueda alcanzar a ver el tablón de anuncios? — Decía Anne con una sonrisa de lado.

Estaremos bien, si necesitas alcanzar algo, yo puedo subir sobre tu cabeza y alcanzarlo. — Comentó la Digimon bestia haciendo reír a la pequeña, lo cual le llenó de dicha.

Es un buen plan, lo tomaré en cuenta. — Respondió la chica de ojos azules moviendo sus brazos hacia adelante y hacia atrás mientras continuaba su camino.

Como era usual, la central se encontraba llena de Tamers buscando algún trabajo que hacer durante el día o en los próximos días. La chica de cabellera azulada respiró profundo y se abrió paso hacia el tablón el cual estaba ocupado por algunos Tamers que todavía no se decidían por ninguna misión en específico. Pasaron cinco minutos, luego otros cinco más hasta que pudo obtener un espacio por el cual adentrarse y ver la cartelera que se cernía sobre ella. Por un momento Frei se sintió abrumada, había muchos anuncios, tantos que no estaba muy segura de lo que debía buscar, al girar su cabeza hacia los lados, observó que todos estaban en su propio mundo, por lo que no le prestarían mucha atención. Annelise estaba a punto de darse por vencida e intentarlo otro día hasta que vio a un chico mucho más bajo que ella que se abría paso y tomaba un papel para luego apartarse y leerlo en otro lado. La alemana le siguió con la vista hasta que el chico se colocó en un rincón sin muchas personas encontrándose allí con un dragón de escamas verdes y cuernos rojos.

Parece que no tendremos muchos problemas con este trabajo, Tharos. — Comentaba el pelirrojo mientras leía el anuncio que había tomado. — No parece que exijan que el Tamer tenga cierta altura… o edad.

Mientras Dracomon le hacía gestos a Raginwulf para responderle, A.J. no pudo evitar acercarse a su compatriota, lo que sorprendió a ambos compañeros.

Oh, lo siento. — Se disculpó la joven alemana al ver que Nielsen y su aliado Digimon se giraron a verle. — Soy nueva aquí y… es un poco abrumador intentar conseguir un trabajo en ese tablón de anuncios.

Ah, sí, suele ser así. — Contestó Ragin echando un vistazo a la cartelera y luego regresando su vista a la chica de cabello del color del cielo. — Mi nombre es Raginwulf Nielsen-Smith, él es mi compañero, Tharos. — Se presentó el más joven mientras el Child dragón siseaba y saludaba en respuesta.

Hola, yo soy Annelise Frei, pero puedes decirme Anne, ella es Ruby. — Dijo Anne haciendo una pequeña reverencia.

¿Qué tal? — Saludó Lopmon con una sonrisa.

Ummm, si quieren pueden tomar este trabajo, es sencillo. — Ofreció el chico el papel a Frei, quien negó con la cabeza.

Oh, no, no sabría que hacer… como dije, soy nueva en este mundo y… bueno, ufff, no quiero depender mucho de nadie ya que no conozco el tipo de personas que hay aquí. — Explicaba A.J. jugando un poco con una de sus trenzas. — Me acerqué a ti porque me sorprendió ver a un chico más pequeño que yo entrar entre esas personas y tomar uno de los papeles como si nada.

Bueno, luego de un par de veces te acostumbras al movimiento de este lugar. — Respondió el pelirrojo mirando hacia su compañero de escamas verdes. — Aunque hay veces donde nuestra edad es un problema al momento de solicitar un trabajo.

Somos niños que fuimos traídos a la fuerza a este lugar, ¿qué esperan que hagamos? ¿Depender de algún desconocido que se acerque a ofrecernos su ayuda hasta que cumplamos una edad adecuada? — Preguntaba la chica alzando un poco la voz.

Anne. — Decía Lopmon halando la camisa de la Amateur que hizo un mohín y se cruzó de brazos.

Tharos por su parte, haló la camisa de su Tamer apuntando su garra hacia el pelirrojo, luego hacia el papel y por último a la chica de cabello azul, refiriéndose a que podrían hacer juntos aquella quest, por lo que el joven alemán permaneció en silencio un momento y aceptando la idea del Child de cuernos rojos.

Disculpa. — Dijo Ragin atrayendo la atención del par de compañeras. — Si quieres podemos hacer juntos esta misión y puedo intentar explicarte un poco sobre este mundo.

¿En serio? — Preguntó Annelise con mirada iluminada. — Vaya, muchas gracias. — Agradecía mientras tomaba la mano del pelirrojo para subirla y bajarla un par de veces.

Una vez que la chica se calmó un poco, el chico procedió a explicarle los objetivos de aquella misión en tanto salían de la central rumbo a la dirección que indicaba el anuncio.


***
The Card Maker The Card Maker adelante con los peques >__<)9​
 

Registrado
19 Mar 2006
Mensajes
3,504
Ubicación
Mexico - Jalisco
Offline
Los dos niños no tardaron en moverse a la tienda la cual buscaba a los publicistas la cual estaba por el área central de la ciudad. En el camino ambos fueron hablando, durante ese tiempo el niño de cabellos color fuego le enseñaba diferentes cosas que él había aprendido de otros Tamer y por experiencia propia, su primera sugerencia fue ahorrar desde ese mismo instante todo el dinero que pudiera durante los siguientes dos meses para así tener un colchón y no sufrir con la renta y comprar las necesidades.

De ahí, su sugerencia consistió en que su primera prioridad de compras debía centrarse en comida, ropa interior y medias. “Te sorprenderá lo rápido que se rompen las calcetas y calzones cuando no las reemplazas, las que yo traía puesta cuando llegue el año pasado solo me duraron 4 meses” y luego la compra de ropa de invierno “Dura todo Diciembre y no hay otoño, querrás para Octubre querer tener ahorrado mucho dinero y comprar ropa de invierno y comida, de lo contrario diciembre será difícil. Y si, es verdad lo que nuestros papás dicen, tiene que ser unas tallas mas grande la a lo que somos porque sino dura poco.”

Llegaron finalmente a la tienda que solicitó la asistencia si es que la dirección del papel era correcta, el lugar que solicitó la asistencia. No tardó que una gran sonrisa se plasmara en los dos niños al ver la vitrina con cestas llenas de huevos de chocolate, caramelos con forma de Elecmon, grageas y otras golosinas de temporadas. ¡Una dulcería! Una tentativa idea surgió ¿quizás sí lo hacían bien, a parte de la paga podrían recibir algún dulce gratis? Al parecer el entusiasmo fue notorio para los dos digimon presentes que voltearon a ver a sus respectivos Tamer que habían casi gritado de la felicidad al ver el negocio.

Tras calmar la emoción inicial, no tardaron en entrar a la preciada confitería, recibiendo el deleitable aroma dulce en sus narices y el escenario de la tienda de colores simples pero que estaba preciosamente surtida con al menos veinte estanterías laterales de las cuales diez tenían todo tipo de bolsas y cajas con gomas, chiclosos, caramelos y chocolates de diferentes marcas mundiales y una pared atiborrada con surtidos mixtos, en la otra, productos diversos de repostería incluidos los caramelos decorativos y una pared con varios refrigeradores llenos de mantequilla, crema batida y más y el resto productos para fiestas y piñatas.

Finalmente al fondo se encontraba el mostrador principal, con los diferentes botes llenos de dulces comprimidos, chocolates sueltos, bombones y su pared terminando de ser surtida con cajas de chocolates finos de diferentes tipos y otras cosas de gran interés para los pequeños presentes. Terminando de colocar los mismos paquetes finos se encontraba un digimon de apariencia extraña criatura que parecía una esfera color carne con brazos y piernas musculosas, botas rojas con azul y una estrella dorada, guantes de color rojo, lentes de sol extraños, barba y las cejas más tupidas que en su vida hubieran visto, la cabeza era calva salvo por una corona de pelo que lo rodeaba y necesitaba una rasurada urgente.

– ¿Señor Nanimon? ¡Buenas tardes! Somos de la central y hemos venido a asistirlo con su campaña publicitaria. – Inmediatamente saludo Raginwulf, jalando la atención del Nanimon que se encontraba trabajando y no tardó en voltear.
– Ah ¡Excelente! ¡Acérquense, vengan! – saludó Nanimon con inmediata disposición, ¿que mejor publicidad para su sector que dos niños en el caso? –. Me alegra hayan llegado tan pronto, con la pascua tan cerca las actividades de este sector están intensas. Ya saben bien que dulces y juguetes se tornan una guerra dura en estos días.
– ¿Se celebran aquí también festividades normales de casa? – Preguntó Anne inmediatamente, curiosa.
– ¡En el sector mercantil lo hacemos sin duda, pequeñita! Aunque Navidad es la festividad más popular ya que fue la primera insertada, pero también hay otros sectores que celebran en cierta manera las que ustedes conocen como pascua; aunque se les está cambiando aquí el significado porque los factores religiosos y culturales son diferentes – explicó Nanimon mientras Raginwulf asentía –. Pero es algo que deberán descubrir ustedes a su tiempo ya que me temo es hora de explicarles que necesito que hagan.

Relikt Relikt
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,680
Offline
A continuación, Nanimon le explicó lo que quería que hicieran el par de jóvenes y sus respectivos Digimon para ayudarle a darle publicidad a su pequeña tienda de dulces. Mientras el Digimon Adult los llevaba a la parte de atrás de la tienda, los niños no podían evitar continuar observando animadamente todos los dulces que ofrecía Nanimon para la venta, una vez que el pequeño grupo llegó al área de los vestuarios, el Digimon les mostró varias prendas de vestir y unos carteles que tenían en letras de color pastel el nombre de la dulcería, el cual era “Sugar Flowers”. La ropa consistía en gorras con flores a los lados, lo cual les serviría para cubrirse del sol, playeras con estampados florales y pantalones cortos de color verde, al ver este tipo de ropa, no iba a haber la menor duda del lugar que iban a promocionar. Para Tharos y Ruby, Nanimon les colocó una corbata con una flor roja al dinosaurio mientras que a la coneja rosa le dio un broche con una flor blanca.

Quiero que se mantengan frente a mi tienda y anuncien mis productos y dulces con ayuda de los carteles, sus Digimon ofrecerán bandejas con muestras gratis, eso sí, intenten que no venga alguien y se los lleve todos. — Indicaba el tipo invasor cruzándose de brazos.

¿Eso es todo? — Preguntó Anne inclinando la cabeza a un lado. — Vaya, trabajar en este mundo es bastante fácil.

Es porque este trabajo no requiere muchas cosas en realidad. — Explicó Ragin viendo como la chica de cabello azul asentía en silencio.

Bien, señorita, caballero, pueden cambiarse aquí. — Decía Nanimon señalando una puerta abierta por donde se podían ver los casilleros. — Indudablemente no al mismo tiempo. Por mi parte, regresaré a mis labores, cuento con su ayuda el día de hoy.

No se preocupe, señor Nanimon, no lo defraudaremos. — Respondió el pelirrojo con ánimo.

Una vez que el Adult regresó a su labor en la cocina, Annelise fue la primera en cambiarse de ropa, luego siguió Nielsen-Smith que no estaba seguro de si la camisa iba a quedarle muy grande ya que al ver a su compatriota femenina su playera le quedaba un poco parecido a un vestido, sin embargo, la chica no dijo nada al respecto. En el momento en que Raginwulf y Tharos salieron, el pelirrojo se había metido la camisa por dentro para acortar el largo y no sentirse incómodo. Con la moral en alto, el par de Tamers tomó los carteles mientras que Lopmon y Dracomon sostenían las bandejas que contenían varios caramelos y gomitas con forma de flores, a excepción de las trufas, todo tenía colores pastel, lo cual combinaba con la tienda.

Luego de despedirse de Nanimon, el pequeño grupo salió a la calle donde el cielo estaba despejado y el sol iluminaba todo File City. Los transeúntes iban de un lado a otro, algunos se detenían a ver la vitrinas de las tiendas cercanas mientras que otros simplemente pasaban de largo, probablemente ocupados yendo a realizar una misión o tal vez ir a buscarla a la central, por cualquier que fuese el motivo, nadie pareció percatarse de la presencia de los jóvenes Amateur y sus Digimon que vestían con motivos de flores.

Si queremos que nos presten atención, debemos alzar nuestras voces. — Comentó el pelirrojo mientras Tharos siseaba y asentía.

También nuestros carteles. — Añadió Frei levantando el cartel donde invitaba al público a degustar los dulces de “Sugar Flowers”.

Ya decididos a lo que debían hacer, Ragin, Tharos, Anne y Ruby se separaron por los alrededores cercanos a la dulcería mientras promocionaban en voz alta sobre lo deliciosos que eran los dulces y la buena atención que podían recibir del vendedor que allí trabajaba. Algunos transeúntes se acercaron fácilmente a los niños para luego degustar los dulces que llevaban sus compañeros Digimon sobre las bandejas, quedando encantados por el sabor dulce y a veces ácido que explotaba en sus bocas al momento de comer aquellas delicias.

Desde las vitrinas de sus propios negocios, algunos Digimon observaron cómo los jóvenes ayudaban con la publicidad de su competencia, logrando que varios compradores ingresaran a la dulcería de Nanimon, aquello definitivamente no era algo que debería estar pasando, o por lo menos era lo que ellos pensaban en ese momento. ¿Cómo un Nanimon sería un Digimon bien visto vendiendo productos para hacer postres? Era sencillamente imposible, una total burla para todos los Chef Pasteleros Digimon que trabajaban en el Mundo Digital, todo ello era inaceptable, así que no dudaron en armar un pequeño plan para incordiar un poco a los jóvenes Tamers que hacían ese humilde trabajo como lo era darle publicidad a la pequeña confiteria recién abierta.

¡Por favor, no se quede sin probar nuestras flores dulces de caramelo! — Animaba la alemana subiendo y bajando su cartel.

Pr-prueben nuestras deliciosas gomitas ácidas. — Decía Ruby con la bandeja extendida hacia el frente. — N-no se arrepentirán.


 
Última edición:
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie