Quest C Raid 101 [Masaki & Raisa]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Krause

Sophomore
Registrado
2 Oct 2011
Mensajes
3,754
Offline

"Raid 101”
a) NPC que la solicita: -
b) Descripción de la misión: Debido al reciente incremento de Digimon salvajes, solicitudes de Raid y mortalidad, la Central de Tamers ha ideado un programa de entrenamiento para que los jovenes aprendan lo esencial sobre las Raids y la mejor forma de enfrentar a los oponentes sin sufrir bajas. Tenemos vacantes desde participantes hasta profesores, y solo faltan los inscritos para poder dar inicio a la lección
c) Descripción del campo de juego: Ciudad -> Variable
d) Objetivos a cumplir:
  • [Profesor]: Entrenar a los inscritos sobre tácticas y formaciones de combate en Raid
  • [Profesor - Opcional]: Hacer de "Raid Boss" en un combate de prueba
  • [Profesor - Opcional]: Hallar un Digimon salvaje para realizar el entrenamiento
  • [Estudiante]: Participar en el entrenamiento de tácticas y formaciones de combate en Raids
  • [Estudiante - Opcional]: Participar en un combate de prueba contra el profesor o un Digimon salvaje
e) Notas
  • Quest General: Puede ser tomada nuevamente incluso luego de ser superada
  • Al momento de pedir la Quest el usuario debe elegir si ser profesor (mínimo rango Medium y una Raid superada) o estudiante. Si se toma la Quest en Party, los integrantes pueden elegir bandos distintos (dependiendo del bando se cambian los objetivos)
  • Si el profesor elige usar un Digimon salvaje como enemigo, debe velar por la seguridad de sus estudiantes e impedir que cualquiera salga herido. Así mismo, el Digimon debe ser salvaje y peligroso, está prohibido lastimar o matar a un Digimon inocente
  • En caso que el usuario tome la Quest solo o la Party no complete los miembros, se hará uso de NPC improvisados para rellenar. Siempre habrá al menos un profesor y cuatro estudiantes (contando los jugadores)
  • El profesor elige a donde llevar a los estudiantes para el combate de prueba, sin embargo debe tener cuidado de no elegir un sitio muy peligroso para ellos

  • Mínimo de post en Party/Guild: 3 por persona.
  • Tiempo Límite para Completarla: 14 Dias.
  • Paga máxima: 300 Bits.
  • Máximo 2 puntos de stat.
  • En caso de activo: Máximo 2 puntos de fama/infamia.
  • En caso de activo: Máximo 30% de Blast Gauge

Extra: Ambos de profesores.

Masaru Masaru (Burst) Ficha
Kira Kira (Burst) Ficha

Denle​
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


Con el paso de los días del mes de Enero, el ambiente en la cabaña de Gungnir se había sumergido en una parsimonia un tanto tensa. Los últimos sucesos, principalmente en torno a la "visión" de año nuevo, habían hecho mella en la dinámica del gremio, que últimamente había estado tomando menos encargos que de costumbre. A simple vista podía decirse que estaban disfrutando de un merecido "descanso" luego de las múltiples misiones que habían tenido el año pasado, sin embargo el ambiente no era lo suficientemente relajado para considerarlo unas vacaciones en realidad. Aunque nadie decía mucho todos estaban resguardando una distancia tácita del resto, pasando menos tiempo en la cabaña y más en el exterior junto a su compañero, ya fuera en una misión banal o explorando por ahí, por un simple motivo: Lo visto aquella noche, tanto lo que hablaron como lo que no pudieron permitirse contar, pesaba enormemente sobre cada uno de ellos, haciéndoles difícil incluso el pasar el tiempo en familia. Era extraño como la relación entre todos había sido afectada por ese evento, en especial luego de todos los peligros anteriores que la Guild había vivido, sin embargo tampoco había nadie que pudiera culparlos realmente: La incertidumbre del Año Nuevo, no solo en el origen de la visión sino en que tan acertada había sido con respecto al futuro, era un tema al cual no estaban acostumbrados y al que no sabían bien como reaccionar. ¿Alguien era capaz de seguir como si nada luego de haber visto, de la manera más sádica y realista posible, como uno o varios de los habitantes de la cabaña morían frente a sus ojos? Ni el más experimentado de los Tamers podía estar preparado emocionalmente para eso, mucho menos si su propia mente lo traicionaría recordándole la visión cada vez que viera el rostro de su "protagonista". Tal vez el mantenerse fuera de la cabaña y de las reuniones era la forma de varios de evitar revivir esos recuerdos nítidos mientras descubría como olvidarlos. Era difícil saber que tan efectivo era, siendo francos, pero era lo mejor que podían hacer. Ninguno quería recordar como "vio" a su amigo morir y mucho menos que se hiciera realidad, de eso no había duda; Y si para ello debían aislarse creando esas "barreras invisibles", entonces así harían hasta reunir el valor de enfrentarse, juntos, a lo que fuera que el Mundo Digital tenía preparado para todos los Tamers. Esa era la situación actual en la cabaña de Gungnir, una en la que ni los siete espíritus milenarios que la albergaban podían reprochar.

Aunque no estuviera satisfecho con la situación actual, el nuevo líder de la Guild también se había sumado indirectamente al "Status Quo" del gremio, enfocándose más en las clases de la Academia y quedándose en File precisamente para evitar pasar mucho tiempo en la cabaña. Ese día era apenas su primera vez en una semana que asomaba su rostro por su hogar, llegando temprano en la mañana mediante la Digital Gate de la Central al descubrir que no tendría que impartir clases ese día. Al abrir la puerta, la apagada imagen del vestíbulo de la cabaña lo desanimó. El lugar se sentía solitario, algo que Agnimon no tardó en confirmar al avisar que solo sentía la presencia de dos Spirits en el área: Fairymon, que descansaba en el D-Scanner del japonés guardado en su habitación en el piso de arriba (otra de las razones del abatimiento del joven, que no había podido evitar que su novia le transfiriera el tótem luego de una larga discusión) y Wolfmon, que al parecer estaba en la cocina. Aquella última pieza de información llamó la atención de Masaki. No había tenido oportunidad verdadera de hablar con Raisa luego de las navidades, mucho menos después de año nuevo. La rusa siempre se había caracterizado por mantenerse hermética en lo referente a sus emociones y pensamientos, por lo que su "versión" de lo visto aquella noche era incluso más misteriosa que la de los demás. Mientras caminaba hacia la cocina, Loge no pudo evitar preguntarse que habría presenciado su compañera en esa ocasión, curiosidad que no sería saciada ya que conocía lo suficientemente bien a Nóvikova para no tratar de inmiscuirse, en especial cuando el tema era tan delicado como lo que estaba ocurriendo con todos.

- Hola, llegué - saludó el japonés cuando tocó el umbral de la cocina. En el interior de esta, la rusa se encontraba sentada en el mesón con una taza de café y una edición del Weekly Tengu frente a ella. Alzó su mirada para toparse con los ojos de Masaki y asintió para reconocer su presencia. Parando brevemente la lectura a la que había dedicado su atención.

- Bienvenido - soltó simplemente ella, al tiempo que Wolfmon se manifestaba para saludar a su homólogo con un gesto de su mano - ¿Cómo estuvo la Academia?

- Llena - contestó el chico con un suspiro, caminando hasta el mesón para dejar ahí su chaqueta y, luego su Digivice. Raisa miró de reojo el dispositivo, notando en su pantalla que Agumon se encontraba adentro, aparentemente dormido - Hay bastantes estudiantes, creo que asistir a clases era su resolución de año nuevo - Aunque el comentario salió con naturalidad, el japonés en el fondo sabía que estaba mintiendo. La razón por la que los estudiantes había aumentado es porque muchos habían sido asustados por sus visiones, haciéndoles esforzarse más para no morir en sus viajes - ¿No has tenido clases?

- Solo un par, ninguna esta semana - admitió Sköll.

- Oh...

La interjección del japonés marcó fin a la conversación sin quererlo, regresando a Raisa a su lectura en cuestión de segundos. Masaki suspiró de cansancio y abrió la nevera para buscar algo de beber, notando con un poco de tristeza como esta se encontraba llena, lo que significaba que, aún en su separación, Phil se aseguraba que todos tuvieran que comer si pasaban por la cabaña. Mientras el chico sacaba un envase de jugo y se servía en un vaso, el incómodo silencio se asentó en la habitación, interrumpido únicamente por el tintineo del vaso o la taza.

- ¿Y Gabumon? - preguntó el chico finalmente, al cabo de unos segundos de abrumador silencio.

- Arriba, charlando con Fairymon.

Masaki disimuló una mueca al ver que su intento de romper el hielo solo había provocado que llegaran al otro tema que preferían no tocar. Sin duda la más afectada a la renuncia "temporal" de Mai al Spirit después de él era Raisa, al tratarse de la mejor amiga de la anterior líder de la Guild. Ambos comprendían que se debía a la creciente pérdida de confianza de la pelirroja luego de aquella emboscada en la Tierra Espiritual meses atrás (y cuyo trauma había resucitado luego de lo vivido el Primero de Enero), sin embargo el hecho de entenderlo no significaba que les agradara, en especial tomando en cuenta que habían sido ellos los que la habían rescatado en esa ocasión. Nakai bajo su vaso y miró la nuca de su compañera con seriedad, buscando la mejor forma de abordar el tema de su situación actual. No podían seguir así, a ese paso iban a regresar a la época de Nameless, echando por la borda todo lo vivido en el último año.

- Oye...

Una vez más la voz de Masaki causó que la rusa interrumpiera su lectura, volteándose esta vez para verlo de frente. Los segundos de silencio incómodo volvieron a aparecer en el par, a causa de la inseguridad del japonés de como abordar el tema. Mejor dicho, ¿qué había que abordar en primer lugar, lo de Mai o lo de la Guild?. En retrospectiva debió pensar eso antes de abrir la boca, sin embargo ya era muy tarde para ello.

- ¿Sí? - La voz de Raisa sonaba neutra, al punto que Loge no pudo distinguir si se estaba impacientando o trataba de alentarlo a que continuara.

- Pues... - A esas alturas hasta los Juttoushi se habían sumado a la situación, observando a sus respectivos portadores mientras esperaban que alguien soltara un poco de lo que tenían guardado. Si alguien sabía a la perfección lo que pasaba en la mente de ambos Elite eran sus espíritus, sin embargo ninguno de los dos iba a funcionar como muleta en ese momento. Habían acordado que la Guild debía salir de esa situación por su cuenta, como si se tratara de una nueva prueba de su unión como grupo y familia. - Sobre lo de...

Un repentino pitido interrumpió la voz del chico, que no supo si llamarlo inoportuno o la mayor demostración de "salvado por la campana" vista en el Mundo Digital hasta ahora. Se disculpó por un momento y sacó su D-Terminal de su cinturón, revisando su bandeja de mensajes en busca del más reciente. Frunció el ceño al notar que se trataba de la Central, abriéndolo y leyendo su contenido en silencio. Su expresión se suavizó al ver que no se trataba de algo grave, sino de un pequeño encargo que no le molestaría tomar en ese momento. De hecho, era hasta oportuno si lo pensaba, por lo que terminó sonriendo levemente mientras volvía a guardar el dispositivo.

- Andan buscando profesores para entrenamiento de Raid - informó el chico de cabello verde - Es aquí en Star, en la Central. ¿Quieres venir?

Raisa se detuvo a pensarlo, de nuevo con una expresión que le imposibilitaba al japonés el saber que estaba en su mente. Al volver al mirar el periódico el chico creyó que iba a ser rechazado, sin embargo su sorpresa fue grata cuando la soviética lo cerró y enrolló sin mayor comentario, para luego tomar la taza de café a su lado y beber el poco contenido que le quedaba. El sonido de la porcelana contra la cerámica indicó la finalización de la tarea, tras la cual la Elite se levantó de su asiento y volvió a dirigirse a su compañero.

- Está bien, iré por mis cosas y a avisarle a Gabumon - dijo - Nos vemos en la entrada en unos minutos.

Masaki asintió y sonrió, aliviado de que su invitación había sido exitosa. Al momento que la rusa salió de la sala el miró su chaqueta, acercándose a esta para tomarla junto al Digivice y llamar la atención de Agumon en su interior. Agnimon observó esto en silencio con su propia sonrisa, dejando escapar una pequeña risa que solo su portador escuchó.

- Tienes suerte - dijo simplemente, para luego volver a refugiarse en el canalizador.



Kira Kira al fin (?)
 

Speed Star
Registrado
20 Abr 2006
Mensajes
4,381
Ubicación
neverland
Offline
Sköll no tardó mucho en cruzar nuevamente las escaleras hacia la salida en compañía de Gabumon, quien aparentemente había tenido un rato agradable conversando con Fairymon, al menos aquella había sido la impresión que le dio a su compañera, la cual no se aventuró a preguntar más. Fuera por desinterés o respeto a su privacidad, la rusa aún resentía que el espíritu de Irismon estuviera apartada de Mai, motivo por el cual no le nacía preguntar más allá de lo evidente. Agarró su blazer y sus pertenencias para finalmente reunirse con Masaki en el exterior de la cabaña. Carraspeó levemente en cuanto cerró la puerta, indicándole al peliverde que ya se encontraba lista para partir, sin hacer contacto visual con él. Gabumon saludó cordialmente al par, notando que Agumon se hallaba dentro del Digivice. Un silencio incómodo volvió a formarse en la atmósfera que rodeaba al dúo de Gungnir aquella mañana de Febrero, mutismo que Nakai decidió romper emprendiendo la marcha en dirección a la Central mientras alentaba a la rubia a iniciar la caminata. Sin embargo, la carga de Digisoul que Nóvikova había realizado en ese momento detuvo el andar del japonés, quien contempló en silencio cómo Garurumon aparecía frente a sus ojos, al mismo tiempo que Raisa se montaba sobre su lomo con una facilidad envidiable. Le dedicó una mirada al menor, invitándolo con sus ambarinos a subirse de una vez. Star no quedaba lejos del cuartel, pero entre más acortaran el tiempo les vendría mejor. Era eso o la excusa perfecta (y discreta) de la rusa para evitar el tener, forzosamente, que platicar con Masaki en el camino. Loge no hizo comentario alguno al respecto y procedió a subirse al lomo del lobo; aunque con cierta dificultad al principio, hasta que finalmente lo logró. Por reflejo, estuvo a nada de sujetarse de la cintura de la mayor, pero de inmediato su mente pareció emitir un llamado de alerta que le hizo cambiar la dirección de sus manos hacia los hombros de Raisa, de quien se sujetó con algo de indecisión. Al notar que sus pasajeros estaban en posición, Garurumon emprendió una rápida carrera en dirección a la ciudad, forzando a Masaki a anclarse con mayor firmeza en su agarre para evitar irse de espaldas y caer. Suspiró disimuladamente y miró la nuca de su compañera, en ese instante volvió a preguntarse: ¿Qué sería lo que Raisa vio aquella madrugada?

Las firmes patas golpeando el suelo era el único ruido que llegaba a sus oídos, pues ni siquiera los característicos comentarios casuales del lobo estaban presentes aquella mañana, lo que le hacía suponer al asiático que él también se sentía incómodo con la situación. Algo extraño de ver, pues Garurumon siempre solía mostrarse como uno de los más joviales y animados del grupo. No tardaron más de diez minutos en arribar a su destino y, en cuanto estuvieron frente a las puertas de la Central, el lupino regresó a su etapa anterior. Acto seguido la rubia imitó al peliverde y "guardó" a Gabumon en el interior del Digivice, antes de finalmente ingresar al recinto. Lo primero que pudieron contemplar era que, al parecer, era una mañana algo ocupada para la Central en Star City, había una cantidad considerable de Tamers y Digimon frente a la recepción, esperando ser asignados a un encargo o tomando alguno de los que había en el tablón de anuncios. No obstante, lo que llamó la atención de Gungnir fue ver a cuatro personas sentadas en las sillas de la sala de espera del lugar, sin hablarse mutuamente, simplemente estaban ahí, como si esperaran por alguien. Masaki volteó a ver a Raisa, quien le devolvió la mirada y asintió levemente, haciendo que el japonés se acercara al grupo.

Disculpen, ¿están aquí para el entrenamiento de Raid? —preguntó cordialmente. Recibió una respuesta a la par por parte de los cuatro, indicándole que ellos serían sus estudiantes.

— ¿Usted es el profesor? —cuestionó una joven azabache acompañada de un Hawkmon, al mismo tiempo que arqueaba una ceja con cierta incredulidad en su rostro.

No hay necesidad de tanta formalidad —comentó con una ligera risa — Me llamo Masaki Nakai y ella es Raisa Nóvikova —señaló a la soviética con la mirada, la cual se había quedado unos pasos apartada de ellos — Ambos seremos sus profesores durante el entrenamiento de hoy Simultáneamente, el cuarteto se fue poniendo de pie, unos más escépticos que otros al ver que sus profesores en realidad eran Tamers que rondaban su misma edad y no "adultos" más avejentados.

Hombre, esperaba ver a un viejo senil, pero tú te ves más pequeño que yo —pronunció un castaño al haberse acercado hasta Masaki para estrechar su mano y así presentarse, sacándole una leve sonrisa al peliverde por su comentario — Mi nombre es Edward McGregor —Nakai asintió, reconociendo el joven pupilo que tenpia frente a él y acto seguido un Renamon apareció a su lado, haciendo una suerte de reverencia para saludarlo. Aquello le dio a entender que se trataba de su compañero. El resto también procedió a presentarse: Mei Leng, la joven de cabello negro y su Hawkmon; Kristian Sandberg, un rubio acompañado de Gomamon; y Emma Tennant, una pelirroja junto a un Guilmon.

¿Se conocen desde antes? —quiso saber el líder de Gungnir, los cuatro negaron al mismo tiempo. Al parecer habían llegado a la Central por su cuenta, buscando un entrenamiento en particular — Ya veo —aunque si lo pensaba de cierto modo aquello les vendría bien, pues en una Raid no siempre se iba con Tamers conocidos y así, con ese entrenamiento, podrían poner a prueba su capacidad de congeniar con completos desconocidos, como lo harían en una Raid real.

Raisa se había mantenido al margen, sin soltar ningún comentario, simplemente realizando leves movimientos para reconocer que estaba escuchando la presentación de cada uno. De un momento a otro, en cuanto vio que la recepción se había desalojado un poco, la rusa se acercó al encargado para hacerle saber que los profesores que había solicitado ya habían llegado. El encargado le dio unas últimas instrucciones a Sköll mientras Loge seguía "rompiendo" el hielo con sus estudiantes.

¿Y sus Digimon en dónde están? ¿No nos acompañarán? —preguntó Emma, apoyada sobre el hombro del dragón rojo al ser casi de la misma estatura. Masaki alzó su Digivice frente a él y una luz emitió del mismo, haciendo aparecer a Agumon frente a los estudiantes. El reptil se estiró un poco antes de pasear su mirada sobre cada uno de los presentes y así saludarlos con un gesto de su garra.

Un gusto conocerlos —dijo, esbozando una sonrisa, antes de devolverse hacia su Tamer — ¿Has pensado a dónde llevarlos para el entrenamiento? —el peliverde meditó la pregunta de su compañero por unos segundos; aunque cuando se le ocurrió algo con qué responder, una segunda voz intercedió por él.

Opino que nos dirijamos a la Sabana Guardián, sus desiertos son ideales para entrenar sin problemas —aconsejó la rusa después de haber conversado un poco con el encargado. La voz de Gabumon se escuchó desde el interior del Digivice, apoyando la idea de visitar la sabana.

También había pensado en llevarlos al Valle de los Dragones —opinó el japonés, aunque francamente la sabana había sido su segunda opción en mente. Nóvikova de inmediato clavó su mirada en él.

¿Para que los maten? —pronunció con un tono áspero y frío, haciendo que más de uno se sobresaltara.

Estaríamos con ellos en todo momento —reiteró el menor.

Voy como profesora, no voy a hacerlas de niñera de nadie —tajó duramente, cruzándose de brazos. El duelo de miradas originó, nuevamente, otro incómodo silencio en el que ahora los cuatro estudiantes se vieron involucrados, sin saber muy bien si decir algo o simplemente callar y esperar a que sus supuestos profesores se pusieran de acuerdo en algo. Agumon carraspeó, llamando a atención del dúo, mas fue la súbita y oportuna presencia de Agnimon la que habló.

Será mejor que vayamos a la sabana, el valle no dejará de ser el lugar más peligroso del continente aún si sólo vamos por un entrenamiento —comentó el espíritu. Sin duda visitar el lugar de origen de Agumon también sería ideal para el propósito de aquella misión, especialmente si hallaban algún Digimon salvaje que "utilizar" como ejemplo de un Raid Boss. Pero, por otro lado, los peligros seguirían latentes en todo momento y la prioridad de ellos como profesores y ejemplos a seguir era la seguridad del grupo, quienes seguramente eran recién llegados a Folder. — ¿Todos de acuerdo? —discretamente, Gungnir asintió a las palabras del Juttoushi, antes de que este desapareciera.

Entonces vamos a la Sabana Guardián —después de un momento de silencio, Loge habló, llamando la atención del cuarteto, quienes asintieron, sin saber muy bien qué había ocurrido. Nóvikova se adelantó y salió de la Central, dirigiéndose de inmediato a la salida de Star que los comunicaría con la región desértica del continente. — Disculpen lo ocurrido —realizó una leve reverencia a sus estudiantes, disculpándose por la disputa que tuvieron que presenciar. De inmediato, el resto del grupo salió del recinto, alcanzando de inmediato a la rubia que, para ese entonces, ya había sacado al lobo de su Digivice, y la acompañaba al frente de la caravana.

Por un buen rato, Masaki no le quitó la mirada de encima, aunque lo único que podía observar era su nuca. Seguramente, Raisa podía sentir la mirada verde clavada en su persona, pero olímpicamente parecía ignorarla sin ningún problema. Internamente, no le agradaba haber reaccionado de esa forma con Masaki, después de todo su relación había ido mejorando con el paso del tiempo y no podía estropearlo por detalles insulsos como el que acababa de ocurrir. Entonces, ¿qué gatillaba esas reacciones ácidas hacia él? Miró a Gabumon, quien le devolvió el gesto, uno bastante cálido que pareció devolverle la calma con la cual había comenzado aquel día. Atrás de ella, pudo escuchar como los estudiantes entablaban plática con él y entre ellos mismos, lo cual anulaba en cierto modo el estado incómodo de la caminata. En el fondo agradeció la curiosidad de aquel grupo. Suspiró para sí misma al mismo tiempo que tomaba su D-Terminal y lo abría, solamente para contemplar la ausencia de nuevos mensajes, mismos mensajes que había dejado de recibir desde hacia semanas. Aparentemente su inclusión a una Guild lo había mantenido ocupado últimamente y, aunque estaba feliz por él, aún no podía consentir el hecho de haberse deshecho de Wisemon tan fácilmente. Guardó el PDA y continuó adelante. Aunado a eso, lo ocurrido el Primero de Enero era un tema delicado, el cual se había encargado de conservar para sí misma, ni siquiera Gabumon sabía qué era lo que había visto en su visión. El año no había comenzado bien, pero por ahora lo importante era sacar adelante la misión y cumplir con la tarea que tenían ese día. Lo que pasara después, el tiempo lo diría.



Masaru Masaru dios que estoy oxidada x_x disculpa lo fail
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


Digna de su nombre, la Sabana Guardián los recibió con un terreno semiárido y una temperatura considerable que contrastaba fuertemente con el invierno en el que, se suponía, estaban. El grupo se alejó de la entrada de la ciudad para adentrarse en la llanura, no tardando mucho en toparse con los primeros Digimon del área. Como de costumbre, la visión más común en el lugar era de especies del tipo Ave, avanzando en solitario o pequeñas manadas por la planicie, además del ocasional Tamer en medio de un viaje. El encontrarse en un terreno hostil hizo que el grupo de estudiantes redujera su charla, atentos a las criaturas a su alrededor en caso que alguna quisiera atacarles. Los profesores, por su parte, también se encontraban en un estado similar por diferentes motivos: Masaki trataba de distinguir a algún Digimon salvaje que pudiera servirles como objetivo para la clase, mientras que Raisa pasaba su mirada por las diferentes criaturas con el solo propósito de parecer ocupada y evitar ser abordada por su compañero de Guild o uno de sus "pupilos". No había tenido muchos problemas en aceptar la invitación en primer lugar, pero en retrospectiva tal vez debió rechazarla. La situación con el japonés era incómoda, de eso no había duda.

- Creo que podríamos empezar aquí - sugirió Gabumon, provocando que el resto del grupo se detuviera - No hay muchos Digimon cerca, así que tenemos espacio.

- Estoy de acuerdo - secundó Agumon - ¿Con qué empezamos?

Masaki se llevó una mano al mentón, escudriñando con la mirada al grupo mientras recurría a su experiencia en la Academia. Al momento de obtener una idea, el chico buscó la mirada de su compañera de Guild para preguntar si estaba bien que él tomara el control. La rusa simplemente se encogió de hombros con desinterés, aún evitando cruzar miradas con el chico de cabello verde. Masaki dejó escapar un ligero suspiro de resignación y volvió a enfocar la mente en su tarea, chocando ligeramente las palmas para llamar la atención de los alumnos.

- Bien, antes de empezar lo mejor sería que se presentaran - dijo el japonés - Sé que ya hicieron eso, pero busco algo más formal que funcione para el ejercicio. Así que, uno a uno, por favor digan su nombre, rango, Digivice, la evolución de su Digimon y una fortaleza y debilidad de ambos como equipo. ¿Está bien?

Los estudiantes asintieron, formando una fila al lado de sus respectivos Digimon e intercambiando miradas para decidir quien iría primero. Edward tomó la iniciativa, dando un paso al frente y llevando su mano a su frente en un saludo militar animado e informal.

- Edward McGregor y Renamon - dijo - Medium, D-Arc y la evolución que alcanzamos es Youkomon. Nuestra fortaleza y debilidad, mmm... - El chico miró de ojo a su compañero, que mantenía la misma expresión estoica de antes con sus patas delanteras cruzadas frente a su pecho. Luego de unos segundos, el Kitsune vio la señal de que debía intervenir, por lo que hizo escuchar su voz por primera vez en el día.

- Estoy orgulloso de mi velocidad y reflejos - admitió - A cambio, mi defensa no es la mejor, en especial en combates físicos.

- Está bien - contestó Masaki con un gesto aprobatorio - ¿Siguiente?

- ¡Emma! ¡Emma Tennant! - saludó la menor del grupo alzando su brazo - Medium, Digivice iC y Guilmon puede evolucionar a Growmon. ¡Sus ataques de fuego son muy fuertes, mucho! pero...

- ¿Pero?

Guilmon puso una expresión de culpabilidad, mientras que su Tamer rió nerviosamente. Raisa observó fijamente a la chica arqueando una ceja, acto que no pareció ayudar mucho a hacerle reunir el valor de confesar, sobresaltándola en cambio. Gabumon notó esto, decidiendo ayudar a su propia compañera preguntándole directamente a la alumna.

- No temas decirnos, están todos aquí para aprender - animó el Bestia. Emma asintió y sonrió ante el gesto, concentrándose entonces en buscar las palabras adecuadas para explicarlo.

- Pues... Nuestra precisión no es la mejor - informó - Terminamos quemando más el terreno que al enemigo...

- Mala puntería, huh... - soltó Agumon, intercambiando miradas con su homólogo carmesí. El dragón asintió, rascándose la mejilla con su garra.

- Puedo acercarme para asegurar que les daré - dijo - Pero entonces yo también salgo quemado...

- Válgame Ygg... - Aquel comentario vino de Hawkmon, que llevó su ala a su frente en un gesto prácticamente teatral. Las miradas pasaron a él y su compañera, la cual carraspeó para llamar la atención e iniciar con su propia presentación.

- Mei Leng, él es Hawkmon - dijo - También soy Medium, mi Digivice es el D-3 y la evolución a Adult es Aquilamon. También tengo dos Digimental, el de Amistad y el de Amor, así que podemos hacer Armor a Rinkmon y Holsmon.

- Mi fortaleza es mi velocidad - prosiguió el ave, interrumpiendo toscamente la presentación de su Tamer sin siquiera mirarla. Su tono sonaba orgulloso, algo que era complementado por la forma en que inflaba su pecho y llevaba un ala a este - Mi hermoso estilo de batalla deja sin palabras a mis oponentes ante la sola presencia de mis movimientos. También, claro, pueden contar mi variedad evolutiva como otro de mis puntos fuertes.

- ¿Y tu debilidad? - preguntó Nóvikova, reacia a seguir escuchando al ave vanagloriarse.

- Ninguna - espetó esta - Puede mencionar mi nivel, pero eso no es más que algo temporal y...

- El ego, ya. - La rusa volvió a cortar las palabras del Child, cruzándose de brazos y mirando al último de los estudiantes. El chico apartó la mirada con timidez, mientras que su compañero, que le recordaba a Sköll a Dylan, levantó su propia pata.

- Gomamon, él es Kristian - saludó el animal marino - Medium, también usamos Digivice iC y mi evolución es Ikkakumon - Se detuvo por un momento, pensando que decir en cuanto a sus ventajas y desventajas - Pues, mi defensa no está mal y mis ataquen hacen bastante daño, pero cuando estoy en tierra no me puedo mover mucho. Soy un blanco fácil, supongo.

Ahora que sabía un poco sobre cada uno de los presentes, el japonés podía hacerse, más o menos, una idea de como proceder con esa lección. En términos generales no parecían ser un mal grupo, complementándose bastante bien entre sus fortalezas y debilidades en teoría. El asunto sería la práctica, donde planes y estrategias eran puestos a prueba por lo impredecible de los enemigos.

- Bien, la razón por la que les pedí que dijeran esto de ustedes es para que todos los demás estén conscientes de quien conforma su equipo - dijo el japonés - Como saben, una Raid es un combate contra un Digimon peligroso, es por esto que deben tener extremo cuidado en todo momento. No pueden simplemente atacar imprudentemente, eso puede causar que ustedes o sus compañeros salgan gravemente heridos. ¿Entendido?

Varias expresiones de afirmación fueron hechas entre los ocho estudiantes. Masaki miró a su compañero, que instintivamente se acercó hasta ponerse a su lado.

- Lo primero que quiero que hagan es que se pongan de acuerdo e ideen una estrategia y formación de batalla - continuó Loge - Elijan entre ustedes un líder, la "posición" que todos tomarán y que tácticas usarán. Una vez que la tengan, la probaremos y de ahí pasaremos a las correcciones y consejos. ¿Entendido?

- ¿"Probarlos"? - preguntó Kristian - ¿Pelearemos con un Digimon de acá?

- Podría ser una buena idea - admitió Gabumon - Pero lo mejor sería empezar por lo básico. Imaginen que las evoluciones de Agumon o yo somos los Digimon a vencer.

- ¿No nos dirán sus evoluciones? - preguntó Mei - Si queremos hacer una estrategia necesitamos saber a que nos enfrentamos...

- Bien pensado. Esa, de hecho, era una de las preguntas más importantes que necesitaban hacer - felicitó Masaki personalmente, para luego pasar a dirigirse al resto del grupo - En una Raid es necesario conocer las habilidades del Digimon enemigo, es por esto que deben buscar la mayor cantidad de información posible. Ya que todos son Medium, vamos a pretender que su oponente es un Perfect: Ideen estrategias para enfrentar a un RizeGreymon y a un WereGarurumon individualmente, luego las probaremos. Pueden preguntarnos si tienen dudas, pero lo ideal es que decidan entre ustedes. ¿De acuerdo? Tienen veinte minutos, suerte.




Kira Kira sorry por la tardanza, go u3u
 

Speed Star
Registrado
20 Abr 2006
Mensajes
4,381
Ubicación
neverland
Offline
Los estudiantes se reunieron a unos metros apartados de los Elite, de modo que pudieran comenzar a planificar una estrategia en el lapso que se les había otorgado. Gungnir se mantuvo en sus posiciones, Masaki observaba con interés al cuarteto y el modo en el cual se desenvolvían entre ellos, mientras Raisa miraba en dirección opuesta, a cualquier cosa que pudiera captar su atención en aquella sabana. Agumon y Gabumon conversaban acerca de sus opiniones al respecto de los Digimon Medium que pronto enfrentarían, así como sus primeras impresiones. En tanto, los jóvenes habían iniciado una suerte de discusión en el pequeño círculo que habían formado para decidir sus estrategias.

¿Por qué él tiene que ser el líder? —apuntó Hawkmon con un ala al castaño, con el ceño levemente arqueado mientras volaba a la altura de los rostros de todos — Mi Mei también puede ocupar ese rol —zanjó.

O más bien, eres tú quien quiere pavonearse con ese cargo —mencionó Edward con una sonrisa sarcástica a medida que se cruzaba de brazos.

De hecho, a mí me da igual, Hawk —enfatizó la asiática, encogiéndose de hombros — Ed tiene más pinta de líder que yo~ —en ese momento el ave hizo una rabieta, a tal punto de comenzar a revolotear alrededor de la azabache quejándose de su falta de compromiso, según él. Renamon pareció carraspear, pero nadie pareció notarlo.

Oi, ¿no estamos perdiendo tiempo valioso en esto? —gruñó el ser acuático desde el suelo, pues el tiempo pasaba y se estaban entreteniendo de más en una decisión que, desde su punto de vista, ya había estado decidida desde que ese grupo se formó. — Venga, ¿qué hará cada quien?

Esperen, ¿alguien sabe cómo son esos Digimon? —el rubio alzó la mano tímidamente y de inmediato todas las miradas se posaron sobre su persona, algunos con gestos incrédulos. — Disculpen, nunca he visto a un WereGarurumon o a un RizeGreymon...

¡Yo sí! —Emma levantó ambas manos con una energía desbordante — Una vez ayudé a Alessa a sacarle algunas fotografías al WereGarurumon de Miharashi, ¡fue increíble! Él aullada mientras Guilmon y yo...

Emma —la llamó el dinosaurio, jalando con su garra la manga de su blusa — Te estás desviando, again —suspiró.

Oh, sorry —soltó una pequeña risa — El caso es que uno es pequeño y el otro es grande —Kristian no supo qué responder en ese instante, ¿qué tan grande o pequeño podrían llegar a ser? No se lo imaginaba. Fue hasta que McGregor cayó en cuenta de algo que tronó los dedos y de su cinturón sacó un dispositivo similar a una pequeña laptop, la colocó en el suelo y comenzó a escribir los nombres de ambos Perfect. Mei reveló que se trataba de un DigiWindow, para aquellos que no estuvieran familiarizados con el dispositivo.

WereGarurumon, Nivel Perfect, Atributo Data, Tipo Hombre Bestia, entre sus técnicas se encuentran Kaiser Nail, Engetsugeri y Glacial Blast —leyó el castaño en la pantalla del aparato, la cual mostraba la imagen de un hombre lobo. Luego procedió a escribir el segundo nombre y ahora la imagen de un inmenso dragón anaranjado, con partes mecánicas y un arma en lugar de su brazo izquierdo. — RizeGreymon, Nivel Perfect, Atributo Vacuna, Tipo Cyborg, sus técnicas son Rising Destroyer, Trident Revolver y Solid Strike —dijo, terminando de leer la información. A simple vista, a quien más trabajo les costaría enfrentar sería al último, más que nada si se guiaban por el tamaño y porque tenía la capacidad de volar y, entre ellos, el único que podía igualar esa ventaja era Hawkmon.

Tsk, ese lobito será pan comido — el pájaro chasqueó la lengua, confiado en que saldría victorioso de ese encuentro. Se elevó un poco por encima del grupo solamente para mirar de reojo a Gabumon, quien seguía inmerso en su plática con su amigo y no se dio cuenta de la mirada confiada que le echaban. — Yo me encargo de él, con mi velocidad será fácil acorralarlo y dejarlo sin aire.

¿Y qué si resulta ser más veloz que tú? —declaró el zorro de brazos cruzados, retando con una mirada severa al ave — No olvides que es un Perfect y tú un Adult.

No importa, con mis otras evoluciones puedo abrumarlo y...

Iré al frente —sentenció seriamente, sin darle oportunidad a Hawkmon de seguir alardeando. Edward sonrió discretamente, satisfecho de tener a un compañero tan centrado como lo era Renamon. Tenían poco tiempo de sobra para seguir planeando sus posiciones, así que no iba a desperdiciarlo escuchando más del elevado ego del Child. Después de todo, ya había quedado establecido que su Tamer sería el líder, por ende, él podría fungir del mismo modo con el grupo de Digimon aprovechando su buena velocidad y reflejos; aunque alguien más tendría que cubrirlo. — Gomamon, debido a tu desventaja en tierra, ¿podrías cubrirme? Mi defensa no es la mejor, pero si dices que tus ataques son fuertes, te confío eso a ti.

¡A la orden, capitán! —cual saludo militar, la foca posicionó su pata contra su frente y asintió. — Kristian puede potenciar mis ataques con su Digisoul, te ayudaremos en eso.

¿Nosotros en qué podemos ayudar? —preguntó la pelirroja, agarrando al reptil carmesí del hombro. No por ser la menor del grupo iba a perderse de toda la acción y contribución a ese entrenamiento de Raid, así que estaba dispuesta a ser de ayuda en lo que fuera. — También puedo potenciar los ataques de Growmon, pero el problema es su puntería... no queremos lastimar a ninguno de ustedes —Guilmon agachó las orejas, visiblemente apenado.

¿Growmon tiene buena fuerza? —preguntó Mei a la otra chica, quien asintió — Él podría encargarse de un combate cuerpo a cuerpo contra WereGarurumon, creo recordar que también cuenta con ataques físicos, así evita lastimarse a sí mismo o a otros —la Tamer del reptil volteó a verlo y este le devolvió la mirada. Si lo pensaba bien nunca habían recurrido demasiado al resto de sus ataques, siempre se concentraban en un par y ya, pero ahora probarían algo más que ayudara al equipo a enfrentar al Perfect.

Eso nos deja con un pendiente —musitó el castaño y volteó a ver a Hawkmon. — Cubre desde arriba, pero no metas a nadie en problemas, got it?

Si, si, lo que digas —bufó, aún sin estar de acuerdo en la formación que estaban teniendo. — ¿Y qué hay con el otro?

En la pantalla del DigiWindow aún seguía desplegada la imagen del Cyborg, la cual el cuarteto contempló por varios segundos más antes de decidir qué hacer. La voz de Masaki se escuchó a la lejos, avisando que les quedaban alrededor de cinco minutos para seguir conversando. El primero en ponerse nervioso fue Kristian, quien sugirió preguntar a los Elite acerca de algún consejo o recomendación; pero de inmediato varios se negaron a ello, justificando que debían ser ellos solos los que hallaran una buena estrategia para esa Raid. Después de todo, cuando el momento llegara, no iban a tener a sus profesores para preguntarles. Debatieron un poco más durante esos minutos que les quedaban, hasta que finalmente dieron con un plan a seguir, aunque varios aún tenían sus dudas al respecto.

Cuando el tiempo de preparación finalizó, todos se volvieron a reunir, siendo los estudiantes los primeros en decir que querían al compañero de Raisa como su primer enfrentamiento. Gabumon asintió y dio un paso al frente, miró a todos detenidamente con su singular sonrisa y, acto seguido, Nóvikova rodeó su cuerpo del aura plateada hasta canalizarla dentro de su Digivice, dando paso al Digisoul Full Charge, que permitió que su amigo cambiara de forma hasta crecer por encima de todos y lucir una figura bípeda y atlética. WereGarurumon gruñó a modo de saludo y movió la cola, mostrando un gesto más jovial y relajado a comparación de su etapa Child; aunque por otro lado, debía tener en cuenta que al ser un "simulador" de Raid tendría que medio comportarse como un Raid Boss real. Masaki, Raisa y Agumon se alejaron unos metros del lugar, para asegurar de darle su espacio al Perfect. Sin embargo, la rusa intercambió miradas con su compañero, siendo eso lo único que bastó para que el lobo entendiera las intenciones de su Tamer.

Sabes que no debemos sobrepasarnos, ¿no? —dijo el japonés, que se había dado cuenta del modo en que su compañera había mirado a WereGarurumon.

Estarán bien, WereGarurumon sabe medir su fuerza —respondió — Pero primero deberán experimentar algo.

Nakai volteó a verla un tanto contrariado; no obstante, el sonido de las evoluciones llevándose a cabo lo distrajo de cuestionarla en ese momento. Edward había sido el primero en revelar la nueva forma de su compañero tras deslizar una carta en su D-Arc, siendo un zorro de pelaje azulino/plateado de nueve colas el que apareció en su lugar. Youkomon se plantó solemne frente al hombre lobo, clavando su filosa mirada sobre él. A continuación, el destello de dos Digisoul trajo consigo las figuras de Ikkakumon y Growmon, el león marino se quedó detrás del zorro, mientras el dinosaurio se había adelantado unos pasos hasta quedar a la altura del Digimon "lider". Sobre ellos la figura de una gigantesca ave rojiza apareció, agitando sus alas de manera altanera a medida que escaneaba con la mirada a todos los presentes, pero en especial al Perfect. Recordó las palabras de Renamon, ¿más veloz que él? Ni soñarlo, eso jamás sucedería. Los Medium también tomaron sus posiciones, preparados con sus respectivos Digivice a la mano por si debían brindar ayuda a sus compañeros. No obstante, antes de que McGregor pudiera decir algo, Aquilamon decidió por sí mismo ignorar olímpicamente el plan y, haciendo gala de la velocidad de la que tanto presumía, se lanzó en picada hacia WereGarurumon, con ambos cuernos listos para rematarlo.

Edward murmuró algo, mientras Mei se tapaba el rostro apenada de que su compañero hubiera hecho caso omiso del plan. WereGarurumon alzó su mirada, observando que el águila caía en picada en dirección a él. No pareció inmutarse en lo más mínimo, logrando evadir el Penetrator de Aquilamon en cuanto el Adult estuvo a punto de tocar tierra. Con un fuerte impulso proporcionado por sus piernas, el lobo había logrado brincar lo suficientemente alto para esquivar al ave y, en el camino, colocarse sobre su cabeza aprovechando que había pisado tierra. Aquilamon comenzó a graznar cuando WereGarurumon se sujetó de sus cuernos, negándose a soltarlo. Youkomon quiso aprovechar la cercanía para atacar, pero debido a que su compañero alado no se quedaba quieto en su intento por sacarse al Perfect de encima, temía llegar a lastimarlo a él también. Fue entonces que Aquilamon alzó nuevamente el vuelo y se llevó al lobo consigo, estaba seguro que se lo quitaría de encima en cuanto alcanzara una buena altura. Sin embargo, antes de que siquiera pusiera en marcha su idea, WereGarurumon ejecutó su Glacial Blast sobre una de sus alas, congelándola al contacto y haciendo que el ave comenzara a caer desde lo alto. El licántropo aprovechó la caída para aterrizar en tierra firme, aprovechándose de la fuerza y resistencia de sus piernas para caer sin ningún problema, dejando un pequeño cráter por el peso de su cuerpo.

Ya en tierra, el primero en moverse fue Growmon, quien en medio de gruñidos se abalanzó sobre WereGarurumon con sus Plasma Blade preparadas para atacar. El Perfect recurrió a sus garras para bloquear las estocadas que el dragón le proporcionaba, sorprendiendo al Adult por la agilidad con la cual se movía para impedir que cada uno de sus ataques llegara a él. Growmon podía ser más grande que él, pero el licántropo mostraba usar eso a su favor para escabullirse de sus estocadas. De un momento a otro, WereGarurumon utilizó su Engetsugeri para quitarse al reptil de encima, propinándole una patada cargada de energía que lo lanzó metros atrás. Sin embargo, Youkomon cargó contra él sin perder ni un segundo, haciendo brillar las puntas de sus colas hasta encenderlas y así invocar a un dragón de llamas rojas que salió disparado al Perfect. El hombre lobo sonrió de lado y contraatacó acumulando fuego azul en su hocico, para así dispararlo como una potente ráfaga que colisionó con el Jaenryū del zorro. Evidentemente, el Fox Fire tuvo más potencia y terminó por disipar el ataque contrario. Youkomon estuvo por lanzarse en un movimiento rápido contra su adversario, pero fue abrumado por la velocidad de WereGarurumon, quien ya se hallaba frente a él con sus garras iluminadas, las cuales empleó para conectar un certero Kaiser Nail contra el pecho del otro Bestia. Ikkakumon ni siquiera había tenido tiempo de reaccionar para defender a su compañero, por lo que solamente se limitó a atacar desde lejos con su Harpoon Vulcan, con la esperanza de que alguno de sus misiles golpeara al lobo. Ninguno dio en el blanco, pues ejecutando una serie de acrobacias magistrales, el licántropo esquivó cada uno de los proyectiles.

Stealth Quarrel —la voz de Aquilamon volvió a alzarse a la par que una cortina de arena se elevaba, indicando que el ave había agitado con fuerza sus alas para levantarse del suelo después de tan tremenda caída — No te olvides de mí, lobito.

Si me dieran un bit por cada vez que me llaman así... —musitó con una sonrisa divertida y enseguida volvió a disparar su ráfaga de fuego azul, quemando las filosas plumas que el Adult le había lanzado. — No me olvido de ti, iba a dejar al débil para el final.

Aquello encendió la ira del águila, quien endureció la mirada y de inmediato agitó ambas alas, generando dos torrentes de aire caliente a partir de ellas. WereGarurumon no se preocupó por escapar del Mach Impulse y, en cambio, resistó al ataque, cubriéndose a sí mismo con sus brazos cruzados al frente. La tierra de la sabana volvió a alzarse, tapando la visibilidad del campo por unos instantes. Growmon y Youkomon ya se habían recuperado y, en un arranque de impulsividad auspiciado por el primero, que había decidido usar sus ataques de fuego, todos atacaron al mismo tiempo sin darse un tiempo para pensar mejor las cosas. El Jaenryū, Exhaust Flame, Blast Laser y Harpoon Vulcan fueron convocados al mismo tiempo, sin tener un blanco visible al cual apuntar. Las llamas de Growmon ni siquiera cayeron cerca de donde el resto de los ataques aterrizaron, dejando a un desanimado dragón en su lugar. Cuando el polvo desapareció, pudieron corroborar que WereGarurumon no se encontraba en su lugar, ni siquiera había rastro de él. Fue hasta que Youkomon emitió una leve exclamación, que se dieron cuenta como el licántropo sujetaba del cuello al zorro, amenazándolo con una de sus garras si alguien se movía.

El descuido de haberse dejado abrumar hizo que Youkomon sea la primera víctima en esta Raid —anunció Raisa, quien se acercó un poco más al grupo con un gesto severo. WereGarurumon soltó al zorro en ese momento y miró al resto, incluso al ave que seguía mirándolo con ojos llenos de coraje. — Aunque su primer error fue subestimar a su enemigo, dejarse llevar solo por el tamaño es algo grave. Yo puedo decirles que hay Digimon del tamaño de un balón de soccer con la fuerza suficiente para enfrentarse al doble de ustedes sin siquiera sudar. Un Raid Boss no es un Digimon normal, no es igual al resto de los de su especie, por algo son considerados amenazas potenciales —explicó, manteniendo un semblante serio en todo momento — WereGarurumon no entra en esa clasificación, ahora imaginen si lo hiciera. En eso deben de pensar al momento de enfrentarse a uno. No es un juego, están en riesgo sus vidas y las de sus Digimon. Un descuido, por más tonto que sea, y pueden quedar marcados de por vida —zanjó y enseguida alzó su blusa, mostrando la cicatriz que había quedado a un costado de su abdomen. No duró mucho y volvió a ocultarlo. El motivo de su "marca" no había sido por nada tonto, después de todo había sido por proteger justamente al compañero que tenía a un lado durante una Raid.

Piensen en eso antes de dejarse llevar por el enojo o la desesperación de no poder conectar ningún ataque —aconsejó el licántropo en su lugar, en un tono más cándido hacia los estudiantes, pues él bien sabía lo tosca que su Tamer podía llegar a sonar — Ningún Digimon al que nos hemos enfrentado en una Raid ha sido imposible de vencer, que unos son más difíciles que otros, sí... pero siempre existe una manera. Tamers, —llamó a los humanos — ustedes también pueden ayudar, si cuentan con cartas, Digimemories o su Digisoul, si aprenden a utilizar esas herramientas en el mejor momento, verán que el peso de la batalla se aliviana para sus compañeros.

Después de esto, ¿están listos para enfrentarme? —pronunció Agumon, dando un paso al frente — Si tienen alguna pregunta, este es el momento —dijo, dedicándoles una sonrisa relajada.




Masaru Masaru ~
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline



El inexperto grupo se mantuvo en silencio, combatiendo la frustración interna en busca de inspiración para prosperar en aquella clase. El ofrecimiento de Agumon de responder sus interrogantes era más que bienvenido en ese momento que estaban perdidos, sin embargo ninguno sabía exactamente que preguntar... ¿Acaso había un "truco mágico" para superar esa tarea? La teoría era sencilla, pero no era tan fácil pedirle a un grupo de desconocidos que colaboraran a la perfección de un momento a otro, al menos no sin un buen motivo para ello.

- Disculpen - dijo Edward finalmente - ¿No podrían darnos cinco minutos? - Su petición fue recibida con sorpresa por la mitad de su "equipo", con quienes no había sugerido que pidieran esa tregua - Solo para volver a pensar la estrategia.

Agumon intercambió miradas con su Tamer para saber su opinión, mientras que este buscó la expresión de WereGarurumon. El licántropo asintió, posiblemente en consideración por los golpes que les había propinado al cuarteto de estudiantes anteriormente. Si se enfrentaban a RizeGreymon sin un respiro seguramente no mejorarían.

- Está bien - dijo Masaki finalmente - Aquí los esperamos.

Sin más el grupo agradeció y volvió a su "círculo", dejando a los miembros de Gungnir sumidos en el silencio incómodo que a estas alturas se estaba volviendo característico. Ambos entes espectrales se manifestaron al unísono, analizando al grupo que les habían asignado en base a lo poco que habían presenciado en ese encuentro. WereGarurumon fue el primero en notar la presencia de los Juttoushi al colocarse al lado de Raisa, esperando atentamente algún comentario de parte de ellos mientras masajeaba distraídamente los músculos de sus brazos para relajarlos.

- Les falta mucho todavía - sentenció Wolfmon finalmente, con una falta de sutileza que hacía agradecer que ninguno de los estudiantes pudiera oírlo y destruir así su autoconfianza - Si ese combate hubiese sido real todos estarían muertos.

- Que directo - contestó Agnimon con una risa - Yo creo que han aprendido, algo es distinto en ellos.

Aunque la Guild era incapaz de escuchar la conversación que sus aprendices estaban teniendo por su lado, no era muy difícil entender a que se refería Agnimon con aquel comentario. A diferencia de la última vez, los Medium y sus Digimon parecían más atentos en general al debate, constantemente cambiando su atención de un miembro a otro mientras este compartía alguna opinión o palabra desconocida. También habían hecho aparecer sus respectivos objetos, comparándolos entre sí en lo que, posiblemente, era el trazo de la futura nueva estrategia. Masaki no pudo evitar sonreír ante esto, notando la sensación de orgullo que sentía cuando daba clases en la Academia y sus estudiantes mostraban progreso. Buscó la expresión de Raisa, sin embargo esta se mantenía tan concentrada en evitar contacto visual que terminó por desistir. La mente de la rusa seguía siendo un misterio para él, pero al menos podía (o mejor dicho, quería) creer que también sentía lo mismo en ese momento.

En un parpadeo los cinco minutos transcurrieron, llevando a los estudiantes una vez más a sus posiciones. Masaki entonces asintió y sacó su Digivice, dejándose cubrir por el aura de Digisoul mientras hacia la carga dirigida hacia su compañero. Con un rugido, Agumon empezó a brillar a la par que crecía descomunalmente, transformándose en su versión adulta y, acto seguido, mecanizándose ante los ojos de todos. Finalmente RizeGreymon llenó el escenario, volviendo a demostrar su voz que llamó la atención de algunos Akatorimon cercanos, los cuales se alejaron al no querer tener que lidiar con el Perfect.

- Wow, es inmenso - soltó Emma - ¡Genial!

El halago fue recibido por el Cyborg con un asentimiento y una sonrisa, para luego moverse a la posición de batalla. Extendió los propulsores en su espada de modo que quedó la formación de arco, esperando tan solo la señal para encenderlos y empezar la lucha. En esta ocasión fue Masaki quien tomó las riendas del encuentro, llamando la atención de todos con un par de palmadas sonoras.

- Bien chicos, esta vez enfrentarán a un oponente que requerirá una estrategia diferente - explicó el Elite - A diferencia de WereGarurumon, que es pequeño y rápido; RizeGreymon es mucho más grande y sus ataques tienen más rango. Necesitarán cambiar su estrategia si quieren vencer. ¿Listos?

Las expresiones demostraban miedo, sin embargo ninguno de los estudiantes desistió. Uno a uno, sus asentimientos mostraron su convicción, dando así inicio al encuentro.

- ¡Comiencen!

Ante la voz de Loge, Youkomon hincó las patas, posiblemente con la intención de hace el primer movimiento del combate. No obstante, antes que pudiera hacerlo la acción de RizeGreymon la sacó a ella y a los otros tres Digimon de su concentración. El Perfect había alzado su revolver, apuntando directamente al lugar donde los cuatro Tamers Medium observaban a sus compañeros. El silencio reinó en el lugar, con ninguno de los aprendices seguros de que hacer en respuesta a ese movimiento que no habían esperado ver.

- Perdieron - dijo RizeGreymon, bajando su arma - Aunque la mayoría de los Raid Boss son Digimon salvajes y sin raciocinio, siempre existe la posibilidad de encontrarse a uno inteligente y, sobretodo, tramposo. No subestimen al enemigo, es bien sabido para muchos que la mejor forma de desconcentrar a un Digimon compañero en combate es poniendo en riesgo a sus Tamers. - Su expresión y voz pasaron a seriedad pura de un momento a otro, creando un contraste como si les estuviera dando una reprimenda - ¡En esos segundos de duda pude haberles disparado a sus Tamers, ¿van a permitir eso?!

- ¡Claro que no! - contestó Ikkakumon - ¡No dejaría que nadie toque a Kristian!

- ¡Entonces demuéstrenlo! - replicó el dinosaurio, volviendo a levantar su rifle en dirección a los chicos - Puedo disparar de un momento a otro, ¿que harán?

Esta vez la respuesta no fueron palabras sino acciones. Sin siquiera esperar una orden Ikkakumon y Growmon atacaron, liberando sus técnicas en la dirección del arma del Perfect. RizeGreymon sonrió y se cubrió, defendiéndose de la ofensiva gracias a la dureza del metal que lo conformaba. Youkomon aprovechó entonces la distracción proporcionada por sus compañeros de equipo, escabulléndose entre las piernas del dinosaurio mientras generaba fuego en las puntas de sus colas. Al sentir la presencia del Youkai a sus pies, el Cyborg encendió sus motores, elevándose velozmente para ganar la ventaja aérea. Fue entonces cuando el cuarto contrincante hizo su movimiento. Aquilamon se abalanzó temerariamente contra su profesor, agitando sus alas a la par que aceleraba para realizar su Glide Horn. Al ver esto, RizeGreymon aceleró, buscando el encontronazo con el águila que, al ver que iba a ser aplastada por el monumental tamaño de su adversario, se quitó del camino inconscientemente. Su expresión de furia mezclada con soberbia se mostró al verse ileso, borrándose inmediatamente después al notar como el Perfect no había querido embestirlo, sino moverse hasta quedar encima de los Tamers, a quienes nuevamente apuntaba con su revolver.

- Mantengan la cabeza fría - aconsejó - Si se dejan llevar por la molestia su mente se nubla y no serán mejores que el Raid Boss - Los Digimon chistaron, volviendo a agruparse mientras su profesor aterrizaba (con cuidado) cerca de los Tamers a quienes ya había amenazado tres veces antes - Ustedes tienen que concentrarse - añadió - Desde el momento que se sintieron en peligro olvidaron por completo que iban a usar cartas y Digisoul contra mí. Aún si el enemigo los amenaza no deben acobardarse, estén siempre listos para luchar y apoyar a su compañero. Esa es la muestra de un verdadero Tamer.

Aquellos chicos meditaron esas palabras, sintiéndose algo tontos por haber perdido la concentración de aquella forma. Era obvio que su profesor no dispararía contra ellos, si perdían la cabeza por algo así, ¿cómo harían con un oponente real? Pacientemente, los profesores esperaron que alguno dijera algo, sin presionarlos más allá de las demostraciones que habían hecho hasta el momento.

- ...Una vez más - soltó finalmente Mei - Esta vez saldrá bien.




Kira Kira sorry por lo fail ~
 

Speed Star
Registrado
20 Abr 2006
Mensajes
4,381
Ubicación
neverland
Offline
De un momento a otro los Digimon se reagruparon, tomaron posiciones distintas a las del anterior enfrentamiento y miraron seriamente a RizeGreymon, quien observaba todo desde lo alto. Ikkakumon se había colocado frente a los Tamers, apuntando su largo cuerno al frente en señal de protección; aquello daba a entender que el león marino estaría defendiendo a los humanos, aprovechando que su defensa, al parecer, era la mejor del grupo. Emma tomó su lector y sin perder tiempo deslizó una tarjeta por la ranura, materializando de inmediato un par de alas blancas en la espalda de Growmon quien, junto al ahora Holsmon que había cambiado de evolución, se elevaron de inmediato por encima de la cabeza del Cyborg. El Armor comenzó a disparar rayos láser desde sus ojos, a la par que el dinosaurio exhalaba ráfagas de fuego; sin embargo, lo que no habían previsto era que la coraza metálica del Perfect logró cubrir cualquier daño posible. Por lo que, en una rápida acción por parte de ambos Digimon, cambiaron de blanco y procedieron a atacar en dirección al cuello. Los ataques dieron en el objetivo, pero rápidamente RizeGreymon alzó el vuelo encendiendo sus propulsores y agitó su revólver, simulando que golpearía con este al par de Adults.

Unas esferas ígneas se cruzaron en su campo de visión, deteniendo su ofensiva. Para entonces, el Youkai ya había actuado y ahora manipulaba su Homuradama a voluntad, dirigiendo las esferas de fuego hacia las partes desprovistas de acero del cuerpo de RizeGreymon. El Cyborg sonrió de lado y los compartimientos en su pecho se abrieron, en ese instante Edward decidió apoyar a su compañero y reveló la presencia de un lector de memorias entre sus pertenencias, rápidamente eligió una y la insertó. Pronto la imagen de un ave de plumaje azul y dorado apareció y se elevó frente al Perfect ante la orden de su invocador. Holsmon se retiró del cielo y Growmon descendió hasta el suelo en cuanto el efecto de las White Wings terminó. Thunderbirdmon generó electricidad en sus alas y de pronto una tormenta eléctrica descendió sobre RizeGreymon, quien prácticamente resistió sin ningún problema el Thunder Storm de la DigiMemory y tras un gruñido, giró su arma y volvió a abalanzarse contra los Tamers. Ikkakumon comenzó a irradiar un aura fría que subió aún más sus defensas y, cuando vio el revólver acercarse a él y al grupo que protegía, disparó su ataque, seguido de un viento gélido que buscó congelar, por lo menos, el brazo del Perfect. El Harpoon Vulcan rebotó sobre la coraza de acero, mientras que el Northern Lights no dio el efecto que el ser marino había imaginado pues, aunque logró cubrir con un poco de escarcha al dinosaurio mecanizado, un simple movimiento brusco de su brazo bastó para quitársela de encima.

El resto de los Digimon ya se habían movilizado de nuevo para auxiliar a su compañero, quien ahora se veía frente a frente con el titán anaranjado. Sin embargo, RizeGreymon dejó caer su cuerpo hasta tocar tierra firme, generando un leve sismo de paso, todo sin dejar de apuntar su arma a Ikkakumon y a los Tamers. Youkomon y el resto se detuvieron, presenciando la escena que, sin lugar a dudas, volvía a costarles la vida de sus Tamers a manos del Raid Boss ficticio.

Pude haber disparado otra vez —aseguró el dinosaurio — Sin embargo, esta vez, existió una notable mejora durante el enfrentamiento, especialmente en el trabajo en equipo, tanto de Tamers como de Digimon —asintió hacia los presentes y esbozó una sonrisa, reconociendo que esta vez sus alumnos lo habían hecho mucho mejor que la primera vez que lo enfrentaron.

Eso quiere decir que... ¿pasamos el entrenamiento? —preguntó Mei, quien ya había corrido a reunirse con Holsmon una vez el ave tocó el suelo, pues de inmediato le abrazó para asegurarse que todo estaba bien, pese a los quejidos del Armor.

Les falta mucho todavía —aseguró Masaki — Pero por hoy lo han hecho bien. Fue su primera vez, se enfrentaron a dos oponentes y, a pesar de haber estado en riesgo en más de una ocasión, creo que ahora comprenden mejor de lo que se trata una Raid. Como lo dijo Raisa, no es un juego. Deben apoyarse mutuamente, conocer sus fortalezas y debilidades para que sepan como aprovecharlas o cubrirlas en el momento adecuado — aconsejó el peliverde, quien yacía de pie a un lado de RizeGreymon, del mismo modo que la rubia se encontraba junto a su compañero frente a los alumnos. Nakai volteó a verla, como si estuviera esperando a que ella también dijera algunas palabras a los Medium. De algún modo la había sentido inusualmente abstraída durante el combate.

Analicen lo aprendido hoy —dijo — Habrá sido un entrenamiento, pero mucho de lo ocurrido aquí puede llegar a pasar durante una Raid, incluso situaciones más difíciles de resolver. Por eso, como RizeGreymon les dijo, tengan la mente fría en todo momento —tanto el aludido como WereGarurumon asintieron en silencio, comprendiendo las implicaciones que tenía que se dejaran llevar por sus propias emociones en medio de la batalla. — Los Raid Boss son Digimon que no les darán una segunda oportunidad, así que no duden en dar el golpe final. Eso es todo... —dicho eso, el grupo quedó sumido en un silencio incómodo, que se acrecentó más cuando el japonés volteó a ver a la mayor de reojo. Sí, podía estar de acuerdo con sus palabras, pero no en el modo tan severo y directo con el que lo había dicho. Las palmadas aplaudiendo del licántropo fue lo que hizo despabilar a todos.

¡Así que felicidades! Lo han hecho bien, chicos —felicitó, con una sonrisa de oreja a oreja que contrastaba demasiado con el WereGarurumon al cual se habían enfrentado antes.

Los Medium cambiaron de semblante casi de inmediato y procedieron a felicitarse mutuamente, al mismo tiempo que sus Digimon volvían a sus etapas Child y caían rendidos al suelo, por el cansancio. Edward intercambió miradas con Renamon, quien fue el único en resistir de pie, a pesar de que también se sentía cansado no iba a hacerlo notar. El resto de los estudiantes continuó entablando una plática amena de cómo se habían sentido y de sus opiniones sobre la batalla, en la cual también terminaron por incluir al dúo de Perfect, a quienes elogiaron por la fuerza mostrada en combate. Pasados unos minutos, Masaki sugirió regresar a Star City utilizando a RizeGreymon como medio de transporte, en consideración al cansancio de los Digimon. Uno a uno fueron subiendo a la garra del dinosaurio, maravillándose porque sería la primera vez que viajarían de ese modo. Sin embargo, cuando Loge se giró hacia Skoll, esta hizo un movimiento desaprobatorio con la cabeza.

¿Ocurre algo?

Nada grave —pronunció, desviando la mirada — Vuelve tú con ellos.

¿Tienes cosas que hacer acá? —preguntó, levantando una ceja. Fácilmente Raisa pudo haberle mentido para que ya se fuera, pero algo en su interior se lo impidió. ¿Para qué prolongar lo que ya había decidido en Año Nuevo? Dejó salir un largo suspiro y miró directamente a los ojos verdes del menor.

La verdad es que no voy a volver a Star City, ni tampoco a la cabaña —confesó, su tono indicaba que hablaba totalmente en serio. WereGarurumon agachó levemente las orejas, no sabía que ese iba a ser el día en que su Tamer finalmente tomara esa decisión. El gesto de Masaki se endureció y, por mero impulso, apretó un puño.

¿Esto tiene que ver con la visión? —exigió saber. Ese era el momento que había esperado para por fin conocer qué era lo que le había ocurrido a la rusa durante su visión. Nóvikova negó con la cabeza.

Para serte franca, iba a irme durante el brindis de Año Nuevo, pero lo que vi me detuvo...

¿Y qué viste? —por suerte para ambos, el cuarteto estaba lo suficientemente ocupado mirando el panorama y maravillándose con viajar sobre el Perfect, que ni siquiera notaron la conversación que se llevaba a cabo entre ambos Elite. No obstante, RizeGreymon sí estaba prestando atención a cada palabra. Raisa quedó en silencio por los próximos segundos, observando fijamente al japonés, tal vez debatiéndose internamente si debía contarle o guardárselo. Al final, decidió aislarse en su burbuja, ladeando la mirada para no verlo.

La decisión está tomada, Masaki —respondió, dándole vuelta a su pregunta — Necesito irme. No quiero que me busquen, ni que intenten contactarme. Sólo prométeme que los cuidarás —pronunció con cierta firmeza en su timbre — especialmente a Mai —en ese momento volteó a verlo, clavando sus orbes en los de él. Le era complicado depositar una confianza plena en el japonés, después de todo, incluso con Mai había demorado tiempo en entregarle esa confianza ciega; pero por ahora lo único que le quedaba era tenerle fe, a él y al resto de Gungnir. El viento de la sabana movió las cabelleras de ambos, quienes se habían sumido en un prolongado silencio que, aunque en realidad duró poco, con aquel intercambio de miradas pareciera que había durado una eternidad. En su duelo interno, Masaki comprendió que no podía detenerla y, aún aunque lo intentara, no lograría nada. Debía respetar esa decisión, a pesar de que no entendía el motivo. — No voy a regresar, así que ya pueden irse.

Cuídate —fue su única palabra, aunque por dentro quisiera decir más cosas que simplemente eso — Intenta no ir muy lejos, Gungnir siempre necesitará de ustedes —dijo, mirando tanto a WereGarurumon como a Wolfmon, que también se había manifestado en medio de la conversación. Raisa no dijo nada más y aguardó a que el peiverde se subiera al Cyborg quien, de paso, intercambió una mirada con su homólogo, el lobo se la devolvió y ambos asintieron.

Los propulsores de RizeGreymon se encendieron, mientras Nakai se encargaba de responder las preguntas de sus alumnos en cuanto vieron que la rubia se quedaba atrás. Nóvikova contempló como el inmenso dinosaurio se iba alejando, poco a poco el sonido de sus alas dejó de escucharse hasta que perdió su silueta en el horizonte. Ambos quedaron sumidos en un mutismo por un largo rato, escuchando los graznidos de diversas aves que habitaban la sabana. Sólo una incógnita rondaba la mente de Raisa en ese momento: ¿Qué estaba a punto de ocurrir? Algo se sentía mal en la atmósfera, no sólo por la visión, también por la situación actual de su Guild. ¿En qué momento Gungnir dejó de tener el brillo de antes? ¿Por qué sentía todo tan... vacío? ¿O solo era ella la que se sentía así? Necesitaba su espacio. Tal vez había sido demasiado el tiempo de convivencia con tantas personas que ahora exigía tener un momento de soledad, acompañada únicamente por Gabumon y Wolfmon. Iba a encontrar el equilibrio del cual su mejor amiga siempre hablaba, necesitaba armonizarse y saber bien en qué punto de su vida se encontraba. Y, para ello, necesitaba desaparecer por un tiempo.

De la cabaña. De Folder. Hasta de su propia familia.



Masaru Masaru AL FIN! :1010: (y al fin, Raisa ya se fue (?) hue hue) en teoría esto fue aún en Enero, así que creo fue antes de lo de Mai (?)


Krause Krause disculpa la tardanza, esto no tuvo madre :c
 

Krause

Sophomore
Registrado
2 Oct 2011
Mensajes
3,754
Offline
-suena músiquita de Aleluya-

Narrativa: En este aspecto no tengo nada que recalcar. Los dos poseen una excelente narrativa y se ve que cuidaron mucho sus post, pues para la longitud que tienen no noté errores ortográficos graves; si acaso, Kira cometió dos errores de tipeo junto con una repetitividad (muy tenues y que realmente es algo menor considerando que sólo fue uno en cada post) y Masa tuvo algunos errores de acentos en unas palabras clave:
Era extraño como la relación
cómo.
Tal vez el mantenerse fuera de la cabaña y de las reuniones era la forma de varios de evitar revivir esos recuerdos nítidos mientras descubría como olvidarlos
"mientras descubrían cómo olvidarlos". Aquí faltó la tilde y la "n" para dar a entender que se hablaba de toda la Guild.

Era difícil saber que tan efectivo era, siendo francos, pero era lo mejor que podían hacer
Era difícil saber qué tan efectivo era [...]

la cual no se aventuró a preguntar más. Fuera por desinterés o respeto a su privacidad, la rusa aún resentía que el espíritu de Irismon estuviera apartada de Mai, motivo por el cual no le nacía preguntar
Ahí repites dos veces el hecho de que no le quería preguntar nada a Gabumon.

24/25(ambos)

Realismo: Pues para ser dos sesiones de "pelea" de Perfects contra Adults no hubo ningún inconveniente con esto, pues no abusaron de su poder para masacrar a los NPC que tenían a su cuidado; de hecho, me agradó que a pesar de ser algo "duros" con ellos, fue dentro esperado para que sus alumnos mejoraran y vieran todos los peligros que hay en una Raid. Un único detalle que me pareció medio raro fue la ausencia de Digimon salvajes casi en su totalidad; sí, mencionaron a algunas aves cuando llegaron, pero de ahí en fuera no hubo nada más. Entiendo que dichos Digis se hubieran apartado al ver a los Perfects, por lo que no querrían buscar pelea, pero si me hizo ruido que estuvieran ausentes durante todo el entrenamiento.
23/25 (ambos)

Interpretación: Bueno, en cuestiones de sus personajes y NPC estuvo todo bien. Me gustó la relación tan tensa que hubo entre Raisa y Masaki, y la esencia de ello nunca se perdió a lo largo del texto; todo se sentía tan "awkward". Los NPC, como dije, se mantuvieron constantes en todo y la diversidad de personalidades que les dieron ayudó a que todo se sintiera muy dinámico. 25/25.

Desarrollo: Para ser los post mínimos, realmente se desarrollaron muy bien. Los post son largos y completos, y se ajustó bien a la trama que querían presentar; por ahí sentí que tenían ganas de extender un poco más la clase (por un comentario que vi por ahí de ponerlos a pelear contra un Digimon salvaje del terreno); pero ya sea por cuestiones de tiempo y recortes, aquello no pudo ser. Me hubiera agradado ver como los Tamers se desenvolvían en una situación un poco mucho más apegada a la realidad (ya que no tendrían ayuda y el Digimon no se contendría).

Como mencioné allá arriba, la relación de tensión entre los dos Elite fue interesante de leer, ya que como que había cierta "descoordinación" entre ellos, pues una quería evitar la charla y el otro quería saber que estaba pasando. Evidentemente no se llegó a un punto de resolución de esa problemática personal, terminando con la partida de Raisa. Le dio otro giro a la Quest, realmente.
25/25

Pagas:
Kira Kira: 292 bits. +1 EVO
+2 Fama
+1 STR WereGarurumon

Masaru Masaru: 292 bits.
+1 EVO
+2 Fama
+1 ATK Rizegreymon

Masaru Masaru Yggdrasil

 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie