Misión E Recolección de alimentos.

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Registrado
18 Nov 2013
Mensajes
234
Ubicación
El Salvador
Misión:
Recolección de alimentos (E)

Descripción: Te han puesto en un pequeño grupo junto a más estudiantes para que recolecten tantos alimentos puedan durante la tarde; estos pueden variar, desde frutas que se encuentren en árboles hasta cacería/pesca. También puede ser recolección de hierbas. Eso sí, cuidado con los animales salvajes que procuren proteger su territorio, con lo que no sea comestible (como hongos venenosos), etc.

Objetivos:
-Recoger los alimentos sin afectar el ecosistema en esencia. Notas: -Habrá un shinobi rondándoles para verificar que todo vaya en orden. Es probable que ni le veas por ahí.

Datos Extras:

-Llevarás una canasta contigo.
-Es probable que alguno de tus compañeros lo vea como competencia y pretenda complicarte las cosas.

Ficha: Emily Uzumaki


Un sol de medio día se postraba en la corona del cielo. Habían citado a algunos estudiantes en una tarde de sábado para recolectar consumibles para la academia. Cosa que les tocaba las narices a los niños, puesto que tendrían que trabajar como negros en uno de sus pocos días libres, días que usaban para desconectar del riguroso sistema educativo de la academia ninja. Sin embargo, les habían prometido una pequeña renumeración económica que dentro de las posibilidades y perspectivas de aquellos prepubertos, parecía una fortuna a cambio de una tarde de trabajo. En el caso de Emily, no podría haber pensando algo más lejano a aquella idea, pues pensaba que pasarse la tarde recolectando fruta era una pérdida de tiempo a cambio de un máximo de 20 Ryus. No obstante, sabía que debía hacerlo de todas formas puesto que era parte de su formación. Sabía que ya estaba dando los últimos escalones para por fin graduarse de aquella academia, y no era precisamente una persona perezosa. De hecho, fue de las primeras en presentarse.

Todos los estudiantes ya estaban presentes para alrededor de la 1. Les darían tiempo hasta que comenzara a anochecer.


-Deben recolectar todos los consumibles que puedan. La supervivencia y recolección de bienes en un entorno natural es algo fundamental si quieren sobrevivir en las verdaderas misiones de alto rango, durante las cuales pasarán semanas e incluso meses vagando por terreno salvaje. Si no son capaces de recolectar buenos comestibles, definitivamente no tienen madera de ser shinobis - terminó de explicar el instructor, frente a 5 estudiantes que en su mayoría hacían un esfuerzo sobrehumano por fingir prestar una sincera atención, aunque sus cabezas andaban por otro lado. Luego de un rato, finalmente los dejaron vagar "libremente" por el bosque, bajo una estricta vigilancia.

- No puedo evitar sentirme observada... - comentaba Emily, siendo una corazonada y vestigio de sus todavía ocultas capacidades sensoriales. Al cabo de una hora, la chica había recolectado algunas bayas de algunos arbustos, y había evitado en medida de lo posible agarrar cualquier tipo de hongo u objeto de dudosa procedencia venenosa. Consideraba que prefería no arriesgar y llevar en menor cantidad, pero a cambio de llevar alimentos que tuviera la certeza que no le darían un boleto de permanencia en el baño durante la noche. En su canasto habían algunos arandanos y hierva buena que había encontrado por el camino. Lo cierto es que la chica se lo estaba tomando con mucha calma, pues no se sentía amenazada en lo más mínimo por aquel entorno, por lo menos no de momento. Al cabo de un rato, se encontró a uno de sus compañeros tratando de escalar un enorme árbol de manzanos. Su tamaño era surrealista, pues medía casi 20 metros de altura y su tronco era en extremo grueso, por lo que agarrarse del mismo para escalar era muy difícil. A unos pocos metros de su base, la del suéter rosado observó a uno de sus compañeros de la academia tratando de escalar a mano desnuda.

- Esos desgraciados, todavía no nos enseñan a escalar en los árboles. Mi hermano sabe hacerlo ya pero nunca tiene tiempo de enseñarme - dijo el chico que trataba de escalar el gran árbol. Era de tez clara y pelo negro, con una complexión delgada. Emily, quién la observa apenas unos 3 metros abajo de él, le respondió.

- ¿Y no crees que sería más fácil tratar de bajar las manzanas con los kunais o incluso con piedras? Digo va. -
- Aaaah... digamos que las arrojadizas no son mi fuerte -
le respondió.
- ¿Y por qué no usas kunais para afianzarte mejor al árbol? -
- Aaaah... digamos que no se me ocurrió -
- ¿Y no se te ocurrió usar estos árboles más pequeños de los alrededores como pivote para llegar más alto sin escalar? -
- Aaaah... digamos que... -
- Que eres bien manco -
le respondió en broma Emily. La chica agarró algunas piedras que estaban en los alrededores, y tras algunas decenas de intentos y con agarrar algo de practica, comenzó a bajar las manzanas del roble. Su compañero, al ver que ese método era mucho más práctico, comenzó a ayudarla. Y este, con tal de llevarsela de machito, en todo momento trataba de agarrar objetos arrojadizos de mayor tamaño y peso que la pequeña muchacha. Pero la dificultad era evidente a simple vista, al punto que Emily comenzó a reírse.
-Es que eres un caso, niño - le dijo.
- Sí claro, solo porque eres la más grande del grupo. Es más vos sos la tonta por tardar tanto en graduarte - le respondió.
- Tengo mejores cosas que hacer que ser una ninja -
-¡Si ser ninja es lo mejor!, ¡ya vas a ver que te voy a ganar y llevaré más manzanas! -
- Claro vos, seguro que me ganas -
dijo sarcástica. Sin embargo, en medio de la rabieta del chico, lanzó una roca que terminó cayendo justo en la cabeza de un jabalí de gran tamaño. Quizás de 1 metro de alto, lo bastante como para considerar que podía atentar contra su integridad física si no se defendían adecuadamente. La chica solamente pudo golpear levemente su frente en ademán de que su compañero acababa de meter la pata.
- ¡Es que eres tonto! - concluyó, observando a la bestia salvaje que los quería atacar.
 
Última edición:
  • 1Me gusta
Reacciones: Zim

Registrado
18 Nov 2013
Mensajes
234
Ubicación
El Salvador
Aquella bestia los observaba a ambos, con cara de no tener muchos amigos. De hecho, la cara del animal más bien reflejaba un hambre voraz y la cual, de hecho, había encontrado su almuerzo al fin. El chico permanecía paralizado, en parte impactado por la situación en la que acababan de meterse por una estupidez. Sin embargo, Emily era consciente de que posiblemente estaban siendo observados y cuidados por ninjas de mayor rango, por lo que en realidad no estaban en un peligro real. Aún así, quería medir sus habilidades para ver si al menos podían lidiar con un animal salvaje con nula capacidad de razonamiento lógico. Abofeteó al chico para hacerlo reaccionar, y practicamente halado lo puso a correr junto a ella. El animal era rápido y persistente, pues su agobiante hambre le daba la fuerza que necesitaba para continuar corriento. Al cabo de algunos minutos, la fatiga ya se estaba haciendo presente en el chico, aunque Emily aún estaba fresca como una lechuga.

-¡Si no me equivoco, por aquí hay un terreno que nos puede servir! - mencionó la chica sin mayor seña de cansancio, aunque no nula.
-¡C-claro, yo te sigo! - Le respondió el exhausto muchacho. Dieron media vuelta en un tronco que bloqueaba por completo la visibilidad, y observaron un desnivel de un par de metros. Algunos segundos después, cuando el animal hizo el cruce en dicho tronco, solo observó la silueta inmovil del par de chicos que estaba persiguiendo. El animal, sin pensarselo más de la cuenta, se abalanzó salvajemente hacia las ilusiones que habían hecho los estudiantes. Al atravesar las imágenes hechas por los chicos, el par aprovechó para clavar sus arrojadizas en las extremedidas del jabalí, quién al perder de pronto gran parte de su soporte natural, dio media vuelta en el desnivel y debido a la velocidad que llevaba, terminó desnucándose varios metros abajo del pequeño barranco. Un único y perturbador ruido sonó la escena, y tras agarrar el valor de observar el estado en el había quedado el animal, sin lugar a dudas había quedado una escena grotesca que ver. Aunque no había sangre en los alrededores, la silueta torsida de la parte superior del animal no era algo natural de ver. Alguien que viera esto por primera vez, seguramente quedaría impactado y en shock en primer momento. Y de hecho, fue el caso.

El chico fue el más afectado por la escena. Y aunque Emily no había salido ilesa de observar aquella perturbadora escena, no tardó demasiado en caer en cuenta de que ya habían sacado el premio gordo: tenían cena para alimentar a 50 personas.

-Mira...no es el alimento más elegante, pero al menos creo que ya podemos dejar de buscar - trató de razonar la chica, tratando de hacer un esfuerzo por no exaltarse. El chico, por su parte, al ser casi 4 años menor que ella y un poco más tonto a nivel de madurez, no paraba de hacer show y expectáculo por lo que acababa de pasar.
-¡¿No lo entiendes, Emily?!, ¡lo matamos!, ¡No puedo creerlo! - Decía impactado y con un alto tono de voz, con atisbo de culpa.
- Ay, no molestés vos. La gente y los animales se mueren todos los días. Esto es algo natural, queramos o no -
- Sí, pero... -
- Además el venía con la mera intención de matarnos, así que no tengas culpa -
la chica no tenía una gran fuerza, por lo que no tardó en perdirle ayuda al crío de que ayudara a arrastrar al imponente animal. Tenía un largo camino por recorrer. Lo que sin carga parecía una distancia de chiste, arrastrando casi 50 kg de peso a lo largo del bosque terminó siendo una tarea que incluso para la Uzumaki fue agotadora.

El tiempo había volado para cuando por fin habían llegado a la entrada del bosque. La mayoría de los niños ya estaban allí, con sus canastos llenos de frutas, verduras, hiervas o tuberculos que habían encontrado por el bosque. Por ende, cuando observaron a la pareja salir del bosque con aquel tremendo animal a sus espaldas, no pudieron evitar sobresaltarse del impacto que aquella escena les causó.

- S-supongo que es empate, ¿No, amigo? - Dijo cansada la chica del suéter rosado. Para su pesar, el chico apenas vio el claro del bosque, no tardó en hecharse al piso para comenzar a tomar el aire que tanta falta le hacía falta.


-----

Bishamon Bishamon Zim finalizada (No sé a quién debo etiquetar sinceramente :v ).
 
  • 1Me gusta
Reacciones: Zim
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie