Cacería Recorrido marítimo | Himadel

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Dying.
Moderador
Registrado
1 Dic 2006
Mensajes
3,562

Recorrido marítimo [Equivalente a D]
Un extraño monstruo se ha hecho presente en las aguas pertenecientes a Seaside, espantando a toda fauna común y hasta a los mismos pescadores que surcan el mar, ya que tiende a destruir embarcación pequeña que se cruce por su camino. ¿Lo problemático? Ni bien alguien intente eliminarlo en la superficie, el mob desconocido inmediatamente se refugiará en lo profundo del océano, optando por la ofensiva desde aquella posición. Prácticamente se ha adueñado del lugar, y es tu deber regresar la playa a su normalidad.

Objetivos:
—Enfrentarse contra Danbania.
—Debido a que la lucha solamente es posible en el mar, no queda de otra que sumergirse.

Notas:
—Un cristal que te brinda la capacidad de respirar bajo el agua, te será brindado para así batallar en igualdad de condiciones contra el raro pez.
—Danbania [Nivel 6]
—Drill [STR + AGI]: Danbania comienza a girar sobre sí mismo tal cual taladro, aumentando su AGI hasta un total de 35 puntos. Debido a que coloca sus tentáculos al frente, estos adquieren la propiedad de perforar, por lo que es recomendable eludir el ataque. Se disparará tal cual torpedo, teniendo la oportunidad de redirigirse un total de tres veces.
—Bubble [INT]: El extraño pez expulsará una pequeña burbuja de su boca, la cual se dirigirá hacia el enemigo con el mismo AGI que posee Danbania; ni bien la circunferencia esté a 1 metro del objetivo, la misma se expandirá de tal forma que poseerá dos metros de ancho y alto, para atrapar al contrincante. La burbuja solamente se reventará si el arma es punzante.
—Needlee [INT + AGI]: El monstruo tensará su espina dorsal donde se encuentran sus relucientes escamas puntiagudas, tras tres segundos, estas saldrán expulsadas hacia el contrincante, estando rodeadas de propiedad mágica, siendo agua el elemento el cual poseen. Un total de 10 se dirigirán al enemigo, siendo 3, las que Danbania puede redirigir una vez.

STR: 15
AGI: 25
VIT: 15
INT: 10
SPI: 10
Como recompensa por esta quest especial.
— 8 reactivos & 60 yrd
—Una lanzada de dado por:
Oath box I-A [Correspondiente a quest D & C]:
Ancient Papyrus & Arclite x3 (81% - 100%)
Lore dust x2 (61% - 80%)
Searing tears x1 (41% - 60%)
Moon tears x1 (21% - 40%)
Silver idol x1 (11% - 20%)
Claimer α (1% - 10%)

Ficha: Himadel
NoirExor NoirExor Lamento la tardanza, puede comenzar señor coso <3
 

"Albino-master"
Moderador
Registrado
28 Ene 2010
Mensajes
1,453

No sabía a ciencia cierta cuanto tiempo había permanecido dentro de ese mundo, era una experiencia agradable y refrescante el haber ingresado otra vez al juego rol en masa conocido como Alfheim online. Si, había oído acerca del cierre temporal en los servidores y el irlandés tuvo que buscar otras formas de entretenimiento, esperando que pudiese regresar alguna vez a esa realidad virtual para reanudar sus aventuras. Justamente se había cumplido su deseo ese mismo día, encontrando además un encargo con el cual ganar algo de experiencia conforme se quitaba el óxido luego de aquel lapso considerable en que había sido privado del juego. Las pesadas botas metálicas iban dejando su huella a lo largo de la arenosa costa de Sea Side, un sitio de lo más hermoso en cuanto a vistas, pero no respecto de las sensaciones, porque yendo al grano el caballero empezaba a rostizarse lentamente y quitarse la armadura cada vez le parecía más atractivo. Su mirada iba posándose sobre distintos objetos o detalles, intentando distraerse un poco.
Fue entonces que alcanzó a divisar en la lejanía a dos personas que parecían emerger del agua cristalina, algo dentro de todo normal si se considera que uno puede tomar sol y nadar un rato para relajarse, pero este no era el caso con este dúo de jugadores. Una vez sus pies tocaron la arena, incorporándose y alejándose del liquido salado corrieron cual si estuviesen desesperados por huir de algo. Otro detalle a tomar en cuenta fue la extraña cola que por un instante se asomó por encima de las olas para luego no volver a ser vista… ¿Era esta la criatura que se supone debía cazar en la tarea que había aceptado hace unas horas nada más?
Cubierto en metal de pies a cabeza el Leprechaun se precipitó a encontrarse con estos desconocidos, pudo apreciar que se trataba de dos chicos y que tenían heridas de consideración.
─ ¡Hey! ¿Estarán bien desde ahora? Ví como salían del agua como si los persiguiera el demonio mismo ─ expresó el albino acercándose a los varones de razas Undine y Cait Sith.
─ Oh, así que presenciaste nuestra desgracia ─ dijo a continuación un sujeto de cabellos largos y azules de la raza acuática, bastaba con verle para saber que había sostenido una batalla muy reñida y difícil ─ Si la Dama Scylla se entera de que uno de los nuestros pierde de esta forma en una batalla acuática me irá muy mal.
─ No seas tan duro contigo mismo, lo que pasó fue culpa mía, no tuya ─ el otro muchacho era considerablemente más bajo de estatura, casi parecía un niño y todo indicaba que empleaba armas a distancia, como la ballesta.
─ ¿De casualidad luchaban contra Danbania? ─ el hada mecánica entonces pareció llamar la atención de sus interlocutores, sus reacciones al oír aquel nombre de la criatura confirmaba las sospechas del usuario de la alabarda.
─ Si, era es pez de gran tamaño al que le llaman Danabania. No sabía que íbamos a toparnos con otros que lo estuviesen buscando ─ el de menor estatura se dirigió al Leprechaun recién llegado, alternando su mirada entre este y su compañero cuya afinidad era el agua ─ Richter no pudo luchar tan bien como hubiese deseado porque intentaba protegerme, solo fui un estorbo. No esperábamos que ese pez fuera tan peligroso.
─ A lo mejor podríamos cazarlo juntos, así cumplimos nuestros encargos a la vez y de la mejor manera. Tampoco creo poder hacerle frente y salir bien parado por mi cuenta ─ comentó el albino dejando salir una breve risa y llevándose una mano a la nuca en señal de vergüenza ─ En tanto, ¿pueden contarme que fue lo que pasó durante la pelea?
De esta forma el ahora trío de jugadores se sentaron un rato en la arena, los que habían salido de un enfrentamiento frustrado sanaban sus heridas conforme le contaban al recién llegado acerca de este nuevo morador de los mares que había elegido las cálidas aguas de Sea Side para invadir. Todo parecía indicar que la batalla debajo del agua tenía sus dificultades y este monstruo tenía todas las de ganar debido a su agilidad para nadar, sus estadísticas según informaron Richter y Lumine al propio Himadel aparentaban superar a los tres en velocidad. Ni hablar del Leprechaun que poseía blindaje pesado, agradecía al menos el contar con un cristal para respirar temporalmente bajo el agua ya que de no tenerlo las cosas irían de mal en peor.
El más bajito del grupo era nuevo en ALO, tal como Himadel aún lo era, mas el mayor perteneciente a los Undine poseía un poco más de experiencia, pero no era precisamente bueno tomando el rol de “pared de carne”. De esto se encargaría el hada mecánica conforme las otras dos se encargarían de mermar la salud del voraz pez todo lo posible.
Tenían un plan, ahora habría que ponerlo en marcha. La ventaja númerica era de los jugadores y mientras más pronto terminasen con esta tarea mejor.

[…]

Al cabo de al menos una hora ya estaban pensando en llevar la ofensiva bajo el mar, porque allí la vida es más sabrosa(?) ya que no había otra manera de enfrentarse a este animal salvo en su propio territorio. Eso sí, había algo más en la mente de Ciarán que no le cerraba del todo y guardaba relación con la manera en que iban a aproximarse a su presa, era mucho mejor el caer de sorpresa y sin previo aviso sobre Danbania que acercársele de frente y en cámara lenta desde el fondo del mar. Pero… ¿Cómo lograrían algo así?
─ No creo que una caminata submarina sea nuestra mejor opción. Además, eres el único que sabe nadar decentemente entre nosotros ─ expresó el albino riendo con ánimos, siendo luego el menor del trío quien asintió ante el comentario de Himadel y haciéndole gracia el imaginarse a los dos tratando de correr rápido cual astronautas en baja gravedad.
─ No hay más remedio entonces, yo no puedo pelear con esa cosa solo y lo comprobé hace unos minutos nada más. Aunque ustedes harán de cebos tal como están, pero eres tú el que debe adoptar ese papel, Himadel ─ sentenció el de mayor nivel dirigiéndose al caballero acorazado. Richter para ser precisos no era otra cosa que un Assassin, no aguantaría demasiado tiempo el castigo el animal acuático ni tampoco Lunine, quien era de la clase Marksman.
─ ¿Y eso que es? ─ preguntó entonces el menor señalando algo que se acercaba desde el mar, todo indicaba que se trataba de un pequeño barco.
Los aventureros agitaron los brazos con tal de llamar la atención de este hombre, el único que estaba a bordo del pequeño barco de pesca. Obviamente tal personaje tenía que ser un NPC, pero tal personaje era la respuesta a esta “aproximación sorpresa” que estaban buscando.
─ ¿Qué sucede? ¿Necesitan ayuda o algo así? Yo solo estoy pescando como suelo hacer de rutina, no soy un barquero en una balsa ─ el hombre quien tenía una barba y cabellos ya blanquecinos debido a la edad escupió aquellas palabras adelantándose a lo que pudiesen llegar a decirle, al parecer no deseaba ser molestado mientras trataba de atrapar algunos peces.
─ Si señor, necesitamos su ayuda. Y no, no necesitamos que nos lleve a ningún lado en específico, o al menos “casi” ─ respondió el albino dirigiéndose al viejo pescador ─ ¿Le interesaría una oportunidad de atrapar un pez grande y raro?
─ ¿Un pez raro y grande dices, chico? No entiendo bien que es lo que tienen en mente. ¿Les importaría explayarse un poco más? Y que sea rápido, los peces no van a esperar todo el día.
─ Pero hay uno que si estará esperando por usted, señor. ¿Ha oído de Danbania? ¿Ese pez duro de roer que anda por estas aguas? Podemos atraparlo para usted.
El veterano usuario de la caña de pescar no esperaba que los jóvenes que acababa de conocer acabasen mencionando a aquella criatura, ¿Cómo no iba a oír sobre ella? Se trataba de un pez monstruoso para su tamaño en comparación a otros que atacaba a los pescadores y que no había sido capturado por ninguno de ellos hasta ahora. Si se hacía con ese ejemplar sin lugar a dudas recibiría un buen reconocimiento además de una buena comida por algunos días y sin tener que poner su vida en juego al intentarlo. La oferta parecía prometedora y solo tenía que arrojar a unos osados muchachos en las aguas de la playa, de cualquier forma, no era un trato que tuviese mal aspecto y el botín valía cada minuto de su tiempo.
La sonrisa de aquel hombre conforme se llevaba la mano al mentón seguramente imaginando lo que haría una vez tuviese a la criatura en sus manos le indicó al trío dinámico que habían tenido éxito.
─ Está bien, si van a intentarlo ustedes tres me parece razonable. Ya muchos han intentado atraparlo y tienen más posibilidades que esos pobres diablos que se arrojan al mar en solitario. Yo los llevo, suban a bordo.


-----
Listo el post.
Belgium Belgium
Pido pase(?) : D
Oh y además pienso subir el segundo y ultimo post mañana.
 

"Albino-master"
Moderador
Registrado
28 Ene 2010
Mensajes
1,453

Vistas como aquella tenían su debido encanto, si uno tomaba en cuenta que se trataba de algo artificial, no obstante también debía considerarse la vastedad de aquel océano donde Abydos y Alfheim no eran otra cosa que un pedazo de tierra rodeadas de un azul infinito. Si no fuera por la zona costera del continente próximo hubiese sido fácil perderse, pero el viejo pescador parecía conocer esa zona como la palma de su mano, de seguro habría historias interesantes y además criaturas dignas de respeto en las profundidades donde los jugadores de nivel bajo como el trío de pasajeros nunca se atreverían a visitar. Pero no había demasiado tiempo para compartir alguna de esas leyendas o rumores, ya que el sector donde Danbania frecuentaba se hallaba próximo al recorrido que hacía el barco que traía a los nuevos jugadores a Abydos. Las intenciones de la criatura eran claras, hacer acto de presencia cual si quisiera desafiar a los recién llegados, amedrentarlos.
— Algo me dice que tendremos que dar un espectáculo a este paso — El mayor del grupo identificó el lugar con facilidad. Si luchaban con el pez gordo de Sea Side en el agua, sin mencionar que dos miembros del equipo chapoteaban mejor de lo que nadaban, los jugadores nuevos tendrían un combate submarino para presenciar como entretenimiento — Aunque puede que tal vez no…
— No. No es tan así, joven. Me han dicho que tienen cristales de respiración, pero no todos saben nadar y pelear a esas velocidades. No llevar equipamiento te dará ligereza, pero tus estadísticas bajarán y serás presa fácil. Es profundo aquí — aquel señor tenía razón, luchar allí sería complicado sin mencionar que no podían sorprender a la criatura en mar abierto, sin mencionar la profundidad. Las aguas eran hermosas y no se acercaban a ser turbias, pero eso poco importaba si tenían que descender obligados cerca de 200 metros por la protección de metal o las armas pesadas.
— Estoy de acuerdo, deberíamos alejarnos un poco más e incluso adelantarnos — opinó el Leprechaun quien ahora tenía como todos los demás integrantes del grupo los ojos fijos en un objeto voluminoso que se aproximaba desde el horizonte. No debía de ser otra cosa salvo el navío que transportaba a los recién llegados a Alfheim a su primera aventura seria.
Haciendo caso a las palabras de Himadel que no diferían mucho de como hasta él mismo lo había pensado, el de edad avanzada procedió con el plan encendiendo nuevamente los motores pero a baja potencia y moviendo la barca en dirección a las costas de Abydos nuevamente pero siguiendo otro camino distinto al que habían tomado para llegar a donde se encontraban. Solo remontarían viaje en cuanto pudieran advertir la presencia de la criatura lejos de ellos haciéndole compañía a la nave de los aventureros nuevos que venía desde Gadan, capital de los Salamander.
Ralentizando su andar de esa manera fue el Cait Sith quien reconoció a decenas de metros lo que aparentaba ser un pez de apariencia peculiar saltando fuera del agua ante la vista de la carne fresca que observaban tanto impresionados como fascinados, incluso unos pocos atemorizados por el aspecto del habitante de las profundidades.
— A ese monstruo le gusta alardear delante de sus posibles cazadores. Pero este será su último desfile — concluyó Lumine sonriendo al pensar en lo desafiante del enfrentamiento que se avecinaba.
[…]
Al cabo de unos cuantos minutos el trío de cazadores de monstruos se hallaba ahora en su nuevo lugar de espera, ahora estaban experimentando en parte lo que era esperar pacientemente por una presa, como lo habría hecho el veterano que operaba la pequeña embarcación cientos de veces. No se trataba de lanzarse cabeza a la batalla sino de esperar el momento apropiado y sobre todo tener la paciencia necesaria para que el objetivo mordiera el anzuelo, porque si debían describir su situación actual dirían que no eran otra cosa que observadores sobre un objeto grande que flotaba detrás de una gran roca, sin hacer el menor movimiento. La profundidad del agua era mucho menor en ese sector que guardaba proximidad respecto de las arenas cálidas de la playa y se apreciaba como el transporte de gran tamaño pronto terminaría su recorrido, bastaba con asomarse por breves instantes e incluso se distinguía mediante el oído.
— Se ve que has estado esperando esta oportunidad por un buen tiempo, señor… — Himadel se dirigió al buen NPC que les había facilitado buena parte del trabajo, por eso era mucho más cómodo el al menos saber cómo llamarle.
— Llámame Gibs. Y si, desde que este malnacido apareció he estado esperando la oportunidad para darle una lección… — continuó el pescador para luego mirar brevemente a los que se enfrentarían a Danbania para voltear y toser con disimulo — claro que en realidad lo harán ustedes, pero me gusta pensar que no habría sido lo mismo sin mi ayuda y la de mi bote.
— Eso seguro, señor Gibs. Habríamos estado chapoteando en el agua en un intento por atrapar a esa cosa. Si esto no funciona, no sé qué lo hará. Le estamos agradecidos — del joven usuario de la ballesta se inclinó en una humilde reverencia, la honestidad en sus ojos y su sonrisa convencieron al hombre de que eran buena gente y que cuando le prometieron entregarle al maleante con forma de pez una vez derrotado, hablaban enserio.
— Haha, eso espero, pequeño. Si alguien le enseñará su lugar en la cadena alimenticia a ese desgraciado serán ustedes, no me defrauden.
Mientras se daba esta breve conversación, a espaldas del grupo tras la gran piedra en la que se escondían se estaba concluyendo con el recorrido de los novatos y el show acuático del pez invasor. Era hora de entrar en acción y habían tenido el tiempo suficiente como para urdir un plan de ataque paso a paso, priorizando el mantener el elemento sorpresa si se era posible durante la pelea, incluso si era improvisación en su gran parte. Himadel sería el primero, aunque haría exactamente igual que sus dos compañeros y treparía por aquella piedra para luego saltar y extender considerablemente el recorrido en el aire usando sus alas para finalmente dejarse caer cual nadador realizando un clavado.
El caballero pesado hizo precisamente eso tras dar la señal nada más el pez estaba próximo a dar otro salto fuera del agua, no era tan rápido desplazándose en tierra en su nivel actual ni mucho menos usando sus alas, pero el observar tanto tiempo a Danbania le había dado entre otras cosas información sobre su velocidad de movimiento, su forma de desplazarse y alguno que otro patrón. Fue justo cuando el pez caía nuevamente dentro del agua que alcanzó a advertir la presencia del jugador que se había dejado caer encima de él con apenas un segundo de diferencia o dos.
— ¡Siente esto! — Aquel movimiento tendría sus consecuencias, pero afortunadamente se trataba de un conjuro menor y el daño esparcido por el agua no sería tanto, sin mencionar que Himadel era inmune a la parálisis gracias a su condición de Leprechaun. Un Spark Touch bien colocado acababa de dejar en posición vulnerable a la criatura, cosa que no fue desaprovechada pues una estocada de la alabarda le fue propinada en esos instantes de inmovilidad.
Como cabría esperar, el invasor de las aguas no estaba para nada contento con aquel comienzo desfavorable, además habían interrumpido su despliegue intimidatorio ante los nuevos jugadores. La respuesta dada al irlandés vino en la forma de latigazos furiosos que su enemigo dirigía en su contra valiéndose de sus largos bigotes, eran difíciles de bloquear completamente y aunque Himadel pudo salvarse de algunos impactos, tuvo que alejarse tras recibir uno de los golpes.
— (No vas a asustarme, pez engreído) — pensó para sus adentros conforme le mostraba un gesto en forma de burla a su rival, llamando su atención y acrecentando su enojo. No obstante procuró retroceder ante la embestida de la criatura, y contraatacar, cosa que no funcionó debido a la velocidad de Danbania.
Ahora el pez nadaba formando círculos, rodeando al Leprechaun que había tenido la osadía de desafiarlo abiertamente, al principio solo observaba pero luego comenzó a girar sobre sí mismo cual si fuese un taladro viviente anticipando así el tipo de ofensiva que pensaba usar en contra del Knight. El ser acuático se propulsó hacía el acorazado siendo recibido por su escudo de metal que tras el impacto dio a entender que no iba a poder frenar el ataque por completo y en efecto la defensa fue rechazada, el albino esquivó la segunda arremetida dejándose caer hacía abajo aprovechando su peso para dirigirse al fondo pero siendo perseguido ahora en vertical desde arriba por el torbellino en que se había convertido el pez.
El ataque del monstruo nunca conectó, ya que este recibió desde un costado unos proyectiles mágicos congelados, el Ice Arrow de Richter que había salvado al Leprechaun de un daño directo. Himadel sin perder un segundo a pesar de sus heridas se precipitó cuán rápido pudo rumbo a unas algas que brotaban del suelo oceánico y se elevaban cual árboles. Su enemigo le siguió sin esperar que repentinamente sentiría el filo de una navaja clavarse en uno de sus costados.
Una puñalada y luego otra más antes de que la víctima se sacuda de encima al asesino Undine propinándole un buen coletazo en el proceso. Richter retrocedió alineándose junto al Himadel para recibir cualquier agresión por parte de la criatura marina, esta tensó su espina dorsal enseñando unas afiladas escamas puntiagudas que emitieron un leve brillo azulado.
— (¡Un ataque a distancia!) — pensó entonces el defensor preparando su escudo para defender a su compañero, ya que aunque estaban heridos era el hada mecánica quien poseía mayor cantidad de vitalidad gracias a su resistencia que incluso era superior a la de Danbania.
Los proyectiles no tardaron en llegar, todos a la vez y desde trayectorias diferentes. El acuático interceptó algunas de las agujas con otra sesión de Ice Arrows, su aliado hizo algo parecido interponiendo su Parma de hierro, pero aún asi acabaron sintiendo como al menos una escama punzante se enterraba en sus cuerpos.
— (Tsk, de verdad es agresivo… tanto que esa será su perdición.)
Himadel se lanzó de frente contra el enemigo, este en respuesta disparó una sola burbuja con la intención de atraparle pero el Knight atinó a reventarla con la punta de su alabarda pero quedando vulnerable. Richter entonces hizo lo mismo avanzando hacía el frente para cubrir los flancos de su compañero evitando que su rival aproveche la apertura para usar sus tentáculos como látigos. Se venía otro ataque de taladro, pero también el momento en que el cazador se convertiría en presa.
El poderoso ser de las profundidades acababa de utilizar su mejor técnica para atravesar cual flecha a ambos jugadores opositores, pero no contaba con que un disparo de ballesta bajo el agua venía en su dirección desde un costado. Nada muy difícil de eludir, por lo que esquivó primero las flechas de hielo del Undine que llegarían antes y luego el perno que perdía gran velocidad bajo el agua. No obstante el proyectil disparado por Lumine estaba encantado con Holy Ram, liberando el efecto de este hechizo en contra del pez quien se sorprendió al ver como perdía una buena cantidad de su impulso.
— (¡Es tu fin, Danbania!)
El monstruo se había descuidado al ser tomado por sorpresa por ultima vez, esquivando el tajo de la daga del Undine pero siendo incapaz de alterar la dirección de su embestida para eludir el impacto de la alabarda del Leprechaun cuya fuerza ahora superaba la velocidad de su enemigo.
Como resultado el orgulloso invasor de Sea Side fue derrotado y la paz en la superficie del agua fue perturbada ligeramente cuando el cuerpo de la criatura flotó hasta arriba del todo siendo visto por algunos jugadores desde la playa y por el señor Gibs quien se acercó rápidamente para reclamar su trofeo.
— No puedo creerlo, ¡Esta muerto! A este le llamo salir de caza, muchachos — dijo el NPC llevándose las manos a la cintura y riendo contento al contar con la presencia del difunto pez sobre su bote de pesca, no era otra cosa que un simple pescado ahora.
— No ha sido nada, señor Gibs. Aunque no nos vendría mal un descanso. Ha sido un rival duro aunque no lo pareciera desde aquí arriba — expresó el Cait Sith sacudiendo las orejas para despojarse del agua que tenía en ellas.
— Ya lo creo. Les vendrá bien darle una probada cuando lo cocine, me pregunto a que sabrá — contestó el viejo mirando con cierta intriga al pez fuera del agua cuyos ojos ahora no eran más que unas “x”.
— Espero que a victoria. Parece que nos ganamos el almuerzo.
Tras lo dicho por Richter los tres aventureros rieron por unos instantes, seguramente para expresar su alivio y felicidad al haber vencido a un oponente difícil. Además se habían ganado el respeto de un buen hombre que frecuentaba esas aguas, esperaban obtener una buena recompensa ahora que el encargo estaba completo y pronto a ser cosa del pasado.
Era la primera batalla en equipo con otros jugadores para Ciarán, había sido entretenida y desafiante, pero le había servido para hacerse una idea de cuan valiosa era la ayuda de otros en contra de monstruos duros de roer y sobre el papel que debía asumir como “tanque”. Pero aún así seguía estando muy verde, varias zonas de Abydos aún le esperaban más adelante.
----​

Mil perdones por la tardanza tan notoria, de verdad =(
Pero esto ya esta terminado(?)
 

Dying.
Moderador
Registrado
1 Dic 2006
Mensajes
3,562
Ni necesidad de contador de palabras(?), extrañaba tus post con ost tho <3. Todo bien hecho, palabras suficientes e igualmente tampoco es desmedido, aunque el uso de NPCs por ser un indigno tanke(???). Así que /u/ Lvl up para Himadel y 60 yrd, reparte 5 puntos de stats y no te olvides de lanzar un dado para la caja. Go go

NoirExor NoirExor
 

"Albino-master"
Moderador
Registrado
28 Ene 2010
Mensajes
1,453
/o/
Me había olvidado de esto, así que lo haré nau(?)

Reparto puntos, los que estaría añadiendo figuran a la derecha en sus respectivos STAT(?):
STR: 14 + 1
AGI: 7 + 1
VIT: 18 + 2
INT: 5
SPI: 11 + 1

Lanzo dado en breve.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie