+18 Fanfic Recuerdos en ciudad Lumiose. ♥

Registrado
13 Sep 2021
Mensajes
18
Offline
Capitulo Final
Mi héroe.



Trate de despejarme por el momento, no dejaría que ese extraño encuentro echara a perder la noche que había planeado, así que me apresure a llegar a mi destino, a esa hora todo estaba ya muy transitado, esa parte de la ciudad tiene una esencia embriagante, las luces y la buena música abunda en todos lados, la vestimenta de las chicas es muy similar a la mía y si bien se ven muchos hombres que buscan una aventura rápida con alguna chica también se ven algunas parejas tratando de encontrar algo de diversión invitando a alguien más en sus lascivas tareas.

Llegue por fin a mi destino, la plaza roja, llamada así porque la mayor parte de la prostitución se tolera y concentra en esta zona de la ciudad, se puede ver de todo, desde parejas del mismo sexo, gente paseando con sus pokemon en un tono más que obvio y parejas con una diferencia de edad enorme, esta zona de ciudad Lumiose existe con permiso de las autoridades y de la misma gente que sabe que es una actividad que llama mucho la atención, se podría decir que es el 5to atractivo de la ciudad, después de la Torre Prisma, las boutiques de moda, el gimnasio pokemon y las cafeterías.

—¡Miren! ¡Es Blaziken Mask! —de repente el grito de una chica emocionada me volvió a poner nerviosa de sobresalto, gire mi cabeza rápidamente viendo como ella levantaba la mano señalando el cielo y ahí estaba, en todo su esplendor, saltando de edificio en edificio cuidando la calles de Lumiose hasta el último rincón, Blaziken Mask.

Los gritos de las chicas no se hicieron esperar y un bullicio emocionado de ellas comenzó estrepitosamente hacia su campeón.

¡Blaziken Mask, eres mi héroe!

¡Eres muy sexy!

—¡J’ai envie de toi!

—¡Voulez-Vous Coucher Avec Moi Ce Soir!


Blaziken Mask sigue su camino con su fiel compañero y mi corazón late rápidamente, al ver a las chicas tan decepcionadas por no obtener su atención, y ver lo deseado que es por tantas mujeres hay algo en mí que me satisface e infla mi ego al máximo.

Y es que mi primer experiencia sexual con un hombre maduro fue con el hombre que lleva esa mascara. ♥

Recuerdo cuando llegamos con Clemont y Bonnie a ciudad Lumiose hace tanto tiempo, cuando su padre, el señor Meyer nos encontró enfrente de esa pastelería y tontamente me confundió con la novia de Clemont, fue la primera vez que un hombre tan varonil y mayor me llamaba hermosa.

No es secreto que para ese entonces ya no era virgen, realmente aquí en Kalos es algo que se tiene casi por tradición el tener sexo en la primera cita y si no es así, la variedad de juguetes que hay para la autosatisfacción hace que se puedan conseguir de todo tipo para probar el placer en todo momento.


Aun así, en mi inexperiencia con hombres en ese entonces me hizo sentir cierta atracción hacia él, en todo momento note que él me veía de reojo y eso es halagador para cualquier chica que empieza a despertar su libido, si bien era un hombre mucho mayor es imposible no notar que debajo de ese overol grueso hay un cuerpo muy bien cuidado y muy masculino como pocas veces había visto.

Fue una breve plática la que tuvimos esa vez, pero lo suficiente para querer conocerlo un poco más, unas cuantas sonrisas y miradas cruzamos, a pesar de ir acompañada de Ash debo decir que en ese momento mis emociones estaban dominando a mis sentimientos.

Una vez que se fue y ayudamos a Clemont a recuperar el control del gimnasio de ciudad Lumiose, volverlo a ver en el taller fue algo realmente reconfortante, es esa sensación de querer ver a alguien que te miro con algo más que gusto y alegría, incluso llegue a sentir algo nuevo dentro de mí, ya había tenido antes algunos encuentros con algunos de los chicos que llegaban a visitar a mamá a recibir clases de montura, pero nada comparado con la atracción que estaba sintiendo en esa ocasión.

Quizás es de esos enamoramientos fugaces, o quizás es porque nunca antes había convivido con un hombre así, pero puedo decir que pude percibir que el lanzaba las mismas miradas a mi que yo a el.


Tanto así que cuando Clemont y Bonnie le rogaron el hacer el viaje con nosotros yo me ofrecí inmediatamente a cuidar a Bonnie, quería que el notara que podía hacerme cargo de una responsabilidad así, lo mejor es que accedió y con eso tendría en mi mente la ilusión de verlo otra vez.

Aunque el destino quiso que fuera antes de lo que creía ¡Y de que forma!

Esa noche, después de festejar que partiríamos con Clemont y Bonnie, platique mucho con el señor Meyer, para ser una persona adulta es bastante jovial y supe toda su rutina de ejercicio, supe sus horarios de trabajo y un montón de cosas interesantes, realmente disfrute mucho la plática y las risas que tuvimos en la cena.

Al ser tan tarde nos invitó a pasar la noche en su casa, lo que sería fabuloso ya que al menos conviviríamos un día mas, así que yo compartiría la habitación con Bonnie y mi querido Ash pasaría la noche en la habitación de Clemont… hubiera deseado que esa misma noche me hubieran permitido pasar la noche con Ash, pero simplemente eso no sucedería.


Llego la noche y por fin llego la hora de dormir, Bonnie tiene un hermoso cuarto lleno de hermosos peluches de pokemon y muchos colores, pasar la noche allí era tan cómodo y confortante que no tardamos mucho en quedar dormidas.

Había dormido un par de horas cuando repentinamente alguien con una fuerza enorme me tapo la boca con un paño empapado en una sustancia desconocida, de un rápido movimiento me saco de la cama abrazándome por la espalda y sosteniéndome con una mano en mi boca para silenciar mis gritos y aspirara la sustancia y con el otro brazo me rodeaba por la cintura, yo solo alcance a gemir y patalear tratando de zafarme o al menos alertar a Bonnie que aun estaba pesadamente dormida, trate de gritar pero la sustancia que aspiraba por el sobreesfuerzo de soltarme adormecía todos mis sentidos, agite mi cabeza lo más que pude pero era inútil, sea quien fuera mi captor me sujetaba con una fuerza sobrehumana, hasta que después de unos segundos todo se puso borroso y un sentimiento de angustia fue lo último que sentí…

Al regresar mi conciencia, de sobresalto me desperté en una silla de un comedor, mire para todos lados confundida por lo que había pasado no encontrando a nadie más, una manta me cubría la espalda pues aun iba en mi pijama rosada de nylon.

—Por fin despiertas! — al ver en la puerta de la cocina con dos tazas de bebida caliente se acercaba a mí el señor Meyer.

Señor Meyer, que… ¿qué sucedió? Yo… no se…—dije confundida mientras me cubría con la manta.

—No te preocupes, he visto todo, regresaba de mi caminata nocturna y al llegar vi que dos tipos te sacaban por la ventana del cuarto de Bonnie y yo…

¿Dos tipos? ¡Seguramente fueron esos malvados del equipo Rocket! —interrumpí de sobresalto al señor Meyer.

—¿Eh? Si… ¡Eso! Estoy seguro que fueron ellos, fue una suerte que los haya podido detener y rescatarte, afortunadamente no paso a mayores y bueno, te traje directo aquí para prepararte un poco de chocolate.

Al escucharlo y ya estar más despejada reconocí el lugar, justamente era el comedor donde habíamos festejado hace horas, pude ver las escaleras que suben a las habitaciones de Bonnie y Clemont, justo donde nos habíamos hospedado.

¿U-usted me… rescato? —Pregunte con una alegre ilusión.

—¡Claro que sí! No iba a dejar que esos rufianes te hicieran daño, y menos a una chica tan hermosa como tú— Meyer me acerco una de las tazas de chocolate mientras jalaba una silla para tomar asiento, yo hice lo mismo.

Se… ¡se lo agradezco mucho!— baje la cabeza agradeciendo y tome entre mis manos la caliente taza mientras me sonrojaba por sus elogiantes palabras —aunque… no me explico que tendría que ver yo… si lo que le interesa a esos tipejos son los pokemon y…

—Lo importante es que ya estas a salvo, ¿no lo crees lindura? —Me dijo Meyer mientras me miraba amablemente, debo decir que sus palabras y acciones realmente me tenían embelesada, sorbí un poco del chocolate sonriendo con coquetería, ¡era delicioso! Su textura espesa y dulce con un poco de amargura hacían que mi cuerpo se calentara por completo mientras mis sentidos se confortaban de sobremanera.

¡Esta delicioso! —dije dando un sorbo aún mas grande.

— ¡Ja ja! No fue nada, creo que para mi edad aún conservo muy bien mi cuerpo y mi estado físico.— me contesto Meyer bromeando.

Me… ¡me refiero al chocolate señor Meyer! —conteste rápidamente entendiendo a la primera su chiste mientras reía un poco.

—¡Oh vaya! ¡Realmente me había ilusionado! —Meyer se reía mientras frotaba su nuca por la confusión ambos reímos mientras disfrutábamos del momento a solas.

El ambiente era bastante sexual, yo disfrutaba mucho de estar con mi varonil salvador y el igual reía y me ponía completa atención a todo lo que yo decía, fue un momento realmente romántico si puedo decirlo así, pues el dulce del chocolate y el confort que sentía era algo que me hacía sentir más y más en confianza en todo ese momento.

—Y dime Serena, ¿estas segura que no quieres ser la novia de Clemont? —pregunto Meyer mientras terminaba su taza de chocolate.

No… no podría, Clemont es un buen amigo y lo quiero mucho, como quiero también a Bonnie, sin embargo…

—Comprendo, una linda chica como tu debe tener muchos pretendientes ¿no es así?

¡Basta! No es eso… es solo que… yo…—mire la taza que llevaba a medias mientras me sonrojaba.

—¿Sabes?, me hizo muy feliz que por apoyar a mis hijos me hayas dicho que te harías cargo de Bonnie de ese modo tan maternal, estoy seguro que puedo confiar en ti, hay algo en ti que me recuerda a mi esposa— El señor Meyer me tomo de la mano mientras me miraba con coquetería.

«Tranquila Serena… él es un hombre mayor y el padre de tu amigo, además recuerda que Ash está en esta casa también… no debería estar sintiéndome tan atraída en este momento» pensé queriendo evitar la tentación.

¡Puede estar seguro de eso señor Meyer! aparte el día de hoy le debo mi vida pues no sé qué pretendían esos maleantes del equipo Rocket conmigo, ¡es usted todo un caballero!— dije con coquetería mientras un calor se elevaba más y más en mi al sentir su tosca y pesada mano apretándose a la mía.

—Y si te dijera que me gustas muchísimo a pesar de ser tan joven, ¿qué pensarías de mi? —Meyer completamente en plan de seducción me estaba envolviendo poco a poco y yo estaba más que dispuesta a seguir.

Pensaría que… un tipo tan fuerte y masculino como usted solo quiere bromear conmigo— sonando levemente provocadora quería saber a dónde nos llevaría todo esto.

Inmediatamente Meyer se levantó de su asiento y sin soltar mi mano hizo que yo también me levantara y ahí mismo acercando su rostro al mío sin que pudiera pensar en resistirme me beso apasionadamente por primera vez.

Fue un beso tan delicioso, justo en el momento preciso, toda mi libido estaba al límite, sus labios succionaban mis delicados labios mientras que yo trataba de seguirle el paso sorbiendo los suyos, el calor que había en mi rostro era bochornoso, como dije no es que no hubiera hecho ese tipo de cosas antes, pero es muy diferente hacerlo con alguien de mi edad o de complexión delgada a hacerlo con alguien tan varonil y experimentado.

Sus brazos con gran fuerza me apretaban a su cuerpo mientras que sus manos recorrían todo el mío, yo solamente sostenía su cara entre mis manos mientras lo seguía besando, podía sentir en mi tacto su fuerte rostro y como su cara era rasposa, su esencia entre una loción de hombre y aceite para motor realmente me hacían sentir más adulta, de repente me separo de su cuerpo y traviesamente note como su mano izquierda se deslizaba hacia mi taza de chocolate que aún tenía un poco menos de la porción, sumergió completamente su dedo índice para después llevarlo a mi boca.

Lentamente paso la punta de su dulce dedo por mis labios mientras yo completamente extasiada saque mi lengua para lamerlo, lentamente el cambio de pasearlo en mis labios a meterlo en mi boca, de atrás hacia adelante como si se tratara de una penetración oral, con una actitud completamente desvergonzada lo apreté en mis labios mientras succionaba fuertemente no dejando moverlo más.

— ¡Carajo Serena! Casi me arrancas el dedo con solo succionarlo, se nota que tienes experiencia.— dijo sonriendo atrevidamente.

¿Usted cree? Realmente soy nueva haciendo estas cosas… ¡pero si se como hacerlas! — Le respondí con una actitud retadora y soltando su dedo.

Ambos ya estábamos al límite, y sin decir más Meyer me tomo entre sus brazos cargándome mientras caminábamos a lo que parecía su habitación.

S-señor Meyer, no podemos… nos pueden escuchar…— dije aun dudando nerviosamente.

—No te preocupes querida, las paredes tienen aislante acústico, sabía que lo necesitaba por mi taller, así que pierde cuidado.— diciendo esto me llevo hasta que entramos a su recamara, yo estaba súper nerviosa pero aun así, con mucho deseo a flor de piel.

Al entrar y cerrar la puerta su actitud cambio rápidamente, me puso en el piso y enseguida deslizo sus poderosos dedos entre mis cabellos y de un jalón violento me obligo a arrodillarme enfrente de él.

¡A-auch! ¡Eso dolió! — Dije con un puchero, cuando de repente enfrente de mi estaba completamente hinchada, venosa y palpitante la verga más grande y gruesa que había visto hasta ese entonces y lo peor de todo es que estaba ya a milímetros de mi boca.

Oh por Arceus…— Solo alcance a exclamar al ver semejante pedazo de carne sexual enfrente de mí, sin decir nada ni mover la cabeza solo levante la vista mirándolo con angustia y Meyer fue definitivo.

—Serena… — dijo demandante mientras me apretaba el pelo — ¡trágatela ya!

Abrí la boca para tratar de convencerlo, que a pesar de que yo lo había provocado supiera que nunca había dado una mamada a un pene tan grande, pero a la primera palabra que trate de decir inmediatamente el movió sus caderas hacia adelante y el gigantesco glande entro a mis labios sin que yo pudiera detenerlo.

¡Gluuup! ¡Mmmmghhh! — gemí terriblemente angustiada mientras el señor Meyer me apretaba hacia él y fuertemente me obligaba a tragar más, lentamente presionaba hasta que por fin pude tener la mitad de su largo pene y entonces se detuvo.

—Muy bien Serena, estoy seguro que nunca habías tenido algo así en tu maldita boca, así que debes de aprender a tragarla ¡TODA!

Sus palabras firmes y agresivas junto con lo que me obligaba hacer hizo una mezcolanza de sentimientos pervertidos dentro de mí, cerré los ojos mientras lagrimas por el esfuerzo resbalaban por mis mejillas, su brutal verga ahora se estaba presionando ya con mi garganta y obviamente por el esfuerzo me estaban dando unas arcadas terribles, trate de escapar del cruel trato y hacerme hacia atrás, pero mis esfuerzos eran inútiles pues la fuerza de Meyer me tenían tan bien sujeta que no podía ni moverme ni un centímetro.

De repente saco toda su enorme virilidad de mi boca de golpe.

— ¡Vamos Serena, respira! —dijo agresivamente.

¡Cof! ¡Cof! AAahh! ¡S-señor Meyer!, p-por favor…— suplique con nervios mientras respiraba agitadamente, un hilo fino de saliva y flema colgaba entre mis labios y la punta de su pene, inmediatamente Meyer volvió a apretar mi cabeza contra el volviéndome a penetrar violentamente por la boca.

¡Gluuup! ¡Oooohhhhuuggg! ¡MMMmmmggggllhh!

Sentí aterrada la asfixia que estaba provocando su enorme glande en mi garganta y eso que solo tenía un poco más de la mitad adentro, haciendo un esfuerzo puse mis manos en sus rodillas apoyándome en ellas para impulsarme hacia atrás con todas mis fuerzas, Meyer reacciono agresivamente.

— ¡Baja tus manos puta! ¡Ponlas junto a tus caderas!

Sus órdenes tan directas junto a su tono de voz hizo que obedeciera rápidamente, en menos de un segundo mis manos quedaron abajo, sin ya oponerme a su trato mientras que con un movimiento rápido sus caderas comenzaron a violar mi boca sin piedad.

—¡Serena siii! Ohh… eres una chica muy obediente, inclina un poco hacia atrás tu cabeza y relaja tu mandíbula, no quiero que tus dientes se interpongan a nuestro romance, entiendes?


Asentí con la mirada y entonces hice la cabeza un poco hacia atrás inclinando mi boca hacia arriba, Meyer coloco su mano izquierda en mi garganta que por la posición resaltaba más y comenzó a darme un fuerte masaje en ella.

—Esto es para que relajes tu garganta Serena, con un poco de practica serás unas chica perfecta que podrá engullir cualquier verga con facilidad, así que prepárate.

Con muchos nervios volví a asentir con la mirada, la quijada me dolía por el esfuerzo y al sentir como el pene de Meyer empezaba a tener contracciones en el interior de mi boca me dio una sensación morbosa y deliciosa, el seguía masajeando mi garganta y simultáneamente empezó a mover sus caderas de adelante hacia atrás, lentamente pero empujándola más y más al fondo, poco a poco mi boca iba moldeándose a la forma y grueso de su verga hasta que por fin cedió y de un firme movimiento mi boca fue ganando terreno de la imponente salchicha, con un gran esfuerzo quise demostrarle que yo podría con cualquier responsabilidad que me presentara y que mejor que devorando placenteramente su miembro hasta que mi nariz pego al fin con su vello púbico.

¡MMmmgggfff!! ¡Mmmmgggggfffff!!♥— gemí débilmente, sintiendo como todo ese enorme falo palpitaba en mi garganta que sentía explotar.

— ¡Uff! Serena, ¿ves como si podías? ¡tienes una habilidad natural para tragar vergas!— Meyer me dijo satisfecho mientras me apretaba mi cabeza rudamente contra su pelvis impidiéndome escapar.

¡MMggglllpp! ¡¡Mmmgggllllppp!! —gemí ruidosamente mientras golpeaba sus muslos y su estómago con mis manos cerradas pues la falta de aire me era tan notorio que me estaba poniendo morada.

— ¡Ja ja! Vamos Serena ¿cómo podrías cuidar de mi pequeña Bonnie si ni siquiera puedes aguantar la respiración un poco? ¡aguanta más maldita puta! — Me dijo para mi desesperación.

Me sentía completamente mareada y todo se me estaba poniendo borroso, mis manos dejaron de luchar y mi cuerpo poco a poco empezó a perder el conocimiento, de repente Meyer por fin tirando de mis cabellos jalo mi cabeza hacia atrás y sentí como todo su enorme palo se deslizaba fuera de mi garganta.

¡¡COF!! ¡COF! ¡COFG! ¡AAAAAaaaaaaaah! ¡Cof! ¡Cof! —solté un violento resuello mientras mis pulmones se llenaba de oxigeno nuevamente, respire profundamente por la nariz y la boca mientras bajaba la cabeza, de mis labios escurría una morbosa combinación entre saliva, flema y liquido pre seminal, mi rostro estaba empapado en sudor y regresando a mi color normal, fue una experiencia tan aterradora pero… mi cuerpo estaba temblando ligeramente, mi sexo lo sentí completamente empapado y mis pezones estaban completamente rígidos, una sensación tan placentera y erótica despertaba en mi cuerpo y me encantaba, era como un orgasmo insano en todos mis sentidos.

—Excelente Serena, ya veo que eres toda una mujer, así que abre la boca otra vez— Meyer estaba decidido a convertirme e una amante del sexo oral rudo o más bien… a las irrumaciones. ♥

Obedecí nuevamente y sin decir más volvió a penetrarme por la boca hasta que nuevamente llego el momento en que me aplico el masaje en la garganta y como por arte de magia en menos de un segundo ya tenía otra vez la enorme verga hasta el fondo de mi garganta.

Mffffff, ggggfffff…—mis sonidos guturales ya eran más tranquilos y controlados a pesar de que nuevamente mi cara ya estaba chocando con su pubis, sus vellos púbicos ahora eran solamente un cosquilleo tolerable en mi nariz, en menos de una hora Meyer había logrado que mi garganta se volviera una especie de masturbador personal y al darse cuenta de mi comodidad al recibirlo completamente acelero el movimiento de sus caderas de atrás hacia adelante.

«Por Xerneas… ¡se siente riquísimo!» pensé muy cachonda.

Tenía la boca abierta de par en par, mis labios se deslizaban por todo ese grueso y largo miembro, podía sentir claramente en mis labios cada vena, rugosidad y protuberancia que había en su pene, lo que provocaba que mi cuerpo se calentara más y más, al darme cuenta estaba penetrando mi boca y garganta ya a una velocidad demencial, mi cabeza viajaba rapidísimo en ese morboso movimiento.

¡Glup! ¡Glup! ¡Glup! ¡Glup! ¡Glup! ¡Glup! —mis sonidos guturales se escuchaban en su habitación de una forma descarada y vulgar, mi garganta realmente se había vuelto un “onahole” para el señor Meyer y sus sucios planes y lo peor es que estaba disfrutando mucho el sentirme asi, tan usada, indecorosa… tan sumisa.

Mi delicado cuerpo ahora se mecía violentamente, Meyer ya sostenía mi cabeza con ambas manos y fornicaba más y más rápido mi boca, sin darme cuenta note que una de mis manos prácticamente estaba ya dentro del short de mi pijama rosada, estaba masturbándome fuertemente mientras soltaba quejidos y gemidos al ritmo de la penetración oral, todo era una locura, las piernas me temblaban de placer y mi sádico “maestro” prácticamente ya estaba cabalgando sin piedad mi cara deslizando todo ese delicioso bocado que viajaba desde la punta de mis labios hasta el fondo de mi garganta y no me importaba, estaba completamente perdida en mamar esa deliciosa verga y masturbándome como loca, sabia que ya estaba al límite de un exquisito orgasmo.

« ¡Esto es demasiado! ¡Me- me voy a desmayar de placer!» pensé en mi locura sexual.

De repente mi cuerpo se tensó y una descarga viajo desde mi clítoris por todo mi cuerpo, mis ojos se pusieron en blanco y apreté los puños y los dedos de los pies mientras tenía el orgasmo más delicioso de mi vida hasta ese momento.

♥¡¡¡MMMMMMMGGGGGGG!!! ¡¡GGGGGLLLLLP!! ¡¡MMMMMMMMFFFFFFF!!♥— retorcía mi cuerpo con esos deliciosos espasmos mientras mi cabeza era aún sacudida como una muñeca, clave mis uñas de mi mano derecha en el muslo de Meyer mientras que con mi otra mano aun tallaba y acariciaba mi clítoris exprimiendo al máximo el placentero orgasmo.

Al sentir eso Meyer acelero brutalmente el ritmo de sus caderas y en menos de 5 segundos su larga masculinidad comenzó a vomitar chorros y chorros de semen, sus gemidos eran más como una especie de gruñidos salvajes mientras aplastaba completamente mi rostro en su pubis, el sentir como esa enorme verga se inflamaba y contraía con exquisitos espasmos en toda mi boca y garganta fue algo demencialmente delicioso, fue la cereza del pastel que necesitaba mi cuerpo para dejarme completamente temblando y con la última gota de mi maduro amante en mi estómago, al pasar de unos segundos más Meyer por fin libero mi cabeza de sus fuertes manos y retrocedió dándome por fin la oportunidad de respirar algo más que su leche.

Cof… cof…—Mi tos ahora ya no era ahogada y desesperada, prácticamente era suave y controlada, aunque mi cuerpo se sintió muy débil por el tremendo orgasmo que había tenido, esa noche mi boca se había vuelto una obscena aspiradora de vergas grandes.

—Serena… por Arceus… ¡que mamada me acabas de dar! realmente eres ya toda una señorita que bien podría ser mi esposa.— Meyer dejo caer completamente su overol y su musculoso y velludo cuerpo estaba completamente expuesto frente a mí, al recibir halagos de alguien tan masculino y experimentando y más de esa índole me puso con ganas de seguir experimentando con mi rudo amante.

—Vamos preciosa, veamos si eres digna de una tarea tan importante como cuidar a Bonnie, vamos, déjame ver esas bonitas y juveniles nalgas en todo su esplendor.

Me puse de pie mientras obedecía fielmente, baje los empapados shorts de mi pijama, completamente exhibiendo los femeninos bóxer morados que llevaba puestos, que a pesar de ser lisos se adherían sensualmente a mis nalgas.


—Serena, eres una chiquilla tan deliciosa, ¡maldición! ¡Clemont, necesita unas lecciones para que aprenda a apreciar lo bueno cuando lo ve!— Meyer me miro con una lujuria desesperada mientras yo escuchaba y me ponía de mil colores, mi ego femenino estaba por las nubes al sentirme tan especial porque a pesar de ser tan joven tenía completamente interesado en mi a un hombre como el, coquetamente me agache ligeramente dejando a su disposición mi redondo trasero.

¿Le gusta? —dije coquetamente mientras daba pequeños saltitos haciendo que la carne de mis glúteos temblara morbosamente.

Meyer sin decir más se abalanzo hacia mi empujándome hacia la cama, caí boca abajo mientras el apretaba su rostro en mis nalgas lamiendo y mordiendo suavemente gran parte de mi trasero, yo sentía cosquillas y pequeñas punzadas al sentir como su cara rasposa se frotaba en toda la suave piel de mis glúteos, chupaba y lamia completamente, metiendo sus manos debajo de mis elásticos bóxer y prácticamente casi cada mano cubría por completo cada uno de mis cachetes traseros.

¡Aaahh!, c-con cuidado señor Meyer— dije tiernamente mientras el no dejaba de amasar y apretar desesperadamente mis nalgas, obscenamente metía su nariz justamente en medio de ellas y aplastaba su rostro entre mi trasero lo que empezaba a ponerme más y más cachonda.

—Serena, eres tan erótica, ¡tienes un verdadero panal de miel aquí! —separando su rostro con un fuerte tirón mis bóxer quedaron hechos añicos, voltee asustada pero el con su fuerza me mantuvo boca abajo mientras repentinamente una fuerte y sonora nalgada me estremeció.

¡Auuhh! —chille lastimosamente

Meyer repentinamente asesto otra fuerte nalgada, y otra y una más, yo apreté mis manos en las sabanas mientras recibía el cruel castigo.

¡B-basta! ¡Me… me duele! — dije lastimosamente

—Serena, quiero dejar mis manos bien dibujadas en tus tersas y blancas nalgas, quiero que este dolor se haga placer, quiero moldearte para que seas la amante perfecta— diciendo esto Meyer impacto un par de nalgadas más y en un arranque de lujuria total mordió una de mis nalgas con gran fuerza.

¡¡AAAAAUUUUUUH!! —Si bien estaba siendo placentero el doloroso juego en ese momento sentí un ardor en todo mi trasero, quise poner una mano para sobarme y cubrirme la fuerte acción, pero Meyer la aparto mientras que hacía lo mismo con mi otra nalga, solo sentí hundir sus enormes dientes en mi suave musculo y como ese agudo dolor recorría completamente mi cuerpo

¡¡YAAAA!! P-por favor… ¡no más! —dije con lágrimas en los ojos por el duro trato, hice un esfuerzo para tocar la parte que me había mordido y podía sentir el hinchazón con la forma de sus dientes y un intenso ardor.

Sin embargo, mis chillidos y suplicas lo pusieron aún más intenso.

Meyer se acomodó ahora tomando la punta de su verga y de forma juguetona comenzó a pasar de arriba a abajo entre la línea de mis suaves y maltratadas nalgas, apretándola juguetonamente en la entrada de mi ano y mi sexo una y otra vez, podía sentir como resbalaba su monstruoso instrumento dejándome completamente resbalosa por donde pasaba, finalmente la apunto a mi sexo y con un seguro empujón comenzó a enterrarme su enorme macana.

Abrí mis ojos de par en par y apreté mis dientes, me sorprendía la capacidad de recuperación de mi cruel amante, pues no tenía ni 10 minutos que lo había ordeñado y ya estaba nuevamente sino igual que antes un poco más grande, me puse muy nerviosa mientras sentía como invadía completamente mi interior, grite al sentir como el grueso falo extendía mis labios y amenazaba con partirme en dos.

¡Ah! S-señor Meyer… d-despacio… despacio… ahhh…—era increíble la sensación de dolor y placer que ahora hacia que mi cuerpo temblara, tenía las nalgas completamente adolorida y al sentir como me penetraba lentamente hizo que mi cuerpo empezara a tener deliciosas convulsiones.

El acto era tan primitivo y dominante, un enérgico y musculoso macho sometiendo a su pequeña y delicada hembra, preparándola para ser montada y recibir su espeso esperma por segunda vez, solo que en un lugar diferente.

Puse una carita de ansiedad al sentir como la verga de Meyer no me daba tregua, entrando en mi cuerpo centímetro a centímetro, tan sensible estaba que juro que sentía como los pliegues de su prepucio se recorrían más y más al entrar dentro de mí, parecía que no se detendría nunca, Yo estaba con la cara enterrada en las sabanas gritando y el gemía bestialmente, su sudor caía copiosamente en mi espalda y su respiración agitada por la excitación quemaba mi nuca provocándome escalofríos.

S-señor Meyer… ahh… ooohh… mmmm…

—Shhhh... quietecita, Serena, casi lo logras…— Me dijo Meyer al oído haciéndome sentir como mi piel se erizaba al sentir su aliento, con la voz más seductora posible.

Finalmente las caderas del señor Meyer dieron un efectivo empujón contra mis nalgas que mandaron una descarga de placer y dolor por en todo mi cuerpo, y supe que me la había clavado TODA.

«Oh Arceus… Arceuss… ¡la tengo toda dentro! Me la metió ¡¡TODA!!» Pensé febrilmente mientras Meyer se acomodaba sobre mí, preparándome para la montada de mi vida, estaba concentrada en acostumbrarme lo más rápido a su tamaño y grueso pero era difícil, su verga palpitaba en mi interior y cada movimiento hacia que todo mi cuerpo se estremeciera, así fuera mínimo, de repente sentí como él busco mis manos y las sujetaba de lo más dominante las ponía en mi espalda, cruzadas de la forma más sumisa posible.

Algo familiar había en ese sentimiento y esa fuerza, casi podía describirla como la que horas antes me había sustraído de mi cama y sostenido para caer en los efectos del somnífero, pero ahora era mi “salvador” el que me tenía ahí, sometida y completamente a su disposición, me sonroje muchísimo y por las emociones combinadas se me escapo un suave gemido.

Ahhmmm…

Entonces Meyer comenzó a moverse suavemente de atrás para adelante, preparando mi indefenso y sometido cuerpo para el cruel entrenamiento que estaba a punto de recibir.

Señor Meyer… despacio... es usted muy… grande— dije adolorida y casi sofocada debajo de el

Escuche como Meyer hizo un sonido como si riera y entonces me apretó vigorosamente mis brazos que mantenía en mi espalda, apenas dejándome respirar, e inmediatamente sus caderas aumentaron la velocidad, arremetiendo mis nalgas una y otra vez de una manera tal que se escuchaban el choque de su pelvis contra mis glúteos bruscamente, mientras la cama temblaba y rechinaba violentamente en toda la habitación.

S-señor Meyer ¡Aaaaah! —Grite de dolor por las mordidas y nalgadas pasadas que ahora escocían mi delicada piel con los fuertes impactos de fornicación que ahora recibía, estaba empapada en sudor debajo de mi amante y la penetración que ahora recibía me estaban volviendo completamente loca de placer.

La sensación era exquisita, me retorcía bajo su musculoso cuerpo mientras el ardor entre mis piernas y nalgas escaldaba todo mi ser, el sentir sus poderosas embestidas contra mi tierno cuerpo y sentir como su inflamada verga entraba y salía de mi mientras sus bolas golpeaban una y otra vez mi clítoris...

...Me estaban volviendo completamente loca.

Apreté los ojos y me mordí los labios, llena de pasión y felicidad, mi mente percibía toda la coquetería que había hecho a este hombre y como apenas el día de ayer nos habíamos conocido y ahora estábamos haciendo rechinar su cama como dos amantes expertos me hizo sentir una mujer tan adulta y experimentada, el hecho de que fuera el padre de uno de mis amigos que recién había hecho y como ahora estábamos fornicando como si hubiéramos sido amantes de toda la vida me parecía un momento tan irreal, como si aún estuviera en la cama de Bonnie y me fuera a despertar en cualquier momento.

—¡Serenaa! ¡ooh! no sabes lo cachondo que me pusiste cuando esta tarde me prometiste que cuidarías de Bonnie, sabía que me lo decías en el sentido que te viera como toda una mujer como mi esposa, ¡si por mi fuera haría más y más hijos contigo! —Meyer había captado perfectamente mi mensaje y ahora estábamos ahí, fornicando como una pareja que quisiera procrear y hacer una familia grande, yo me encontraba completamente extasiada por el momento.

En mi mente me preguntaba si por la diferencia de edad podría ser una buena mujer para alguien como él, la hembra indicada a la que le haría el amor todas las noches, la que conquistaría cada uno de sus pensamientos toda su vida.

Mientras mi mente pensaba cosas tan “románticas” en contraste mi cuerpo era sacudido brutalmente mientras Meyer respiraba sexualmente en mi nuca y me enterraba su larga verga una y otra vez y mantenía mis brazos en mi espalda, mi vagina estaba tan llena de el que se había amoldado ya a su gruesa forma.

Ah... M-eyer…— Dije con un tierno reproche, una de sus manos sostuvo mis brazos cruzados en mi espalda, mientras que con su otra mano ahora la volvía a enredar en mis cabellos para tironearme de ellos haciéndome hacer mi cabeza hacia atrás, sin dudas el coger con alguien de mayor edad era completamente diferente a todo lo que había probado hasta el momento.

— ¡Serena! ¡Serena! ¡Hagamos más hijos! ¡Di que eres mi puta! —Meyer acelero el movimiento de sus caderas y toda la presión que me impactaba acelero de una forma demencial, el morbo por todo el escándalo que hacíamos se apodero de mi imaginando si de verdad no nos podrían escuchar mis amigos, o en algo más terrible, que Ash se diera cuenta de lo que estaba haciendo.

¡Ahhh señor Meyer… aaaah!

—¡Dilo! —grito mientras tiro de mis cabellos haciendo que arqueara aún más mi cabeza hacia atrás.

¡S-soy su puta! Soy su puta… ¡SOY SU MALDITA PUTA! —dije completamente loca de placer

— ¡Aaaah! ¡¿Cuantos hijos tendremos mi putita Serena?! —Meyer estaba igual de extasiado que yo, lo cual hizo que disfrutara muchísimo más el momento,

¡Los que quiera! Los que quieras dejar dentro de mi, ¡¡embarázame!! —embriagada en libido solo contestaba cosas tan morbosas como las preguntas que el hacía.

Jadeando cada vez más fuerte por la posición que tenía mi cabeza saque la lengua inconscientemente, arquee mi cuerpo debajo del suyo al sentir ese calorcito que anunciaba un orgasmo por la fricción en mi sexo, el arremetió con toda su fuerza y velocidad, ni siquiera montando al rhyhorn mas impetuoso de mamá había sido tan brutal y violentamente sacudida como lo estaba siendo en este momento, era como un taladro que me estuviera partiendo en dos, y supe que estaba a punto de venirme.

Pero Meyer hizo aún más feroz el momento y ahora me soltó los brazos y con esa mano me empezó a dar fuertes palmadas en la mejilla, la escena era algo que nunca había visto en todas las películas pornográficas que había visto a escondidas de mamá, yo estaba completamente con la cabeza hacia atrás tironeada de los cabellos mientras me bofeteaban fuertemente el rostro y mi amante estaba completamente eufórico chocando su pelvis encima de mis nalgas a todo galope, mientras los sonidos de las bofetadas, el chocar de mis nalgas en sus caderas, los jadeos, chillidos, gruñidos y el rechinar de la cama adornaban la morbosa escena entre un macho enorme y su tierna hembra que soportaba placenteramente.

El latigazo orgásmico llegó de forma inhumana, casi sádica, al sentir las fuertes cachetadas, el ardor en las nalgas y las mejillas, los tirones de cabellos, el sudor empapando mi espalda, solo atiné a apretar mis dientes sexualmente mientras mi delicado cuerpo se estremecía violentamente.

SEÑOR MEYER! ME… ¡¡¡ME VENGO!!! ♥

Mi sexo comenzó a contraerse brutalmente y al sentirme Meyer estaba casi a punto del orgasmo, de repente sus caderas tomaron un ritmo bestial y me penetro con desesperación, eso fue la perdición completa para mí, yo ya estaba viniéndome y al sentir ese feroz movimiento no soporte más y perdí el control de mi cuerpo de tal forma que me empecé a orinar encima, Meyer al sentir el caliente liquido empapar su verga se apretó violentamente contra mis nalgas y su espesa leche comenzó a fluir dentro de mí.


—¡¡S-serena, Serena!! —dijo con voz entrecortada mientras tironeaba de mis cabellos, gruñía y apretaba todo su peso encima mío asegurando dejar hasta la última gota de su semen dentro de mí, temblando por el esfuerzo.

Pero yo estaba agotada y casi sin conocimiento debajo de él, con la lengua de fuera y los ojos en blanco, completamente despeinada y empapada en su sudor y el mío, respirando agitadamente mientras los últimos estertores orgásmicos y de orina combinada con semen recorrían mi entrepierna, y solo atiné a levantar un poco las nalgas y disfrutar quietecita como su semilla entraba a en mi cuerpo.

Después de algunos agónicos y placenteros segundos sentí como el señor Meyer daba unos últimos empujones de sus caderas, soltando mi cabello lo que hizo que mi cabeza prácticamente rebotara en el colchón, supe que todo había terminado, y entonces Meyer se separó de mí, lo que ocasiono que al sacar su pene borbotones de caliente semen salieran de mi escandalosamente, de un jalón a mi brazo me dio la vuelta para que quedara ahora boca arriba y se puso de pie contemplando el espectáculo de ver mi vagina chorrear todo su esperma.


—Serena, ¡eres una hembra de lujo¡— dijo completamente encantado y agotado— incluso me has marcado mi verga con tu esencia y eso me encanto, realmente sabes lo que le gusta a un hombre como yo, así que déjame también marcarte para que el mundo sepa que eres mía.

Sin decir más de reojo vi como apuntaba su verga aun escurriendo semen hacia mí, escuchando como pujaba un poco pude sentir como un líquido caliente caía por todo mi vientre primero, después por mis piernas, y al final mis pechos y rostro eran completamente empapados, al caer ese líquido por mi boca y nariz supe inmediatamente que estaba orinándose encima de mí.

Si hubiera tenido fuerza para detenerlo no lo hubiera hecho, sentía que quizás de esa primitiva y salvaje forma una parte de mi quedaría marcada para el de por vida, así que cerrando los ojos, disfrute del instintivo rito que estaba haciendo, al fin y al cabo yo también había marcado su pene de la misma manera.

Empapada ahora en la orina de mi macho me incorpore, totalmente debilitada por los orgasmos tan intensos que había tenido, orgullosamente vi que el estaba tendido junto a mi igual de agotado, al ver alrededor de la recamara vi que era una recamara normal, fotos de sus hijos, de su esposa, cosas de electrónica, pero de repente pude ver algo que llamo mi atención.

Me levante como pude de la cama y recogí el objeto en cuestión, y allí en mis manos tenía algo que reconocí inmediatamente, y en el piso de la misma forma se encontraba lo que acompañaba el descubrimiento, la máscara y la capa de Blaziken mask.


Quede completamente en shock, el señor Meyer aún no se había dado cuenta que yo tenía en mis manos el valioso artículo, no había duda que el era el famoso vigilante de ciudad Lumiose, el que con su Blaziken había salvado a Ash y Pikachu de caer de la torre Prisma, el que todos admiraban y tenía sentido que me hubiera salvado esa noche de mis malvados captores.

—Bueno… sería tonto negarlo en este momento, ¿no es así? —voltee por el sobresalto de escuchar su voz, Meyer se encontraba sentado en la orilla de la cama jadeando aun por el sobreesfuerzo.

¿En serio? ¿Usted es…?—Pregunte con una sonrisa de emoción.

—Como dije, tú has confiado en mí como para llegar a ser amantes repentinamente, así que sí, soy yo— Meyer sonrió resignado mientras frotaba su nuca— Claro que está de más decirte que es un secreto que debes guardar con tu vida pues…

Sin dejarlo terminar de hablar me abalance hacia el, sin decir nada, no sé qué me paso, pero el saberlo me puso increíblemente lasciva, sin más le di la espalda y tomando su verga que ya estaba nuevamente endurecida abrí mis piernas al máximo y me la clave de un sentón hasta el fondo.

No sé, quizás es ese efecto que siente las “groupies” al estar junto a sus ídolos, o simplemente me emociono sentirme tan única porque alguien tan famoso se fijó en mí, no lo sé, solo sé que estaba moviendo mis caderas de abajo hacia arriba a una velocidad impresionante y a pesar de que Meyer, ahora Blaziken Mask solo estaba recostado con su pene completamente erecto, yo estaba haciendo todo el trabajo, ahora quería ordeñar la leche no del señor Meyer, sino de Blaziken Mask.

La verga que hace unos minutos me estaba partiendo en dos ahora estaba siendo completamente dominada por mi locura libidinosa, solo jadeaba escandalosamente casi riendo mientras ponía mis manos en sus rodillas y con mi frágil y delicado cuerpo estaba moviéndome en una sesión de sentadillas obscenas que prácticamente devoraba con mi sexo su enorme genital preñador.

¡Si!, ¡siiii!, ¡Blaziken Mask, mi héroe, lléname de tu leche! ¡Soy tuya! —el placer del momento era algo mas que físico, mentalmente estaba extasiada de locura y de una sensación de posesión y de egoísmo al querer que solo fuera mío, con todo lo que mi cuerpo podía pesar me dejaba caer completamente encima de mi amante y sus testículos rebotaban y eran apretados por mi peso.

—¡Ah Serena! ¡Que golosa eres jovencita! ¡Estas venciendo a mi poderosa verga con tu pequeño cuerpo! —viendo a Meyer de reojo note como tenía sus manos cómodamente en su nuca, disfrutando como yo estaba empeñada a quedarme con su liquido genético en mi interior, así que acelere más el ritmo agitando más fuerte las caderas encima de él, impulsándome con el rebote de mis nalgas en sus caderas.

¡Si Blaziken Mask Aaaaah! ¡¡Quiero que me embaraces, quiero tener a tus hijos!! —grite maniáticamente.

Eso fue la gota que derramo el vaso pues Meyer gruño salvajemente mientras con ligeros movimientos de cadera me elevaba un poco más haciendo el movimiento completamente demencial, en unos segundos la cama temblaba y rechinaba vulgarmente nuevamente y después de 5 minutos con ese ritmo…

Sus caderas se apretaron brutalmente contra mis nalgas, y pude sentir como sus testículos se empezaban a contraer y su verga a hinchar dentro de mí, la sensación y la idea de ser llenada por un héroe disparo en mí un orgasmo completamente explosivo que me sacudió por completo dejándome sin aire.

¡Aaaaah, aaaah Arceus! ¡si! ¡si! —el momento fue perfecto, nuestros orgasmos se encontraron mientras nuestros genitales se contraían perfectamente sincronizados, los espasmos eran fuertes y deliciosos y poco a poco la intensidad fue palpitando débilmente, el espontaneo momento había terminado completamente con mis energías y al parecer Meyer estaba en las mismas condiciones.


Por fin su pene salió de mí, completamente empapada en mis jugos de placer y su esperma, el abandono de esa tremenda masa de mi interior se llevó mis últimas contracciones de placer y satisfecha solo pensaba en que de alguna forma había derrotado a un héroe famoso, haciendo la señal de victoria perdí el conocimiento.

Lo que paso después fue lo cotidiano, despertamos a los pocos minutos ya que estaba amaneciendo y tomamos un baño juntos.

—No debo recordarte que todo lo que paso hoy será nuestro secreto, ¿verdad?— Meyer me decía mientras secábamos nuestros cuerpos después del baño.

No se preocupe, realmente entiendo su responsabilidad y me encanta que confié en mí, claro, solo si me promete que si sabe que estoy en peligro ¿me salvara? —dije de forma coqueta.

—Solo si puedo contar con ese dulce culito tuyo como recompensa—asestándome una fuerte nalgada en mi lastimado trasero me hizo dar un saltito gracioso mientras soportaba el dolor por la extrema batalla que habíamos tenido.

Tomando en cuenta la hora que era, decidí no dormir ya que me sentía con mucha energía, así que me con mucho cuidado entre al cuarto de Bonnie tomando mi ropa, después de vestirme volví a bajar con Meyer a pedirle a mi heroico amante que me dejara preparar algunos macarrones en su cocina, queriendo también que él se diera cuenta que era una chica no solo atractiva, buena amante y confiable para cuidar a Bonnie, sino que también una excelente repostera.

La mañana transcurrió y la sensación de cocinar mientras él me veía y traviesamente me interrumpía, levantándome la falda, o tomándome por sorpresa por detrás mientras acariciaba mis pechos, fue una experiencia y sensación muy placentera, ¡realmente quería una vida así con Ash!


Cuando todos despertaron ya había preparado el desayuno para todos, asi que salimos bien comidos y listos para seguir nuestro viaje, me despedí de Meyer y le agradecí la estadía y *todo lo demás* el se despidió de sus hijos y obviamente me dijo que cuidara a su pequeña Bonnie.

Curiosamente nuestra promesa de salvarme y que yo le daría mis suaves nalgas como recompensa se cumplió inmediatamente ese día, pues por azares del destino propuse visitar al profesor Sycamore y el equipo Rocket nos atacó, siendo Blaziken mask nuestro salvador y obviamente, cumplí con la parte del trato esa misma noche en el bosque con el.


Perdí la cuenta de las veces que lo he hecho con él, disfrutando cada una de esas veces más y más, de todos los amantes que he tenido creo que Meyer es el que sabe precisamente que es lo que necesito en ese momento, su ruda, cruda e incluso humillante forma de tratarme es la que extraño a veces cuando estoy con otros chicos, creo que me he acostumbrado mucho a la dominación a ese nivel.

Y cabe señalar que realmente todo el viaje que pase con mi amado Ash fue uno de los viajes más placenteros en mi vida, siempre preparando mi cuerpo para el todos los días, todas las experiencias que he tenido me han llevado a este punto, a estar en la plaza Roja de ciudad Lumiose esperando por una nueva aventura, todo sea para seguir preparando mi cuerpo hasta que Ash se decida a hacerlo conmigo, en lo mientras lo estaré esperando con todo mi corazón conformándome con ser su novia.

—Disculpa, ¿estas sola? —un grupo de tres chicos se acercó a mi, me observaron pervertidamente de arriba hacia abajo fascinados de cómo me veía.

Por el momento si, ¿necesitas algo? —dije en tono completamente coqueto mientras les dejaba ver lo que pronto tendrían para ellos solos.



FIN ♥(¿1era Temporada?)

Habra la proxima vez lo mismo pero con Meyer y Serena y Grace un trio?
 

Salope ♪

Terapeuta pokemon. ♥

Registrado
24 Jul 2020
Mensajes
47
Offline
Habra la proxima vez lo mismo pero con Meyer y Serena y Grace un trio?
Me refiero que si haria pareja
Es mas seguro que a futuro se vean a escondidas de Grace, por como terminaron los hechos en Grace's Anatomy.

yo me pregunto si Serena se encontró con Tierno al día siguiente para "divertirse" como decía el mensaje, o sí algún día veríamos ese encuentro
Es seguro que se encontraron, pues Serena ya no desaprovecha esas oportunidades, realmente ¿les gustaría leer ese encuentro? Pensé que ya tendrían suficiente de Serena.

Y por otra parte. Si descifraron el mensaje de Tierno a Serena en la pantalla de su mapa virtual? ;)

Si es así, respondan en spoiler el mensaje. ;)
 
Registrado
19 Nov 2017
Mensajes
28
Offline
Es mas seguro que a futuro se vean a escondidas de Grace, por como terminaron los hechos en Grace's Anatomy.



Es seguro que se encontraron, pues Serena ya no desaprovecha esas oportunidades, realmente ¿les gustaría leer ese encuentro? Pensé que ya tendrían suficiente de Serena.

Y por otra parte. Si descifraron el mensaje de Tierno a Serena en la pantalla de su mapa virtual? ;)

Si es así, respondan en spoiler el mensaje. ;)
Yo creí que era un a coincidencia de las palabras pero si era un mensaje pequeño comienza con P.. y no diré más para ver si alguien más también le dio. y en cuanto al encuentro, pues no vendría mal :)
 
Registrado
14 Ago 2018
Mensajes
18
Offline
Ok, primero que nada: gran historia, me la terminé de leer en una sola noche de lo buena que estuvo.

Segundo: Se nota que la pareja de Meyer y Serena es una de tus favoritas en tus trabajos, sería bueno leer uno de esos encuentros a "espaldas" de Grace, y pongo comillas por qué Grace no dudo en compartir a "Su hombre", aunque parece que la jinete lo comienza a domar.

Tercero: Solo quiero decirte que escribes muy bien y que espero leer más de tus trabajos, ya sea sobre Pokémon o sobre alguna otra franquicia, me pica la curiosidad que otros animes tienes en contemplación para esto.

Y me dejaste con la intriga con algunas insinuaciones, como aquella con el Pancham *guiño* *giño*.
 

Salope ♪

Terapeuta pokemon. ♥

Registrado
24 Jul 2020
Mensajes
47
Offline
Ok, primero que nada: gran historia, me la terminé de leer en una sola noche de lo buena que estuvo.
Agradezco mucho tus palabras! Me alegro mucho que te gustara! es super refrescante encontrar lectores que expresan su gusto por temas eróticos!

Segundo: Se nota que la pareja de Meyer y Serena es una de tus favoritas en tus trabajos, sería bueno leer uno de esos encuentros a "espaldas" de Grace, y pongo comillas por qué Grace no dudo en compartir a "Su hombre", aunque parece que la jinete lo comienza a domar.
Lo de Meyer y Grace es buena pareja, solo inicie con ellos porque de muchos personajes que han salido en el anime, uno de los mas masculinos que he visto es al enmascarado justiciero, por eso es tan bueno usarlo en mis historias, y como antes he mencionado, hay muchos personajes que no tienen mucho lore, y esos son los mejores para usarlos en historias así.

Tercero: Solo quiero decirte que escribes muy bien y que espero leer más de tus trabajos, ya sea sobre Pokémon o sobre alguna otra franquicia, me pica la curiosidad que otros animes tienes en contemplación para esto.
Me encantan ese tipo de cumplidos! ♥ de verdad te los agradezco!

Esta en mis planes a futuro hacer uno de Zelda, relacionado con el juego " A Link Between Worlds " de hecho ya tengo algo escrito, ya ves que es la Zelda que también se usa en el super smash bros y bueno, son planes a futuro. También he querido usar algunos juegos de pelea (Me encantan aunque soy malisima! u.u) pero principalmente seguir con la franquicia de pokemon.

Y dentro del mundo pokemon tengo a mi OC que es mas como una autoinserción, te diste cuenta? es la chica con la que se encuentra Serena en la cafetería, aunque igual tardare un poco mas en subir ese tipo de historias, ya sabes...
cof cof pokefilia cof cof.


Y me dejaste con la intriga con algunas insinuaciones, como aquella con el Pancham *guiño* *giño*.
Pues... no es mucha intriga, la Serena de este universo hace cosas muy extremas por curiosidad o por placer. ;)

Nos leemos!
 
Registrado
14 Ago 2018
Mensajes
18
Offline
Agradezco mucho tus palabras! Me alegro mucho que te gustara! es super refrescante encontrar lectores que expresan su gusto por temas eróticos!
Nada que agradecer, me encantan tus trabajos, aunque es difícil el encontrarlos cuando las páginas no pueden soportar el estilo salope 😉😉, por lo menos aquí puedo comentar sin terminar siendo un fantasma que solo lee. *cof* Pokecueva *cof*

Lo de Meyer y Grace es buena pareja, solo inicie con ellos porque de muchos personajes que han salido en el anime, uno de los mas masculinos que he visto es al enmascarado justiciero, por eso es tan bueno usarlo en mis historias, y como antes he mencionado, hay muchos personajes que no tienen mucho lore, y esos son los mejores para usarlos en historias así.
Comprendo, siempre es más fácil trabajar con personajes sin mucho trasfondo, te da una gran libertad para trabajar, admito que la pareja de Meyer y Grace fue algo que por un tiempo tuve contemplado para un fanfic más "familiar" aunque sin ser el foco principal de este, también considere a Meyer para otro pero con la mismisima Delia, admito que el mecanico/justiciero tiene su encanto.
Esta en mis planes a futuro hacer uno de Zelda, relacionado con el juego " A Link Between Worlds " de hecho ya tengo algo escrito, ya ves que es la Zelda que también se usa en el super smash bros y bueno, son planes a futuro. También he querido usar algunos juegos de pelea (Me encantan aunque soy malisima! u.u) pero principalmente seguir con la franquicia de pokemon.

Y dentro del mundo pokemon tengo a mi OC que es mas como una autoinserción, te diste cuenta? es la chica con la que se encuentra Serena en la cafetería, aunque igual tardare un poco mas en subir ese tipo de historias, ya sabes...
cof cof pokefilia cof cof.
Vay vaya, pero que interesante... Justo una de mis Zelda's favoritas, parece que habrá bastante diversión en el futuro. En cuanto a juegos de peleas no te mentiré, me quedé en los de las maquinitas y dejé de tener práctica, ahora si estoy demasiado oxidado.

Pokémon tiene muy buenos personajes para trabajar, principalmente por los episodicos y por tantas protagonista femeninas.
Y si, pude ver esa discreta inserción de tu personaje, creo que una dosis de acción chica-chica hubiera quedado estupenda.

Pues... no es mucha intriga, la Serena de este universo hace cosas muy extremas por curiosidad o por placer. ;)

Nos leemos!
Me imagino que así es 👀

Hasta la próxima publicación, nov leemos pronto 😊
 

Salope ♪

Terapeuta pokemon. ♥

Registrado
24 Jul 2020
Mensajes
47
Offline
Nada que agradecer, me encantan tus trabajos, aunque es difícil el encontrarlos cuando las páginas no pueden soportar el estilo salope 😉😉, por lo menos aquí puedo comentar sin terminar siendo un fantasma que solo lee. *cof* Pokec
XD ¡ja ja ja!

Shhh!

No te preocupes, todos los escritos que haga seguramente los subiré aquí. Así que espero ver tus comentarios, eh? ;)
 
Última edición:
Arriba Pie