Especial Resident Ditto [David Oakwood]

Jull

Whom lives by Hope, will die by Despair.
Moderador
Offline
Resident Ditto

Descripción del trabajo: En los alrededores de una casa abandonada se han escuchado gritos y llantos. Unos señores se acercaron para ver si había alguien allí, pero sólo hallaron oscuridad y sombras, no se atrevieron a continuar. Después de eso, se reportaron varias desapariciones de jóvenes entrenadores osados, los cuales quisieron grabar dentro de la vivienda y no se ha sabido nada de ellos. Por lo que se sabe, han contado ya como cinco de ellos en esas circunstancias.

Por lo tanto, se requiere de cuatro entrenadores, para no llamar la atención ni alertar a los vecinos del pueblo cercano, que entren a la casa, comprueben lo que está sucediendo y encuentren a los muchachos desaparecidos.

Objetivos:

- Inspeccionar la casa abandonada y sus alrededores
- Rescatar a los otros entrenadores

Datos extras:
-Se requiere de 3 medallas /oficio rango 5 para solicitar este trabajo.
- Lo poco que se sabe de ese lugar es lo dicho por los vecinos, que no les da buena espina porque está maldita y cosas similares.
- Se entrará en la noche. A los entrenadores que han aceptado la misión se les proporcionará una mochila con distintos accesorios como linternas, comida, cuerdas, botiquín de emergencias y un saco de dormir.
- Este trabajo no requiere exactamente de cuatro entrenadores en party, dependiendo de cómo vayas (solo o acompañado) tendrás que añadir los restantes como NPC a tu gusto.

Recompensas:

- Hasta 1500 Pks
- De 2 a 5 niveles para los pokémon participantes
- Shard Oro x2
- Ditto Lv 5 (Nota mínima: 85/100)
- Trabajo disponible en cualquier ciudad con bosque


Entrenador: David Oakwood

Equipo:
-Quilava / Arashi II
-Charmeleon / Hiito
-Marshadow / Marsha
-Leavanny / Komori
-Beautifly / Agehunt
-Dreepy / Dorame

Makoto_Ayame_96 Makoto_Ayame_96 puedes comenzar. Suerte o3o
 
Registrado
20 Jul 2020
Mensajes
80
Offline
“The Umbrella”


Se veía al chico de cabellos negros caminar de forma algo nerviosa por el sendero junto con su compañera Arashi II, observando los alrededores con cierta curiosidad y miedo. El bosque de Oakwood nunca había sido aterrador, al menos David no lo recordaba así de las veces que lo visitó, pero en esa noche de alguna forma tanto la luna como la penumbra lo convertían en un verdadero paisaje embrujado, cuya atmósfera causaba un escalofrío en la base de su espalda, uno que incluso lograba hacer tiritar sus dientes levemente. Afortunadamente para él, su compañera pokémon estaba a su lado, ya que a pesar de todo el valor que siempre decía tener, de alguna forma todo ese ambiente terminaba por provocarle unas tremendas ganas de correr directamente a su casa.


-Quilava –Moviendo su cabeza un poco al frente, la criatura apuntaba hacia la estructura que debían revisar, notándose ligeramente preocupada.

-Te entiendo, incluso yo lo siento –Susurró David, mientras se mantenía quieto en su lugar, entrecerrando sus ojos en un intento de ver más allá –Creo que allí se encuentran los otros.


Tal como había mencionado él, allí se encontraban otros cuatro entrenadores, los cuales parecían estar impacientándose. Las especificaciones de la misión decían que se debía entrar en grupo a la mansión para evitar que hubiera otras desapariciones, por lo que seguramente ya se encontraban molestos porque David había tardado en llegar al punto de encuentro.

El primero de los chicos era un joven de alrededor 22 años, de cabellos castaños peinado de lado, cubriendo uno de sus ojos, mientras el que se mostraba era de color azul. Su vestimenta consistía en una playera de color negro y chaqueta café, además de un pantalón grisáceo. A su lado se encontraba su compañero pokémon, un gran lagarto azul que mostraba sus colmillos, teniendo en su cabeza y espalda aletas de color rojo; se trataba de un Feraligatr.

La segunda persona era una chica bastante linda, rubia de cabello corto, con ojos esmeraldas y mejillas ligeramente teñidas de rojo. Vestía una falda de color verde a cuadros y un suéter de cuello de tortuga anaranjado sin mangas y unas botas beige. Ella estaba sentada en una especie de dinosaurio de cuello largo con una hermosa flor en la base de este. Su piel verde brillaba de alguna forma bajo la luna; este pokémon era un Meganium.

Finalmente el tercer integrante del grupo era igualmente un chico rubio, con sus ojos de color castaño y facciones algo “rudas”, teniendo su piel ligeramente bronceada. No llevaba ningún pokémon con él, pero se podía ver que llevaba una pokeball en su mano. Su vestimenta era una gabardina de color negro cerrada y un pantalón del mismo color, siendo de los tres el que se mostraba más tranquilo y reservado.


-¡Vaya, al fin te dignas en aparecer! –Regañó la chica rubia, bajando de su pokémon y llevando las manos a sus caderas -¿Qué te hace creer que podemos esperar toda la noche?

-Lo siento, me perdí por el camino –Se excusó el pelinegro mientras rascaba su nuca ligeramente apenado, siendo observado por Quilava de forma acusadora.

-Si no fuera porque Albert nos dijo que faltaba uno, nos hubiéramos ido sin ti –Con una expresión claramente molesta, el castaño solo apuntó con el pulgar al joven rubio, que parecía irse directamente a la puerta de la mansión -¡Oye!

-No podemos perder más tiempo, Ashley, Leon –Y con aquella voz monótona, el serio chico sencillamente abrió la gran entrada de la edificación, saliendo del interior de esta un aire helado.


David se sentía algo molesto por las presentaciones tan “austeras”, pero no importaba, de alguna forma ya conocía el nombre de todos… pero algo le estaba haciendo ruido; no entendía del todo qué, aunque estaba seguro algo no le daba buena espina de todo el asunto.


............................................................................................................................................................................

Bueno primer post o.o de espero al menos 6 o 7
 
Registrado
20 Jul 2020
Mensajes
80
Offline
El grupo poco a poco fue internándose en la abandonada mansión, siendo liderados por el chico que se llamaba Albert, debido a que los otros dos perdían más el tiempo discutiendo con David, el cual sencillamente se excusaba de haber llegado tarde para no iniciar una pelea... aunque ya comenzaba a molestarse, y de seguir así no tardaría en explotar.

El interior de la construcción se veía bastante descuidado, apenas iluminado con la poca luz de la luna que se filtraba por los enormes ventanales de esta. El recibidor era enorme, con una doble puerta que llevaba al interior de la casa, mientras dos escaleras a sus lados guiaban al primer piso, en donde se apreciaba otra puerta doble que quizá conducía a la recámara principal y una pequeña al costado.

-Allí está lo que dejaron para nosotros -Mencionó Albert mientras apuntaba a unas mochilas en el piso, las cuales se veían recientes y sin daños.

-El que llega primero se lo queda -Sin perder el tiempo, Leon había corrido hacia dichas mochilas, cargando una en su espalda y tomando otra para ponerla sobre el brazo de su compañero pokémon -Lo siento retardado, pero por hacernos esperar me quedaré con esto.

-Claro, claro, está bien -David estaba sonriendo tranquilamente mientras tomaba de una mesa cercana un candelabro que parecía algo viejo, pero aún funcional... solo que estaba tomándolo con la mano hacia abajo, clara señal que lo queria para golpear.

-Qui... -Intentando no hacer mucho ruido, Arashi se aferraba a la pierna de su entrenador, deteniéndolo de hacer cualquier cosa.

-Dejen de jugar, debemos investigar ahora -Ashley miraba a los dos chicos con los brazos cruzados, estando montada sobre su compañera –Este lugar es bastante grande, nos tomará mucho tiempo.

-¿Sugieres que nos separemos? - Preguntó Albert mientras se acomodaba la mochila en la espalda, observando a la rubia.

-No, no, no, en las películas siempre que el grupo se separa es cuando comienzan a pasar cosas malas -David ahora intentaba hacer desistir al grupo de dicha idea, haciendo una X en sus brazos.

-¡No seas un llorón! -Espetó Leon burlándose del chico, mientras que este reaccionaba intentando tomar de nuevo el candelabro.

-¡Es sentido común! –

-Ya dejen de pelear ustedes dos; nos separaremos para buscar a los entrenadores perdidos, al cabo de una hora debemos reunirnos aquí, ¿les parece? -Albert nuevamente parecía tomar el mando, sencillamente dando esa indicación para luego caminar hacia la puerta del centro -Yo iré por este pasillo.

-Tomare el camino de la recámara principal -Sin más, el castaño se separó del grupo mientras que la chica de igual forma subía las escaleras.

-Meganium y yo tomaremos el pasillo de la izquierda –

David solo suspiró, murmurando que iría al patio a investigar los alrededores... caminando hacia la puerta, manteniéndose quieto y esperando a que todos fueran a su respectiva posición. Abrió la puerta con lentitud, escuchando cómo está nuevamente rechinaba, solo para cerrarla y caminar en otra dirección dentro de la gran sala. Algo de todo esto le estaba dando un “foco rojo”, por lo que prefería seguir su propio camino para investigar por el momento.

-Leavanny -Susurró el chico con cierta seriedad, dejando salir a su pokémon en dicha habitación, la cual ladeó su cabeza con curiosidad -Operación Hierophant Green.

-¿Lea? -Confundida, la tipo bicho solo ladeó la cabeza, sin entender del todo lo que su entrenador decía.

-Ya sabes, eso del disparo demora -El pelinegro suspiró, por más que quisiera darle nombres geniales a sus operaciones, sabía que ellos no le entenderían -Nosotros iremos a investigar por donde se fue Albert.

De la pokeball igualmente David sacó a una pequeña criatura similar a un anfibio con la cabeza en forma de flecha, se trataba de Dreepy, una especie nueva que había llegado a sus manos por parte de su mentor para que lo estudiara. Normalmente no sacaría a otro de sus compañeros en esta situación, pero entre las posibles causas de las desapariciones, estaba la sospecha de que se tratara de algún pokémon, y si era uno tipo fantasma, Dreepy sería bueno para contrarrestarlo.

-A dónde va Albert parece ser un área más extensa, será mejor ayudarlo a él –Dijo el chico tranquilamente mientras sentía como el pequeño anfibio se colocaba detrás de él, asomándose a duras penas por su hombro –No te preocupes, no me separaré de ti.


....................................................................................................

Jull Jull Perdona si no coloco formato o algo ;-; El trabajo ha sido mucho más de lo que me dijeron... escribo desde el celular
 
Registrado
20 Jul 2020
Mensajes
80
Offline
Tal como el joven había planeado, estaba internándose por la puerta que Albert había tomado antes, abriéndose ante sus ojos un enorme pasillo que se dividía en tres caminos distintos. El de la izquierda guiaba a tres puertas, dos a los extremos y una hasta el fondo, el del centro que lo llevaba por un pasillo con solamente dos puertas algo llamativas, y finalmente el pasillo de la derecha, el cual llegaba hasta una pared con un gran cuadro viejo y corroído. Dio un pequeño suspiro, mientras su Dreepy volaba en pequeños círculos a su alrededor, siendo observado por Arashi que parecía divertirse con lo que el pequeño fantasma estaba haciendo.

Si bien la decisión parecía difícil, la verdad es que David tenía un método rápido para decidirse por cuál de los pasillos se dirigiría. Buscó en su bolsillo unos segundos, sacando una moneda la cual lanzó al aire con una pequeña sonrisa.


-La moneda dice que vaya a la izquierda… así que iré al centro –Se dijo a sí mismo el pelinegro, mientras emprendía el camino dicho.

-Quilava –Arashi parecía replicarle, aunque más que notarse enojada, estaba más bien molestándolo.

-No, no escapé del pasillo que se veía más aterrador –Respondió el chico un tanto molesto, deteniéndose en seco al sentir algo -¡No hagas eso!

-Dreeeeepy~ -Burlándose un poco, el pequeño fantasma dio una pequeña risa, girándose para observar a su entrenador, cubriéndose la boca con sus diminutas patas.


Aun cuando se veía al chico estar jugando con sus pokémon, la realidad es que estaba prestando atención. A pesar de que cuando menos una persona debió pasar delante de él, ahora mismo el piso se encontraba prácticamente intacto, con la capa de polvo aun recubriéndolo… era como si nadie hubiera pasado por ese piso desde el principio. Cuando llegó ante las dos puertas, se mantuvo en silencio unos momentos, pensando por cuál de ellas entrar, si la de la izquierda o la derecha… pero un agudo grito lo hizo ponerse alerta, guiándolo de inmediato a abrir la puerta de la izquierda.

Lo primero que ocurrió, fue que una densa nube de polvo lo recibió antes de poder siquiera ingresar completamente, se escuchaba alguien toser dentro, para luego una pelea iniciara en dicho lugar, cosa que mantuvo algo frustrado al inicio al entrenador, quien de inmediato sacó a otro de sus pokémon para asistirle.


-¡Agehunt, dispersa el polvo con tornado! –

-¡Beatifly! –Con la indicación de su entrenador, el recién salido de su pokeball, rápidamente comenzó a agitar sus alas con fuerza, generando una corriente de aire que comenzaba a expulsar todo el polvo dentro de la habitación, revelando lo que estaba ocurriendo dentro -¿Beau?

-Estoy igual que tu compañero –Murmuró el chico, observando la curiosa escena.


Frente a ellos, se encontraba la chica rubia que los acompañaba en la misión, su nombre era Ashley si mal no recordaba, y frente a ella su Meganium estaba postrado mientras un pokémon igual los observaba con una sonrisa en el rostro. En la boca de aquel que estaba de pie se comenzaba a formar una esfera de luz blanca, claramente planeaba atacar con un rayo solar desde corta distancia.

Ante una orden de David, Arashi se recubrió con sus propias llamas para rodar a gran velocidad en contra del pokémon enemigo, golpeándolo de forma directa y con ello alejarlo de la chica. Aun así, el disparo salió de la boca del dinosaurio, impactando este contra el techo y derrumbando varios pedazos de este, cayendo los escombros al piso y nuevamente levantando el polvo del piso con ello.


-¿Te encuentras bien? –Preguntó el pelinegro arrodillándose de inmediato a lado de la chica, extendiendo la mano para intentar ayudarla a levantarse.

-Sí, solo fueron algunos golpes –Susurró un tanto apenada, mientras poco a poco se incorporaba, sacudiendo sus ropas con las manos.

-¿Cómo llegaste aquí? –

-Lo mismo me gustaría preguntarte, se suponía ibas a estar afuera –Reclamó la rubia unos momentos, para luego saltar detrás del chico al escuchar los escombros moverse -¿Ya viene?


Antes de que pudiera salir completamente de los escombros, David envió a Dreepy para utilizar impresionar y a Arashi para que golpeara con rueda fuego, pero a pesar de que el primer ataque parecía haber funcionado, el segundo de un momento a otro desapareció, quedando solamente Arashi II de pie delante de su enemigo… un Quilava completamente idéntico a ella.


-Esto se está poniendo interesante –Susurró David con una pequeña sonrisa, preparándose para la batalla.



.......................................................................................................

Jull Jull La neta ojala pueda seguir -//////- perdona
 
Registrado
20 Jul 2020
Mensajes
80
Offline
Mantenía mi mirada un poco sería en el ahora Quilava, mordiendo mi labio inferior mientras pensaba en algo que hacer... ya tenía una idea de quién podría ser nuestro enemigo, más aún debía asegurarme de ello. Arashi fue directamente hacia el oponente, usando ataque rápido para golpear contra su cuerpo, pero antes de alcanzarlo, el otro “Quilava” saltó a un lado y se dirigió contra Meganium y Ashley, con Rueda fuego.

-¡Dreepy, ataca con Hidropulso! -

En cuanto dije estas palabras, mi pokémon me volteo a ver confundido; por supuesto que no conocía dicho movimiento, pero eso no lo sabía el enemigo. Aquel Quilava detuvo su ataque, y en mitad del aire su cuerpo fue mutando hasta convertirse en nueva cuenta en Meganium, girando en nuestra dirección para vernos a la espera del ataque... el cual llegó con la forma de una onda ígnea que lo lanzó contra uno de los muros de la vieja edificación, haciéndolo regresar a su verdadera forma...

-¿Un Ditto? -

Ashley se notaba por demás sorprendida por esto, mientras que yo me encontraba algo serio. Dreepy se colocó a su lado, al igual que Quilava y Meganium, estaba rodeado y fácilmente podríamos acabar con él... por lo que optó por huir del lugar, escurriéndose entre las piernas del tipo planta y corriendo por la puerta.

De inmediato fuimos detrás de la masa rosada, aunque por su velocidad nos estaba llevando la ventaja... o eso quería hacer parecer. Lancé la pokeball de Beautifly en la intersección de adelante, saliendo este pokémon con sus grandes alas justo delante de Ditto, batiéndolas con fuerza para lanzar una nube de escamas amarillas, las cuales buscaban paralizarlo.

-¡Ditto! -

Cambiando de dirección, pasó a la gran puerta que llevaba hacia el salón principal; al parecer planeaba escapar por la puerta principal... grave error. Tan pronto como llegó a dicho lugar, una gran cantidad de finos hilos de seda comenzaron a enredarse a su alrededor, notándose a Leavanny sobre el candelabro del lugar, teniendo en sus cuchillas las uniones de dichos hilos... la trampa había sido puesta, y Ditto cayó completamente en ella.

-Tarde o temprano debías de pasar por aquí; solo tenia que poner una trampa y guiarte -

Con tranquilidad me acerqué hacia el pokémon, observándolo ligeramente serio... se veía algo asustado; no parecía ser de alguna entrenador; más bien era como si estuviera libre solamente para asustar a los incautos que cayeran en la mansión.

-Y supongo que la persona detrás de tus ataques no se mostrará -

-¿La persona detrás de Ditto? -

Asentí a las palabras de Ashley, para luego hacerle una señal a mi pokémon tipo planta y bicho, descendiendo esta del candelabro y manteniendo entre sus cuchillas al capturado Ditto en una especie de capullo.

Regresamos al pasillo en donde había dejado a mi Beautifly, que con tranquilidad usaba tornado para dispersar el paralizador, dejándonos el pase libre a un callejón sin salida... o eso aparentaba. Si Ditto había intentado huir por aquí, es porque sabía que un acceso debía haber cuando menos. Arashi sin perder el tiempo se lanzó con rueda fuego contra la pared, destruyendo lo que parecía ser una puerta falsa y mostrando del otro lado unas escaleras que descendían.

-Vamos... por aquí deben estar los desaparecidos -

-¿Como puedes decirlo con tanta seguridad? -

-Por que en esta dirección debió ir Albert cuando vino a esta zona -

Mientras descendíamos, decidí que fuera Arashi y Dreepy por delante, mientras que el Meganium de Ashley regresaba a su Pokeball, algo herido por el anterior combate.

-¿Como estás seguro que es Albert? -

-Desde que llegamos algo se me hizo sospechoso... ¿como sabía que yo faltaba entre los entrenadores que venía? Solo quien solicitó la misión debería saber cuantos vienen; además el fue quien nos guió para separarnos de forma indirecta... -

-Entonces, ¿es quien está detrás de esto? -

Antes de responderle, hice una seña para que guardara silencio, apuntando a una puerta justo delante de nosotros. De su pokeball salieron Charmeleon y Marshadow, los cuales inmediatamente saltaron contra la pesada puerta, rompiéndola en pedazos para dejarnos pasar... aunque la escena frente a nosotros era sencillamente inverosímil.

Ashley cubrió su boca con la mano derecha, intentando no vomitar, mientras mi expresión cambió a una de completo enfado. El sótano era algo similar a una especie de laboratorio, en donde en unos grandes tanques de incubación, tenían los que parecían ser Dittos, los cuales mutaban en criaturas extrañas e incluso figuras humanoides, manteniéndose paralizados dentro de aquel líquido verde que los rodeaba. Más atrás, en otros tanques distintos podían verse a los entrenadores desaparecidos, igualmente bajo suspensión...

-Esto es... -

-Fascinante, ¿no te parece? -

La voz de Albert sonó al fondo de la sala, en donde se encontraba este frente a una gran computadora, dándonos la espalda como si ni siquiera se preocupara porque estuviéramos allí.

-Ditto es un pokémon capaz de copiar la estructura molecular de tanto pokémon como objetos... y en algunos casos raros, asemejarse a los humanos -

-¡Esto es inhumano! ¡Lastimas a los Ditto! -

-¿Y? Mi investigación hará que puedan ser más útiles a nosotros -

No aguante más, y mis pokémon tampoco, tanto Marsha como Hiito se lanzaron contra el extraño chico, mientras Quilava se mantenía alerta frente a nosotros. Albert sencillamente tronó sus dedos, y de su lado apareció un Ditto, el cual copió a Hiito y escupió de su boca una densa pantalla de humo, que rápidamente comenzó a inundar todo el lugar... Beautifly nuevamente salió de su pokeball para dispersar todo el humo, pero cuando este se fue, tanto Albert como ese Ditto se habían ido... solo quedabas una computadora destruida en su lugar.

-Maldición... -

Molesto solo apreté mi puño... cuando menos sabía que no volvería a este lugar; pero el daño ya estaba hecho... aquellos pobres pokémon habían sufrido, y no sabíamos si en algún punto podrían recuperarse...

-Solo llamemos a los oficiales... más nada podemos hacer aquí... -

Con impotencia, golpee una de las paredes con mi puño cerrado, apretando los dientes mientras mantenía la mirada abajo... algún día debía encontrarlo de nuevo... estaba seguro de ello.


—————-/

Jull Jull por desgracia recorte... todo en celular... muchas gracias y no te preocupes por la calificación Jejejejeje n.n7
 
Arriba Pie