Entrenamiento Rox & Zubamon [SPD] [4]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
5,868
Calificación de reacciones
920
Puntos
1,650
Ficha: Rox Knight
Entrenamiento: En los campos de Charles R. Collins existe un circuito de obstáculos bastante particular. Para completarlo los Childs tendrán un margen limitado de tiempo. Además, el mismo está hecho de modo tal que los obliga a cambiar su forma de andar. Si quieren superarlo de modo eficiente deberán sortear obstáculos en una postura cuadrúpeda, arrastrarse por el fango, realizar saltos bípedos, nadar e incluso trepar.
Datos Extras:
— La media de los aspirantes logra completarlo en 15 minutos. El record es de 7 minutos.
— Habrá otros Childs compitiendo con ustedes.
Mínimo de Post: 2 post
Recompensa: 1 a 3 en SPD
Plazo: 7 días

Soncarmela Soncarmela o3o
 
  • Me gusta
Reacciones: Soncarmela

Moderador
Registrado
4 May 2011
Mensajes
9,129
Calificación de reacciones
2,844
Puntos
1,700

Ya eres parte de la carrera, Zubamon —anunció Rox al terminar de apuntar el nombre de su compañero en la lista de los Child.

La Central de Tamers había dado el aviso del entrenamiento. Daba la casualidad que el dúo de novatos pasaba por ahí para comprobar si podían aceptar alguna Quest, pero en vez de eso, cambiaron de parecer al enterarse.

Y por eso se encontraban ahora en los campos de Charles R. Collins. El hombre no estaba presente, por lo que Rox no tuvo la oportunidad de conocerlo; le hubiera gustado, pues era bastante famoso por el Digimundo. Sí había dos digimon clase Adult que se encargarían de vigilar y dar las indicaciones: Kyubimon y Garurumon.

En la pista de salida estaban ya preparándose los otros Child que participarían en la carrera. Por lo que Rox pudo apreciar, ninguno era volador, lo cual tenía sentido por lo que había visto más adelante; probablemente, se dijo, los aéreos entrarían en otra categoría. El circuito de obstáculos se dividía en varias zonas, cada cual más complicada para avanzar.

Mmm... —La Amateur clavó la mirada en su leal amigo.

¿Sucede algo, princesa?

Sería más adecuado que te quitaras la capa, Zubamon.

¿Mi ca-capa? —tartamudeó, un tanto sorprendido de que Rox le pidiera algo así. Normalmente, a ella le encantaba que la llevara puesta, porque parecía un verdadero caballero.

Rox asintió y apuntó al obstáculo del fango y luego el del agua.

Tendrás problemas para moverte —alargó los brazos para que se la tendiera—. Imagina que se te pega al cuerpo al nadar o te tropiezas con ella en la carrera. Yo te la cuidaré bien —prometió.

La espada dorada tragó saliva y aceptó, pues nunca le negaría nada a la humana. Y, además, era consciente que lo hacía por su bien, para que destacara por encima de las otras criaturas que participaban. A pesar de todo ello, le costó un poco abandonar las viejas costumbres. Se quedó unos segundos observando su propia capa con cariño y luego se la entregó a la princesa.

Tras eso, y recibiendo ánimos por parte de Knight, el dragón marchó hasta colocarse al lado del resto de digimon. En total eran ocho, contándole a él. Se podía adivinar enseguida quiénes tenían compañeros humanos, pues estos alzaban los brazos o gritaban, mientras que dos o tres simplemente querían poner a prueba su velocidad.

Garurumon se posicionó delante de todos y empezó a explicar cómo harían el circuito:

Primero deberéis correr a cuatro patas para sortear los conos, y no podéis cambiar de postura hasta que alcancéis la parte del fango. Lo siguiente es sencillo, ¿no? Arrastrarse hasta alcanzar la meta y entonces empezar a dar saltos. Kyubimon estará al pendiente y os avisará cuando tengáis el derecho de proseguir al próximo obstáculo. Para limpiaros la suciedad del fango, os tocará nadar en esa enorme piscina; está separada en ocho lados para que ninguno se golpee entre sí. Y, finalmente, mojados, tendréis a vuestra disposición lo más complicado para la mayoría: trepar. Hay una colchoneta para evitar golpes fuertes en las caídas, así que no os rindáis e intentadlo hasta el final. ¿Ha quedado claro? —El lobo esperó hasta que todos confirmaron—. Bien, y más os vale no atacaros entre sí, porque no dudaré en expulsaros de los campos.

Rox contempló a todos y trazó rápidamente una línea de pensamiento basado en el ajedrez: varios de ellos tendrían ventaja en algunos obstáculos, sobre todo los que poseían manos con dedos, pero esos también se verían en complicaciones al correr en la postura de un animal. En general, tendrían que esforzarse para llegar a la meta, y por lo que había leído, contaban solamente con quince minutos. El récord era de siete, pero obviamente Zubamon no había recibido un duro entrenamiento como para conseguir eso. Por otro lado, la muchacha había preferido no contarle nada para que se centrara únicamente en terminar.


Así pues, un Impmon, un BlackAgumon, dos Gomamon, su amigo Zubamon, un Guilmon, una Renamon y un Elecmon, se pusieron en marcha con el aviso de Garurumon.

Secta Naranja Secta Naranja Ahí vamos
 

Moderador
Registrado
4 May 2011
Mensajes
9,129
Calificación de reacciones
2,844
Puntos
1,700

Elecmon salió disparado, alegrándose de su facilidad para correr en esa postura. Sorteaba los conos con elegancia, casi burlándose, mientras que el resto iba a su ritmo. Zubamon tampoco estaba sufriendo mucho, pero igualmente se quejó en su interior de no poder competir directamente con el que iba primero. No quiso perder el tiempo mirando hacia atrás, una carrera significaba mirar siempre hacia adelante. Sus garras se clavaban en el suelo cada vez que daba un giro para cruzar los obstáculos, y eso era lo que más le costaba, aunque con el tiempo le cogió el truco. No podía evitar, eso sí, observar de vez en cuando a Rox, que a diferencia de los otros Tamers, había preferido quedarse en un rincón para no estar rodeada de tantas personas. De todas formas, el dragón dorado sabía que ella le estaría contemplando en todo momento, y eso le daba fuerzas y energías al máximo.

Al intentar sortear uno de los conos, el equilibrio le falló y estuvo a punto de golpearse contra el suelo, pero se sobrepuso lo mejor posible. Sin embargo, había perdido unos valiosos segundos y los Gomamon, que iban a una velocidad media, se pusieron por delante.

Ah, no, eso sí que no.

Zubamon clavó sus garras y dio una vuelta para proseguir con los obstáculos. Finalmente llegó hasta el último cono, lo pasó y sonrió. Se incorporó para tener una mejor visión del siguiente y respiró hondo: ahora tocaba el fango. Se alegró de que Rox le hubiera recomendado quitarse la capa, porque en cuanto se metió ahí, todo su cuerpo se sintió pesado. El solo movimiento de alargar un brazo, le costaba un poco. Pero para su alegría, Elecmon sufría las consecuencias de sus patas cortas.

Se dio cuenta de que ir deprisa era un error, porque el fango se le hacía más pesado. Por eso, recordando siempre la forma de actuar de Knight, se calmó y empezó a realizar movimientos suaves, sin detenerse, solamente con los ojos clavados en la meta. A su lado, Guilmon, Renamon y los dos Impmon luchaban con el mismo esfuerzo. Zubamon, por su parte, aprovechaba las garras para darse impulso.

Probablemente sólo había tardado tres minutos en salir del fango, pero a él se le hizo mucho más largo. Tenía las garras manchadas y su filo no brillaba con la misma intensidad de siempre, lo que le provocaba un gran disgusto. Sin embargo, no podía quedarse pensando en ello, porque Kyubimon no tardó en recordarle que era el momento de dar saltos.

Esto no será na... —Las palabras se acallaron cuando lo intentó. El barro no sólo le había ensuciado, también le impedía saltar con la facilidad habitual. Sus ojos se abrieron al máximo y comprendió la razón de que este obstáculo fuera justamente después del anterior.

Y eso no era lo peor, porque cuando logró el primer salto, al caer se resbaló y se golpeó en el trasero. El dragón gruñó un poco y se levantó rápidamente, aunque con complicaciones, por la misma razón del tropiezo. Estaba deseando quitarse el fango de encima.

Echó un vistazo a Rox y sonrió ampliamente al percatarse de que le estaba animando con unos simples movimientos: subiendo y bajando la cabeza. Era su forma de decirle que empezara a dar saltos aunque le costara, que no había momento de enfadarse. Zubamon inició entonces a pegar brincos, al principio pequeños, pero luego se animó y las piernas le obedecieron de mejor manera. La zorra amarilla le aceptó el circuito cuando realizó un total de doce saltos con éxito.

Cuatro lados de la piscina estaban ya bloqueados, lo que significa que iba quinto en la carrera. Los Gomamon ya se veían al final, mientras que Elecmon parecía haber entrenado para ese obstáculo, porque avanzaba lentamente pero sin pausa. Por otro lado, el pelaje de Renamon le perjudicaba a la hora de avanzar. Zubamon se tiró enseguida; el contacto de su cuerpo con el agua y el abandono del fango le proporcionó una gran vitalidad. A pesar de que ya sentía las patas un poco cansadas, el nado le era agradable. Al menos, eso creyó al inicio.

Porque aquella no era una piscina normal y corriente, parecía tener un mecanismo que obligaba a los digimon a tener que esforzarse más al nadar. El agua los llevaba hacia atrás si se relajaban y les tocaba empezar desde la salida. Zubamon se alarmó al ver que los demás estaban llegando y, a pesar del cansancio, alargó los brazos. Primero uno, luego el otro y entonces repetir. Tuvo que agradecer el hecho de tener en los lados a dos digimon que sufrían también con el circuito, pues eso le dio energías a su instinto competitivo. De hecho, todos se animaban entre sí silenciosamente, esforzándose al máximo. Casi en la mitad, daba la sensación de que se estaban divirtiendo, pero en cuanto alcanzaron el final de la piscina, las sonrisas se borraron y una mueca se dibujó en sus rostros.

Porque ahora venía el reto más complicado: trepar.

Los Gomamon que habían logrado superar el obstáculo anterior sin problemas se vieron ahora contra una pared. Y no eran los únicos, la mayoría observaba sus garras con nervios. Elecmon directamente tenía que juntar todas sus patas para subir por la cuerda, lo que implicaba el triple de fuerza. Y, por supuesto, los dos Impmon y Renamon lo tenían fácil, salvo por el cuerpo mojado, que también les obligaba a agarrarse mejor o chocar contra la colchoneta al fallar.

Zubamon notó que Rox caminaba hasta el otro lado, como animándole a que trepara y así poder reencontrarse. Se subió a la colchoneta y luego rodeó la cuerda con sus garras, tratando de sujetarlo lo mejor posible. En cuanto levantó las patas traseras, se resbaló por el peso y el agua. Al menos, el golpe fue bastante suave, tanto por la cercanía como por lo que tenía debajo.

<<
Ojalá no me hubiera empapado>> El pensamiento cruzó su mente por un segundo. Pero entonces se dijo que, igualmente, trepar no era su punto fuerte. Quizá, de tener manos similares a las de Rox, con dedos, la cosa cambiaría. Pero las garras tampoco estaban mal, pues con ellas podía atacar y proteger a la humana. No, no iba a quejarse, lo importante era superar los retos.

Motivado, y con ganas de recibir un halago de Rox, volvió a levantarse. Pegó un salto para tratar de secarse un poco y sujetó la cuerda. Sí, le dolían las garras por el movimiento brusco y también los brazos y piernas por las carreras anteriores, pero era el momento perfecto para un último esfuerzo. Era muy diferente a nadar o arrastrarse por el fango. Lo que más le costaba era alargar de nuevo el brazo, porque se resbalaba o sus agarras no se sujetaban correctamente. Pero aunque se dio de bruces otras dos veces, de tanto repetir, había logrado acostumbrarse. Ya hasta se había olvidado de que otros digimon participaban.

Había veces que hasta se olvidaba de respirar, sobre todo cuanto más cerca se hallaba del final. La idea de fallar le provocaba escalofríos. Sus garras le temblaban el esfuerzo y su cuerpo era cada vez más pesado.

Una... más... —habló, recuperando el aliento unos segundos, manteniéndose muy quieto para que no se cayera por estar mojado. No tenía ni idea de qué pinta tendría ahí arriba, sujeto como un mono, pero sí, agradeció, de nuevo, no tener la capa consigo—. Otra... más... —El brazo subió un poco y también las patas, todo a la vez—. No falta nada, venga...

Sus ojos se iluminaron cuando una de las garras alcanzó el final de la cuerda. Abajo, Garurumon y Kyubimon observaban todo con atención y temieron que el dragón fuera a soltarse bruscamente. Pero no, Zubamon soltó un suspiro y se limitó a bajar cuidadosamente, aprovechando el cuerpo mojado (esta vez, hasta le era útil) para deslizarse sin problemas. Sin embargo, en cuanto sus patas tocaron la colchoneta, todo él se desplomó, temblando como un flan.

¡Zuba! —El grito de Rox le regresó a la realidad. Hasta entonces, las voces de otros humanos o de los otros Child le sonaban muy lejanas. Notó como la muchacha le rodeaba con los brazos y luego sus ojos castaños, radiantes, contemplándolo— Tu esfuerzo ha sido prodigioso.

Gracias, señora.

Has tardado quince minutos exactos en completar todo el circuito —comentó de pronto Kyubimon, hablando con ambos.

El dragón dorado se quedó mirando a Knight y luego a los dos Adult, sin comprender a qué venía decirle algo así.

Esto merece un banquete —propuso la Amateur, cambiando de tema al mismo tiempo que le colocaba de nuevo la capa—. Un banquete de carne, lo que más te gusta.

Y, de esa forma, Zubamon tampoco le dio importancia a los minutos.


Secta Naranja Secta Naranja Listo, hasta la próxima


 

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
5,868
Calificación de reacciones
920
Puntos
1,650
Hi Soncarmela Soncarmela , como siempre un buen entrenamiento. En esta ocasión parecía que el circuito estaba destinado a fotalecer el aguante de los participantes, no obstante, lo que aquí se buscaba cultivar no era la vitalidad sino la agilidad. En un combate, un Digimon muchas veces se verá obligado a moverse de forma brusca para esquivar ataques o acortar distancias, aquí practicaron varias formas de hacer eso de modo que se familiarizaran un poco más con la idea. Btw, pusiste todo lo que esperaba ver en este desafío y un poco más, particularmente me gustó que le dieras un sentido al orden de los obstaculos (no había pensado en eso).
+3 SPD​
Sigue así~.
 
  • Me gusta
Reacciones: Soncarmela
Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Comentarios por Facebook