Original Fic Runaway (20)

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline
¡Exacto!



El chisme intenso =P


No tiene caso compararse con Yarik, es demasiado esa mujer jaja
-O-O Lo sé, pero ya ves como es Blythe que siente que está bajo su sombra aunque se entiende, es bastante extraño que halla alguien tan preocupado por un amigo pero ya se viene la historia de ella jaja, viendo que es lo que hizo a Yarik ser tan dedicada a cuidar de Dalia, a quien dice que es como una hermana menor ( O-O- Aunque obvis, parece más una madre por como la trata jaja)
-O-O Igual y si, Yarik es demasiado (gritos de fangirl O-O-).
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline
Dices que es más como mamá porque es la MILF Yarik jaja



¡Lo es! Por eso no es difícil entender que Blythe se sienta insegura a su lado. Pero es bueno que haya decidido superarla (o algo así).
O-O- mmm, Milf Yarik jaja.
-O-O Si, digo si ves que la chica que te gusta no se despega de una mujer que es tan bella, inteligente, cool y que la trata de forma tan atenta no solo dudas sino que te sientes un cero a la izquierda lol, pero parece decidida en ganarse su lugar y no tratar de compararse con ella ( porque no puede -O-O lol)
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline

O-O- SIGAMOS!!!



Dieciséis.


Era de mañana cuando el comedor de la casa de Dalia estaría lleno dentro de unos minutos, su madre preparaba el desayuno mientras Yarik iba a recoger al padre de su amiga y Savannah tenía pendientes de su trabajo, así que Blythe vio oportunidad de acercarse a la violinista aprovechando que todo se sentía más tranquilo. La rubia estuvo unos segundos frente a la puerta de la chica de ojos almendrados hasta que se atrevió a abrir con cuidado de no despertarla abruptamente, pero se topó con que ella ya estaba despierta y sentada al borde de la cama.



— Buenos días.


— Buenos días — Sonrió un poco Dalia mientras trataba de pararse —. Creo que aún sigo un poco adormilada por el medicamento.


— ¿Quieres ir al baño?


— Quiero bañarme… ¿Está Yarik o mamá ocupadas?


— Si… Pero yo puedo ayudarte — Dijo Blythe esperando a ver si la violinista le tenía confianza o no.


— Ah… Está bien, perdón por la molestia.


— No es una molestia, soy tu asistente ¿O no?


— Si.


Blythe estaba emocionada, que Dalia aceptara era una buena señal, significaba que eran un poco más intimas para esa confianza, pero igual estaba la posibilidad de que ella no lo viera mal porque ambas eran chicas, fuera lo que fuera era algo positivo.
Con mucho cuidado la rubia ayudó a Dalia a desvestirse quedando maravillada con el cuerpo de la violista, sus grandes senos eran evidentes aún con mucha ropa pero no esperaba verlos en plenitud, eran tan redondos y por el tacto disimulado que tuvo al quitarle el sostén supo lo blandos y suaves que eran, tenía unas hermosas caderas que iban acorde a sus muslos y su redondo trasero, sus curvas sobresalían más por su abdomen delgado, como era de esperarse, los ojos de la asistente se enfocaron por unos segundos a esa pequeña línea íntima que tenía por vagina, finamente afeitada y con una vulva cerrada, algo no tan común en las mujeres pero muy “estético” y deseado para algunos hombres como para que algunas se hicieran cirugía, pero se notaba que en el caso de la violinista era natural, le sorprendía que ella se sintiera poco atractiva cuando no veía el monumento a la belleza que era.



— El agua ya está tibia — Dijo la rubia al revisar el agua de la bañera, tomando la mano de la violinista para ayudarla a entrar.



— Gracias.


— ¿Cómo te sientes?


— Bien… Me siento bien — Sonreía tímidamente la violinista mientras Blythe tomaba una esponja para frotar su cuerpo lentamente —. Aunque aún siento mis brazos y piernas algo pesadas.


— Perdón, creo que te dimos un poco más de las gotas para dormir.


— Estoy bien… ¿Y papá?


— Se fue a dormir al hotel, dijo que ocupaba relajarse — Hablaba la rubia viendo como agachaba Dalia su cabeza así que pensó en que decirle para animarla —. Pero no se fue por estar enojado contigo.


— ¿No?


— Estaba enojado con James por mentirles y consigo mismo por como te gritó.


— ¿En serio? — Preguntó Dalia volteándose un poco cruzando su mirada con la de Blythe que le sonreía con mucha ternura.


— Si, tu papá está arrepentido de como te gritó sin antes preguntar que había pasado.


— Papá…


— Todo estará bien Dalia, lo sé… Yo te apoyaré.


Dalia sintió un escalofrío al ser abrazada repentinamente por Blythe, era la primera vez que la abrazaba estando desnuda, parecía no importarle mojarse un poco por lo pegada que estaba a su piel, pero algo inesperado pasó, esa chica besó sus hombros, muy cerca de su cuello y ese escalofrío se convirtió en una vibración por todo su cuerpo, era un beso tan gentil y al mismo tiempo lo sintió algo erótico, nadie le había besado en esa parte de su físico, ni siquiera su esposo. La rubia se apartó un poco de ella y siguió ayudándole a bañarse dejándola algo confundida ¿Qué fue todo eso que sintió?
Tras bañarse y vestirse con una solera de color amarillo pastel, Dalia fue acompañada por Blythe hacía el comedor, la violinista estaba algo nerviosa, no sabía como ver a su padre luego de como se puso a llorar como una niña frente a él, pero la mano de esa joven le daba calma y su sonrisa le regalaba ánimos para salir, así como le dieron ánimos para soltar eso que le había callado a sus padres. Al asomarse al comedor, vio a sus padres y a Yarik, recordó que Blythe le comentó que Savannah tuvo una urgencia del trabajo y tuvo que retirarse.


— Buenos días — Dijo Dalia al llegar al comedor sintiendo la mirada de todos los de la mesa hacía ella, en especial la de su padre.



— Buenos días Dalia ¿Pudiste descansar?


— Si mami.


— Hija — Habló el hombre poniéndose de pie.


El padre de Dalia se quedó helado al notar como su hija agachaba la mirada, era cierto sobre lo condicionada que estaba, su temor a ser regañada, a ser castigada, nunca pensó que la crianza que el consideraba la correcta había hecho a su hija una mujer incapaz de decirle no a la gente, de culparse a cada instante y peor aún, de no decir lo que sentía por miedo al rechazo. Lentamente se acercó a ella y la abrazó, la abrazó como no lo había hecho desde que era una niña, acurrucando su cabeza en su pecho y frotando su cabello recordando las veces que la mimó al tener un raspón o darse un golpe con algo de la casa.



— Papá…


— Perdóname, nunca pensé que esto pudiera pasarte, así me criaron a mi, así traté a tu madre y no creía que te haría daño — Hablaba el hombre abrazando a la pequeña mujer que era su hija comparado a lo grande que él era —. Me importaba más que tu nombre sobresaliera por tu música antes de preguntarme si era lo que querías, si eras feliz, no sé como remediar todo esto, por qué nunca creí estar equivocado.


— Papá.


— Por… Por tu bien, debemos darte tu espacio, ya no eres una niña, solo piensa en estar bien, esfuérzate en tu terapia y… Espero puedas perdonarnos.


— No, no es su culpa papá — Contestó Dalia causando que el padre tallara sus mejillas pensando en lo triste que era que su hija aún no era capaz de culparlos.



— No esté pensando tanto en quien tiene la culpa, con que ella sienta que la apoyan estará bien ¿O no? Dalia.


— Si… Gra… Gracias a todos — Habló la violinista mientras su padre la soltaba un poco —. Yo… Yo quiero estar mejor, ya no quiero sentirme así, darles problemas.


— Poco a poco saldrás adelante, no estás sola.


— No quiero ser grosera pero tu madre hizo un desayuno estupendo y se nos enfriará.


— ¡Perdón!


Yarik dio ese comentario causando un poco de risa en el ambiente, de nuevo esa mujer salía con su ingenio para calmar las cosas y de nuevo, Blythe sentía ese celo pero ya no era tanto como ayer, recordaba sus palabras, no tenía porque compararse, debía encontrar la manera de ser importante para Dalia por si misma y no tratando de ser como ella.
El desayuno estuvo tranquilo, ver ese ambiente familiar entre Dalia y sus padres causaba algo de calma en Yarik, deseaba que las cosas fueran así para su amiga, pero no podía evitar que le recordaba como su familia se rompió y eso le hizo mantenerse callada mientras comía. Acabo el desayuno, los padres de la joven músico dialogaron un poco con ella, se irían ese mismo día a su hogar, pero mantendrían contacto con su hija y esperaban que tuviera la confianza de decirle como se sentía, no lo que esperaban escuchar sino lo que en verdad vivía.



— Después del concierto trata de descansar.


— Yarik y Savannah querían ir a la playa.


— Sería bueno para ti, también para que tomes algo de Sol — Dijo la madre viendo como su hija sonreía timidamente.


— Si… Y… Papá, perdón por.


— Basta de disculpas, solo queremos lo mejor para ti.


— Gra, gracias — Contestó la joven abrazando a sus padres antes de despedirlos.


La imagen de Dalia despidiendo a sus padres trajo algunos recuerdos a Yarik, que decidió caminar hacía la puerta del patio trasero y a fumar un poco, tratando de ya no pensar en eso pero era difícil cuando su parche era el tótem que usaba para tener siempre presente que tan cruel podía ser la gente en especial tu propia familia.
La mente de la abogada recordaba el día en que todo se arruinó en su casa, era como cualquiera, su madre, su hermano menor y ella limpiaban la casa, como solía tocarle lavar la ropa, se ponía sus audífonos para soportar el ruido de la vieja lavadora a la cual su madre estaba aferrada y aprovechaba para limpiar el cuarto de lavado, nunca pensó que al quitarse los cascos, un grito aterrador le helara la sangre, corrió pensando en que le habría pasado a su mamá y se topó con una imagen tétrica, su hermano mayor, que se había mantenido lejos de su familia por su adicción a las drogas, jalaba el cabello de la señora teniendo una navaja de bolsillo en su mano y por la herida en el antebrazo de la mujer sintió terror. En cuestión de segundos, Yarik forcejeó con su hermano para que dejara en paz, recibiendo puñaladas en su brazo derecho, en su cintura y cuando logró tumbarle la navaja, este arremetió a puñetazos y rasguños dañando el ojo derecho de su hermana que pensó lo peor al ver todo rojo, los gritos de su madre fueron mayores y los objetos cayendo cuando el huyó al pensar que la había matado resonaban en su cabeza tan fuerte que agradecía al cigarro ayudarle a apagarlos.



— Yarik, Yarik.


Yarik escuchó la voz de Dalia, su amiga estaba detrás de ella y le había hecho regresar al presente, la violinista le sorprendió ver a su abogada sin su parche y con el cabello suelto, eso lo hacía cuando trataba de relajarse y que estuviera fumando significaba que algo más le preocupaba.


— Mis papás ya se fueron, me llamarán cuando tomen el avión.


— Que bueno, salió todo bien ¿O no? — Sonreía Yarik mientras Dalia le abrazaba su brazo por sorpresa acurrucándose en su pecho.


— Gracias.


— No ocupas agradecerme, eres mi mejor amiga.


— Pero… Eres mi abogada también, sé que te pago y eso pero… Haces tanto por mí — Hablaba la joven al momento que la mujer alta tiraba su cigarro y lo pisaba para apagarlo antes de frotarle la cabeza tiernamente —. Yarik.


— Te lo juré hace diez años ¿O no? No iba a abandonarte nunca.


— Quiero cambiar, ya no quiero ser así, quiero ser fuerte, ser como tú.


— No ocupas ser como yo para ser fuerte, solo decir lo que sientes y lo que piensas, no dejar que los demás te hagan menos.


— Lo intentaré — Contestó Dalia con una pequeña sonrisa para luego mirar fijamente a Yarik —. ¿En qué pensabas que te veías algo triste?


— No es tristeza, han sido días tensos para todas que es un alivio que todo esté más calmado, el viaje a la playa nos relajará.


— Si, eso espero.



Yarik seguía acariciando la cabeza de Dalia quien sonreía un poco, esa chica de veintitrés años era lo más cercano a una hermana menor que tenía que junto a su abuela para ella eran su única familia, la única que en la secundaria donde la inscribió su tía abuela se acercó sin juzgarla, sólo por pensar en que necesitaba ayuda, su amabilidad era demasiado irreal para alguien que había huido de casa después de ver que en su hogar actuaban como si no hubiera pasado nada, aunque ella estuvo al borde de la muerte, perdió su ojo derecho y duró dos semanas hospitalizada, en la sala estaban sus familiares recibiendo al idiota que casi la mató y que con un simple “Perdón, ya no va a pasar Yarik, te juro por esta que no pasará” querían dar borrón y cuenta nueva. Hipocresía, mentira, traición, cinismo, ya no quedaba nada de lo que alguna vez fue su familia, no había porque quedarse ahí, esa experiencia y el trato con Dalia le hicieron elegir ser abogada, para no permitir que nadie más sintiera que los malos se salían con la suya sin que nadie pudiera hacer nada.


— Yarik, al ver a mis papás pensé que si podíamos ir a las playas de Ontario, Savannah lo mencionó hace unos días, queda cerca de donde vive tu abuela y de la casa de mis papás, podríamos aprovechar visitarla.


— ¿De cuando acá hacen planes sin preguntarme? — Reía Yarik acariciando el cabello de Dalia —. Es cierto, ya va para medio año que no visito a la abuela y sé que a ti te encantan sus tartas de fruta.


— ¿De qué tanto hablan?



Dalia y Yarik voltearon hacía la puerta que daba al interior de la casa al escuchar la voz de Savannah que salía al patio para platicar con ellas, no se esperaban verla tan temprano pero por su cara parecía que había salido un inprevisto. la cara de la cantante cambió a una sonrisa al ver que Dalia tenía un rostro más animado que el día de ayer y que estuviera afuera significaba que todo estaba mejor.


— Buenos días Savannah.


— Llegaste temprano — Dijo Yarik recibiendo a su novia con un beso antes de que ella se acercara a Dalia para frotar su mejilla haciéndola sonreír.

— El idiota de la disquera dijo que tenía que salir de la ciudad así que se pospuso la reunión de marketing.



— Que pena.



— ¿Puedo saber de que hablaban en secreto? — Sonrió la cantante viendo como su amiga reía un poco.


— Hablábamos sobre lo que dijiste de viajar a las playas de Toronto y visitar a la abuela de Yarik.



— Cierto, creo que está bien para cambiar de aires y ya tienes tiempo sin visitarla ¿A poco no la extrañas?



— Claro que la extraño, pero más su comida — Comentó Yarik haciendo reír a ambas.


— Cocina muy rico y siempre ha sido amable conmigo.


— Con todos es amable, recuerdo que Savannah casi le rogó por sus recetas, es la primera vez que la vi rogarle a ella tanto a otra persona.


— Es una señora encantadora, me sorprende que alguien tan educada tuviera a una nieta tan bocona.


— Discúlpame por no callarme las cosas señorita cantante y si vamos a allá no quiero que estemos pensando tanto en la familia, solo en relajarnos ¿Okay?


— Está bien… Aunque podría invitar a mami a ir a la playa con nosotras, casi no sale de casa y está sola cuando papá trabaja.


— Bueno, sólo porque tu madre me cae mejor que tu papá.


— Y se debe de ver preciosa en traje de baño — Susurró Savannah haciendo reír a su novia por el comentario.


— ¿En serio?


— ¿Qué? Me gustan las mujeres elegantes.


— ¿De qué hablan?


— De nada Dalia, sigamos pensando en que haremos al viajar.


— ¿No hay más familia que quieras visitar? — Preguntó Dalia de manera inocente haciendo sonreír a Yarik que le dio unas palmadas en el hombro.


— Ustedes son mi única familia, ve alistándote que quedamos de ir a ver tu vestido para el concierto.


— Que pena, he adelgazado mucho.


— No te preocupes, con la abuela en unos días vas a recuperarte — Río la abogada provocando una risita en Dalia.



Blythe veía y escuchaba desde el pasillo la platica y regresó hacía el comedor para terminar de recoger las cosas, ese viaje podía ser perfecto para acercarse más a Dalia, para poder apartarla un poco de Yarik y tener tiempo a solas, aún no estaba segura que esa mujer no tuviera algún interés por la violinista y aunque no hubiera algo, no dejaba de sentirse fuera de foco pues la chica de ojos almendrados estaba muy apegada a su amiga, ya no debía estar dudando, si quería estar al lado de ella tenía que demostrarle cuanto la quería.








O-O- Por fin te pondrás en acción Blythe jaja ¡Ay si, ya se vendrá la historia de Yarik! -O-O Assdfgt (gritos de fangirl) Por fin sabremos por qué cuida tanto de Dalia y siempre habla de ella como familia.
PD: O-O- Comprendo a Savannah, la mami de Dalia, Darla, está muy bien jaja.
 
Última edición:

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
— Cocina muy rico y siempre ha sido amable conmigo.


— Con todos es amable, recuerdo que Savannah casi le rogó por sus recetas, es la primera vez que la vi rogarle a ella tanto a otra persona.


— Es una señora encantadora, me sorprende que alguien tan educada tuviera a una nieta tan bocona.


— Discúlpame por no callarme las cosas señorita cantante y si vamos a allá no quiero que estemos pensando tanto en la familia, solo en relajarnos ¿Okay?
¿Y aquí a qué hora llegó Savannah? Aparece de la nada.


A ver qué tal le sale el plan a Blythe jaja. Por cierto, Yarik y Dalia sí tienen un aire romántico medio extraño.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline
¿Y aquí a qué hora llegó Savannah? Aparece de la nada.


A ver qué tal le sale el plan a Blythe jaja. Por cierto, Yarik y Dalia sí tienen un aire romántico medio extraño.
-O-O Wolfito no pegó esa parte jaja, un rato más corrije.

O-O- Son ideas tuyas y de Blythe amiguis jaja, bueno si se siente como algo más allá de simple amistad, pero no creo que llegue a más, no obstante si hay que decir que es raro lo atenta y protectora que es mami Yarik con Dalia.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
-O-O Wolfito no pegó esa parte jaja, un rato más corrije.
Ya lo leí con la parte pegada y me alegra entender a qué hora llegó jaja.

O-O- Son ideas tuyas y de Blythe amiguis jaja, bueno si se siente como algo más allá de simple amistad, pero no creo que llegue a más, no obstante si hay que decir que es raro lo atenta y protectora que es mami Yarik con Dalia.
Yo creo que a Yarik no le gusta (a Dalia no sé), pero de que hay vibra homo, hay vibra homo
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline
Ya lo leí con la parte pegada y me alegra entender a qué hora llegó jaja.



Yo creo que a Yarik no le gusta (a Dalia no sé), pero de que hay vibra homo, hay vibra homo
-O-O Aaaa eso si, vibra homo lo hay, creo que Dalia es muy apegada a ella y muy inocente en su afecto hacía Yarik que no nota que para otras no es algo normal, Savannah las conoce y sabe que así son (incluso se ha dicho que Savannah también es así con Dalia jaja pero no tanto O-O- hay que mantener la apariencia de diva) pero para alguien como Blythe que viene de fuera, que tiene otro ambiente y otro concepto de amistad pues si se queda como Xcaret y su detector gay jaja ¿Lo recuerdas?

1624321082561.png
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
-O-O Aaaa eso si, vibra homo lo hay, creo que Dalia es muy apegada a ella y muy inocente en su afecto hacía Yarik que no nota que para otras no es algo normal, Savannah las conoce y sabe que así son (incluso se ha dicho que Savannah también es así con Dalia jaja pero no tanto O-O- hay que mantener la apariencia de diva) pero para alguien como Blythe que viene de fuera, que tiene otro ambiente y otro concepto de amistad pues si se queda como Xcaret y su detector gay jaja ¿Lo recuerdas?

Ver el archivo adjunto 328113
Esa cara más ceño fruncido de celos jaja
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
¿Algo así? O-O- con cara como de: Como que hay mucha vibra gay entre ustedes dos.

Ver el archivo adjunto 328116
Jajaja, ándale, así sospechoso.


Te voy a citar unas partes que en este capítulo me parecieron especialmente sospechosas y entendí los celos de Blythe:

Sonreía Yarik mientras Dalia le abrazaba su brazo por sorpresa acurrucándose en su pecho.
y lo pisaba para apagarlo antes de frotarle la cabeza tiernamente
Reía Yarik acariciando el cabello de Dalia
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline
Jajaja, ándale, así sospechoso.


Te voy a citar unas partes que en este capítulo me parecieron especialmente sospechosas y entendí los celos de Blythe:
O-O- Pues si son algo homos esas escenas jaja, Yarik como frustrada por sus recuerdos pero luego toda sonrisas al estar Dalia, aunque sabemos que lo hace para que esté tranquila para alguien que ve desde lejos si lo nota sospechoso. O-O- Que Yarik le de caricias tiernas a Dalia si se presta a que lo malinterpreten jaja, ella dice que la ve como una hermana menor pero no olvidemos, Dalia tiene 23, soltera y está pechugona, Yarik es un mujeron y abiertamente lesbiana, Blythe solo ocupa sumar uno más uno jaja.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
O-O- Pues si son algo homos esas escenas jaja, Yarik como frustrada por sus recuerdos pero luego toda sonrisas al estar Dalia, aunque sabemos que lo hace para que esté tranquila para alguien que ve desde lejos si lo nota sospechoso. O-O- Que Yarik le de caricias tiernas a Dalia si se presta a que lo malinterpreten jaja, ella dice que la ve como una hermana menor pero no olvidemos, Dalia tiene 23, soltera y está pechugona, Yarik es un mujeron y abiertamente lesbiana, Blythe solo ocupa sumar uno más uno jaja.
Pensándolo más, la vibra gay es culpa de Dalia jaja. A Yarik se le ve la amistad, pero a Dalia... lol
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline
Pensándolo más, la vibra gay es culpa de Dalia jaja. A Yarik se le ve la amistad, pero a Dalia... lol
O-O- Jajaja, pues Yarik es muy buena amiga, no es su culpa que Dalia esté tan apegada y dependiente de ella, recuerda que siempre le ha dado su espacio y le dice que quiere hacer, no la obliga o la presiona como para decir que la haga dependiente, jaja, es nuestra pechugona violinista quien siente tanto apego por su mejor amiga.
-O-O Y mientras Blythe ahí como: ¿Estoy pintada o que?
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline

O-O- SEGUIMOS!!!



Diecisiete.




Toronto, hacía tiempo que las chicas necesitaban un descanso y aprovechando que el concierto fue un éxito y no había trabajos exigentes para Dalia en el próximo mes, decidieron alejarse de la rutina y la ciudad todo para bien de la violinista que había decidido afrontar su depresión y su desinterés en su propia persona. Por recomendación de Yarik, se quedarían en un hotel cerca de las playas, aunque estaban cerca de la familia de la músico y de su representante, creía que no tendría sentido volver a sus casas y quedarse ahí cuando parte de lo que se le recomendó a su mejor amiga era despegarse de ellos poco a poco.


— Por fin la playa — Dijo Yarik estirando sus brazos al ir delante del grupo.


— Gracias por pagar mi habitación Yarik, cuando pueda te lo devolveré.

— ¿Quién me crees? Además que dijimos que nada de caras largas, vamos a pasarla bien.

— Si, pasarla bien — Contestó Blythe mirando hacía atrás viendo a Dalia caminando despacio tapando su vista del Sol —. Si te molesta mucho el Sol puedo regresar por una sombrilla.

— Estoy bien, gracias Blythe.

— Me están mirando.

— Claro señora Darla, es normal que miren a alguien tan guapa.

— Pero soy una mujer casada, no sé si mi esposo vea bien que salga así.

— Por el contrario, con decirle que nadie diría que usted es mayor que nosotras con lo bien cuidada que está.

— Que vergüenza.

— Vamos señora Darla, no tenga pena que usted es una mujer bella — Hablaba Savannah tomando de la mano a la madre de Dalia ambas escondiendo sus trajes de baño con una solera de playa.

— Es que enseña mucho.

— No tiene que pensar así, ya muchas quisieran poder lucir como usted a su edad.

— Savannah se lleva bien con mami — Dijo Dalia haciendo reír a Yarik al ver a su novia animando a la madre de su amiga.

— Algo así, es como un gusto culposo.

— ¿Gusto culposo?

— No es nada.

— Te ves hermosa.



Dalia se sonrojó por el comentario repentino de Blythe que estaba detrás de ella, la violinista usaba un traje de baño de una pieza parecido al de su madre, obviamente sobresalían sus grandes senos aún con esa prenda por lo que procuraba cubrirse con una bata. Con la atención enfocada a la rubia, la músico no dejaba de mirar de arriba a abajo a Blythe, en verdad era bellísima, su cuerpo era esbelto con curvas bien definidas sin ser exageradas, con largas piernas y una cara angelical que resaltaba más por ese corte de cabello que le quedaba a la perfección.


— Gra… Gracias, pero tú te ves mejor Blythe.

— No te menosprecies, recuerda — Sonrió la rubia tomando las manos de Dalia quien sonrió por las palabras.

— Sin dudas faltaba venir a la playa.

— Yarik, no quiero ser grosera por como cuidas de mi hija pero ¿No es demasiado?

— ¿Demasiado? — Preguntó la mujer del parche mientras todas miraban su cuerpo trabajado y con cicatrices que lo lucía con un traje de baño americano bastante atrevido.

— Okay lo sabemos señorita licenciada, tienes un cuerpo envidiable pero no tienes que presumirlo.

— Que envidia.

— Vamos no es para tanto, sólo ocupan hacer ejercicio.

— Me gustaría tener la seguridad que tienes para vestir así — Habló Dalia a su mejor amiga siendo un mensaje para Blythe que le tomó del brazo.

— ¿Qué tal si buscamos un lugar cómodo para sentarnos? Sirve que te ayudo con el bloqueador.

— Oh, es cierto.

— Parece que ahora si será más directa — Susurró Savannah a Yarik quien sonrió por ese mensaje.

— Voy por una cerveza ¿Gustan algo?

— Un martini, el mejor que tengan por favor.

— Yo un jugo de naranja — Dijo Dalia viendo como su amiga le hacía seña de Ok con la mano.

— ¿Y tú?

— También un jugo.



Yarik se encaminó hacía un bar playero recibiendo un sin fin de miradas, no era para nada inusual que obtuviera la atención de los demás, su cuerpo moldeado, sus curvas, sus cicatrices, su estatura, su parche, tenía tantas cosas llamativas en una sola mujer pero principalmente era su actitud, tenía tanta confianza en ella misma que era admirable y envidiable. Esa era la chica a quien Blythe debía superar en el corazón de Dalia, tendría que lograr ser tan importante y admirable para esa violinista como lo era su mejor amiga.



— Siempre me ha sorprendido la seguridad que tiene — Habló Darla mientras las mujeres se sentaban en unas sillas playeras del hotel —. Yo jamás usaría algo así, tu padre me regañaría.


— ¿Ni siquiera a solas?

— Ah… Bueno, no sé.

— ¿Yarik siempre ha sido así?

— Pues desde que la conozco sí, pero Dalia dice que antes era muy reservada.

— ¿En serio? — Preguntó Blythe viendo fijamente a la violinista.

— Ah, si, Yarik se mantenía apartada de todos y no platicaba tanto.

— Me dijiste que la conoces desde la secundaria ¿Cómo era ella?

— ¿Y ese interés en mi novia? — Dijo Savannah notando que a Dalia también le llamaba la atención saberlo.

— Quisiera saber más de la persona que me ha ayudado y que ha ayudado tanto a Dalia.



Dalia subió sus pies a la silla y los abrazó mientras recordaba el día en que conoció a Yarik, nunca pensó que esa chica llena de vendas y heridas se convertiría en su mejor amiga y en la persona en la que más confiaba, en alguien a quien admiraba y valoraba por nunca dejarla sola en los mejores y peores momentos de su vida.


— Ah… Yo tenía trece años, recuerdo que había mucho alboroto porque había llegado una alumna nueva a décimo grado y decían que era una maleante o pendenciera — Contaba Dalia pensando en la primera vez que vio a Yarik —. Cuando la vi si me dio algo de miedo, era muy alta, más que los chicos de basquetball de último grado, se veía como alguien que no quería hablar con nadie.


— Me imagino, aún tengo guardada las fotos que tenías cuando aún no las conocía.

— Ah… No sabía que le había pasado para estar así y me preocupaba que batallaba a cada rato con los bebederos, para cargar su mochila y otras cosas… Mami me enseñó que siempre que veamos a alguien que necesite ayuda lo apoyemos, así que un día me acerqué a ella para decirle que si podía ayudarla.

— ¿Ayudarla a que?

— Es que la veía batallando con algo debajo de un árbol y… Me apena decirlo frente a mami — Hablaba la violinista dejando pensativas a las tres presentes mientras ella recordaba cuando se le acercó a Yarik.

1624651816903.png


— Dalia se acercó a mi y me preguntó como estaba, si necesitaba ayuda porque batalla con una sola mano.


Todas voltearon al ver a Yarik cerca de ellas con una lata de cerveza en la mano, estaban tan interesadas en la platica que no notaron en que momento había regresado. La chica de trenza larga se sentó al lado de su novia y dio un largo trago a su cerveza sonriendo a todas por estar recordando esas fechas.



— Ahorita nos traen las bebidas, apenas se puso el barman.

— Entonces fue Dalia la que se te acercó — Dijo Blythe en plan de saber que fue lo que llevó a ese encuentro.

— Si, ya había visto a Dalia muchas veces en la escuela, una chica bonita obvio resalta.

— Yarik.

— Veía que la molestaban mucho, al principio pensé que era la típica chica niña buena que trataba de corregir a todos y que por eso la ignoraban o le decían de cosas, nunca esperé que fuera la primera en ofrecerme una mano entre cientos de estudiantes.

— ¿Puedo saber en que te ayudó Dalia que le da pena decírselo a su mamá? — Preguntó Savannah sonriendo pues sabía bien la historia pero estaba segura que Darla no.

— Estaba intentando abrir una botella de whiskey que metí a escondidas a la escuela.

— ¿En serio?

— Si, Dalia llegó con esa misma cara preocupada que siempre tiene — Sonreía Yarik haciendo sonreír a su amiga por recordarlo —. Me preguntaba si estaba bien, que si ocupa algo, así que le dije que abriera la botella por mí.

— Le dije que estaba mal tomar en la escuela y ella se río diciéndome que mientras no se enteren no es nada malo… Perdón mami, sé que debí acusarla con un profesor.

— Hija, bueno, eso es lo mejor pero no hicieron nada malo ¿O no?

— Claro que no, sólo nos echamos unos tragos y ya.

— ¿Bebiste también en la escuela? — Preguntó Darla a su hija que se puso roja.

— ¡Te juro que fue un sorbo, mami!



Todas se rieron por la reacción de Dalia y como su madre empezó a explicarle lo malo que era beber desde joven y estar regañando a Yarik por animar a su hija a hacerlo, todo eso le traía a la mente a la chica de parche ese día en que entendió que esa joven de mirada triste y penosa era alguien peculiar.


— ¿No te duele?

— Algo, pero es más molesto solo poder usar una mano y que sea justo la que no domino.

— Ah… ¿Y no tienes amigas que te ayuden?

— Tengo tantas amigas como familia — Contestó la joven vendada tomando un trago mientras esa jovencita sostenía la tapita de la botella sin probar ese sorbo.

— ¿Tu familia es pequeña?

— Mi familia está muerta.

— Perdón, no era mi intención.

— No te disculpes, tampoco es como si me conozcas ¿O no?

— Perdón, no me he presentado, soy Dalia Brown — Habló Dalia viendo como Yarik la miraba con intriga.

— Yarik Dawson.

— ¿Yarik? Es un nombre muy bonito, no lo había escuchado.

— Oye, Dalia, no es necesario que me hables por hablar — Hablaba Yarik sorprendiendo a la chica por el comentario —. ¿O apostaste para ver si te hablaba?

— ¿Apostar?

— ¿O qué haces aquí? ¿Qué ganas con hablarme?

— Yo… Mami me dice que cuando alguien necesita ayuda lo mejor que podemos hacer es ayudarla.



Yarik sintió los ojos llorosos al escuchar esas palabras, Dalia llevó sus manos a la boca al pensar en que dijo algo malo y no sabía que hacer, la joven de ojos almendrados no esperó que esa chica vendada la abrazara con el único brazo que podía mover acercándola a ella, en ese momento creyó que lo mejor era corresponder ese abrazo pues no sabía que había sufrido para estar en esa condición.



— Tu mamá debe ser alguien maravillosa.

— Ah… Si, mami es muy buena persona… ¿Estás llorando?

— Un poco — Susurró Yarik sin soltar a Dalia quien se apartó de ella un poco para verla a los ojos —. Gracias.

— ¿Gracias?

— No es nada, solo gracias.



Todas tenían los ojos llorosos al escuchar la historia de Yarik que tallaba dentro de su parche al recordar esa vez que lloró de alegría, pues en esas fechas ella aún seguía dolida por lo que hizo su familia al proteger a quien casi la mataba, hizo lo mejor que podía hacer en ese momento al proteger a su madre y el mundo le enseñó que no siempre era así, pero escuchar esas palabras en boca de esa chica tan dulce le hizo ver que no es que estuviera mal, sino que el mundo como tal no era del todo bueno.


— Pensaba que estaría bien estando sola, que no confiara en nadie más, que fui una idiota por proteger a mi madre, escuchar a Dalia recordarme que lo hice porque pensé que era lo mejor me hizo feliz, aunque mi familia fue una escoria al proteger a mi hermano de las autoridades, actúe con mis principios, no me arrepiento de hacerlo, me arrepiento de haber creído en ellos — Hablaba Yarik acariciando la cabeza de Dalia tiernamente haciéndola sonreír —. No es malo ser buena persona, lo malo es no entender que no todas las personas son así, el mundo es un lugar cruel y más para los que quieren hacer lo correcto.


— Por eso cuidas tanto de Dalia, porque no quieres que sufra como te pasó a ti.

— Me sigue haciendo llorar esa historia, tantas cosas que te digo y siempre has sido una buena persona mi amor.

— Sé que estás sentimental cuando me dices así — Rio Yarik acercándose a Savannah para besarla en los labios.

— Gracias por pensar así de Dalia, por siempre cuidar de ella.

— No tiene que agradecerme y ya quiten esas caras, dijimos que nada de caras largas.


Era una historia muy noble, Dalia le hizo ver a Yarik que hay gente despreocupada y que en verdad buscaba ayudar a los demás, pero por más bello que era todo eso a Blythe le seguía intrigando la relación entre ambas, como que faltaba más que decir, como si hieran más detalles en los cuales profundizar.
Al ver como Yarik y Savannah se besaban, decidió que no podía quedarse como si nada, así que con cierta cautela tomó la mano de Dalia cruzando sus dedos con ella provocando que volteara y cruzaran su mirada, un sonrojo y una tímida sonrisa por parte de la violinista le hizo saber a la rubia que había esa posibilidad, podía lograr tener el mismo efecto o uno más grande que el de Yarik en el corazón de Dalia. Ya no tenía que dudarlo, iba a declararle lo que sentía en ese viaje, siguiendo lo que dijo Yarik, hacer lo que tus sentimientos y pensamientos dicten.









-O-O Awww... Yarik estima a Dalia porque le hizo ver que ser bueno no es algo malo o algo de lo cual arrepentirse, no es nuestra culpa que haya personas malas, pero sí vivir afectados por ellos toda la vida. O-O- Aunque como sospecha Blythe, puede que haya más de esa historia jaja -O-O pero es lindo ver que sin pensarlo Dalia influyó en que Yarik se levantara y fuera una chica fuerte.
AAAAAAAAAAA -O-O Blythe ya se va a declarar!
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline
Debe echarle ganas jaja.


Aún no leo el 17 (dejo estos mensajes para que no se me olvide qué leí y qué no, sorry).
-O-O Blythe tiene mucha oportunidad, pero como que desde que ha tratado más a Yarik si siente que hay algo más entre ellas y se compara mucho con el mujeron que es jaja, O-O- obvis se entiende pero Yarik ama a su novia, no serán muy muy afectivas pero se quieren y aguantan jaja, además, trueno mis dedos como si fuera chica de barrio para decirle: Mija, si ella quisiera podría tenerla cuando quiera, jaja, para que entienda que Yarik no tiene esas intenciones con Dalia jaja.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,459
Offline
Sabias palabras, Rosy.



Esta es la parte buena =P Creo que su encuentro fue muy homo.


Qué bonita su historia y qué bueno que haya motivado a Blythe.
-O-O Yo también leí "Como escribir cosas sabias y cursis para idiotas Vol.1" jaja.

O-O- Si fue muy homo si lo piensas jaja, Dalia bien niña buena acercándose a la chica mala nueva de la escuela, pero si fue muy bonita su historia y ya se entiende un poco del porque Yarik quiere a Dalia como una hermana menor, le dio motivos para confiar en alguien y para entender que proteger a su madre no fue una estúpidez, la estúpidez fue confiar en que los demás también hicieran lo correcto en ese momento, no era nada malo ser buena, malo es creer que todos los demás lo son también. Obvio debe de haber algo más jaja, asdf me encantan que estos capis se enfoquen a Yarik -O-O está como quiere digo es muy cool jaja.

O-O- Y si, ya que le tomara la mano y se decidiera a confesarse es mucho avance para Blythe,pero no dudo que siempre que ve a Yarik junto a Dalia pone esta cara.


1624651590232.png




PD: O-O- Ve de nuevo el capi, subí la imagen de como era Yarik la primera vez que platicó con Dalia ¡Su abdomen!
 
Arriba Pie