Quest C Sepik Mayhem -Shin & Terriermon

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Claire.

Lightning
Offline
"Sepik Mayhem”​

- NPC involucrado: Sepikmon
- Sinopsis: ¡Alguien ha robado la máscara de Sepikmon! Peor aún, ese alguien la está usando para usurpar su identidad y crear caos en la ciudad. Recupera la máscara y limpia la reputación de Sepikmon
- Escenario: Ciudad
- Objetivos:
  • Desenmascarar al culpable de las bromas pesadas y caos de la ciudad
  • Devolver la máscara a Sepikmon
- Notas
  • Quien lleva la máscara también parece tener el cuerpo de un mono. Sin embargo, puede ser un disfraz


Tamer: Shin & Terriermon
Digivice: D-Arc


Mínimo de posts en Solo: 5
Plazo: 14 días.
Paga máxima: 300 Bits.
Máximo de stats: 2 puntos.
En caso de activo:

  • Máximo de Sistema de Fama: 2 puntos.
  • Máximo de Blast Gauge: 30%


Light. Light. suerte y diviertete
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Un día tranquilo en la ciudad. Las fechas navideñas mantenían las calles con un mayor tránsito, los negocios más ocupados e incluso, aunque se trataba de una festividad humana, los digimon se paseaban esparciendo el mensaje de la Navidad, al menos la mayoría. No muy lejos del centro de la ciudad, un enmascarado observaba a todos desde las alturas, su cuerpo café, más la presencia de una cola obviaban que quien fuera que se escondía detrás de aquella máscara tribal era un primate; sí, se trataba de un Sepikmon, pero no uno bueno…

Saliendo del café en el que vivía, el Medium Shin y su compañero Terriermon se disponían a realizar compras relacionadas a las fechas. Debian comprar un par de regalos para los miembros de Black Jack, además de algo para los varios infantes digitales que estaban bajo su cuidado. Tal vez hasta le compraría algo a la joven pelirrosa con la que siempre se veía liado, algo sencillo…

Lencería—comentó Terriermon, totalmente confiado de lo que decía—piénsalo, le das lencería de regalo y ella te regala el modelarla frente a ti.
No le compraré lencería—respondió el ahora azabache mientras se acomodaba los lentes—es más, ni estoy seguro de comprarle algo.
No debes comprarle nada, estoy seguro de que también estaría feliz si te quedas con ella como tantas veces te ha insinuado que lo hagas.
Un problema a la vez ¿Quieres? Primero los obsequios de los demás, si me queda tiempo y dinero veré si le compro algo. Ahora deja de molestar…

El conejo sonrió, aun estando sobre la cabeza de su Tamer, aun si mirarlo, sabía exactamente que ahora mismo contaba con un ligero sonrojo en sus mejillas; mejor aún, ahora mismo su mente trabajaba el doble pensando en la chica, tratando de descifrar que le gustaría, que no, como darle aquel regalo que aun no tenía mas mil y una cosas extras…

¿Escuchaste? Hubo otro robo—comentaba un transeúnte. Shin se detuvo un momento para escuchar.
Si, parece que un Digimon esta causando varios estragos por ahí—respondió otro transeúnte, esta vez un Digimon.
Será mejor que nos apresuremos a hacer nuestras compras…

Curioso, Shin se mantuvo atento sobre cualquier comentario parecido y grande fue su sorpresa al enterarse que aquel robo no había sido el único desastre ocasionado en el día. La lista iba desde el robo antes mencionado, vandalismo, acoso… mientras más escuchaba, más se preocupaba.

Oye, Shin, mira—llamó Terriermon. El humano giró en dirección hacia donde señalaba el can, solo para observar una tienda de lencería, justo lo que le había sugerido antes.
Enano loco, deja de querer meterme ideas a la cabeza—regañó el Medium, tomando las orejas de su compañero y jalándolas.
Au, au, au… No, la tienda no, el callejón, el callejón…—hablaba el conejo con cierto dolor.

Junto a la tienda de ropa interior, un pequeño callejón hacía espacio con la tienda de a lado, solo una de las tantas calles escondidas que la ciudad ofrecía, ciertamente no había nada interesante, si no fuera por el cuerpo moribundo que alzaba una mano desde las sombras. De inmediato, el humano se apresuro a socorrer al extraño, un primate que cubría su cabeza con una bolsa de papel.

Oye ¿Te encuentras bien? ¿Puedes caminar? —Shin examinó el cuerpo del ser frente a él. De inmediato sacó su Digivice y examinó al ser frente a él. Un Sepikmon
S-sí, solo estoy un poco… molido—confesó el Armor. Terriermon comenzó a buscar el único bjeto que le falta a aquel digital, pero era obvio que no se encontraba en equel callejón—mi máscara…
No está aquí—reveló el conejo.
Él la tomó…
¿Él? ¿Te atacaron? —preguntó el Tamer. El digital asintió, exhausto.
A veces hago trabajos para humano y Digimon en la ciudad. Cuando quieren hablar con seres que ya no están con nosotros—comenzó a explicar—pero cuando regresaba de uno de esos trabajos, alguien me atacó, intenté defenderme, pero…

El humano se hizo una idea de lo que había pasado y no tardó mucho en relacionar la reciente ola de problemas con la desaparición de la máscara de Sepikmon. Sin tardar demasiado, tanto Tamer como orejón ayudaron al herido digital a reincorporarse, llevándolo hacia el café que servía como base para Black Jack, ahí Cutemon podría atender sus heridas mientras el dúo buscaba al responsable de todo.

Supongo que los regalos tendrán que esperar—musitó el conejo. Su Tamer asintió, dejando al primate para ponerse a trabajar.


Claire. Claire. pase plox
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Sin otra pista además de los rumores que habían escuchado antes, el dúo Neutral se dirigió al centro de la ciudad para investigar todo a más detalle, encontrándose con un pequeño contratiempo: el camino estaba cerrado. Era una táctica normal utilizada por las autoridades, después de todo, no querrían que curioso estropearan la escena del crimen. Por un momento el Medium meditó sobre compartir el reciente acontecimiento con el Sepikmon con Digital Security, pero terminó por deshacer la idea al pensar en los contratiempos que esto llevaría, sobre todo si se llevaban a Shin para explicarlo todo, luego fueran por el Armor, luego comparar datos… Si el resolvía el problema todos estarían felices.

¿Qué haremos ahora? —preguntó el conejo. El humano meditó un poco sobre la situación.

Seguramente no podrían investigar las escenas del crimen, así que buscar algo ahí quedaba descartado. Tal vez la respuesta no se hallaba exclusivamente donde se cometieron los crímenes, si no en sus alrededores, después de todo, el centro contaba con varias tiendas y restaurantes, alguien debió de ver algo.

Por el momento preguntemos por los alrededores. Incluso DS debe de saber algo que puedan decir al público—contestó Shin.

Su camino lo llevó por varios locales de comida, ropa y entretenimiento, cada una con su propia versión de los hechos, pero todos parecían identificar al malhechor como un digital con máscara. Teniendo acceso a la información de Sepikmon con el Digivice, todos a quienes habían preguntado identificaban al Digimon Armor como el responsable del caos. Además, como un extra, un oficial de DS informó al joven sobre los lugares que habían sido atacados o molestados por el extraño.

Esto no resultó como esperaba—musitó el humano.
¿A que te refieres? Conseguimos buena información, podemos investigar más—comentó Terriermon.
No se trata de eso, es que según lo que nos contó el oficial de DS, los lugares que ataca no parecen tener relación alguna—dijo Shin—escucha: una tienda de ropa, una de donas, vandalismo en una de las calles principales, romper globos en el parque… No tienen nada en común. No molesta solo a humanos o Digimon de un solo tipo, no roba solo cosas valiosas o algo que podría necesitar…

Al menos algo bueno había salido de todo esto; todas las personas a las que habían interrogado parecían identificar al Digimon como un Sepikmon, no solo por la máscara, si no por las otras características del primate como la piel café o la cola, eso, en teoría, debería de reducir la lista de sospechosos… si tuviera una. En fin, al menos confirmaba que el ladrón no era un Mugendramon o algo por el estilo…

Revisemos las otras direcciones, tal vez si hay un patrón que no estamos viendo—comentó el de lentes.

Su travesía por la ciudad dio los mismos frutos que antes. Todos identificaban al Armor como el culpable de las fechorías cometidas, sin mencionar que el digital contaba con una habilidad casi innata para desparecer después de sus crímenes, ya fuera huyendo a pie o saltando hacia algun techo y desapareciendo de la vista, siempre era lo mismo.

Hay algo que no veo…—comentó Shin, con impaciencia. El dúo había decidido tomarse un pequeño descanso en una cafetería; el humano incluso había comprado un mapa del lugar para turistas con todas las tiendas importantes, marcándolas y examinándolas.
Aquí esta su café—habló una chica joven, llamando la atención del castaño—y su pay de limon.
Gracias—respondió animado el digital, claramente, alguien se tomaba las cosas más a la ligera.

La chica miró con curiosidad la mesa del cliente azabache, notando el mapa y las marcas en él. Shin notó a la mesera, pero no dijo nada al respecto, solo suspiró de forma sonora, llamando la atención de la fémina, quien se disculpó enseguida.

¿Estás investigando los desastres de aquel Digimon? —preguntó la mesera, abriendo un poco más los ojos.
Si, algo así, aunque siento decir que no he progresado mucho—confesó el de lentes.
Oh, bueno, estoy segura de que todo se resolverá. Aunque es una pena todo lo que pasa—comentó la chica, el Tamer alzó una ceja con ligera curiosidad y de inmediato la empleada comenzó a explicar—verás, yo trabajo de medio tiempo en el centro, cuando atacaron aquella tienda de donas, todo pasó justo antes del mediodía, cuando la tienda esta a rebozar de clientes, luego apareció ese Digimon y… bueno, supongo que sabes el resto.

Shin miró a la mesera, quien se apenó ligeramente y se disculpó por hablar demasiado, retirándose de inmediato y dejando al Tamer con sus pensamientos y a su compañero devorando aquella abominación de limón.

A rebozar de clientes…—repitió el Medium. Podría ser...

La tienda de donas tiene más gente en el mediodía, pues se podría decir que es hora de un almuerzo ligero, después de eso está el parque, pues los menores van a jugar ahí junto a sus compañeros, la tienda de ropa por la tarde esta a reventar de gente buscando sus regalos de navidad y la calle principal se abarrota de gente que sale de sus trabajos o están buscando cosas para las fechas… podría ser que…

Creo que ya se que esta pasando, o al menos que está atacando—las palabras de Shin llevaron el suficiente peso como para que el conejo retirara la mirada de su postre.


Claire. Claire. Pase, plox.
 
Última edición:
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Multitudes—explicó el azabache. Su compañero lo miró confundido.
Eso… es bastante obvio, Shin—confesó Terriermon.
No, no entiendes. No está atacando “lugares públicos” como tal, esta atacando lugares cuando hay más gente de lo común, ya sabes, en hora pico y eso. Ven, debemos irnos.
P-pero mi pay…
Te comprare otro cuando terminemos…

Apresurados, el humano dejó el dinero por lo que habían consumido mientras que el conejo metía erráticamente la mayor cantidad de pay que podía en su boca antes de saltar a la espalda del Tamer y salir del establecimiento. Debían encontrar donde estaba el mayor flujo de personas para confirmar su teoría, pero con la temporada navideña encima, la verdad es que todos los lugares se veían abarrotados de gente. El dúo se paseó por las calles principales de la ciudad en un intento de encontrar aquel lugar que podría ser el próximo objetivo del malhechor y, cuando creían que habían encontrado el lugar ideal, el flujo de personas se movía hacia otro lugar, revelando dos o tres locales que contaban con la misma descripción que buscaban.

Se no acaba el tiempo—musitó Shin, frustrado. Terriermon se paró sobre la cabeza del varón en un intento de ver algo con la altura extra, pero fue inútil.
No veo nada—reveló el conejo.

Tal vez había otra forma. El humano observó las calles con atención, había demasiada gente en las calles. Demasiadas. Si el extraño digital se movía tan rápido, debería de usar otras rutas poco convencionales para perder de vista a los testigos o perseguidores y, gracias a Ygg, solo había un lugar que compartía semejante descripción de superioridad en movimiento.

Subamos a uno de los techos—habló el de lentes.

No tardaron mucho en encontrar un acceso hacia la azotea de uno de los locales y, desde ahí, podían ver con atención varios lugares de interés, sobre todo los tejados de otras edificaciones. Decididos a no quedarse esperando, el dúo comenzó a pasearse de techo en techo, teniendo cuidado de no ser descubiertos por el público, pues técnicamente lo que hacían era un delito al traspasar por zonas que seguramente eran privadas. Así, mientras Shin se encargada de atravesar entre los espacios de los negocios y casa, Terriermon observaba con atención los alrededores en busca de algo fuera de lugar.

Shin, por ahí—llamó el conejo mientras utilizaba una de sus manos para señalar.

A lo lejos, una sombra se movía con inhumana agilidad entre los tejados. Sus saltos largos y movimientos calculados lo colocaban definitivamente como un Digimon, mejor aún, parecía llevar una enorme más cara puesta. Dudando que existieran otros Sepikmon saltando tejados u otro Digimon en ese caso, el extraño frente a ellos se trataba del ladrón. No perdieron mas tiempo y, dejando a un lado el anonimato, el dúo se apresuró a interceptar al digital.

[…]

Con todo su ser, el extraño digital enmascarado se preparaba para empezar nuevamente una de sus fechorías, después de todo, la cantidad de gente era la adecuada para ser merecedores de su presencia. Dicho esto ¿Qué debería de hacer? Tal vez un concierto para calmar los corazones de la gente o quizá arrebatarles los deseos materiales con los que soñaban, no, algo más simple, tal vez les regalaría un poco de miedo y desesperación…

Oye, tú—llamó un extraño—devuelve lo que has robado.
¿Oh? ¿Robar? Pero si soy un simple Sepikmon que está perdido…—mintió el digital.

Frente a él, una pareja de humano-digital se mantenía firme. Sus demandas solo indicaban que el Armor que había asaltado en la mañana había sobrevivido lo suficiente como para conseguir ayuda, no solo eso, si no que el demandar que “devolviera” lo que robo solo indicaba que el maldito seguía vivo en alguna parte… no que fuera un problema.

No me la robe, fue un regalo. De eso se trata esta fiesta humana ¿no? Regalar cosas, pues a mi me gustó esto y exigí que me lo regalara—comentó el de máscara.
Si no lo regresas, lo tomaremos—amenazó el humano. Su compañero orejón saltó hacia el frente, preparado.
Oh, pues pueden intentar, les regalare una buena golpiza…

Shin sacó un total de cuatro objetos de su cinturón, el primero, el Digivice. Mientras Terriermon se lanzaba hacia adelante para acortar la distancia entre él y el ladrón, este saltó con extrema agilidad y fuerza hacia atrás desde el techo del local donde estaba, hasta el negocio opuesto al otro lado de la calle, aunque eso ya estaba previsto por el dúo. El conejo no desacelero, todo lo contrario, y mientras daba el salto para intentar cruzar de un edificio a otro, el humano deslizó el segundo objeto que había sacado de sus cosas: la carta Aero Wings; otorgándole alas al pequeño can que le facilitaron el traslado por las alturas.

Interesante—admitió el ladrón, dando un nuevo salto hacia atrás. De inmediato dio media vuelta y comenzó a correr, alejándose.
Persíguelo, estaré detrás de ti—ordenó Shin. El tercer objeto, su Lector de Memorias, se combinó con el cuarto, la memoria de Kyubimon.

Pasaron unos segundos para que la invocación del Adult terminara, tiempo que Shin utilizó para guardar sus cosas y utilizar el Change Mirror, cambiando su apariencia la del albino que utilizaba para actividades cuestionables, después de todo, estaba a punto de perseguir a un “Sepikmon” que era seguido por un Terriermon volador en un Kyubimon por los tejados… Otro día normal.

Vamos, sigue al Terriermon—ordenó el humano a la DigiMemory mientras se montaba en ella.


Claire. Claire. ya casi...
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
La persecución fue algo estruendosa. Mientras el ladrón se alejaba del pequeño alado, el zorro invocado les seguía cargando al Tamer en su espalda y al cabo de unos pocos segundos la composición de esta escena no tardó en ser descubierta por los habitantes de la ciudad. Asombrados, la mayoría se limitaba a señalar el evento para que el resto lo viera, mientras otros pocos se dedicaban a buscar a algún oficial o autoridad para que evitaran el suceso. Chismosos.

Está huyendo, pero… no parece que quiera escapar de verdad—musitó el ahora albino para si mismo.

En efecto, el primate ladrón parecía medir su velocidad para que el conejo siempre estuviera cerca de él, en varios momentos se detenía con la única intención de hacer creer al pequeño que lo podía atrapar, solo para esfumarse nuevamente. Al cabo de unos minutos, cuando la carta perdió su efecto y la memoria desapareció, el extraño digital se había encargado de que todos terminaran a las afueras de la ciudad, lo suficientemente lejos para que nadie se entrometiera en lo que seguía.

No tienes a donde huir—habló Shin, aunque era obvio lo que estaba pasando. Los había llevado ahí a propósito.
¿Y quién esta huyendo? —respondió el falso Sepikmon—solo necesitaba un lugar para jugar sin que nadie se entrometiera.

De inmediato, el ladrón se precipitó contra el humano, siendo Terriermon quien reaccionó a tiempo para golpear al extraño con sus orejas y obligar a hacerlo retroceder. Shin, por su lado, dio un par de pasos hacia atrás para mantener distancia de la batalla, además de sacar nuevamente su Digivice y una carta. El conejo retrocedió brevemente para expulsar de su boca una bola de energía verde que el ladrón logró evitar con extrema facilidad, confirmando las sospechas del varón: solo estaba jugando con ellos.

¿Quién eres? —preguntó el albino. El digital con mascara inclinó su cabeza, fingiendo confusión.
¿Quién soy? Solo un pobre Sepikmon que quería divertirse un rato…—mintió claramente el extraño—olvídate de quien soy, preocúpate de lo que pasa ahora mismo, vamos, hazlo interesante.

En efecto, solo jugaba con ellos y es que eso era lo más preocupante, porque si era lo bastante poderoso como para no preocuparse en lo absoluto de cometer crímenes o enfrentarse a un Tamer, entonces ellos eran lo que estaban en problemas.

Como sea, Terriermon, solo debemos quitarle la máscara y salir de aquí, este sujeto es peligroso—comentó Shin. El conejo asintió

Con un resplandor del Digivice, el conejo comenzó a brillar ya cambiar de forma frente al extraño, que, casi como si estuviera emocionado, se removió en su lugar, ansioso. Galgomon hizo presencia en la batalla, esperando a que el Medium deslizara la carta que tenía en su mano, invocando una bufanda alrededor del cuello de la vacuna. Red Scarf era una de las cartas que la dupla más usaba y por ende una de las mejores que Terriermon sabía controlar, además de que el alcance extra le ayudaría contra el extraño ladrón.

Finalmente, cuando Shin terminó sus preparaciones, el conejo armado saltó hacia adelante, intentando impactar el puño contra el ladrón, quien nuevamente esquivo con agilidad, retrocediendo. Ahí, el de pantalones utilizó la bufanda en un intento por arrebatarle la máscara al digital enemigo, pero nuevamente este esquivó el movimiento con un salto. Usando sus poderosas piernas, el orejudo imitó el movimiento del extraño acercándose a él de un salto y, sin un lugar a donde correr al estar en el aire, el primate se cubrió con sus brazos para recibir el Dum Dum Upper de Galgomon; el impulso lo empujó hacia abajo, impactándolo contra el suelo.

Jeje, ese estuvo bueno—musitó el extraño—pero deberías tener cuidado, conejito, podrías hacerle daño a esta máscara que tanto quieren.

El conejo aterrizó, sorprendido de ver que el digital enemigo no tenía ningún tipo de daño importante ¿Con quien trataban? El extraño se limpió el polvo del pelaje y pareció tronar sus dedos antes de lanzarse hacia delante, precipitándose contra el orejón, que apenas y pudo reaccionar ante el ataque, haciéndose a un lado, pero no fue todo, el ladrón giró frente al Adult propinándole una patada que lo hizo retroceder un par de metro de él.

Esto… no va bien—comentó el albino, preocupado. Pudiera ser que de verdad no podían ganar esa pelea…


Claire. Claire. por favooooor -0-7
 
Última edición:
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
El pequeño reloj integrado en el Digivice anunciaba que en un par de minutos la carta que había usado perdería efecto, sin mencionar que Galgomon comenzaba a acumular daño, por lo que la evolución perdería efecto antes de que se cumpliera el tiempo máximo en el que podría estar en etapa Adult, debían quitarle la máscara y escapar antes de eso.

Habrá que apresurarnos, orejón—comentó el albino—dalo todo para recuperar esa máscara.

Con aquel pedido, el de armas en los brazos asintió, sintiendo como otras alas eran invocadas ensu espalda gracias a una segunda carta que el Tamer activaba: Holy Wings. Con la velocidad aumentada y aun conservando la bufanda, el conejo atacó nuevamente al extraño, esta vez utilizando la bufanda como un par de brazos extra para apresarlo antes de que pudiera escapar, pero, contrario a lo que había mostrado antes, el ladrón imitó al conejo, pasando a la ofensiva también.

El choque de ambos solo ocasionó que Galgomon retrocediera unos pocos centímetros contra el digital. En definitiva, el ladrón era mucho más fuerte que el de pantalones, pero ahora que tenía la habilidad de vuelo nuevamente, no tenía porque pelear en el suelo. En un segundo el conejo comenzó a volar por los aires y usando sus Vulcans comenzó a disparar en dirección al extraño, aunque no precisamente apuntándole a él, si no a su alrededor; el resultado fue una nube de polvo que incrementó rápidamente de tamaño gracias a la cantidad de balas que lograba disparar.

Esta es mi oportunidad—pensó el humano mientras colocaba una Digimemory en el Lector de Memorias.

El extraño se encontraba fascinado ante la estrategia del conejo, en especial porque hacia uso de herramientas que hacia poco no tenía y aun así las utilizaba a la perfección, aunque aun tenía sus fallas, por ejemplo, sabía que le atacaría para quitarle la máscara en cualquier momento, solo necesitaba estar atento al movimiento dentro de la nube de polvo y no habría problemas.

No será tan fácil, mocosos—musitó el ladrón, claramente divertido.

Como lo había predicho, pocos segundos después de su comentario la nube de polvo se movió de forma anormal a un costado suyo, indicando la obvia presencia de un hostil. De inmediato, el primate arremetió con fuerza usando su puño para golpear al conejo que se había revelado… aunque no era el conejo. Con su enorme fuerza, el malhechor atravesó por completo a la criatura que había entrado en su rango de ataque, un Agnimon que había aparecido de la nada.

Ahora—habló Shin.

El Agnimon, debido al daño que sostenía, desapareció en una pequeña nube de datos, dejando confundido al extraño, más por la aparición del digital que el hecho de haberlo “matado”, pero esa duda fue distracción suficiente. Sin poder notarlo, la bufanda del conejo se había colado en el polvo y ágilmente se aferró a la máscara, arrancándola del rostro del ladrón.

¡No, mi regalo! —gritó el extraño con falsa sorpresa.

Galgomon se colocó a un lado de su Tamer, dándole el preciado objeto robado para que lo cuidara mientras nuevamente se ponía en guardia para combatir al extraño.

La bufanda termina su efecto ahora, justo a tiempo—comentó Shin a la par que se desvanecía del cuerpo de Galgomon—al menos lo lograste antes de que perdiéramos esa ventaja.
Ahora sabremos quien está detrás de todo esto—dijo el conejo.
Cómprame un minuto más y nos iremos—pidió el Tamer—odio esto, pero no le podremos ganar.

Una pequeña risa salió de la casi extinta nube de polvo. Al parecer, el ladrón se la estaba pasando en grande. El extraño finalmente giró para encarar al dúo revelando su identidad: Etemon. El Digimon fue escaneado de inmediato por el Tamer, aunque esto fue más para encontrar alguna debilidad en su información que por no reconocerlo; los Etemon siempre tenían mala reputación.

Bueno, ya nos podemos dejar de juegos ¿no? —comentó Etemon.
¡Un minuto! —pidió Shin.

Etemon se lanzó hacia adelante, siendo interceptado por Galgomon que a duras penas le detuvo. El Medium deslizó dos cartas más por el Digivice: Boost Chip, para darle un poco más de aguante, y Seven Heavens, para tener un ataque que le ganara tiempo. Así, el humano continuó con lo de entretener al mono que ya no se contenía. La verdad dolía, Galgomon, no podía hacer nada más que aguantar contra el Perfect.

—Seven Heavens—llamó el conejo. De sus cañones salieron pequeñas manos de metal que invocaron siete esferas de luz.
Dark Spirits—invocó el Etemon y una esfera obscura se creó frente a él.

Ambas técnicas se dispararon, impactándose y forcejeando por un momento antes de crear una explosión entre las dos.

¡Vámonos! —ordenó Shin. El Galgomon brilló por un momento en el cielo y de-evolucionó a Terriermon, cayendo frente a su compañero quien lo atrapó. Estaba agotado en más de un sentido—Baromon, usa Meteor Dance.

La memoria obedeció, invocando un meteoro del cielo, dejandolo caer sobre Etemon. El primate sonrió, divertido ante la situación, pero, sobre todo, confiado. Dejaría ir a los mocosos, podrían divertirlo más adelante… y el calor de la explosión lo envolvió.

[…]

No se como agradecerles, chicos—comentó Sepikmon. Ahora estaba recuperado y utilizaba con orgullo su máscara—me gustaría ofrecerles algo, pero creo que será mejor que me vaya de aquí. La fama que me causó el ladrón no se irá por un tiempo y no quiero darles más problemas.
No se preocupe—habló el conejo—nos agrada ayudar.
Solo tenga más cuidado—pidió el humano, ya en su apariencia de civil.

Mientras el Armor se despedía, Shin no pudo evitar pensar en la brecha de poder del Perfect y ellos, era claro que no tenían oportunidad contra alguien así de fuerte y que, además de todo, el Etemon los había dejado ir. Estaba seguro de que no sería la ultima vez que se lo encontraba, tendrían que mejorar antes de eso o estaban condenados a tener el mismo resultado…

Vamos, enano, debemos hacer las compras—anunció el humano. Necesitaba dejar de pensar en todo por un momento.
Oh ¿te decidiste a comprar lencería? —preguntó Terriermon mientras subía a la cabeza del Tamer.
Deja ya esa idea, estás loco. Si crees que haré algo así…


Claire. Claire. Listo -0-7 -duerme otros 4 meses (?)-
 

Claire.

Lightning
Offline
¡Hola Light. Light. ! Aquí dejo tu evaluación, recuerda que se tratan mayormente de consejos y/o recordatorios para que puedas seguir puliendo tu escritura. Sé que está un poco largo -yo lo escribí (?)- pero espero que puedas leerlo y te ayude de cierto modo:


Narrativa: Bueno en este rubro te destacas por mucho pues tienes la facilidad de plasmar tus ideas de un modo grato de leer y formas relatos que mayormente se siente fluidos, enriqueciéndolo con descripciones detalladas y toques gracioso que a mí me sacó varias sonrisas en esta quest. Considerando que tenías bastante tiempo sin rolear, se puede notar que no has perdido la habilidad. Aun así hay cosas que merecen atención, pues lo que más saltó a la vista aquí fueron los deslices de dedo (por ejemplo en: que le falta -> que le faltaba / en equel -> en aquel / para humano ->para humanos / no querrían que curioso-> no querrían que curiosos / Se no acaba->se nos acaba / más cara ->máscara) y omisión de tildes en los verbos en pasado o futuro (como en: apresuro ->apresuró / comprare->compraré / robo->robó / robe ->robé / regalare ->regalaré / desacelero ->desaceleró / esquivo ->esquivó) que atribuyo enteramente a las horas en las que sueles escribir, porque he tenido la oportunidad de rolear contigo y sé que no tienes problema en identificar cuáles verbos llevan acento y cuáles no. Así que el consejo aquí es que, releas el escrito, incluso luego de haberlo posteado, cuando estés despierto y enteramente cuerdo para poder detectar esas faltas.

Algo específico a lo que me gustaría apuntarte -pues se repitió en todos tus post- es a la ausencia de tildes en las palabras qué, cuál, quién, cómo, cuándo, dónde cuando tienen sentido interrogativo o exclamativo. Te dejo ejemplos -en rojo la letra que no tenía tilde
->qué le gustaría, qué no, cómo darle aquel regalo que aún no tenía
->¿A qué te refieres?
->Creo que ya sé qué está pasando, o al menos qué está atacando
->¿Con quién trataban?
->no tenía porqué pelear en el suelo

Por último sería aconsejarte que tengas algo de cuidado con la repetición de palabras, se notó especialmente en la primera mitad del tercer post con la palabra lugar/es. En general tus puntos a trabajar serían las tildes y los deslices de dedo, que considero que, prestando un poco más de atención y releyendo, podrás alcanzar con tus post mucho más nivel del que ya tienes. 21/25

Interpretación: Este aspecto se desarrolló de modo adecuado con lo que tiene que ver con tus personajes y la buena sinergia que se siente entre ellos los hace un dueto bastante singular. También te felicito por el uso que le diste a las dos DM que usaste, por lo que mis puntos a tratar aquí va principalmente con el sistema del CardSlash que, aunque no se vio violado, por momentos esa línea sí se vio un poco tensada; así que parece oportuno recomendarte algunas cosas ahora antes de que luego se te vaya un poco la mano y la línea termine siendo traspasada -lo cual traería consecuencias en las puntuaciones y eso-

Comenzando, releí un par de veces todo el escrito mientras Galgomon llevaba la Red Scarf tratando de ver si en realidad te apegaste a los tres minutos reglamentarios. Admito que se me hizo difícil porque, al leer el relato corrido, sí parece que fueron tres minutos justamente exactos, pero que te acercaras tanto al límite me hizo ponerme nerviosa. Ciertamente las cartas según su sistema tienen una duración de tres minutos, pero personalmente te recomiendo que in rol no hagas uso de esos tres minutos o al menos no en una jugada en la que el uso de la carta sea tan relevante, como es el caso aquí. La razón es que es preferible mantenerse un poco alejado del margen de los tres minutos a que tenses por poco la interpretación y se vea afectada tu puntuación si el GM considera que fueron más de tres minutos cuando tú podrías alegar que fueron 2:58, ¿entiendes lo que digo?

Una segunda cosa que señalar. Pues mira, estaba terminado de leer el último post, quedando satisfecha con cómo se estaba resolviendo el asunto, hasta que...
—Seven Heavens—llamó el conejo. De sus cañones salieron pequeñas manos de metal que invocaron siete esferas de luz.
Tuve que analizar si Galgomon podía usar esa carta, puesto que esta pide de requisitos manos, pero lo hizo admisible el hecho de que no se especifique que sean manos "humanoides" por lo que se acepta el uso; lo raro viene cuando relatas que de los cañones salieron unas manos de metal. Pues bien, la carta no dice en ningún lado que manos se materialicen para usar la técnica, por lo que obviamente hay un error de interpretación ahí que lo considero más como una confusión tuya y no como un mal uso a propósito como tal. Pero para la próxima vez, ya lo sabes, esa carta no materializa manos, simplemente las extremidades de Galgomon -que llevan las Vulcans- son consideradas como las manos, con eso hasta puedes ponerte creativo y decir que las esferas de luz salen de los orificios de las armas. Para evitar estas confusiones recuerda siempre repasar las descripciones de las cartas para asegurar cómo funcionan y mejor mantente alejado del límite de tres minutos de estas, créeme que hacer eso te ahorrará muchos dolores de cabeza y posibles "reprobados" en futuras quest importantes o de más rango. 22/25

Como comentario final y que no va al puntaje de la evaluación de este rubro quisiera agregar que, como Tamer que usa el Card Slash como método principal, te recomiendo sacar el máximo potencial a las cartas; por ejemplo, con Red Scarf (dado que Galgomon es Bestia) te permitía el uso del "Spiral Blow". Del mismo modo con Holy Wings, si el usuario es de atributo Vacuna, permite el uso del "Starlight Explosion", pero no aprovechaste estos ataques que pudieron haberle dado un toque más dinámico a la pelea.

Realismo: Aquí sí hay un par de cosas que señalarte aunque por suerte ninguna es de "gravedad" como tal, pero son detalles que te ayudarán a comprender lo que se espera del realismo en las quest que realizas en DW.

>Como primer punto, cuando buscaban al culpable de los robos relatas que el dúo comenzó a pasearse de techo en techo para buscarlo pero no aclaraste bien cómo se paseaban de techo en techo. ¿Shin saltaba de uno a otro? Si te pones en la piel de Shin, eso es una hazaña un poco complicada.
>Pasando de eso, luego escribes que "A lo lejos, una sombra se movía con inhumana agilidad entre los tejados". Shin y Terriermon se apresuraron a interceptarlo y en la siguiente línea ya lo habían alcanzado, pues bien, aquí también faltaron detalles. Si era tan ágil y rápido, ¿cómo lo alcanzaron tan pronto? Considero que debió haberles costado algo alcanzarlo así como así, pero nunca se dio una explicación al respeto.
>Por último, en cuanto al hecho de que fuera un Etemon el culpable del robo a Sepikmon; es totalmente válido que te hagas NPC que incluso superen las capacidades de tu dupla, pero asegúrate de darles un background del porqué de las cosas, porque si no, pues quedan muchas preguntas al aire que aunque podrían contestarse sencillamente y con buenos argumentos, al final se sentirá muy ventajoso para el escrito que no des esas justificaciones. En cuanto a este, no diste los detalles de su aparición ahí, como por qué hacía los robos y cuál era su verdadero propósito, ¿fue solo diversión?, ¿o tenía planeado algo más? ¿Por qué dejó ir a Shin y Terriermon cuando pudo hacerles frente? Fue conveniente que el Perfect decidiera dejar huir a la dupla alegando que lo divertirían después, lo que me hace asumir que este Etemon lo volveremos a ver luego en tus quest. Sé que puede parecer complicado pero lo cierto es que mayormente en un par de líneas es posible exponer un background que le dé soporte a las acciones de tus NPC.

En conclusión, ten cuidado con los pequeños detalles en el realismo que en misiones importante podrían convertirse en grandes detalles, créeme, lo sé por experiencia (?) 20/25

Desarrollo: Ya llegados a este punto, no tengo nada que decir que no haya dicho en los renglones anteriores. Cumpliste con el mínimo de post requeridos y también con los objetivos de la quest. Tus post tuvieron una extensión aceptable y pudiste repartir las diferentes actividades que tomó llegar hasta en culpable en ellos de manera acertada. ¡Buen trabajo! 25/25


Nota: 88/ 100
Paga: 395 bits (265 +130 de 50% de aumento por aniversario)
EVO: +1 a Galgomon
Fama: +2 Neutral
Stats: +1 DEF +1 SPD a Terriermon
Blast Gauge: N/A
Extras: -​


Light, fue un gusto leerte. Si tienes alguna duda, queja o sugerencia acerca de tu evaluación, no dudes en hablarme por privado por los medios que ya conoces.
Masaru Takerudark Tizza V.G.Tizza pueden dar pagas y cerrar, gracias.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie