+18 She (furryxhumano)

Registrado
13 Sep 2019
Mensajes
450
Ubicación
España
Offline
Capitulo 9:El padre de Anubis
En la casa de nuestro protagonista, él se encontraba en el sofá mirando la tele, pero su móvil empezó a soñar y Gregorio agarró la llamada resultaba ser su propia madre.

–Hola mamá –dijo Gregorio con una sonrisa en la llamada.

–Hola hijo, han sido días que no te veíamos jejejejeje –decía la madre de él amablemente para después preguntarle a su hijo –. ¿Has conseguido trabajo?

–Si madre, conseguí un trabajo como vigilante nocturno en el museo de esta ciudad –respondió Gregorio a su madre.

–¿De verdad?, ¿a que hora sueles trabajar allí?

–Trabajo de noche de 12 y termino a las 6 de la mañana –le volvió responder a su madre.

–Pues es un buen trabajo que apañaste hijo –seguía diciendo la madre a él por teléfono.

Después que Gregorio llevara un buen rato con su propia madre por teléfono, él seguía haciendo con su rutina, pero mientras que seguía en el sofá él vio un pequeño cuadro al lado de la mesa del sofá, la agarró para ver a él mismo cuando era un niño y sus propios padres con el donde se mostraban a los tres que en verdad era una familia feliz, Anubis había bajado para comer y ve a Gregorio mirando la foto a lo que ella por curiosidad le pregunta a él.

–Gregorio, ¿que estas haciendo? –le pregunta a él con curiosidad.

–Solo mirando una foto de mis padres –respondió él a la Diosa jackal.

–¿Tienes padres? –le volvió preguntar ella a él.

–Si jejejeje.

Anubis se acerca hacia él para mirar la foto con el marco que llevaba en su mano, y una vez cerca de él ella podría ver a él mismo con sus padres muy felices, a lo cual ella al ver la foto miro hacia él diciendo lo siguiente.

–Veo que erais felices –dijo ella hacia él.

–Así es –le dijo a ella con una sonrisa.

–¿Y en donde están –le hizo otra pregunta a él.

–Ellos están ahora en un pueblo por que debían de cuidar a mis abuelos que viven allí.

–Ya veo.

Gregorio giro su cabeza para mirarla con una sonrisa y ella también le sonreía hacia él, pero ella tenía un sonrojo por la sonrisa que hacía Gregorio tanto que se decía así misma mentalmente por aquella linda sonrisa que nunca vio en su vida.

–«Es muy lindo, espero poder conquistar su corazón un día...te quiero Gregorio mi lindo mortal y humano» –dijo ella sonrojada mentalmente.

Aquellos pensamientos amorosos sobre él la hacia más sonrojada y se empezó a imaginar muchas cosas sobre él y ella juntos hasta más que su corazón no paro de latir, al principio ella nunca había tenido ese sentimiento de amor por que en su pasado cuando ella era la diosa de los muertos en la época egipcia, nunca se había enamorado de alguien y más en un humano mortal como Gregorio pero eso interrumperia cuando él la preguntaba.

–Oye Anubis, ¿puedo hacerte una pregunta?

–¿Eh? –empieza a reaccionar saliendo de sus pensamientos y lo mira respondiendo a él –. Por supuesto, ¿que quieres preguntarme?

–Oye, como eres una diosa ¿tuviste también padres?

–Por supuesto –le respondió ella a él con una sonrisa.

–¿Y como eran? –pregunto Gregorio a ella con mucha curiosidad.

–Bueno, es algo larguísimo pero hay algo que tal vez no se si lo habrás oído o te lo hayan contado.

–Solo cuando termine con los estudios nos decían que tu eras la diosa de los muertos –dijo él a ella.

–Pues te contaré sobre mis padres y también...contare de cómo había nacido....

En el recuerdo de Anubis.

En la época egipcia mientras que los esclavos trabajaban en construir las pirámides egipcias por orden del faraón, había un dios que llevaba la cabeza de jackal y ese dios era el Anubis original quien fue el primer dios de los muertos hace años en Egipto. Él fue quien se encargaba de momificar a los muertos y guiar las almas de las personas a su destino por sus acciones que hicieron en sus vidas, también tenía una esposa la diosa Anput que también era una diosa con cabeza de Jackal.
1594423765398.png

(Esta es Anput, la conocida diosa y esposa del Anubis original).

Ella y él eran dos de los dioses conocidos de Egipto, hasta que varios meses habían llegado a tener dos bebés y eran en verdad la diosa Anubis cuando era una bebe y su hermana Kebechet diosa de la frescura y purificación que fue representada como en los escritos de Egipto que era representada como una serpiente decapitada otros la representan como una avestruz portando agua.Un día en el inframundo el Anubis original se encontraba en su trono junto con su esposa Anput mirando a sus hijas recién nacidas.

–Somos ahora padres amor, me siento feliz de que tengamos hijas –respondió Anput a su esposo con una sonrisa.

–Lo se querida, nuestras hijas recién nacidas serán las futuras diosas.

El original miró a Anubis cuando era una cachorrilla recién nacida y con una sonrisa de firmeza que se formó en su rostro mirándola y empezó a decir lo siguiente.

–Esta de aquí, será la futura diosa de los muertos la llamaremos Anubis junior –dijo con una sonrisa viendo a ella de cachorrila y después mira a su otra hija Kebechet –y finalmente su hermana menor se llamará Kebechet la diosa de la verdad y la justicia.

Al pasar los años ambas habían crecido y nuestra conocida Anubis era la diosa de los muertos que ocupa el lugar de su propio padre de guiar a los muertos a su destino y de momificar sus cuerpos en las catacumbas, mientras que su hermana menor Kebechet que llevaba cabeza de una serpiente y que camina con su larga cola de serpiente se encargaba de darle agua a los espíritus de los muertos mientras esperarán que su momificacion se completará.Ambas eran las conocidas diosas de Egipto cuando nacieron.
1594423866516.png

(Esta es la conocida diosa Kebechet, en este fanfic será la hermana menor de la diosa Anubis).

Fin del recuerdo de Anubis.

Y cuando ella terminó de contarle todo sobre sus padres y de su nacimiento junto con su hermana Kebechet, Gregorio quedaría sorprendido por toda su historia sobre todo del Anubis original quien era en verdad el original dios de los muertos quien le dio vída a ella y a su hermana cuando su esposa Anput estuvo embarazada de él.

–¿Con que el Anubis original era tu padre y te llamó Anubis junior? –pregunto Gregorio sorprendido a ella.

–Así es, me llamo Anubis junior pero cuando crecí y me convertí en la diosa que en verdad ocupe el lugar de mi padre, me conocen como la diosa de los muertos –le respondió ella a él.

–Ahora entiendo todo –dijo Gregorio a ella –. Supongo que aún así eres la diosa que se encargaba de los muertos y de momificar sus cuerpos.

–Exactamente Gregorio, aún así no se como estará mi hermana sin mi después de muchos años.

–Algún día la volveras a ver –dijo Gregorio con una sonrisa tomándo la mano de Anubis haciendo que ella volviera a sonrojarse.

–¿De verdad lo crees? –pregunto ella a él sonrojada.

–Si Anubis, estoy seguro que algún día volverás a ver a tu hermana –dijo Gregorio a ella con confianza –. Créeme estoy seguro que la verás te lo prometo.

–Te entiendo bien Gregorio, espero volver a ver a mi hermana –dijo ella sonrojada con una sonrisa.

En Egipto los investigadores seguían buscando más cosas que llevar de la pirámide para el museo, miraban que en las paredes de la interior piramida estaba pintada muchas representaciones de los dioses entre ellos estaban los padres de Anubis y su hermana Kebechet en el cual representaba el nacimiento de las dos junto con el Anubis original y su esposa Anput.

–Tío, no sabíamos que el padre de la diosa Anubis era el dios original de la muerte –dijo el primer investigador a su compañero.

–Lo mismo digo, esto es un gran misterio que hemos descubierto –dijo el segundo investigador a su compañero y le dice lo siguiente –. Sácale fotos para que hablemos con el jefe del museo sobre este nuevo misterio del nacimiento de la diosa Anubis y de su hermana.

Su compañero sacó una cámara de fotos moderno y comenzó a echar varias fotos a la pared que llevaba esa representación del nacimiento de la diosa Anubis, después de sacarle unas cuantas fotos ambos continuaban explorando la pirámide buscando algún objeto o cualquier cosa para el museo.

---------------------------------------------------------
CONTINUARÁ.
---------------------------------------------------------
 
Registrado
13 Sep 2019
Mensajes
450
Ubicación
España
Offline
Capitulo 10:Kebechet
Los investigadores seguían buscando muchas cosas de la pirámide hasta que encontraron una de las reliquias que tenía la diosa Kebechet era un colgante egipcio con el símbolo de la serpientes y otros símbolos egipcios, tanto que los investigadores junto con las fotos que tomaron se llevaron el colgante pero lo que no sabían es que dentro del colgante estaría encerrada la diosa Kebechet.Cuando los investigadores regresaron de Egipto a la ciudad con las cosas hablaban con el jefe de museo sobre las fotos que tomaron.

–¿Quieren decir que los padres de la diosa Anubis era en verdad el Anubis original y su esposa Anput? –pregunto Juan a los dos investigadores mientras miraba las fotos que tomaron de la presentación sobre la diosa Anubis y su hermana Kebechet.

–Así es, esta foto muestra sobre el nacimiento de la diosa Anubis y su hermana la diosa Kebechet –respondió uno de los dos a Juan.

–Hasta hemos encontrado una de las reliquias de la diosa Kebechet, este es lo que tiene de sus reliquias que hemos encontrado de las pirámides de Egipto –dijo el segundo investigador sacando el colgante de la diosa Kebechet mostrándoselo a Juan.

–Con que esto sería una de las reliquias, lo pondré en la sala de los egipcios en una de las vitrinas –dijo Juan para después agarrar el colgante de la diosa Kebechet y saliendo de su oficina a la sala de los egipcios del museo.

La noche había caído de nuevo y como siempre Gregorio con su uniforme de vigilante nocturno se fue al museo a por su siguiente noche de trabajo, cuando llegó a la entrada del museo estaba Juan siempre esperándolo.

–Bienvenido a tu siguiente noche de trabajo Gregorio.

–Jejejjejeje gracias.

–Oye Gregorio tengo una novedad que contarte.

–¿Cual es la novedad que me quiere contar? –pregunto Gregorio a Juan con curiosidad.

–Digamos que los investigadores me informaron de que han tomado las fotos de una presentación en el interior de la piramide sobre el nacimiento de la diosa Anubis y de su hermana la diosa Kebechet –respondió Juan para después sacar de su chaqueta la foto que tomaron los investigadores mostrandoselo a Gregorio.

–¿Acaso es que el padre es el Anubis original?

–Exacto Gregorio, está es la foto del Anubis original con su esposa la diosa Anput y por cierto aquí tienes el siguiente dinero por completar tu anterior noche de trabajo –dijo Juan para después sacas los 50$ y se lo da a Gregorio –. Ahora es mejor que me vaya recuerde lo que debe hacer –dijo Juan para después irse dejando a Gregorio.

Gregorio entró al museo y comenzó con su siguiente noche de trabajo de vigilar el museo para evitar cualquier robo, pero en la sala de los egipcios en una de las vitrinas estaba el colgante de la diosa Kebechet pero dentro del colgante se encontraba ella misma encerrada hasta que una voz se escuchaba del colgante.

–¿Donde estare ahora cuando he llevado tanto tiempo encerrada en este colgante?, ¿qué habrá pasado con los demás dioses de Egipto?, ¿qué habrá pasado con mi hermana Anubis? –dijo una misteriosa voz femenina del interior del colgante.

Gregorio permanecía como 4 horas vigilando el museo y hasta vigilando las salas pero no ocurrió nada, seguía todo normal de que no haya un robo o que haya un ladrón escondido como en las típicas películas donde ladrones se disfrazan para entrar algún museo por las noches y planeando robos silenciosos hasta la típica forma en que los ladrones se esconden en el museo esperando un momento perfecto para robar un objeto de valor pero no es así como se menciono no había ladrones en el museo y que todo seguía normal como siempre para Gregorio.Él seguía vigilando todas las salas del museo con su linterna hasta pasar por la sala de los egipcios y veía el colgante de la diosa Kebechet dentro de la vitrina.

–Con que esto es la reliquia de la diosa Kebechet que me dijo Juan ¿no es así? –dijo Gregorio mientras miraba detalladamente la conocida reliquia de la diosa Kebechet pero en ese momento escucharía la voz misteriosa del colgante.

–Mortal ayúdame, tienes que sacarme de este colgante por favor ayúdame a salir de aquí –dijo la misma voz femenina misteriosa hacia Gregorio que aún proviene del colgante pero que de repente el colgante empezó a brillar de un aura verde sorprendiendo a Gregorio.

–¿Q-quién eres? –pregunto Gregorio sorprendido mientras no dejaba de ver el colgante brillandose.

–Soy conocida como uno de los dioses egipcios que existieron pero por favor tienes que liberarme –respondió la misteriosa voz femenina a él.

–¿Y cómo te puedo liberar?

–Tienes que decir mi nombre, te doy una pista la primera letra de mi nombre empieza por "K".

Gregorio empezó a pensar cual era la letra K de algún nombre hasta que recordó lo que Juan le dijo a él sobre la diosa Kebechet y fue así que Gregorio empezó a decir su nombre.

–Kebechet.

Así Gregorio logró liberar a la diosa Kebechet haciendo que algo saliera del colgante el cual era una niebla verde que empezaba a rodear a Gregorio así duro la niebla hasta que desapareció donde Gregorio vio quien estaba allí era nada más ni menos que la diosa Kebechet donde este se sorprendió ante ella.

–Gracias por liberarme mortal, yo soy Kebechet diosa de la verdad y de la justicia.

–M-mucho gusto soy Gregorio –dijo Gregorio sorprendido mientras que la miraba.

–Encantada Gregorio, no se como debería agradecerte por liberarme pero me falta una cosa con que te pido que me ayudes ¿puedes ayudarme a encontrar a mi hermana la diosa Anubis?

–Espera, puedo llamarla con el colgante que me dio.

–Un momento, ¿dices que mi hermana la diosa Anubis esta contigo?

–Si ahora verás.

Gregorio puso su mano sobre el colgante en el cuello que le dio Anubis a él, este comenzó a decir su nombre haciendo que Anubis empezará a aparecer enfrente de ellos.

–¿Me llamabas Gregorio? –pregunto Anubis a él.

–Oye Anubis, como hoy me contaste sobre tu hermana....pues te he llamado con el colgante que me diste para decirte que ella esta aquí enfrente de nosotros.

Gregorio le señaló a Anubis donde está misma quedo sorprendida al ver a su propia hermana Kebechet, cuando ambas hermanas se miraron empezaron a decir.

–¿Hermana te acuerdas de mi? –pregunto Kebechet a Anubis.

–Claro que si, ¿como no me acordaría de ti hermanita? –respondió Anubis a Kebechet con una gran sonrisa en su rostro.

Ambas hermanas con mucha alegria y felicidad por encontrarse después de años se dieron una gran abrazo a lo cual hizo que Gregorio sonreirá por el bonito encuentro de hermanas después de muchos años, ambas se dejaron de abrazarse.

–Después de muchos años por fin te puedo volver a ver hermana –dijo Anubis aún con su sonrisa.

–Si jejejjeje, han sido muchos años desde que los romanos atacaban Egipto pero...¿en que años estamos? –pregunto Kebechet a su hermana Anubis.

–Por decírtelo estamos en el año 2020 –respondió Anubis a ella.

–Espera eso quiere decir...¿que fueron muchos años en que estábamos encerrados? –pregunto de nuevo Kebechet sorprendida a Anubis.

–Así es, aún así fui la primera en despertar saliendo de aquel sacorfago al que Horus me encerró para protegerme –respondió de nuevo Anubis a ella.

–Vaya...eso sí que explica mucho del cómo acabamos aquí en.... –dijo Kebechet para después mirar la sala y cuando miro la sala pregunto mirando a Gregorio –. ¿Oye "Gregorio" en donde estamos?

–Estamos en el museo, trabajo aquí por las noches –respondió Gregorio a ella.

Habían llegado las 6 de la mañana y Gregorio con las dos diosas empezaron a salir del museo aunque no había nadie en la calle a estas horas de la madrugada.

–Por suelte no habrá nadie en la calle sin que os vea –dijo Gregorio de alivio viendo que no hay nadie en la calle –. Pero por si acaso hay que tener cuidado sin que os vea.

–No te preocupes Gregorio, aún así puedo teletransportarme –dijo Anubis tomando de la mano de Gregorio.

–¿De verdad? –pregunto Gregorio a ella.

–Si a pesar que sea una diosa tengo este poder de aparecer, solo toma mi mano –respondió Anubis a él.

–Ok.

Anubis cómo sabía que tenía agarrada la mano de Gregorio sentía que la mano de él era mas suave como antes desde el día en que ella llegó a su vida, tanto que ella se sonrojo por sentir la mano más suave de Gregorio mientras lo agarraba haciendo que ella diga en su mente.

–«La mano de Gregorio es más suave que antes...enserio algo en mi, me está diciendo que me enamore por primera vez de un humano mortal como él que nunca sentí después de años» –dijo Anubis sonrojada mentalmente para después mirar a su hermana diciendo lo siguiente –. Hermana agarra la mano de Gregorio voy a usar mi poder de teletransportacion para ir a la casa donde estoy con él.

–Claro hermana –dijo Kebechet asintiendo con la cabeza para después agarrar la otra mano de Gregorio.

---------------------------------------------------------
CONTINUARA.
---------------------------------------------------------
 
Arriba Pie