Fanfic Sobreviviente (Survival-Horror, Ecchi)

Registrado
25 Oct 2015
Mensajes
8
Offline
Prologo

Todo había pasado tan rápido, ni siquiera tuvo oportunidad de reaccionar, el tiempo avanzo rápido, sin piedad, como una ola golpeando una roca en el mar mientras lentamente la traga llevándola a su abismo a un viaje sin retorno.
No quedaba nada de lo que recordaba a su alrededor, no había mas risas, las calles estaban vacías, la televisión solo mostraba una lluvia de nieve continua y la radio solo emitía el mismo mensaje una y otra vez, un mensaje que nunca seria escuchado.
Todo lo que había sido en el pasado se perdió en el mismo instante que todo comenzó, ya no era más un estudiante de preparatoria, ya no era el hijo de una mujer viuda que trabajaba como enfermera en el hospital, ya no era ese chico que gozaba de una vida normal, sin ser olvidado, ni ser reconocido, aquel que pasaba desapercibido la mayor parte del tiempo en su escuela, aquel que solo era conocido por ser parte del equipo de futbol, pero que nadie recordaba su nombre.
Se sentía extraño, nunca en su vida había planteado la situación actual, ni si quiera el ser la última persona en pie, no era el más listo, ni el más fuerte, pero tampoco era el peor, siempre estuvo en la media, un esclavo más de una sociedad que poco a poco se tragaba a sí misma, por más que pensara sus ideas serian esclavizadas por estándares que nunca comprendería, ni si quiera sabia realmente lo que era ser libre, el humano por naturaleza sigue la idea de encajar con los demás, siguiendo normas, reglas, demás tonterías para ser aceptado en un grupo de personas que te olvidaran apenas te des la vuelta, cada paso vacío, cada cabeza vacía, aquella caja que carcomía a los más grandes, aquellos pequeños aparatos que carcomían a los más jóvenes, todo era lo mismo, pero él no era diferente a ellos, la pregunta era ¿Por qué el?
De todas las personas en el mundo él tuvo que sobrevivir, lucho duramente durante las últimas cuarenta y ocho horas contra aquellas criaturas que alguna vez tuvieron vida, que fueron el amigo de alguien, el hermano, la esposa, el padre, el conocido, pero ahora ya no importaba, porque nada volvería a ser lo que fue en un principio, desconocía porque sucedió todo, pero de algo estaba seguro, ahora no importaba mucho el pensar en detalles como esos, su madre había dado su vida por él, le prometió que sobreviviría hasta el final y eso tenía planeado hacer, mirándose al espejo una vez más, como si su reflejo fuera a darle alguna respuesta, como si aquella figura inerte de el mismo en algún momento fuera a hablar y darle alguna respuesta, en las calles reinaba un silencio abismal, el sonido del viento, algún incendio a lo lejos que aun ardía, y esos gruñidos, los mismos que no lo dejaban ni si quiera cerrar los ojos un instante, apenas los escuchaba y se levantaba con una mano en su arma, incluso podía jurar que estaban demasiado cerca para su gusto, suspiro resignado una vez más, miro hacia la ventana tapiada y por un momento, se dejó llevar por los rayos de luz que se filtraban, antes de que se diera cuenta, ya se había quedado dormido, en sus sueños pudo ver una vez más su vida completa y por un instante deseo que todo fuera solo un mal sueño.

Hora 00:00 Se ingresa al hospital a una persona con extraños síntomas parecidos a la influencia y al dengue, los médicos no logran descubrir la causa o la enfermedad que lo atormenta.

Hora 02:45 El número de personas con la misteriosa enfermedad incrementa a cuarenta y cinco, los médicos al verse en una situación tan extrañan hacen llamadas al centro de enfermedades en búsqueda de ayuda profesional.

Hora 03:21 El hospital es convertido en una zona de riesgo biológica, cuando se descubre que la enfermedad es contagiable por líquidos, la cantidad de personas ha incrementado ridículamente a más de doscientas personas en un lapso muy pequeño de tiempo, los especialistas buscan alguna respuesta a este mal.

Hora 04:55 Se descubre que la enfermedad es letal, el tiempo de fatalidad es diferente en cada persona, pero se desconoce aún mucho de ella, los pacientes se vuelven más agresivos e incluso algunos han herido de seriedad a un buen número de enfermeras, al parecer la ciudad no es el único lugar con este problema en el mundo.

Hora 05:12 El primer paciente muere, el número de personas infectadas asciende a los dos millones en el mundo.

Hora 07:45 Uno de los agentes dentro del virus tiene la capacidad de causar una mutación rara en el cuerpo, simula una muerte del huésped para tomar control de él, elimina el razonamiento y lo obliga a usar sus instintos básicos de sobrevivencia, pero debido a que se desconoce si se puede reproducir o dormir, el único que queda es alimentarse.

Hora 11:23 Se rumorea que una nación cayó ante este peligro, es imposible controlar la enfermedad debido a la velocidad de su propagación, se estima que el cuarenta y cinco por ciento de las personas en el mundo están infectadas y más de la mitad de ellos han pasado a su fase “zombi”, los militares tienen el permiso de usar armas de fuegos contra aquellos que demuestren síntomas de agresividad.

Hora 14:38 La anarquía llena las calles de la ciudad, los que aún sobreviven han comenzado una cacería por cualquier recurso para sobrevivir, debido a que el cuerpo policial y la milicia se encuentran ocupados con la enfermedad, las calles no son seguras e incluso estar en casa lo es.

Hora 18:59 No queda nadie quien pueda parar la oleada de criaturas que se arrojan contra los pobres sobrevivientes, se desconoce el estado del resto del mundo debido a un apagón ocurrido en la ciudad, la radio aun funciona, pero muchas estaciones ya no transmiten nada, poco a poco los combates contra esas criaturas comienzan a terminarse.

Hora 21:04 Oficialmente el gobierno ha declarado el país como nación caída, los líderes lograron escapar a ubicaciones secretas para resguardarse, pocas personas aún viven escondidas y los asaltos comienzan a cesar lentamente, la radio comienza a transmitir solo canales de emergencia.

Hora 23:56 Hace poco las estaciones del mundo comienzan a parar sus trasmisiones, la televisión ya no transmite nada, en las calles ya no queda nadie, aquellas criaturas aun caminan por todos lados, desconozco si aún queda alguien vivo a mi alrededor, pero puedo alardear que aún vivo, mi madre dio su vida por mí al distraer a esas criaturas para ayudarme a escapar del centro de la ciudad, me encuentro encerrado en una vieja bodega, con comida, agua y un lugar cálido donde pasar el resto del tiempo, es otoño, día veinticinco de octubre del año en curso.

Hora 27:40 Decidí salir de mi escondite para buscar a mi madre, solo para toparme con la noticia que ya comenzaba a formular en mi cabeza, ella ya no era ella, se había vuelto una de ellas, nos encontramos de frente en un callejón, no dudo en atacarme con esa ansia y ferocidad que aquellas criaturas suelen tener, no tuve más opción que defenderme, tal vez fue lo mejor acabar con ella, así tal vez pueda al fin estar en paz.

Hora 31:23 Con mucho esfuerzo eh logrado eliminar a todas las criaturas que lograron colarse por la puerta del despacho, tuve ciertas dificultades, pero al menos ahora puedo decir que es seguro el lugar, tuve que usar un montacargas para sacar a todas las criaturas del lugar para que no apestaran, además de que tuve que cerrar el acceso a las oficinas con tablas y cosas, al menos pude sacar la comida y agua que había en ese lugar, ahora que me pongo a pensar, este lugar es bastante inseguro.

Hora 43:23 Eh tomado una decisión, tras lograr atrincherarme dentro, tapiando todas las ventanas y cerrando todas las puertas con bloqueos de camionetas y demás cosas en convertir este lugar en mi refugio, saldré a buscar sobrevivientes, comida, medicinas, cualquier cosa que sea de utilidad, mi progreso lo guardare a partir de ahora en este diario con la intención de llevar un registro de mis acciones, me llamo Ash Ketchum, tengo diecisiete años y soy un sobreviviente.


*Espero que sea de su agrado, dento de poco actualización y mas informacion
 
Última edición:
Registrado
25 Oct 2015
Mensajes
8
Offline
Buenas amigos de Dz, les traigo un nuevo capitulo de este fic, hubo un cambio de trama de ultimo minuto, pero no se preocupen que tratare de llevar esos dos estilos de la mano, antes que nada agradezco que lo lean y sin mas preámbulos les dejo el capitulo.

Capitulo 1

La situación no podía ser peor de lo que actualmente estaba, podía sentir como aquella herida en su pierna poco a poco aumentaba mientras daba más pasos, había perdido su arma cuando una de esas criaturas lo sorprendió en el callejón y no sabía exactamente donde estaba y para rematar estaba empezando a llover, sinceramente no sabía cómo lograría salir de este problema que poco a poco empeoraba, detrás de el una horda de esas criaturas lo seguían con unas ganas terribles de clavarle los dientes y comerse su carne como si no hubiera un mañana.
Giro a la izquierda apenas llego al cruce de la calle, sin perder el tiempo se preparó y vio como una criatura que aún no captaba su presencia caminaba sin sentido en dirección a una tienda a su derecha, tomo con ambas manos la vieja tubería de acero y de un solo movimiento la golpeo en la cabeza con toda la fuerza y adrenalina que su cuerpo podía generar, él tuvo se incrusto en su cabeza haciendo brotar una gran cantidad de sangre, uno de los ojos salió de su cuenca y pudo ver como un par de dientes volaban lejos de la boca, la criatura cayó al suelo con un sonido sordo, retiro su arma de la cabeza y continuo su camino sin dirección aparente, delante de el otras dos criaturas se perfilaban para atacarlo, una a menos de quince metros de su derecha y la otra a doce a su izquierda, no tenía tiempo para desperdiciarlo, ya que aún le pisaban los talones, sin bajar su velocidad se acercó a la más cercana y repitió el mismo proceso, acabando con ella de un solo golpe, salto sobre el cuerpo y continuo el camino recto, giro un poco su rostro para observar detrás suyo, solo para comprobar como el ser que había dejado vivo se unía a las filas de la caballería de caza que desde hace más de veinte minutos lo perseguía.

—Esto no puede empeorar— el azabache se quejó en lo bajo tratando de recordar en qué punto su pequeña expedición en búsqueda de medicamentos se fue al carajo.

Debido a que había pocas cosas que hacer dentro de su fuerte tomo la decisión de salir en búsqueda de suministros que no tuviera en abundancia, tenía mucha comida debido principalmente a que la bodega donde decidió ocultarse era un negocio de paquetería, muchas empresas usaban a estos terceros para recibir mercancía de procedencia dudosa o de bajo costo debido a caducidad reducida, era suerte para el que toda la comida era enlatada y tenía caducidad a más de un año, pero del resto de cosas había poco o nulo, así que tomo la pistola 9mm que había logrado quitar a un policía muerto, su mochila y salió en búsqueda de cualquier cosa útil, la zona donde se encontraba su actual hogar estaba bastante alejado del centro, en la zona industrial, donde casi todos los locales eran de gran tamaño y de poca variedad, durante media hora camino por las calles algo vacías de la zona y cuando logro llegar a la ciudad se topó con una tienda general, su error fue creer que podía entrar sin ser visto, pues apenas puso un pie dentro una alarma salto al instante, el sonido se escuchó en varias cuadras a su alrededor, sin pensarlo dos veces entro y cerró la puerta lo más rápido posible, comenzó a correr y para su sorpresa no estaba solo, mientras más caminaba más criaturas había, comenzó a disparar tratando de buscar cosas útiles en el proceso, una vez que lleno su mochila uso la entrada trasera, la zona de descarga, corrió un par de cuadras hasta que en un callejón una de esas cosas salto de la nada, logro quitárselo de encima, al levantarse se vio rodeado de otras cinco, no tenía tiempo para buscar su pistola y tomo un viejo tuvo que por casualidad o suerte estaba cerca de donde él estaba, golpeando a la diestra y siniestra logro salir del pasillo de la muerte solo para toparse con la sala de ejecución, la calle estaba llena de esas cosas y justo cuando comenzó a correr tropezó con una barricada de gran tamaño, la trepo como pudo, pero en el proceso cayo hacia el otro lado dañándose su pierna, aunque no quedo colgando de la estaca de madera, si se llevó un buen golpe y ahora no sabía dónde estaba, cansado y con la lluvia que caía sobre sus hombros luchaba por sobrevivir, giro en otra esquina y sintió como un nudo se producía en su garganta, era un callejón sin salida, se dio la vuelta para ver con cierto horror como las criaturas lograban alcanzarlo en cuestión de minutos, miro a su alrededor en búsqueda de una nueva ruta de escape mientras retrocedía lentamente sosteniendo el tubo con ambas manos, las criaturas comenzaron a acercarse a él levantando sus manos mientras comenzaban a babear lentamente, saboreando el sabor de su carne, algunas de ellas eran rápidas y comenzaron a correr tras de él, la mayoría era del tipo lento, que apenas podían dar un paso, tomo una posición defensiva y cuando la primera estuvo a menos de cinco metros lanzo un golpe directo a la cabeza, no fue suficiente para aniquilarlo, pero si lo saco de equilibrio haciéndolo caer al suelo desorientado, otra más salió de su derecha y usando su posición lanzo un segundo ataque con más distancia, el golpe fue seco, cayó al suelo abatida, la tercera aprovecho que su compañero había sido eliminado y sin previo aviso lo ataco derrumbándolo en el suelo, el azabache comenzó una lucha para quitárselo de encima, mientras los demás se acercaban poco a poco, los arañazos en su cuerpo le dolían menos que el miedo que sentía en ese momento, podía oler su aroma putrefacto y sentir su saliva caer cerca de su cara, usando la fuerza restante coloco la rodilla en el pecho de la criatura y la lanzo con todas su fuerza alejándolo, durante un segundo pudo ver a su derecha un callejón oculto por un grupo de autos amontonados, sin pensarlo giro sobre sí mismo y se levantó comenzando una carrera más, sin importar el dolor de su pierna dio zancadas largas, miro de reojo como las dos criaturas que no elimino se levantaban y en cuestión de segundos se lanzaban sobre él, no había forma de escalar los autos, pero al no tener ruta de escape dio un gran salto con la esperanza de alcanzar a tomarse de la parte alta de uno, su suerte fue escuchada y logro treparse, comenzando el ascenso para sobrevivir, justo cuando logro recorrer un par de metros las criaturas bajo el comenzaron a trepar también, con movimientos feroces, sin dejar de trepar miraba como bajo él se comenzaba a formar un circulo de esos seres, no tenía elección de nada, solo trepar rápido, los segundos se volvieron cada vez más eternos, cuando su mano llego a la cima, se abalanzo con toda su fuerza, se giró y saco el viejo cuchillo que guardaba en su mochila, cuando la primera criatura se asomó lo clavo con mucha fuerza en su cabeza, el ser no tuvo tiempo de nada y simplemente se desplomo al suelo, la segunda sufrió el mismo destino y por primera vez en un buen tiempo soltó todo el aire contenido en su cuerpo, sin saber la causa, había logrado salvarse, miro hacia el pasillo detrás de él, era angosto, en lo profundo había una puerta, sin pensarlo dos veces comenzó a bajar lentamente, el sonido de las criaturas poco a poco empezó a disminuir hasta volver a lo habitual, cuando llego al suelo se acercó con mucho cuidado directamente a la puerta, probo con abrirla pero no tuvo mucha suerte, estaba atrapado, se dio vuelta con la intención de regresar por donde había venido pensando en otra manera de escapar, cuando la puerta se abrió de golpe, rápidamente con el cuchillo en mano se giró, no pudo reaccionar a tiempo y lo último que pudo ver fue como alguien lo golpeaba con algo, cayó al suelo totalmente noqueado.

Los oídos le zumbaban, la sensación de mareo era muy aguda y el dolor de cabeza lo estaba volviendo loco, poco a poco comenzó a abrir sus ojos solo para ser cegado por una gran luz blanca, poco a poco comenzó aclararse y empezó a percibir el color gris de un techo, los sentidos comenzaron a regresar a su cuerpo y justo en ese momento una voz llego a sus oídos.

— Bienvenido al mundo de los vivos chico, te llevaste un buen golpe— era la voz de una mujer, giro lentamente el rostro y vio a una mujer recargada en la pared, lo observaba con una sonrisa divertida en su rostro, por su apariencia no era mayor que él, incluso más joven, su cabello era un rosa oscuro corto adornado con una boina amarilla, usaba un vestido verde oscuro en color con sus calcetas, encima un chaleco del mismo color en un tono más claro en juego con sus botas.

— A decir verdad, lamento que mi compañera te haya golpeado, pero debes tener en cuenta que no solo atrajiste a muchos de esos zombis a nuestro refugio, sino también que intentaste atacarla cuando te abrió la puerta— cruzando sus brazos se acercó a él con esa sonrisa en su rostro, el azabache se sentó en la cama sin dejar de verla, recordó lo sucedido y aunque le habían salvado, no podía bajar la guardia.

— Descuida, fue mi culpa por reaccionar así— el cuerpo ya no le dolía, mucho menos su pierna, bajo la mirada y comprobó que fue tratada, la chica movió sus hombros y levanto ambas manos.

— Como sea, deberías descansar un poco más, perdiste algo de sangre, tuviste suerte de que trajeras lo necesario en tu mochila— el azabache comprobó de estar completo y se levantó de la cama, en el suelo estaban sus zapatos.

— Gracias, no debían hacer eso— la chica negó con la mano terminando la conversación, se dio vuelta y camino a la puerta de la habitación.

—Cuando estés listo puedes bajar con nosotras, la cena estará lista dentro de poco— salió de la habitación sin cerrar la puerta, aunque le molestaba la misteriosa forma de actuar de la chica, no tenía por qué temer de momento, si quisieran hacerle daño, lo habrían hecho mientras estaba inconsciente, acabo de colocarse los zapatos y camino en dirección de la puerta, llevo sus manos a su bolsillo y noto que no tenía la llave de la bodega, comenzó a buscarla en el resto de sus bolsillos y no tuvo existo, regreso al mueble y reviso los cajones sin suerte, el resto de la habitación estaba vacía a excepción de un montón de tablas amontonadas en una esquina, gruño en lo bajo, la chica le había quitado todas sus cosas para evitar cualquier cosa, sin mucho que hacer salió del cuarto y llego a un pasillo muy pequeño, enfrente había solo una puerta más, así que bajo por las escaleras lentamente, su cabeza aún le daba vuelta a su situación actual, sin verdaderamente debía confiar en esa extraña mujer, una parte de él estaba de acuerdo, la otra solo inventaba escusas, cuando logro llegar a la planta baja se dio cuenta que estaban en un bar, no había muchas mezas en el lugar, ya que la mayoría habían sido usadas para tapear las ventanas y puertas del lugar, pudo ver una meza de billar aun funcional, algunas plantas regadas en diferentes puntos y cuadros por todos lados, algunos tenían fotos de personas que desconocía, otras eran paisajes de diferentes puntos, algunos recortes de periódico y lo que parecía ser una camisa de un jugador de futbol americano, un par de pasos se acercaron a él haciendo que se girara sobre sí mismo, delante estaba la misma chica de antes, en la barra pudo ver a un par de mujeres adultas que lo miraban con cierta frialdad en sus ojos, otras dos chicas estaban sentadas en una meza jugando damas, detrás de la barra había dos mujeres más dando un total de siete chicas.

— Veo que estas algo confuso, pero no te preocupes, puedes confiar en nosotras, así que ¿Por qué no vienes a comer algo? — antes de que pudiera decir o hacer algo se vio arrastrado por la chica hacia donde estaban las demás, hace unos días la vida como la conocía se fue por el drenaje, perdió a su madre hace poco y lo más probable que fuera de las últimas personas vivas en el planeta, ahora se encontraba rodeado de mujeres en un lugar desconocido, su nombre es Ash Ketchum y él es un sobreviviente.

¿Quienes serán estas mujeres misteriosas y que papel jugaran dentro de la vida de nuestro querido protagonista?
Eso y mas en el próximo capitulo.
P.D: ¿Creen poder adivinar quienes son las siete chicas misteriosas? la única pista que les daré es que no son las convencionales (Misty, May, Dawn, Iris y Serena) suerte y hasta la próxima.
 

cutesaralisa

Ocasionando desmadres desde... SIEMPRE

Registrado
14 Sep 2015
Mensajes
2,337
Ubicación
Argentina,
Offline
solo pude descubrir a georgia como la pelirosa con boina verde, quisas las otras son miette, macey (la de jotho), zoey, posiblemente sabrina, bianca (la de unova) y talvez shauna, espero ver conti y la repuesta de nombres.
 
Registrado
25 Oct 2015
Mensajes
8
Offline
Buenas noches, les traigo otro capitulo mas y se que les prometí ecchi, pero no se desesperen pronto llegara, agradecimiento a cutesaralisa quien logro acertar algunas chicas (no diré cuantas) y aquellos que leen el fic, pero no lo comentan, los invito a hacerlo ya que me motivan a seguir escribiendo y subir capitulos rapidamente, sin mas les dejo el capitulo

Capitulo dos


Podía escuchar los disparos, los gritos de desesperación de las personas, tenía que seguir corriendo sin importar lo que sucediera, su madre lo sujetaba con fuerza mientras repetía algo que no podía escuchar, la situación era tan grave en aquel momento, los militares aquellas personas que se suponía que debían protegerlos disparaban contra todo lo que se moviera, una imagen digna de cualquier obra infernal, las criaturas atacando y comiéndose a cualquier personas, personas que eran abatidas por las balas, rostros llenos de terror y frustración porque no importara a qué lado corrieras, la una salida era la muerte, su madre había decidido regresar a la ciudad con el afán de encontrar algún lugar donde ocultarse, en ese instante el tiempo comenzó a moverse más lento, cada paso pesaba mucho y sobre su cuerpo sentía una presión que no lo debajo respirar, en algún punto de su huida todo se oscureció y delante de él estaba la silueta de su madre, pero aquella silueta no era su madre, al menos había dejado de serlo, en sus ojos que alguna vez albergaron dulzura y cariño, ahora solo eran vacíos, aquella piel morena que gozaba de una belleza natural sin necesidad de usar maquillaje, ahora era blanca como la nieve, dejo de moverse, su cuerpo estaba totalmente pesado, la figura comenzaba a acercarse a él, intentaba moverse, pedir ayuda, pero no podía, su voz se atoraba en su garganta mientras sentía el miedo recorrer toda su espina dorsal, a menos de medio metro pudo sentir que su piel se helaba, en un instante se abalanzó sobre él, aquella persona que solía ser su madre, quien lo protegió desde pequeño, ahora con mordidas feroces comenzaba a destrozarlo.

Sus ojos se abrieron de par en par y su cuerpo se levantó con mucha violencia, sus ojos comenzaban a observar a su alrededor rápidamente, escaneando cada rincón de lugar buscando aquella figura que hace unos momentos había visto, sus manos comenzaron a recorrer todo su cuerpo rápidamente buscando alguna herida, mi respiración comenzó a calmarse poco a poco y pude darme cuenta que solo fue un mal sueño, una horrible pesadilla.

— Buenos días dormilón— la voz de la pelirosa llego a sus oídos, giro su rostro y pudo verla de pie en las escaleras, vestía igual que la noche pasada y en su rostro aún tenía su sonrisa.

— Buenos…— no pudo terminar su frase por culpa de un bostezo que salió sin avisar, la chica bajo y camino directo a la barra del lugar, tomo un par de cazuelas y unas latas, tomo rumbo hacia la chimenea con la intención de cocinar algo, al parecer para los dos, se levantó del tendido y camino directo a la chica sentándose a una distancia prudente.

— Al parecer no tuviste un lindo sueño, te vi retorcerte como un gusano— la chica sin dejar de hacer su labor comenzó una charla, el azabache suspiro un poco e intentaba recuperarse totalmente.

— Algo así, en estos días es difícil tener una buena noche de sueño— la chica movió la cabeza en señal de afirmación, el azabache froto sus ojos un poco y miro por uno de los tablones de la ventana, aun no salía el sol completamente.

— Son las cinco cuarenta de la mañana— contesto rápidamente la chica. — Las demás aun duermen— el azabache iba a decir algo, pero sus palabras eran muy agiles, podía saber lo que iba a decir.

— Espero que no te moleste comer un poco de sopa de pollo, no me gustan la sopa de alcachofas— la chica no dejaba de menear lentamente la cuchara mientras debes en cuando comprobaba la receta impresa en la lata, Ash comenzó a observarla detenidamente, desde sus expresiones, movimientos de manos, hasta su inusual color de cabello, sus acciones lo hipnotizaban poco a poco y por un instante pudo notar que era bastante bonita, anoche le había ayudado a salir de una situación bastante peligrosa y gracias a ella las demás aceptaron que se quedara a pasar la noche en ese lugar, quien sabe lo que hubiera pasado si no fuera por ella.

— Tráeme unos platos rápido— se sobresaltó al escucharla y se levantó rápidamente, camino hacia la barra, apenas llego comenzó a buscarlos, los tomo y junto a un par de cucharas regreso a donde estaba ella entregándole las cosas en la mano, la chica le agradeció con un gesto.

— Esperemos que no sepa tan mal como se ve— vertió el líquido en uno de los recipientes y se lo paso, el azabache una vez que lo tomo y comprobara de primera mano que estaba caliente, camino directo a su asiento, la chica lo sigue hasta sentarse enfrente de él.

— Buen provecho— Ash repitió lo mismo un poco después y ambos comenzaron a comer lentamente, el clima era bastante agradable, no hacía calor, pero tampoco frio, el sonido de las cucharas golpeando poco a poco en los platos, el azabache se detuvo y levanto su vista hacia ella.

— ¿Por qué lo hiciste? — le pregunto, la chica un poco confundida dejo de comer por un instante.

— Bueno, tenía un poco de hambre, además recordé que quedaba algo…— no la dejo continuar y negó con la cabeza.

— Me refiero a porque me ayudaste ayer, por mi culpa muchas de esas cosas llegaron y rodearon el lugar y ahora puse en peligro su hogar— alzo la voz un poco más, la joven quien aún lo observaba apacible le miro a los ojos.

— Porque el echarte no resolvería nada, esas criaturas te hubieran matado y habrían sabido que estábamos aquí— algo dentro del azabache le decía que ocultaba algo, la joven continúo comiendo como si nada hubiera sucedido.

— ¿Ese es el motivo Georgia? — el azabache pregunto, por un instante la chica contuvo la respiración, pero en ese mismo instante regreso a la normalidad.

— Ese es el motivo Ash— le contesto con una sonrisa en su rostro, pero el azabache sabía que mentía.


El ambiente era bastante tenso, los ojos de las chicas no se despegaban de el por ningún instante, era como si analizaran cada movimiento que hiciera, hace unos instantes se había despertado en ese lugar después de haber burlado a la muerte por un error suyo y ahora estaba en ese bar, sentado.

— Y dime ¿Cuál es tu nombre? — la pelirosa le pregunto mientras ayudaba a las otras dos chicas a servir los platos con comida, el azabache levanto la mirada hacia ella y contesto Ash.

— Un nombre poco frecuente, yo soy Georgia— se presentó a si misma mientras le dejaba el plato enfrente de él, las otras dos chicas que jugaban damas se acercaron a la barra y tomaron asiento alejadas de él, como las demás.

— Y dime ¿De donde eres? — volvió a preguntar sentándose a un banco de distancia de él. —Pueblo Paleta— respondió, la chica levanto sus cejas un poco.

— No está muy lejos de aquí, ¿de casualidad estudiabas en la preparatoria del centro, la que estaba cerca de la estación de trenes? — la chica continuaba preguntando apenas tuviera oportunidad y el azabache respondía con pocas palabras, el resto que observaba la escena comenzaba a incomodarse un poco, hasta que una de las mujeres adultas carraspeo un poco su voz.

— Creo que es suficiente Georgia, ya hemos averiguado toda la vida del joven Ash y no creo que deberías seguir incomodándolo con tus preguntas— la mujer era alta, su cabello era rubio, sus ojos de un color gris dándole una imagen de una mujer bastante ruda, vestía con un traje negro completamente, tal vez no era tan adulta, pero su edad oscilaba entre los veinticuatro o veintiséis años.

— No seas así Cynthia, Ash pudo sobrevivir apenas y lo único que hacen es mirarlo con cierto odio— la mujer observo a la chica con una expresión seria.

— Por si no te has dado cuenta, lo único que causo este joven fue atraer a más de esas cosas alrededor de nuestro escondite— la discusión comenzaba a volverse más acalorada.

— No tenía otra opción, estaba siendo perseguido por sabe cuántas de esas cosas, lógicamente trepo nuestra barricada buscando salvarse, no lo culpes— la pelirosa contrataco sin levantar tanto la voz, la rubia se lo tomo a mal.

—Tal vez si hubiera huido a otro lado no me molestaría, pero ahora debemos pensar cómo resolver esta situación. — Georgia la miro a los ojos. —Tal vez si hubiera huido a otro lado hubiera muerto— Cynthia bufo molesta.

— Y eso no nos concierne, es su culpa por haberse metido en ese problema— antes de que alguna contestara de nuevo, una tercera persona, alguien más intervino.

— Ya basta, ahora eso no importa, podrían dejar de discutir por cualquier cosa y simplemente dejarnos comer en paz— la tercera chica era una peli azul de ojos rojos, vestía un overol junto a una camisa azul, con ambas manos en sus caderas observo a las chicas con molestia, las otras junto al azabache solo estaban en silencio observando la situación.

— Cynthia, solo te pido que lo dejes pasar la noche aquí, es tarde para que salga y no quiero cargar con más cosas en mi cabeza— la voz de la pelirosa bajo de tono hasta un susurro, un silencio incomodo quedo en el aire por unos instantes, la rubia la observo, después al azabache y por ultimo al resto, pensó y soltó un suspiro.

— Solo hasta mañana, pero deberá irse, no tenemos suficiente comida para todos, además debe hacerse responsable de la situación en la que nos metió — y así, como si nada hubiera sucedido todos volvieron a comer y charlar, la pelirosa sonrió.

— Bien Ash, al parecer hoy serás nuestro invitado, espero que te pongas cómodo y disculpes este pequeño espectáculo— el no dijo nada, durante todo este momento no había dicho ni una sola palabra porque aquellas palabras dichas por Cynthia tenían razón, si la situación era muy mala no había porque ayudarle, incluso ni si quiera deberían haberle curado y alimentado, al menos el lo hubiera pensado.

— No te preocupes, ella no lo dice enserio, solo que se preocupa mucho por nosotras— la otra chica, aquella que había detenido el conflicto se acercó sentándose en medio de los dos.

— Creo que la entiendo, yo también me pondría de la misma forma— respondió sin verla al rostro, realmente se sentía culpable.

— No le des más vueltas al asunto, este lugar es casi una fortaleza impenetrable, los vidrios son aprueba de balas y la parte delantera está cubierta por barricadas militares, la parte trasera como notaste es de difícil acceso. — la chica intentaba animarle de cualquier forma, le agradecía el gesto, pero aún no se sentía muy cómodo.

— Eso espero, mañana tratare de quitarles todos los que pueda de encima— voltio hacia ella con una sonrisa en el rostro, ambas chicas, aunque se sintieron un poco preocupadas, no podían negarle nada, después de todo era su decisión.

— Me llamo Miette, mucho gusto en conocerte Ash— la pelirosa rápidamente se acero a los dos, abrazando a su compañera por el hombro. —Yo soy Georgia, creo que no me había presentado— después de eso comenzaron a platicar de algunas cosas hasta tarde, dijeron que el azabache debía dormir abajo por cuestiones de seguridad ( y porque no querían saber si era un pervertido o no), el azabache no se quejó, cuando apagaron las luces se quedó mirando hacia las brasas que poco a poco se apagaban, pero aun calentaban el lugar, no podía conciliar el sueño desde hace rato, pensado en tantas cosas que su cabeza iba a explotar, pero dentro de él había un sentimiento que creía que olvidaría, se sentía acompañado, la soledad poco a poco abandono su cuerpo durante ese tiempo que estuvo con Miette y Georgia, platicando de cualquier cosa, por un instante olvido completamente la situación que vivía y como si todo fuera una gran mentira, si tan solo todo eso fuera real.

—uhh— un ruido llamo su atención, rápidamente se giró hacia su derecha y pude ver una silueta parada frente a él, por un momento pensó que se tratara de un zombi que logró colarse por algún lado, pero cuando se acerco pudo ver que se trataba de Georgia, la chica vestía con un short ajustado para dormir de color blanco, una camisa de tirantes del mismo color, simplemente se acostado aun lado suyo mirándolo a los ojos, la situación le parecía de lo más incómodo posible y los colores se subieron a su rostro.

— No pienses nada malo, solo pensé que te sentirías algo solo aquí abajo— la chica usando su propia cobija se tapó lo mejor posible ocultando su cuerpo, el azabache que aun intentaba recuperarse aún no sabía qué hacer.

—¿Por qué estas aquí? — le pregunto, más bien fue lo único inteligente que pudo decir, la chica solo sonrió.

— La verdad me pareciste bastante guapo y pensé que si pronto moriré no quiero morir virgen— su voz era una combinación de lujuria y timidez, perfecta para hacerlo sentir en el cielo y en el paraíso al mismo tiempo.
Para Ash los temas sexuales nunca fueron algo importante, sabia de dónde venían los bebes y cómo funcionaba su cuerpo y el de una mujer, pero nunca había pensado en hacer eso a esa edad, tal vez por su mala suerte con las mujeres o porque no ponía atención a los detalles, pero ahora estaba ahí, con esa chica que estaba dispuesta a todo con él.

— ¿Es enserio? — pregunto bastante sorprendido y con una voz entrecortada, la pelirosa solo soltó una carcajada que ocultaba con la almohada.

— Claro que no tonto, solo te estoy tomando el pelo— el azabache un poco más calmado y molesto la miro, su rostro estaba más rojo aún.

— No deberías bromear con esas cosas, no es algo de buen gusto— la chica intentaba calmarse, pero solo repetía debiste ver tu cara o realmente pensaste que lo decía enserio, pero después de unos momentos se calmó y lo miro al rostro.

— Realmente tengo mis motivos, pero no te emociones pistolero que esta noche no desenfundas— obviamente bromeaba sobre su erección, el azabache se tapó completamente y se dio vuelta dándole la espalda apenado.

— Buenas noches Georgia— molesto intento conciliar el sueño, la chica se quedó en silencio durante un buen rato, tal vez ya se había dormido, pero quería comprobarlo.

—¿Aun estas despierta? — pregunto, la chica respondió con un si — Entonces ¿Cuál es tu motivo? — de nuevo hubo un silencio incomodo en el aire, el azabache intento disculparse, pero fue interrumpido.

—Dime Ash, ¿tienes a alguien quien te espere, una persona que cuando toda esta locura acabe vuelvas con ella a casa? — el azabache no supo que responder, esa pregunta era algo profundo que le calo, la chica no bromeaba esta vez o se burlaba, lo decía enserio con dolor en sus palabras.

— No— la respuesta salió por sí sola, porque era la verdad, con la muerte de su madre ya no tenía a nadie en este mundo.

— Tampoco yo, pude notarlo cuando te vi, somos muy parecidos— la chica cayó por un instante y le pareció escuchar que quería decir algo más, pero se lo guardo para sí mismo, Ash se dio la vuelta y la miro a los ojos, era tan vulnerable en ese momento, al igual que él.

— Este bar era de mi abuelo, solía vivir aquí junto con él, cuando todo esto comenzó el salió en búsqueda de mi tía, pero como notaras no pudo volver, decidí salir a buscarle pensando que debería estar cerca y lo estaba, pero el ya no era el— hizo una pausa para contener las lágrimas que amenazaban con escapar, el azabache quería detenerla, pero al parecer ella quería continuar — si no hubiera sido por Cynthia, lo más probable que hubiera terminado como el, pero a decir verdad no me hubiera importado, porque al menos estaría a su lado— el dolor en sus palabras era obvio y para Ash era comprensible, no era el único que había sufrido una perdida, todas las personas que aún seguían con vida también lo habían perdido todo, familia, amigos incluso parejas, todo había sido tan rápido que nadie estaba preparado para lo que sucedería, sin pensarlo el azabache se acercó a ella y la atrajo a él, abrazándola contra su cuerpo, la chica aun sorprendida se quedó helada por un instante y después se echó a llorar en silencio, estuvieron así durante un largo rato hasta que ella se quedó dormida, tiempo después el también la seguiría al mundo de los sueños, esa noche ambos habían logrado sacar una espina en su corazón y sin saberlo habían logrado crear un vínculo que los ayudaría durante su tiempo atrapados en ese mundo lleno de muertos vivientes y dolor.
 

cutesaralisa

Ocasionando desmadres desde... SIEMPRE

Registrado
14 Sep 2015
Mensajes
2,337
Ubicación
Argentina,
Offline
al parecer, ash esta rodeado de ninfomanas XD, y eso si, para empeorar, las peores ninfomanas son miette y cintya, georgia podria grabar con las otras chicas misteriosas XD
 
Arriba Pie