Original Fic Sorpresa tras sorpresa. -final-

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,962
Online
Vanessa cumplía su sueño de volver a la ciudad donde nació, era difícil tener tiempo libre cuando era modelo, hacía diez años que dejó su hogar para cumplir su sueño del modelaje, siendo contratada a temprana edad por su marca favorita. Fue duro, más, porqué sus padres no querían irla dejar sola, tuvo la fortuna de que tenía una tía en Paris, así que no estaría sin alguien bajo su cuidado, además, no estaba lejos de Inglaterra, podría volver pronto. Ese pronto, se alargó, tenía tanto trabajo que perdió contacto con sus amistades y familia, a quien únicamente podía comunicarse por llamadas y mensajes. Fue un camino duro, pero, al lograr convertirse en la embajadora de su marca tras todos esos años dados, por fin tendría tiempo, ahora, se encargaría más de buscar jóvenes promesas y solamente se presentaría en eventos especiales, ya no más seguir las rutas de la moda que tanto la atareaban, y finalmente, lograría reencontrarse con sus dos mejores amigas, a quien les prometió volver cuando cumpliera su meta.

Había quedado en verse con ellas en Brighton Beach, la playa favorita de su infancia, sentía algo de pena por haber perdido contacto tanto tiempo con sus amigas, pero, cuando se animó a marcarle a Tina, a quien recordaba bien por ser la más pequeña de todas las de su generación, se sorprendió por la calidez con la que la trató y pronto se pusieron de acuerdo.



- Me pregunto si abran cambiado.
- Pensaba Vanessa al pasear por el malecón de la playa. - Seguro que Tina sigue siendo una enana, pobrecita, espero que al menos creciera unos centímetros ¿Y cómo lucirá Bianca? ¿Ya se le habrá quitado ese gusto por vestir como hombre? Jaja, parecía un niño con esos shorts y camisetas enormes. -

- Llegas tarde, Vane, como siempre. -



La modelo volteó hacia una de las calles que bajaban a la playa, sorprendiéndose por la pareja que veía frente a ella, aunque se veían distintas, sin dudas, eran sus amigas o parecían serlo, el rostro recio de Tina seguía estando ahí, pero, en una mujer alta, mientras que, los ojos verdes y la piel paliducha de Bianca, por el cual le llamaron de esa manera, ahí estaba, escondido entre el aspecto de una chica femenina, distante al “tomboy” que recordaba.



- ¿Tina? ¿Bianca? -


- No has cambiado nada, Vane.
- Dijo Bianca separándose un poco de Tina, para abrazarla. - Te ves tan bella como siempre, ups, que digo, si eres una modelo. -

- Gracias, pero ¿Qué pasó con ustedes? -


- Bianca ¿Puedes ir a ver si ya tienen lista la mesa? -


- Si, no tardo.
- Contestó la ojiverde corriendo delicadamente hacia el restaurant que estaba al lado, dejando a ambas amigas a solas.

- ¿Qué les pasó, chicas? -


- No entiendo tu pregunta. -


- ¡Tina, eras una enana! ¡Ahora mides como tres metros! -


- No mido tanto, mido un metro con noventa.
- Contestó la castaña rascándose la nuca.

- ¿Y que pasó con Bianca? Luce tan… Femenina. -


- Cuando te fuiste, empezó a preocuparse por su imagen, poco a poco fue cambiando, se dejó crecer el cabello, cambió de guardarropa y cuando me di cuenta, actuaba como toda una chica de novela. -


- En verdad, me tienen sorprendidas. -


- Tina, ya está lista nuestra mesa.
- Habló Bianca levantando su brazo tímidamente, llamando a sus amigas.


Tras sentarse en la mesa que daba con vista al mar, Vanessa no paraba de ver con sorpresa a sus amigas, eran todo lo contrario a lo que recordaba, verlas sentadas tan cerca le hacía comparar su recuerdo con lo actual, era como si fuese al revés. La modelo soltó un suspiro y sonrió, no tenía porque juzgarlas, las personas cambian, aunque se veían distintas, seguían siendo sus mejores amigas y que reservaran un lugar tan bonito para volverse a ver, le daba a entender la importancia que tenía para ellas.


- Disculpen, me dejaron en shock, no puedo creer que cambiaran tanto ¿Desde cuando creciste, Tina?
- Preguntó Vanessa al entregar el menú tras pedir su desayuno.

- Al año que nos dejamos de ver, empecé a crecer rápidamente, fue un martirio para mis papás, gastaban mucho en ropa por mi crecimiento. -


- Me lo imagino, pero, quien más me sorprende, eres tú, Bianca ¿De donde salió esta preciosa chica que tengo frente a mí? Guau ¿No quisieras trabajar conmigo? Tienes todo para ser una linda modelo. -


- No, gracias, no quiero lucirme para los demás. -
Dijo Bianca sonrojándose y tapando su rostro un poco con sus manos, haciendo reír a Vane por lo tímida que era en comparación a lo escandalosa que fue.

- Les pido una disculpa si perdí contacto con ustedes, el trabajo me atrapó. -


- Lo entendemos, también a nosotras, incluso entre las dos ha sido difícil vernos. -


- ¿Y que me cuentan? ¿Qué hacen ustedes para vivir? -


- Tina es una basquetbolista profesional, es la capitana del equipo campeón de Inglaterra y será la capitana de la selección en los juegos olímpicos que vienen. -
Habló la ojiverde con una cara dulce mientras la castaña se rascaba la mejilla de pena.

- Me apena cuando lo dices mirándome así. -


- Genial, no sabía que jugabas tan bien. -

- Siempre supe jugar, pero ustedes no me dejaban por mi estatura, cuando crecí, tuve la oportunidad de demostrar en la universidad lo que sabía y gracias a eso pude conseguir un contrato con el equipo de Londres. -

- Suena tan cool.
- Contestó con sinceridad la modelo, volteando a ver a la ojiverde. - ¿Y tú, Bianca? ¿Qué ha sido de tu vida? -

- Yo… Yo, soy florista. -


- ¿Florista? ¿Tú? -


- Tiene una de las florerías más famosas de Londres, nunca deja de tener trabajo. -


- Tina, me apena que siempre digas eso. -
Murmuró Bianca con la cara roja mientras la castaña la abrazaba del hombro.

- Pero es la verdad, la gente importante hace fila para reservar tus servicios. -


- Me alegra saber que la vida les ha sonreído, chicas. -


- Y a nosotras que lograras tu sueño. -


- Tina… La pregunta. -


- Oh, casi lo olvidaba.
- Dijo Tina tomando la mano de Bianca. - Vane ¿Estarás ocupada el mes siguiente? -

- Mmm… Creo que no, tendré una pasarela en dos semanas, de ahí en adelante estaré libre ¿Por? -


- Es que, tenemos en puerta algo muy importante, nos vamos a casar y queremos que seas nuestra madrina. -


- ¿Se casarán? ¡Genial! Nunca había asistido a una boda doble, y que sea la de mis mejores amigas lo hace más grandioso.
- Hablaba emocionada Vane mientras Tina abrazaba y tomaba de la mano a Bianca, que parecía algo preocupada. - ¿Y donde están sus galanes? Seguro tu prometido es un gigantón ¿O no, Tina? Solamente un hombre fuerte, alto y guapo podría contigo. -

- Creo que no lo entendió. -


- Vane, creo que lo entendiste mal, al decir que nos vamos a casar, me refería a Bianca y a mí. -


- ¿Eh? No entiendo. -


- Vane, Tina y yo, somos novias.
- Susurró Bianca con la cara roja mientras se acurrucaba en los brazos de Tina.

- Las dos nos casaremos el mes que viene. -


- Son… ¿No…NOVIAS? -



Sin dudas, el regreso de Vanessa a su ciudad natal, le estaba trayendo sorpresa tras sorpresa.









:3 Aquí otro fic de comedia ligera :3 de unos cuantos capítulos :3 ¿Cómo asimilará Vanessa saber que sus mejores amigas son pareja? OAO
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,962
Online
nwn sigamos.




Dos =3





Vanessa tomaba un poco de su jugo verde mientras trataba de digerir la noticia, sus mejores amigas, las que conocía desde la primaria, novias, pareja, lesbianas, era tan grande la sorpresa que no sabía de donde empezar, pero, tenía que decir algo, ya que notaba la cara de ellas muy preocupadas por la reacción.


- ¿Te molesta que lo seamos? -


- No, no, para nada, jaja… Chicas, es algo común en mi trabajo, conocí a muchos modelos homosexuales, lesbianas y bisexuales, pero… ¿Ustedes? -


- ¿Entonces? -


- No, no es eso,me hace feliz que encuentren el amor, sólo… ¿Desde cuándo? ¿Y cómo? -


- Bueno… Cuando pasamos a la preparatoria, sentía que Tina ya no me prestaba atención, pensaba que tal vez era por buscar amigas más femeninas que yo, tal vez, eso quería. -
Hablaba Bianca jugando con sus pulgares al estar apenada. - Pensaba que estando con alguien que la confundía con un chico nunca sería popular o tendría nuevas amigas, así que, quise cambiar un poco… -

- En realidad, no la veía mucho porque estaba concentrada en intentar entrar al equipo de Basquetball, me llevé una sorpresa al ver cuanto estaba cambiando y… No me había dado cuenta que detrás de sus gorros y suéteres colgantes, ella era muy bonita y su forma de ser, era muy agradable, nada que ver con “el chico” burlesco y bromista con él que nos juntábamos. -


- Hacía eso porque pensé que a ti te agradaba que fuese así…
- Habló la ojiverde sonrojándose y volteando a otro lado. - Al final, entendí que lo que yo quise siempre, fue llamar tu atención, porque, me gustabas. -

- Y tú me gustabas a mí, pero no sabía cómo explicártelo ¿Qué si arruinaba nuestra amistad? -


- Ay, chicas… Me van a hacer llorar.
- Dijo Vane limpiando sus lágrimas al escuchar esa historia. - ¿Significa que siempre se gustaron y no lo sabían? -

- Exacto. -


- Guau… ¿Y desde cuando empezaron a salir? -


- Cuando fue mi cumpleaños número diecisiete, Tina fue a mi dormitorio con un oso de peluche y un vino fino, se acercó a mí, se confesó y mi corazón latía rápido… Y lentamente me despójo de mis ropas… -


- Ok, ok, mucha información.
- Expresó Vane extendiendo las manos para detener a su amiga que estaba roja por el recuerdo. - Dios… Esto es duro. -

- ¿Que seamos pareja? -


- ¡Hablo del sexo! Oh dios… Chicas, en verdad, no me molesta ni lo veo mal, solamente, me tienen en shock, mis mejores amigas se amaban desde sabe cuanto y no lo pude notar… Ahora entiendo porque nunca tuvieron un novio. -


- Lo de eso fue porque todos los de la escuela querían andar contigo o con… -


- Shh, calladita que no quiero que la menciones. -


- ¿Mencionar a quién? -






Vanessa volteó lentamente al no creer que había escuchado esa voz, cuando logró ver la persona que había hablado, su cara se puso pálida, esa piel color rosa porcelana, esos ojos color jade, ese cuerpo que era rival al suyo, esa altura ligeramente más alta que ella, esas ropas de marcas que siempre presumía, aunque no la veía desde que tenían quince años, esos diez años no la habían cambiado, lucía igual de bella y arrogante que siempre.


- ¡Rebecca! -


- Que sorpresa, la chica de la clase alta por fin se dignó a hablarle a sus amigas.
- Rio la castaña sentándose en la cuarta silla.

- ¿Qué haces aquí? ¿Qué hace ella aquí? -


- Rebe es la segunda madrina, como no tienes pareja, pensamos en pedirle a nuestra segunda mejor amiga que te acompañara. -


- ¿Qué? ¿Ella y yo? ¿Están locas? Esto si es brincarse la barda, chicas. -


- Bonita jerga, chica top model. -


- ¡Cállate! ¿Saben cuántos novios me bajó ella? ¿Cuántas veces nos peleamos y la vez que le dijo a medio mundo que se me rompió el himen por un accidente de bicicleta? -
Hablaba exaltada la modelo mientras Bianca se refugiaba en los brazos de Tina.

- Vamos, Vane, ya pasaron diez años, ya no somos unas niñas, Rebe ha sido buena onda con nosotras desde que estudiamos juntas, te juro que es distinta. -


- Si claro…
- Refunfuño Vane recargando su cabeza en su brazo, mirando molesta a Rebe. - ¿Y qué cuentas? ¿Aun te duele que me reclutara la marca Marquezine a mí y no a ti? -

- La verdad, dejó de importarme hace mucho, a diferencia de ti, mi trabajo me deja mucho tiempo libre y gano bien, no tengo que andar pasando hambre para verme bonita, como tú sabrás. -


- Ja, sueñas, de seguro no has hecho nada en tu vida ¿Verdad? -


- Ella es dueña de un negocio de bienes raíces entre otros más. -


- ¿En serio?
- Preguntó Vanessa sorprendida por esa información.

- Rebe compró una revista y como el dueño no tenía cambio, le dio un boleto de lotería, esos que el anciano nunca vendía porque el mismo decía que estaban arreglados ¿Lo recuerdas? El español que siempre le decía a Bianca que era todo un galán al tener a tantas niñas a su lado. -


- No lo digas, aún me apena recordar cuando me dio unos condones y me dijo “Vamos chaval, haz lo tuyo y cogete a toditas tus amiguitas.” -


- Resulta que ese boleto tenía el premio mayor y Rebecca lo invirtió en varios negocios. -


- No me jodas…
- Pensaba Vane mirando con coraje a Rebecca que estaba ordenándole al mesero. - ¡Está maldita se hizo millonaria de un día para otro y yo matándome en el modelaje! -

- En realidad, no fue mucho lo que gané, pero supe hacerlo crecer, tuve bastante para entrar al mismo bachiller que ellas dos. -


- Rebe me ayudó mucho en mi cambio, cuando te fuiste, no sabía a quien pedirle consejos sobre… Ya sabes, maquillaje y ropa. -


- Y a mí a ser sincera con mis sentimientos. -


- Ya veo.
- Respondió la modelo mirando a Rebecca, que se servía un poco de agua de manantial con cierta paciencia, como si disfrutara del sonido del agua golpeando el hielo, pensando. - Tal vez, no es tan mala, tal vez, cambió. -

- ¿Y? ¿Sigues soltera? Seguro no hay hombre que te aguante. -


- ¡No, no ha cambiado nada, sigue siendo una maldita! -
Pensó a modelo doblando la cuchara y el cuchillo.

- ¡Vane, los cubiertos! -


- Perdón, es que recordé algo que me hizo enojar mucho. -


- Rebe… -


- Ok, ok… Vane, esta tarde pensaba invitarlas a las dos a mi casa, para que se prueben los vestidos, no sé si quieras acompañarnos. -


- ¿Puedes ir? ¿Si? -
Habló Bianca cruzando sus manos, con una mirada dulce hacía su amiga.

- Tengo que acostumbrarme rápido a esa mirada tan rara en ti, Bianca. -

- ¿Qué dices? -


- Ok… Pero voy por ustedes ¿Entendido? ¿Y donde vives, Rebe? -


- Te pasaré la dirección… Me… ¿Me das tu… -


- ¡Espera!
- Alzó la voz Vanessa atendiendo su teléfono. - No… No… Papá, te dije que la pantalla se activa por voz… ¿Qué? ¡No, ni se te ocurra, acabo de comprarla para ustedes! -

- ¿Problemas? -

- Chicas, perdónenme, le traje de regalo a mi papá una pantalla de lo más In, pero no entendió que lo programé para el comando de voz y ya está a punto de reventarlo con el control. - Hablaba desesperada la modelo, acercándose a sus amigas para besarlas en la mejilla y dejando dinero en la mesa. - ¡Yo pago la cuenta, perdonen, nos vemos por la tarde! -


Las chicas vieron como la modelo sujetaba su sombrero mientras corría en dirección al estacionamiento, dejando a Tina y Bianca mirando con cierta decepción a Rebecca, que solamente tomaba de su agua y volteaba a otro lado, sonrojada.


- ¿Por qué no se lo dijiste de mejor forma? Son igual de brutas las dos.-

- ¿Qué querían? Hace años que no la veo. -

- Pero sabes todo de ella ¿O no? Seguro se sorprenderá al saber que eres su fan. -


- Tengo todos los catálogos y vídeos de las pasarelas donde ha participado. -
Dijo la castaña sonrojada al voltear con sus amigas. - ¿Cómo quieren que le diga que la amo desde siempre? Ella sigue creyendo que somos rivales. -

- Eso es porque le sigues el rollo. -


- Creo que es la costumbre. -


- Rebe, tú nos ayudaste, ahora, nosotras te ayudaremos. -


- Así es, verás que Vanessa entenderá tus sentimientos, ya viste, no le molestó saber que somos novias, ella no ve mal que haya sentimientos entre mujeres. -


- ¿En serio? Eso… Suena genial.
- Sonrió Rebecca sonrojándose, mirando hacia la silla donde la modelo había estado sentada. - Con decirte lo que siento, me sentiré feliz, Vane. -








Chanchanchan OAO ¿Podrá Rebecca sincerizarse? ¿Cómo tomará Vane saber que su rival siempre estuvo enamorada de ella? ¿Ese español habrá descubierto la verdadera identidad del chaval?
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,962
Online
Seguimos u3u




Tres x3




Las cuatro amigas estaban en la casa de Rebecca, un hogar con aspecto lujoso que sorprendía a Vanessa, ya que, le parecía muy extraño que hasta en la fachada se pareciera a su casa en Paris, era como si la hubiera copiado, conociendo a su rival, hasta en eso buscaba competirle. A pesar de esa incomodidad por el aspecto de la casa, trataba de calmarse, estaba ahí por Tina y Bianca, que, aunque seguía sorprendida por su relación, no dejaba de quererlas.

- Bien chicas, pueden elegir el modelo que quieran, será mi regalo para ustedes. -


- ¿En serio? Mmm… Este me había gustado cuando lo vi en tu tienda, aunque no sé como se me vea con ese escote. -
Hablaba Bianca mirando el catálogo, sintiendo las manos de Tina en sus hombros.

- Tus senos tienen buen tamaño, te quedará muy bien. -


- Gracias…Amm… Me gusta. -


-Creo que este te va bien a ti, al ser alta, un vestido sin mangas y con escote en la espalda te haría ver muy elegante. -

- Rebe tiene razón, Tina, te verás muy bonita con ella.. -


- Entonces me lo probaré. -


- ¿Tienes tienda para bodas? -


- Te dije que tengo varios negocios, pero antes, deben de pensar muy bien en la lencería que llevarán debajo.
- Comentaba Rebecca emocionada al ver que Vane estaba sorprendida por sus multinegocios. - Mmm… Bianca, creo que a ti te va mucho está tanga con liguero y este sostén de media copa, tienes un cuerpo muy curvilíneo y acentuaría bien por tu altura, para ti, te recomendaría una braga brasileña de encaje a juego con este corsé. -

- Mmm… Me gusta, no suelo usar esta ropa, pero, es una noche especial. -


- Me sorprendes, eres muy buena con esto. -


- Claro, no eres la única que sabe de moda. -


- Irónico que sepas tanto de bodas siendo una mujer soltera ¿O no? -
Sonrió Vanessa moviendo su dedo anular para señalar esa ausencia.

- No creo que estés en esa posición para criticarme cuando también estás sola. -


- Chicas ¿Pueden dejar de pelear? ¿Sí? -


- Perdón… -
Dijo Rebe suspirando al notarse nerviosa, abriendo una botella de vino para tomar y pensar. - Rayos, estoy nerviosa, no sé que decirle al tenerla a mi lado. -


Las comprometidas se fueron a la habitación, regresando minutos después con un vestido puesto, modelando patéticamente a opinión de la modelo, por lo que no evitó ponerse de pie y explicarles como debían pararse y caminar para que se lucieran, cosa que le hizo gracia a Rebe, que decidió servir más vino y darle cuerda a Vanessa para que se sintiera más cómodo el ambiente.


- Ey, Vane ¿Por qué no te pruebas unos de una vez?
- Preguntó Rebecca con plan de verla vestida así.

- ¿Por qué? -


- ¿O me dirás que nunca has modelado vestidos de novia porque te recuerda que eres una solterona? -

- Ja, vamos entonces las dos, si te crees muy segura de tus vestidos. -


En la habitación, Vanessa empezó a desvestirse, sin notar que Rebecca devoraba su cuerpo al mirarla, Vane siempre fue muy bella y muy sexy aun cuando apenas estaban en la secundaria, pero, con veinticinco años, se había convertido en un bombón, no por nada era una super modelo. Por unos segundos, sintió pena, mucha pena, a pesar de ella, se animó a cambiarse también, tal vez no era tan bella como las modelos con las que se codeaba ella, pero tenía una belleza y una seguridad de poder impresionarla. Vane logró notar a Rebe, en verdad, si que era muy guapa, sin dudas, tendría posibilidades dentro del negocio del modelaje, como representante de su marca, le gustaría pedirle que trabaje, no podía perder esa oportunidad, no obstante, su orgullo le detenía a decirle lo bella que la encontraba.
Tras probarse varios vestidos, compartir risas, tomarse fotos y beber más y más, las chicas se sentaron a platicar en la sala, mientras el vino seguía fluyendo a cargo de la anfitriona, que, para alegrar a las amistades, sacó un viejo álbum que guardaba como un tesoro, los recuerdos de su época de primaria.


- ¿Quién es esta enana? -
Preguntó Vanessa con la cara algo roja por el vino.

- No puedo creer cuanto creciste, Tina. -


- ¿Y este niño? -


- ¿Cómo pudiste guardar esta foto? -
Dijo Bianca sonrojándose y tapando la foto donde salía como el típico chico del barrio.

- Pero mírate, eres una chica preciosa, Bianca, quien diría que detrás de esas ropas de hombre, estaba una chica tan bonita. -


- Gra… Gracias, Vane. -


- Oye ¿Acaso te gusta mi novia? -


- Claro que no ¿O sí? -
Contestó Vanessa dejando un silencio, para luego, reír las cuatro por el chiste.- Ay chicas, cómo las extrañé… -

- Nosotras también. -


- ¿Y está foto? -


- ¿Cuál?
- Preguntó Vane sorprendiéndose al ver una foto de ella, abrazada de una linda niña castaña, sonriendo las dos a la cámara. - Esa… -

- ¿Son ustedes dos o no? -


- Recuerdo que eran mejores amigas, incluso antes de que nos conociéramos ¿O no? -

- Sí… Lo éramos. - Susurró Vanessa mirando la foto con cierta nostalgia.

- ¿Y qué pasó? ¿Por qué se hicieron rivales de repente? -


- No lo sé… Ni recuerdo quien lo empezó. -


- Fui yo, creo que eran algo de celos.
- Dijo Rebe con la cara colorada y con unos ojos tristes. - Vane les empezó a tomar tanta atención a ustedes, a todas sus nuevas amigas, que sentía que me ignoraba… Fui muy tonta ¿No creen? En vez de platicarlo con ella, me puse a joderle la vida. -

- Rebecca. -


- Siempre te quise mucho, Vane, todo lo que te dije sobre odiarte, es mentira, solamente, extrañaba que estuvieras cerca de mí.
- Confesó Rebecca mirando a Vanessa, cruzando sus miradas fijamente, sintiéndose algo extraña, sin saber si era su corazón o el alcohol en su sangre.

- ¡No! -



El grito de Bianca hizo que ellas voltearan, la ojiverde había tirado un poco de vino en el vestido, tratando de limpiarlo, poniendo unos ojos llorosos al ver a Rebecca, como si hubiese hecho lo peor del mundo.


- ¡Perdón!
- Gritó Bianca mientras Tina trataba de calmarla.

- Tranquila, yo lo pagaré. -


- No te preocupes, Bianca, no es nada grave. -


- Pero… Mejor me lo quitaré, para no ensuciarlo más.
- Dijo la ojiverde levantándose y empezando a quitarse el vestido.


Las chicas se sorprendieron al ver que debajo del vestido, se podía ver un cuerpo muy sexy que acompañaba la cara tímida de Bianca, unos pechos bien redondos y de tamaño atractivo, sus piernas y trasero estaban perfectamente formados y su cintura delgada hacía ver más sus curvas, la más sorprendida parecía ser Vanessa, no podía creer que detrás del tomboy que tenía por amiga, se escondiera esa chica tan sensual.


- Bianca ¿Dónde escondías todo eso? -
Preguntó Vanessa mientras Bianca se sonrojaba un poco.

- Desde niña me sentía incómoda por mi cuerpo, creo que por eso usaba ropa tan floja. -


- ¿Cuál incómoda? Tienes un cuerpo que muchas envidiarían.
- Habló la modelo haciendo que Rebe sintiera algo de celos por la atención hacía Bianca, quitándose el vestido también.

- Mejor me lo quitaré también. -


- No te dejaré sola.
- Dijo Tina quitándose el vestido para abrazar a su novia, que se sonrojaba más por el gesto. - Te queda muy bien la lencería que elegiste. -

- Gracias, también te ves muy bien. -


- Vamos, Vane, también quítatelo ¿O la modelo se siente insegura de mostrar su cuerpo? -


- Ja, no quería hacerlas sentir mal, pero ya que insistes. -



Vanessa se retiró el vestido, quedando con una lencería de encaje color rosa pastel, dejando a Rebe con la boca abierta. Sería el alcohol, haber dicho como se sentía o el ambiente, que Rebecca se acercó lentamente a la modelo, rodeando su cintura, algo que a ella la tomó por sorpresa.


- Eres tan bella, Vane.
- Susurró Rebe haciendo que Vanessa tambaleara un poco por el alcohol y la postura.

- Oye ¿Qué te traes? -


- Siempre me gustaste, siempre estuve enamorada de ti. -

- ¿Qué? -

- Eso es cierto, ella ha estado enamorada de ti.
- Dijo Tina mientras Vane trataba de zafarse de Rebecca, pero, su abrazo era muy fuerte.

- ¡Espera! ¿Cómo que te gusto? ¡Eres mi rival! -


- ¡No, no soy tu rival, siempre te amé, siempre! ¡Te amo!
- Gritó Rebecca atrapando con fuerza a la modelo, sujetando su nuca para prenderse en su boca, tumbándola al sofá.

- Que linda, por fin se confesó. -


- Si… ¿Qué tienes? -


- Ve… Verlas besarse, me… Me calentó un poco.
- Murmuró Bianca mientras Tina veía que su novia se acariciaba sus senos y su vagina por encima de las prendas.

- Siempre te excitan las historias erótico románticas ¿O no? -


- Si… -


- Ven aquí. -



Mientras Tina empezaba a besar y tocar a su prometida, Vanessa estaba en shock, todo el alcohol que bebió le había aflojado su cuerpo, empezaba a sentirse caliente y lo peor de todo, era por la manera en como Rebecca la besaba, era el beso más apasionado que había recibido, su lengua dentro de su boca era tan excitante, sus suaves manos por su piel, que poco a poco iba cediendo, fue cuando sintió una mano metiéndose dentro de su braga que intentó detener eso, pero, unos hábiles dedos le hicieron arquearse de placer, la muy maldita era bueno en eso, la modelo apenas podía comprenderlo, estaba calentándose entre las manos y besos de su rival, mientras veía a sus mejores amigas manoseándose al lado ¿Qué no se suponía era una reunión para la boda?

 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,962
Online
Y terminamos esta pequeña y linda historia :3



FINAL





- Mierda… Que dolor de cabeza. -


Vanessa se levantaba con un dolor de cabeza que hacía mucho no pasaba, tallaba sus sienes y buscaba su bolso donde solía traer aspirinas, pero, algo blando se topó con su mano, la modelo sintió un escalofrío al notar que estaba desnuda sobre una cama, y lo que estaba apretando, era el seno de una chica que se cubría con una sábana. Al descubrirla, la sorpresa fue enorme, estaba manoseando a Rebecca, al lado de ella, sus amigas, Tina y Bianca, estaban entrelazadas de sus cuerpos, las tres desnudas.


- No… No, no, no ¿No?
- Pensaba Vanessa tapando su boca y teniendo la cara completamente roja al pensar en lo que había pasado. - Oh my god ¿Tuve una orgía lésbica con mis amigas? ¿Y con está maldita? -

- Vane… ¿Qué haces despierta a esta hora? -



La modelo trataba de reavivar su memoria, era inaudito, ella siempre se consideró heterosexual, pudo haber pensado que otra chica era guapa o sexy, pero era por aceptación y halago más que por atracción, no obstante, se encontraba ahí, desnuda, sudada, con sus tres amistades, con la sensación corporal de haber tenido sexo, sumado a las botellas de vino y un puñado de juguetes sexuales que estaban sobre la cama, causándole mayor indignación al recordar vagamente que estuvo lamiendo la vagina de Bianca y probando de sus pechos, así como haber pensado que su cara era la más preciosa cuando estaba agitada.


- ¡OH MY GOD!
- Gritó Vanessa haciendo que todas despertaran por completo.

- ¿Qué pasa? -


- Chicas, díganme que no es cierto. -


- ¿No es cierto qué? -


- Dios… Dios… -
Susurraba la modelo dándose bofetadas en la mejilla para reaccionar, mirando a sus amigas que parecían algo confundidas.

- Creo que se refiere a que anoche tuvimos sexo entre todas. -


- ¿Entonces si pasó? -


- ¿No lo recuerdas? -


- ¿Cómo voy a recordarlo? Auch, auch ¿Alguien tiene una aspirina? -


- Curioso que no lo recuerdes, cuando fuiste la que tuvo más iniciativa.
- Hablaba Rebe estando sonrojada, volteando a otro lado. - No puedo creer que me dejarás a medias y te fueras sobre Bianca, está bien que sea tan bonita, pero, al menos debiste disimularlo. -

- Es cierto, pensé que era broma que te gustaba ella. -


- Vamos chicas, quizá fue el momento ¿Verdad, Vane? -


- ¿De qué están hablando? ¡Yo no estaba detrás de ninguna! Ni siquiera recuerdo que pasó anoche. -


- Lo grabé, si quieres verlo. -


- ¿Por qué lo grabaste? -

- La calentura del momento. -

- ¿Tanto te molesta lo que pasó?
- preguntó Tina a su amiga mientras cubría la desnudez de su prometida con una sábana.

- ¿No recuerdas que lo disfrutaste? -


- Creo recordarlo… -


- Muchas dudas pasan por tu mente ¿O no? Dudas de ti, sientes que no era lo correcto o que estás loca ¿Cierto? -


- Es lo que nosotras alguna vez sentimos, Vane. -
Dijo Rebe haciendo que Vanessa levantara su rostro para mirarla. - No eres la única que pensaste así, eso sentí cuando me di cuenta que estaba enamorada de ti. -

- Es el miedo a hacer algo fuera de lo "normal". -


- Rayos… No puedo creerlo… ¿Qué significa todo esto? -


- Lo que tu quieres que signifique.
- Habló Rebe abrazando a Vane, con una cara totalmente enamorada. - Anoche, me dijiste que también me amabas ¿Acaso eso también no fue cierto para ti? -


Vanessa trataba de recordar lo que pasó, lo primero que se le venía era las veces que intercambio besos, caricias y sexo con sus amigas, pero, en lo más profundo de sus recuerdos, estaba el encuentro más personal con Rebecca, besándose con una pasión y un gusto que nunca había experimentado con pareja alguna, ningún hombre le había causado ese deseo de besar y abrazar a otra persona como lo hizo Rebe. Entre sus recuerdos de amor, se le vinieron las palabras que le dijo a su antigua rival, “También te amo”, “Te deseo”, “No te soltaré nunca”, entre otro puñado de frases sacadas de una novela romántica cliché que más y más apenaban a la modelo ¿Cómo le iba a decir a ella que todo eso era producto de una borrachera? Si era cierto lo que sentía, le iba a romper el corazón como nunca, y por alguna razón, no quería hacerlo, aunque fuese su rival, no tenía un motivo para lastimarla de esa manera y menos tras todo lo acontecido.


- Vane… -


- Yo…
- Susurró Vanessa sacudiéndose la cabeza, viendo la cara melancólica de Rebecca, pensando. - ¿Qué le digo? ¿Por qué no quiero verla llorar? ¿Y porqué me dan ganas de llorar por verla así? -

- Si… Si tú crees que fue un error, si sólo fue algo casual, lo comprenderé… Pero, me hizo feliz, que me lo dijeras. -


- No, no es así, Rebe… -


- Vanessa. -
Iba a hablar Bianca, pero fue sujetada por Tina que le susurró al oído.

- Déjalas, tiene que enfrentarse a esto, tiene que decidir que hará con todo el amor que Rebecca había aguardado para ella. -


- Pero ¿Por qué no le decimos que el vino que tomamos era reducido en alcohol? Sabes que a mi me cae pesado.
-Habló Bianca siendo escuchada por Vanessa, provocando que se pusiera recta y endureciera sus hombros. - Ups. -

- ¿Bajo en alcohol? Significa… Significa… -


- Creo que fue el efecto placebo, creías que tomamos mucho y pues… -


- Eso significa… Significa…. Oh my god ¡Soy lesbiana! -


- Bisexual sería el término correcto ¿O no, Tina? -


- Depende ¿Qué te gustan más Vane? ¿Hombres o mujeres? Aunque, creo que la pregunta se responde con lo de anoche. -
Hablaba Tina cruzando sus brazos alzando un poco sus pechos. - Y no creas que olvidaré como te fuiste encima de Bianca, la madrina besuqueando a la novia, vaya cosa. -

- ¿Quién le manda a Bianca ser tan linda? -


- ¿Estás aceptando entonces que te gusta mi prometida? -


- ¿Es en serio? Después de todo lo que me dijiste, ahora resulta que quien te gusta ¿Es Bianca? -


- ¡No! Esperen… Dejen que lo procese…
- Suspiró Vanessa mirando a las tres, con la cara roja. - Oh dios… No puedo creerlo… Soy bisexual… Y me acosté con mis amigas… Díganme que nadie se enterará de esto. -

- ¿Acaso te molesta serlo? -


- No es eso, ellas dos se van a casar y podrían pensar mal. -


- Vane… Gracias, que linda eres al preocuparte primero por nosotras. -
Sonrió Bianca mientras Vane se cubría con una sabana y miraba a Rebecca.

- Rebe… Sobre lo de anoche. -


- Sí… -


- Dame tiempo ¿Sí? Quisiera poder recordar todo con lujo de detalles para poder decirte como me siento. -


- Puedes ver el vídeo. -


- ¡No quiero verlo! Sólo… No quiero que pienses que jugué con tus sentimientos, seremos rivales y todo, pero, nunca te haría algo así.
- Dijo Vanessa ocultando su rostro de Rebe, quien por sorpresa la abrazó con fuerza.

- ¡Vane, en verdad estás preocupada por lo nuestro! Esto no arruinará la amistad de todas, ni lo que siento por ti, te lo juro. -


- Es lo que temo. -


- ¿Y bien? Es temprano, es fin de semana, estamos desnudas ¿Qué hacemos? ¿Nos bañamos? -


- Tina…
- Susurró Bianca con la cara roja y agitada, acariciándose dentro de la sabana al ver a Vanessa y Rebecca abrazadas.

- No tienes remedio, ven aquí. -


- Wo, wo, wo, esperen ¿Acaso están locas? ¿Acaso no me escucharon? -


- ¡Vane, te amo! -



Vanessa sentía como Rebecca, siendo muy fuerte, la acostó y volvió a prenderse a su boca mientras sus amigas hacían lo suyo, era claro una cosa, su cuerpo lo permitía, Rebecca, en verdad le había provocado sensaciones, así, como experimentar con sus amigas esa noche le dio una panorámica nueva de sus gustos. Ser bisexual no era malo, nunca pensó que lo fuera, lo malo, es tenerlo que descubrirlo, sorpresa tras sorpresa, al lado de sus amigas.






x3 horchata!
 
Arriba Pie