Sucia y Guarra (Loli Futa)

Practica nudismo conmigo
Registrado
2 Ago 2014
Mensajes
39
Sucia y Guarra​
Dos seres empiezan a tener conciencia en menos de unos segundos, en una cama sedosa y de mucha suavidad, rodeada de una habitación más blanca que la nieve que parece si estuviese rodeada por una nada completamente. Dos ricas niñas se despiertan por primera, completamente desnudas estaban; una de de pelo castaño, con dos coletas, de ojos violáceos vivos y la otra era morena de pelo largo y ojos negros. La de pelo castaño era un poco más alto que la morena; era unas niñas de un lindo cuerpo rico; unos pezones completamente puntiagudos y redondos con unos ricos culitos suaves y unas lindas piernas. Las bellezas se vieron por primera vez entre ellas, sin saber quién es quién; pero las dos se acercaron poco a poco, con cierto timidez, y la de pelo castaño empezó a acariciar la suave piel de su desconocida compañera de cama. Perdidas y confusas se levantaron de la cama, completamente las dos cogidas de las manos, pero la de pelo morena ve algo de interés en la pelvis; era una pequeña y rica picha colgada sobre unos pequeños testículos redondillos que tenía ahi; empezó a tocar su pequeño pene por curiosidad; qué demonios era lo que tenía abajo; pero cuando vio a su compañera; vio que tenía también un pequeño pene igual que el suyo. La morena con su mano derecha, iba a coger la polla de su compañera agarrándola, haciendo que ella gima y se asusta un poco alejándose de ella; al notar una extraña sensación en esa parte del cuerpo. La morena se acercaba a su compañera, donde la arrincona en la cama, estando sentada con su pirula completamente a vista de su amiga, empezó a tocarla haciendo que la chica de pelo castaño gima otra vez, mientras empieza a tocar el pene apretándola un poco, haciéndola gemir más, solo la apreta y la mueve, y fue cuando empezó a rozar sus pequeños testículos con sus pequeños deditos, apretándolos un poco cuando gime muy fuerte, ve que el pene de la chica castaña se pone erecto. La niña castaña parecía disfrutar de eso, cuando su compañera empezaba a tocarla; apretándola más notando que el pene se hacía más duro, su compañera se daba cuenta de que se hacía más grande al tocarlo, y pensó que si el suyo haría lo mismo. Fue cuando la niña castaña empezó a notar una rica subida ahí abajo en su pequeño gimiendo de excitación, a la que ella empezó a eyacular en la mano de su compañera, notando un líquido viscosillo en su pequeña mano. La morena empezó a oler ese extraña sustancia que su compañera había expulsado; ella lo empezó a lamer el líquido, y nota un sabor muy dulce y rico. Ella se ponía contenta ante su compañera, y fue cuando se acerca al pene de ella, viendo que la picha estaba viscosillo con esa sustancia, y empezó a lamer la polla haciendo que ella empezase a gemir; ella disfrutaba mucho; a la que empezó a chuparlo y lamerlo. Ella gemía de excitación, como esa rica lengua empezó a pasar sobre su pequeño glande y sus ricos huevitos; esto hizo que ella empezase a gemir de excitación mucho más; aunque no podía hablar como su amiga, ella solo le acaricia el pelo de ella como una señal de que le estaba gustando mucho; y quería disfrutarlo de lo rico que se siente, sin parar. Su polla se empalmaba, y su compañera veía que disfrutaba del sabor de la picha de su amiga, y fue cuando ello, volvió a eyacular pero en la boca de la niña morena, donde empezó a tragarlo todo; para saborear ese rico sabor, la chica morena disfrutó mucho, ella se puso de pie frente su compañera, con una cara de atrevida, cogió su picha por el escroto elevando hacia arriba, como incitándola que se la chupe. La de pelo castaño, se levanto de la cama, y se arrodilló ante la polla de su amiga, y empezó a lamerlo, donde nota una rica sensación en su picha; empezando a lamerlo y chuparlo. Parecía que disfrutaba del pene de su compañero, notando que se hacía grande poco a poco por la excitación. No sabía que eran vigilados desde un lugar muy alto, desde una extraña habitación vigilando la gran sala, un grupo de niñas mirando la escena


- Que zorras… son… son unas guarras de mucho cuidado… eso me pone cachonda… - decía una en tono excitada - ¿Le habéis enseñado a que se lame las pollas entre las dos?


- No, lo han aprendido por sus propios medios; es normal que empieza a descubrir su cuerpo, a ver que siente – decía otra atrevida – Ellas parecen disfrutarlos


- Las primeras hermafroditas que hemos creado… y la verdad… ya están en acción – dice otra con mucha curiosidad



- Aunque han empezado así, todavía son primerizas en esto; así que supongo que deberás… educarlas para que sean tus mascotas – dice en tono atrevida – Según el gobierno, las hermafroditas serán creadas como simple mascota, para jugar con ellas.


- Bueno… para eso he venido… pero… no se si corro el riesgo de quedarme embarazada… si – decía ella un poco preocupada



- No, no te vas a dejar embarazada. Estas niñas son infértiles; no tienen espermatozoides; tiene pene, testículos y ovarios; que estos últimos son esenciales. Los testículos de las dos, son los órganos dianas de los ovarios; estos sueltan estrógenos para incitar los testículos una y otra vez sin parar. Como según dicen, los chicos solo tenía testículos que se encargaba de su actividad sexual, los orgasmos de los niños son bastante intensos como las chicas, pero el problema es que cuando eyacula, estos tiene que esperar durante casi un periodo de tiempo de menos de una hora para poder volver a la actividad sexual; pero nosotras, las chicas, nuestros orgasmos es diferente. Podemos tener orgasmos uno tras otro; durante la actividad sexual – dijo la niña científica


- ¿Y qué tiene que ver con estas dos? – preguntó con curiosidad ella



- No son niños, son niñas como nosotras, solo que le hemos añadido un pene y unos testículos; y quienes se encarga de la actividad sexual no son los testículos, sino los ovarios. Así que puede eyacular las veces que quieres, sin tener que esperar periodos largos de tiempo – dice la científica


- Entonces, pueden eyacular las veces que quieran, ¿no? – dice la niña excitada



- Si, a parte, no es semen completamente, sino una proteína lechosa que tiene la misma forma que el semen, le añadimos algunas sustancias y proteínas que tiene el semen masculino, pero no todos; le añadimos nuevas cosas: un poco de azúcar, fructosa y vitamina C – dice la científica – En otras palabras, su semen tiene un buen sabor dulce


- Rico… - decía excitada



Mientras miraba la cachonda escena de las dos ricas niñas hermafroditas, la de pelo castaño seguía chupando la picha de su compañera, ella gemía de mucho placer, haciendo que eyaculase su rico semen en la boca de la atrevida chica de pelo castaño, saboreándolo un poco. Ella se levantó, y las dos empezaron a acariñarse, y las dos se cogieron de la mano, cuando vieron una puerta blanquecina que resaltaba entre lo blanquecino. Ellas se acercaron con miedo, pero se sentía más valiente y a gusto cuando estaban cogidas de las manos; se acercaron a la puerta, y la abrió la de pelo castaño, a la que mostraba algo más de valentía. Las dos se adentra en un pasillo igual de blanco que la gran sala donde estaban, lleno de grandes bombillas que, puertas y ventanas grandes. Fue cuando alguien la llama la atención, donde ellas se asustan, donde la morena – la más asustadiza de las dos - se escondía tras su compañera.


- Buenas, bienvenidos a nuestra nación – decía una niña pecosa rubia con gafas, de ojos azules y con un pequeño aro negro en su pantorilla, estaba completamente desnuda, solo vestida con una bata de científica, mostrando unos lindos pezones rosáceos y una rica vulva, mientras se acercaba a las atemorizadas chicas. La niña de pelo castaño, vió la vulva de la pequeña científica, con cierta curiosidad; donde se acercó a ella con total seguridad a la linda científica a la que se excitó un poco debido que estaba mirando de reojo su rica concha


La niña paso la mano por el coño de la rica pecosa, dejándose que la toque. Notaba que estaba humedecida, debido a la rica situación que estaba pasando ahora. Preguntaba a sí misma, que es lo que la chica tenía que era diferente a lo que ella tenía en sus ricas partes. Pasaba por los ricos labios mayores haciendo que la rica científica gima un poco


- Vas a ver muchos más coños como la mía a quienes follar … Seguirme – decía la científica con un tono muy atreviendo haciendo señas a las dos para seguirla


Las dos decidieron seguirlas durante el pasillo blanco, donde llegaron a una gran puerta en lo más profundo del lugar. La atrevida científica abrió la puerta, donde había un grupo de niñas completamente desnudas vestidas con solo batas de científicas, las dos ricas hermafroditas vieron tanta gente que se quedaron un poco atemorizadas, entre ellas había una niña de pelo castaño corto a la que tenía un pequeña coleta recogido con una cinta, y sus ojos eran marrones. Completamente desnuda como las demás; solo vestía un chaleco marrón que solo cubría su espalda; era plana, con unos ricos pezones rosáceos, un hermoso culo y una rica y linda vulva; y finalizaba con una ricas y finas piernas para una niña que aparenta unos 11 años. La niña científica se acercó a la chica


- Aquí las tienes, nacieron hace dos días, así que te cuento que no saben hablar todavía, así que tendrás que enseñarlas a hablar poco a poco, lo esencial y lo básico, después empezara a hablar lo más complejo sin ningún problema en menos de un año, pero es posible que en menos de unas semanas ya dirán algunas frases cortas, si lo haces bien; tienes que darles de comer y ducharlas cada día. Y para estar más al corriente de la sociedad donde esta, tendrás que enseñarlas lo que hay en la ciudad y donde trabajas; y tiene que tener una actividad sexual activa cada día, sexo tres veces por día para se acostumbre un poco a lo nuestro, espero ver el resultado en menos de una semana. La verdad, me ponen muy cachondas las dos, especialmente la de pelo morena, porque ya tiene interés en nuestros coños; supongo que te va a gustar. Recuerda que son las primeras hermafroditas creadas en nuestra sociedad, si va todo bien, podemos empezar a crear algunas más para venderlas como mascotas sexuales – dice la científica


- Bueno, se lo que debo hacer con ellas, les limpiare el culito a las dos, y las ensuciaré un poco su mente – dice la niña con un tono de mucha picardía. Las dos hermafroditas, se acercaron totalmente atemorizadas a la rica y linda marimacha, mientras ella echaba un vistazo a las pichas de las dos niñas, pensando en las guarradas que haría con ellas, ella dio señas a las dos que la siguiesen. Las dos lindas y tímidas niñas la siguieron

Sucia y Guarra​
 

Registrado
19 Jun 2010
Mensajes
313
Bien por la historia, eh? Lo único es que a mí el semen me da algo de asco y pues esos pasajes no los disfruté xD Pero por lo demás, me gustó tu forma de narrar :D
 

Practica nudismo conmigo
Registrado
2 Ago 2014
Mensajes
39
Las tres chicas subía en un ascensor muy blanco, desnudas completamente, especialmente las niñas hermafroditas; estaba todavía completamente confusas y asustadas. Aunque acompañada a la extraña niña; todavía sentía las dos un especie de miedo por la marimacha, por lo que estaba las dos un poco como alejadas de ella. La morena estaba detrás de su compañera, demostrando que es la más tímida de las dos. La marimacha observaba a las dos mientras las hablaba


- Que zorronas sois - decía con un tono atrevido hacia las dos, cuando el ascensor paró, y asustándolas a las dos hermafroditas y la puerta se abre sola, donde las dos se queda abrazadas de miedo. La marimacha se excitó mucho ante la reacción de las dos niñas, mientras se reían un poco de ellas. La chica salé del ascensor, y las dos niñas la siguen, donde es un gran vestíbulo con paredes muy blancos, macetas, con grandes ventanas que admiraba una gran ciudad futurista de grandes rascacielos, a las que las dos hermafroditas se asombraron ante esas grandes vista, y una mesa blanca con un ordenador de pantalla plana, donde había una recepcionista, una linda niña pelirroja con coletas trenzadas de ojos marrones vivos, con unos pezones redondos rosaditos y tetas redonditas, con un rico culo enorme y redondo; estaba completamente desnuda y sentada en la silla frente el ordenador, ella se percató de las tres en el vestíbulo, más cuando la linda marimacha se acercó a la recepcionista mientras la decía - Que, Mona. ¿Te gustó la noche en el Monte de Venus? - decía la chica muy atrevida


- Riquísima, zorrona. Ha estado muy bien; mi vulva sigue humedecida desde esa noche - decía la niña excitada mientras se levantaba de la silla y se acercaba a ella


- Pues, te diré una cosa; pues pasado mañana, en el club, hacia las 12 de la noche, en el bar, te voy a menear tu coño delante de todas, para hacerte gritar de excitación antes todas las clientas de la zorrona y malvada que soy. Y quiero que tu chocha siga humedecida hasta esa noche - decía la chica con un tono muy sucio, cuando se puso detrás de ella, mientras le acariciaba el rico abdomen haciendo que se tiemble de excitación


- Te veo venir, puta cabrona - decía con un tono muy atrevido y de mucha excitación, cuando la sorprende metiendo tres dedo por su vágina haciendo que grite de excitación, a la que las dos niñas hermafroditas que contemplaba por la ventana el paisaje cuando escucharon el grito de la niña en ese momento, donde ellas se acercaron que lo que pasaba a la mesa, mientras la niña decía - Si... hazme sentir guarra... por favor - decía con un tono de mucha picardía y atrevimiento


- Claro... zorrona... - decía la marimacha con un tono atrevida mientras movía los dedos dentro de su rica vagina, movía los dedos hacia dentro de ella, estirándola, aprentando la vulva, donde su vagina empieza a empaparse de ricos fluidos que recorrían la manita de la marimacha y las ricas piernas de la chica pelirroja, la niña gritaba y gemía de excitación y disfrute. Las dos hermafroditas, veía la rica escena; a la que notaba una curiosidad bastante cachonda en sus mentes, aunque no sabía como intepretarlo. La marimacha y la recepcionista se daba cuenta de la presencia de las dos, pero no era motivo de parar; sino de disfrustar mucho más.


- Más... por favor... mete la mano... entera... por favor - decía la recepcionista entre gemidos de rico disfrute.


- Como tú quieras, Mona - con un tono de mucha picardía, mete el resto de los dedos, metiendo casi la mano, en una rica y pequeña vagina como la de Mona. Haciendo estirar más, apretándola más, metiéndola una otra vez y acariciando la mucosa vaginal estimulándola más para que siga saliendo los fluidos vaginales con mucha abundancia, a la que su mano se empapa de los ricos fluidos vaginales, recorriendo sus pequeños brazos.


- Santo cielos... que manos mas perversas tienes... - decía gritando mucho de excitación, gimiendo y gritando de total disfrute. Como esa mano empezaba a meterlo con fuerza, haciendo notar un gran orgasmo mayor muy ricos a los que han sentido - Mi coño... voy a desbordar... - gritaba de mucho excitación


- Voy a liberar esa rica y líquida carga - decía la atrevida marimacha mientras sacaba la mano entera de golpe; hasta que la recepcionista empezó a descargarse una corrida líquida y viscosa por su rico coño recorriendo sus finas piernas hasta el suelo. Termina desplomándose de rodillas sobre el suelo completamente empapado de su propia corrida, sosteniendo sus manos en el borde de la mesa, mientras se hiperventilada, completamente extenuada.


- Mi coño… arde… se siente… se siente bien – decía la recepcionista… completamente satisfecha mientras empezaba a mearse con cantidad en el suelo, haciendo que la marimacha se excite ante la escena; viendo el rico culo de la chica, empezando a manosearlas


- En ver de ser una zorrona… también tenemos una auténtica meona – decía la marimacha con un tono picante, mientras la recepcionista estaba descargando todavía el líquido dorado en el suelo del vestíbulo



- Se… todas tus parafilias… estuvo aguantándome la meada… para que lo veas a gusto… ¿te gusta lo marrana que soy? – decía la recepcionista con un tono pícara –


- Me gustan muchas las marranas… quiero marranas como tú para meterlas cosas por el coño… sin no hay marranas… mi empleo será lo más aburrido… - decía la marimacha excitada mientras tapaba con un dedo el orificio uretral, haciendo que la orina saliese a presión, haciendo chiscar la piernas de la recepcionista y su mano.



- Así… que pasado mañana por la noche… ¿debo estar en el Monte de Venús? – decía la recepcionista extenuada y excitada, viendo el gesto pervertido de su amiga con su meada


- Si, Mona. Hacia la noche de ese día, a las 12:00, y con un enorme consolador atravesando tu rico coño… para que así te la meto hasta el fondo… - decía la marimacha atrevida – Ya verás el grito de zorra que vas a pillar dentro…



- Si… te prometo que estaré ahí – decía la recepcionista, mientras terminó de orinar. Ella terminó desplomándose boca abajo en el suelo, completamente empapado de su corrida y de su propia meada que chiscaba bajos sus rodillas, por sus ricas tetas y sus finas piernas, mientras la marimacha la dejaba allí como esta. Se dirigió a las hermafroditas; completamente sorprendidas con una extraña sensación en sus pichas. Ella se acercó a las dos, percatando que están completamente excitada, aunque todavía no sabía que había pasado ahí. Sus pirulas estaban empalmadas, haciendo que la ruda chica se excitase


- Huy… ¿qué tenemos aquí? Así que hay más de una zorrona, ¿os has gustado la rica escena? Tranquilas, que os voy a enseñar cómo ser unas auténticas zorras – decía la marimacha con un tono de cierta maldad y excitación mientras echaba una ojeada a sus penes empalmados. Después, empezaron hacerles señas a las dos, para que la siguiese, hacia la puerta de cristal del vestíbulo; que nada más salir del edificio; las tres chicas se aventuraron en la gran y enorme ciudad.
 

Registrado
10 Jul 2013
Mensajes
17
Tengo sentimientos encontrados por tu fic, por un lado es excitante pero a la vez bastante fuerte, pero lo seguiré leyendo, me dejaste con la curiosidad
 
Arriba Pie