Arrastra para posición la imagen de portada

+18 Fanfic Hard Texfriend o ¿Cómo cambiar la T por la S? (TOMCO) Parte 4

Registrado
12 Abr 2014
Mensajes
12
Hola a todos, es para mi un gusto compartir este fic, que antes había formado parte de esta sección pero, tomando en cuenta las observaciones de mis lectores, decidí, realizar ajustes que faciliten la lectura.

Ahora bien. Esta historia se centra en la serie de Star vs las fuerzas del mal, en específico en la pareja: TOMCO

Sus andanzas y autodescubrimientos harán de esta historia, una de las más calientes jamás leídas.


-"Ya casi cumplo 18 años, muchas veces siento que necesito entrontrar una pareja para no sentir que me falta algo."- El Mewsapp indicaba que el mensaje había sido enviado y leído, el remitente estaba escribiendo...

-"¿Ya te cansaste de usar tu mano favorita Marquito?"- El mensaje fue enviado y al momento recibió de respuesta un emoji de la manita alzando el dedo medio.

Tom y Marco estaban en la flor de la adolescencia, mientras Tom lucía una apariencia más fornida y desarrollada que Marco, éste último a sus casi 18 años ya había dado un estirón más de tantos que le faltaban, su voz era casi tan profunda como la de Tom, ambos jóvenes mantenían un aspecto masculino, que daba presencia. Dos varones que disfrutaban de los videojuegos, de salir a realizar actividades extremas en el caso de Tom y seguras en el caso de Marco, nunca habían probado alcohol en sus vidas, pero tenían curiosidad. Cierto día, compraron una caja de chocolates envinados, y aunque era muy poca la dosis que tenían de vino esos chocolates parecieron afectar más a Tom que a Marco.

Constantemente conversaban en Mewsapp o se contactaban por Mewbook para quedar en reuniones con sus demás amigos. Marco era un ferviente posteador de fotos que subía a Mewnstagram. Pero... Como pueden ver son muy cercanos uno del otro. Tanto como para no dudar en hacerse bromas sexuales.

-"jajaja, si quieres puedo echarte una mano"- Marco recibió el mensaje de Tom y sus mejillas se enrojecieron un poco y con una sonrisa pícara le respondió.

-"Necesitarás dos manos Lucitor para ayudarme con mi gran problema... Ya, es en serio, presentame a una chica."- Pulso el botón de enviar mientras dejaba el teléfono al borde de su cama y se incorporaba para ir al baño, estaba en boxers, y con una camisa de tirantes, tenía algo de barba y el pelo desaliñado. [[tink]] Sonó su smatphone mientras el chico guardaba su miembro en su ropa interior y se dirigía al lavabo.

Regresó a su habitación y se sentó en su cama, se recostó y elevó su teléfono a la altura de su cara, lo desbloqueó con la contraseña "boobstar", si su amigo supiera la simpática contraseña que hacía alusión a los senos de su novia, dudaría muy poco que su expresión fuera divertida. Al abrir la red social encontró que Tom le había mandado una foto.

-Pero qué...- Se trataba de la foto de una chica, bueno, por lo menos de la cintura para abajo, pero de espaldas y lo más importante, desnuda. Marco se sorprendió tanto al recibir la foto que soltó el celular y éste por el efecto de la gravedad, cayó y le dio en toda la cara.

-¡AGH!- Retomó su equipo y se sentó para contemplar la foto nuevamente. Era una mujer con la cadera, la cintura y los glúteos perfectamente desarrollados. Por un momento dudó en preguntar, pero lo hizo con un sentimiento de enfado.

-"¿Esa es... Star?"- Esperó un momento a que el mensaje fuera leído.



Del otro lado de la "línea" Tom dejaba de lado su cama y se levantaba para ir al baño, en su caso, su cuerpo estaba desnudo, no dormía con ropa por el intenso calor que emanaba de los suelos de su reino, tenía una mirada despreocupada y esbozaba una sonrisa de la cual se percibía un colmillo, característica de su temple salvaje.

Al llegar al sanitario tuvo que maniobrar para poder orinar porque se había despertado "tieso" por la mañana, como pudo terminó de vaciarse y se volvió a su cama, al comenzar a vestirse, su celular vibró.

-Hehehe-. Mostró sus dientes y desbloqueó su celular con la palabra "toobigtoyou", y sinceramente esa contraseña hacía una descripción bastante buena de "su amigo tieso".

Al leer el mensaje su rostro se mostró confundido, pero comprendió el por qué Marco le preguntó sobre la identidad de la chica de la foto y si esa era o no su mejor amiga.
Esa fue la primera vez que Tom llegaba a lo gráfico con Marco, normalmente era sólo texto y un texto subido de tono, desde cómo matar gente con fuego del infierno, hasta métodos y formas de llegar al orgasmo con ayuda de sus propias manos. Por lo que respondió a su amigo, que ya estaba escribiendo de nuevo en Mewsapp por la falta de respuesta del chico demonio.

-"Se llama Melissa y fue mi Ex. No he borrado esa foto porque a veces necesito material para desahogarme, tú entiendes. Además aún no llego a lo íntimo con Star y si lo hiciera; no le tomaría esa clase de fotos a ella."- Enviar.

Cuando Marco terminó de leer, sintió un alivio inmediato, casi suspiró, se dio cuenta que tenía un poco levantado el "ánimo" y cuando empezaba a acariciar su miembro por sobre sus boxers escuchó que alguien lo llamaba.

-¡El desayuno esta listo!-. Lo sobresaltó un poco y dejó su autoafecto para otro momento. Escribió a Tom antes de vestirse completamente y bajar a tomar sus alimentos.

-"Si tienes más material envíalo cuando puedas y yo te enviaré de mis fotos salvadas de internet. Pero hazlo más tarde, por la noche, tengo que ir a clases. Ser escudero y estudiante es todo un reto"- Enviar.

Tom leyó lo que su amigo le había escrito y éste para finalizar con la conversación matutina le respondió.

-"¿Se te paró?"-. Inmediatamente llegó de nuevo el emoji del dedo medio y Tom con una sonrisa de picardía, soltó una carcajada.

-A quién no-. Diciendo eso, su rostro cambió de aspecto, miró su entrepierna y decidió ocuparse de sus "asuntos pendiente" para luego bajar a desayunar con sus padres.

Lo que había sucedido entre él y Marco salió mejor de lo que él mismos esperaba. Ahora tenían acceso a una parte de su amistad que los hacía más cercanos y de cierta forma Marco le había dado "permiso" de indagar esos terrenos.

El día transcurrió como cualquier otro, veloz y lleno de actividades para los dos jóvenes. El velo de la noche, cómplice de ambos, se cernía sobre la ciudad entera, sólo las luces artificiales alumbraban las calles. En esa tenue obscuridad, dos muchachos aún no conciliaban el sueño. Para ellos la noche estaba apenas comenzando.

En una habitación repleta de posters de cantantes del momento, un cactus de nombre Jimmy y una colección de muñecas "Turdina" un joven estaba sobre su cama cubierto enteramente de mantas, sentado con el celular en sus manos y con cierta dificultad para respirar.
De la galería de imágenes, seleccionó a una modelo sin ropa, el cuerpo estaba cubierto de aceite para darle un impacto a su piel, semejante a la porcelana, la chica tenía las manos sobre la cabeza como exhibiéndose al público.

-Ésta lo va a prender-. Fueron sus palabras antes de seleccionar dicha imagen y darle enviar a la aplicación que en segundos había hecho llegar al adolescente rosa con cuernos, la foto erótica.


-¡Ngh!, estás jugando sucio Díaz-. La presión en sus calzoncillos crecía, aún no se había despojado de su última prenda que lo separaba de su traje de Adán. Quiso escribirle al momento, pero para darle más impacto decidió mandarle otro tipo de mensaje.



-Ay no, esta grabando un mensaje de voz...-. Rápidamente se quitó las mantas de sí y sobre un pequeño buró que estaba justo al lado de su cama, tomó unos audífonos, los conectó a su equipo, se los colocó sobre sus oídos y esperó impaciente a que llegara el mensaje, ya se veía un bulto que comenzaba a tomar forma bajo sus boxers. El mensaje llegó en lo que se cubría nuevamente con sus mantas "que tenían de imagen un tigre de bengala" típico de su ascendencia.


Se detuvo, temeroso de lo que venía, intentó no pulsar el botón de reproducir para escribir a Lucitor, pero por inercia pulsó el botón equivocado y se escuchó la profunda voz del demonio.

-Me estas hhaa.. excitando Díaz...- Marco quedó en shock, lo habitual era que enviara un mensaje escribiendo lo que pasaba del otro lado, aunque fuera innecesariamente gráfico, pero era lo usual, a lo que ya estaban acostumbrados el uno y el otro. Pero aquello superó el límite. No supo en un principio que contestar, y por su inexperiencia respondió el mensaje con un…

- "¿Qué estás haciendo?"- E inmediatamente contestó Tom con otro mensaje de voz.

- Estoy a punto de sacar mi enorme tronco porque se necesita leña para el fuego.- Eso sonó increíblemente sexy viniendo de él, Marco sin embargo, hizo la pregunta con la intención de saber porqué le había mandado un audio. Lo anterior lo puso de sobre aviso y sabía lo que venía, intentó escribir de nuevo, pero Tom le envió otro audio.

Díaz se contuvo por un momento y luego de unos segundos, lo reprodujo.- Basta de texto, habla, quiero oír tus jadeos, o ¿te incomoda que te escuche tu mejor amigo mientras te la jalas? - Sí, era precisamente lo que temía, Tom quería escucharlo, Tom estaba dando pie a un escenario más íntimo aún, Tom... Sabía lo que estaba haciendo.



Grabó una respuesta sencilla pero con dificultad.- No te... ¿no te parece algo raro escucharme mientras nos masturbamos? - Tom escuchó con atención el mensaje y notó en la voz de Marco más curiosidad que extrañeza. Había sacado su miembro pero aun no comenzaba el deleitable vaivén que sólo los hombres entienden, que por instinto o naturaleza saben, y que de ese ritual privado, es normal que un amigo cercano, se pregunte cómo lo haces, no sólo por palabras textuales, sino por sonidos, jadeos, gemidos y por sobre todo, imágenes . Retomó el texto en Mewsapp y respondió.

- "Tú sabrás hasta donde me dejas llegar".- Esas era las palabras de la experiencia, Marco no entendía el porqué Tom no había llegado a lo físico con Star, teniendo modos, formas, en resumen; palabra para seducir, el chico moreno se sentía acorralado, pero sorprendentemente cómodo.

Se relajó un momento, hubo un silencio en Mewsapp propiciado por ambos, finalmente Marco sacó su miembro nada pequeño de su empaque, lo tomó con su mano derecha y acercó su celular a su boca, comenzó el vaivén y en segundos llegaron los jadeos, lentamente y sin pensarlo presionó el botón de grabar, en breve sus jadeos llenaron la habitación, estos fueron grabados en su totalidad y pasados unos diez segundos soltó el botón del micrófono y el mensaje había sido irremediablemente enviado.

Tom recibió el audio, con un semblante algo serio pulsó reproducir.
- *Hhha*...*hhha*... Tom…*hhaa*...a..¿así?-. Posó su mano en su frente la bajó lentamente a sus ojos y finalmente descubrió su rostro.

- *Hhha*-. Miró su pene, el cual palpitaba, volvió a mirar el celular y dijo para sí.

-¿Por qué no me detuviste? - Dejó caer su celular sobre su almohada, se acomodó de modo que con sus dos manos tomara su genital y empezó a masajearse, bajó la cabeza hacia su smartphone elevando sus caderas sin dejar de tocarse, con su nariz presionó el botón de grabado todo lo que pudo resistir y grabó su voz jadeante.

- Eso.. *hhha*... eso es Marquito... *¡ngh!*... *hha*...- El audio se envió antes de que pudiera decir más palabras. Marco lo recibió y entre su vaivén que comenzaba a agarrar velocidad, pulsó el botón para escuchar a Tom. Su cara comenzaba a mostrar una expresión de desesperación y súplica.

Ambos estaban concentrados en sus herramientas, trabajandolas al unísono, dejaron por más de un minuto los audios y los mensajes y sólo se ocuparon de ellos mismos.
Pasaron cinco, diez, quince minutos en lo que terminaban y se limpiaban. Tom fue quien retomó la conversación pero sólo para decirle.

- "Que descanses".- Marco al leerlo, supuso que se sentía culpable, y él mismo también se sentía así, le devolvió la despedida.

- "Sí, mañana te veo por aquí" - No tardó en recibir un emoji del pulgar hacia arriba. Y dio por hecho que las cosas seguían normal entre ambos. Sonrió y se recostó en su cama, cerraron los ojos y dejaron que los brazos de Morfeo los llevaran por las sendas del sueño.


•••

Continuará...

images-jpeg.176785




En espera de que sea de su agrado la lectura, seguiré mejorando para mis seguidores y seguidoras, que hacen posible mi mundo en los fics.
 
Última edición:

The Vampire Lord, Whee
Registrado
11 Nov 2013
Mensajes
221
Whee, esta genial tu fanfic, voy a tener problemas para calmarme, espero con impaciencia la continuación, mucho animo
 

Registrado
12 Abr 2014
Mensajes
12
Hola de nuevo, gracias por pasar a leer mi fic, espero puedan compartirme su opinión, es muy gratificante conocer lo que piensan mis lectores.

En esta ocasión, el lemon aumenta, espero sea de su agrado.

•••


Cerca de las 3 de la mañana en una alcoba amplia y con objetos de estilo gótico; Tom dormía, su cabeza del lado izquierdo a escasos centímetros de su cómoda, donde un celular vibraba, lo despertó de súbito. El chico abrió los ojos con pesadumbre y con su mano derecha alcanzó el smartphone, desbloqueó el equipo y un destello de luz lo deslumbró.

- ¡Ah demonios!-. Maldijo un par de veces antes de acostumbrarse al brillo de la pantalla de su Mewtorola.

Leyó.- "¿Te puedo preguntar algo Tom?"- Era Marco que al parecer o no había dormido desde aquella conversación "reveladora" o simplemente se despertó a mitad de la noche.

-"No veo por qué no, tú dirás".- Enviar. Escribiendo…, demoró poco más de diez segundos en recibir el mensaje, este decía.

- "Olvidé mencionar que a las 11am tengo una convención, planeaba ir solo, pero si no tienes algo mejor que hacer, me preguntaba si estás dispuesto a acompañarme".- Tom pensó para sí un momento.

-Creo que sería incómodo después de lo que hicimos... Pero qué rayos, me apunto.- Escribió la respuesta afirmativa que en breve llegó a su destinatario.


Marco había puesto una canción de Sentencia de amor "Amigos y no más" mientras esperaba la respuesta de Tom, meditó lo sucedido horas antes y le pareció que de haberlo hecho tiempo atrás, probablemente hubieran terminado su amistad sin dar chance a una explicación de cualquiera de las partes. Sin embargo estaba tranquilo y quizás satisfecho de que su amistad tolerara esa clase de arrebatos sexuales del momento. El mensaje de Tom había llegado, este decía.

- "Está bien, ¿es una expo de Karate o algo así? Para llevar algo de acuerdo a la ocasión".- Marco dejó escapar una risa al tiempo que continuaba con la conversación.

-"Nada de eso, ¿pasas por mi a las 10? Si quieres puedes ir vestido de traje, sera algo semiformal, o como gustes no te presiones".- Enviar.


Tom arqueo una ceja, no le sonaba que Marco fuera a convenciones de etiqueta o algo así, le envió un pulgar hacia arriba y volvió a intentar dormir. En poco tiempo estaba soñando, soñaba que frente a él, una chica de cabello castaño se apretujaba contra su cuerpo, la chica no lo dejaba ver su rostro y sólo bailaba un aquí y un allá, rozando la entrepierna de Tom y tomando sus manos obligandolo a abrazarla, ella, de espaldas en contraposición, ocultaba su rostro cada que Tom intentaba mirarla de frente y cuando Tom por fin la confundió entre aquel baile provocador y estuvo frente a ella, antes de que pudiera ver su rostro la chica le planto un beso tan intenso que Tom cerró los ojos y dejo que el momento pasara.

Su alarma sonó a las 8 de la mañana, con una canción de Heavy Metal que apagó casi tan pronto como empezó a sonar. Se dio cuenta de que su abdomen tenía líquido blanco.

-Je hiciste de las tuyas mientras dormía-. Supuso que la chica de cabellos castaños tuvo que ver con su sueño humedo. Se metió a la ducha, lavó sus cabellos lentamente y con cuidado de que no entrara jabón en ninguno de sus tres ojos. Se untó jabón en todo su cuerpo: pecho, biceps, abdomen, al llegar a su miembro lo cubrió de espuma con cuidado de no despertar a la "bestia" con cualquier toque, terminó con sus fornidas piernas llenas de vellos y dejó que el agua lo tocara en cada esquina de su ser hasta que con sus manos suspendió el suministro de agua. Dejando una capa de gotas que resbalaban por todas partes hacia el piso de su baño, los glúteos los contraía de vez en vez solo por capricho.

Tomó una toalla, secó su rostro y cabellos, rozó su pecho secando poco a poco su parte superior, bajó a su entrepierna y secó su pene, sus testículos y su parte posterior, intentando ser estoico al respecto para no excitarse por el ritual del baño, que a veces era provocativo. Se colocó la toalla en el hombro, sin preocuparse de cubrir su desnudez. Y se fue directo al lavabo donde estaban sus desodorantes, lociones, talcos y perfumes.

Cuidó los embalses que seleccionó y se perfumó de pies a cabeza. Finalmente fue a su ropero, un enorme mueble de tres metros de altura por seis de ancho, donde guardaba sus diversos atuendos para toda ocasión. Eligió su traje blanco con pechera rosa, zapatos blancos y moño rojo con un pañuelo que hacía juego, el traje lo hacía lucir muy bien y de hecho, resaltaba su virilidad. Salió de su casa donde un carruaje le esperaba. Subió al mismo y se sentó junto a la ventana, los caballos esqueletos comenzaron a andar y en 5 segundos se teletransportaron al mundo de los mortales en un fuego infernal. Aparecieron frente a la casa de los Díaz.


Marco terminaba de arreglarse y bajaba las escaleras de su casa hacia la sala de estar, cuando escuchó el timbre sonar.

-Voy-. Caminó hacia la puerta y encontró a Tom, galantemente vestido frente a él.

- Tom llegaste un poco temprano, pasa por favor, ¿Tom? -. El chico no respondía estaba perplejo, musitó unas palabras ininteligibles.

-Abd..ba.bd...ok...- Marco tenía puesto un vestido de color blanco con azul pastel, llevaba su largo cabello recogido con una cola de caballo "naturalmente una extensión" y tenía pestañas postizas. Tom ya había visto antes a Marco vestido así, pero fue muy poco tiempo. Sólo lo necesario para saber que era su alterego.

-La convención a la que vamos a ir es sobre las princesas de Mewni, soy algo así como una princesa honoraria, pero con pene jajaja, ah y si preguntan eres mi fan.- Marco puso en las manos de Tom un par de muñecas de él mismo y continuó.

- Por si no lo recuerdas, soy Turdina, bueno así me puse por motivos de protección de identidad, es una historia graciosa.- Tom repuso.

-Jaja pensé que esa era tu armadura contra Heinous.- Marco sonrió un poco y llevó a Tom a la sala mientras él se dirigió a su habitación.


Tom quedó fascinado al ver a Marco, y no pudo evitar pensar en la chica de cabellos castaños que lo beso en sus sueños. Intentó no darle importancia. Marco bajó después de unos minutos, uso sus tijeras interdimensionales, llegando en un dos por tres a la convención donde los esperaban. Cruzaron la explanada y subieron al primer piso del edificio donde se celebraba la reunión. El lugar estaba atiborrado de gente, fans y princesas en firma de autógrafos.

Una voz se hizo notar por sobre el barullo de las personas.- ¡Oh Dios mío es la princesa Turdina! ¡Aaahhhh!- El anuncio de su llegada provocó que un tumulto de fans y princesas se abalanzaran hacia Marco y Tom, el último no acababa de comprender por qué tanta conmoción. Por aquí y por allá se escuchaba.

- ¡Te amamos princesa Turdina!, ¡Eres mi ídolo!, ¡Cásate conmigo!- Eso último dicho por una de las princesas celebradas en la reunión. Los reflectores se centraron en Marco y Tom, era tanta la gente que se acercó a ellos, que los fue presionando a estar tan juntos el uno del otro que se volvió un momento muy apretado para ambos. Tom pudo notar que Marco no sólo se había puesto el atuendo de Turdina, sino que también su esencia, su olor era el de una mujer, se había puesto un perfume de durazno tan fresco como la brisa de la mañana. Tom no podía evitar pensar en el sueño que tuvo la noche antes de la reunión. Y sin querer, y debido a la estimulación que propiciaba el tener a Marco/Turdina justo frente a él y apretujado como en su sueño, sintió como comenzaba a tener una erección, sus pantalones ya comenzaban a apretarle.

Marco en un principio ocupado en agradecer los comentarios de sus fans, y de firmar lo que podía, no se dio cuenta de la situación en la que había puesto a Tom. No fue sino al recibir un abrazo de un fan que retrocedió aún más hacia el cuerpo de Tom, que sintió como la dureza de su amigo tocaba su trasero por encima del vestido. Un par de gotas de sudor resbalaron de la frente de Marco y en un intento de hablar con Tom, se acercó al oído de este y preguntó.

- ¿Estás duro?- Tom inmediatamente repuso.

- Qué va, es mi celular, disculpa.- Ambos rieron pero desviaron la mirada hacia el frente para evitar verse, Tom hizo lo que pudo y metió su mano en el bolsillo, tomó su miembro y lo acomodó a un costado para evitar que la furia de su ánimo siguiera poniendo incomoda a la princesa Turdina. Así duraron unos minutos entre empujones y firmas, en un momento de la conmoción; Marco perdió el equilibrio y por poco cae de espaldas si no fuera por Tom, que seguía atrás de él, sin embargo en un intento por no caerse puso sus manos hacia atrás para intentar tocar suelo, pero tocó la cintura de Tom con su mano derecha y con su mano izquierda sintió el miembro de Tom, duro como roca, supo que lo hizo con el fin de ocultar su erección y por un momento quedó asombrado por el grosor que sintió.

Entonces escuchó a Tom decir. - Ma...Marco..*ngh*... podrías.. *nnnhh* ¿podrías soltarlo? Campeón.- Su voz sonaba juguetona pero nerviosa. Soltó de dicho agarre a Tom y lo tomó del brazo, se despidió de sus seguidoras y seguidores y salió de la muchedumbre que los tenía presos. Marco llevó a Tom al baño y comenzó a decir.


- ¿Esta todo bien?- Intentó sonar severo, pero sólo fue algo torpe al hablar.

- Sí Díaz, es un fenómeno natural, a veces pasa ¿no te ha pasado a ti en el peor momento?- Marco contestó no sin antes pensarselo bien.

- Pues, pues sí pero ya casi no me pasa. Oye si esto es por lo de ayer lo siento yo...- Tom calló a Marco colocándole un dedo en sus labios y repuso.

- *Ssshhh* eso es entre nosotros, no tienen que saberlo las paredes.- Dicho esto se incorporó, tomó la mano de Marco y la llevó a su entrepierna.

- T...¡¿TOM?!- Marco a pesar de que sintió las bolas y el trozo de Tom se dio cuenta de que ya no estaba duro.

- Lo ves, ya se me bajo, jajaja ¿asustado Díaz?- Apartó la mano de Marco de su entrepierna y este contestó algo nervioso.

- Ni...ni un poquito Lucitor.- El evento finalizó y regresaron a sus respectivos hogares.


Esa noche, Marco estaba cenando con sus padres, miraba sus redes sociales y se percató que el estado de Tom en Mewsapp decía "TooBigToU", casi se atragantó con el bocado de comida, su padre preguntó que si todo estaba bien, y él sólo se limitó a dar las gracias por los alimentos y subió a su habitación, de nuevo ingresó a Mewsapp y checó el estado de Tom, seguía diciendo lo mismo. Lo pensó un buen rato y por un momento creyó que lo mejor era no escribirle, más sin embargo cuando estaba a punto de salir de la red social, recibió un mensaje.

- "¿Te agradó lo que leíste?".- Tom era muy directo al decir las cosas y aunque siempre tuvo problemas de ira, con el tiempo esa parte de él, fue cambiando para dar lugar a alguien divertido, seguro de sí mismo y con una confianza que irradiaba en cada palabra que uno creería que era una superestrella. Muchos no lo sabían, pero al hablar con él, hablaban con un verdadero príncipe, uno del inframundo, pero un príncipe al final del día.

-"Tom eres un pendejo"-. Al recibir el mensaje, Tom rio descontroladamente, pocas veces su amigo le insultaba con una grosería del país de su ascendencia, cierto día preguntó a Marco que significaba "Pendejo" y este sólo pudo decirle que era un pronombre amplificador para decir que alguien es un tonto y recontra tonto. Algo confuso pero divertido si se usaba en el momento adecuado.

Tom se había percatado que Marco visitó su estado en Mewsapp y decidió molestarlo un poco al respecto. Marco estaba escribiendo, el indicador decía que escribía y luego no, que escribía y luego no. Finalmente mandó un mensaje breve y directo.

- "Pues... sí es grande y ya que estamos en ello y sólo por curiosidad, aclaro, ¿cuánto te mide?"- Tom no se esperaba esa pregunta, para ser sincero, nunca había tomado una regla y en un momento caliebte medir su miembro cuando estaba totalmente duro. Quiso safarse de la respuesta y contestó.

- "¿De verdad quieres saber?"- Enviar. Escribiendo…

- "No y sí, pero si te sientes incómodo al respecto, no me digas".- Enviar.

Recibió el mensaje y se mordió su dedo pulgar tan fuerte que sangró un poco del mismo, finalmente decidió poner a prueba a Marco.

-"Está bien, pero primero tú".- Enviar. Marco lo pensó por un momento, a diferencia de Tom, él en más de una sola ocasión se había tomado medidas desde que llegó a la pubertad, para llevar un control de su crecimiento corporal. Iban desde los 10 cm, hasta un mes atrás que tomó la regla para medirlo.

-"Según mi regla el tamaño es de... 8 pulgadas o lo que es lo mismo, 20cm y medio".- Tom se sorprendió por la revelación de Marco, no tenía idea de que su amigo era un chico dotado en el sentido amplio y literal.

Buscó en su galería un video porno de una chica siendo penetrada por un hombre de color morado, "un mestizo como él entre monstruo y Mewmano" el video era fuerte, el chico metía y sacaba su enorme miembro de la vulva de la chica y sólo se escuchaban los gemidos de ambos. Marco lo vio cuando lo recibió y quedó asombrado por lo hard o duro del porno al que Tom estaba acostumbrado a ver.

- "Y bueno ese video que tiene que ver con tu tamaño, ¿es por el chico? realmente la tiene grande".- Enviar, Escribiendo .

- "¿Qué tiene grande, Marco?"- El chico moreno tomó la pregunta de lo más normal y repuso.


- "Ya sabes, su verga".- pocas veces Marco usaba sinónimos (vulgares) en español para referirse a su cuerpo, pero esa palabra tenía alta connotación sexual para ambos, ya que Tom también sabía lo que significaba esa palabra, pues su amigo le había dado un breve curso de groserías Mexicanas. Del otro lado de la línea Tom se encontraba desnudo y con su "verga" a tope, la tomó con su mano izquierda mientras con la derecha sujetaba una regla y tomaba medidas. Cuando supo lo que medía, simplemente se sorprendió. Tomó el celular y le escribió a Marco.

-"Oye no te asustes pero sí es grande...10 pulgadas o mejor dicho, 25 cm y medio".- Ambos dudaban de la medida del otro, pero la curiosidad era grande como lo que tenían ambos entre manos. Marco respondió:

- "Eso es tenerla grande".-Enviar. Escribiendo.

-"Sí verdad, ya me preocupé".- Marco intentó tentar a Tom.

- "Pero en serio de verdad ¿crees que te creo que te mida tanto?"- Tom leyó incrédulo lo que Marco le decía.

-" Ah sí, pues tampoco te creo que te mida casi 21 cm".- Marco tomó las riendas de la conversación y avanzó aún más en ella.

- "¿Quieres comparar?"- Cuando un amigo íntimo te reta a tal evento, hay un 50/50 de que se lleve a cabo el reto propuesto. En el caso de Tom, no dudó en contestar y respondió.

-"Cuándo quieras y dónde quieras Diaz".- Enviar.

Escribiendo.-"Perfecto ven a mi casa ya que estamos en esas condiciones, te voy a abrir un portal de tu habitación a la mía ".- El momento se había salido de control, Tom defendiendo su hombría respondió.

- "¡Acepto el reto!"- A sus espaldas un desgarre dimensional se abrió dejando ver un portal. Tom volteó y aunque no veía a Marco, sí escucho su voz.

- ¿Qué esperas?, cruza.- Y de un momento a otro estaban frente a frente.

•••


Continuará…


images-1-jpeg.178455


Este es el episodio de la semana, la publicación será periódica, sigan pendientes. Saludos.
 

The Vampire Lord, Whee
Registrado
11 Nov 2013
Mensajes
221
Ohhhhh, me desangro, quiero ver como acaba, no demore porfa, yo te seguiré apoyando
 

Registrado
12 Abr 2014
Mensajes
12
Hola de nuevo... Es bueno ver que por lo menos hay un comentario por episodio. Pero es triste que no haya más interés en la historia. Subiré un capítulo más, pero como todo, si no veo comentarios, daré por cerrado este proyecto.

•••


El portal había sido abierto, del otro lado se encontraba la habitación de Marco; lo que Tom (quien se encontraba desnudo sosteniendo su celular en su mano izquierda) podía ver cruzando el portal, era un cuarto oscuro aunque al acostumbrar sus ojos, pudo distinguir una luz débil, el chico moreno no estaba a la vista, por un momento dudó y tomó una manta para cubrirse, pero sus dudas fueron disipadas cuando del portal provino una voz articulada, varonil y masculina.

-¿Qué esperas? Cruza.- Ordenó el joven de ascendencia Mexicana al príncipe del inframundo. Éste dejó a un lado la manta y su smartphone sobre su cómoda y decidido, caminó hacia el portal, pero nuevamente espetó la voz de Marco.

- Espera... Antes de que cruces, debo estar seguro...- Hubo un silencio de casi un minuto, en el que ninguno de los dos dijo algo, finalmente continuó.

- ¿Vamos a ir así de lejos?- La pregunta hizo retroceder a Tom un paso. Era la primera vez que las cosas entre ambos se ponían en perspectiva, si cruzaba a la dimensión de Marco, ya no habría vuelta atrás con lo que sucediera, con lo que él pudiera hacer con Marco y éste último con lo que le permitiera a Tom hacer. El chico demonio tomó la palabra por ambos.

- Siempre que seas tú... Yo no tengo problema.- Esas palabras re-definían su amistad, ya no iban a ser sólo amigos, Marco entendió que al cruzar Tom el portal, también cruzaba una línea colocada allí, que era invisible, que parecía perpetua, pero que allí estaba para recordarles a ambos que entre ellos había un sentimiento no permitido debido su amor por Star, que sin embargo, jamás se había puesto tan de manifiesto que ahí donde estaba una rivalidad, también estaban una multitud de deseos, que fueron creciendo conforme sus conversaciones textuales abrían puertas cada vez más grandes hasta llegar a "desnudarlos" de manera metafórica el uno al otro.

-Aquí te espero.- La voz de Marco invitaba a Tom a cruzar al otro lado, sin remordimientos, sin atisbo de duda.



Tom se adentró a la dimensión terrestre, en la habitación de Marco había una luz tenue como creyó percibir momentos antes, sus cosas estaban en un impecable orden, incluso su ropa usada ese día yacía doblada perfectamente sobre una silla, el olor a Marco impregnaba toda la alcoba, era agradable, un ambiente tibio, los pies descalzos de Tom sentían lo acogedor de la alfombra del dormitorio de Marco.

El chico paseó sus ojos por todo el cuarto sin ver a Marco, al darse vuelta en dirección al portal que conectaba con su propia habitación, éste comenzó a desintegrarse dejando ver la figura de Marco, él se encontraba de espaldas, tenía puesta una camisa de tirantes gris, pero de la cintura para abajo, Tom pudo ver sus glúteos, sus muslos traseros, sus pantorrillas, talones y pies, gran parte cubierto por una moderada cantidad de vellos. Después de un momento de silencio Marco habló.

- Te pido que alces la cabeza, mirando al techo, yo haré lo mismo y me voy a dirigir a ti ¿estás... de acuerdo?- Tom sonrió y respondiendo al tiempo que alzaba la cabeza como el moreno se lo había pedido, dijo.

- Bueno, tú pusiste este reto, está bien seguir las reglas del juego.- Pudo notar como Marco miraba de igual forma hacia el techo de su alcoba y se giraba en dirección a él, fueron sólo cinco pasos los que los separaban, pero al andar, a Marco se le hicieron metros y metros de distancia, Tom sonreía pues la situación se le hizo divertida y como se lo pidió, no bajó la cabeza para ver a Marco hasta que éste se lo permitiera.



Finalmente estaban frente a frente, ambos tragaron saliva y notaron que empezaba a resbalar gotas de sudor de sus rostros.

- De... de acuerdo Tom, vamos a hacer esto, a... ¿aún sigues duro?- Marco aún con su cabeza alzada buscó la mirada de Tom, cuando ambas miradas se cruzaron el demonio contestó.

- Claro que sí, el video de hace un momento era muy candente, aún puedo escuchar a la chica siendo embestida por aquel sujeto, ¡Oh cielos que hot!- Diciendo esto cerró sus ojos de la emoción y mantenía una sonrisa en su rostro, regresó en sí y continuó.

- ¿Y tú, no me digas que ésta situación hizo que se de bajara?- Marco sin embargo entrecerro los ojos y esbozó una sonrisa de complicidad y respondió .

- Estas bromeando, ese porno es de los pocos que me calientan a más no poder.- Ambos chicos rieron un poco, pero se detuvieron al darse cuenta de que ya eran pasadas las 12 de la noche, Marco tomó su celular, que tenía en su mano todo el tiempo desde que llegó Tom y conectado a su bocina con bluetooth puso una canción de Enrique Iglesias "Tonight". Tom nunca la había escuchado y el ritmo le agradó bastante, cuando parecía que iba a mover sus pies para seguir la música, sintió las manos de Marco tocar sus brazos, abrió los ojos de par en par y esperó a que el chico de cabellos castaños dijera algo.

- A la cuenta de tres, bajamos la mirada.- Dijo Marco de una forma que imponía control por sobre el chico demonio, sonaba sexy, seguro y decidido, parecía que la situación no le afectaba tanto como a Tom que de nuevo tragó saliva.

- De... de acuerdo.- repuso Tom mientras las manos de Marco bajaban lentamente a las de él, sólo rozandolas brevemente. El conteo lo inició Marco.

- UNO...- Tom al no escuchar a su amigo contar supuso que él le estaba dando la pauta para seguir el conteo.

- D...DOS.- Y después de un breve silencio, ambos continuaron.

- TRES...- Y así, los dos bajaron la cabeza hacia el miembro del otro, asombrados, se contemplaron por un momento que pareció durar horas.



Tom observó la melena que cubría el pubis de Marco, abundante como el pelaje de una pantera, la base del miembro de Marco se escondía entre aquella jungla obscura, recorrió cada pulgada del pene de su mejor amigo, casi como si pudiera medirlo con los ojos, sí era bastante prominente, justo como se lo había dicho él mismo en la conversación que llevó al reto, llegó al glande y se percató que éste estaba cubierto por algo de piel pero no completamente, le daba un aspecto sensual, casi no tenía venas que fueran visibles, contempló también los testículos de su amigo, eran dos huevos en el sentido de tamaño que figuraban, si los sujetara con una mano, no podría rodearlos por completo. Cuando parecía que continuaría viendolo por un rato más, escuchó.

- Wow...Es enorme, no mentías-. Marco había quedado muy asombrado de ver el miembro de Tom, desde el vello púbico rosado que crecía en su pubis y se elevaba a su vientre bajo, hasta llegar a su ombligo, el grosor del tronco de Tom que asemejaba la musculosa cola de un jaguar y la descapuchada cabeza de su miembro que dejaba ver un rosado claro de su piel, todo enteramente masculino, ambos percibían el olor del otro, entre sudor y hormonas, finalmente alzaron la mirada y se encontraron, tenían un rubor en sus rostros, sonrieron nerviosamente y se quedaron quietos por un momento hasta que Tom habló.

- Pu...¿puedo tocarlo?- Aunque la pregunta alertó a Marco, para Tom parecía haber sido algo entre lo normal y permisible.

- Vamos, tú me tocaste en la convención de princesas... Dos veces.- Marco repuso al momento.

- E...eso fue un accidente, bueno, la primera vez... la segunda vez tú me forzaste a....- Con un ágil movimiento, Tom llevó la mano de Marco hacia su aún endurecido genital, su voz pareció engruesarse aún más.

- Puedes tocarme.- Dijo esto mientras ponía una cara seria para Marco, quien nervioso, sólo pudo balbucear.

- *Ahh*... *ahng*... *ggh*...- Y, como rindiéndose al fin, Marco aprisionó el pene de Tom con su mano, sintió lo grueso de su "monstruo" y se percató que Tom lo hacía palpitar a propósito, el chico demonio sonrió y entre cerró los ojos para sentir el toque de Marco, mientras éste último se entretenía con lo que tenía en su mano, Tom se aventuró y sujetó el glande de Marco delicadamente, éste dejó escapar un gemido corto.

- *Ngh*...- Marco cerró un ojo por la excitación y sin soltar a Lucitor, alzó la mirada hacia él, observó las facciones del rostro de Tom; reflejaba el asombro que sentía al tocarlo y ser tocado por él, sentía cómo Tom palpaba todo su tronco hasta llegar a la base y bajar a tocar sus testículos, no quiso quedar atrás y con su otra mano sujetó las bolas de Tom apretandolas ligeramente, él reaccionó al instante.

-*Hhhha*...es...espera...- Marco notó que la excitación de Tom aumentaba, entre su mano en sus testículos y la otra en su miembro, sintió en ésta última como resbalaban gotas de preseminal. Marco sonrió por tomar la ventaja en ese juego. Tom hizo lo mismo y sin darse cuenta al principio, luego fue evidente, se masturbaban lentamente, primero arriba, luego abajo, con ambas manos, Marco se percató que para poder cubrir todo el miembro de Tom habría que sujetarlo con tres o casi cuatro puños cerrados, en cuanto a él con dos manos y media bastaba para que Tom pudiera masajerarlo.

- Si seguimos…*ngh*... si seguimos así, acabaremos en las manos del otro…*hhha*...- Marco apenas podía hablar por la excitación, Tom no contestaba, estaba absorto en el vaivén que habían creado ambos, fue tanta la excitación que sentían que se inclinaron hacia el frente y reposaron la cabeza del uno en el hombro del otro sin dejar de ordeñar.



-Mar...co... Mar...co.. *hha*... *hhha*... *hhhhaa*...- Tom había cerrado los ojos y sólo dejaba que el momento sucediera, entre jadeos y gemidos suaves, Marco lentamente fue guiando a Tom a su cama sin dejar de propiciar mutuo afecto a sus miembro, el moreno y el chico rosado cayeron de costado sobre las sábanas. No pararon, esta vez incluso Marco cerró los ojos y continuó jalando el enorme pene de Tom, quien ya comenzaba gemir más y más , en breve sus gemidos se unieron con los de él.

- *Hhhha*...*hhhha*... Tom... creo... creo que deberíamos *ngh*... *parhhhaar*...- Al escucharlo Tom pareció entender la situación y aunque dejo de masturbar a Marco no soltaba su miembro que palpitaba como suplicando que continuara, Marco también paró, en su caso tenía una mano en el pene de Tom y la otra en sus testículos, dos esferas del tamaño de dos naranjas. Ambos tenían los ojos cerrados pero parecía que estaban conectados, al mismo tiempo se miraron, jadeantes y rojos de las mejillas por la excitación, quizás fue el impulso del momento pero lentamente, Tom se acercó a Marco, éste hizo lo mismo, despacio, como temerosos de arriesgarse, los labios de ambos se rozaron y finalmente se besaron.

Fue un beso fugaz e inmediatamente reanudaron la masturbación mutua, hasta que llegó un momento en que…

- Tom, Tom, espera...Espera ya estoy por...- Tom ignoró la voz de Marco y continuó su trabajo, por su parte Marco tomó la cabeza del miembro de Tom y la giro en un efecto vibración que en breve hizo que Tom lo soltara y ambos se incorporaron boca arriba y dejaron salir su semilla al mismo tiempo. Fue un momento intenso, exquisito, en el que sin gritar pues ahogaron cualquier grito cerrando sus bocas, sí se pudo escuchar por sobre la música un gemido sonoro.

- ¡¡¡NNNGGGHHH!!!- Primero las respiraciones se escuchaban sincronizadas, luego empezaron a respirar a su propio ritmo, se habían tomado de la mano al venirse, Marco fue quien soltó la mano de Tom y posó su brazo sobre sus ojos para evitar verlo, éste último respiraba con la boca, luego de unos minutos, se levantó de la cama y tomó las tijeras interdimensionales de Marco, abrió un portal a su habitación y desapareció en cuestión de segundos. Marco no lo detuvo pues si esa no fuera su habitación, también hubiera querido salir de allí. Tocó su pecho y sintió su semen tanto en sus pectorales como en su abdomen y vientre, no supo en qué momento se despojó de su camisa de tirantes, pero la tomó y con ella limpió su cuerpo de su esencia y su sudor.



Tom estaba recargado con ambas manos sobre su cómoda, mirando el celular que había dejado antes de ir con Marco, no fue sino cuando se sentó en su cama que residuos de su semen bajaron a sus muslos, tomó sus calzoncillos, que había dejado en el piso y limpió con ellos cada parte de su torso, su rostro reflejaba molestia y decepción. Y en ese estado emocional se dijo a sí mismo:

- De nuevo te pregunto... ¿Por qué no me detuviste?... Pudimos haber ido más lejos que esto y nos hubiéramos arrepentido de haber hecho... Marco, tú, yo, ¡aaaghh!...- Su semblante cambió a uno triste y su sonrisa no ayudaba a disimular su realidad. Agachó la cabeza y puso sus manos sobre ella mirando hacia abajo. Cogió su celular y escribió el siguiente mensaje.

-"Marco, quiero que sepas que, respecto a esto... Yo soy el único culpable, tú... Tú no tienes que seguir hablandome si no quieres, yo te... Te pido perdón, no es fácil para mi sabes, una vez le comenté a Star después de que casi discutimos porque no me contó que te había besado, le comenté que si yo alguna vez te besaba, le diría sin demora, porque nuestra relación es de confianza, pero..."- Continuó escribiendo pero su tres ojos habían comenzado a dar paso a unas gruesas lágrimas y una expresión de llanto genuino.

-" ¿Cómo se supone que le voy a contar esto a Star? Ya no es un simple beso, ésto que hicimos, ésto que te hice, es parte de lo que yo quería vivir con ella cuando fuera nuestra primera vez..."- Demoró en continuar escribiendo y cuando lo hizo sus lagrimas se habían detenido, tenía algo de moco en su nariz, inhaló para regresar esa mucosidad de nuevo dentro de sí.

- "Sabes, la foto de Melissa que te mostre no es real, es de otra actriz porno que sigo en Mewnstagram, la verdad es que nunca había tenido una experiencia sexual como ésta. También por eso me siento confundido, no puedo decir que no fue agradable, no puedo decir que no la disfruté...Marco... Me gusto realmente... Marco, dime qué hago, estoy confundido, qué se supone que voy a hacer, cómo voy a afrontarla, tengo miedo Marco, miedo de perderla porque quise vivir mi primera experiencia sexual… Contigo en lugar de ella. Marco... ¿Marco qué le digo?"- Enviar.

El mensaje había sido recibido pero no leído, pasaron dos horas y Tom sólo se sentía morir, sin saber qué hacer o a quién recurrir, cuando por fin había tomado la decisión de ir a hablar con Star, llegó un mensaje. Era una simple oración, corta, breve, pero directa, Tom sintió alivio, sonrió y bajó los hombro en señal de que le hubieran quitado de sus espaldas algo tan pesado que no podía soportar. Leyó de nuevo el mensaje y colocando el celular sobre su rostro lo citó: "No le digas a Star..."



De nuevo otro mensaje llegó al celular de Tom.- "Yo propicié esto, no tú, me advertiste que llegarías tan lejos como yo te lo permitiera, y fue hasta allí, más allá de ésto... Más allá de ésto será culpa de ambos, hemos hablado centenares de veces sobre temática de orientación sexual, Hétero, Homo, Bi, en fin, todos sus derivados. Por lo que a mi respecta ésto fue curiosidad y una curiosidad que no nos quedamos sin satisfacer, y francamente si pudiera, lo haría de nuevo".- Tom al llegar a esa parte se sorprendió, era una clara respuesta a su anterior comentario.

- "Sí Tom, también lo disfruté, tanto como tú. No Tom, no dejaré de hablarte si tú tampoco lo haces, si no es molestia, ¿puedo preguntarte algo?"- No tardó en contestarle a Marco con un signo de interrogación "?". Marco escribió.

- "¿Podemos seguir experimentando en algún otro momento... Juntos?"- Al principio tuvo miedo de contestar pero recordó las palabras de alivio que le había hecho llegar Marco minutos antes y le respondió.

- "Está bien pero... No le digas a Star".- Ambos se despidieron con un simple "buenas noches" antes de ir a dormir, ansiosos de que otro capítulo de sus vidas, más abiertas a las posibilidades que nunca, fuera escrito para continuar con sus andanzas.


•••


Continuará…

2ac25dd9715df2a6b799980b395354fd-jpg.181255


Con esto concluye el episodio de esta semana. No olviden sus revews para continuar escribiendo.
 
Última edición:

The Vampire Lord, Whee
Registrado
11 Nov 2013
Mensajes
221
Me encanta este fin, por favor no lo abandones, tienes a un ferviente seguidor, realmente me tiene enganchado este fic. Espero deseoso la continuación.Animo.
 

Registrado
12 Abr 2014
Mensajes
12
Un nuevo episodio. No puedo colocar más detalles, estoy en premuras. Espero lo disfruten

•••

¿Cuánto tiempo tiene que pasar para que después de haberlo hecho con tu mejor amigo, (aunque haya sido sólo a medias) los dos vuelvan a hablarse? Esa era una norma no escrita en el manual de vida. Tom había salido con Star un par de veces, Marco había tenido un examen de admisión, todo esto sucedió en el transcurso de una semana. Los únicos mensajes que se habían escrito eran:

Tom: "Buenos días, espero que estés bien". -Lunes 23 a las 6:21 am.
Marco: "Ah qué tal buen día, gracias, buen inicio de semana". -Lunes 23 a las 11:48am.
Tom: "¿Qué hay, qué haces?". -Martes 24 a las 20:40 pm.
Marco: "¿Que pasa? Todo bien sólo algo estresado por mi examen". - Miércoles 25 a las 12:23 pm.
Tom: "Oye salió este nuevo juego de Assessin's Freed para dos jugadores ¿cómo ves?" - Sábado 28 a las 2:45 am.
Marco: "¿En serio, para dos jugadores? Eso es un avance, me agrada la idea. ¿Tu casa o mi casa?" -Sábado 28 a las 2:48 am.
Tom: "Tu casa". - Sábado 28 a las 3:23 am.
Marco: "Ok"... - Sábado 28 a las 3:33 am.
Tom: "Prepárate". - Sábado 28 a las 3:33 am.

En la conversación no se tocó en lo absoluto lo ocurrido anteriormente, sólo se percibían las intenciones de jugar un videojuego que recientemente se había lanzado al público. Por lo menos en apariencia, todo estaba bien. Por lo menos en apariencia, podían seguir hablando en Mewsapp. Por lo menos...




Más tarde esa noche en la casa de los Díaz, Marco subía a su habitación cargando una canastilla llena de nachos con jalapeño, una de sus especialidades. Se le veía nervioso, poco después salió a la tienda por unas gaseosas, en la tienda de la esquina. Hacía algo de frío así que se llevo su sudadera roja con capucha. Regresó después de unos minutos y de nuevo subió a su habitación con las bebidas. Constantemente revisaba su smartphone checando los mensajes de Tom.

Tom: "Bien, entonces llevo la consola y el videojuego, salvé una partida podemos seguir desde allí, ¿Llevo los dos controles o tú con el tuyo?" - 6:45 pm.
Marco: "Sí así le hacemos". - 6:54 pm.
Tom: "Perfecto...Oye, ¿está todo bien si voy de traje?" - 6:55 pm.
Marco: "¿Traje? ¿Por qué de Traje?" - 6:56 pm.
Tom: "Fui a una reunión y me da algo de pereza cambiarme de ropa" -6:56 pm.
Marco: "ok". - 6:57 pm.
Tom: "Prepárate". - 6:57 pm.

Ese había sido el último mensaje que Tom le había mandado a Marco, el chico daba vueltas en círculos en su habitación. Por un lado, quería pasar un momento de calidad con su mejor amigo, como lo habían hecho multitud de veces antes, cuando se desvelaban a altas horas de la noche para poder pasar un nivel increíblemente difícil de "Legends of Mewni" o cuando estaba una maratón de Dr. Mouse. En fin, cuando solían convivir sin haber pasado por un momento tan peliagudo. Pero... por otro lado, quería más que sólo convivir con su mejor amigo, necesitaba a Tom, y durante esa semana se dio cuenta de que un porcentaje importante de sus chaquetas (forma coloquial en México de llamar a la masturbación) eran dedicadas a Tom y a aquel día donde ambos compartieron por vez primera, la cama. Finalmente se detuvo, se recargó en el muro de su habitación a un costado de su buró, y lentamente empezó a bajar al suelo, con los pies separados, se sentó en el piso de su cuarto. ((Tink!)) Sonó su celular, desbloqueó el equipo y observó el mensaje de Tom.

-"Ya voy para allá, demoré un poco en la celebración".- En diciendo esto, un halo de fuego se materializó en la alcoba de Marco, de él emergió el chico demonio, que vestía un traje de gala negro. Marco pudo ver cuando llegó, pero debido a que tenía puesta su capucha sólo vio la parte baja de Tom, que se dirigía a su cama y dejaba una maletilla con su contenido sobre ella, Tom se acercó a Marco, que aún se encontraba sentado en el suelo.

Marco miró los brillantes mocasines de Tom, negros y relucientes, subió un poco más la mirada para observar el pantalón de poliestireno, perfectamente planchado, notó que Tom tenía las manos en las bolsas del mismo, pero el chico moreno antes de subir más a toparse con el rostro del joven demonio, se deleitó con el prominente bulto que los pantalones de Tom daban a la vista, Marco no podía creer que se mirara tan grande su entrepierna bajo la ropa, por un momento quedó como hipnotizado por la virilidad de Tom, cuando éste sacó sus manos del pantalón y se señaló así mismo y con ademán de que elevara la mirada. Marco finalmente vio a Tom justo cuando comenzó a hablar.

-Verás que este juego es de otra liga, me ha costado un, ¡¿ngh?!...- Lucitor fue interrumpido por Marco, quien había colocado su puño cerrado sobre su entrepierna, pareció que lo había golpeado pero sólo fue un leve toque, inmediatamente retiró su mano de él.

Tom había cerrado sus ojos por un momento al sentir el toque -E...¿eso qué fue?- Dijo nervioso pero sonrío disimulando un poco.

Marco se levantó del piso y tomó la palabra.- Es una forma de saludo entre cabrones, que se da en el país de mi papá, sólo que a diferencia de un roce, se golpean levemente la entrepierna, es algo así como un saludo de resistencia.- Tom arqueó una ceja y dijo.

-Vaya forma de saludo.- Díaz hizo un gesto con el rostro señalando la mano de Tom para que hiciera lo mismo. Él comprendió y para darle gusto a su amigo, acercó su muñeca a la entrepierna de Marco, presionando levemente y sintiendo el miembro de su amigo, todo esto sin lastimarlo. Retiró la mano y Marco continuó.

-Cuando nos veamos "a solas", ese será nuestro saludo.- Tom no supo qué contestar, era su primer saludo íntimo con Marco así que, sonrió débilmente y contestó.

- Estoy de acuerdo.- Seguido de esto, comenzaron a conectar el aparato de entretenimiento a la pantalla de Marco, tomaron asiento en el sofá para comenzar el juego.




Llevaban cerca de media hora jugando, ambos se habían recostado en el sofá dejándose caer, Marco del lado izquierdo de Tom, mientras control en manos, sus dedos presionaban los botones. Fue en un momento cuando en el juego se cambiaba de escenario que Marco pudo ver de reojo como en los pantalones de Tom se movía algo, como queriendo salir, era su miembro. Al principio fue una vez, luego a los dos minutos sucedió lo mismo, Tom parecía aguantar para evitar una erección. Él no quería admitirlo, por más días que pasaron desde aquella noche, intentó seguir adelante, planeaba dejar en el olvido ese episodio de su vida, todo por mantener su relación con Star sin excusa o engaño, por eso es que se expuso a ir a la casa de Marco, se quiso poner a prueba, quería demostrar que su temple era de hierro, pero simplemente no podía negar que ya había algo allí, invisible a los ojos pero palpable a los sentidos, ya era difícil ignorarlo. Medio cerró los ojos colocando su cara más seria posible, cuando nuevamente una presión en su pantalón lo obligó a pausar el juego.

-¿Tom?- Marco quiso espetar al respecto pero Tom dejando a un lado el control y con su brazo derecho, se cubrió los ojos y dijo lo que ambos sabían.

- Tensión sexual.- Fue un momento de silencio y Marco se puso nervioso. Cuando Tom lo notó al mirar discretamente a su amigo mientras aún tenía su brazo en su rostro, intentó tranquilizarlo.

-Ah no, no, no, no, no, perdona es problema mi...o...- En ese momento el chico moreno posó su mano derecha sobre la entrepierna de Tom, en un principio iba a detenerlo pero algo dentro de él le pedía que se detuviera.

-Estás semierecto.- Marco se levantó del sofá, se colocó frente a un confuso Tom y se puso de rodillas, en ese momento el chico demonio entendió.

-E... espera no tienes que…*ngh*...- Tom no detuvo a Marco, el joven demonio entrecerró uno de sus tres ojos en señal de excitación, Marco tenía una mano sobre el muslo de Tom y con otra masajeaba su miembro por sobre la ropa, lentamente el pene de Lúcitor fue tomando grosor y ganando pulgadas, hasta que estaba completamente erecto.

-Pa...par*hhha* Marco estas... estas confundiéndome.- Díaz escuchó a su amigo y tomó esas últimas palabras como un reto.

-¿Confundiéndote? Je, no tienes ni idea o sí Lúcitor.- Tom quien había cerrado los ojos en un esfuerzo por resistir, los abrió lentamente y miró a Marco hacer algo increíble. El chico de ascendencia Mexicana tomó con sus dientes el zipper de sus pantalones de gala, y lo bajó lentamente mientras cerraba los ojos. Marco no parecía él mismo, estaban actuando sus instintos.

Con cuidado, con una delicadeza casi solemne, Marco fue sacando el monstruo de su prisión de poliestireno, cuando por fin estuvo completamente fuera tanto el pene como los testículos, Marco soltó un leve soplo a las bolas de Tom y elevó su viento hasta llegar a la cabeza del trozo de su amigo.

-*Aaaahhh~♡*.....¡nnhg!- Al escuchar eso, Marco sonrió, la excitación había ganado la batalla entre la duda y el deseo. Tomó el genital del chico demonio con su mano derecha, estaba tan duro que no pudo rodearlo completamente con su mano, sus dedos se marcaban en la piel rosada intensa del miembro de Tom.

-Mira Tom, no seas tímido, tu monstruo aquí está siendo más honesto que tú.- Su voz era provocadora, Tom cedió y observó a su mejor amigo cuando este empezó a masturbarlo, primero con una mano, él intentaba evitar los espasmos que nacían cada vez que Marco bajaba su mano y obligaba a que la piel de su prepucio abandonara completamente el glande rosa pálido, y finalmente regresar y cubrir con su cuero toda la cabeza sin dejar a la vista la punta.

-¿Ves esto? ¿ves como juego con tu verga?.- Cada palabra sucia que su amigo recitaba al masturbarlo, era como un potenciador que lo excitaba casi al límite.

- Ma... Marco... espe… espera, detente, si sigues haciendo esto yo voy a. ¡Aahhgg!- Marco apretó con algo de fuerza el miembro de Tom y cambió su tono de voz a una más ruda.

- No mi amigo tú no vas a acabar a menos que yo te diga que vas a acabar ¿entendido?- Las palabras de Marco habían adquirido un tono autoritario, algo que en un primer momento asustó a Tom, pero se percató de que le excitaba de sobremanera.




Pasó media hora desde que Marco había empezado a masajear a Tom, primero con una mano, luego con dos manos a la vez, giraba sus muñecas como apretando tuercas para darle el efecto de un juguete sexual, Marco estaba concentrado en lo que hacía, así que le sorprendió un poco al sentir como Tom empezaba a mover sus caderas lentamente.

-*Hha*, *hhha*, *hhhha*, *hhhhhaa*...- Tom había entrado en modo automático, embestía las manos de Marco, haciendo alusión a una vagina o en la mente de Marco "a un culo", podía escuchar los gemidos, jadeos y contemplaba las facciones del rostro de Tom, que mostraba los dientes y sus ojos cerrados en señal de súplica, en espera de que no terminara lo que Marco le hacía sentir. Fap, fap, fap, cada vez se escuchaban más fuertemente cuando Tom "penetraba" las manos de Marco, el chico demonio quien tenía entre abiertos los ojos, excitado hasta el punto que ya no veía a Marco, sólo las manos que asumían el rol de consolador masculino, el moreno miraba extaciado.

- Eso es campeón dejala ir toda, ¿cuánto dijiste que te mide?.- A la pregunta, Tom contestó más con gemidos que con palabras.

-Veinicin*nngh*... co... *hhha*, *hhhha*, ¡nngha!.- La velocidad con que se movía había aumentado, Marco entonces tomó el control y con ambas manos y acercando su rostro peligrosamente a las bolas del chico rosado comenzó a moverse rápidamente, de arriba a abajo, de arriba a abajo. En breve Tom reaccionó.

-¡Oooooohhhhhh!... ¡Ngghhhh!- Alzó la cabeza por el efecto del extasis y dejó salir un enorme chorro de su espeso néctar, que cayó en el rostro de Marco.

-Lo, lo, lo siento.- Dispulpandose intentó buscar al alcance un pañuelo. Marco se puso de pie, ya se había sacado su miembro de veintiun centimetros y tomó las manos de Tom, las acercó a su entrepierna y ordenó.

- Te toca.- Tom extrañado por la actitud de Marco, pero aun excitado al ver como este pasaba su lengua por sobre su labio donde un poco de su semilla había llegado al rostro de su mejor amigo, vio con asombro como se tragaba esos residuos. Marco estaba muy excitado, más aún de haber probado el semen de Tom, algo que hizo sin pensar.




Tom comenzó el vaivén sobre el pene de Marco, este último colocó sus manos en el muro que estaba a espaldas del sofá, observaba a Tom masturbarlo mientras en su mente una voz le decía que acercara más su miembro al rostro de Tom. El chico demonio tocaba los testículos de su amigo, masajeándolos, luego iba al miembro, lo ordeñaba y frotaba al tiempo que buscaba el frenillo y lo estimulaba con agilidad.

-¡Ooohhh~♡!, ¡aaahhh~♡!, ¡ngh! - Bingo, había logrado encontrar el punto más estimulante para Marco, y se centraba en ello. De repente se dio cuenta de que el miembro de su amigo estaba a unos centímetros de su rostro. El miedo invadió a Tom, buscó la mirada de Marco al alzar la cabeza y este lo observaba, serio, impávido, el moreno arqueó una ceja y esperó, Tom entendió lo que Marco quería, bajo la cabeza a la enorme polla de Marco, se detuvo por un momento antes de tomar el genital de su amigo con sus manos nuevamente, quedó absorto en aquel trozo de carne que tenía justo frente a sus labios.

-¿No quieres verga? - Fueron las palabras que Marco lanzó para provocar una reacción en Tom, la que fuera con tal de que llevara su pene a recibir lo que buscaba con impaciencia...

Tom contestó después de unos minutos. -Sí...qui....quie....quiero...- Marco cerró los ojos cuando sintió los labios de Tom aprisionar su miembro.

•••

Continuará…
images-4-jpeg.183670


De verdad espero haya sido de su agrado. Estoy atento a sus comentarios.
 

The Vampire Lord, Whee
Registrado
11 Nov 2013
Mensajes
221
O my god!!!!!, tan bueno como siempre, dejas a uno con las ganas, malo, malo. Espero la continuacion
 
Arriba Pie