Crónica Evento The Lurking Chaos [Challenge] [Mai Hitomi]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
7,391
Ubicación
Dirac Sea
Offline
El Incidente de Amida ha sido resuelto, sin embargo la tranquilidad no ha regresado del todo al Tamer. Una sensación constante de estar siendo observado y pesadillas recurrentes han hecho de las últimas noches algo agotador para la mente de este. Todo se remite a lo ocurrido ese día: Aquella sonrisa macabra y presencia abrumadora siguen nítidas en los recuerdos del Tamer, como si ese Digimon lo estuviera siguiendo desde entonces. Incluso si el Tamer ha visto y enfrentado Digimon demonios antes, había algo en este que no se compara con el resto. Algo antinatural, perverso... Como si fuera algo aún peor que un Digimon, un monstruo o un demonio. Algo aún más peligroso.

Tras otro pesado día el Tamer regresa a su cama a tardar de conciliar el sueño. Sin embargo, una vez más "eso" está ahí... esperándolo

"The Lurking Chaos” [Challenge]
- Requisitos
  • Haber superado la Crónica Invitation to the Other Side
  • Modalidad Solo
- Sinopsis: Una vez más Tamer y Digimon están frente al Mephismon que vieron en Niflheim, el cual los observa con la misma expresión macabra que caló en ellos la primera vez. Aún sin mediar palabra, la criatura deja clara su intención: "Peleen. O al menos inténtenlo" El instinto de supervivencia impulsa al Tamer a alzar su Digivice y pelear por su vida. Es evidente que la batalla que empezó ese día va a continuar en ese momento
- Escenario: ???
- Objetivos:
  • Enfrentar a Mephismon
- Notas:
  • Oponente: Mephismon
  • Sin importar la diferencia de nivel o tácticas, es imposible sorprender o dañar a Mephismon. Por otro lado, Mephismon no intentará matar al Tamer o Digimon y es evidente que solo estará "jugando" con ambos
  • La Quest termina cuando Mephismon decide atacar directamente al Tamer con sus propias manos, lanzándose sobre él y despertándolo
  • Mínimo de Posts: 3
- Limitaciones:
  • Mephismon es inmune a todos los efectos de Cartas, así como Ilusiones y Control Mental
- Recompensa:
80+ Puntos: DigiMemory Mephismon [Death Cloud]. Medalla "Lurking Chaos"

Tamer: Mai Hitomi
Digivice: D-Arc

Blair Blair el feedback de éstas llegará en tiempo y fecha o.ó
 

スパークル
Supermoderador
Offline

Mai respiró hondo cuando percibió la oscuridad que le rodeaba, podía ver apenas a un metro de distancia en cualquier dirección, pero simplemente había vacío. Negro. La sensación de estar siendo observada le incomodaba de sobremanera, enviándole escalofríos por la espina dorsal y calando en todo su cuerpo, ¿dónde se encontraba? Coronamon escaló desde su brazo hasta su hombro, elevando la cola en un intento de proporcionar algo más de luz para facilitar la visión de su amiga, pero no sirvió de mucho.

Estábamos en la cabaña, ¿no? – Cuestionó ella de pronto, el león asintió con un monosílabo y afiló la mirada; su pelaje se erizó y por acto reflejo saltó desde el hombro de la humana hacia el suelo directamente frente a ella. Su cuerpo entero reaccionó ante la “amenaza” que percibía y se colocó en una posición defensiva que hizo reaccionar a Hitomi. La pelirroja tenía el digivice ya en su mano, pero no lograba ver lo que fuera que el child estuviese sintiendo. – ¿Qué sucede?

Hay algo por allá. – No volteó a verla, sus ojos seguían fijos en la oscuridad, como si el hecho de quitar su mirada de ahí fuera a significar su muerte instantánea. Un sonido lejano, como un silbido, llamó la atención del dúo de Gungnir; los ojos de ambos se clavaron en la impenetrable oscuridad, sus cuerpos tensos en su totalidad mientras esperaban que lo que fuera que generara ese sonido se presentara ante sus ojos.

El entorno se silenció de pronto y lo único audible era la respiración de cada uno, Mai era capaz de escuchar y sentir sus propios latidos, se sentía incómoda y ansiosa. El tiempo transcurrió demasiado lento para su gusto y de manera repentina, toda la incertidumbre se vio quebrantada por un abrupto estruendo, seguido de la disipación repentina de la ‘capa oscura’ que los rodeaba. Coronamon arrugó el entrecejo a la par que la asiática daba un paso hacia atrás, apretando el digivice en su mano diestra.

¿Es…?
Mephismon. – El león soltó el nombre de aquel digimon, quien los miraba en silencio y con un gesto por demás gélido y amenazante, si las miradas mataran, el dúo de Gungnir ya habría perdido la vida. El virus alzó su brazo hasta que, con su dedo extendido, apuntó a la pelirroja y aquello disparó otra corriente eléctrica por el cuerpo de la nipona.

Mai reaccionó por mero instinto, alzando su digivice para iluminar con éste el cuerpo de su compañero digital, Coronamon se transformó y aumentó su tamaño considerablemente, abriendo paso al Dios del Olimpo. Apollomon elevó el brazo y flechas salieron disparadas al instante en contra del enemigo, el cual evadió con extrema simpleza y tensó el cuerpo de la Tamer en el proceso. Hitomi deslizó una carta por su digivice, otorgándole a Apollomon una técnica que, en teoría, debería ser más efectiva en contra de su enemigo al ser oscuro.

¡God flame! – El Ultimate hizo uso de la técnica, la cual impactó al Perfect, pero no le hizo daño alguno. La Commander apretó con más fuerza el digivice en su mano, ¿qué demonios? El león chistó a la par que su gesto se desencajaba, en su mente se formulaba la misma pregunta que la pelirroja y acto seguido, se colocó en una posición defensiva. Estaba listo para seguir el combate, aunque en ese momento el shock de que aquella técnica no hubiera surtido efecto le causaba conflictos internos.

Mephismon se movió grácilmente hacia el de mayor tamaño, golpeándolo con una fuerza descomunal en el costado de la cabeza y mandando al gigante directo hacia el suelo. Apollomon se puso de pie tan rápido como le fue posible y con la mirada buscó a su tamer, quien se encontraba mirando todo desde una distancia segura, la chica tenía un gesto por demás serio, pero a pesar de que no externaba lo que sentía, el león podía percibir un ligero temblar en el cuerpo de la nipona. Apretó la mandíbula y se volvió a colocar en posición defensiva, decidido a detener a aquel ente para proteger a la humana que se encontraba con él.

Apollomon afiló la mirada y avanzó rápidamente, cortando la distancia entre Mephismon y él. El oscuro ni se inmutó prácticamente esperó a que el ígneo se acercara lo suficiente para luego evadirlo con completa calma, pateándolo esta vez con menos fuerza y empujándolo de nuevo hacia el suelo. El Ultimate reaccionó más rápido que la vez anterior, evitando caer por completo y girándose para lanzar una patada al de menor nivel, misma que éste parecía ya estar esperando, pues sin siquiera dudarlo se sumergió en las sombras.

Pero qué dem… – El de Gungnir miró el “charco” oscuro con extrema confusión, luego volteó a ver a su amiga. – Mai, I want you with me. – Pidió, con aquella “revelación” en cuanto a que el enemigo podía desvanecerse de esa manera no se sentía cómodo dejando a su Tamer por su cuenta.

Hai.


Tizza Tizza
 

スパークル
Supermoderador
Offline

La asiática corrió rápidamente en dirección a su compañero digital al mismo tiempo que Apollomon daba un par de pasos, acortando la distancia lo suficiente para que solo fueran necesarios un par de segundos para estar juntos. El digimon se apoyó en una de sus rodillas a la par que extendía su brazo hacia el suelo, apoyando su mano en el mismo para permitir que la nipona escalara a ésta. Una vez tuvo a su Tamer en la mano, se irguió nuevamente y resguardó a la humana en su hombro.

Sostente. – La mirada severa del Dios del Olimpo regresó hacia el campo de batalla, la tensión aumentaba con cada segundo y tanto Mai como Apollomon tenían la sensación de que la situación no haría más que empeorar antes de mejorar. – ¿Aparece algo en el radar del digivice? – Cuestionó, Hitomi no tardó en extraer dicho aparato, alzándolo lo suficiente para tenerlo a la vista y acto seguido, activó la función a la que el Digimon hacía referencia.

El holograma se extendió ante los ojos de la Commander, pero ninguna señalización fue visible. La pelirroja negó con un simple sonido a la par que alzaba la vista nuevamente, Apollomon chistó. El enemigo apareció nuevamente y de forma repentina, sin enviar algún tipo de alerta al D-Arc y encima hubo hecho acto de aparición desde un ángulo completamente extraño e inesperado. El par de Gungnir pudo percatarse de que nuevamente salía de una sombra, sin embargo ésta vez era una considerablemente más pequeña.

¿No importa el tamaño de la sombra? ¿Es una broma? – La nipona maldijo por lo bajo y Apollomon elevó sus brazos tan rápido como pudo, cruzándolos en su costado como le fue posible para amortiguar la patada que le fue propinada por parte del enemigo. Mephismon ni se inmutó y de forma ágil giró en el aire, impulsándose por el impacto contra los brazos del Dios para lograr aquello con mayor facilidad. Otra patada fue a dar hacia la anatomía del ígneo, empujándolo unos centímetros hacia atrás en el proceso.

¿Estás bien? – El Ultimate resistió otro impacto y trató de ver la posición de su amiga, quien se había agachado y sostenido del cabello del ente digital para evitar caer de su posición ante los movimientos ligeramente bruscos de Apollomon.
Sí, no te preocupes por mí. – Musitó en respuesta, usando su mano libre para extraer cartas desde su estuche. Pasó el naipe por su digivice cuando tuvo la oportunidad de hacerlo sin riesgo a caerse y un brazalete dorado apareció al instante en el brazo diestro del Ultimate. El ígneo activó la espada de energía púrpura y se giró rápidamente, fallando en el intento de herir a Mephismon debido a la rápida reacción de éste; el oscuro no parecía inmutarse ante nada.
Es muy veloz. Y siento que solo está jugando conmigo.
Se acerca lo suficiente como para estar en tu rango de ataque y después evita sin esfuerzo alguno. ¿Intentará cansarte?
No, creo que literalmente solo juega conmigo. No intenta matarme, o no me da esa sensación… – Gruñó y volvió a moverse, fallando por milésima vez en su intento de ofensiva. Mephismon volvió a perderse en una sombra y salió de otra, golpeando la espalda del gigante apenas lo suficiente para que éste perdiera el equilibrio y cayera de rodillas, Apollomon no tardó en subir su mano izquierda, colocándola cerca de su hombro para evitar que la asiática cayera desde allí.

¡¿Qué quieres de nosotros?! – Sylph alzó la voz un tanto frustrada, seguía sin saber dónde se encontraban y su digivice no le alertaba de la presencia del enemigo por más que lo tuvieran en frente. Mephismon simplemente les dedicó una mirada vacía, pero que a ambos miembros de Gungnir les provocó una sensación horrible internamente. El Ultimate se colocó automáticamente en una posición defensiva, mientras que la pelirroja se tensó de pies a cabeza e hizo más fuerza en sus manos para sostenerse del cabello de su compañero digital.
Tenemos que salir de aquí.
Ni siquiera sabemos dónde estamos. – Refutó ella, pero el gigante no le prestó mucha atención y comenzó a movilizarse entre la oscuridad, se sabía en desventaja por el terreno, especialmente la particular habilidad del enemigo. Aquello le incitaba a buscar un sitio más iluminado, donde hubiera menos lugares desde los cuales su enemigo pudiese entrar y salir del terreno a placer; su mente trabajaba tan rápido como fuera posible. ¿Habría forma de ganar esa pelea? El hecho que sus ataques no habían surtido efecto alguno previamente le causaba muchísimo conflicto, ¿cuál era el plan a seguir bajo esas circunstancias?


Tizza Tizza
 

スパークル
Supermoderador
Offline

Por más que Apollomon avanzaba no se acercaba a ninguna parte en particular, su entorno seguía estando mayormente a oscuras y no era capaz de visualizar cosas a la distancia normal que podría hacerlo bajo cualquier otra circunstancia. El Dios tuvo que detenerse nuevamente para evadir una ofensiva ajena y luego fue golpeado de todos modos tras un movimiento grácil, la demostración de fuerza y velocidad en Mephismon no paraba de sorprender al ígneo.

¿Se estaba conteniendo? Cada vez parecía moverse de una forma mucho más certera, cortando los intentos de contra ataque del ultimate de manera contundente. La mirada gélida del enemigo no cambiaba y la tensión parecía estar en su máximo punto, con el dúo de Gungnir sintiéndose acorralado y sin una manera de pelear para salir de la situación, ¿cómo se supone que ganaran una pelea en la que no había forma de dañar al rival? Mai chistó audiblemente cuando se percató de los jadeos de su compañero digital. No solo debían preocuparse por los ataques, sino también por el cansancio del Digimon.

Apollo…
Estaremos bien. – Interrumpió él, bajando la mirada ligeramente para poder detectar el contorno de la figura femenina. El cabello de Mai se movía a causa del viento y se mezclaba con las hebras de los cabellos del ultimate, aquello transmitía cierta “calma” al Digimon a causa de la cercanía con la humana, lo hacía sentirse aunque fuera mínimamente más tranquilo por no tener que preocuparse todo el tiempo por la posición de la chica en el campo de batalla. – Saldremos de esto, lo hemos hecho en muchas otras ocasiones.
Tienes razón. – Musitó, aunque en su mente no se dejaba de repetir que nunca habían enfrentado a un enemigo como aquel, uno que fuera inmune y aunque de menor nivel, superaba con creces las habilidades del león. Apretó los puños inconscientemente y se mordió la parte interna de sus mejillas, regañándose silenciosamente por la desconfianza que yacía dentro de sí misma, ¿cómo podía portarse de ese modo con su mejor amigo? Sabía que no eran invencibles, era algo que tenía claro desde hace mucho, pero odiaba sentirse de la forma en la que lo hacía ahora.

Llevó una de sus manos hacia su pecho y apretó el emblema que ocultaba bajo su ropa, chistó nuevamente, algo debían poder hacer. Algo. Lo que fuera. Sintió la pesada mirada de Mephismon sobre ella y su cuerpo se heló al instante, el enojo la invadió de nuevo ¿por qué le aterraba tanto ese ser?

¡Cuidado! – Alertó ella, Apollomon elevó los brazos nuevamente y se apoyó en una rodilla, intentando mejorar su apoyo y resistiendo el golpe como le fuese posible sin caerse. Rugió con fuerza y trató de contraatacar, pero nuevamente un simple movimiento del enemigo bastó para detenerlo en seco. Es como si con aquellas simples acciones quisiera demostrar que era más poderoso y que no tenían forma de ganar.

El león jadeó nuevamente y apretó la mandíbula, irguiéndose por millonésima ocasión, no tenía intenciones de caer sin luchar hasta el final. Tenía que proteger a su Tamer a toda costa. Su pensamiento se detuvo de golpe cuando Mephismon volvió a salir desde una sombra a escasos centímetros de ambos, pateó a Apollomon en el pecho y acto seguido se abalanzó sobre la Commander cuando el león no podía reaccionar con rapidez. Los brazos del oscuro se extendieron y se dirigieron hacia la chica, quien cruzó miradas con el digimon y sintió nuevamente el miedo controlándola por completo. No podía mover ni un solo músculo.

¡Mai! – El ígneo trataba de subir sus brazos a tiempo para alejar a la amenaza, pero su gesto comenzó a desfigurarse cuando se percató de que no llegaría a tiempo.

La respiración agitada fue acompañada por un movimiento brusco, la nipona se sentó rápidamente en la cama y miró en todas direcciones rápidamente, sentía el corazón a punto de salir disparado por su garganta. Buscó con la mirada a Coronamon, el león estaba plácidamente dormido en el suelo, Sylph se llevó la mano al pecho y se estiró la blusa ligeramente, como si el cuello de la misma estuviera impidiendo que respirara con normalidad.

Tch… – Se mordió el labio con un poco más de fuerza de la deseada, sus manos estaban temblando, ese sueño había sido demasiado real. Seguía sintiendo la ansiedad y el terror de su cuasi encuentro con la muerte, ¿qué acababa de pasar?


Tizza Tizza fin~
 

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
7,391
Ubicación
Dirac Sea
Offline
@
Blair
Blair el feedback de éstas llegará en tiempo y fecha o.ó
This Tizza... Bueno, gracias por la espera, empecemos.

Fue curioso el acercamiento que le dedicaste a esta pesadilla. Sabiendo que Mai estaba en un "sueño", sin dudas podrías haber creado escenarios más extraños o desesperantes. En su lugar optaste por un enfrentamiento más realista y vivido, cosa que jugó a tu favor, porque a futuro Mai podría confundir esta experiencia con una premonición. También tenemos que tener en cuenta que Hitomi está muy cerca de alcanzar el pináculo de los Tamers, así que enfrentar a un enemigo de este estilo, sabiendo que tiene muy poco margen de mejora, le da mucho más sentido a su frustración y justifica el nacimiento de un posible trauma a futuro. No sé que tan importante será esta historia para tu par, pero sin dudas aquí has dejado buen material que podrás aprovechar a futuro.

Por otro lado, tu Narrativa fue espléndida como siempre y era imposible atentar contra el realismo siempre que siguieses los parámetros bases de la Quest. Bien hecho.


Narrativa: [25/25]
Interpretación: [25/25]
Realismo: [25/25]
Desarrollo: [25/25]


Total: [100/100] Escenario "Challenge" Aprobado

+ DigiMemory Mephismon [Death Cloud]
+ Medalla "Lurking Chaos" (Será otorgada cuando esté disponible)
Pagas Asignadas​
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie