Película Travesuras de una bruja / La bruja novata

Yukino's boyfriend
Registrado
11 Dic 2005
Mensajes
6,733
Ubicación
España


Gran Bretaña, agosto de 1940. Carrie, Charlie y Paul son tres niños huérfanos que, como muchos otros, son enviados al campo por el gobierno para no estar expuestos a los continuos bombardeos que sufre Londres por parte de la aviación alemana. Van a parar al pueblecito costero de Pepperinge Eye, donde se hace cargo de ellos, a regañadientes, Eglentine Price, una excéntrica dama que resulta ser aprendiz de bruja...

Walt Disney nunca tuvo la intención de producir una segunda parte de Mary Poppins (Mary Poppins, Robert Stevenson, 1964), pero si el mítico filme protagonizado por Julie Andrews tuvo una secuela más o menos inconfesada, esta fue La bruja novata, rodada siete años después, cuando el gran Disney ya había fallecido. En este caso la heroína tenía quince años más y sustituía el paraguas por una escoba voladora, pero la fórmula era prácticamente la misma -magia, humor, números musicales y una importante secuencia que combina los dibujos animados con los personajes reales- e incluso gran parte del equipo artístico y técnico: los actores David Tomlinson y Reginald Owen repetían, así como el productor, director, guionistas, montador y autores de música y canciones -una de las cuales fue nominada al Oscar-; reincidían también algunos animadores -Milt Kahl, John Lunsbery, Eric Larson y Jack Boyd- y dibujantes de fondos -Al Dempster y Bill Layne-, y Ward Kimball, que formó parte del equipo de animadores de Mary Poppins, pasaba ahora a ser el director de animación. Incluso repetía Eustace Lycett, uno de los responsables de los efectos especiales de Mary Poppins, que en La bruja novata volvió a ver su labor y la de sus compañeros recompensada con un Oscar.

El resultado final no está a la altura de su famosa precedente, aunque también es cierto que simplemente era imposible repetir el fenómeno. Teniendo en cuenta esta circunstancia, la verdad es que La bruja novata, vista hoy, tiene poco que envidiar a su inspiradora y en algunos aspectos incluso la supera -es, por ejemplo, menos acaramelada y más divertida-. De alguna manera Eglentine Price, con todos sus defectos y torpezas -excelente Angela Lansbury-, resulta más asequible al espectador que la perfecta Mary Poppins, y la parte musical -de la que el episodio de Portobello Road es magnífica apoteosis y tal vez canto del cisne de un género que a partir de entonces solo alcanzaría cierto esplendor en el dibujo animado- funciona con gracia y eficacia.

La divertida secuencia que combina dibujos animados con actores de carne y hueso dura algo más que la del cuadro de Mary Poppins -casi veintiún minutos- y muestra el viaje de los protagonistas a la isla de Naboombu, en busca de la estrella de Astoroth. Es en esta larga secuencia de animación y en la secuencia final del enfrentamiento entre los invasores alemanes y un ejército de armaduras que cobran vida gracias a un hechizo, donde el equipo de efectos especiales se luce y otorga a la película ese toque mágico que distingue casi todas las producciones Disney.

EEUU, 1971. Título original: Bedknobs and broomsticks. Director: Robert Stevenson. Autora (novela original): Mary Norton. Guionistas: Ralph Wright, Ted Berman, Bill Walsh, Don DaGradi, Ken Aderson. Productor: Bill Walsh. Música: Irwin Kostal. Intérpretes: Angela Lansbury, David Tomlinson, Roddy McDowall, Sam Jaffe, John Ericson, Bruce Forsyth, Cindy O'Callaghan, Roy Snart, Ian Weighill, Tessie O'Shea. 117 minutos.
 
Arriba Pie