Oneshot Tu recuerdo me bastará

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Dolor, dolor, dolor, más dolor, era lo que sentía, no quería hacerlo, le dolía hacerlo, pero, no encontraba otra opción, era eso o vivir con la carga social de ser eso, la palabra “L”, que su familia la señalara, que la sociedad las criticara, prefería evitar esa pena, que seguir a su lado. Trató de engañarse a sí misma, trato de engañar al mundo, mentirles a todos, pero, el peso de la traición era mayor que ninguno. En cuanto dio el primer beso a ese chico, se dio cuenta que fue un error, un enorme y estúpido error, se dio asco, repulsión, vergüenza, estaba contradiciendo a su corazón, a su amor, a su yo real. ¿Cuándo el miedo fue más fuerte que el amor? ¿Cuándo la consumió el temor para olvidarse de sus sueños?

Nacer en una familia católica modelo para su ciudad, fingir ser una niña buena, la hija perfecta, de nada servía, si al final, sus sentimientos estaban encapsulados en mentiras, su verdadero amor le pertenecía a su mejor amiga, esa chica con la que compartió desde la infancia, crecieron y se enamoraron, pero, el miedo pudo más. Dieciocho años, seis desde que se confesaron, tres desde que tuvieron su primera vez, pero, un comentario bastó para romper todo eso, escuchar a su madre gritarle a una vecina por “inventar” haberla visto besarse con Mónica ¡Claro! Su hija, la distinguida cantante del coro de la iglesia y estudiante número uno del distrito, no era una sucia enferma mental. Ese comentario tan cruel y déspota, daba a entender que nunca aceptaría quien era, tal vez, era lo mejor, cumplir a sus padres, antes que a sus sentimientos.

Pasaron los meses, tuvo al novio “ideal”, pero, fue inútil, las náuseas de besar a un hombre y darse de cuenta que no podía olvidarla, estar lejos de ella le hizo percatarse de que la amaba más y más, que se sentía pésima por abandonarla, nunca pensó en ella, después de todo, era un secreto, las dos siempre ocultaron su relación ¿Qué si ella tenía los mismos temores? ¿Las mismas dudas? Todo lo que ella sintiera a escondidas y con un miedo similar para no contárselo, lo mandó al carajo por no decirle lo que le preocupaba, lo que la comía en vida.

Por fin se había decidido, tiraría por la borda todo, le importaba poco lo que pensaran sus padres de ella, si era necesario, escaparían juntas, buscarían ser felices, cumpliría el sueño de ella de tener una familia, con dos perros, un feo pug y un redondo salchicha, todo lo que ella quisiera, mientras le perdonara haberle dicho que no la amaba y que nunca sintió algo real por ella, tenía que hacerle entender, que el miedo pudo más.

Tomo fuerzas, aunque sus pies temblaban de nervios y sus manos sudaban, su mente tenía solamente una idea, disculparse, disculparse por todo lo que ella debió haber llorado, porque Mónica era una llorona, lloró por un globo que se le reventó en su fiesta de cumpleaños, así como lloró porqué un día se le olvidó ese día. Sin importar si ella se resistía o estuviera molesta, tenía que soltar esos sentimientos y poder explicarle sus motivos que la hicieron cometer tan estúpida decisión.

El momento llegaba, ahí estaba Mónica, en el pasillo, parada, estática, como si esperara a alguien, quizá, le esperaba a ella. Se animó a hablar, pero, nunca esperó que sus planes cambiaran por una invitada inesperada a su obra de teatro que de desamor pasó a tragedia. Era guapa, sin dudas, más guapa que ella, sabía que era bonita, de las más bonitas, tan bonita como Mónica, pero, esa chica era otra cosa, parecía un ángel, pero, en realidad, era un demonio, una diabla, alguien que, frente a su cara, le arrebataba los labios de la chica que amaba, que la besaba sin miedo, sin temor, sin preocupación del que dirán, con esa confianza que ella nunca podría tener. La gota que derramó el vaso, fue la mirada de su amada asomándose en medio del beso, esos ojos, esos ojos que tanto le gustaban, le decían: “Adiós”.

Ella nunca se le ocurrió que alguien pudiera descubrir la maravillosa alma que tenía Mónica, nunca pensó que alguien le fuera a arrebatar a su amada, cuando le quedó más que claro con ese beso, que, una extraña se llevó su corazón prendido al cuerpo de Mónica. Solamente se dio la vuelta, derrotada, con el corazón devastado, lo que pensó que esa mañana sería una balada de reconciliación, fue un réquiem a sus sentimientos, esa mirada le hizo saber entre comillas, algo que nunca pensó, no le quedaba más que resignarse. Lloró, se río por lo tonta que fue, pero, no podía odiarla, ni culparla de que no la esperara, solo deseaba que fuera feliz.


- Vete con ella, se feliz, no sufras más, mi amor por ti, no va a cambiar, aunque me quede sola, tu recuerdo me bastará. -
Pensó la chica caminando sin fuerzas hacía su aula, dándose cuenta, que el miedo, le ganó al amor, su primer amor al cual tiró por la borda.







u3u Esta historia es un Another Point of View del oneshot: Sentido Común.
 
Última edición:

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
¿Ves? A eso me refería :3 Obviamente este me gustó mucho más porque se pueden explorar los motivos de otra persona y lo que la llevó a actuar de determinada manera. Muy bien, muy bien <3 Lo apruebo (?) xD
 
Arriba Pie