Quest D Historia Un nuevo par de alas… y una cola [Ethan Walker]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
6,100
Ubicación
Dirac Sea
"Un nuevo par de alas… y una cola"

- Participantes: [Ethan Walker]
- NPC involucrado: Vitramon
- Sinopsis: Tras las recientes e intensas aventuras en las cuales ha participado, Agnimon ha podido Digievolucionar a su siguiente etapa convirtiéndose en un Vitramon. Para cualquier Digimon sería una gran dicha alcanzar la etapa Perfect, sin embargo, el Hybrid no la está pasando muy bien: su nuevo cuerpo y el antiguo son tan distintos que está teniendo serios problemas de adaptación, sobre todo con sus nuevas extremidades. Desesperado, ha decidido pedir ayuda a Ethan y Ryudamon con la esperanza de que estos puedan orientarlo.
- Escenario: Afueras de Holy Angel Citadel.
- Objetivos:
*Apoyar a Vitramon en su entrenamiento hasta que este se sienta cómodo con su nuevo cuerpo.
- Notas:
- El NPC [Agnimon/Vitramon] estará presente.
- Digivice: D-Arc.

everyday everyday sorry por la tardanza, las distracciones han sido poderosas estos días xDu
 

Moderador
Registrado
22 Jul 2012
Mensajes
8,035
Ubicación
Vagando por ahí
Aquella mañana el dúo de Black Jack se encaminaba hacía una de las entradas de Holy Angel Citadel con la intención de cumplir una peculiar petición: ayudar a su camarada Agnimon tras haber evolucionado en un Vitramon. El americano casi había olvidado que los Digimon podían Digievolucionar de manera natural y sin la necesidad de tener un Tamer a su lado, nadie podía culparle, había pasado largo tiempo desde la última vez que vio algo así, además, hasta donde tenía entendido la Digievolución natural era un evento que ocurría de forma esporádica a partir del nivel Adult. Lo más extraño de todo aquello es que Agnimon les hizo llegar el recado empleando a la misma Central de Tamers como intermediaria, eso quería decir que Agnimon no solo no se tomó la molestia de irlos a buscar en persona, sino que también era probable que ni siquiera hubiera puesto un píe en la ciudad.

—¿Qué crees que haya sucedido, enano? —El humano bajó la cabeza para encontrarse con la atenta mirada de su dragón—, Agnimon no suele usar a terceros para contactarnos, eso más bien es algo propio de Aegiomon —hizo rodar los ojos al recordar al caprino.

—Tal vez está ocupado con algo —el samurái suspiró, el Child también lucía un tanto confundido y consternado por el peculiar actuar del ígneo—. Ahora que es un Perfect tal vez tiene mayor trabajo, ya sabe, muchos Tamers puede que estén buscando a un Digimon fuerte que les acompañe a complicadas misiones.

—Puede ser… —susurró, volviendo su atención al camino, la verdad es que no sonaba muy convencido.

Como el movimiento en la ciudadela iniciaba incluso un par de horas antes del alba, no era sorpresa alguna que la dupla Elite se encontrase con una rebosante actividad en las cercanías de la entrada: grandes carretas repletas de toda clase de productos, desde pacas de avena y trigo, verduras, hasta montones de cajas llenas de diversos cortes frescos de carne recién sacada de los campos de cultivo. En esta ocasión tuvieron la oportunidad de ver a un artista, se trataba de un mimo que realizaba su actuación en medio de la calle junto a su compañero, un Impmon que imitaba a la perfección todo movimiento realizado por su Tamer. Antes de salir por completo de la ciudad un vendedor ambulante intentó convencer al castaño de comprarle sus “rarísimos” naipes, Ethan solo les echó un rápido vistazo para concluir que no tenía nada bueno, además, solo confiaba en Gigimon cuando se trataba de buscar naipes raros y de calidad.

A las afueras de la ciudad angelical existían abundantes zonas despejadas, obviamente aquello era un elemento táctico, pues de esta forma cualquier enemigo que intentase asaltar a la ciudad sería visto por los guardias en lo alto de la muralla sin problema alguno, dándoles tiempo de advertir a los suyos y reaccionar apropiadamente ante la amenaza. Sería ahí donde los de Black Jack tendrían que encontrarse con Agnimon, aunque tras pasear un rato por el sitio no fueron capaces de ver a ningún digital que coincidiera con las características de un Vitramon.

—Ah… ¿será ese Agnimon-sama? —el samurái parpadeó, apuntando con su nariz hacía la frontera entre el Bosque Espiritual y el claro perimetral alrededor de Holy Angel Citdel.

En efecto, justo detrás de una masa de árboles una criatura draconiana parecía estar reposando ahí. Walker se sintió un poco tonto al no haberle encontrado al principio, pues su armadura rojiza y grandes alas anaranjadas contrastaban bastante con los tonos verduscos de la maleza, sin mencionar que medía cerca de cuatro metros y medio de altura, aunque en su defensa podía alegar que se confió en que su amigo estaría en una zona despejada y no en un sitio más apartado.

—¿Eres Agnimon? —Walker y Ryu se acercaron con cuidado al Perfect. El americano ladeó su rostro y clavó su mirada en la del digital.

—Ho-hola chicos —el dragón esbozó una sonrisa nerviosa, mientras avanzaba un par de pasos. El tono de voz de Agnimon era casi el mismo, sonaba ligeramente más grave, pero era reconocible para el dúo de Black Jack—. Disculpen que me hubiera apartado un poco del claro —suspiró profundamente—, es solamente que… —hizo el ademan de abandonar la mancha boscosa, pero antes de conseguirlo su cola se movió trazando un arco y golpeando sin misericordia un tronco cercano, la fuerza fue tal que el árbol terminó colapsando de forma aparatosa. Todos los presentes se quedaron quietos, anonadados—. E-es por eso que trato de no estar cerca de nadie —aprovechó a explicar porque estaba ahí, se encogió de hombros y bajó la mirada—. Desde que me transformé en esto —extendió sus manos—, he tenido problemas para moverme todo por culpa de esta cola —suspiró molesto.

—¡A-asombroso! —El Hybrid se sobresaltó ligeramente cuando el pequeño samurái pegó un brinco de emoción al ver mejor recién evolucionado, incluso se dio el lujo de pasear alrededor de este para observarle desde todo ángulo posible—, Agnimon-sama es increíble que haya podido evolucionar por su cuenta, oh, es verdad —se llevó una garra a la comisura de su hocico—, ¿debemos llamarle ahora Vitramon-sama?

—Su-supongo que sería lo mejor —el aludido se rascó la cabeza, después chasqueó la lengua—. Genial, incluso ahora tendré problemas para acostumbrarme a mi nuevo nombre —dejó caer sus hombros.

—Eso podría solucionarse con un apodo —Walker se cruzó de brazos y ladeó la cabeza—, después podemos ayudarte con eso si quieres, pero creo que lo principal ahora es ayudarte a controlar este cuerpo nuevo —El Californiano parpadeó sorprendido, atando cabos sueltos—. ¿Es por eso que no fuiste a la ciudad a buscarnos en persona? —Vitramon asintió torpemente—. Ya veo…

—Ocurrió ayer durante el medio día, estaba caminando tranquilamente por una de las calles de Holy Angel Citadel cuando de repente comencé a iluminarme —cerró sus ojos un instante, recordando las vividas imágenes guardadas en su memoria—, al principio me emocioné al saber que estaba evolucionando, pero a medida que fui ganando volumen y tamaño comencé a preocuparme —suspiró—, cuando todo terminó e intenté moverme hice un desastre en la calle donde estaba, guardias de la propia ciudadela tuvieron que venir a asistirme para poder salir sin herir a nadie o crear más alboroto, ellos me hicieron el favor de contactar a la Central para que les enviaran mi mensaje —miró fijamente a ambos—, son los únicos que pueden ayudarme, necesito aprender a controlar este nuevo cuerpo.

—No entiendo cuál es el problema, Vitramon-sama —Ryu ladeó la cabeza—, yo cuando he digievolucionado no he tenido problemas para controlar mis nuevas formas.

—Pero tu caso es distinto, enano —Walker le dejó caer su mano hecha un puño en la cabeza a su dragón, no le impregnó fuerza alguna de modo que el digital ni debió sentirlo, pero sí se escuchó un sonido hueco cuando el impacto se llevó a cabo—, cuando pasas de tu forma Child a la Adult no hay mucho cambio, Ginryumon es prácticamente un Ryudamon alargado y para volar solo te deslizas por el aire. En todo caso tu cambio más drástico ocurre al transformarte en Grademon —movió su mano para restar importancia al punto—, aunque en ese caso adoptas una forma humanoide sin ganar extremidades adicionales, al contrario pierdes la cola, con Agnimon fue diferente —se giró al Hybrid—, él poseía un cuerpo humanoide y ahora tiene uno mucho más complejo.

Habiendo digerido las palabras de su Shogun, Ryu pudo ver desde otra perspectiva a Vitramon y comprendió un poco mejor lo que su amigo debería estar pasando; suponía que en su caso la mejor forma de ponerse en los zapatos ajenos era cuando ganaba extremidades o armamento gracias a los Card Slash, aunque en esos casos, cuando dichos accesorios eran agregados a su ser, de alguna forma extraña ya sabía cómo emplearlos, como si las instrucciones de uso también hubieran sido descargados a su mente y para emplearlos solo tuviera que desearlo, lo demás ocurría en automático. Tal vez con Agnimon al evolucionar estas “instrucciones de uso” no fueron agregadas a su cerebro y por ello ahora estaba siendo un desastre, aunque solo deseara moverse tranquilamente por ahí.

—Bien, Vitramon-sama, haremos todo lo posible para hacer que vuelva a tener control sobre su cuerpo —el samurái hizo aquella promesa con tal convicción que incluso levantó los ánimos del draconiano.

—¡¡De acuerdo, empecemos con el entrenamiento entonces!! —Vitramon se emocionó tanto que sus alas y cola reaccionaron a su entusiasmo, agitándose a sus anchas como si se tratasen de seres vivos con consciencia propia, golpeando las ramas cercanas y derribando otro inocente árbol que ahí se encontraba, de nuevo los tres quedaron paralizados en sus lugares tras la repentina acción.


Tizza Tizza pase please o-o/
 
Última edición:

Moderador
Registrado
22 Jul 2012
Mensajes
8,035
Ubicación
Vagando por ahí
—Creo primero deberíamos enfocarnos en esa mortífera cola, serás una verdadera amenaza andante hasta que no aprendas a controlarla —Ethan apuntó con su mentón los dos troncos que yacían en el suelo. Comenzó a caminar hacía una zona más desprovista de vegetación e invitó al ígneo a hacer lo mismo—. En ese caso creo que Ryu es un experto —miró a su compañero, quien sonrió alegremente.

—Muy bien, Vitramon-sama, escuche con atención —Ryu alzó la cabeza y sacó un poco el pecho, al parecer trataba de mostrarse más solemne y serio que de costumbre, pues ahora mismo el Child estaba convirtiéndose en un maestro y por ende creía que debía comportarse como tal—. La cola es solo otra extremidad más de nuestro cuerpo —se dio media vuelta y agitó la suya de un lado a otro—, es como un brazo… —se quedó pensativo un instante—, pero más alargado y mucho más flexible.

—Sin olvidar que te sale del trasero —agregó Walker con cierto tono burlón.

—Como un brazo… —Vitramon parpadeó y cerró sus ojos mientras se imaginaba aquello.

La primera imagen que vino a su mente fue la de su cuerpo de Agnimon, solo que con un tercer brazo que literalmente salía de su retaguardia, tuvo que sacudir la mente varias veces antes de conseguir desvanecer ese torpe pensamiento. Se concentró, percibiendo cada una de sus extremidades, sus brazos y piernas, aunque eran más grandes y tenían una nueva forma le resultaban familiares, lo mismo sucedía con su cabeza, no obstante, estaba aquella cosa en su retaguardia que resultaba algo completamente ajeno a él, un cuerpo extraño que se le fue añadido sin su opinión.

<< —Es como un brazo, pero más alargado y más flexible —la descripción de Ryu resonó en su mente una y otra vez >>

—Trate de relacionar tus otras extremidades con la cola —sugirió Ryu al ver que el otro digital ya llevaba un rato con los ojos cerrados y sin mostrar una mejoría—, busca similitudes entre ellas.

Aquello sorprendió a Vitramon, hasta ese momento no se le hubo ocurrido buscar elementos compartidos entre un brazo o una pierna con la cola. Volvió a concentrarse en sus e brazos: los estiró y contrajo, cerró y abrió sus garras enfocándose en las sensaciones internas que eso le provocaban, entonces pasó a hacer lo mismo con su cola, en su mente se visualizó moviéndola, al principio solo un poco pues lo que menos deseaba era lanzar un coletazo y que este atinase ya fuese a Ryudamon o a Ethan, aunque la dupla Elite se encontrase a una distancia prudente lo mejor era no confiarse. El poder de la imaginación no fue suficiente, su nueva extremidad se negó a cumplir sus deseos, el Hybrid suspiró con cierta irritación más no tiró la toalla, aquél era un reto y a él le encantaba superarlos: durante los siguientes minutos comenzó a relacionar la acción deseada con la zona en especificó de su cuerpo, como si se tratase de un titiritero que busca a prueba y error cuales hilos debe jalar a fin de que su nueva marioneta hiciese la acción deseada. Por fin, la cola se elevó unos centímetros y después cayó pesadamente al suelo. Vitramon abrió los ojos y boca tanto como pudo y se giró hacía su maestro y el humano, Ryu pegó saltos de emoción mientras que Ethan solo esbozó una sutil y efímera sonrisa a modo de elogio.

—Creo que ya tienes una idea -Walker soltó aquello al ver la expresión en el rostro del Hybrid—. Tal vez necesita un ejemplo distinto para reforzar —se llevó una mano al mentón y bajó la mirada en gesto de estar rebuscando algo en sus pensamientos, ambos digitales quedaron expectantes por conocer la idea que tendría—. Enano, evoluciona a Ginryumon —descolgó su D-Arc, el samurái asintió.

Tras un leve brillo dorado el Child adoptó su forma Adult. Walker sabía que en esa forma la cola de Ryu era aún más alargada, lo cual permitiría a Vitramon observar mejor el tipo de movimiento que un apéndice como ese realizaba, el ejemplo de su dragón al comparar una cola con un brazo era un tanto acertado, pero tal vez era también la fuente de la confusión del Perfect, más si este trataba de imitar los movimientos típicos de dicha extremidad con algo que era prácticamente una especie de látigo orgánico. El dragón comenzó a realizar diferentes tipos de movimientos simples con su cola tal como moverla de un lado a otro, de arriba a abajo y realizando trazos alargados como si deseara asestar coletazos a una figura invisible. El Hybrid observó con lujo de detalle las posibilidades que un apéndice como ese tenía, en sus ojos Ethan pudo detectar cierto brillo de ilusión, como un niño pequeño el cual ve a su padre usando algún objeto o juguete que sabe pronto será su turno de usar.

Terminada la demostración de Ryu, Vitramon combinó la teoría de que el apéndice solo era otra extremidad tal como un brazo adicional, con las imágenes visuales sobre qué movimientos podía hacer con ella, ganando así un mejor entendimiento sobre esta y comenzando a hacer ejercicios simples con apoyo de Ryu, quien los hacía primero de forma lenta y luego aumentaba la velocidad hasta que cogía un ritmo normal: iniciaron con desplazamientos de derecha a izquierda, al principio el draconiano solo arrastraba la cola por el suelo, pero con cada repetición del ejercicio fue ganando confianza y destreza, elevándola cada vez más del suelo. Walker se aburrió al cabo de unos minutos, de modo que quiso ayudar a su manera: escudriñó la zona y recolectó piedras de todos tamaños las cuales amontonó formando pequeñas torres, después retó a los dos digitales a derribarlas a base de coletazos, Walker sabía que Ryu no necesitaba del todo esa práctica, pero en el fondo sabía que le haría mucha ilusión ser partícipe también del entrenamiento y no se equivocó, una enorme sonrisa radiante se mantenía constante en su boca durante la sencilla prueba, lo mismo ocurrió con el heredero del fuego, quién ya daba señales de tener un mejor control de sus movimientos aunque estos seguían siendo algo torpes.

—¿Cómo se siente ahora, Vitramon-sama?

—Mucho mejor —asintió con emoción—. Al menos ahora ya puedo hacer que haga lo que quiera —la desplazó con torpeza—. Con un poco más de entrenamiento estoy seguro que seré más ágil.

—Viene lo más difícil, creo yo —el americano levantó su cabeza y fijó su atención en las alas del rojizo.

Ginryumon era la única forma del samurái con la capacidad de vuelo, sin embargo esta cualidad del Adult era algo innato, es decir, Ryu solo se impulsaba a las alturas y su cuerpo levitaba sin más como si el aire fuese una especie de líquido similar al agua y él solo fuera un simple pez que nadaba aprovechando la corriente, esto hacía que no contase con experiencia sobre apéndices emplumados, pues las pocas ocasiones en las que tuvo alas a su disposición fue por medio de cartas y durante muchos de esos vuelos el dragón no prestó mucha atención a qué movimientos realizaba al emplearlas.

—Maestro, creo que lo mejor sería que evolucione una vez más y use conmigo la carta de Aero Wings —sugirió.

El Tamer pronto dedujo lo que su compañero buscaba con aquello: al transformarse en Grademon no poseería forma natural de vuelo, obligándose así mismo a concentrarse mejor en el equipo que se lo permitiría. Tras recibir la aprobación del californiano el dragón amarillo se envolvió una vez más en luz, adoptando la apariencia de un verdadero samurái, mismo que adquirió las alas de un AeroVdramon tras hacer uso del Card Slash. Ryu estuvo experimentando durante los primeros tres minutos con las extremidades, tratando de ser consciente de todos aquellos movimientos involuntarios, pero vitales, que se requerían para el vuelo.

—Las alas en teoría solo sirven para dos cosas —comenzó su explicación Walker, si bien él carecía de toda experiencia, sabía cómo es que las aves lograban surcar los cielos en el mundo humano, así que suponía las alas de los Digimon se basaban en el mismo principio—. La primera es impulsarse —levantó el dedo índice para enfatizar en esto—, son como la palma abierta de tu mano, una superficie prácticamente plana con la cual puedes impulsar grandes cantidades de aire —el americano abrió su mano para ejemplificarlo mejor y comenzó a moverla de de un lodo a otro—, ese torrente de aire es lo que hace que los Digimon voladores puedan elevarse —ahora levantó dos dedos—, lo siguiente es que sirven para planear, esto te permitirá permanecer en las alturas aprovechando corrientes de aire que hay ahí, así como permitirte moverte a través de estas —ambos digitales prestaron suma atención a la explicación del californiano.

El Tamer volvió a usar la misma carta y pidió a Ryu que ejemplificara mejor lo que justo había acabado de mencionar: Grademon batió sus alas con lentitud, luego con un poco de mayor fuerza de modo que el Hybrid pudiese sentir que, en efecto, desplazaba una gran masa de aire con estas; lo confirmó cuando él trató de hacerlo por su cuenta y, de forma accidental al no apuntar correctamente, derribó a Ethan y le hizo rodar de forma aparatosa por el piso, pues le lanzó una potente corriente de aire directo contra él; tras disculparse por tremendo error y apuntar al suelo el recién evolucionado esbozó una gran sonrisa de victoria.

—¡E-está funcionando! —Por el momento solo había conseguido elevarse un par de centímetros, pero ya era oficial: Vitramon estaba ahora mismo “volando” por sus propios medios.

—Me alegra que hayas entendido el principio de impulso —dijo Ethan con una sonrisa forzada y un tic nervioso en su ojo izquierdo. Aún seguía quitándose el polvo de la ropa—. ¡¡Pero la próxima vez fíjate para dónde apuntas esas cosas!!

—¡¡Ya te dije que lo sentía!!


Tizza Tizza pase please o-o/
 

Moderador
Registrado
22 Jul 2012
Mensajes
8,035
Ubicación
Vagando por ahí
Una vez el Hybrid bestia comprendió el principio de impulso y la manera de oponerse a la fuerza de gravedad aunque fuera solo de manera temporal, era momento de pasar a lo verdaderamente complejo y peligroso sobre el vuelo: tomar altura y desplazarse por el aire. La sugerencia de Ryu fue que iniciara elevándose por tramos de unos cuantos metros de distancia y después usara sus alas para planear hasta aterrizar, Ethan trató de explicarle aquello de la forma más simple, limitándose a decirle que al abrir sus alas estas actuarían como un paracaídas, al recordar que su amigo seguramente desconocía que rayos era eso solo le dijo “abre las alas y ve que pasa”. Vitramon así lo hizo, al principio solo se elevó algunos diez metros y abrió sus alas de par en par, prestando suma atención a los efectos que esto desencadenaba: no hubo gran cambio, su cuerpo pronto comenzó a descender, aunque se percató que si inclinaba sus extremidades podía obligar a su cuerpo a cambiar de ruta en pleno descenso. Los cambios más notorios fueron cuando se aventuró a tomar alturas superiores a los veinte metros, pues ahí las corrientes de aire ya eran lo suficiente fuertes como para oponerse al Perfect, aunque este poseyese un gran cuerpo, incluso estas eran capaces de arrastrarlo, cosa que le hizo sentirse un tanto nervioso.

—¡Recuerda usar las alas para impulsarte! —le recordó Ryu desde tierra.

El draconiano se sintió un poco torpe por no haber intentado aquello antes, en su mente creía que el impulso solo servía para tomar altura y no para para desplazarte en otras direcciones: al agitar sus alas y empujar su cuerpo hacía adelante pudo combatir contra la fuerza invisible que le golpeaba de frente. Todo aquello le estaba resultando extrañamente familiar, tras rebuscar un poco en su mente supo el por qué de esa sensación nostálgica: volar no era muy diferente a nadar en agua, el concepto era casi el mismo, tu cuerpo estaba rodeado de un elemento que fluía y tú tenías que luchar contra este si es que te movías en dirección contraria, solo que estando en las alturas las extremidades de mayor dominancia eran las alas, mientras que al estar sumergido en un río debías valerte de piernas y brazos. Tras esta comparación el ígneo pareció mejorar cada vez más sus movimientos, volviéndose estos no solo más confiados sino orgánicos, pues al principio simulaba ser un robot el cual debía calcular con cuidado cada una de sus acciones antes de ejecutarla.

—¡E-estoy volando! —dijo el dragón, emocionado a tal punto de que fácilmente podía estar de júbilo—, ¡¡estoy volando!!

—Lo está haciendo muy bien, ¿no lo cree, maestro? —Grademon asintió orgulloso de su pupilo, luego bajo la mirada para conocer la respuesta de su Tamer.

—Está bien, pero necesitará algo mejor que eso para si quiere ser útil en el campo de batalla —Ethan se encogió de hombros. No deseaba sonar como alguien envidioso, o desmeritar el logro de su amigo, solo estaba siendo realista—. Tal vez esto pueda servir… —el castaño buscó en su bolsillo su lector de memorias y luego buscó un cartucho de Digimemory, tras unos segundos de espera un Devidramon se materializó delante suyo—. Muy bien Vitramon, es momento de subir un poco la dificultad del ejercicio —el aludido detuvo su marcha y miró con interés al humano—, tu misión será atrapar a esta Digimemory antes de que desaparezca —Walker extendió su brazo hacía adelante con la palma extendida— Devidramon quiero que vueles a toda velocidad por este claro.

El ser demoníaco obedeció la orden de su invocador, extendió sus alas de par en par y tras tomar impulso comenzó a desplazarse tan rápido como sus capacidades se lo permitían. El Hybrid esbozó una sonrisa de triunfo en su rostro cuando se lanzó en picada, creyó que sería bastante fácil perseguir al Adult y pillarlo, pues desde su perspectiva aquel reto era solo como una carrera en la cual solo debías mover tus piernas, aunque en este caso eran alas, más rápido que las del rival para conseguir dejarle atrás, no obstante, la memoria pronto le haría ver qué tan errado estaba, pues el demoníaco dragón cambió su ruta de vuelo de buenas a primeras, fue un giro brusco pero consiguió sorprender a Vitramon, quien perdió valiosos segundos mientras trataba de reajustar su ruta y hacerla coincidir con la de su objetivo. Al final Devidramon terminó desintegrándose, pues su tiempo de vida había terminado.

—¡Quiero volver a intentarlo! —demandó el de armadura rojiza una vez aterrizó frente a sus amigos. Ethan sonrió, divertido y motivado en partes iguales por el ánimo que el Perfect sin Tamer desbordaba.

—Por supuesto, pero esta vez sería mejor que pensases dos veces bien las cosas antes de hacerlas —Walker se cruzó de brazos—, cometiste un par de errores durante este ejercicio.

—Un buen guerrero debe estar consciente de sus errores y saber cómo corregirlos si desea mejorar —el samurái dijo aquello con un tono solemne, como si aquella fuera una de sus filosofías más valiosas—. Dinos, ¿qué crees que hiciste mal?

—Creo que me aferré a la idea de solo perseguir a la Digimemory siguiendo su misma ruta —dijo tras quedarse pensativo un largo rato—, en vez de buscar una mejor forma de alcanzarle.

—Yo nunca te dije que volases detrás de ella, ¿verdad? —el americano esbozó una sonrisa, se alegraba de que el digital comprendiese su fallo—, pudiste hacer toda clase de maniobras, pero te confiaste realizando la que mejor te salía: moverte en línea recta.

Tras un merecido descanso, pues el Demon Dragon había estado un largo rato en el aire y el dúo de Black Jack deseaba verle en acción usando todas sus energías, Ethan empleó la Digimemory de Ginryumon y le dio la misma orden que a Devidramon, Vitramon le concedió unos segundos de ventaja antes de lanzarse a por ella. En esta ocasión el Hybrid si bien siguió a su objetivo empleando la misma ruta que este, solo hizo aquello para analizarle durante un instante y conocer mejor la forma en cómo se movía, después se impulsó y tomó cada vez más altura haciendo que el castaño arquease una ceja y se preguntase qué rayos estaba tramando, entonces, cual águila que a avistado a su presa, se dejó caer en picada y aunque el dragón amarillo justo cambió de ruta en ese instante, por mera coincidencia, el ígneo consiguió corregir su trayectoria a tiempo, consiguiendo así atrapar al fantasma Digital con las garras de sus piernas.

—¡¡Bien hecho Vitramon-sama! —Ryu, quien había vuelto a su forma Child—, gritaba aquello a todo pulmón con ambas garras al lado de su boca, como si con ello pudiera conseguir hacer llegar sus palabras hasta lo alto. A su lado Walker sonreía satisfecho.

[. . .]

—Al menos ahora podrás visitar la ciudad sin hacer un caos ahí por donde pases —dijo el castaño tras soltar un sonoro suspiro. El entrenamiento había terminado por fin y ahora se encontraban todos reunidos a la sombra de un árbol, aunque Vitramon requería más bien la de varios.

—Y lo mejor de todo, es que podrá seguir entrenando por su cuenta, Vitramon-sama —Ryu mostraba una sincera alegría por su amigo.

—Y será mejor que lo hagas pronto si es que quieres acompañarnos en futuras Quest—el humano se cruzó de brazos y desvió su mirada a otro sitio—, sabes bastante bien lo que nos espera… —dijo de forma seria, sin rastro alguno de sarcasmo.

—Ahora conozco las posibilidades que tiene este cuerpo —habló el aludido mientras admiraba sus garras, las abría y cerraba formando puños—. Al principio estaba preocupado y temía no poder volver a ser de ayuda —esbozó una sonrisa nerviosa, misma que se esfumó y dio paso a un semblante más neutral—, pero gracias a ustedes ese temor se ha esfumado —puso su cabeza en alto—, entrenaré día y noche de ser necesario para mejorar mis habilidades y ayudarles a derrotar a cualquier maleante que desee salirse con la suya.

—Y estoy seguro que lo hará, Vitramon-sama —como siempre el samurái demostraba su lado optimista ante los buenos deseos de su amigo y era contagiado por la convicción que demostraba—. Y si necesita más ayuda no dude en pedirla, vendremos corriendo a asistirle… —se detuvo un instante, como si hubiese recordado algo en ese instante—, siempre y cuando no estemos en alguna misión, claro está.

Walker no dijo nada, creía que su compañero ya estaba dándole suficientes palabras de aliento al heredero del fuego y tampoco deseaba inflarle el orgullo más de lo necesario. Aun así, el americano le dedicó una mirada que transmitía orgullo, Agnimon había sido un digital que desde siempre había querido hacer el bien en el Digimundo, viéndose obligado a volverse un mercenario solo porque uno no podía costearse la vida haciendo acciones altruistas, una lección cruel sí, pero que no consiguió doblegar su voluntad. Ahora mismo podría incursionar en nuevas aventuras y quien sabe, aliarse con otros Tamers que, como ellos, buscaban desmantelar todo tipo de organizaciones que no traían más que problemas al Digimundo. El americano se sentía más tranquilo al tener a alguien como ese Digimon como su aliado… y como amigo.


Tizza Tizza terminada o-o/
 

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
6,100
Ubicación
Dirac Sea
Well well, ¡aquí el tan ansiado power-up! Como siempre un trabajo impecable everyday everyday . El tema de la evolución natural es interesante por lo rara que es, muchas veces sucede esto de que el afectado no se acostumbra a su cuerpo, otros reciben la información necesaria en su Core. Siendo el primer caso, era cuestión de solo entrenar un poco y con la confianza de sus camaradas, bien hecho. Por cierto, se escribe Vritramon, no Vitramon, con ese nombre ni siquiera me aparece en google xD
+115 bits y una (D) al contador​
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie