+18 Fanfic "Un solo objetivo" Ash/H/lemon

Life always fucks us, don't worry about being a **
Registrado
4 Oct 2016
Mensajes
84
Ubicación
Lm
PRÓLOGO



La voz de una región-



Las batallas pokemon, el entretenimiento de muchos y la inspiración de aquellos.

Esta tradición en la cual dos pokemon contrincantes forman un duelo, se fue rompiendo a medida las personas iban revelándose poco a poco a causa de uno de los temas más delicados y polémicos en este mundo. El maltrato Pokémon.

El régimen que comenzó este problema, comenzó desde hace ya mucho tiempo, El enojo por ver a aquellas criaturas siendo lastimadas y otros forzadas a luchar, les daba un muy mal sabor de boca. evolucionando y callando por aquel lapso. Muchas personas observaban con una desagradable mirada a aquellos que se hacían llamar entrenador.


Esta opinión evolucionó dramáticamente hasta al punto de querer cambiar esa visión.


Se formaron marchas, en las cuales, en ella, la protesta en todas las ciudades aumentaba, los problemas que causaban eran daños hacia los centros de batallas como campos de entrenamientos, estadios y gimnasios etc.

La opinión publicá de querer cambiar una tradición que tenía muchos años, alentaba a las demás regiones.


Una idea equivocada hacia querer llevar el mundo Pokémon a un mejor futuro para estas criaturas.

La forma de pensar de estas personas era la cúspide y la salvación de los Pokémon a no querer pelear por órdenes de entrenadores.

El espíritu de lucha se iba apagando.

La tensión en este mundo se envolvía de liberación reflexivo.


El tema más delicado que se habló en las noticias televisivas.


Esa pequeña línea se hizo continua al escuchar un pokemon luchar, todo era simplemente ridículo, ¿Qué pasaba con aquellos Pokémon que vivían para pelear? ¿Qué nacían para ello?

Y por supuesto el desacuerdo de muchos no se hizo esperar.

El boom dentro de la cueva problemática se hizo escuchar, el eco del desventurado.

Las personas que disfrutaban ver batallas o personas que simplemente vivían de ello, mandaban su opinión al aire, sin debates ni nada, solo simples palabras.

El disturbio en las calles se fortalecía, como ovejas desesperadas al tratar de seguir el ritmo del comandante.

Por un tiempo las autoridades o gobernantes de cada región, no se hacían ver. Terceros aprovechan para saquear todo, ninguna tienda o centro pokemon se mantenía intacta de haber sido visitada por algún malhechor o entrenador.

La justicia no se hacía presente. Por lo tanto, estos aprovechaban.


Pasaron 4 meses con este debate, tiempo suficiente para que el importante presidente de la liga pokemon se anunciara.

El señor Charles Goodshow, dio el más importante anuncio esperado por todos. Esa misma tarde todos los ciudadanos de cada región se mantenía en un estado expectante frente a sus pantallas de tv o cualquier otro dispositivo. El anuncio de hace unos días de que el presidente y jefe del comité de la llama, iba a exponer al mundo su mandato e opinión se hizo viral en cada rincón del planeta, el problema que se manifestó en esos meses se hizo demasiado grande, necesitando la opinión de este hombre.


La ansiada respuesta no lleno de satisfacción a muchos, pero la sorpresa llegó como un balde de agua fría.

Si partíamos a estos dos grupos de protestantes dejando a un lado a los que se mantenían al margen. La solución de este hombre era ridícula, pero a la vez comprensible, si bien no beneficiaba al grupo de protestantes defendiendo el no batallar, mantenía una línea adversa en varios sentidos.


“Ciudadanos el malestar que muchos llevan en los más profundo de su corazón representa la preocupación que todos tienen por estas criaturas y se bien como deben de sentirse”


La conferencia comenzó con un pequeño sermón de compresibilidad hacia los protestantes de “no batalla”.


“y también se la cruel verdad que cada Pokémon vive en las afueras sin supervisión. Las batallas ilegales de mala muerte que presenta nuestras regiones amenaza con nuestro vínculo con los pokemon. Sé muy bien que simples palabras no alterarán en nada y que todo seguirá como está, pero al menos quisiera intentarlo.”


El viejo recalco un tema frágil de lo esperado uno de los muchos problemas que tiene las regiones como los son los organizadores de batallas ilegales y el transporte ilegal de pokemon.


“Es por eso dado las circunstancias el equipo del alto mando como el gobierno de nuestra liga y también nombrando al cuerpo técnico de cada región, hemos implementado varias ideas a este problema que lleva más de 3 meses sin encontrar una y también quisiera pedir disculpas por mi ausencia en estos días.”


La solución que dio este hombre hace más de 2 años cambio el sistema de batalla que era implementado normalmente.


Desde el principio este plan que se llevó a cabo era para de alguna forma ahuyentar a los protestantes durante este nuevo funcionamiento de batalla.


El cargo que llevó la liga a las demás regiones fue cambiar el método de batalla que normalmente tenían dos entrenadores luchando junto a sus Pokémon, este método se trataba de también involucrar a los entrenadores a pelear juntos a sus pokemon.

Si bien el desacuerdo de muchos entrenadores era completamente racional, muchos otros aceptaron esta nueva actualización a las batallas con tal de acabar con las quejas de los protestantes que difamaban contra ellos.

Pasando los años, los torneos que se realizaban no eran como normalmente se vería en años atrás, las batallas se convirtieron en peleas duales junto a sus entrenadores, nuevas reglas se impusieron en la liga. Después de todo, la protección de los entrenadores era la prioridad en cada pelea. Las arenas cambiaron drásticamente, aumentando la vegetación para idear estrategias dentro de ella, noquear a los rivales era el objetivo en cada encuentro normalmente eso también se aplicaba en las batallas normales. Aquí, la imaginación y la audacia jugaban un papel importante junto con la versatilidad de pelea de cuerpo a cuerpo que tenían los entrenadores.


Durante el cambio de este nuevo método de enfrentamiento, se formaron nuevos ídolos, nuevos campeones, alguna conservando sus títulos por la ayuda de su físico y no solo entrenar a sus pokemon, la suerte los acompañó.

Campeones famosos dejaron atrás sus títulos ante esta nueva reforma.

La fama de esto iba creciendo hasta el punto de llamar la atención de organizaciones criminales obviamente sus participaciones eran con entrenadores manipulados mediante la hipnosis.

La experimentación humana apareció mediante ese año, querían llevar las batallas a algo más entretenido y no, ellos no estaban involucrados. Esta vez mediante un “accidente experimental” en las afueras de johto más exactamente en el laboratorio de ese lugar, se formó un fenómeno que muchos llamarían imposible, en ese lugar se descubrió la vinculación final de un Pokémon con su portador, conocido como las piedras evolutivas. Así es, mejorar la piedra evolutiva cuya función era permitirle al pokemon evolucionar. Ahora permitía lo imposible, otorgar al entrenador las habilidades de un pokemon, y así poder usarlos en batalla.

Ahora ver a entrenadores usar lanzallamas con las manos mediante la actividad de la piedra mejorada era común en los torneos.

Obviamente la noticia desde aquel incidente paralizó medio mundo, las piedras que ya de por si eran valiosas, ahora eran la reliquia más valiosa para los entrenadores y terceros.


La piedra solo te permitía utilizar los mismos poderes que tenían tus Pokémon hasta un límite de tiempo. Así es, tenían un límite, el desgastó de esa piedra te permitía 20 minutos de uso.



Este mundo cambió desde entonces.
 
Última edición:

¡Que el mundo se trague su odio!
Registrado
4 Sep 2019
Mensajes
112
La h es de harem o que? Jejejejeje
 

Hoy es un buen día para morir (Excepto los Lunes)
Registrado
4 Jul 2016
Mensajes
357
Ubicación
México,Sinaloa,mazatlan
Ok... Por lo visto, aquí lo más importante es de dónde surge Ash. Digo, si de por si, se puede ver el rechazo a las batallas Pokémon, por esa parte de la población que piensa igual que N.

El tema de batalla Entrenador-Pokemon, como el hecho de poder usar habilidades por del Pokémon mediante la mega-evolucion por un límite de 20 minutos.

Solo falta avanzar para responder mis dudas:
¿Sí Ash tiene en mente ser un maestro Pokémon? o ¿Fuee creado artificialmente? o ¿Es de pura casualidad uno en un millón del tipo de personas que pueden romper su limitador?
 

Life always fucks us, don't worry about being a **
Registrado
4 Oct 2016
Mensajes
84
Ubicación
Lm
Imágenes explicitas en un futuro.



¡La liga kalos ha comenzado!



La región Kalos.

En esta magnífica región se encuentra la ciudad Luminalia, nombrada así por el siglo de las luces (corriente artística) que acompañan esta moderna ciudad y el lugar donde se originó uno de los más importantes descubrimientos, las megaevoluciones. Además de contar con nueve ciudades y siete pueblos, una villa, un bosque y otros lugares diversos. Son reconocidos como uno de los centros turísticos más visitados del mundo Pokémon.



Hoy, en este lugar, se organizaba uno de los torneos más importantes en su historia. Una de las ligas que de por si participaban todas las regiones del mundo y donde se formaba los mejores equipos ya conocidos por miles, iba ser ejercida aquí, en la ciudad Luminalia.



Los bullicios en esta ciudad no se escuchaban hacía ya mucho tiempo y las personas oriundas de kalos, lo sabían bien.



Daban a conocer cuán importante era este evento realizado en su región, ya que los representantes que la región de Kalos tenía, era uno de los equipos más fuertes formado por su categoría, una de los que influía respeto y miedo a los rivales, el orgullo de kalos formados por 4 chicos por quedar siempre invictos innumerables veces.



Las batallas que de por si se conocían como batallas de 1 vs 1.



Ahora, durante la dificultad que atravesó este mundo hace dos años, el estilo de lucha hizo un gran cambio. Batallas de 4 vs 4 protagonizaban duelos más entretenidos hasta el punto de cambiar lo visto normalmente por las personas.

Formando así, nuevos campeones, nuevas formas de batallas creando el punto de generar nuevos ingresos mediante productos que beneficiaba a las ya conocidas piedras evolutivas o mejor dicho las mejoras de estas.



Este emblemático torneo se iniciaba en la prestigiosa institución de Luminalia reconocida por entrenar y capacitar a los nuevos entrenadores que preferirían no salir al campo como normalmente se hacía hace unos años.



El estadio albergaba cerca de 120 mil personas de todas las regiones que demostraban la presencia de localía con las típicas banderolas que adornaban desde una perspectiva más alta, una ola de inquietos pañuelos sacudiéndose. Sabían bien que pronto lo que vinieron a ver estaba a punto de comenzar y la voz del presentador no se hizo esperar.



- ¡Señores y señoras! ¡Gente de ciudad Lumiose! ¡Les damos la bienvenida a esta magnífica mañana para dar comienzo con este encuentro entre estos dos equipos! -



Y así daba inicio el torneo más esperado por miles de televidentes y organizaciones importantes, un torneo que te daba la oportunidad de demostrar tu valía como entrenador, claro, junto a tus compañeros.



- ¡Como se sabe y se ha dicho en varios torneos pasados! Las reglas del torneo son las mismas de siempre, así que las preocupaciones por algún cambio no son necesario en este encuentro. Además de que también los beneficios de conseguir la victoria en este torneo no dan cambio alguno. Sin embargo, recordarlo sería de gran ayuda para aquellos despistados. Pues como ya saben, otorgamos una opción al equipo vencedor, en la cual se les dará a los entrenadores el beneficio de escoger el centro de entrenamiento que tengan de preferencia. Entre estas dos opciones tenemos a la institución ya conocida como la es Lumiose, que lleva invicta gracias a la escuadra de entrenadores que hoy se enfrentan. -



¿Organizaciones? Así es, organizaciones que buscan jóvenes promesas para hacerlos parte de ellos y así hacerlos competir en las megas ligas formándolos en miembros del alto mando.



-Y la igualmente prestigiosa institución Roshan de la región de Teselia. -El presentador anunció el nombre de las dos instituciones, los gritos alrededor del estadio y silbidos aparecieron rápidamente. - ¡Por otro lado queremos agradecer a la organización y al cuerpo técnico que ha hecho posible todo esto y también a los estudiantes de Lumiose por un buen trabajo con la decoración de los alrededores! ¡No obstante, también por parte de todas las personas y no solo por mí, quiero agradecer al hombre que autorizo uno de los eventos más importantes de la historia y que se realizará en nuestra región una vez más! ¡Por favor! ¡Denle unas fuertes palmas al señor Charles Goodshow!



La gran afición hizo retumbar el estadio entero. Los gritos, silbidos y aplausos de agradecimiento explotaron una vez el anciano de la liga se inclinó en el palco donde estaba y saludo con una gran sonrisa a todas las personas alrededor.







- ¡Es un honor para kalos ser sede de una gran liga como esta, señor Goodshow! - El anunciante grito de emoción mientras aplaudía con vigor. - Hoy como ya saben tendremos una batalla de inicio entre la escuadra de Lumiose contra la escuadra de Roshan. –Hablo recalcando nuevamente los dos equipos, la gente se empezó a calmar. -El enfrentamiento que se realizará, constará de la arena Cloudy (N.T: Campo nublado) como escenario principal, también quiero recordar a los entrenadores que los relevos serán a partir de la caída de cualquier otro entrenador esto también va con los Pokémon, no se permitirá más de un relevo por equipo. El ser rota esta regla, la escuadra entera automáticamente se descalificaría .



(La caída de cualquier entrenador y Pokémon, como anunció el réferi, se refiere a si algún miembro sufre un aturdimiento temprano por parte del enemigo igualmente que al Pokémon, el entrenador tiene la opción de ser sustituido por otro miembro solo una vez en el equipo, influyendo a este último ya que el turno de cambiar de entrenador solo es una vez por escuadra. Este método también va para los Pokémon)



Este nuevo sistema ya de por sí fue un cambio drástico a nivel de competición, los entrenadores luchaban cuerpo a cuerpo contra sus contrincantes, y con la ayuda de las piedras evolutivas, daban un mejor espectáculo a los fanáticos.

Las reglas y los diversos campos de batallas fueron un plus desde entonces, en estos estaban los campos remodelados que se hicieron famosos rápidamente:



-Cloudy: Este campo reconocido como uno de los menos vistosos por el simple hecho de que el campo está cubierta de una espesa niebla, obliga a los entrenadores a usar pokémon tipo fantasmas. La ventaja era clara si se usaba ese tipo de pokemon. Sin embargo, no es obligación para el entrenador.



-Forst: Este campo uno de los más normales pero peligrosos es conocido por las trampas y estrategias que se pueden emplear por los entrenadores pues el arbolado alrededor era prueba de ello. Además de ser el favorito de estos.



-Caves: Este campo rocoso era genial para los tipos rocas.



Si bien, estas arenas de batalla eran usadas antes, las remodelaciones en estas hicieron un gran cambio ayudándose con lo agrandado del campo, convirtiendo las peleas más largas y entretenidas para el público. La vista no era un problema para el espectador ya que drones con cámaras grababan lo que no se podía apreciar en una pantalla gigante que se encontraba en un apartado del centro de la arena.



El simple hecho de esta nueva reforma hizo que las demás regiones subieran el nivel de competitividad y casi inmediatamente formaran instituciones para que sus entrenadores salieran capacitados al mundo de la lucha. La influencia aquí por el simple hecho de querer ser reconocido por las organizaciones que buscaban talentos en las batallas. Estas organizaciones te daban la oportunidad de ser un miembro del alto mando, era de saber que los entrenadores a competir sabían que eran observados por estos en los palcos privados que a simple vista no se podía apreciar.



Dos instituciones importantes y con entrenadores sobresalientes iban a enfrentarse hoy. Las divisiones de estudiantes de estos dos centros académicos se dividían en dos partes. Específicamente los estudiantes de casa se acomodaban al lado derecho del estadio y los estudiantes del centro académico Roshan, se acomodaban a lado opuesto. Los dos, supervisados por profesores y estudiantes, ansiosos por el enfrentamiento que se iba a dar en estos momentos.

Al ver que las escuadras hacían ingresó al campo de batalla, la gente empezaba a llenar de gritos el estadio, apoyando a su equipo favorito. De todos modos, el día era soleado.



Mientras tanto en un grupo específico de estudiantes de Lumiose. Cualquiera con un sentido agudo de percepción podría apreciar a simple vista el tenso ambiente que emanaba alrededor de ese grupo, una conversación entre ellos se iniciaba por una estudiante.



-Profesora ¿Está segura de dejar que nuestra clase batalle? No sabemos muy bien el estado de salud de Charizard. -La preocupada voz de esa estudiante trataba de convencer a su tutora. Las personas alrededor se centraron en ella.



- ¿Estas dudando del poder de Charizard? –Sin embargo, un joven estudiante interrumpió molesto, al parecer por la falta de confianza de la joven.


- ¡No! No trato de decir eso, no quiero sonar aguafiestas, pero creo que deberíamos parar esta pelea cuanto antes, no sabemos lo que pueda ocurrir con Charizard. – La joven estudiante contesto rápidamente con una inseguridad en sí misma.


-No digas tonterías, estamos más que seguros qué ganaremos este encuentro. Además, ¿Qué haces tú acá? ¿No deberías estar cuidando del resto de los Pokémon? -


-Sabes que no tienes derecho a comentar, solo eres la encargada de alimentar a los pokémon de la academia. – un segundo y un tercero intervinieron igualmente, apoyando a su aparente compañero. -


Aquellos jóvenes con una mirada desagradable trataban de intimidarla. Las personas alrededor observaban la discusión. Ella al notarlas bajo la mirada.


- ¡Ya basta ustedes 3! No hay necesidad de discutir sin razón. Sabrina, entiendo tu preocupación, aunque quisiéramos, no podemos evitar este encuentro, el orgullo de Charizard es muy grande como para abandonar una pelea, es imposible detenerlo ahora. –



-P-pero profesora Charizard esta…-


-Lo sé, los sustituiremos una vez le sea imposible seguir, no te preocupes por eso. -Una mirada seria que transmitía confianza la obligó a resignarse. - ¡Ustedes tres! Será mejor que se comporten, no quiero ninguna queja durante el torneo.


- ¡Si! ¡Maestra! –


Los 3 jóvenes se alejaron de las gradas inmediatamente.



Sabrina al ver que fue rechaza se acomodó en una de las gradas alejada de sus compañeros. La tristeza de ser excluida le bajaba los ánimos algunas veces, aunque ya estaba acostumbrada a ser tratada así, no podía soportar que la critiquen por la forma en que hacía las cosas. Siempre trataba de dar alguna excusa para ignorar esos comentarios. Recordó lo que pasó hace unas horas.


Esa misma mañana ella se sintió un poco desesperada al notar la herida en la zona de las costillas del Pokémon tipo fuego, rápidamente se apresuró a sacarle una radiografía, lo que encontró la dejó confundida. No sabía lo que era. En el interior de su estómago se encontraba una especie de corcho muy parecida a la de alguna bebida alcohólica, o eso era lo que se asemejaba, no estaba segura. Las ideas comenzaron con probabilidades de que el Pokémon de fuego haya consumido algo sin supervisión, pero en este lugar no había nada que se clasificara como residuo, tampoco había un basurero cerca.

Al no encontrar alguna razón lógica del por qué Charizard consumió algo como eso, decidió tratar las heridas que tenía en su costilla con la idea de informar este hecho a los supervisores más tarde.

-Espero que no sea nada grave. - Tratando de evitar a sus demás compañeros se alejó unas gradas más para tomar asiento. Las miradas de las personas la avergonzaban.








A unos metros de donde se encontraba Sabrina, un grupo de 4 chicas estuvieron observando como su tutora gritaba a los estudiantes después de que estos molestaran a una estudiante.


- ¿De qué están hablando la maestra con Sabrina? – Una joven castaña con dos especies de coletas preguntaba intrigada a una de sus compañeras.


-Al parecer algo ocurre con uno de los Pokémon de nuestra escuadra. – La respuesta llegó rápidamente por parte de una chica de pelo azul, sus ojos eran fríos como el mismo invierno.



- ¿Eh? A qué te refieres Dawn, ¿Dices que hubo un problema con Sabrina? ¿Ella se encarga de cuidar a los Pokémon de la academia, cierto? - La voz de la tercera chica llegó rápidamente, preguntando a su compañera peli azul.


-Ahora que lo mencionas, serena. Había una gran cantidad de estudiantes en la guardería esta mañana, creo que algo ocurrió con Charizard. – Un poco pensativa, la cuarta voz se hizo presente.


-Misty, ¿Estás diciendo que algo pasa con Charizard? - como si fuera algo de vida y muerte la castaña preguntó inmediatamente.


-No estoy segura May. – contesto con algo de duda –Solo estuve ahí de corrido, no logre ver nada más detallado.


-El combate ya va a comenzar, veremos si ocurre algo extraño en Charizard durante la pelea. Por lo tanto, es innecesario discutir -Dawn recomendó a las demás esa opción, su personalidad demostraba seriedad.



Las 4 chicas se pusieron de acuerdo para ver si algo extraño pasaba con Charizard durante la pelea.




Mientras tanto al otro lado de la academia Lumiose, la situación de espera era igual que la de sus contrincantes.

Una señorita de cabello rubio pensaba eso desde que entró cansadamente a este estadio.

La espera y el ardiente sol la agobiaban, alzando su brazo izquierdo, intentaba cubrir su rostro intentando generar una pequeña sombra improvisada. Estuvo esperando aquí un buen rato, y todo lo que ella quería era alejarse de este sol ardiente. Pronto, su escuela iba enfrentarse con los de Lumiose. Sabía muy bien cuán importante era esta batalla para los demás, se preguntó por un momento ¿Qué pasaría si se pusiera de pie y saliera como el resto de estudiantes? Claro para ellos era normal salir cuando quisieran, su posición como la de un estudiante era un poco más elevada.


2 chicas a ambos lados vigilaban alrededor de su entorno como si buscaran alguna clase de peligro. Cada vez que su escuela participaba en un evento importante, tener dos guardaespaldas como sus compañeras era algo común.

Aburrida, giro hacia abajo esperando encontrar algo interesante. Aunque, sabía que no iba a ser así, de todos modos, lo hizo. Observando a cada estudiante, no pudo evitar encontrar a su profesora con sus demás compañeros esperando la pelea. Recordó a los estudiantes que iban a representar a su instituto, “los más fuertes después de ella”, no pudo evitar aburrirse aún más cuando observo el centro de la arena.



-Y pensar que hoy iba ser interesante. Lástima por mí… fiuuuu. –Dando un suspiro terminó llamando la atención de sus acompañantes. – No pasa nada, solo estoy aburrida es todo.


- ¿Está diciendo que no le encuentra interesante este encuentro, Astrid? - La joven guardé espalda de cabello color rosado pastel, pregunto curiosa por el aburrimiento de su compañera.


-A-algo así, no le doy mucha importancia a ese asunto soledad. –


-Sabes que esta batalla definirá si nuestra escuela sube de puesto si es que logramos ganar ¿verdad? Además de que la presencia de un miembro del alto mando no es algo al que debamos ignorar. - Una chica del casi mismo color de cabello a la de su compañera soledad, señalaba en lo alto de los palcos privados, donde borrosamente se podía notar la figura de una mujer, sentada, observando el campo de batalla.


- ¿Loreleí? Bueno, no me sorprende. Después de todo, este es un torneo realizado por la liga, los del alto mando deberían estar buscando nuevos miembros, si ella está aquí para eso, no creo que encuentre algo interesante. –sin darle mucha importancia voltio a ver en la dirección donde observaba la mujer.


- ¿Sigues creyendo que nuestra escuadra es débil? No creo que a los chicos les guste ese pensamiento de la que admiran, ¿No piensas lo mismo, Whitney? – Tratando de cubrirse del sol, soledad preguntó a su compañera.


-No lo sé, se bien lo fuerte que es Astrid, si lo que dice es cierto, entonces tal vez tenga razón. – Whitney respondió con una sonrisa.


-Tampoco me des la razón Whitney, sabemos bien que no lo digo por eso. – Astrid señaló a los estudiantes que representarían a su escuela como si tratara de enseñarles algo. – Sus brazos.

Confundidas, Soledad y Whitney observaron con detenimiento los brazos de los estudiantes que estaban en la arena, al notar unos dispositivos rodeando sus brazos, se sorprendieron ligeramente.



- ¿Los potenciadores de la profesora Juniper? pero dieron un aviso de que estaban en fase de prueba. –Soledad recalco un punto que también pensaba Whitney.



-Al parecer esta será la fase de prueba. – Comentó una Astrid disgustada y por un momento observó a la miembro del alto mando, sacando una conclusión rápidamente. – Creo que ella también lo sabe.



Las personas empezando a gritar, la hicieron prestar atención nuevamente a la arena de batalla.


La pelea ya había comenzado.









Desde un Charizard un Arcanine un Machamp y un Drowsee formaba la escuadra Pokémon de la academia Lumiose junto a 4 estudiantes y en el otro lado un Magmar, Kabutops, Ursaring y un Fearow que igualmente junto a sus entrenadores representaban a su academia Roshan, estos últimos como visitantes de la región de Teselia.


La pelea dio inicio una vez el conteo llegó a su fin.


La arena se había convertido en un caos con los distintos poderes lanzados por todos los Pokémon.


Los participantes tratando desesperadamente ganar terreno antes que su contrincante daba a saber que iban a por todo.

Los dos equipos luchaban por un título de las que muchas academias soñaban conseguir y la determinación aquí era tan grande que hacían lo posible no cometer ningún error.


Un fuerte sonido retumbó el estadio.

El Charizard sin tregua alguna lanzaba su lanza-llamas con la intención de separar a sus contrincantes una de las estrategias que tenían organizado este equipo Lumiose, separar y luego atacar.



Observando cómo su compañero volador separaba al Ursaring del resto, Machamp se acercó inmediatamente para dar un ataque directo al Pokémon oso. Una pelea de garras y puños se desató en ese lugar.



La arena dificultada por la espesa niebla era repelada por las gigantescas alas de Charizard para dar vía libre de ataque a sus compañeros humanos los cuales también estaban en una batalla campal contra sus rivales. Al ver como el Pokémon volador les haciá un favor, corrían inmediatamente a los empinados lugares para ejercer un plan estratégico. Desde ahí empezaron a cronometrar sus piedras y organizarse mejor. Era claro que activar las piedras sin medir el tiempo y la situación en la que estaban sería un gran error por el tiempo límite que te permitía estas, por lo cual turnarse quién de los 4 iba a usar su respectiva piedra primero, sería una gran idea.



Uno de los consejos de los profesores que acabaron ejerciendo.


Desde poderes como lanza-llamas, rocas afiladas, híper rayos, formaban un espectáculo de poderes aleatorios a los fanáticos. Los estudiantes mostraban las habilidades que les hicieron llegar hasta acá, queriendo demostrar lo digno que pueden ser para el puesto de ser un miembro del alto mando.


La pelea tomaba un rumbo de superioridad para la escuadra de Lumiose. La idea de usar moderadamente las piedras daba de qué hablar a los presentes importantes que se encontraban observando la batalla.

Esta estrategia les daba una gran ventaja a los locales, desde turnarse hasta sincronizar poderes, estas intenciones les permitía tener ventaja al atacar pues fui así desde el principio.


Los problemas empezaron para Lumiose.



Pasó el tiempo y los problemas brotaban en esta batalla.



El capitán y entrenador de Roshan, presenciaba como el primer Pokémon de su escuadra era apabullado por un Machamp, rápidamente ordenó a unos de sus compañeros alejarse de su contrincante y ordenarle usar un Híper rayo en defensa del Pokémon Kabutops uno de los Pokémon más fuerte de la academia Roshan.

Sin ideas y con poco límite de tiempo el haber usado su piedra desde el principio le daba un muy mal sabor de boca desde que empezó la pelea y más aún haber dejado a todos sus compañeros hacer lo mismo. Como capitán nunca se le hubiera ocurrido la idea de turnar el uso de las piedras como demostraban sus rivales, sabía que pronto su piedra y la de sus colegas iban a dejar de funcionar, la única cosa que los permitía estar aún conscientes en la arena iba dejarlos por su cuenta con unos Pokémon malheridos que apenas podían defenderse.

La pelea había durado más de media hora con poderes que eran lanzados cada segundo, pareciera que la oportunidad de descanso no existía en este lugar.



No tenía otra opción, tenía que usar su as bajo la manga cuanto antes.



Tomando una decisión, ordenó a toda su escuadra a alejarse de sus atacantes y a esconderse en un lugar en específico, al parecer tenían una base marcada desde que entraron a la arena.



El pensamiento de una aburrida chica determinó ese hecho.



Al llegar y con gran atención, los 3 entrenadores observaron a su capitán esperando una orden, la desesperación se hacía presenté con la espesa niebla alrededor.



-E-escuchen atentamente, usaremos los potenciadores cuanto antes y acabaremos con esos bastardos. ¿Me entienden? - Un capitán cansado y furioso ordenó a sus lacayos, las dudas brotaron rápidamente.



-Pero capitán, recuerda que aún están en fase de prueba y si lo hacemos más del tiempo límite, lo cual desconocemos. No sabemos lo que nos pueda ocurrir. - Advirtiendo de las consecuencias uno de los entrenadores comentó a los demás.



- ¿Entonces alguna otra idea? – Sin recibir respuesta alguna, siguió. – Escuchen, esta es la única salida, si no hacemos algo pronto, nos derrotaran. Yo no quiero ser el hazme reír de toda la academia cuando volvamos a Teselia. ¡Vete a la mierda! Yo no quiero algo así, si ustedes no me siguen, lo haré por mi cuenta.



Rápidamente se levantó y activo el depositó que se adhería a su brazo derecho, demostrando que hablaba enserio.

Aquel acto hizo reaccionar a todo su equipo, ninguno de ellos quería estar en esa situación. Imitaron la acción de su capitán.



El riesgo de usar una herramienta desconocida les llevo a voltear la batalla, todo el estadio se sorprendió por el inesperado cambio de ritmo por parte de la escuadra de Roshan, sus Pokémon que antes parecían estar agotados tomaron una postura más enérgica en la batalla, los poderes eran demasiado potentes de lo usual permitiendo derribar fácilmente a cada Pokémon de Lumiose.



Los locales drásticamente tomaron una postura de defensa, algo estaba mal.

Uno a uno, los miembros de Lumiose, eran derrotados con poderes que ellos pensaban disipar con uno de los ataques especiales de Drowsee, pero vieron lo que equivocados que estaban.



La pelea estaba a punto de acabar y los espectadores junto al réferi, no podían creer lo que estaban viendo.



- ¡Una remontada magnifica! - fue el comentario del comentarista, las personas gritaban de emoción. Todos los estudiantes de Roshan empezaban a recuperar esperanzas. Los de Lumiose no podían creer lo que estaban viendo.











Mientras tanto en el interior de la institución de Lumiose. Una inmensa y profunda conversación por parte de dos personas se llevaba a cabo. La habitación donde se encontraban estas dos personas, tenía el aspecto de una oficina.


Un hombre de cabello verde y traje elegante se encontraba sentado en lo que parecía ser el asiento del típico jefe, frente a la ventana y junto a un despreocupado chico de cabello oscuro y su Pokémon tomando asiento frente a él.

El ambiente era incomodó en este lugar por parte del tipo de cabello verde.



-No es que no entienda lo que quieras decir, pero simplemente no tienes otra opción solamente tenemos hasta el fin de semana para tomar una decisión. –Tratando de convencerlo por una segunda vez, el pelo verde explicaba al muchacho.


-Una decisión ¿eh? No quiero que me tomes enserio, pero te diré lo que pienso. –Inclinándose aún más en la silla, contestó tranquilamente.


-De acuerdo. –


-Dejemos a un lado por un momento los pensamientos idealistas sobre “salvar a todos”. Te has estado devanando los sesos, preguntándote “¿de quién deberíamos deshacernos? Desde hace bastante tiempo, Pero aun no has tomado una decisión. ¿Verdad? –El chico del Pokémon hablo tranquilamente.



-N-no realmente. –


-En ese caso, ¿Qué tal si intentas hacer lo contrario? En vez de pensar “¿de quién debemos deshacernos?”, piensa “¿a quién debo salvar?”. –


- ¿A quién debo salvar…? Obviamente quiero salvar a tod… -


-Asigna una prioridad a cada estudiante de esta academia. Clasifica a todos, incluyéndote a ti mismo, uno a uno, de mayor a menor importancia. Obviamente puede haber algunos estudiantes con aproximadamente la misma importancia, pero de todos modos deberías tratar de hacerlo. Puedes simplificarlo y basarte en quien más te agrade, o puedes basarte en cuanto han contribuido a tu academia hasta hora. –


-Eso es… Pero…-


-Claro, es simplemente una idea mía. –Observando al tipo sentado frente a él, se levantó junto a su Pokémon y se dirigió hacia la ventana de la oficina.


- ¿Dejaste que Tobías filtrara la información deliberadamente por eso? – Con una sorpresa oculta observó al chico de las zetas, esperando una respuesta.


-No lo sé, ¿Quién sabe? – despreocupadamente, el chico del Pokémon abrió la cortina y empezó a observar el encuentro de Lumiose. El lugar donde se encontraba le permitía una vista de todo el interior del estadio desde un punto más alto, claramente era uno de los privilegios del director tener esta vista. –Haré lo que pueda.


- ¿E-en serio? ¿Te quedaras? –Sorprendiéndose aún más, el peliverde no esperaba esa respuesta.


-Solo hasta el momento, -volteando a ver en su dirección, cerro la cortina. – Además, sabes lo que busco. No tengo que darte una explicación por el cual me quede ¿no es cierto? –Señalo cuidadosamente.


Evitando su mirada. El tipo de cabello verde se levantó y se acercó hacia la otra ventana donde igualmente la vista de todo el estadio se podía apreciar. Viendo detenidamente a los estudiantes de su academia ser derrotados uno a uno, tuvo una pequeña sorpresa al ver los llamativos objetos alrededor de los estudiantes de Teselia.

- ¿Qué sucede? ¿Qué son esos dispositivos? – Buscando una respuesta volteo a ver a su invitado.


-Son potenciadores. –


- ¿Potenciadores? – Incrédulo y confundido, pregunto que eran lo que rodeaba los brazos de esos estudiantes.


-Objetos que conectan los nervios del brazo. Hablando más claro, la radial y el cubital. Al estar conectado a esos dos nervios, esos dispositivos junto a la megapiedras sincronizan el ritmo cardiaco durante el uso que te permite estas, aumentando el tiempo de activación y con ello el daño de los poderes. – Inclinándose en una de las muchas paredes, explicó el chico de las zetas.



- ¿Qué? ¿Cómo sabes eso…? Que importa, no pregunto. De todos modos, debí saber que nuestros rivales jugarían sucio desde el principio, los organizadores hablaron acérca de esto. – Preocupado observó como los dos últimos estudiantes que los representaba estaban a punto de ser derrotados. La gente en el estadio gritaba de emoción- ¿Ahora qué hago? Los diligentes de kalos no estarán contentos con el resultado. -



Observando al sujeto de traje sonrió por un momento.



- ¿Cuánto apostaste? –Con una tranquilidad, el adolescente pregunto.


-La verdad y-yo… ¡Ah! ¡Está bien! Aun no tengo claro cuánto dinero se está moviendo en ese lugar. Solo sé, que, si somos derrotados perderemos mucho. – frustrado se cogió la cabeza, no esperaba este acontecimiento, fue lo que el chico noto.



Desde que entró tenía pensado irse una vez terminara la conversación con el director de esta escuela. Pero al ver la preocupación que tenía más allá de sus propios estudiantes, lo hizo interesarse por un momento.


-Te propongo un trato. –confundiendo al director, el chico comento mientras se acercaba a la puerta- me encargare de esta batalla, a cambio quiero el 90% de lo que ganaras.


-Pero creí que tú ya n… -sorprendido por la propuesta inesperada, fue cortado rápidamente.


-Esta será una excepción ¿Qué dices? No estás obligado a aceptar. Eso tenlo en cuenta. –Sus intenciones eran otras.


Sabía que, si la pelea seguía así, pronto estaría en graves problemas. La oportunidad de cambiar eso provenía de este chico con su curioso Pikachu.

No esperaba que él se ofreciera para pelear. A veces pensaba, que pasaría si Ash hubiera sido un estudiante de su escuela desde que lo conoció hace mucho tiempo. Sonrió por algo imposible en ese entonces.


-Me harías un gran favor, enserio. Sobre el 90%. Está bien, creo que lo vale. –Aliviado y recuperando las esperanzas, inmediatamente recordó algo importante. - Pero hay un problema.


-Permiten el relevo, ¿verdad? Solo me haré pasar como uno de tus estudiantes, para ello quiero que permitas que entre a la arena. No quiero tener problemas con los profesores sobre quien soy. Del resto, yo me encargo. - saliendo por la puerta explicó al director el pequeño problema que él iba a mencionar.



-Claro, te sigo. Enserio me estás haciendo un gran favor Ash. Los diligentes no me dejarían en paz un buen rato si es que somos eliminados. Te lo agradezco. –La gratitud hacia el muchacho rebosaba cada vez que recorrían el pasillo hacia la arena principal.



-Tus estudiantes están siendo masacrados en este momento, aumenta el paso. – Sin darle mucha importancia, los dos se acercaban a la barra de descanso del equipo Lumiose. Un gran grupo de estudiantes estaban reunidos alrededor de los estudiantes caídos.









La situación para el equipo Lumiose iba de mal en peor, los constantes ataques inminentes que por sorpresa los del equipo rival lograron dar, destrozaron medio campo.


Todo el personal estaba sorprendido por el cambio drástico de combate por parte de los estudiantes de Roshan, nadie podía creer lo que estaba sucediendo. Lo que parecía una batalla demasiado fácil para la escuadra de Lumiose, se remontó en un contra golpé que dejaba sorprendido a medio estadio, ya que, solo duró pocos minutos su momento de superioridad.



Sorprendida por el repentino contraataque, La profesora y entrenadora de Lumiose. Observaba cómo sus estudiantes eran apabullados uno a uno. Los constantes ataques no dejaban que ellos tomaran un descanso, haciéndoles perder toda esperanza de respuesta. Sabia de antemano que los relevos aún estaban disponibles. había dos estudiantes pidiendo entrar, pero aun que accediera un relevo, sabía que no tenían oportunidad contra los 4 rivales que aún seguían en pie. La situación se retornaba difícil mientras pasaba el tiempo.



-¡Director! .-Repentinamente la voz de los estudiantes la sacaron de su estupefacción. No esperaba la presencia del director en estos momentos.


Al voltear, la llegada del director junto a un adolescente inundó su vista. Los estudiantes observaban detenidamente al chico que traía un Pokémon en el hombro. Ella se dirigió al encuentro del dueño de esta academia, sin evitar sentir curiosidad por el chico a lado suyo.


-Director. ¿Qué es lo que ocurre? ¿sucedió algo? – Adelantándose, preguntó por su presencia.


-Cynthia necesito que sustituyes a uno de los estudiantes por este chico. –Directo al grano, señaló al joven a lado, al parecer algo ocurría.


Sorprendida, ella volteo a ver al adolescente el cual miraba el campo de batalla con tranquilidad. Por alguna extraña razón su mirada la encendía, la presencia de este chico le daba curiosidad.


-Director creo que aún no está al tanto de la situación, La desventaja aún es muy grande contra esos 4 entrenadores. Además de que él no es un estudiante ¿Por qué pide esto? - tratando de conseguir una explicación, pregunto aún más confundida.


-¿Eh? Bueno es difícil de explicar, no quiero confundir a todos aquí. Quisiera hablar de este asunto en privado, ya que no estoy en condiciones de responder por ahora. –El director nervioso explico las condiciones en la que estaba.


Los estudiantes alrededor observaban al director y al joven con curiosidad.


-Seré un estudiante de nuevo ingreso. Creo que no habría ningún problema si me anunciaran así, ¿verdad? –rápidamente las miradas de todos los estudiantes alrededor se posaron en el chico. Ella volteo a verlo una vez más.

-De hecho, sí. Hay algunos problemas que deberíamos de enfrentar si es que no te encuentran en los registros de la escuela. Además, de que estarías en desventaja. No encuentro sentido a esto ¿Tu nombre es? -Cynthia recalco algo muy importante. Preguntó su nombre al curioso chico.


terminado-foros-dz-won-long-be-jpg.76104

-Correcto. Entonces no habría ningún problema si me presentan como un estudiante suplente, al fin y al cabo. Tus estudiantes estrellas nunca necesitaron un relevo durante los últimos torneos. Por lo que presumo que los espectadores aún no conocen a los relevos. ¿O me equivoco? . -Con una mirada tranquila observó a la voluptuosa mujer esperando una respuesta.

-En eso tienes razón, pero cabe recalcar que aun estas en desventaja, ¿qué piensas hacer? Me da curiosidad. - Su intriga aumentaba mientras conversaba con este chico.


-No creo poder explicar con palabras lo que suceda en el campo de batalla. – Hablo mientras caminaba hacia la entrada de la arena, listo a entrar. –


Sin nada más que decir. Cynthia, ordenó a uno de los muchos estudiantes que observaban la conversación entre ella y ese chico que anuncie el cambio al réferi de la batalla. Algo la tenía intrigada desde que entró, y más aún cuando no le dijo su nombre, tal vez lo olvido o tal vez no. De todos modos, esperaba que esta conversación no sea la única que tuviese con ese joven.


-Su nombre es Ash, Ash ketchum para ser más completos. – El director le dijo al estudiante que iba ir al réferi para anunciar el primer relevo con el nombre completo y que no ocurra algún problema de presentación.


Ella al escuchar el nombre del chico se centró en la arena. La tranquilidad en la que el joven con el Pikachu caminaba, la sorprendió un poco. Definitivamente quería ver qué era lo que hacía el chico en esta batalla. Los estudiantes alrededor estaban más que confundidos por el ingreso de este chico.


La mirada de una mujer en lo alto del palco a punto de retirarse, se detuvo, al ver al joven que ingresaba hacia el encuentro de esos 4 entrenadores. La batalla estaba aburrida, por lo que ver a un solo entrenador enfrentar a esos 4 estudiantes le daba curiosidad.



El nombre de ese entrenador resonó en el estadio como el primer relevo en la historia de esa academia.
















Ok... Por lo visto, aquí lo más importante es de dónde surge Ash. Digo, si de por si, se puede ver el rechazo a las batallas Pokémon, por esa parte de la población que piensa igual que N.

El tema de batalla Entrenador-Pokemon, como el hecho de poder usar habilidades por del Pokémon mediante la mega-evolucion por un límite de 20 minutos.

Solo falta avanzar para responder mis dudas:
¿Sí Ash tiene en mente ser un maestro Pokémon? o ¿Fuee creado artificialmente? o ¿Es de pura casualidad uno en un millón del tipo de personas que pueden romper su limitador?
Tengo pensado escribir un pequeño capítulo sobre la vida de Ash. Por ahora quiero centrarme en la pelea que tengo en mente escribir en el siguiente capítulo. Gracias por la vista.

Psdt: Las ideas son buenas. Sin embargo, de esos millones de personas que pueden romper su limitador pienso darle un poder que ya en sí, Ash, tiene en la serie.
 

Adjuntos

Última edición:

¡Que el mundo se trague su odio!
Registrado
4 Sep 2019
Mensajes
112
Dios.... se ve que va por buen camino mi amigo, pero eso de las apuestas y el dinero que se mueve coo en los deportes 10/10
 

Life always fucks us, don't worry about being a **
Registrado
4 Oct 2016
Mensajes
84
Ubicación
Lm

Un motivo


Con un poco de fastidio, comencé a caminar al centro del campo de batalla.

Desde el principio, tenía planeado irme en cuanto terminara la reunión con el director de esta escuela, sin embargo, ver aquellos potenciadores en manos de unos simples estudiantes, despertó mi interés.

No era necesario armar un escándalo por unos dispositivos muy raros, ya que, la idea de que alguien los esté produciendo era el centro de mi total atención.

Observe a mis cuatro oponentes detenidamente, como esperaba, eran simples personas.


Al ingresar a la arena, ellos decidieron acercarse, dejando una distancia de aproximadamente 5 metros entre nosotros.


Las miradas que recibía de estos estudiantes no eran para nada amigables.


Lo supe inmediatamente cuando uno de ellos parecía estar intentando superar el record mundial para la más dramática asimetría entre la derecha e izquierda de la boca humana. O tal vez solo tenga el ceño fruncido.


-Tenia esperanza que dejaran atrás esta batalla. Pero veo que Lumiose aún tiene agallas de usar su último recurso para seguir en pie y no quedar ridiculizado en frente de todas estas personas. ¡Felicidades muchacho! Ser el centro de atención se debe sentir estupendo, ¿no es así? –


Me es extraña la forma de pensar de esta persona.


Quiero decir, hace un momento, estaban siendo apabullados sin dificultad alguna. La posibilidad de que esa paliza le suceda a otros participantes, es que este evitara cualquier acto de grandeza, sin embargo, eso no ocurría con este grupo.


- ¡Ey! ¿Me escuchas? Tengo pensado darte la oportunidad de retirarte, ¿Qué dices? La desventaja, como ves, es demasiado abismal. No creo que soportes ni un minuto estar de pie cuando esto empiece. - Mirándome con toda la confianza del mundo, me dio la oportunidad de retirarme.


Sinceramente, tenía considerada esa opción, si lo que buscaba no era legítimo.


Pero veo que no era así.


-Muy bien, si no piensas contestar, ¡será mejor acabar esto cuanto antes! – con un poco de fastidio, aquel estudiante pronuncio esas palabras.


Observe el cambio de postura a una de combate de este, los demás lo imitaron como si fuera una especie de coreografía.

Para un experto en batallas de esta clase, una victoria se definiría mediante la habilidad física y el estilo de pelea que el contrincante demuestra. Sin duda, la paciencia y la inteligencia están de lado para el campeón actual, y por lo que veo, tienden a dejarse llevar.


No me sorprende que sigan buscando otro método de lucha que convine a la perfección con un Greninja.

La embestida que estaba a punto de recibir, fue esquivada con un rápido movimiento de mi parte hacia el costado.


Observe al intento de ataque de aquel estudiante.


Un impacto de esa magnitud sería suficiente para dejar aturdido a una persona si esta se encuentra en un estado desconcentrado.


El siguiente ataque estaba ejecutándose, no hacía falta voltear para saber eso.


El híper rayo impacto con la cola de mi compañero, desviándolo hacia el pavimento.


La explosión levanto una gran cortina de humo, esto, combinado con la espesa niebla; dificultaba la vista en la arena aún más.


¡Ohhhh!


Los gritos de asombro de las personas inundaron mis oídos.


No estaba acostumbrado a pelear en público. Esta era la primera vez que me involucraba en este tipo de evento.


Decidí ignorarlo…


Rápidamente el molesto muchacho que intento embestirme, se levantó para tomar distancia.


Probablemente esperando evitar un contraataque de mi parte.


Voltee a ver al resto.


Los tres respiraban agitadamente.


La máquina en la que dependían, estaba surtiendo efecto. Pronto estarían en problemas si seguían sobrecargándolo.


La pelea de hace un momento les termino costando energía más de la cuenta.


A gran velocidad, los tres restantes rodearon el lugar donde me encontraba, dejándome totalmente sin alguna vía de escape.


Si recibía un ataque directo en esta reducida distancia, la gravedad del daño sería fatal.


Aunque fueran simples estudiantes, saben lo que hacen.


Aprovechar la ventaja de cuatro contra uno y rodear al oponente. Sin duda, les daría una oportunidad de dar en el blanco sin ningún tipo de problema, sin embargo, el cometer un error les costaría un auto ataque inesperado de sus propios compañeros.


Y como pensé, una gran cantidad de bolas de fuego se dirigían en mi dirección.



- ¡Toma esto! -


Al principio dudaba del nivel de coordinación que ellos poseían, ver el ataque que iba dirigido hacia a mi hizo que mi compañero saliera a contrarrestarlo.



- ¡Ahora sujétenlo! –


Las bolas de fuego fueron repelidas por mi compañero, aunque dejándome a merced a cualquier ataque.


Al parecer vieron que Pikachu era un problema.


Usar la distracción era un punto clave para saber que estas personas tenían un nivel de estrategia bastante elevado. Además de que, la sincronización en la que ejecutaban sus movimientos definían un estilo de lucha disperso… era peculiar ver eso en un equipo tan joven.


Posiblemente tenían una relación muy profunda como para entenderse a tal nivel.


Los movimientos rápidos y poderes difíciles de persuadir, eran su punto fuerte.


Me extraño que hace un momento estuvieran en problemas. Observando todo esto parecía lo contrario.


Con dos brazos sujetando los míos y uno rodeando mi cuello, parecía que aquí acabaría todo.


Observe como el cuarto se acercaba lentamente.


-Debiste retirarte cuanto antes, lo sabes ¿no? – el típico acento creído, fue acompañada con esa pregunta.


- ¿Me dejarías retirarme ahora? –


- ¿Qué? –


- ¿No cierto? Ahórrate las preguntas. Aún no he terminado con esto. -


los cuatro me observaron divertido.


Al parecer dije algo gracioso sin ni siquiera saberlo.


-Tiene razón. Esta batalla aún no ha acabado, si sigues aquí, no terminaremos con nuestro objetivo de avanzar a la siguiente ronda. – Abriendo su boca lo suficiente, género un hiperrayo, listo para lanzarlo hacia mí.


Obviamente, si recibía ese ataque, sus compañeros también recibirían daño adicional.


No creo que lo vayan a pensar dos veces antes de soltarme, y salgan huyendo de la zona de impacto.


Aunque la distancia del ataque será reducida a unos pocos metros cuando eso suceda, será suficiente tiempo para yo también salir de aquí.


¡¡POOM!!


El sonido del hiperrayo rozando mi oreja izquierda, me dio la señal para moverme rápidamente dentro del humo y colocarme en una pequeña parte elevada de la llanura.


Ya era suficiente.


- ¿D-donde esta? –


Al disiparse completamente el humo supuse que esperaban encontrarme en la zona de impacto.


La sorpresa que tenían en sus rostros me distrajo por un momento. Era como ver a un pequeño Pokémon perdido en lo profundo de una jungla.


Avance hasta el estudiante que parecía estar al mando de este grupo. Al estar los suficientemente cerca, coloque mi mano sobre su hombro, dándole una reacción exagerada.


- ¿¡T-tu!? ¿Q-quien rayos eres? – Me pregunto estupefacto, al parecer dándose cuenta que era imposible hacerme algún tipo de daño.


La posibilidad que algunos de sus ataques o estrategias me terminen frenando, eran casi nulas.


Que alguien posea la velocidad suficiente para esquivar un ataque a quemarropa, le hizo saber con quién estaba tratando.


El asombro se justificaba.


-El grado que poseen no será suficiente para terminar conmigo, es por eso que dejare de interponerme en esta pelea. – Hable con sinceridad, no había motivo por el cual mentir. No quería que evitaran lo que estaba a punto de proponer. – sin embargo, quiero que respondas dos preguntas. -


Lo mire sin vacilar, y con el resto del grupo totalmente alerta.


-Estas diciendo que dejaras de interponerte en esta batalla si contestamos tu pregunta, ¿¡Me estás tomando el pelo!? – incrédulo y molesto, grito.


-Tal y como lo escuchas, no tengo interés en este torneo. Solo quiero saber sobre los dispositivos que poseen ¿Quién se los dio?


-Hablas de… espera un momento, no hay garantía de que cumplas con tu palabra. No trataras de engañarnos muy fácilmente. Este torneo es muy importante para tu región, decir que no te interesa hace ver que estas mintiendo. –


Si intento convencerlo aún más, elevaría su desconfianza, y las posibilidades de que hable serian un porcentaje de cero. Tampoco es que esté mintiendo con lo de no intervenir, sin embargo, no me tomaran enserío por simples razones como esas.


Hasta este punto, decir que “no soy de esta región”, y que ni siquiera era un estudiante, traería problemas aún mayores.


Trace una línea mental y me traslade en la situación en la que estaban ellos.


Escuchar la propuesta de un enemigo era claramente dudosa. Simplemente, no tienes la confianza suficiente que el la cumpla.


Sin embargo, el propósito que tienes en esta pelea es que consigas la victoria.


La respuesta a este dilema se hizo más claro.


Desde el principio note la desesperación de ganar en ellos.


Cogiéndolo del cuello, lo levante lo suficiente para lanzarlo hacia el otro lado.


El estruendo de la caída levanto un poco de polvo, haciéndolo toser exasperadamente.


-Escucha, si no piensas aceptar, no tendré más remedio que acabar con esto. Al fin y al cabo, esta es tu decisión de ganar o perder.


Sin siquiera dudarlo, me agache rápidamente para esquivar dos patadas provenientes del resto del grupo.


La verdad, esperaba conseguir información sobre los potenciadores cuanto antes, no tenía intenciones de pelear contra ellos. Pero veo que esa idea se esfumó junto con algunos planes.


Extendiendo mi brazo derecho, levanté mi palma, cuál señal de alto; emití una honda de aura lo suficientemente potente para desequilibrar al grupo.


Esto acabo… la necesidad de seguir con esto no tenía ningún sentido.


La honda que produje destrozaban lentamente sus tímpanos, si esto seguía, en muy poco tiempo estarían con falta de audición total.


Con los tres tirados en el suelo, me acerque tranquilamente una vez más al tipo aterrorizado de hace un momento.


- ¡E-Esta b-bibien! ¡t-te lo diré! –


- Estoy esperando–


En todo este momento, el juez de este encuentro, no paraba de gritar detallando cada acción dentro del campo de batalla.


Mire de reojo hacia la zona donde ingrese.


Al hacerlo, cruce miradas con la profesora de hace un momento, al parecer atenta con mi próximo movimiento.


Dándose cuenta de mí, se reincorporo inmediatamente. Aun que, no era a ella a quien queria observar.


Era raro verlo en ese estado tan negligente, por no decir demasiado sospechoso.


En fin, cuando esto acabe, tendré tiempo suficiente para observarlo más detenidamente.


-J-juniper…-


Un sonido casi inaudible hizo que nuevamente prestara atención hacia aquel estudiante.


- ¿Qué? –


- La profesora Juniper… ella nos entregó estos dispositivos, nos dijo que nos ayudaría a maximizar el rendimiento de nuestras piedras.


Hablando rápidamente nombró a quien estaba buscando.


Juniper ¿eh?


Posiblemente no diferencie el nombre si me quedaba pensándolo, ya que lo desconocía.


No sabía quién era.


Sin embargo, por alguna razón, está conectada con la pequeña disputa de hace un año en el reino de rota.


Sentí una mayor curiosidad cuando observé el dispositivo en el brazo de este estudiante.


Un pequeño logo se podía visualizar si prestabas atención en la parte más oscura del dispositivo.



-Te dije lo que querías saber, ahora cumple con tu palabra. Ya no te interpondrás en esta pelea según lo acordado, recuérdalo.


Al decir eso, note como el resto del grupo hacia un esfuerzo en levantarse.


-Ella está aquí ¿no es cierto? -


-S-si -


Como si esperara esa respuesta, cambie mi dirección hacia la salida con Pikachu siguiéndome.





No intervenir en esta pelea era mi acuerdo con aquel estudiante, si es que respondía mis preguntas.


Pronto, si salía del campo de batalla, automáticamente me descalificarían por rendición voluntaria.


Aunque el juez esté preguntando qué es lo que pasaba, seguí avanzando hacia la salida.


Los murmullos se intensificaban en el estadio.


La gente estaba confundida.


¿Por qué el dominante y el que parecía estar a punto de conseguir la victoria de una manera sorprendente, estaba a punto de salir del estadio?


¿Estaba tirando la toalla?


El sonido de varios golpes en el suelo se escuchó a unos pocos metros donde me encontraba.


Tenía dos propuestas que aun tenia priorizada cumplirlas, la más reciente “no intervenir a cambio de información” la otra… ganar este encuentro a como dé lugar.



Al parecer, los potenciadores hicieron el resto.






Pasaron 1hr y media desde mi victoria y ya eran casi la una de la tarde.


Las palabras de agradecimiento por parte del director y la silenciosa mirada de aquella profesora, me hizo pensar por un momento, las formas de gratitud que tienen algunas personas.


Aunque no la culpo de nada.


Al parecer, al propio director le importa menos el avance que tienen sus estudiantes, sin embargo, aún tiene esa parte de amor/odio hacia la reputación de su escuela.


¿Tal vez esa personalidad, tiene que ver mucho con los juegos de monetización de aquellos peces gordos?


No sabría decirlo con claridad.


Aun así, creo que sería un tema bastante innecesario de pensar en este momento.


En otra parte. La mirada que recibí de aquella mujer, fue de alguna manera, de total sorpresa e incertidumbre.


No vi ningún tipo de agradecimiento en ello, claro, si es que la había. De todas formas, no es como si esperara algo de ella.


Abriendo la puerta de aquel salón, avance a entrar, esperando encontrar el típico asiento de profesor para tomar un descanso.


El aviso que recibí de aquel hombre de traje negro, después de la pelea, atrajo mi interés.


No esperaba que un miembro del alto mando solicite mi presencia a una reunión en este salón de clases.


Observe una vez más el pedazo de papel que se me entrego, en ella tenía escrito el número 2 y la letra A.


La sección y el grado de este salón.


Al principio no tenía idea para que fui solicitado, sin embargo, era de esperarse después de aquel espectáculo que arme.


Escuche que el alto mando buscaba miembros nuevos para formarlos en posibles sucesores en un futuro.


Tener ese puesto, sin duda, era el sueño de cualquier entrenador.


Lástima que tenía otros planes.


La silla donde me encontraba era ridículamente grande y demasiado cómoda. Dormirse aquí por accidente sería un problema.


Además de que el calor no era para nada agradable.


Me pregunte que ocurría con el maldito clima últimamente.



Me levanté con la intención de quitarme la chaqueta, y enrollándolo alrededor de mi cintura procedí hacer un pequeño amarre con las dos mangas, lo suficientemente floja para luego sentarme otra vez.


En ese mismo instante la puerta se abrió.


La figura de una mujer ingreso al salón.


Desde mi perspectiva, aquella persona traía lentes, una chaqueta y una falda corta como vestimenta.



Por un pequeño lapso de tiempo, me miro en silencio, como si estuviera examinando mi apariencia.


No tarde ni un segundo en reconocerla.


Sabía quién era.


La primera en convertirse en un miembro del alto mando y especialista en los Pokémon de tipo hielo, considerada unas de las mejores maestras en este tipo.


Lorelei.


-Es curioso. –No tenía idea del porqué, pero soltó esa línea inesperadamente apenas entrar.


- ¿El qué? –Confundido decidí preguntar.


-Esa batalla estaba a favor a esos cuatro estudiantes, sin embargo… tu intervención a último momento fue suficiente para llevarte la victoria, siendo tú, superado en número. – lentamente, ella caminaba hacia el escritorio donde me encontraba e inesperadamente se sentó encima de este. -Me gustaría saber quién eres. –


Decir alguna que otra cosa limitaría el número de respuestas en un instante.


Aunque, supongo, ella habrá oído mi nombre en el inicio de la batalla. No es como si el réferi no haya gritado mi nombre y no haya sido casi inaudible.


La verdad esperaba otro tipo de pregunta. Puedo suponer que ella sabe qué no estoy familiarizado con esta escuela, y que ni siquiera era un estudiante legítimo.


Decir alguna mentira a traería más sospechas.


Decidí ser honesto.


-Como sabrás. Mi nombre es Ash, soy un estudiante por un límite de tiempo en esta escuela. –


Claro, hasta cierto punto.


-Si. El nombre no es una molestia, sin embargo, me da curiosidad que no estés en las muchas fichas que esta escuela maneja. – Con una mirada perspicaz, ella recalco. - ¿Sabes? Intervenir a una pelea sin ni siquiera ser un estudiante de intercambio, es un problema y una regla muy exigente en la liga.


Cierto.


La intervención en una batalla oficial para cualquier persona que ni siquiera es un ex alumnado, es una de las muchas reglas que la liga implemento en su testamento, por así decirlo.


Hubo muchos casos en las que estudiantes eran remplazados por entrenadores capacitados de ahí afuera, para hacerse pasar por ellos y conseguir victorias a favor.


Claro, la recompensa, venia luego para aquel entrenador silvestre de parte de algunos profesores.


Obviamente atrás de eso, había todo un plan ya elaborado y bien pensado para no ser descubiertos.


La mire por un momento.


Sabía que tenía otros planes. Y el acusarme no era uno de ellos.


Coloque mis brazos alrededor de mi nuca. Tenía ya un tiempo que no estaba tan cómodo en un lugar y este sillón era como recibir tu primer Pokemon.


¡Mierda! ¡esto era demasiado relajante!


La verdad no sabía que decir.


- ¿No tienes nada que decir? - Y como si pudiera leerme la mente, pregunto.


-Decir que no tienes razón, sería una estupidez y un alargamiento más de lo innecesario a esta conversación, no tengo planeado una excusa.


- ¿Es eso, así? – Pregunto una vez más, esta vez volteando a ver hacia la ventana.


-Si-

1578296489380-png.86754






Perdon por la tardanza simplemente no pude ignorar los eventos que hubo el año pasado. !fELIZ NAVIDAD! Lo se, muy tarde. (El intento de coloreo por favor ignorenlo) xD y gracias a las personas que leen este tema. Nos vemos.
 

Life always fucks us, don't worry about being a **
Registrado
4 Oct 2016
Mensajes
84
Ubicación
Lm
Intereses


Las escenas que tenía pensado que ocurrirían en esta sala, estaban desvaneciéndose poco a poco.


Colorear mis palabras antes dichas, tampoco era una opción.


Mi estado actual pronto se dificultaría por esta mujer.

Tenía que hacer algo antes de que eso suceda.


-Escuche que un evento importante en las afueras de la ciudad está a unas semanas de comenzar. – La mire de reojo con la intención de ver su reacción.


Al parecer al decir esas palabras su entorno cambio a una de incomodidad.


- ¿De que estas hablando? –


-No hace falta contestar, sé que una persona en tu posición como miembro del alto mando, sabe de lo que estoy hablando.


El silencio en ella hizo presencia nuevamente.


- ¿Dónde lo escuchaste? –



-No creo poder contestar eso. – Obviamente, necesitaba tiempo.


En este momento mi imagen en aquella mujer, es la de, un entrenador con un poder un poco más elevado que el resto.


La batalla de hace un momento no era tan exagerado como para catalogarse una hazaña.


-La batalla de los 3 Regigigas, un torneo exclusivo para las celebridades del mundo Pokémon. – Con un tono medio sarcástico, ella resumió aquel evento. –Me sorprende que un muchacho como tú, sepa eso. De hecho, es extraño que alguien fuera de nuestros estándares sepa esto.



La mirada que recibí era la de exigencia a una respuesta.


-Tratar de saber lo que tengo en mente no es un problema en este momento.


Su mirada cambio a una de descontento.



- ¿Quién eres tú? –


Un minuto y contando.



-Yo, solo un estudiante de nuevo ingreso que acaba de colarse a una batalla oficial hace unas horas.


-Los dos sabemos que lo primero no es cierto, claramente tus papeles no se encuentran en los registros de esta escuela.



-Pero la intención es verídica, solo que con un gran retraso a la confirmación del registro académico.


- Aun tienes en cuenta los problemas, ¿cierto? .-


-Creo que el problema aquí no soy yo. –


Ciertamente si ella no me hubiera llamado, no estaría en esta situación, en la que ella decidiera mi camino solo por un malentendido.


- Supongo que, tus intenciones son otras ¿verdad? –


Considerando la posición en la que me encontraba, no tenía muchos planes para evadir algunas preguntas.



-No lo sé, hare lo que pueda. –


-Qué respuesta más concisa-



--------------------------------------------------------------------------------------



Levantándose de aquella carpeta, se dirigió hacia la ventana, observando el vasto campo principal.


- ¿Y bien? ¿Piensas ser mi compañero durante el evento? – Sin voltear, pregunto algo que no tenía planeado hacer.


En aquel torneo de celebridades se extendía una gran lista de asistentes respecto a las batallas.


La Reina Llene, la princesa Sara y la princesa Kimia, se catalogaban como las primeras de las muchas princesas que iban a asistir en aquel evento.


Un torneo sin igual de batallas de alto ego supongo.


Hace unas semanas, en ese lugar, se informó el cambio de reglas que tenían para este año.


La desafortunada idea de combatir con un compañero.


A todo esto, el “rey” queria un cambio sucesivamente definido en las coordinaciones de combate.


Un tema bastante innecesario de explicar, querían evaluar a los miembros del alto mando y simplemente perjudicarlos como maestros.


Una noticia llevo a la otra, secretamente se filtró un rumor bastante desagradable respecto a ese tema.


Al principio me atrajo la presencia de Lorelei en este lugar, cuando debería estar a miles de kilómetros de este lugar.


Saque conclusiones rápidas pero acertadas.


Ser compañero de esta mujer me daría varios problemas, no por ella, mi asistencia en ese lugar no tiene ningún sentido.


Por ahora estaba planeando dar un paso hacia atrás.




-No creo ser lo suficiente para ese torneo, quiero ayudarte a encontrar a uno. –Comente.


- ¿umh? ¿Lo dices enserio? - Con una voz medio exaltada, pregunto.


-Creo que en ningún momento me ofrecí unirme a ti. –



Cierto, no recuerdo haberme ofrecido.


-Creí que eso insinuabas. –



- ¿Enserio? – Mirándola fijamente, le dije.



-S-sí, no creo que alguien más en esta escuela pueda seguirme el ritmo, es por es…-


-No lo sé, esta escuela tiene la reputación de egresados más numerosos que el resto. Además, creo que es esa la razón por el cual hoy te encuentras aquí, ¿no es cierto? –


Con diversos estudiantes, no me extrañaría que otro miembro del alto mando este aquí en este momento.


-No te equivocas. Pensé encontrar a un compañero en este lugar, sin embargo, ninguno cumplió con mis expectativas hasta que entraste tú. –


Decir que ninguno cumplió con sus expectativas… ¿eh?


Me quede pensando sobre ese asunto que no note la mirada que tenía encima.



Al parecer algo ocurrió, ella empezó a caminar hacia donde me encontraba

En todo este momento que conversábamos, esa seriedad en sus ojos no desaparecía.

Una actitud orgullosa ¿eh?
1582612817704-png.109433











En el estadio, la gran mayoría de personas se retiraban lentamente, dejando las gradas medias vacías.


La batalla fue concluida con victoria de Lumiose, y la próxima pelea iba a confirmarse de aquí a 4 días.

Las preguntas respecto a que equipo iba a enfrentarse el equipo de casa, era el tema de hoy en la ciudad.

Si bien la victoria, tomo por sorpresa a todos los espectadores, lo que llamo más la atención fue la aparición de aquel “joven estudiante”



Las personas que no tenían ninguna relación con aquella escuela, pensaban eso.

Sin embargo, en este momento, en el interior de la institución. Los estudiantes que presenciaron la pelea, tenían dudas al respecto. La aparición de aquel muchacho no era, de alguna manera, creíble.



Es decir, no sabían quién era.

¿Enserio era un estudiante?

Algunos grupos de grandes miembros intentaban recopilar información sobre aquel chico.


Ya sea revisando las listas de cada salón o preguntando a algunos que otros profesores, que al parecer tampoco sabían nada.



- ¿Tu qué piensas? – la mirada de Dawn se posó a su preguntante.


- ¿Hablas de aquel chico? No lo sé, si la información que nos dio la profesora es cierta, no creo que haya motivo de sorpresa.


-Estoy contigo. Al parecer, tenemos un nuevo recluta en nuestras filas, sin embargo, ¿por qué el resto actúa como si no supieran nada? – Serena, confundida, pregunto por la actitud exagerada de los demás.



-Creo que no se les ha informado, la profesora debió olvidar ese detalle. – May recalco.



- ¿Qué sucede Misty? Estuviste muy callada desde que ingresamos. – con algo de curiosidad, serena pregunto a su compañera.



-No es por nada, pero… Georgia y su grupo parece que traman algo. – Misty con un tono medio bajo, señalo a un grupo de 3 chicas en la parte izquierda de un salón.



La apariencia que llevaba la primera mujer, era la de un curioso estilo de cabello rubio, dos coletas en formas de espiral y un flequillo que ocultaba su ojo izquierdo. Al parecer, escuchando la conversación de sus dos amigas inclinada en un muro con los brazos cruzados.


La segunda se asemejaba al mismo estilo de cabello y color que la primera, con la diferencia de no tener un flequillo y tener 6 coletas a ambos lados en forma de taladro.


La ultima tenía el cabello corto y de color magenta, las patillas en ambos lados le llegaban unos centímetros debajo de los ojos.


Estas dos últimas teniendo una amena conversación.


- ¿Por qué lo dices? – Dawn con una expresión seria, pregunto el motivo de tal sospecha.



-No lo sé, solo lo presiento –


-Sera mejor regresar al campo de entrenamiento –May observando la situación, recomendó.



-De acuerdo –





La ventisca se retiraba lentamente de nuestro entorno.

La conversación de hace un momento, ahora mostraba lo contrario.


El tiempo de reacción que tuve fue suficiente para esquivar ese ataque.


Intensifique mi agarre al notar movimiento por parte de ella.


-E-estas tocando de mas ¿Sabes? – dijo, en un intento de zafarse.


-Ya veo–

Sostuve sus dos brazos con mi mano derecha en una especie de llave y con la otra presione su mentón, juegue con sus movimientos intentando anticipar cualquier medida de escape.


1582612950794-png.109434


-Enserio, dime… ¿Quién eres? -


- No tiene caso seguir preguntando lo mismo. –


- ¿Piensas que me creeré eso? Escucha, sé muy bien que buscas algo lo note desde que entraste a la arena. – al decir eso, ella giro su rostro en mi dirección. –


En cierta manera probablemente supo de mis intenciones en ese lugar.


Tratando de recordar mi comportamiento en esa batalla, me di cuenta que fui muy fácil de leer.

Aunque su definición no es bastante clara, decidí hablar.


- ¿Buscar algo? Parece que mis palabras no fueron muy reconfortantes. En ese caso intentemos enfrentar la realidad. –


- ¿De que estas hablando? –Confundida, ella pregunto.



-Que mis intenciones, ya no tienen nada que ver en este lugar. -



De cierta forma, hablar con ella más de la cuenta, no me llevaría a ningún lugar. De hecho, esta reunión debió terminar hace un buen tiempo. Deshaciendo mi agarre de sus dos brazos y mentón, empecé a caminar a la salida.


-Sabes lo que sucederá si sales por esa puerta – Intentando detenerme, ella dijo


-Lo sé, corro el riesgo de ser acusado por usted. –


-No lo diría así, llámalo precaución. - corrigiéndome, procedió acomodarse los lentes que llevaba puesto. –



- Tengo que irme.



-Esos dispositivos-


Cuando estaba a punto de salir de aquel salón, lo que oí me detuvo.


-…-


-Esos dispositivos, es lo que buscas ¿cierto? –


-…-



Al parecer se dio cuenta del objeto que esos estudiantes tenían puesto.


-Quiero que me ayudes con el evento que comenzara en unas semanas a cambio te ofreceré ese artefacto. No sé para que lo quieres, pero supongo que no me lo dirás. ¿Qué dices? –



Conoce de los potenciadores, sin embargo, no le interesa el funcionamiento de este.


Esta declaración llamo mi atención.


Tendré en cuenta su presencia ahora en adelante, al parecer no sabe lo que está ocurriendo con las organizaciones en kanto en este momento.


-Dm… Me incomoda que estés en silencio de esa forma, ¿Pasa algo?



Tiempo contemporáneo ¿eh?



-La verdad, no me interesa ayudarla con la búsqueda de su acompañante o ser uno, estoy fuera. – Hable.



-Lo siento, pero eso yo lo decido. La suplantación de un estudiante es un código de ley que ya se vio en muchos casos. Pensar que te libraras de esta sería una falsa esperanza a la realidad de las cosas, claro ahí entro yo. Te estoy ofreciendo mi silencio solo por tu ayuda, sería un error negarse y claro también una estupidez. - Explico con una sonrisa en su rostro.



25 minutos, tiempo suficiente para un registro completo de papel a una informal documentación de datos personales del estudiante, escritos y enviados con éxito hasta su base central.


Con una prueba en mano invalida y con una lista de estudiantes ya actualizada, no debería haber algún imprevisto con esta mujer.



-Creo que debería revisar bien la lista de estudiantes. –



- ¿Qué? -




El director debió haberse dado cuenta.



Concluido
 
Arriba Pie