Oneshot Una navidad de juguetes

MasterShip
Moderador
Registrado
2 Ene 2012
Mensajes
1,464
Calificación de reacciones
901
Puntos
1,250
Edad
22
[Warning: Si les gusta digimon y saben sobre su canon no lean esto -cries-]

-Muy bien, ahora que todos estamos reunidos aquí, ¡tenemos que hacer algo!- Agumon miró al grupo con una mezcla de seriedad y confusión en su rostro mientras intentaba organizar sus ideas, pero a decir verdad se encontraba tan confundido como los demás digimon.

-Hikari está tan triste- comentó Gatomon con un dejo de tristeza en su voz, ella, al igual que todos los niños elegidos habían estado con los ánimos muy bajos ese día, pero ninguno de ellos tenía idea de por qué se encontraban así, lo único que sabían es que deseaban hacer lo posible por ayudarles a mejorar sus ánimos, sin embargo...

-¿Y alguien tiene alguna idea de qué hacer?- preguntó Biyomon, recibiendo por única respuesta un completo silencio de parte de los demás. Sin saber qué les sucedía a los niños tampoco tenían idea de qué hacer para solucionarlo. A pesar de que llevaban gran tiempo juntos no conocían todo sobre los niños, y eso les dificultaba enormemente encontrar una solución al predicamento en que se encontraban en ese momento.

-Escuché.... Escuché a TK decir algo sobre navidad- mencionó Gabumon, reuniendo sobre sí las miradas de sus compañeros, ¡navidad! ¡Claro! ¡Esa era la respuesta! ¡Eso tenía que ser lo que los tenía tan tristes en aquel momento! Pero...

Ninguno de ellos sabía qué era navidad, y quedaron exactamente donde habían empezado, ¿qué se suponía que era aquello? ¿Se comía? ¿Un juguete? ¿Una serie de televisión? El grupo continuó igual de confundido discutiendo entre ellos qué se suponía que era la navidad cuando de repente una gran sombra se colocó a su lado.

-¿Mencionaron navidad?- con un salto todos voltearon a mirar al oso de peluche que se había detenido a su lado, quien observaba curioso al grupo allí reunido.

-¿Sabes qué es?- preguntó Agumón, algo nervioso pero ciertamente esperanzado de recibir una respuesta.

-Una fiesta de los humanos- comentó el gran oso -Los juguetes sabemos algo de ella, las personas se reunen con sus familias, cantan y comen junto a un gran árbol iluminado con varios colores, también se dan regalos- el oso tomó asiento junto a ellos con un pequeño tud, levantando algo del polvo del camino.

-¿Creen que estén tristes debido a que no están con sus familias?- preguntó Patamon bajando las orejas, los niños llevaban un tiempo considerable en el mundo digital y si en verdad era navidad, no era de sorprender que se encontraran con el ánimo tan bajo, debían extrañar a sus seres queridos.



-Pues bien, si navidad es lo que les hace falta entonces hay que darles eso, ¡una navidad! No nos es posible reunirlos con sus familias pero...- Agumon intentó sonar seguro, aunque no estaba completamente satisfecho con aquella solución. Miró al grupo en busca de aprobación sobre lo que acababa de decir, poniéndose más nervioso con cada segundo que pasaba.

-Nosotros también somos su familia- dijo Palmon de repente -Puede que no seamos sus padres pero estoy segura de que podemos darles una bonita navidad si todos ponemos de nuestra parte- el grupo se mostró algo más positivo ante aquello y levantaron las manos, decididos a darles la mejor navidad posible.

-Muy bien- dijo Monzaemon -Les ayudaré a darles una buena navidad a los niños, después de todo esta es la ciudad de los juguetes, y nadie sabe mejor sobre la navidad que nostros. Lo primero que necesitamos es un árbol de navidad-.

De esa forma, el grupo comenzó a seguir las instrucciones de Monzaemon, y pusieron manos a la obra con otros juguetes del lugar. Palmón unió fuerzas con algunos juguetes de construcción para cubrir una armazón de hojas, consiguiendo así lo más cercano a un árbol de navidad, aunque no fuera exactamente un pino. Patamón se encargó de subir un juguete estrella a lo alto de este y varios juguetes, agradecidos de poder salir de los cofres, se subieron al árbol para encender las luces y las piezas brillantes que tenían, armando así un bonito árbol.

Por otra parte Gomamon y Tentomon reunieron lo más similar a adornos de palomitas y lo colgaron sobre las casas de colores de la villa de los jugetes, llenando el sitio de bonitos colores y decoraciones que le daban un aspecto todavía más alegre al lugar en que se encontraban.

Biyomon y Gatomon consiguieron lo más cercano posible a un festín navideño siguiendo las direcciones de Monzaemon, casi que lo sacaron de la manga porque nadie está muy seguro de dónde podrían conseguir comida en aquel lugar y posiblemente sea lo menos canónico de toda esta historia.

Finalmente buscaron cintas de colores que colocaron en los faros de luz, las casas y el mismo árbol, de manera que cuando hubieron finalizado Monzaemon les dio el visto bueno -Para no saber nada de la navidad he de decir que habeis hecho un muy buen trabajo, cualquiera aprobaría lo que han conseguido. Si están listos, pueden traer a los niños-

Agumon y Gabumon se miraron alegres y corrieron a buscar al grupo de niños, los cuales seguían reunidos en las afueras de la ciudad, para la conveniencia de esta historia. Aunque estaban confundidos sobre qué querían los digimon, dado que insistieron en la sorpresa y en no decirles antes de tiempo, les siguieron hasta el centro de la ciudad, el cual se encontraba completamente oscuro.

-¿Qué sucede?- preguntó Tai mientras observaba el sitio, cuando de repente las luces se encendieron y un desfile de colores se alzó frente a las miradas de los niños.

-¡Feliz navidad!- dijeron todos los digimon al unísono. Los niños miraron maravillados lo que sucedía, sintiendose repentinamente conmovidos.

-¡Esperen un momento!- dijo Patamon -¡Olvidamos los regalos!- el grupo digimon se miró sumamente angustiado al darse cuenta de aquello, habían olvidado una parte tan importante de la navidad.

-Claro que no- interrumpió Hikari -Hicieron todo esto por nosotros ¿cierto? Ese es el mejor regalo que nos pudieron haber dado- añadió con una sonrisa en su rostro mientras ella y los demás se disculpaban por haberlos preocupado. El grupo alegre se dispuso a tener la cena, cantando villancicos y compartiendo historias navideñas, agradecidos por tener los mejores compañeros digimon y sus buenos amigos juguetes.
 

Comentarios por Facebook