Oneshot Una navidad especial

¡Voy a casarme! En un año y medio
Moderador
Registrado
14 Abr 2016
Mensajes
850
Calificación de reacciones
1,542
Puntos
750
Edad
20
Es la primera vez que escribo algo por aquí... así que lo siento si es que no lo hago bien jeje xD

Era la primera vez que pasaba la navidad con mis amigos, y era un tanto extraño verlos a todos juntos como si de solo divertirse se tratara, además de que ya en el pasado habíamos disfrutado de algunas aventuras juntos, y pensé que en esta ocasión sería un poco divertido regalarnos algo un poco fuera de lo usual, así que decidimos hacerlo. "Un santa secreto" Pensamos que sería una buena idea y podría ser muy divertida para todos. Comencé a buscar algunos digimon de felpa, para regalar, ya que pensaba que eran demasiado lindos y adorables, siendo también algo que quizá le gustaría a todos sin importar su personalidad. Y ahí comencé mi travesía, a buscar un regalo perfecto.

Pensé en varias cosas; suéteres, llaveros, e incluso una tasa de que dijera "feliz navidad" pero pensé que sería demasiado tacaño y quizá de mal gusto. Mientras caminaba y me encontraba entre los locales de la plazas comerciales, observaba las vitrinas de los aparadores en busca de algo bueno, algo presentable que quizá no fuese tan caro, ya que no contaba con demasiado efectivo en ese momento, busqué y seguí buscando por algunos minutos. Era navidad, por lo que realmente no estaban abiertos muchos lugares donde pudiera encontrar algo bueno para hacerlo un regalo.

No dejé de buscar muchas cosas diferentes, no había demasiadas tiendas, y ya no tenía demasiado tiempo para poder hacer algo con mis manos, y hacerlo un poco más especial, pero realmente lo que encontré fue mucho más especial y fabuloso de lo que podía imaginar. Encontré una pequeña tienda en casi los confines del centro comercial, pero fue demasiado lindo, pequeños muñecos de felpa de varios digimon que parecían tener pequeños gorros de navidad, haciendo que se vieran mucho más lindo de lo que ya lo eran, observé más detenidamente, y entré a la tienda para poder verlos de manera más atenta.

Había varios, de muchos tipos, algunos más pequeños que otros y unos ligeramente grandes, pero al ver los precios de la mayoría y ver con lo que contaba, me desanimaba un poco, ya que de verdad quería poder dar un buen regalo, pero no tenía el suficiente dinero para poder hacerlo como yo quería, por lo que busqué entre los más accesibles a mi bolsillo, el más lindo de los más económicos. Agumon, patamon, gatomon. Se veían tiernos y adorables con los gorritos, pero debía ser especial y mostrar que de verdad e importaba esa persona. La decisión se volvió un poco más complicada ya que la tendera me había dicho que no faltaba mucho tiempo para que cerrase la tienda de regalos, presionándome los últimos minutos de mi estadía en ese lugar.

Podía ver como era que la nieve caía y se cumulaba a cada segundo tras los cristales de las ventanas, el color blanco brillante de las calles que ates eran grises parecía llenar los corazones de calor, a pesar de que el clima fuera demasiado frío. Los puestos ambulantes de bebidas calientes y postres lo hacían todo aún mejor de lo que ya lo era.
Cerré mis ojos por un momento y traté de elegir uno de los tres peluches, moviendo erraticamente mi mano sobre ellos para poder escoger uno al azar, tratando de dejarlo todo a la suerte, quizá no era la mejor opción pero era lo mejor que se me había ocurrido hasta el momento. Y como si por arte de magia hubiera sido sentí la suavidad de la felpa en mi mano, y al abrir mis ojos estaba ahí el pequeño patamon con so gorro de navidad, siendo él, el regalo perfecto para quien iba destinado. Pagué por el y fui a casa, solo lo puse en una pequeña bolsa de regalo que había recibido en un cumpleaños y cuando me reuní con mis amigos todos observaron atentos cuando le dí el regalo a quien me había tocado.
Parecía ser que todos habían regalado pequeños patamon de felpa, ¿destino?, no lo sé. Pero si la mejor navidad, y la más especial que pude haber pasado con todos mis amigos.
 

Comentarios por Facebook