Arrastra para posición la imagen de portada

Original Fic Una nueva oportunidad [S 1 - CH 23]

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Muy buenas a todos. Soy nuevo aquí y me gustaría empezar con mi propio fic. Tengo muchas cosas en mente para esta historia. Espero les agrade, cualquier comentario o duda, no duden en escribir. Un saludo a todos.

Descripción de la historia
Alguna vez hemos querido hacer algo que no está dentro de nuestros alcances, no es por qué no podamos; si no por que algo nos limita a ello, ya sea correcto o no, estábamos limitados. Pues esto se acaba, después de algunos acontecimientos, las personas que quedan son libres de usar sin alguna restricción su libre albedrío, sin preocupaciones a miedo ser juzgado.
Aquí comienza la historia de Mike un chico sobreviviente de un futuro post apocalíptico siendo un chico con demasiados misterios. El junto a nuevas personas que le acompañarán buscarán triunfar en esta segunda oportunidad que la vida les ha dado. Muchos misterios pueden resolverse, ¿Que le prepara el destino?, ¿Triunfará en esta nueva oportunidad?, ¿Olvidará el de dónde viene y a los que precedieron a sus nuevos amigos?

La historia podrá ser algo confusa, por lo que los pequeños detalles pueden revelar grandes cosas y resolver algunos de los misterios, por lo que espero que está lectura sea de su agrado.
 
Última edición:

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Gracias por tu comentario Lian wolf 16 Lian wolf 16 . Aqui el prólogo de la historia, y un spoiler del primer capítulo.

Prólogo
Se que están preguntándose sobre ¿Quién soy yo?, ¿Que es esto?, ¿Perderé tiempo de mi vida leyendo esto?, y varias cosas que no logro adivinar. Pues lo resumo:
Pasando varios sucesos que no me gustaría hablar he llegado a crear una nueva sociedad, donde las personas pueden rehacer su vida felizmente, sin necesidad de preocupaciones por pagar impuestos, y demás cosas que jamás entenderé de esa antigua sociedad y su política. Mi nombre es Mike, tengo 15 años, y escapé de un caótico lugar al que considere "hogar" por mucho tiempo; durante mi trayecto me hice de 3 amigos a los que considero como mi segunda familia, aprendimos sobre cada uno de nosotros y como llegamos hasta este momento.

Después de vagar sin rumbo, llegamos a un bosque (así es, pueden irse olvidando de coches, edificios, tecnología y demás que conocen del siglo XXI), estuvimos viviendo ahí por un tiempo ya que éramos nómadas, pero cambiamos ese pensamiento debido a que era un buen lugar para asentarse: clima perfecto, vista hermosa, aire puro, posición estratégica en caso de emergencias, y lo más importante lejos de las ruinas de la antigua sociedad, la cuál nombraré nombraré "Era Precursora".

En un día cualquiera salí a buscar algo de leña, cuando sorpresivamente encontré algo que jamás pensé encontrar tan pronto, una persona más, era una mujer que aproximaría unos 28 años de edad, piel blanca, un cabello castaño corto y de ojos azules. Se veía asustada y perdida, no la culpo, perderlo todo en un parpadeó es algo que no puedes manejar fácilmente. Me acerque a ayudarla por si necesitaba algo, aunque desconfiara de las demás personas y más por sus intenciones, pero ella se le notaba un temor incomprensible, del cuál pensaba que no hallaría ninguna esperanza; culpo a mi gran empatía por hacerme esto, y en un tiempo me meterá en problemas, si no es por decir que me matara un día de estos.
Al principio fue una relación mutua de inseguridad entre nosotros y ella, pensé que en cuanto la ayudaramos se iría, sin embargo empeze a llevarme bien con ella, sentía seguridad a su lado, una amistad más sería inminente, charlabamos sobre muchas cosas: amigos, gustos y etcétera. No quería que se fuera, y al parecer ella tampoco, mientras que mis demás amigos se oponían a qué se quedará; yo tuve que hacer una comparativa entre ella y nosotros mencionando que estaba en nuestras mismas condiciones y ayuda mutua y más compañía nos vendría bien. Desde luego se negaron rotundamente… pero… use mi "sutilidad"… para, emm, una amistosa charla, la cuál hizo que aceptaran el que se quedará (por supuesto de muy mala gana), también la chica antes de mi charla parecia incómoda, decía que no querría molestar, pero después de ese diálogo, acepto sin pensar dos veces; nota mental: Saber donde, cuando y con quiénes usar mi gran "sutilidad", o terminaré dándole un trauma a alguien. Eso sera otro tema que fingiré hablar después.

Así fue el inicio de todo, gracias a mí empatía, ya que se repitió la misma historia de que llegarán más personas a nuestro grupo. Algunas nos topabamos cuando salíamos del campamento, otras nos encontraban, supongo por qué a cierto bebe chillón de 20 años no le gusta dormir con frío y sin luz. Cuando llegaban más personas mi sutilidad ya no fue requerida… ocasionalmente… desde ese momento fue como pasamos a la "Era Liberal", fue muy corta, para resumir trata sobre como nos establecimos como pequeña sociedad: el pequeño campamento de 4 amigos desaparecio para convertirse una aldea poblada de 142 personas. Lo siguiente fue establecer el como funcionaria nuestra sociedad, llegando al acuerdo que sería algo así como una monarquía en donde la realeza solo representaría a todos, pero el pueblo tendría todo el poder para poner o quitar del "trono" mediante elecciones, así como la democracia. Serían 4 reyes y/o reinas, aparte el manto de la responsabilidad sería heredado por los reyes ya sea a sus hijos o a una persona que considere competente. Aunque las cosas no salieron como esperaba; no por que estuviera en contra del nuevo orden político, si no que los que quedaron al mando fuimos nosotros, ya que fuimos los "primeros" en reunirse, a mis amigos no les parecía molestar, tenían una gran sonrisa de mejilla a mejilla, pero a mí nunca me llamo la atención el gobernar o por lo menos dirigir algo, y sentía que si fallaba sería linchado por todos, obvio que cuando dije eso todos empezaron a reírse a carcajadas, diciendo que jamás harían eso, y que yo sería el rey perfecto ya que los ayude a todos, pero es muy diferente decir las cosas y otra es hacerlas. Por supuesto, siempre tuve la razón, siempre fue así, "Ser empático será mi ruina", y así será…
Finalmente hablando más sobre los "Señores reales" que son los representantes de la sociedad, los cuales no se por que tan emocionados por la responsabilidad:

El Segundo Señor Real es Isaac, un chico de 20 años que fue al primero que conocí, es genial cuando no está de presumido y mucho menos de quejumbroso, son pocas veces en las que no se comporta vanidoso, desearía que así sea por el resto de mi vida. Es más alto que yo, tiene una piel demasiado clara, ojos cafés, cabello corto y tiene cuerpo de albañil (para los que no entendieron tiene tonificados sus músculos). Me cuenta sobre como es lo bien que se le daba todo lo que tuviera que ver con computadoras y esas cosas, pero desde que dejamos atrás la sociedad tuvo que olvidarse de eso, también sobre que jugaba fútbol (un deporte en el que jamás me interese); gracias a todo eso cree que es "irresistible" pero no ha tenido novia, ha sido más rechazado que incluso sería la persona más soltera del mundo, o más bien lo que queda jajaja ¿Debería dejar de recordárselo?, No importa, sigamos.

La Tercera Señora Real es Lucía, una chica 20 años al igual que Isaac, pero hay una gran diferencia entre ellos, y cuando digo eso me quedo corto: no me refiero a la imagen física si no a lo demás, ella es amorosa y cariñosa, ama los niños, sin embargo a Isaac le molesta el vuelo de una mosca, dando argumentos que nadie pregunto. Ella es de piel morena, ojos azules, mide igual que Isaac y tiene la clásica figura femenina, su cabello es lacio de un color castaño y le llega a la mitad de la espalda. Es callada sin llegar a la timidez, trabajaba en una guardería y me imagino que era un trabajo perfecto para ella, pues su voz es tan suave y serena, aunque… si está molesta… las cosas cambian, no es que la haga enojar, yo no me comportó como un niño, si no que el comportamiento de Isaac suele sacarla de quicio, supongo el por qué no tiene novia jeje. Bueno, continuando…

La Cuarta y última Señora Real es Rubí, una "chica" de 25 años, la cuál trabajaba en un departamento de oficinas como jefa directiva, o algo así entendí. Es más baja que Isaac y Lucía, pero más alta que yo, tiene un cabello de color rubio rizado, piel blanca, ojos cafés. Y… si se preguntan por qué hice comillas es por qué… digamos… no es precisamente una chica, claro que ella es mujer, pero… su comportamiento… no es precisamente el de una. No es que me deje llevar por los estereotipos, pero comparado con Isaac o conmigo, nosotros seríamos las mujeres. Ella igual suele molestar a Lucia sin llegar al grado de sacarla de quicio como Isaac, con Isaac le encanta cantarle que no tendrá novia y también dice sus defectos y el por qué una chica no se fijará en el, y que a nadie le interesa sus argumentos quejumbrosos, mucho menos preguntándole. Eso me agrada de ella hasta que llega conmigo, me trata como si fuera un bebé, me dice que estoy muy enano, y el si quiero una fiesta de circo para mí cumpleaños, que nunca creceré, y aveces suele gastarme bromas pesadas. Claro que también tengo mis técnicas contra ella, diciéndole que tampoco es muy alta qué digamos, y que parece cavernícola cuando come, algo que es un arma de doble filo, pues podrá quedarse callada murmurando sin molestarme por un buen tiempo, o me golpeará hasta que Lucy nos separe; pero no me rendiré ante Rubí jamás… Sin que Lucy se de cuenta.

Y por último el Primer Señor Real, es decir yo. Cómo mencione tengo 15 años, mi nombre es Mike y soy el más pequeño de los 4 señores reales, dah!, ¿Por qué será?, Soy un chico con cabello oscuro, iba en secundaria pero desde lo que pasó me olvide de eso. Soy el primer gobernante, o "Señor Supremo Real", el que tiene más cargos de los 4 gobernadores. Y… ¿Cómo es posible que un chico de 15 años tenga tantas responsabilidades a su edad?, Bueno, pues se que mi empatía me llevaría a la ruina, ya que 141 personas me convencieron, por no decir que casi me estaban obligando a hacerlo, claro que Isaac y Rubí me dijeron que se vengarían por todas las que les hice, Lucy me dijo que eso era por qué era muy empático, y que el dirigir estaba en mi sangre, también tengo en mente que igual se desquitó por sacar mi "sutilidad" todas esas veces que se negaba a convivir con 138 personas más. Al final termine cediendo a llevar el manto de la responsabilidad.

Actualmente estoy en una casa de acampar que se ubica en el centro de la aldea junto a las otras tres de los demás reyes, hecha de tablones de madera y con un techo de hojas de palmera, provenientes de una playa cercana. Me siento muy feliz de rehacer mi vida, con personas en las cuales tengo mi confianza y apoyo, no se que me espera en mi futuro, nunca pensé ser un rey, y ni siquiera sé cómo hacerlo, aunque Lucy me apoye, me pone nervioso y ansioso pensar en el futuro, pero no creo que sea tan malo…

Me fui a una parte profunda del bosque, en donde se encuentra la mejor leña, de repente escuché un crujido, al principio pensé que había sido yo, al pisar una rama, así que me quedé quieto para corroborarlo; pero se oía repetidamente, cómo…
 
Última edición:

Lian wolf 16

Let's play a funny game!
Registrado
9 Oct 2017
Mensajes
1,293
Ubicación
Paradise island~
Offline
Uh~ muy bueno el prólogo, esta historia se me hace cada vez más interesante XD

Aunque... Si son personas, (humanos), porque este fic está en la zona furry? A menos que mas adelante vayan a salir animales antropomorficos claro
 

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Más adelante hablare sobre por qué está en la zona "Furry", a partir de que aclare eso, cambiarán muchas cosas.
Uh~ muy bueno el prólogo, esta historia se me hace cada vez más interesante XD

Aunque... Si son personas, (humanos), porque este fic está en la zona furry? A menos que mas adelante vayan a salir animales antropomorficos claro
 

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Personajes principales
Mike Lefkó
Isaac Kítrino
Lucía Ble
Rubí Roz
Susana Margaritári
Jorge Vismoúthio
Andrea "Ramírez" Smarágdi
Próximamente
Capitulo 1 - Susana
Pasando algunos cuantos días desde que convivía con 3 personas a las que quiero mucho, pero nunca se los diré, ya había pasado a convivir con 139 más, desde luego nos asentamos en el mismo lugar: un gran bosque rodeado de hermosos y grandes pinos, el terreno era plano en donde estábamos perfecto para asentarse, y estaríamos muy bien escondidos, por la zona montañosa. Estaba tan asombrado con esta nueva vida, pero tengo que estar preparado por si algo malo llegará a pasar.
Me encontraba sentado en una cama improvisada de madera que había construido anteriormente, estaba pensando en que pasaría si esos hombres nos encontraban, los planes locos, lo que experimentarían con nosotros para hallar la cura del problema que causaron, hasta que afortunadamente fui interrumpido de mis pensamientos.

- Gran majestad, los constructores solicitan su presencia - *dijo entrando a mi tienda, haciendo una reverencia*
- ¿Ah?, Si, si. Ahora voy, solo dame algo de tiempo - *dije perdidamente*
- ¿Pasa algo?, Le noto preocupado -
- No, nada. No es nada no te preocupes -

Soltó una risilla y vino a sentarse junto a mi.

- Dejando a lado lo de "su alteza" *risa*, puedes confiarme lo que quieras, sabes que nadie te juzgará -
- Bueno, pues... ¿Es que por qué no aceptaste el cargo?, Tengo 15 y ya tengo demasiadas responsabilidades, ¿Por qué no se lo dieron a alguien mayor?, Soy el único adolescente aquí -
- *risa*. ¿Aún crees que vamos a hacerte daño?, ¿verdad?, ¿Por errores que a nadie le importan?.
- Es que soy muy pequeño para tantas responsabilidades, técnicamente soy un niño y ahora el tiene una corona, con la que jugará a ser rey. Y no pueden prometerme que no acabarán conmigo si hago algo mal - *dije en tono molesto cruzado de brazos*
- Mike jamás haríamos eso, de verdad. Nos ayudaste a todos a poder seguir con nuestras vidas, me ayudaste a mi. Sería un gesto muy desagradecido de nuestra parte hacerte daño después de ayudarnos. Y justamente eres rey por qué has demostrado que puedes ayudar a otros, y que no gobernarás erróneamente. *Puso su mano en mi hombro sonriéndome*, Aparte estoy aquí para ayudarte en todo lo que necesites, tenga o no que ver con el trabajo -
- Pues me hace sentir mejor, jejeje. Pero si cometo un error huiré lo más lejos posible con todo el dinero que pueda cargar *dije en tono de burla* -
- *Carcajada*, pues tendremos que soltar a los perros, y para cuándo te encuentren habrá antorchas esperando con la multitud enfurecida -
- Gracias por eso Susy, te quiero - *dije abrazándola*
- Contarás conmigo siempre, *correspondió al abrazo*, me tengo que ir. Las altezas podrían enojarse *dijo en tono burlón* -
- Entonces yo no seré el que terminara con la multitud enfurecida - *dije sonriendo de mejilla a mejilla*

Me miró seriamente, pensé que se había enojado, incluso me daba miedo. Hasta que empezó a reír.

- No te confíes, y ve sacando todo el dinero que puedas *dijo burlescamente*, regreso más tarde-

- Adiós, gracias por la plática -

Sonrió despidiéndose haciendo la reverencia nuevamente, y se fue.
Si se lo preguntan ella es Susana la primer chica que encontré, después de mis amigos "las altezas" jajaja. Es bastante agradable como Lucy, pero, hay un problema. Y es que ella no se lleva nada bien con los demás altezas: Lucy habla con ella solo por cuestiones de trabajo y nada más. Isaac la hace enojar, ya que si no hace algo bien saca su modo quejumbroso, reprochando que está mal, siempre queriendo tener la razón, después empieza a dar todo un sermón sobre como hacer las cosas bien, como si no le bastará molestar a Lucy. Y con Ruby solo hablan por cuestiones laborales, aunque parecen que ambas se odian, ya que les cuesta trabajo intercambiar palabras y solo se miran seriamente a los ojos. Supongo que desde que nos conocimos empezó todo...

*Flashback*

- ¡Por favor!, ¿Qué te cuesta?. Solo será un poco, no te pido que tales todo el bosque - *dijo suplicando*
- ¿Que me cuesta?, ¡Que me estás mandando a un encargo que no es mi problema!. ¡Tu quieres dejar la fogata prendida, no yo!. Ni si quiera te traeré una rama - *dijo en tono frustrado*
- Pero... ¡Ahh!, Rubí, ¿Podrías... -
- Ni se te ocurra, tienes 20 años, ya estás grandecito como para pedir ayuda -
- Pero... ustedes... es que... -
- ¡Solo quieres ser un mantenido! -
- Bueno, ¡dejen de pelear!, Se supone que YO soy el niño aquí, y ustedes, ¿peleándose por traer madera? - *dije en tono molesto*
- ¡El empezó! -
- ¡No me importa quien empezó, sino quien lo terminara!, Y ese seré yo. Iré por la leña, y se callaran *dije en tono autoritario* -
- Mike, de verdad. Muchas gracias por... *contesto pero lo interrumpí antes de que terminara*
- Será mejor que te calles, no lo hago por hacerte un favor si no para que todos dejen de gritar, me las pagarás después. ¡Caramba!, 20 años y ni hacerte de comer sabes. Ya veo por qué nunca has tenido novia -

Lo último se me escapó, de verdad no quise decirlo pero no me arrepentía de haberlo hecho. Rápidamente Lucy y Rubí empezaron a carcajearse fuertemente, mientras Isaac le hervía la sangre, yo no pude evitar reírme de mi mismo; mi expresión seria y autoritaria se desvaneció para convertirse en una en la que simplemente no podía dejar de reír.

- ¡Eres un...!, ¡Te mataré!, ¡demostrare que Rubí no es la única que te golpeara a muerte! -

Salí corriendo del lugar riendo en silencio, dejando atrás a Isaac; gritándome cosas que no entendía, Rubí y Lucy parecían que se ahogaban con su propia risa. La verdad si me asustaba un poco su expresión; con esa musculatura, y su poco cerebro si sería capaz de golpearme, aunque pensándolo bien cuando Lucy se enoja sería capaz de dejar noqueado a quien sea, y Rubí no dejaría que me golpeará, por qué ella no quiere perder ese privilegio, ¿Que se cree?.
Me fui a una parte profunda del bosque, en donde se encuentra la mejor leña, de repente escuché un crujido, al principio pensé que había sido yo, al pisar una rama, así que me quedé quieto para corroborarlo; pero se oía repetidamente, cómo... pasos, por ello me fui a esconder en unos arbustos (pensándolo bien si era un animal salvaje no serviría de nada, tampoco traje mi lanza, por lo que si no huía estaría muerto), tarde tanto en pensar que cuando termine, aquellos pasos no se oían más, si no que eran sollozos. Asome mi cabeza un poco para ver qué era eso, y había una chica de espaldas en posición fetal, lloraba, y tenía ropa desgarrada. Usaba un suéter con cuello de tortuga color negro y un pantalón de mezclilla, ambos estaban desgarrados, como si se hubiera atorado en un alambre de púas, igualmente se veían tonos rojos, y en su mano parecía apretar algo. No pude evitar sentirme mal por ella y me acerque a ayudar.

- Hola, ¿Te encuentras bien? -

Rápidamente se levantó y volteo a verme, tenía unos ojos marrones, y cabello castaño corto, pero lo primero que hizo fue alejarse de mí pegándose a un roca.

- Q... q... ¡¿Quién eres tú?!, Eres uno de ellos ¿verdad? -
- Ellos y yo somos muy diferentes, déjame ayudarte -

Me acercaba para ayudarla pero tomo una piedra y la sostuvo de forma amenazante.

- ¡Aléjate de mi!, ¡¿Cómo puedes garantizarme eso?! -
- Por que tengo 15, y si fuera ellos; ¿No crees que hubiera sacado ya mi bastón anti disturbios? -
- Tienes un buen punto, pero no te acerques más -
- Está bien me quedaré aquí. Mi nombre es Mike *dije estirando mi mano* -

Ella solo se quedaba mirando mi mano y luego a mí, entonces decidí que lo mejor era dejarla tranquila, por lo que me di la vuelta y comenzar a caminar.

- Será mejor que te deje sola, no quiero molestar, si ne... -
- Susana - *dijo estrechando mi mano*

Me voltee a verla a la cara, pero ella era más alta, si ella no estuviera asustada seguramente empezaría a reír.

- Pues... emm, un gusto conocerte. No quiero incomodarte pero ¿Qué te paso?, luces fatal; cansada, ropa desgarrada -
- Escapé, de sus campos de contención. ¡Esos malditos me prometieron...! -
- No quiero interrumpirte, pero *chillido* mi mano -

Su expresión de rabia, cambio a miedo, rápidamente soltó mi mano y empezó a dar muchas disculpas.

- No te preocupes, vaya tienes buen agarre -
- *risa*, Lo siento, de verdad -
- No importa, ¿Y qué es eso? *Señalé un objeto dorado que sobresalía de su mano izquierda* -

Volteo a ver su mano y la expresión suya cambio a una sería y de tristeza.

- *Suspiro*, Me lo dio mi abuela. Cuando cumplí 18, ella estaba muy enferma y me dijo que lo conservará, esto es lo único que pude sacar de mi casa -

Sus ojos se pusieron vidriosos y yo sentí como mi corazón se rompía en pedazos, la abrace, y ella se sorprendió un poco.

- Lo lamento, no debí preguntar. Soy un tonto -

Ella acaricio mi cabeza

- No importa, no te culpo. Después de todo eres un niño a ellos les da curiosidad -
- ¡Oye!, Tengo 15 - *dije inflando mis mejillas*
- *Risa*, pues eres muy pequeño como para tener 15 -
- Tch, Cómo si no bastará con Rubí -
- ¿Rubí?, *Dijo en tono dudoso* -
- Oh, olvide decirte, pero estoy en un campamento improvisado con mis 3 amigos, vamos -

La tomé de la mano y empeze a caminar, pero me detuve ya que ella no avanzaba.

- No quiero molestar, creo que seguiré vagando por el bosque -
- Tonterías, no molestaras a nadie, mírate, necesitas ayuda con las heridas y ropa nueva -
- De verdad, yo no...-
- Por favor - *dije poniendo ojos como los del gato con botas*
- Jeje, está bien, iré pero...-

No le di tiempo de que terminara de hablar cuando la jale, haciendo que corriera detrás de mi.

- ¿Podemos caminar? - *decía ella detrás de mi -
- ¡No!, Entre más pronto lleguemos más rápido conocerás a mis amigos y podremos ayudarte -

Casi en un parpadeó llegué al campamento, y avisé de mi llegada, y salió Rubí, se veía que me iba a decir algo (un insulto posiblemente), pero cuando vio a Susana, se quedó callada quieta y con la palabra en la boca. Enseguida de eso salió Lucy.

- Hola Mike, ya te encargaste del niño grande por lo que... -

En cuanto Lucy vio a Susana, quedó perpleja.

- Gracias por la ayuda Mike, tal vez ALGUNAS deberían ser como... ¡¿Quién diablos es ella?! -
- Bueno... pues, tenía que se pusieran asi. Ella... pues... -
- ¡Aléjate de ella!, *me tomo del brazo y me jalo con él*. ¡Y tú!, ¡¿Quién diablos eres?! -
- Te lo dije Mike, será mejor que me vaya - *respondio con tono desanimado*
- Pero... ella... yo... -
- No Mike, no puedes traer desconocidos, aquí. Puedes meternos en problemas, ¿No te das cuenta? - *dijo Lucy viéndome molesta*
- Es que... ella... no... -

Me había dado cuenta de que Rubí era la única que no me decía nada. Cuando la vi, ella había empujado a Susy, haciendo que callera de espaldas. Rápidamente me safe del agarre de Isaac (me hubiera sorprendido si no estuviera enojado, ya que el es muy fuerte por lo que veo), parecía que Rubí quería golpearla, sin embargo me interpuse entre ellas (por un momento pensé que recibiría el golpe de Rubi), pero logro reaccionar a tiempo y detener su mano).

- ¡MIKE QUÍTATE DE EN MEDIO!, ¡Ahora!
- No permitiré que le hagas daño, solo hablemos -
- ¡¿Que diablos estás haciendo?!, ¡Ven acá! -
- Pero Rubí quiere golpearla -
- ¡¿Crees que esto es un juego?!, ¡Ella viene del exterior! ¡E-X-T-E-R-I-O-R! -
- ¡Por favor escuchénme! -
- ¡SUFICIENTE! -

Isaac volvió a tomarme del brazo, jalándome nuevamente con el, Lucy me veía peor que cuando Rubí y yo nos golpeamos, y Rubí se veía que iba a prepararse para golpearla. Repentinamente reaccione y le di un fuerte pisotón a Isaac, provocando que me soltara para sobarse. Si bien ya estaba enojado por soltarme de su primer agarre, el pisarlo no ayudo mucho. Corrí otra vez a interponerme, y tome la mano de Rubí, recibiendo el golpe en mi palma (me di cuenta que era más fuerte que los que me suele dar normalmente).

- ¡Deja de interponerte!, ¡Esto es entre ella y yo! -
- Pero ella no ha hecho nada malo, y ya la quieres golpear -
- ¡MIKE!, ¡Quítate de una buena vez! -

Me estaba quedando sin recursos, Isaac venía más molesto que nunca, voltee a ver a Susy y ella empezaba a sollozar. Sentí una enorme molestia, y me pareció que estaba haciendo cosas involuntariamente.

- ¡NO!, ¡Ella no me ha hecho nada malo! ¡Y no creo que lo haga jamás! -

Lucy llegó con Isaac, ambos mirándome molestos.

- No puedo tolerar que sigas comportandote así, vamos -

Me iba a tomar de la mano pero se la quite, ella me miró un poco sorprendida.

- ¡Deja de comportarte como un niño!, ¡Y ven acá! -
- ¡Solo déjenme hablar! -
- ¡Comprende que ella…! -
- ¡CÁLLATE DE UNA PUTA VEZ! -

Todos me miraron sorprendido.


- Mike, solo… -

Lo voltee a ver seriamente, el solo se asusto; haciendo que todos retrocedieran, a excepción de Susy y yo.

- ¡¿POR QUE NO COMPRENDEN DE QUE ELLA ESTA EN NUESTRAS MISMAS CONDICIONES?!, ¡SOLO MIRENLA, SU ROPA, SUS HERIDAS, NO TIENE A NADIE! -
- Pero no sabemos sus intenciones, ella… -
- ¡ELLA ESCAPO DE ESOS MALDITOS LABORATORIOS SOLA, S-O-L-A -
- Mike, no puedes… -
- ¡NO QUIERO OÍR MÁS, SE QUEDARÁ Y NO ESTA A DISCUSIÓN !, ¡SUSANA! -
- S…s…¿Si?, M…mi…ke? -
- ¡¿Te vas a quedar?! -
- C…cl… claro… -
- ¡Genial! -

La tome del brazo y la jale con mis amigos, los abrace a todos, ellos solo se quedaban inmóviles. Después de eso, lleve a Susy a mi tienda, y le cure, algunas heridas, no eran profundas pero si extensas. Lucy le dio algo de ropa de manera "cordial". Deje que se vistiera y empeze a preparar la fogata para cenar. No se lo que sucedió, pero funciono y ahora tengo una nueva amiga. Solo espero no usar mucho ese recurso.
*Fin del Flashback*
 
Última edición:

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Después de una larga ausencia he regresado con el capítulo 2 de este fic, espero que sea de su agrado. El capítulo 4 será el fin de las presentaciones. Gracias por su atención.
Capítulo 2 - Jorge
Jorge
Después de esperar unos minutos al "gran señor misericordioso", me canse y fui a buscarlo a su tienda, según Susana dijo que estaba pensativo con la idea de que le haríamos algo malo si cometía un error, yo lo haría, pero el me cae bien. El camino era extenso, pero gracias a mis pasos gigantes no tarde mucho en llegar. Entre a la tienda de manera sigilosa y encontré a Mike de espaldas con la mirada perdida, fue ahí donde casi firmo mi tratado de muerte.

- ¡Despierta de una vez! -

En ese momento ocurrió la escena que jamás olvidaría: dio un salto enorme, que pensé que se pegaría al techo, después volteo a verme asustado; cuando me reconoció empezó a soltarme maldiciones, yo no pude evitar carcajearme. Y al final sucedio algo inesperado; tomo una tabla de madera y me golpeó en la cabeza, no lo hizo con toda su fuerza, de lo contrario no estaría aquí para contarlo, pero dolió.

- ¡Ay!, No es necesaria la violencia - *dije sobándome*
- Idiota, me asustaste -
- Valió la pena, debiste ver tu cara jajaja -

Tomo la tabla nuevamente, sosteniéndola de manera amenzante, este niño es muy violento.

- ¡Esta bien, está bien!, Cielos ni bromear contigo se puede -
- Que divertido es darle un susto de muerte a alguien menor que tú -
- No exageres, solo fue una broma. Tal vez yo asista a tu ejecución -
- Tal vez asista a tu ejecución - *dijo imitando mi voz*
- ¿Sigues con la idea cierto? -
- Ya lo estoy superando -
- Pues ya que estamos a mano, ¿podemos irnos?, O ¿Quieres que regrese más tarde a jugarte otra broma?. Pero está vez vendré preparado -
- ¿Que te hace pensar eso?, En fin vámonos antes de que me quedé sin cosas para golpearte -
- Ja, ja , ja -

Lo mire seriamente, y el río un poco, tener a un amigo como el es genial, a pesar de tener 15 años, actúa como si lo hubiera visto todo, sabío, y ayudando a otros, aunque aún tiene comportamientos de niño. Salimos de la tienda y caminamos rumbo a nuestro destino, hasta que empezó a hablar.

- ¿Podemos descansar un momento? - *dijo cansadamente*
- ¡Tonterías!, A tu edad es bueno hacer un poco de ejercicio, vamos que hemos perdido mucho tiempo -
- Si, papá -
- Hey, te lo estoy recomendando, no puedes ser tan flojo -
Voltee a verlo, y caminaba de forma cansada, tenía los ojos cerrados; y me sorprendía que no se tropezara con nada, ya que el camino era terroso, un poco húmedo, con varias piedras. Así que tome la decisión de subirlo a mis hombros, no tardó mucho en reaccionar.

- ¡¿Qué estás haciendo?! -
- No podemos perder más tiempo, tienes que ir por qué tienes que ir -
- *risa*, Cómo sea, al menos no tengo que caminar -
- Tienes que ser más activo, empieza por hacer ejercicio, esa vida real no te está viniendo nada bien -
- Ustedes querían ponerme ahí, tu casi me estabas obligando, así que no te quejes -
- Pero no es excusa para que seas flojo -
- Etcétera -

Me reí un poco

- No se puede hablar contigo. Pero dime ¿qué piensas? -
- ¿Sobre qué? -
- Ya sabes el trono, la realeza, Nova Terra -
- Pues… jamás pensé llegar a esto, ni siquiera de dirigir a un equipo. Y Nova Terra, pues es muy tranquila, estoy con personas que conozco, y confío, y… la realeza, pues ni se por que tan felices, yo tuve que mantenerlos a todos -
- Pero yo no sé que me ven de rey - *imite su voz riendo un poco*
- El que haya mantenido a 3 personas no significa que pueda con 141 -
- Pero te gusta ayudar a los demás, eres bueno con todos, no se por que tienes la idea de que te golpearemos con piedras si te equivocas en algo -
- Pues, no quiero fallarles, a nadie. Me preocupa hacerlo -

Me sentí triste con el, ponía todo su esfuerzo por personas que son totalmente ajenas a el, ayudarme, ayudarnos a todos. Así que trate de inspirarlo.

- Ni tienes que preocuparte, los errores son normales en las personas; no nos vamos a decepcionar de ti por equivocarte, también comprendemos que tienes 15 -
- Pues, gracias por el apoyo. No eres un hombre fuerte debajo de esa musculatura - *risas*

Rapidamente lo baje de mis hombros y empeze a hacerle cerillito.

- ¿Que dijiste? -
- ¡Ay!, ¡Ay!, Nada lo siento -
- Bien -

Volvi a subirlo en mis hombros

- ¿Te puedo hacer una pregunta? -
- Claro, ¿Qué pasa? -
- ¿Por qué hablamos un idioma antiguo y por qué decidiste el nombre de la aldea como "Nova Terra"
- Bueno, pues el idioma por qué, aunque quisiera olvidarme de toda esa sociedad, al mismo tiempo quiero que recordemos de dónde venimos, no es nada fácil, pero no hay que olvidarlo. Y el nombre de la aldea significa "Tierra Nueva", a lo cual considero una nueva oportunidad para vivir, a todo el gran consejo le gustó el nombre -

- Vaya si que serás un buen rey -

El me abrazo de la cabeza, solo reí un poco. Es genial estar con el, lo quiero como mi hermano menor. No se porque tiene esa idea absurda de que si hace algo mal, lo torturaremos, si alguien se atreve a herirlo barreré el suelo con sus caras. Me alegra haberlo conocido, aunque tuviera que soportar a sus 3 amigos…
*Flashback*

- Aun no creo que sea buena idea confiar en tu intuición -
- ¡Ja!, Yo se lo que hago -
- Claro, cómo el de refugiarse en arbustos, enfrentar guardias, mmm, ah si, intentar comer moras silvestres - *dijo con una mirada sería viéndome*
- ¡Solo!, *Grito frustrado*, en primer lugar; pensé que los arbustos serían buen camuflaje, no teníamos tiempo, en segunda; alguien tenía que darles su merecido, y en tercera; no puedes culparme por esa idea, se veían iguales, ¡¿Yo cómo iba a saber que eran dañinos!? -
- Claro, es una maravillosa idea esconderse en arbustos apresuradamente, siempre y cuando te cubran bien. Después ¿desde cuándo querías jugar al héroe?, Disfrute partirles la cara, pero ¿Recuerdas que pedían refuerzos?. Por último te lo dije ¿Si o no?, Que no te comieras eso pero tú estabas "Yo soy un hombre fuerte, algo diminuto cómo eso no me hará nada", y gracias a eso perdí mucho tiempo en qué te esperaba, por qué tenías que pelear con tu intestino grueso -
- ¡¿Quieres dejar de hablar sobre eso?!, Al principio parecían buenas ideas -
- Muy buenas de hecho -
- Tampoco es fácil lidiar contigo -

Se quedó en silencio y parada, pensé que se había molestado conmigo, pero alguien tendría que decírcelo aunque fuera el único.

- No me digas que te molestaste -
- Cállate -
- Aja, ahora sí… -
- No, mira allá -

Dijo haciéndome ver hacia una dirección, mientras apuntaba con su dedo. A lo lejos se veía humo, por un segundo iba a correr, cuando me di cuenta de que, éramos los únicos que habíamos escapado.

- ¡Vamos!, Por fin más traseros que patear -

No deje que terminará cuando salí corriendo, quería dejarle muy en claro a sus ejércitos que no podrían conmigo y no seré fácil de atrapar.

- ¡Eres un idiota!, Te golpearé hasta acomodarte bien el cerebro -
- Ah ¿Si?, Y ¿Por qué no me detienes? -

Se quedó callada y siguió corriendo.

- ¡Sabía que también querías hacerlo! -

Andy es una persona que le gusta tener la razón, pero le gusta más patear traseros, según ella lo hace por qué se sintió usada: Andrea era una oficial que trabajaba en la policía, fue reclutada para trabajar de guardia en el proyecto E.E.R.A.S, pero en cuanto descubrió la verdad, hizo todo una revuelta ella sola. Nos conocimos mientras yo intentaba escalar los muros de ese laboratorio y cuando la vi, iba a demostrar que tan fuerte soy… pero… no es que me… haya… pues derrotado, si no que no estaba listo aún, por lo que ella salió vencedora, después nos hicimos amigos y al final estamos aquí, apunto de patear traseros como amigos, aunque dice que es una molestia estar conmigo se que es mi amiga.

- (no puedo creerlo, ¿que tipos habrá allá?, Seguro exploradores y centinelas. ¡Genial!, No puedo esperar) -
- Despierta -
- ¿Que? -
- Ya llegamos -

Asome mi cabeza a través de un arbusto que nos cubría a ambos, pero… había algo diferente, el campamento era muy pequeño y parecía que lo habían hecho con lo primero que encontraron, tampoco había camionetas ni dispositivos raros, y lo más extraño que tampoco estaba la bandera del nuevo orden.

- Es muy extraño, ¿No crees? -
- ¿A quien le importa? -
- No se siente familiar -

Empezaron a oírse pasos, nos escondimos en el arbusto nuevamente, mientras los pasos se oían más fuerte, hasta que se veía una sombra, fue el momento donde salí de ahí y golpee fuertemente a una persona.

- Agh, ¡Maldita sea!, ¡¿Que rayos…?! -

Enseguida de su grito salieron 2 mujeres, la primera de complexión delgada, ojos azules y cabello lacio se quedó inmóvil, viendo como había dejado a ese tipo en el piso; la segunda de una musculatura más grande que la anterior, un poco más baja de estatura y cabello rubio rizado, vino corriendo hacia mi, por un momento pensé que otra mujer me partiría el trasero, pero gracias a las divinas fuerzas del señor salió Andrea de los arbustos, esquivando los ataques de aquella mujer. Por fin alguien que estaba al nivel de pelea de Andrea, ¿Eso es bueno o malo?.

- ¡¿Te quedarás ahí parado o vas a ayudar?! - dijo mientras esquivaba los ataques de aquella mujer.

Iba a ayudarle cuando salió una tercer mujer; igual de complexión delgada, con cabello castaño corto, que distrajo mi atención.

- Oh, por Dios, ¡MIKE! -

¿Mike?, Quién diablos era el, no importa más traseros que golpear. Iba a golpear nuevamente a ese tipo, preparaba mi puño, y al momento de soltar el golpe llegó un niño a detener mi ataque con ambas de sus manos, se veía algo que sobresalía de su espalda. Yo no pude evitar carcajearme, cuando aquel niño me dio un fuerte puñetazo, le intente regresar el ataque pero se tiró al suelo, esquivando mi ataque dándome una fuerte patada en el estómago. Que bien, ¡Bravo!, Humillado por un niño.

- Ugh, no volveré a dudar de mi oponente -
- ¡¿Siempre tienes que ser tan idiota?!, Ni te molestes en levantarte -

Andy tiró al suelo a la mujer con la que estaba peleando, y amarró sus manos con unas cuerdas que había cerca. Se acercó corriendo a aquel niño, pensé que seria un rival fácil, pero acabo sin problema conmigo, Andy era mi última oportunidad.
Empezaron a combatir entre ellos, Andy atacaba y el niño se cubría; por supuesto que los golpes de Andy provocaban que el niño se fuera hacia atras, parecía que veía donde lo quería golpear, buenos reflejos; sin duda lo podía comparar con algo mejor que un guardia de algun laboratorio, estaba al nivel de Andy sin duda. Fue entonces cuando el niño empujo fuertemente a Andy, causando que se callerá, tomo una cuerda y la amarró, su golpe me dejó inmóvil, con un fuerte dolor, ni siquiera me moleste en qué me amarrara igual. Ayudo a la chica que Andy tiro y vino hacia nosotros junto su grupo.

- Vaya Mike, gracias, yo… -

Puso su mano enfrente de ella indicándole que se callara.

- ¿Estás bien? -
- Amm, si, si solo me caí -

Se acercó a ayudar a aquel chico que había tirado anteriormente

- ¿Y tú? -
- Si, si Mike, deja que yo me encargue -
- Yo lo hare -

Lo dijo en una expresión muy seria y fría, me asusto un poco eso. En un instante se acercó a nosotros con la cosa que tenía en su espalda, era una gran lanza, en la punta tenía lo que parecía ser una piedra de obsidiana cortada en forma de rombo; como si el derrotarme no fuera suficiente.

- ¿Quiénes son ustedes? -
- ¿Que te hace pensar en que te lo diremos? -
- Bueno; golpean a mis amigos, les provocan pánico y, moretones, sin mencionar que han irrumpido mi campamento -
- Escapamos de un laboratorio, conocemos el proyecto E.E.R.A.S, lamentamos los inconveniencias -
- ¡Bravo!, Cuéntale más -

El chico me apunto con su gran lanza, podía sentir lo frío que estaba la piedra afilada.

- ¿Esperas que crea eso? -
- Solo… lamentamos los inconvenientes, disculpa por golpear a tu amigo, y reírme de tu estatura pero… no creo encontrar más personas que no pertenecieran al Nuevo Orden -
- Pues deberían de alejarse de los laboratorios de ahí, no es seguro. Podrían quedarse, claro los estaré observando -
- Tienes razón, lamento igualmente los problemas que cause, y… vaya tienes ¿17?, Buenas técnicas, sería un honor combatir contigo -
- Oh, bueno… gracias jejeje, me llamo Mike y tengo 15, aunque tú tampoco combatiste mal -
- Me llamo Andrea Ramírez, y el es Pedro; no te dejes intimidar por su altura, yo también le gane en un combate, un gusto conocerte -
- Bueno los humanos buenos deben ser unidos y no pelear contra ellos, pero eso sí los observaré -
- ¡¿Que?! -
- ¡Si!, Se quedarán, y nada de que pase lo de la primera vez -

Los volteo a ver seriamente, con mirada asesina, este chico es muy fuerte, vaya que tiene corazón de rey. Así empezó nuestra amistad, Andrea estaba asombrada de que alguien le ganará en un combate, nadie había hecho eso era obvio que pediría revanchas. Yo estaba feliz de encontrar más humanos… que no tuviera que golpear.
 
Última edición:

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Capítulo 3 - Nova Terra
Después de haber sido obligado a salir de mi tienda, tener que subirme en los hombros de Jorge, y oír su plática motivacional sobre porque soy rey, íbamos caminando hacia un lugar dentro de la aldea, en donde, se reúnen algunas personas especializadas en construcción a discutir varios temas, está vez mi presencia era requerida; no se por que, si por qué soy fácil de influenciar, o por qué no se llevan bien con los demás altezas. Caminar en la aldea era reconfortante, tanta paz y tranquilidad sin que carros, ruidos altos y contaminación, me molesten; había varias personas por ahí y por allá, según el reloj de Sol indicaban las 10 de la mañana (hora en qué los altezas siguen persiguiendo ovejas), pasaba y las personas me saludaban, había comerciantes que me ofrecían comida, y la verdad no estaba nada mal, aunque ya había comido fruta y algo de carne en el desayuno.
Nova Terra es el nombre que tiene la aldea, está en un idioma antiguo, mucho más del que yo hablaba anteriormente, significa "Nueva Tierra", y era perfecto para dar a entender que las personas podían volver a vivir, adoptamos un lenguaje antiguo, solo que ahora con diferente escritura: nuevas letras, signos, etc. Las personas eran muy amistosas unas con las otras, aparte de que a todos los conocía perfectamente, todas son solidarias y se apoyan incondicionalmente, aunque haya relaciones amistosas pesadas, cómo la de Jorge y yo, lo quiero como mi hermano mayor, pero Andy tiene razón, "A veces solo hay que golpearlo y seguir con tu vida", y Rubí, pues… se lo merece. Cambiando a términos de dinero, este ha sido abolido, y no hablo de sustituirlo por el trueque y esas cosas, hablo sobre que definitivamente no tenemos moneda para pagar, bajo el lema "Todos trabajan para todos", es decir que todo es gratis y pagas con tu trabajo. Aparte de estar como rey, he estado trabajando en ayudar a traer frutas a los comerciantes, cazar para obtener carne para los vendedores, también en la construcción de algunas tiendas, lo cual no es fácil, la madera tiende a ser frágil, y la cuerda que se usa para sujetar las tablas, suele desatarse. Todos me dicen que no es necesaria mi ayuda, que ellos pueden, pero no me gustaría ir a pedir fruta, por ejemplo, a un vendedor si no me la he ganado.
Llegamos al lugar y había varias personas reunidas en una mesa al aire libre, se veían planos y charlando todos entre ellos, cuando vieron a Jorge lo saludaron como si fuera típica taberna, pero cuando me vieron se callaron todos e hicieron una reverencia, ¿De verdad soy tan respetado?, No duró mucho cuando empezaron pequeñas risas, que después se hicieron más notarias.

- Hola, su alteza -

Empezaron a reírse entre todos, incluso Jorge. Todos tienen una nueva oportunidad para crecer y vivir, y ¿La desperdician en molestar a un niño?, Vaya que aquí no puedo decir lo que pienso.

- Ya dejen de molestarlo -
- Oww, miren Jorge cuida a su hermano pequeño -

Esta vez se carcajearon entre todos, Jorge se sonrojo un poco y yo también me reí en silencio, vaya que para tener mucho músculo, tiene sentimientos encontrados.

- Muy bien, si quieren que su alteza no los corte la cabeza. Ahora callense -

Hubo silencio absoluto.

- Vaya, que si tengo poder aquí - *risa*

Quitaron su cara sería y empezaron a reir nuevamente.

- Muy bien, y… ¿Para que necesitaban mi presencia? -
- Tenemos un plan y queríamos consultarlo con alguna alteza -
- ¿Y por qué no llamaron a alguien más? -
- Tu eres el más indicado para esto -

Wow, lo decían de verdad, no se por que no pueden llevarse bien con los demás altezas, obviamente el que rechazaran convivir con 139 personas, hizo que se ganarán una mala reputación, y yo el señor solidario, no tenga derecho a la libertad de expresión.

- ¿Y bien?, ¿Cuáles son los planes?. ¿Expansión territorial?, ¿Nuevos edificios?… -
- Pues acabas de darte la idea, queremos cambiar la estructura de construcción, en vez de esas tiendas, ¿Que te parece si son mejor casas? -

Me quedé pensando, ¿Volver a lo mismo?, Temía que sucediera otra catástrofe a nivel global, debido a que todo empieza por cosas insignificantes.

- Se lo que estás pensando, y sabía que te pondrías así, pero vamos, no creo que suceda otra vez, mientras no te conviertas en un loco, lujurioso y mandón, no pasará nada -
- Jorge, pero ¿Qué pasa si no es así?, ¿Si sucede otra vez? -
- Está bien que quieras dejar el pasado atrás, pero… tampoco tenemos que vivir como cavernícolas, ¿Acaso quieres que vivamos en cuevas?, ¿Que construyamos pirámides?, ¿O que veneremos a alguien como nuestros Dios y hagamos sacrificios? -
- Ya, no seas payaso. Obviamente tampoco quiero ser un cavernícola, te haré caso. *Voltee a ver al arquitecto* ¿Y como sería todo esto? -
- Pues, cambiariamos un poco la estructura: sería más compleja, conservariamos la madera como recurso de construcción, pero en vez de usar cuerdas para sujetar las tablas, usaríamos clavos -
- ¿Clavos? -
- Si, olvide decir que un grupo explorador, encontró una mina con metales variados, podríamos extraerlos y se podría crear un nuevo trabajo, el de Herrero -
- Entonces estamos hablando de cabañas, suena muy bien la idea, por mi parte tienen mi apoyo; solo habría que consultarlo con todo el Gran Consejo -
- Que sea un trato -

Me extendió su mano.

- Necesito su asistencia a la hora de la cena, *estreche su mano*, hasta luego -

Estaba por irme a ver qué hacía, cuando me detuvieron nuevamente.

- ¡Hey!, ¿A dónde vas?, Tenemos que hacer una visita importante -
- ¿A quien? -
Lian wolf 16 Lian wolf 16 Lian lobsong Lian lobsong Bienvenido, estábamos esperándote
 

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Capítulo 4 - Una vista diferente
30 de Enero 2023. Ubicación desconocida.
*Desconocido*
He, olvidado algo… ¿Soy, yo?, Lo he… olvidado. ¡Lo tengo!, Yo… esto no es normal, mi manada, mis… patas son, diferentes yo… lo soy. Lo último que recuerdo es estar en el bosque con mis padres y hermanos… después llegaron ellos; humanos… después todo es confuso, mi cabeza está apunto de estallar, siento mi cuerpo destrozado y estoy pérdido, sin saber lo que pasó. No podía moverme, por más que lo intentará, no lograba hacerlo. Enseguida entraron dos humanos, un macho y una hembra, ambos tenían algo blanco que los cubría, y usaban algo en el rostro, entre ellos hacían sonidos que no entendía.
- Pós pigaínei to protótypo? -
- Kánei próodo, an kai anaménetai, ti gínetai me tous állous lýkous? -
- Poio eínai to próvlima me aftoús? -
- Eseís estiázete móno se aftón -
- Aftó to deígma ítan to próto pou enchýsame -
- Kai ti eínai tóso xechoristó? -
- Den boró na pistépso, to ergastírio prosélave tóso aníkano prosopikó, aplá proséxte -

La hembra se acercó a mi, con un objeto que parecía una rama negra, pero en la punta había algo que brillaba como el Sol, el cual apuntaba directamente a mi ojo.

- Koíta archários, oi mathités. Échontas gínei anthropómorfos ton ékane epísis na échei anthrópines symperiforés -
- Ennoeís óti ... -
- Eán leitourgeí, tha boroúsame na to féroume se perissótera eídi, óste na min diakindynéfsoume móno tous anthrópous me anosía -

Escuché un sonido, que no logré entender que era, pero el par de humanos respondieron a ese llamado.

- Provlímata me to deígma tría xaná, éla -

Ambos se fueron de dónde estaba, mi cabeza era un lío. Me encontraba en un lugar blanco, acostado en algo duro, había algunos soles de color blanco sobre mi, había cosas que no entendía, pero por más que intentaba moverme no lo conseguía, era tan diferente ahora; solo me quedaba esperar y ver qué más pasaba, espero ver pronto a mi manada.

*Desconocido*
Había logrado safarme de los raros ataques por parte de los humanos, nunca había nada bueno que esperar de ellos, cuando era cachorro se llevaron a todos los miembros de mi manada, ahora que forme la mía, la historia se repetirá, pero no dejaré que les hagan daño, solo tengo que encontrar donde está mi lobezna y nuestros cachorros; quería encontrarlos pero esos malditos humanos se interponían, lograba olfatear un poco el olor de cada uno de los miembros de mi manada, pero se perdían fácilmente en el aire. Estaba cerca de lograr mi cometido, hasta que llegaron esos tipos.

- Geia sou, kýrie -

No lograba entender su rasposo idioma, lo que deseaba era quitarlos de mi camino. De pronto sentí como mi cuerpo se retorcía, usaron esa maldita cosa, caí rendido al suelo, solo escuchando sus malditas voces inentendibles.

- Óla ypó élencho! Metaveíte sto ergastírio eptá -

Quedé inmóvil contra mi voluntad y me llevaron cargando a un lugar, seguramente en donde me hacen esos ataques, me observan y hablan entre ellos. Tenía razón fui a dar a ese lugar, aunque estaba más retirado que el resto.

- Chaíromai pou to vríkate, tha frontísoume ta ypóloipa. Rookie! Etoimáste to IV kai etoimáste to echo, tha to ektelésoume xaná -

Me dejaron en esa extraña superficie blanca, donde soy observado, los humanos son seres repugnantes. Ellos me convirtieron en algo parecido a ellos: caminar usando 2 patas, y extremidades más largas, tengo recuerdos de lo que pasó, sobre como me separaron de mi manada. Logré acordarme que era de noche cuando me defendía de ellos, pero no pude en su contra, de ahí han hecho cosas raras, a lo que me dejo convertido en algo parecido en ellos.

- Deíchnei fysiologiká zotiká simádia, elafrós alloioména apó ton agóna, típota apó to synithisméno -
- Loipón ichografíste kai as páme! Kratíste to ypó parakoloúthisi -

Hizo unas cosas raras que sigo sin entender, no importa cuántas veces me hacen esto, mi manada nadie la toca.
 

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Capítulo 5 - Viejos amigos
Día 30, Año 1 de la Era Liberal, 10:39 hrs. Nova Terra.
Andrea
- No lo has pensado bien… ¿Verdad? -
- No hay nada que pensar, esta es una indicación real directa, no la podemos desobedecer -
- ¡Pero piénsalo!, ¿Más?, Nosotros solos podemos subsistir -
- Tu sabes cómo es la Suprema Majestad, y todos aquí le debemos un favor, ¿Acaso quieres negar sus órdenes? -
- No quiero negar nada de el, pero… debería reconsiderar eso -
- Todavía no es nada oficial, así que aún estás a tiempo de hacerle cambiar de opinión, pero te digo algo: si no vas a respetar su desición puedes ir recogiendo tus cosas e irte -
- ¡Bien, bien!, No es para tanto. Cielos trataré de convencerlo en la cena de esta noche, vaya que será importante -

Solo le di por su lado, el se fue cerrando la puerta, ¿Por qué aún hay personas tan necias?, Yo tenía mucho papeleo que hacer, desde que Mike es Alteza Suprema. El me dio este trabajo y de verdad se lo agradezco, se ajusta muy bien a mi antiguo trabajo de oficial policíaca, aunque si hubiera menos personas quejándose sería mejor. De un momento a otro escuché la puerta de madera abrirse.

- No intentare hablar con el, lo tendrás que hacer tu - dije sin despegar la vista de mi escritorio y los papeles que había.
- ¿Con quien hablas Ramírez? -

Solté un suspiro y mire la puerta, ahí estaba Pedro asomándose, yo no tenía tiempo para oír sus cosas tontas, ni sus juegos sin sentido.

- No tengo tiempo para tus boberías, tengo mucho papeleo que hacer, así que puedes empezar a marcharte - dije volviendo a ver mi escritorio.
- Aww, ¿Desde cuándo no soy bien recibido? -

Di un salto levantandome de la mesa, y vi la puerta nuevamente, ahí estaba Pedro asomándose todavía y Mike encima de el, Pedro se veía tan tierno como hermano mayor que me burlaría de el más tarde, pero en ese momento deseé que me tragara la tierra, Mike es una de las pocas personas (por no decir la única) que no odio, y no podía faltarle el respeto ni a él ni su autoridad.

- Mike, ¿Qué haces aquí? -
- Pues… tome mi merecido descanso, *se bajó de Jorge*, y vine a verte. Hace mucho que no nos vemos *me dio un abrazo* -
- Ay Mike, me hubieras avisado que vendrías, ahorita tengo mucho que hacer -
- Es que, quería que fuera una sorpresa, y… ¿No te gusta el trabajo? *empezó a jugar con sus dedos agachando la mirada* -
- *me agache quedando a su altura*, Mike no digas eso, por supuesto que me encanta el trabajo, pensaste en uno que me quedara perfectamente y te lo agradezco, no pongas esa cara, también tomare mi descanso -
- ¿De verdad? *Levantó su mirada y volvió a abrazarme*, pensé que te quedaría perfecto. Cómo eras la mejor policía no había duda de que te quedaría bien -

Quería soltar una lágrima, Mike hace que la vida de todos sea mejor, incluso la mía, y eso que soy una amargada. Iba a llorar, pero fui interrumpida de mi sentimiento.

- Oww, que bonitos se ven, desearía poder tomarles una foto. La mejor familia unida *risa* -
- Me había olvidado de ti, con lo insignificante que eres, sería una ofenda si te hago caso en vez de Mike -
- ¿Por qué no puedes ser como el?, Mira no es amargado -
- Tu, ¿Por qué no puedes ser como el?, Le cae bien a todo mundo y no es castroso -
- Bruja -
- Músculos deformes -
- Ya, no peleen. Hasta parecen novios -
- ¡Mike! -
- Jeje, lo siento -
- ¿Quieres que pase lo de la otra vez? -
- No, ¡Ay!, Todavía me duele mi brazo - dijo sobándose el brazo derecho.
- ¿Que pasó esa vez? -
- Pedro me golpeó en el brazo por decirle "cerebro de cacahuate" enfrente de sus amigos -

Me molesto mucho oír eso, así que me acerque disimuladamente a Pedro, y cuando se descuido, le di un fuerte zape, cosa que le hizo sacar unas cuantas lágrimas y unos varios quejidos.

- ¡Ay!, ¡Ay! Pero me disculpé por eso, y enfrente de todo el mundo -
- ¡Eres un idiota!, ¡¿Cómo se te ocurre golpearlo?!, Es un niño, N-I-Ñ-O, compara tu fuerza con la de el. A ver si así logro acomodarte bien el cerebro - dije viéndolo seriamente.
- Pero tengo 15 -
- Mike, ahora no -
- Lo siento, jeje -
- ¡Ya!, Lo siento, ¿Feliz?, Mike regañala, me golpeó -
- Lo siento, no puedo; te lo mereces y no quiero que Andy se enoje conmigo -
- chismoso - *dijo susurrando*
- ¡¿Que?! -
- ¡Nada! Que trataré mejor a Mike -
- Más te vale -

Estaba furiosa con Pedro, tenía tantas ganas de azotar su cabeza contra la puerta de madera. Con Mike estaba molesta por no haberme dicho, ni haberse defendido de este imbecil de cuerpo deforme, pero no quería regañarlo, por qué no soy precisamente dulce cuando lo hago, y ver su cara desanimada me hace sentir mal.

- Bueno olvidemos esto, Gracias Andy por defenderme *me dio un abrazo* -
- *Correspondi al abrazo*, no fue nada Mike. Pero trata de decirme cuando esté imbecil se pase de listo -
- ¿Y yo? -
- Te acomodarte el cerebro si… -
- Ya ven acá - *dijo dándonos un abrazo a los 2*
- No se cómo puedes querer a gente con poco cerebro -
- Por qué es como mi hermano mayor, y lo quiero -
- Oww, parece que alguien si te quiere *risa* - dije mientras murmuraba.

Pedro solo se sonrojo por mi comentario y se quedó callado. Todos sabíamos que cualquier tontería me haría enojar, causando que lo golpee nuevamente.

- ¿Y yo que sería Mike? -
- Serías como mi hermana sobreprotectora a la que también quiero mucho -
- Yo también te quiero, por eso te protejo de imbéciles sin cerebro -
- No me refiero a eso, tú has hecho cosas muy geniales y a mi no me dejas - dijo molesto cruzándose de brazos.
- Mike… ya hemos hablado de esto -
- Pero me quitaste mi lanza, me tomo tiempo armarla y tenía buenas experiencias con ella -
- Mike, el corte de la Obsidiana de tu lanza es muy peligroso; con solo tocar la superficie puedes cortarte, aparte eres muy pequeño como para tener algo así -
- ¡Pero tú sabes disparar armas!, Y golpear malechores. Tu no me dejas hacer nada, y solo tenemos 6 años de diferencia, no estoy tan pequeño -
- Se que estás molesto por eso, comprende que eres una persona muy importante para mí, si esa lanza te cae encima sería muy malo para todos. *Lo tome suavemente del mentón haciendo que me viera a la cara* ¿Acaso quieres verme triste sin mi pequeño hermanito? -
- …No… -
- Yo estudie para ser policía y tenía que encontrarme con delicuentes casi a diario, por eso se manejar armas y se algo de combate; y tú no peleas nada mal, ¿Lo recuerdas? -
- Si, este pequeñito fue el primero que te pateó el trasero - respondió acariciando su cabeza.

Me le quede viendo seriamente.

- Jeje, no volveré a hablar -
- Si, lo recuerdo; y no me gustó golpear a ninguno de los dos -
- Entonces no necesitas la lanza, ya sabes pelear, y siempre estaré a tu lado para combatir. Aun tenemos varias revanchas pendientes, ¿Lo recuerdas? -
- ¡Si!, Volveré a ganar de nuevo -
- Ya lo veremos, lo veremos -

Unos golpes se oyeron en la puerta, si alguien venía a molestar le azotaria la puerta en la cara. La puerta se abrió y afortunadamente era Susana, una chica neutral (no me cae bien ni mal), ya que me gustan sus pláticas y lo más importante es que no se comporta como Jorge.

- Hola señorita Smarágdi, ¿No interrumpo algo? -
- ¡Susy! -

Mike corrió a abrazarla, de verdad este chico es como un niño todavía, y no tengo problemas con ello.

- *risilla*, Hola Mike, Jorge organizó está pequeña junta para que estuviéramos contigo, pero veo que llegaste primero, hace tanto que no hablas -
- Hace tanto que no hablas *imitó su voz*, ¿Querían verme como rey no?, Ahora ni se quejen -
- ¿Otra vez con lo mismo? -
- Andy dijo que era un niño, entonces no puedo ser rey -
- Pero estábamos hablando de armas, aparte si tienes dudas sobre hacer algo te podemos ayudar -
- Si, nadie acabara contigo -
- Y si lo intentan los destruiremos -
- Oww, son como mi segunda familia, ¡Abrazo grupal! - nos abrazo a los 3.
- También te queremos Mike -
- Cambiando de tema, ¿Que quieren de comer? -
- ¿Hay algo de fruta todavía? -
- Pff, come pasto, ¿Qué tal algo de carne? -
- ¡Truchas! -
- ¿Truchas?, ¿Qué no son difíciles de conseguir en esta época? -
- Nop, hace 2 días fui con los pescadores, a ayudar; ya saben lo que siempre me dicen "Gracias, pero nosotros podemos", después de varias insistencias me dejaron ir con ellos, ¡Y pesqué 12!, Me agradecieron por mi ayuda y dijeron que me las guardarían para alguna ocasión especial -
- Genial, felicitaciones amiguito - dijo acariciando su cabeza nuevamente.
- Siempre queriendo ayudar a los demás, ¿No pataleaste, ni hiciste berrinche para ir, verdad? -
- …no… -

Nos le quedamos viendo entre todos.

- ¡Pero yo quería ir! -
- Ay Mike, tu podrás ayudarnos a tu modo, ya lo verás -
- Si, si, si, ya te oímos, ahora Mike ¡Vamos por truchas! -
- ¡Si!, Vamos, vamos, vamos - respondió mientras nos tomaba de la mano a los 3 y nos jalaba.
- Whoa, tranquilo amiguito -
- Mike, no soy un maniquí desarmable -
- Tengo una mejor idea -
- *dejo de jalarnos, pero aún tomaba nuestras manos*, ¿Cuál? - *levanto una ceja*
- Díganme que es lo que quieren -

Tome una hoja de mi escritorio y empecé a anotar sus pedidos, después salí a pedirle a una ayudante, si podía traernos los pedidos; ella acepto, no se si por qué era generosa o por qué se enteró de que La Suprema Alteza estaba con nosotros (obviamente era más la segunda opción), no tardó mucho y trajo nuestras cosas, le agradecí cordialmente y volví a entrar.

- Bueno aquí están sus pedidos - les pase sus platos a cada uno.
- ¡Hurra!, Gracias -
- Gracias Andy -
- Y tú querías comer pasto -

Iba a decirle algo pero Mike me gano la palabra.

- Deja de molestarla, por qué si te golpea otra vez, no te defenderé - Masticaba mientras lo dijo.
- Que genio, todos son amargados -
- Mike, querido. ¿Qué te he dicho sobre hablar con la boca llena? -
- *se pasó el bocado*, Lo siento -
- Se que estás emocionado por comer pescado, pero come despacio - limpie su boca con una hoja de árbol, que se usa como servilleta.

El solo me sonrió y siguió comiendo. Estuvimos así, bebiendo agua de limón. Después de un rato habíamos terminado nosotros 3, pero Mike comía con dificultad, hasta que no pudo pasar ni un bocado más.

- Oww, no debí pedir tanto. Ya había desayunado -
- Ay Mike, *risa, y ¿Qué desayunaste?
- Guayaba, plátano y manzana, acompañados con carne -
- Suena delicioso. Y… ¿Te comiste todas las verduras de la carne, verdad? -
- Sep… -
- ¿Seguro?

Susana se le quedó viendo fijamente, levantando una ceja a Mike mientras el la miraba nerviosamente, la respuesta para eso era obvia.

- ¡Pero la cebolla sabe horrible! - dijo cruzándose de brazos.
- ¡Lo sabía! *Risas -
- *risa*, Míralo de la siguiente manera Mike, solo trata de hacerlo esta noche, hoy es tu gran cena real -
- O puedes ir a vomitarlo cuando acabe -

Susana y yo lo miramos seriamente, creo que necesita otro buen golpe para que conecte primero el cerebro para hablar en vez de la boca.

- Era una broma - dijo rodando los ojos, en tono frustrado.
- Tendré que golpearte más fuerte, para activar tu poca inteligencia -
- Solo jugaba Andy, ya no lo golpees -

Mike lo abrazo mientras Pedro me lanzaba una mirada burlona, tenía tantas ganas de quitar a Mike de en medio, y golpear fuertemente a Pedro; pero cuando Mike se interpone entre nuestras peleas, no puedo hacer nada, porque no quiero que se ponga triste, ni que se enoje; lo único que me quedaba hacer era pensar en formas de golpear a Pedro, cuando Mike no se de cuenta.

- Pedro… -
- ¿Si?… Mike -
- ¿Podrías dejar de burlarte?, O no te defenderé después cuando Andy quiera golpearte -

Esa fue una señal divina para mí, obviamente Jorge borro su estúpida sonrisa; todo un buen espectáculo para mí.

- ¡¿Pero?!… ¿Cómo sabes que yo…? -
- Por que te conozco, *lo miro a los ojos*, así como no me gusta que Andy te golpee, tampoco me gusta que te burles de ella -
- Pero mira, a ella no le molesta… -

Troné mis dedos.

- Está bien, no la molestaré -
- Gracias por la ayuda Mike, cambiando de tema: ¿Cómo vas con el ejercicio? -
- Oww, tampoco empieces Andy -
- ¡Es lo mismo que le dije en la mañana! -

Mike dejo de abrazar a Jorge, y fue a sentarse a mi escritorio cruzado de brazos.

- Vamos, no es tan malo. Si quieres puedo acompañarte - trate de animarlo.
- O podemos -
- Pero es tan cansado, y tengo muchas cosas que hacer -
- Vamos, no querrás hacerte gordito, o tendré que llamarte Adolf Frederick *risa* -

Todos nos reímos, a excepción de Jorge y Mike: Jorge por qué es idiota y no entendió (pongo contexto Adolf Frederik fue un rey que era muy glotón, y gordo), y Mike me miraba molesto, inflando las mejillas.

- ¿Adolf?, Frede… ¿Qué? -
- ¿Y por qué sería el? -
- No lo se, el también era rey, era glotón y no le gustaba hacer ejercicio -
- ¡Pero yo no soy glotón! -
- ¿En serio? -
- Mike, pediste pescado, cuando ya habías desayunado, ni siquiera te lo acabaste -
- ¡Pero quería pescado! -
- Si sigues así, vas a subir de peso, ¿Quieres rodar en vez de caminar -
- …no -
- Entonces -
- Si, te acompañaré a correr. Pero ¿Irás a mi cena? - vino a abrazarme mientras me miraba con sus grandes ojos marrones.
- Obviamente no me lo perdería por nada -
- ¿Y tú Susy? -
- No pudo faltar, las Asistentes Reales tenemos que ir obligatoriamente -
- ¿Pedro…? -
- No lo se Mike, no pertenezco a la realeza ni a la gran autoridad… tampoco tengo nada que decir -
- ¡Por favor! - dijo abriendo sus ojos a más no poder, mientras jugaba con sus dedos.
- Pero, ¡Mike te odio! -
- ¿Irás? - dijo levantando su mirada.
- ¡Si!, Después de todo el remodelar los métodos de construcción fue mi idea. Supongo que si me organizo con… -

No le dio tiempo a Jorge de terminar lo que iba a decir, cuando Mike se abalanzó hacia el, tirándolo; Jorge solo soltó un quejido.

- ¡Gracias!, ¡Gracias!, ¡Gracias! -
- Me las pagarás después -
- Ejem… -
- Olvídalo -
- Bueno tengo que irme, tengo algo que arreglar con los altezas, los veo en la noche -
- Buena suerte enano, yo igual tengo que aclarar algo para ir a tu cena -
- Igual yo… aún tengo pendientes que hacer -
- ¡Adiós Andy!, Nos vemos en la cena -
- Adiós Mike, portate bien; y te comes todas las verduras, incluyendo la cebolla -
- Con permiso Andrea -
- Propio -
- Adiós Ramírez -
- Tu vete ya -

Salieron todos de mi oficina, y continúe con mi papeleo, al pertenecer a la Gran Autoridad, tendría que asistir forzosamente, aunque cuando Mike me lo pide, no tengo problema. Más tarde buscaré algo que ponerme: algo formal y casual. Espero que Mike pueda comer todo sin dejar algo en el plato.
 

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Capítulo 6 - Su Majestad
Se que no recuerdas nada, permíteme ayudarte
El camino hacia la Zona Real no es muy retirado de las oficinas en las que Andy trabaja, me gustó poder hablar tranquilamente con algunos de mis primeros amigos; no sabía que Jorge lo había organizado, conociéndolo, jamás haría eso por su cuenta pero, ¿A quien engaño?, Se que Jorge me quiere pero jamás lo aceptará, ni siquiera por qué Andy lo obligue a hacerlo, yo seguiré disimulando que aun no se nada. Todavía estaba lleno por la mojarra y quería echarme a dormir, pero tampoco quiero ser un rey gordinflón como Andy dice, y ella tiene razón: caminar me hace bien, estaba un poco nervioso por la gran cena, todo mundo hablando sobre ello y preguntándome: ¿Que harás?, ¿Que pasará?, ¿Que se hace?, Afortunadamente Lucy me dijo que solo respondiera "En esa cena se hablarán temas de Nova Terra y ya", aunque sería igual como si llevarás a un niño a tu entrevista de trabajo, se hartaría y empezaría a quejarse; yo quiero comportarme y espero hacerlo bien, quiero demostrar que puedo ser un buen rey. Llegué a la tienda de Isaac, pero el no estaba; fui a la de Lucy, y se encontraba vacía. Finalmente llegué a la de Rubí y me preparaba para asustarla: cosa que fue en vano, ya que igualmente estaba ausente. Me dirigí a mi tienda a dejar algunas cosas, y salí, pregunté a todas las personas que veía sobre los altezas pero ninguna sabía si te su paradero. Paso alguien refunfuñando y parecía que iba a explotar, tenía miedo de que me gritara, pero cuando le pregunté sobre los altezas, pareció calmarse y me dijo que Isaac estaba regañando a unos pescadores, me di cuenta que el era uno, conociendo a Isaac, se por que venía enojado, entonces, le pedí disculpas por lo que Isaac le hubiera dicho, el pareció asombrarse y me las acepto (parece que ningún alteza ha sido gentil con nadie), le di las gracias por la información y fui al sitio de pesca, era algo más retirado pero no tarde mucho en llegar. En el lugar veía a Isaac caminando en círculos (típico de el cuando se queja), y subiendo y bajando la mandíbula, tenía en su mano un pescado diminuto (creo que logré hallar por qué se quejaba), por otra parte había un grupo de 12 pescadores, con la cara que parecía estallarles de irá, no los culpo hay ocasiones en las que es conveniente que Isaac se calle.

- ¡Es por eso que hay que hacer las cosas bien! -
- Su majestad, nosotros… -
- No he terminado - interrumpió al pescador.
- ¿Qué está pasando aquí? -
- ¡Mike!, Que bueno que llegas, ven… -

Me hizo una seña para que me acercara, de reojo vi a los pescadores que parecían más calmados con mi presencia, pero aún se les notaba lo molesto. Yo me acerque y puso el pescado frente a mi.

- Mike, ¿Qué es lo que ves aquí? -
- Una, em… ¿Mojarra?
- ¿A esto llamas mojarra? -
- Pues… está es una zona en donde normalmente están, no creo que sea un camarón -

Oía unas cuantas risas muy bajas, yo igual quería reírme, por la cara de Isaac que me decía "Eres un imbecil", pero aguanté mi risa.

- No puedes estar hablando en serio, ¿O si? -
- Bueno… ¿Cuál es el punto? -
- ¡Qué esa es la ganancia de esta bola de incompetentes! -

Apunto con su dedo a un joven al cual supongo tendría 12 años más que yo, el trajo una cesta llena de pescados más pequeños comparados con el que Isaac tenía en su mano, el joven parecía nervioso, se notaba como movía su muñeca.

- ¡Esta!, *Puso el pescado frente a mi nuevamente*, ¡Es la mejor ganancia de toda esa cesta! -
- Pues; no soy un experto en el tema de la pesca pero… si no hay suficiente ganancia en los pescados, significa que la zona ya está algo explotada, o ¿Ya no es su época y se fueron a otras aguas?, Piénsalo Isaac -
- ¡Pero…! -
- En cuánto ustedes señores, *todos pusieron una cara de nerviosismo, en donde estaban inmóviles y firmes*, una disculpa de parte del señor Kítrino. Necesitaré una investigación sobre el porque hay baja producción, pueden irse.
- ¡Mike! , No puedes… -
- Isaac, no estoy sordo; no es su culpa, todos en este grupo son los más certificados para el trabajo, saben mucho más que nosotros -
- *soltó un quejido y una respiración frustrada y se dio la vuelta*, Vámonos, tengo que hablar contigo -

Isaac caminaba, velozmente: obviamente estaba molesto por no darle la razón. Me di la vuelta para irme yo también.

- Con permiso -

Me daba la vuelta para irme cuando el joven me tomo del brazo, yo voltee, y todos estaban pasmados (tocar un alteza es como pedir que te corten la cabeza).


- ¡Eres un idiota!, ¡¿Cómo te atreves a tocar un alteza!?, Por favor, perdonenos la vida señor Lefkó -

De verdad estaba impactado, ¿Esta en verdad es la idea que todos tienen de nosotros?, Yo estoy para ayudar, no para ser temido. Todos se encontraban arrodillados, y el chico temblaba agachando la mirada.

- No pasa nada, *lo levanté de los hombros y vi a los demás que alzaban la mirada*, no hay nada que disculpar, no tienen que arrodillarse. Soy un rey no dios -

Todos se fueron levantando uno por uno, el chico al que ayude a levantarse me miro a los ojos.

- Gra… gr… Ejem. Gracias por defendernos del señor Kítrino -
- Ustedes no tienen la culpa, aparte ya es hora de buscar más mantos acuíferos. Me tengo que ir, espero soportar los argumentos del señor Kítrino -
- ¡Hasta luego majestad! -

Todos hicieron una reverencia, me di la vuelta y fui corriendo tras de Isaac, logré alcanzarlo, y tenía una cara entre molesta y "no me importa".

- Hasta que llegas -
- Isaac, no entiendo por qué los regañas -
- Son los "expertos", se supone que deben hacer bien su trabajo -
- El manto acuífero… -
- Pues que busquen otro -
- Tenemos una zona permitida, ¿Lo recuerdas? -
- *suspiro*, cambiemos a otro tema. ¿Listo para la noche? -
- Nop, mi estómago es un lío, y no solo por comer de más -
- ¿Comiste otra vez? -
- Si, fui con Pedro a comer con Andy y Susy -
- Mmm, bien por ti -
- Obligue a Pedro para que se disculpará -
- Mike, así no funcionan las cosas -
- Lo se, estuvo mal que te golpeara cuando no le hiciste nada. Pero al menos no lo trates mal -
- Debes relajarte, solo comeremos, hablaremos o más bien hablarán sobre la aldea, y ya. No tienes que estar nervioso -
- Isaac, ¡Esa es una cena importante!, Se hablarán de temas POLÍTICOS y yo tengo 15. ¿Así quieres que me calme? -
- *risa*, ¿Y a que le temes?, Te dije que me las pagarías -
- Tonto… -
- ¡Hey!, Tu te lo buscaste, ¿Ves las consecuencias de tus actos?, Como dicen "El que ríe al último, ríe mejor", o ¿Lo olvidaste? -
- Pues que gran inmadurez tienes, pelearte con un chico de 15, como si fueras niño todavía -

Me empezó a hacer cerillito, haciéndome una llave con su brazo de derecho. Yo quería quitarme de su agarre como fuera.

- Eres un niño, tú me haces enojar. Si tú fueras el que madurarás -

- Sueltáme maldito loco, ¡Ay!. Por eso no tienes novia *susurrando* -
- ¡¿Que?! -
- ¡Nada!, Que me sueltes -
- Te escuché -

Comenzo a aplicar más fuerza, como si quisiera arrancarme la cabeza, por mi parte seguí quejándome y exigiendo que me soltara. Hasta que se empezó a reír a carcajadas, yo estaba furioso y le di un fuerte pisotón: cosa que le quitó su enorme risa de su rostro.

- ¡Eres un idiota! -
- ¡Pero tú empezaste! -
- ¡Tu fuiste el que quiso cobrarlas por si mismo -
- ¡Bien!, Estamos a mano -

Me acercó su mano, y lo vi seriamente. El soltó un suspiro y pudo ponerse de pie.

- Lo siento, ¿Está bien?. Me sobrepase, ¿Me disculpas? -

Yo seguí caminando por mi rumbo,mientras Isaac me tomo del brazo y me vio a la cara, no soy violento pero me dieron ganas de darle un fuerte puñetazo en la cara.

- ¡Por favor!, Soy un idiota. Tienes razón, no tendré novia con mi inmadurez -
- Yo no te pedí, que dijeras eso -
- Pero tienes razón, por eso nunca tuve novia -

Estaba poniendome mal por el, yo igual me pase con el, se que no es una justificación pero estaba enojado, le di un abrazo mientras seguía sobándose el pie, quedando a mi altura.

- Ya, ya. Me pase, no debí pisarte, estaba furioso y no pensé en las consecuencias -

- Pero tienes razón -
- No, claro que no. Eres un chico genial, todo un profesional cuando juegas fútbol y tienes muchas anécdotas con la vieja tecnología; el problema es de que nos has encontrado a la chica ideal, pero lo harás. ¿Te imaginas?: la señora futura señora Kítrino, yo quiero ser padrino de boda -
- Eres solo un niño, y… ¿Me presentarás a la señora Lefkó? -

Me quedé en shock por eso, solo respondí lo primero que se me vino a la mente.

- Si, si, señora Lefkó. Etcétera -
- *risa*, ya, vamos que hay que hablar de muchos temas -

Nos fuimos a unas mesas que se encontraban fuera de la tienda de Isaac, el es muy quisquilloso, de verdad, ¿Enserio?, Sillas de tipo playa en medio del bosque.

- Alondra -
- ¿Si?, Su majestad -
- Trae algo de beber para todos -
- Como desee su majestad, con permiso Rey Lefkó -
- Propio -

Alondra es la asistente de Isaac, al igual que Susy está directamente relacionada con las acciones del reino, solo que con menos autoridad. Ella se fue dejándonos solos.

- ¿Y bien? -
- ¿Que? -
- La señora Lefkó -
- ¡¿Perdiste la cabeza?!, Tengo 15 y no he pensado ni siquiera en tener pareja y tú ya quieres casarme -
- Pues quien sabe, ¿Te imaginas a la futura señora Lefkó, con muchos hijos? *Carcajada* -

Esta charla me incomodaba, nunca pensé en el compromiso, y no me interesaba.

- ¿Te das cuenta que soy el único menor de edad aquí, verdad, y que la edad más cerca a la mía es los 20 que tienes tu y varias personas más? -
- Pff, ¿Qué tienen los años de más?, yo seré un buen tío -
- ¿Quieres que te pise el otro pie? -
- Olvídalo, pero ahora sí dime -
- Sal con una tontería y te pondré la silla de corbata -
- Uy que genio, yo me refería a lo que te dije de camino a acá -
- Específicamente, ¿Qué? -

- ¿A qué le temes de la cena? -
- Isaac, esa cena es importante: se discutirán temas de alta importancia sobre el futuro de la aldea. ¿Y si estropeó algo?, ¿Me equivoco?, ¿O no tengo la talla de rey? -
- Ya tranquilo, no puedes arruinar nada, después de todo, lo que ahí se apruebe será por qué lo discutiremos todo el gran consejo. No pasará nada -
- Pero… -
- No Mike, verás que todo saldrá bien y para mañana estarás riendoté sobre los nervios de hoy. Yo igual tuve miedo varias veces: en un torneo importante, todo el mundo confiaba en mi; eran penales, e íbamos empatados, temía perder, ¿Sabes lo que pasó? -
- ¿Qué? -
- Confíe en mi mismo, deje de pensar sobre fallar, y me concentre entre la pelota, la portería y el portero; y logré anotar, ganamos y fui el centro de atención durante una semana -
- Wow, espero yo también hacer un buen trabajo -
- Y lo harás -

Me voltee rápidamente y vi a Lucy acompañada de 2 asistentes: la suya y la de Rubi. La abrace fuerte y me dio un beso en la mejilla correspondiendo al abrazo.

- ¿Cómo has estado? -
- Vaya que ha sido un día de sorpresas, me alegra verte -
- A mi también Mike -
- Ejem -

Mire por encima del hombro de Lucy y vi a Rubí, estaba cruzada de brazos, levantando una ceja, yo volví a abrazar a Lucy.

- ¿Disculpa? -
- ¿Qué? -
- ¿Y yo que? -
- Tu eres una bruja fea -
- Lucy dile algo -
- Mike no seas grosero, Rubí vino a verte de buena manera -
- Pero me pega -
- Ya sabes que esté o no este, no hay peleas, o tendré que castigar a los 2 -
- Solo jugaba, ven aquí bruja fea, también te extrañe -
- Mike -
- ¿Si, Lucy? -
- ¿Que te he dicho de los apodos? -
- Que son ofensivos, y hieren a las personas -
- ¿Entonces? -
- Lo siento Rubí -
- ¡¿A quien le importa?!, Yo igual te extrañe enano -

Dijo Rubí abrazándome, yo igual estaba alegre de que estuviera con las primeras personas que conocí, incluso Rubí.

- ¿Listo para la cena de esta noche?
- Ni me lo recuerdes -
- No creo que haya alguien que quiera hacerte daño en la cena, estaremos ahí -
- Te dije que me las pagarías, ¿Qué se siente sufrir? -
- ¿Quieres que te pasé lo de Isaac? -
- ¿Que le pasó? -
- ¡Me piso! -
- *carcajada*, buena esa Mike -

Levantó su mano, y yo las choque mientras Lucy me veía molesta.

- Mike, ¿Qué te he dicho sobre eso?, Y tú no lo consientas -
- Si, si, ya te oímos. ¿Y puso esa cara? -

Yo asentí con mi cabeza, ella comenzó a reírse a carcajadas, Isaac nos miraba molesto, pero el verdadero problema no es el sino Lucy, que nos veía con su mirada amenazadora, sería y fría: Rubí se percató de eso y dejo de reírse.

- Lo sentimos -

Ella solo rodó los ojos. Enseguida de eso llegó Alondra.

- Su majestad, aquí están las bebidas -
- Gracias puedes retirarte -
- He sido muy grosero todo esté tiempo, buen día señoritas -

Al momento en qué saludé a las asistentes hubo un silencio incómodo, ahora estoy suficientemente seguro sobre que Isaac, Lucy y Rubí no han sido nada amables con nadie. Las asistentes estaban nerviosas pero correspondieron a mi saludo.


- Buen día gran majestad -

Hicieron una reverencia y se fueron dejándonos solos, el momento era tan incómodo que desee que me tragáse la Tierra.

- ¿Qué fue eso? -
- Mis modales, y por lo que veo no han sido amables con nadie, ¿Cierto? -

Todos se quedaron callados.

- Si vuelven a ser groseros renunciaré al cargo y no me importa quién trate de convencerme. ¿Quedó claro? -
- Está bien Mike -
- Y, ¿De que estábamos hablando? -
- De la señora Lefkó -
- ¡¿Qué?! -

Me di una palmada en la frente, Lucy y Rubí se veían emocionadas e Isaac reía un poco. Tenía tantas ganas de volver a pisarle el otro pie, pero estaba Lucy y ella si me daría la repremienda de mi vida.

- ¿Y como se llama? -
- ¿Es bonita? -
- ¿Cuántos años tiene? -
- ¿Dónde está?
- Por el momento no hay señora Lefkó, así que no a todo -
- Ow, vamos. No me digas que no sería hermoso ver a tus hijos corriendo y saltando por ahí -

Eso me incómodo mucho más.

- ¡NO!, ¡¿Se dan cuenta que soy el único menor aquí?! -
- La edad no importa -
- *facepalm* -
- Bien, no puedes tener una relación aquí por qué eres el único menor de edad. Pero ¿Cuando tengas 18?

La mire seriamente.

- Bueno, con alguien acorde a tu edad -
- Estoy segura de que encontraras a la hermosa chica de tus sueños -
- Si, si lo que digan -
- Aunque te ayudaremos a encontrarla -
- Ya es tarde, si terminaron sus bebidas pueden irse, recuerden lo que tienen que decir en la noche y eso es todo. Mike te viene bien un descanso, no te preocupes, haremos tus cosas por ti -
- ¿Haremos? -
- Si, ahora cállate -
- Gracias chicos, me iré a dormir un rato, gracias por la ayuda -
- Y recuerda, no estés nervioso. Lo harás genial -
- Aw, los quiero a todos -

Abrace a los 3 y solo rieron, yo fui el primero en irme a mi tienda mientras ellos charlatán cosas que ya no pude entender. Preparé mi cama y empecé a tratar de dormir, pero no podía. Me quedé pensando en lo que me dijo Isaac ¿Señora Lefkó?, Nunca lo pensé, ni siquiera veía nada en especial a las chicas, ahora mucho menos el compromiso, no sé si lo haré algún dia, tampoco si quiero tener hijos, fue un tema que me quedé pensando durante un largo rato.
 

Licenciado Miguel
Registrado
14 Jul 2020
Mensajes
40
Ubicación
Nueva Mombasa
Offline
Capítulo 7 - Noche Real
- ¿Hola?, ¿Hay alguien aquí? -

Estaba completamente solo, parecía que era una cueva donde no se oía nada, más que un raro ambiente. No recuerdo haber hecho algo para haber llegado aquí, estaba perdido incluso me costaba trabajo para recordar mi nombre. Intentaba buscar la salida pero no había nada, como si estuviera sellada, hasta que vi un extraño símbolo en la pared.
c4cf7c72-cf64-4e1d-82c2-5f3b7ad0f7a6.png

- Los siete tenemos que reunirnos -

Voltee rápidamente hacia atrás, cuando lo hice, la imagen se tornó borrosa, ni siquiera pude reconocer el rostro de aquel sujeto, pero… se me hacía tan familiar y conocido. Lo poco que veía se fue haciendo más borroso hasta que solo veía oscuridad y al fondo una luz blanca, en la que me iba acercando cada vez más rápidamente.
Desperté cubierto de sudor, me sentía perdido y poco a poco iba recuperando la noción de quién era, no se que fue ese sueño, así que no le di mayor importancia. Me levanté y arregle un poco, salí a preguntar la hora y me respondieron que eran las 6, en ese momento recordé sobre la cena de esta noche. Me dirigí a darme una ducha en un baño que está cerca de las 4 tiendas, regrese a mi tienda y busque algo decente que ponerme, pero no fue necesario, debido a que una señora me trajo la vestimenta que mando hacer Lucy, le agradecí cortésmente (y como era de esperarse se sorprendió por mis modales). Me cambié de ropa y vaya que Lucy también es lujuriosa, pues no creo que está tela sea fácil de encontrar, pero se me complicaba ponermelo.

- ¿Listo para irnos? -
- Sep, solo… tengo un… problema -
- *risa*, Déjame ayudarte -

Después de casi enredarme con la ropa, Susy me ayudó a desenredarme, me dio un poco de vergüenza que me ayudará, pero aparte me ayudó a ponermelo.

- Vaya… -
- ¿Qué?, ¿Me veo mal? -
- ¡No!, No es eso… es que vaya… si qué eres todo un rey, solo mírate -

Me puso frente al espejo y ni yo me reconocía, estaba vestido de un saco rojo, con decoraciones amarillas y botones negros, debajo, una camisa blanca y finalmente pantalones blancos.

- No entiendo cómo es que sigues soltero, ¿Dónde está la Suprema Majestad? -

La mire molesta, ella solo río.

- ¡Ya, es broma! -
- ¿Lista para irnos? -
- ¿Ya no estás nervioso? -
- Nop, ya lo supere -
- ¿Seguro? -
- Si, ahora vámonos antes de que no quiera ir por mis nervios -
- Jeje, está bien vamos -

Salimos de mi tienda hacia una que era más grande en donde se realizaría la cena, con algunas otras más pequeñas que funcionaban como baño y habitaciones. En el camino había varias personas murmurando, mientras hacían sus deberes, yo era el centro de atención, tomé la mano de Susy, ella río un poco y acaricio mi cabeza. Al llegar había 2 personas más altas que ella, cuando me vieron nos dejaron pasar a ambos, Susy me dijo que iba a presentarme y que después pasará, por lo que me quedé afuera de la carpa.

- Atención, La Suprema Majestad ha llegado -

Esa fue mi señal para entrar, al hacerlo ya estaban ahí Isaac, Lucy y Rubí, con sus asistentes. Se encontraban en una mesa alta y las asistentes a un lado de pie, abajo había una mesa más pequeña con 5 sillas para La Gran Autoridad, en donde Andy estaba ya. Me dirigí a mi asiento en la mesa alta, en el primer asiento de la izquierda, con Susy detrás de mi.

- Buena entrada, ¿Lo ves?, No es tan complicado - murmuró.
- Aprecio tu comentario, pero todavía no viene la parte interesante -

Después de algunas presentaciones, procedimos una cena de entrada, era algo de espagueti que comí sin problemas después empezo a hablar cada miembro de la Gran Autoridad, el primero en hacerlo fue José, el representante de los recursos de toda la aldea.

- Buenas noches a todos. Realeza, *hizo una reverencia*, gracias a algunas acciones que se han hecho, pudimos incrementar los recursos, pero se puede mejorar, si ampliamos los territorios, así podemos encontrar más recursos, y subsistir -
- Vaya al punto -
- Si Gran Majestad, hablo de expandir los territorios e it por más recursos -
- Gracias siguiente -

Al parecer Isaac no se encontraba de buen humor, y no podía ponerse histérico por qué estaba Lucy y yo. La siguiente en pasar fue Aurora, una chica encargada de la arquitectura.

- Buenas noches, *hizo una reverencia*, vengo a hablar sobre un nuevo método, para la construcción, para eso, traje al autor intelectual, ven pasa -

Entro Pedro, estaba bien vestido, vaya que se lo tomó en serio, se veía un poco nervioso, pero le hice una seña para que estuviera tranquilo.

- Buenas noches Gran Consejo. Me llamo Pedro Vismoúthio, y vengo a hablar sobre un nuevo método de construcción -
- Adelante señor Vismoúthio, que es eso que nos tiene tan intrigados -
- Pues… el plan consiste en dejar atrás las carpas y tiendas, usaríamos todavía la madera, pero cambiaríamos la cuerda debido a que los trabajadores presentan problemas al trabajar con ella, así que usaríamos clavos -
- ¿Clavos? -
- Si, un grupo explorador ha encontrado una mina, esto permitiría crear otro empleo y mejorar la calidad de vida de todos los novaterrenses -
- Gracias señor Vismoúthio, ¿Quién sigue?, Por cierto traiganle una silla al señor -

Pedro se sentó en un rincón, Andy se puso de pie, ella era la representante en seguridad, lo que incluía guardias, algunas exploraciones menores, etc.

- Buenas noches… -
- Solo diga lo que tiene que decir o perderemos tiempo en esto -

Aclaro su garganta, con un poco de molestia.

- Necesitamos mejorar la seguridad, y para ello hace falta personal, por lo que habrá que dividir equitativamente los empleos, y oficinas centrales en mejores condiciones que este lugar -
- Puedes sentarte, siguiente -

Vaya que Rubí todavía no se lleva bien con Andy, espero algún día lo hagan. El siguiente en pasar fue Andrés, el cual se encarga de las acciones diplomáticas, y algunas veces puede representarnos.

- Saludos majestades, vengo a proponer un nuevo una forma de pago, ya que este sistema solo hace que las personas se hagan flojas y mantenidas -
- ¿A qué se refiere? -
- Todo es gratis, no hay moneda local -
- ¿Cuál es su propuesta? -
- Dinero -
- Mmm, lo veremos más adelante -

El se fue a sentar, mientras comíamos carne, que era el platillo principal, acompañado del postre el cual era un delicioso cupcake de fresa. Finalmente se paró Gerardo, encargado de la participación social.

- Buenas noches, vengo a explicar varias quejas sobre el gobierno por ser poco participativo, tenemos que establecer un gobernador fijo, tiene que ser 1 rey o ninguno, aparte sería democracia o monarquía, el punto es que este gobierno es muy precario y necesitamos mejorarlo -
- No veo nada de malo en… -
- Si lo hay alteza, no pueden gobernar los 4, ese es mi argumento -
- Gracias, pasemos al veredicto final -

La situación se volvía tensa, apenas logré acabar toda la comida y ya quería salir de mi cuerpo, los nervios me mataban, Gerardo siempre fue una persona engreída, no es que me cayera mal, pero siempre quería tener la razón. Por si fuera poco estaba siendo excluido de la conversación, la charla de los 4 reyes, se convirtió en 3 y comenzaba aburrirme, en eso Susy se paró en el centro.

- Atención, a continuación el veredicto final -

Isaac se puso de pie y aclaro un poco su garganta.

- La desición final es la siguiente: no hay cambios, subsistimos correctamente como estamos, y nada, eso es todo. Retirense -
- ¡Pero los recursos se agotarán rápido! -
- No podemos vivir en las mismas condiciones -
- ¿La seguridad?, ¿Qué pasará si hay un ataque? -
- No puede seguir así, nadie va a querer trabajar, todos moriremos -
- Yo ya tomé mi desición final -
- Usted no debería ser rey -

El ambiente se volvió extremadamente peligroso, Isaac empezó a intercambiar insultos con Gerardo, Rubí grito que apoyaba a Isaac, a lo cual Andy le llamó "lame suelas" y así empezó otra discusión, Lucy trato de tranquilizar todo pero la llamaron "metiche", al final todos peleaban contra todos, incluso Susy y Pedro; la situación me estaba molestando, pero llegó el momento en el que Andy y Rubí se levantaron y se tomaron de la camisa, aquello fue la gota que derramó el vaso, estaba furioso: tomé mi plato y lo lancé fuertemente a una pared, provocando que se partiera en pedazos; la colisión creo un fuerte estruendo que hizo que todos se callaran. Me levanté de mi asiento y me posicione en el centro.

- Ahora que tengo su atención, ¡¿Pueden dejar de pelear?! -
- Niño, este no es tu problema, ahora… -
- ¡Cállate! -

Todos me miraron sorprendidos, Gerardo se sentó en silencio, todos los demás igualmente volvieron a su lugar, incluso Rubí y Andy.

- Aquí no veo a nadie más con 15, ¡15! Malditos años, ni tampoco a alguien menor de esa edad -
- Mike… -
- ¡NO!, ¡Guardátelo!, Ustedes tienen más de 20 años, otros me doblan la edad, ¡¿Y están peleando?! -
- Señor Lefkó… -
- ¡¿QUIEREN CALLARSE?!, ¿Acaso no conocen los putos modales? -
- Mike, amiguito tienes… -
- ¡UNA! -
- ¡Oye! -
- ¡DOS! -
- Querido por favor… -

Fui con un guardia y le arrebate su lanza, la puse frente a mi y la doble con ambas manos (he de aclarar que era 100% metal resistente). Todos se quedaron en silencio nuevamente.

- ¡Kítrino!, ¡¿Que EDAD tienes?!

Era la primera vez que llamaba a Isaac por su apellido, realmente la sangre me hervía y sentí que en cualquier momento me saldría una vena de la frente y explotaría. Isaac tartamudeo.

- V…v…. Ven… t… -
- ¡HABLA BIEN MALDITA SEA! -
- Veinte - dijo cerrando los ojos.
- ¡¿Quién es el más viejo de aquí!? -

Todos se quedaron callados, en ese momento no me importaba si iba a ser temido después de esto, algo que me enfureció fue el silencio.

- ¡Améthystos, ponte de pie! -

Sin dudar José se puso de pie.

- S… si, majes… tad -
- ¡¿Eres un mudo o un sordo?!, ¡Hazme caso cuando te lo ordeno! -
- Cl…c…lar… _
- ¡¿Qué edad tienes?! -
- treinta y siete -
- ¡NO TE ESCUCHO! -
- ¡Treinta y siete! -
- ¡¿Entonces por qué se comportan como idiotas?!, ¡Yo no voy a tolerar esto en mi corte!, Si nadie tiene la talla para el cargo háganmelo saber, ¡Y no desperdicien mi tiempo!, ¿Quedó claro? -

Todos de manera unisona contestaron "Si Suprema Majestad", incluso los demás reyes lo hicieron, no me gustaría traumar a nadie, pero no tolerare está inmadurez aquí.

- Ahora esto es lo que se hará:
  1. Nos expandiremos territorialmente, no sin antes enviar un grupo explorador a investigar los alrededores, de esto se encargará Smarágdi.
  2. Cuando lo hagamos extraeremos los recursos que necesitamos para el futuro, quiero agregar que tú, *señale a Pedro*, te encargarás de construir un almacén y tú, *señale a Susana*, administras todas las acciones que se realicen.
  3. Se contratarán más oficiales y guardias, así mismo se creare el empleo minero para poder extraer recursos de las minas sin riesgo, estará bajo el control de las demás asistentes.
  4. No habrá dinero por qué estamos bajo el lema "Todos trabajan para todos", así que si no trabajas no tienes derecho a adquirir algo, lo supervisará Lucía y Andrés.
  5. El gobierno de Monarquía Democrática seguirá, promueve la participación por qué hay 4 representantes y no uno, así que se harán encuestas organizadas por Gerardo y los reyes restantes sobre que podemos mejorar y también nos pueden quitar si lo desean.
  6. Finalmente se harán expediciones para encontrar más personas, aún hay más allá afuera, y nos pueden ayudar.
¡¿Preguntas?! -

Todos se quedaron callados asintiendo con la cabeza.

- Eso queria oír -

Me fui molesto de ahí, estaba tan enojado que quería golpear a quien fuera. El camino fue muy corto a diferencia de la ida, quizá por qué furioso caminaba más rápido, todo mundo me veía con temor y eso ahora no me importa, llegué a mi tienda y bloquee la entrada con todos mis muebles, no quería hablar con nadie, y no lo haría. Me eche a dormir para ver si al menos podría relajarme ahí.
 
Última edición:
Arriba Pie