Quest B Vampire's Fest [Mai Hitomi & Hanz Von Kaulitz]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
¿No ha habido noticias del grupo que envíamos para ver lo de las emboscadas? —preguntó uno de los trabajadores de la Central.

Últimamente se habían presenciado varios robos, incluso asesinatos, en la noche por toda la ciudad. A la Central ya le habían notificado esto y decidió tomar cartas en el asunto, pero grupo que enviaban, grupo que fallaba la misión.

Sí, fallaron también —respondió la recepcionista.

Coño, necesitamos personas que realmente puedan hacer algo contra ese Vamdemon —dijo frustrado. Se dirigió a su oficina y sacó una serie de nombres con sus respectivas direcciones de correo electrónicos y los entregó a la recepcionista—. Toma, prueba con estos. Espero que ellos nos puedan ayudar.

"Vampire's Fest” (B)

a) NPC que la solicita: -
b) Descripción de la misión: Tenemos información que un grupo de renegados ha estado emboscando civiles y Tamers para robarles o, en algunos casos, asesinarlos. Varios grupos han sido enviados a atraparlos, sin embargo no han tenido éxito álguno, he incluso han sufrido bajas. El motivo es sencillo, este grupo de renegados aparece únicamente de noche y su líder es poseedor de Vamdemon, un Digimon cuyo poder aumenta en la oscuridad. Necesitamos un nuevo grupo que vaya y elimine de una vez por todas a estos renegados
c) Descripción del campo de juego: Ciudad
d) Objetivos a cumplir:
  • Localizar al grupo de renegados
  • Eliminarlos al instante
  • Evitar que ataquen a más inocentes
e) Notas:
  • Quest disponible en modalidad Party
  • Además de ser fuerte en las noches, el Tamer de Vamdemon usa varias cartas que mejoran las habilidades de los Digimon de oscuridad. Es un enemigo de temer, asi que deben tener cuidado
  • El grupo está compuesto por 5 Tamers, sólamente el líder (usuario de Vamdemon) llega a Perfect
  • Tienen permiso de eliminar a los Digimon, la fuerza letal en humanos sólo está permitida si no hay otra opción. Es imperativo que recuperen y traigan a la ciudad los Digitama de los Digimon eliminados
~~~

Mínimo de posts: 4 por persona.
Plazo: 21 días.
Digivice: D-Arc [Mai, Hanz].
Armor Resonator: Valor [Hanz].

Blair Blair [Ficha]
M Maiku [Ficha]

Cualquier duda, vía PM por favor.
 

スパークル
Supermoderador
Offline


La tarde de ese día ambos miembros de Gungnir habían recibido un mensaje proveniente de la Central pidiéndoles que atendieran un asunto urgente, tanto Hanz como Mai habían aceptado, solo que no podrían salir aun debido a que los culpables solo aparecían durante la noche, por lo que se limitaron a pedir la información necesaria sobre la quest antes de regresar a la cabaña del gremio. Allí V-mon y Coronamon se dedicaron a jugar, mientras que el alemán se tumbó en uno de los sillones y Mai se había decidido por darse una ducha.

Tengan cuidado Hanz. — La voz del peliverde llamó la atención del azabache, quien apenas entreabrió sus párpados para ver a su interlocutor.
Sí, sí, lo sé sabelotodo. — Respondió con desgane, ciertamente aburrido y sucumbiendo al sueño mientras esperaba a la hora en la que por fin pudieran irse, ¿para qué les hablaban tan temprano si no podrían hacer nada hasta dentro de unas horas? Soltó un bufido, Nakai sonrió y se fue con Esteban, ambos habían sido llamados para otro encargo.

Unos diez minutos después Mai salió vestida de su habitación y secándose el pelo con una toalla, miró al médium tirado en el sofá y no pudo evitar pensar en el momento en que se habían conocido, cuando no lo soportaba en lo absoluto. Ahora no le molestaba ir a una quest con él. Recordó entonces algo que había conseguido pensando justamente en el compañero digital del alemán, lanzándole un cojín en la cabeza al humano para despertarlo.

¿Pero qué carajos? — Se quejó, sentándose violentamente en su sitio y buscando con la mirada al culpable de tal ataque, Mai estaba riendo. — ¡Gremlin!
Calma, dumbass, tengo algo para ti.
¿Al fin decidiste tener sexo conmigo? — Replicó Von Kaulitz al instante con una sonrisa socarrona, Mai arrugó el entrecejo.
Eres un imbécil. — Tajó, Hanz no borró ese gesto de su rostro. — Pero no, no es eso. — Carraspeó, regresando a su cuarto por unos instantes y saliendo de él con su D-Terminal en la mano. — ¿Tu D-Terminal?
¿Para qué lo quieres? — Preguntó el varón con una ceja alzada, ¿qué se traía la asiática entre manos? Estiró su brazo hacia el cinturón que había tirado en el suelo antes de recostarse y extrajo de él el aparato pedido por su líder, tendiéndolo hacia ella. Mai lo tomó y colocó ambos sobre la mesa de la cocina, uno en frente del otro, tras lo que oprimió varios botones del propio y una tenue luz iluminó la parte superior de ambos hasta que todo regresó a la normalidad. Hitomi tomó el D-Terminal de Hanz y se lo regresó con una sonrisa en el rostro, el aludido seguía sin saber qué carajos había pasado.
Espero que te ayude, la otra vez escuché a Vee diciendo lo genial que era y… bueno. No importa, solo espero que les sirva. — Soltó, desviando la mirada y regresando a su habitación con el Gnome que siempre la acompañaba a todos lados, dispuesta a preparar sus cosas para salir, solo un par de horas restaban para que se pusieran en marcha hacia el encargo que tenían.

Hanz investigó su D-Terminal apenas la asiática se fue, estaba bastante extrañado por la actitud tomada por Mai y al ver a lo que ella se refería se sorprendió. ¿Por qué le regalaba algo? No. ¿Por qué le regalaba eso? Él sabía que eran caros, Hitomi no solía entregar cosas de la nada, de hecho nunca la había visto regalar algo a alguien salvo a Masaki y algunos compañeros de guild cuando fue el intercambio de regalos o el cumpleaños de alguien, ninguno de los dos “requisitos” se cumplía en esa ocasión. Se quedó unos instantes mirando la puerta cerrada de la habitación de la pelirroja y en silencio, volvió a recostarse en el sofá.

[…]

Faltaba poco para el anochecer y el grupo de Gungnir ya se encontraba en marcha, Von Kaulitz caminaba con las manos en los bolsillos de su sudadera, estaba bastante fresco y atentaba con llover pronto. Mai estaba a su lado con una posición similar, Coronamon iba extrañamente imperturbable ante la sensación fría que los rodeaba y Z’ev estaba acomodado en la gorra de la sudadera de Hitomi.
¿Cinco enemigos? — Preguntó V-mon, emocionado por la sola idea de ser un héroe, el pequeño aún no sabía del regalo entregado por la líder de su guild.
Sí, uno es un expert, tendremos que ir con cuidado para evitar salir mal parados. — Comentó la asiática, mirando de reojo al alemán. — No hagas nada tonto.


M Maiku
 

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Hanz bufó ante la advertencia de su líder, llevándose las manos a la nuca despreocupadamente, para acomodarse bien y admirar las tres lunas digitales. Coronamon interrumpió los aires de regaño con un comentario en inglés, probablemente refiriéndose a las lunas, pues no tuvo ni un solo escrúpulo en trepar por la espalda del más alto y usar su cabeza como asiento para apuntar los satélites de colores. Vom Kaulitz amenazó de muerte al leoncito por su rudeza y, de paso a Veemon, quien se quejaba de que también quería ver el paisaje nocturno sobre los hombros de su tamer, omitiendo el hecho de que era mucho más pesado que su homólogo como para hacer eso. Hitomi simplemente sonrió e hizo cariño al Gnome, quien todavía no les agarraba la suficiente confianza a los demás miembros de Gungnir como para unirse al escándalo de las creaturas con las que solía jugar.

Para suerte del alemán, a medida que abandonaban los territorios de su base de operaciones y se acercaban a los límites urbanos de Star City, una gruesa capa de nubes negras comenzó a apoderarse del ambiente. Refugiaron sus manos, nuevamente, dentro de las sudaderas ante las brisas que comenzaron a recorrer la ciudad y pocos minutos después se vieron forzados a correr bajo el techo más cercano, pues un trueno dio inicio a un leve chubasco que fue en aumento.

Genial —se quejó el alemán—. Dudo que nuestros amiguitos salgan a mojarse.

I feel the same —acotó el ígneo—. Deberíamos volver mañana.

No —el azulino le robó las palabras a la japonesa—, huelo fuerzas del mal en el ambiente ¡Hay que detenerlas! —dicho eso, emitió un grito barbárico sin sentido y corrió hacia la lluvia con las manos en alto. Los demás le observaron contrariados.

A veces se pasa de imbécil —suspiró Hanz.

Coincido con él en que no debemos irnos —intervino ella, siguiendo al azabache dentro de la tienda, cuyo techo ocupaban de refugio—, las lluvias disminuirá la cantidad de víctimas en las calles y aumenta nuestro chance de encontrarnos a los renegados —el alemán la escuchaba, pero su atención estaba puesta en el vendedor.

¿Y entonces qué? —Blitzmon hizo acto de presencia, más que nada curioseando a su tamer, quien había tomado “prestado” un paraguas del “amable” Chuumon a cargo del local. Se formó silencio ante la pregunta del representante del trueno, más que nada porque ninguno tenía un verdadero plan de acción a seguir, ni siquiera Fairymon intervino. La información era escasa, con suerte sabían de la existencia de un Perfect y la identidad de los otros cuatro bandidos permanecía siendo un misterio. Abandonaron la tienda y, una vez Hanz abrió el paraguas, siguieron las huellas del dragón que había huido declarando la guerra hacia la nada. Obviamente no tardaron en encontrar al child, completamente empapado y usando de refugio la tapa de un basurero que había tomado por ahí, cual sombrero.

Decidieron empezar por buscar información de los ataques en el sector que se habían dado, además de pasearse por en medio de la calle con cautela, ofreciéndose como carnada para la rogue guild. Según habían leído en el Weekly Tengu Newspaper, las emboscadas solían darse en el centro comercial, razón por la que el diario recomendaba alejarse del sector cuando oscureciera. Obviamente, los temerarios de Gungnir caminaron allá y, de alguna manera, empezaron a conversar casualmente sobre si ir a comer churros o unas donas en las cafeterías del sector. Total, era muy probable que allí encontraran testigos importantes.

Dicho y hecho. Al entrar en la churrería más cercana, escucharon un par de tamers entrados en edad conversar sobre los incidentes y, dio la casualidad, de que uno de ellos había presenciado un robo. Hitomi se acercó a obtener más información, mientras que el otro humano preguntaba al vendedor de la tienda por descuentos… ah, sí, y por más información.


Blair Blair todo lo que es introducción random (?)​
 

スパークル
Supermoderador
Offline


La historia brindada por el de mayor edad no fue precisamente agradable, aunque la líder de Gungnir ya se esperaba algo de ese tipo debido a lo que les habían dicho al tomar la quest. Eran peligrosos, no les importaba dañar a los tamers y siempre aprovechaban su superioridad numérica para conseguir lo que querían. Aparentemente a la banda criminal no le gustaba andar con rodeos, de hecho ni siquiera pedían las cosas primero, simplemente llegaban atacando para luego llevarse las cosas del asaltado en mal estado.

Gracias por su ayuda. — Dijo la pelirroja, inclinándose ligeramente como se acostumbraba en su cultura y luego se giró para buscar a su compañero de Guild, Hanz traía unos cuantos churros en una bolsa y uno en la boca, al igual que Vee, provocando que Hitomi arrugara el entrecejo. — ¿En serio?
¿Qué? No hice nada malo. — Replicó él escondiéndose de hombros, la Expert prefirió regresar al tema importante y contarle lo que le había dicho el testigo, Von Kaulitz agregó a la historia que normalmente atacaban a personas que recientemente habían comprado algo o que estaban por ir de compras.
Ladrones de poca monta que quieren infundir el miedo… Pero no roban nada de importancia.
A excepción de digivice, eso sí es importante. — Soltó V-mon extrañamente prestando mucha atención a la conversación; tanto el alemán como la japonesa asintieron ante la afirmación del azul.
Pero realmente no parece que quieran hacerse fama de asaltantes, solo de matones. — Agregó el hada digital, materializándose a espaldas de su portadora. — Si solo quisieran ser ladrones no se tomarían la molestia de matar civiles.
Tch. Ladrones o matones, hay que detenerlos, no pueden seguir haciendo eso. — Zanjó Sylph claramente molesta por la situación, sin pensárselo más salió del lugar seguida de cerca por el grupo, Coronamon recriminó la actitud de la chica un par de veces puesto que recordaba el incidente en las Ruinas Codec y no quería que la pelirroja volviera a quedar en ese estado.

Gremlin.
¿Qué?
Según el de la tienda los robos son fuertes entre 8 y 10 de la noche, más tarde sí han llegado a haber problemas pero no tantos como a esas horas.
Supongo que porque en ese tiempo viene más gente a esta zona, ya llegando a la madrugada no conozco ningún loco que se ande paseando para comprar algo. — Comentó la asiática mirando la hora en su digivice, eran cerca de las 7:30 de la noche. Miró hacia distintos sitios, tratando de averiguar cuál era idóneo para alguna situación de ese tipo, aunque ya el testigo y el dueño de la tienda les habían dicho que no habían visto un patrón en los ataques (como un callejón en específico o cosas por el estilo) simplemente se limitaban a “adueñarse” de la zona comercial en general y hacer lo que se les antojaba dentro de ella.
Realmente dudo que ataquen con este diluvio. — Las palabras provinieron del europeo en vano, ya que tanto su compañero digital como su líder volvieron a negarse a irse; Coronamon se cruzó de brazos, él no estaba muy cómodo con el asunto de la lluvia.
Pues, hay gente en la zona comercial… Si los rumores con como dicen, ellos deben estar por algún lado viendo a quién atacar. — V-mon escaneó el lugar con la mirada rápidamente, notando que la calle estaba prácticamente vacía.
Pero somos los únicos acá.


M Maiku
 

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Coronamon se apresuró en perseguir a su tamer hacia la calle, mientras que el alemán recibía de su compañero el objeto que los protegía del agua. Mai estaba algo frustrada por la situación: un grupo de sujetos estaba suelto por ahí, desperdigando el caos para ¿imponer respeto? ¿Ganar fama de matones? No. Algo no cuadraba, su mente se lo advertía, pero no era capaz de mostrarle específicamente qué era lo que estaba omitiendo. Sintió las gotas de lluvia cesar sobre su cabeza, asunto que la sacó de su ensimismamiento y un fuerte olor a frituras embargó el ambiente. Ya estaban bastante lejos de la tienda respectiva, pero el alemán le había guardado un par de bocadillos, fuera porque estaba lleno o porque no quería que colapsara… como ocurrió en aquella isla. La mujer agradeció el gesto con una sonrisa y compartió su porción con el Gnome y el ser llameante, quien se refugiaba como podía del agua.

Fairymon se materializó y obligó a la joven, a su manera, a que compartiera sus ideas. La pelirroja intentó excusarse, pero terminó cediendo a la presión del grupo, explicándoles que sospechaba que había algo que no estaban tomando en cuenta. Por más Rogue Guild que fuera, si es que lo era, nadie andaba por ahí atacando gentío y dejando pistas por doquier. Incluso Hanz le tuvo que dar la razón.

¡Vee! —gritó Blitzmon, materializándose repentinamente.

El paquete con churros cayó violentamente al suelo y el paraguas voló por los cielos, dejando que la lluvia los empapara en cuestión de segundos. Cada digimon había empujado a su tamer al suelo para evadir una horda de vampiros salida de la mismísima nada, para luego gritar sus respectivos nombres en señal de que los ayudaran a evolucionar y pronto. Hitomi y Von Kaulitz asintieron, dejando que sus digivice emitieran una luz cegadora, uno reaccionando con otro dispositivo, asunto que buscaba su enemigo. Apenas Firamon y Fladramon se hicieron presentes, el primero soltó bombas ígneas para repeler dos garras provenientes de su costado superior, rugiendo violentamente ante la emboscada. Entonces Mai recordó el detalle de ese grupo: robaban digivice. Sacó una carta de su bolsillo, deslizándola al acto: The Sparkle of Fate!! Inmediatamente un aura dorada envolvió al león, cuyo esplendor se intesificó al punto de lograr identificar dos figuras en las penumbras. Los D-Arc tomaron sus datos automáticamente.

Soulmon y Bakemon —expresó el azabache.

Hanz —el bípedo de armadura le observó— ¿qué pasó?

Ah, cierto —se rascó la nuca—. Mai nos regaló un nuevo Mental, asumí que querrías probarlo.

¡Hell yeah! —Se puso en posición de ataque— Vamos a asar a esos fantasmitas, Firamon.

Recuerda que son cinco.

Una risa malévola hizo acto de presencia en el lugar, alertando a los miembros de Gungnir. Tal y como recordaba el compañero de la líder, estaban en desventaja numérica y, a partir de la experiencia de cada uno, era fácil adivinar que los murciélagos de antes no eran obra de los fantasmas sino de otro digimon. Mai preparó otra carta, lista para igualar niveles en caso de que aquel ser hiciera acto de presencia, mientras que el otro humano intentaba decidirse si unirse a la acción evolucionando o apoyar al Armor del Valor con su deck.

Entonces, de cada flanco hizo acto de aparición un ataque de energía también familiar para los tamers. Se trataba de Razor Wing, técnica que habían visto en más de una ocasión a un Devimon. Rápidamente, el D-Arc de Hanz trasladó los efectos de un slash a su digimon, clonándolo instantáneamente. Uno de los Fladramon se dejó golpear por la ventisca cortante, mientras que el otro anuló la restante con un puñetazo envuelto en fuego. Firamon gruñó. Z’ev, para entonces, se había refugiado en la melena del Adult.


Blair Blair
 
Última edición:

スパークル
Supermoderador
Offline


La pelirroja pasó la primera carta por su digivice, permitiendo que su compañero lanzara un ataque gélido en contra de uno de los adultos pero éste fue detenido por una brisa igual de fría disparada desde otra dirección. Ice Devimon se irguió a un lado de su “hermano” haciendo el obvio contraste entre el color de piel de uno y del otro.
¿Qué tenemos aquí? — Sonrió con malicia en sus palabras, Mai y Hanz se pusieron en guardia al igual que sus respectivos compañeros digitales; estaban al tanto de la cantidad de enemigos que eran, pero no estaban completamente preparados para que aparecieran cuatro de golpe. Y faltaba el más peligroso.
Parece que era cierto lo de que se aprovechan de su ventaja numérica. — Susurró Hitomi con una gota de sudor deslizándose por el costado de su rostro, la tensión había ido de cero a cien en cuestión de segundos y se encontraban en una muy mala posición. Miró de reojo el brazalete que yacía sobre su muñeca y de paso observó el de Hanz, pensando seriamente en utilizarlos para salir del aprieto, al menos antes de que Vamdemon y su tamer hicieran acto de presencia.

Ambos Devimon extendieron sus garras en un intento de alcanzar a los tamers, pero éstos retrocedieron al tiempo que los digimon ígneos atacaban con ataques de su elemento. Soulmon y Bakemon desaparecieron, reapareciendo nuevamente a escasos centímetros de los adultos enemigos y golpeándolos en la cabeza o el costado. Von Kaulitz pasó otra carta por su digivice, creando un aura en forma de Omegamon alrededor de su compañero digital; Mai utilizó Thermal Mane y Volcano Blaze en su compañero para potenciar intensamente sus ataques.

¡Hanz! — La pelirroja apenas alcanzó a decir aquello, logrando que el azabache reaccionara y se tumbara al suelo para evadir el zarpazo de la extremidad extendida de Devimon. Ice Devimon por su parte logró tumbar a la japonesa, provocando que su D-Arc cayera al suelo; Hitomi se movió para alcanzar de vuelta su digivice, pero ésta vez la mano del gélido la tomó de la pierna y la levantó del suelo dejándola de cabeza. Bakemon apareció entonces, a punto de tomar el aparato que la japonesa había soltado, pero el armor intervino pateando al fantasma y luego golpeó con delicadeza el D-Arc para que éste se deslizara hasta llegar a pies del azabache, quien lo tomó con una de sus manos.
Es mejor si no se resisten, no les dolerá… tanto.
Don’t touch her! — Gruñó fuertemente el león, disparando bombas ígneas en dirección a los enemigos. Fladramon observó rápidamente a Hanz, los otros dos enemigos estaban con los ojos fijos en ellos, listos para hacerse con ambos digivice que el alemán tenía en su poder. Mai chistó en su posición, por más que se moviera le era imposible soltarse del agarre del adult, IceDevimon la miraba con intensidad, como si la estuviera evaluando para decidir qué haría con esa tamer mientras Bakemon yacía a escasos centímetros de ella.

Devimon, por su parte, estaba a punto de atacar a Hanz en compañía de Soulmon, hasta ese momento Vamdemon no había aparecido y tampoco los tamers se habían mostrado. Desconocían dónde se encontraban los culpables, sólo los digimon estaban allí haciendo el trabajo sucio.

¡Hanz, hazlo! Así no podrán tomarlos. — Casi ordenó la líder en pos a defender los digivice además de nivelar un poco la balanza a su favor a causa de la inferioridad numérica, el azabache chistó por la orden, pero accedió. Guardó ambos digivice mientras Fladramon se encargaba de ganarle tiempo contra Devimon y Soulmon, sin embargo, el ígneo estaba perdiendo terreno rápidamente y el demonio negro siempre intentaba flanquearlo para llegar al tamer. Una de las manos de Hanzs se rodeó de la cinta de datos, la pasó rápidamente por el brazalete y cambió de forma en cuestión de segundos, sorprendiendo a los digimon que estaban atacándolos.

Vaya, un humano que se convierte en digimon… — Susurró el de coloro negro, mirando de reojo a IceDevimon, éste clavó la mirada nuevamente en la humana que tenía presa mientras Firamon continuaba con ataques a distancia. Fladramon utilizó su Fire Rocket en contra de Devimon y Soulmon, siendo su ofensiva secundada rápidamente por el guerrero del trueno quien, además, disparó una lanza eléctrica en dirección a IceDevimon en pos de liberar a su líder.

Deberías evolucionar tú también. — Sugirió Fairymon en su forma espiritual, Hitomi se mordió el labio inferior, no estaba segura si era una buena idea pues si Vamdemon aparecía tendría que evolucionar a Firamon, pero por otro lado su digivice estaba actualmente fuera de alcance debido a la evolución de Von Kaulitz.

M Maiku

Devimon - Wikimon - The #1 Digimon wiki
Soulmon - Wikimon - The #1 Digimon wiki
Bakemon - Wikimon - The #1 Digimon wiki
Ice Devimon - Wikimon - The #1 Digimon wiki
 

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
No pasó mucho para que el cuarteto enemigo se reagrupara para rodear al demonio blanco, observando con cierta cautela al trío que les oponía resistencia, quizás con la esperanza de encontrar dónde se habían marchado los digivice. Por su parte, Firamon estaba mucho más tenso de lo habitual, no dejaba de gruñir y su pelaje reflejaba sus ánimos con erizamiento. Su mente estaba completamente atormentada por el hecho de que su compañera estuviera en riesgo, repasando una y otra vez aquella escena vivida en las Ruinas Codec. Por lo mismo, el Adult no se detuvo a escuchar las cosas que balbuceaban sus aliados y retomó la ofensiva con una carrera violenta en dirección a sus asaltantes, aumentando la cantidad de bombas de fuego que les dirigía. Molesto, Blitzmon generó unas cuantas lanzas de electricidad para apoyar al iracundo, mientras que el Armor se las arreglaba para meterse en un callejón ajeno y salir del rango de visión enemigo.

Devimon y Firamon se encontraron de frentón, el primero buscando desgarrar al cuadrúpedo con su Death Claw, pero falló inmensamente debido a la agilidad del león, quien respondió mordiéndole el brazo y empujándolo metros atrás producto de la velocidad con la que venía. Los seres fantasmagóricos buscaron ayudar a su compañero, pero se encontraron con el guerrero del trueno de obstáculo, quien no tardó en utilizar su Thor’s Hammer para empujar Soulmon sobre su homólogo. De un momento a otro, la ventaja numérica había sido mermada por la ferocidad de Gungnir, quienes luchaban a todo dar por recuperar a su líder de las garras enemigas. El compañero de la japonesa no tardó en quitarse a Devimon de encima con un empujón, dirigiéndose a toda velocidad contra el otro demonio humanoide. Pudo haber muerto de no ser porque Fladramon apareció de la nada para patear al Adult que había dejado atrás, ocasionando que su Razon Wing fallara en darle por la espalda al león.

¡Concéntrate, Firamon! —fue todo lo que dijo el dragón, para luego enfocarse en detener a Devimon. Lamentablemente para él, un grito proveniente de Blitzmon le distrajo: el dúo fantasmal se había puesto de acuerdo en una ofensiva y habían logrado darle con sus respectivas garras malignas, mandándolo a estrellarse con el suelo. Ese momento de distracción fue aprovechado por Devimon, quien otorgó un manotazo al bípedo incapaz de volar, mandándolo cerca de su compañero recién caído.

Busquen los digivice —ordenó entonces, para luego volar en dirección a IceDevimon.

Mai fruncía el ceño con enojo, dejando que el sudor recorriera su frente mientras observaba las puntiagudas uñas del demonio blanco sobre su cuello. Firamon estaba fuera de sí, pero no lo suficiente para abalanzarse sobre el enemigo con esa amenaza presente. Sus ojos le suplicaban a la mujer que evolucionara, pero ella seguía teniendo sus dudas mentales, especialmente porque ya habían recibido una horda de murciélagos como ataque sorpresa hacía unos momentos.

Un paso en falso y verás la cabeza de esta humana caer donde están tus amigos.

Fucking coward —chistó el cuadrúpedo.

¿Todo bien por aquí? —los homólogos compartieron sonrisas prepotentes ante la pregunta, pues el demonio negro se mantuvo estático en el aire, a espaldas de Firamon. Este chistó, estaba rodeado y algo le decía que iban a usar eso a su favor para detenerlo.

Mai, luego nos preocupamos de Vamdemon —Fairymon insistía—. Apenas veas el momento, evoluciona.

Una fuerte explosión llamó la atención de los digimon y la humana, seguido de un grito de guerra vikingo que, en otra ocasión, se habría visto bastante humillante. Hanz y Fladramon se las arreglaron para contraatacar a los fantasmas, combinando sus respectivos puños elementales en uno de ellos: Bakemon, quien quedó bastante lastimado por la mezcla de fuego y electricidad. Fue ese momento el que aprovechó Mai para rodear su mano con datos y activar el brazalete, reemplazando su cuerpo por el de Fairymon tras un destello intenso. Entonces, la representante del aire se apoyó sobre una de las piernas del demonio, para dar inicio a un remolino de patadas que la liberó del agarre. Firamon anticipó cualquier movimiento del gélido con otra de sus llamaradas y fue el hada quien anuló el Razor Wing de Devimon con sus propias habilidades sobre el viento.

Por si fuera poco, Hitomi creó una ilusión semejante a una neblina para poder ganar espacio junto a su compañero y, de paso, ir a apoyar al otro dúo. Mientras antes se encargaran de alguno de los adult, más oportunidades tendrían de salir ilesos contra Vamdemon, cuando apareciera. Para su suerte, Fladramon y Blitzmon se las habían arreglado para mantener a los dos fantasmas a raya, notándose su predilección en golpear a Bakemon. Este se veía cansado y fue fácil noquearlo de un Fira Bomb a distancia, cuando llegaron.

Quedan tres —musitó Blitzmon, mirando de reojo a los demonios en el aire, quienes se las estaban arreglando para salir de la ilusión.

Dirás cuatro —aquella voz les puso los pelos de punta y, sin poder hacer mucho, un látigo carmesí pasó a llevar a los cuatros de un solo golpe. El señor de las tinieblas hizo acto de aparición, fulminando con la mirada a sus compañeros—. Inútiles, los digivice son prioridad.

Vamdemon - Wikimon - The #1 Digimon wiki

Blair Blair el señor de la noche, mitad hombre, mitad animal (?)
 

スパークル
Supermoderador
Offline


Hitomi y Von Kaulitz retrocedieron al instante bajo petición de sus compañeros, quienes se irguieron frente a sus respectivos tamers. Fairymon giró el rostro para encontrarse con Blitzmon, quien se limitó a permanecer en guardia por si el de mayor nivel volvía a atacarlos.
Señor, no sabemos dónde están… — Soulmon soltó aquello en un susurro, como si le aterrara la reacción que Vamdemon podría tener ante tal noticia. El perfect lo miró fijamente y luego llevó su atención hacia el cuarteto enemigo, sonriendo de una forma bastante sádica.
¿Ah no? Pues los encontraremos, aunque tengamos que matarlos a los cuatro. — Fladramon y Firamon se pusieron instantáneamente tensos, a la defensiva, con las miradas puestas en el recién llegado y con su mente llena de algo: proteger a sus compañeros y detener a los ladrones. El ígneo bípedo utilizó su Flame Shot rápidamente apenas las manos gélidas de Ice Devimon y Devimon se acercaron peligrosamente en un intento de herirlos con sus garras, Firamon rodeó las propias para defenderse de la mano negruzca de Devimon. Soulmon se abalanzó en contra de los dos guerreros, siendo Mai quien lo recibió con una patada para luego ser secundada por un golpe contundente de Hanz, quien empujó con una fuerza brutal al fantasma contra el suelo. La electricidad recorrió el cuerpo de Soulmon, el ataque conjunto lo había casi noqueado.

Sí que son malos, ¿aprovecharse así de un pobre digimon? No, no, no… Tendré que castigarlos.
¿Aprovecharnos de un digimon? Fueron ustedes quienes intentaron emboscar cuatro contra uno a dos digimon y sus tamers, son unos cobardes. — Tajó el hada con hostilidad acumulada, el manipulador del trueno la tomó del brazo para tranquilizarla, obviamente aquella acción había sido efectuada por el Juttoushi, mientras que las palabras de la fémina habían provenido de la japonesa. — La fortuna les jugó mal ésta vez, eligieron mal a sus enemigos, el universo indica que van a caer. — Esta vez fue la guerrera legendaria quien había hablado, siguiendo su modus operandi de dar malas fortunas a sus enemigos con intenciones de asustarlos aunque aquello no funcionaría del todo contra los tres que quedaban en pie.

Por favor, no me hagas reír… Ja, ja-ja. — Fingió la risa de una forma extraña, en un intento de sonar sofisticado. Un destello apareció y con ello llegó una espada oscura a sus manos, además de que su energía se potenció con ayuda de una carta y el hecho de que la luna roja del mundo digital estaba presente en el cielo. La sonrisa del digimon de mayor nivel se desfiguró en un gesto de completa demencia. — Me llevaré esos digivice por las malas.
Inténtalo. — Retó el alemán, preparando otra lanza eléctrica en su mano. Firamon y Fladramon se lanzaron en contra de IceDevimon y Devimon respectivamente para mantenerlos a raya en la pelea, dejando al de mayor nivel contra sus compañeros. A pesar de que tanto Hitomi como Von Kaulitz lograban conectar unos golpes en el cuerpo del perfect, éste no tardó en voltearles la balanza al sostener al guerrero del trueno con el látigo, lanzándolo con una fuerza gutural en contra del hada. Ella se quejó por el golpe, él simplemente gruñó. Otro ataque rápido de Vamdemon dejó a los dos de vuelta en su forma humana, tensando de sobremanera a sus compañeros, estaban en un grave peligro.

Dame mi digivce, ¡ya! — Mai se apresuró apenas recibió lo que había pedido, ambos esquivaron el siguiente latigazo y fue Fladramon quien corrió en contra del perfect, golpeándolo en la espalda antes de ser jalado de vuelta a su pelea anterior por el demonio negro.
¡Te voy a matar! — Gruñó Devimon, Fladramon soltó un grito de guerra en respuesta. Mai pasó una única carta, provocando que una luz rodeara el cuerpo de Firamon y lo hiciera evolucionar a Flaremon; ambos volvieron a hacerse hacia atrás cuando Vamdemon hizo un nuevo intento por atacar a los desprotegidos humanos. Hanz jadeaba algo cansado por la evolución, no sabía si podría volver a utilizarla, Mai en cambio ya estaba rodeando nuevamente su mano con la cinta de datos.
Hanz, busca al tamer que está usando cartas en éste tipo. — Soltó la mujer mientras volvía a cambiar su forma, protegiendo nuevamente su digivice de cualquier intento de robo. Luego se interpuso entre el camino del látigo rojizo y el azabache, recibiendo el ataque con su brazo y sosteniéndolo firmemente como le era posible mientras disparaba sus balas de aire en contra del perfect. El varón ni dudó, rápidamente corrió bajo la lluvia en busca de los imbéciles cobardes que se habían mantenido ocultos hasta ahora, rompería unos cuantos dientes apenas los encontrara.


M Maiku gogogogogogo
 

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Vamdemon hizo una mueca de disgusto al ver que uno de los tamers se estaba escapando, ordenándole con un gesto a Devimon y al malherido Soulmon, para que le siguieran. Para su mala suerte, el trío con que se enfrentaba era mucho más terco de lo que esperaba y, pronto, un grito bien molesto se escuchó por todo el lugar, quitándoles energías. Fladramon aprovechó el momento de debilidad causado por Flaremon para noquear al otro fantasma de un puñetazo ígneo y, luego, abalanzarse envuelto en su elemento hacia IceDevimon. Probablemente le habría dado de no ser porque el Perfect enemigo se recuperó más rápido y, sin dudarlo, interpuso una horda de murciélagos en su camino. Fairymon y Flaremon intercambiaron miradas: debían trabajar en equipo si querían vencer, lo que significaba deshacerse de otro Adult antes de ir a por Vamdemon. Z’ev huyó de la escena mientras pudo, abandonando la seguridad de la melena dorada y volando hacia un callejón cercano, aparentemente con un objetivo en mente.

El compañero de Mai fue el primero en resumir la ofensiva, dando un gran salto para lanzarse contra el vampiro y embestirlo. Este lo esperó con sus Bloody Stream, pero se quedó pasmado cuando sus látigos le atravesaron cual ilusión y un fuerte puñetazo llegó a su rostro. El león lo había engañado con su Kurenai Shishi no Mai, ganándole tiempo a Fairymon y al otro manipulador de flamas para que abordaran al dúo demoniaco. Gracias a las ilusiones del hada, lograron mantener ocupado a IceDevimon mientras que combinaban fuerzas para derribar a su homólogo, utilizando los ataques a corta distancia de ambos, dándole menos espacio para evadir. Entonces, la luna roja volvió a hacer acto de presencia con un destello sospechoso, otorgando fuerzas al vampiro que había perdido recientemente por culpa del grito y demás burlas del león. Sin embargo, él no fue el único beneficiado, sino que Fladramon sintió cómo la fuerza en su cuerpo aumentaba. Hanz lo estaba ayudando.

A unas cuadras de allí el azabache corría a toda velocidad, manteniendo su D-Arc con la opción de visualizador prendida. Gracias a ello, podía adivinar cuándo utilizar alguna clase de soporte y dar vuelta la balanza del combate, aún cuando no estuviera allí para presenciarlo todo.

Por la mierda, ¿dónde se esconden? —musitó, frustrándose por la situación, sumado al hecho de que con la lluvia veía menos.

Piensa, Hanz ¿en qué parte los humanos podrían refugiarse para asistir a sus compañeros en combate?

Difícil —se detuvo a retomar el aliento, mirando de lado a lado—. Si tienen un Visualizador o el D-Arc, podrían estar en cualquier lado.

¿Aún cuando esté lloviendo? —el alemán abrió los ojos de par en par ante aquella acotación, echándose a correr nuevamente, solo que esta vez en dirección a la zona comercial.

Un estruendo anticipó la caída de Devimon, quien acababa de recibir un Fire Rocket más fuerte de lo habitual, sumado al rugido de Flaremon cuya extensión perjudicaba a todos los enemigos en combate. El homólogo del recién derrotado chistó, utilizando su garra para golpear a Hitomi y mandarla a estrellarse con edificaciones cercanas. Vamdemon tampoco se quedó de brazos cruzados, materializando alrededor de sí la armadura de MagnaGarurumon y lanzándole una fiesta de misiles al otro Perfect, todo con la intención de evitar que ayudara a Fairymon. Fue el Armor quien detuvo a Icedevimon de rematar a la Hybrid, mostrándose más cansado que sus compañeros a la hora de combatir, pues su resistencia se veía afectada por el anterior uso de Alias! Y, además, gozaba de menos duración de tiempo evolutivo. Mil cariños invadieron su cuerpo, indicándole que no era tiempo de quejarse, sino que seguir dando lo mejor. Su tamer lo estaba cuidando, aún en la lejanía.

Entonces, una enorme llamarada envolvió al vampiro. Tiñendo de naranja el cielo, lo que llamó la atención de muchos citadinos cercanos, curiosos por el escándalo que se estaba armando cerca del barrio comercial.

Son unas putas molestias —chistó él, se trataba de un joven adolescente con aspecto punky— ¿aún no se recuperan los suyos? ¡Inútiles! ¡Necesitamos esos digivice para vendérselos a nuestro contacto! —volvió a chasquear la lengua, fulminando con la mirada a sus amigos. Todos tenían una edad similar a él y compartían el género, pero en vestimentas distaban muchos unos de otros— Si algo le pasa a Vamdemon, juro que los…

No deberías preocuparte de Vamdemon, chico —un fuerte jadeo interrumpió su comentario. Había entrado de golpe a la tienda de churros de antes, única en mantenerse abierta con ese temporal, al menos que él supiera—. De-evolucionen a sus amigos o les saco la mierda.

¿Tú y cuantos más? —Respondió uno, levantándose junto a los demás— Mejor suelta tu digivice —Von Kaulitz asumió su posición de boxeo y esperó. Entonces, el quinteto se abalanzó sobre él.

Cuadras más allá, el combate seguía siendo fiero. Vamdemon había demostrado ser un oponente bastante respetable, pues no solo se mantenía de pie luego de haber recibido un mar de llamas de lleno, sino que se las había arreglado para contraatacar con sus látigos. IceDevimon, por su parte, hacía lo posible por luchar contra la guerrera y el Armor a la vez, viéndose muchas veces superado por la agilidad de los mismos. Sin embargo, logró ganar espacio utilizando su Razor Wing y, por mera suerte, desencadenando la de-evolución del dragón azulino. Vee cayó al suelo agotado, probablemente habría durado más con el estómago lleno, pero solo había comido un par de churros y nada más desde el almuerzo. Fairymon se colocó frente a él, bastante seria, su mirada no se desclavaba del demonio blanco frente a ella. Al menos no, hasta que su compañero cayó violentamente a su lado, bastante resentido y con las energías bajas. Aparentemente había sido víctima del Death Scream de su enemigo, lo que lo dejaría fuera de combate por unos minutos… uno que no parecían tener.

Utilizó sus ilusiones para ganar tiempo, consciente de que el par ya tendría conocimientos de esa habilidad y podrían burlarla con mayor facilidad. Intentó incentivar a su digimon para que utilizara el Seisei no Houkou, pero este no reaccionaba. Se mordió el labio y se giró violentamente cuando su enemigo burló su jugarreta.

Ríndete —rió Vamdemon—, entréganos el digivice.

Ni en tus sueños.

El Bloody Stream le cayó repetidas veces encima al hada, acompañado de ataques gélidos del demonio, lo que la obligó a volver a su forma humana por segunda vez. Se veía agotada y le dolían las partes del cuerpo donde recién había recibido los golpes. Sintió con horror cómo el brazo largo del demonio volvía a jalarla por la pierna, acercándola hacia su líder. Veemon se lanzó de un cabezazo instintivamente, siendo mandado a volar de una patada por el vampiro, cayendo de lleno sobre el Perfect inconsciente. Hitomi se colocó pálida, ¿ese era su fin? Una luz particular envolvió a ambos digimon y, de la nada, su tamaño se redujo drásticamente. La japonesa cayó al suelo, mientras que los seres digitales retornaban a su fase child, lo que le dio suficiente tiempo de deslizar la Nade-nade para hacer reaccionar a su amigo lo suficiente y que usara su grito sanador sobre sí. Flaremon se reincorporó molesto, agarrando a los cinco child y retornándolos a su fase de digitama, tal y como solicitaban en la quest.

Las respuestas a sus dudas llegaron cuando su D-Terminal vibró. Del otro lado de la pantalla, Hanz mantenía al quinteto amarrado en una de las mesas del lugar, estando bastante magullado. Todos, incluido él, tenían al menos un ojo morado o un chichón, además de rastros de sangre en sus bocas y muchos moretones en su cuerpo. Los nudillos del alemán estaban abiertos. Junto a él se encontraba el Gnome, sanando cada herida que podía con su poder curativo.

¿Y tú por qué me ayudas? —El ser lo quedó viendo— Cómo sea.

Deberías ser más amable con él, no es la primera vez que te salva —advirtió el guerrero, haciendo que el azabache mirara hacia otro lado, indignado. Z’ev sonrió.

Blair Blair Takerudark Takerudark done /o/
 

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Narrativa: Blair, noté que tienes pequeños errores en la narrativa como uno que otro acento pero nada que afecte realmente fuerte a esto. A veces haces oraciones un poco extensas, intenta dividirlas para que no se lean tan largas con el uso de puntos. También noté errores de dedo pero fueron muy pocos. Maiku, al igual que con Blair, noté errores de dedo y cosas sin importancia como “Vom” en lugar de “Von”, algunas comas, y uno que otro conector en las oraciones. Para ambos, no les haría mal en sustituir ciertas comas por conectores como “y”, eso hará que su narrativa sea mucho más fluida que si simplemente ponen puras comas y ya. 23/25.

Interpretación: Me gustó y fue buena, manejan a sus personajes con maestría y los conocen perfectamente, además de que mantuvieron una interpretación buena con respecto a los personajes que fueron sus enemigos. También tienen buen manejo al interpretar las peleas, cosa que les aplaudo porque, siendo sinceros, a mí es algo que no se me facilita. 25/25.

Realismo: En general todo estuvo bien, pero me sigue ocasionando mucho ruido que Flaremon haga su Refreshing Roar y no hiera a sus compañeros al ser un ataque sónico. Tampoco le di tanta importancia debido a que ese ataque es bastante problemático y fuera de eso no tengo ninguna queja. 23/25.

Desarrollo: Esta creo que fue su mejor categoría, al menos la que más me gustó. Tuvieron un buen desarrollo, equilibrando la introducción con lo demás. Si bien me hubiese gustado ver un poco más a Vamdemon durante la pelea, creo que supieron manejarlo bien. Lo único que debo de decir es que no me gustó que la parte de Hanz con los Tamers fuese tan corta. Ok, se entiende el por qué hacían las cosas y demás, pero habría sido cool también indagar un poco más en eso y mostrar el cómo les partió la madre el alemán a los tipos. 23/25.

Total: 94/100.
Paga: 425 bits.
Fama/Antifama: +4 de fama para ambos.
EVO: +1 a Veemon, Coronamon, Blitzmon y Fairymon.

M Maiku Blair Blair disculpen la tardanza y agradezco su comprensión u_ú... La paga será asignada a la brevedad.

Masaru Masaru
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie