Quest C Vigía [Masaki Nakai & Esteban Aguilera]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Señor —uno de los policías entro a la oficina de su jefe, no sin antes tocar la puerta y anunciarse—. Tengo malas noticias.

Dime —el jefe bajó los papeles que se encontraba leyendo para poder prestar la atención a su súbdito.

Hemos sido notificados que han visto rondando gente sospechosa por el escondite de la Rogue Guild que desmantelamos hace poco —anunció el Tamer.

El policía se paró y caminó lentamente por su oficina al mismo tiempo que colocaba una de sus manos en la barbilla como posición para pensar. Habían rumores de que tal vez hubieran más objetos importantes escondidos por ahí, por ello harían una segunda revisión del lugar, pero eso no se llevaría a cabo sino hasta el día siguiente.

Es temprano, son las 3 pm y aún no anochece, pon un anuncio en la Central de Tamers —ordenó el jefe—. No tenemos personal suficiente para montar una vigía ahora mismo. Deberán observar y cuidar el lugar durante toda la noche.

Sin poner pretexto, el súbdito salió a colocar el anuncio en la Central.


"Vigía” (C)

a) NPC que la solicita: -
b) Descripción de la misión: En una redada durante la semana pasada, la policía de la ciudad desmanteló el escondite de una Rogue Guild y aprisionó a todos sus miembros. Las investigaciones ya fueron terminadas y todo lo que parecía de valor fue confiscado para ser usado como evidencia. En teoría no debería quedar nada en la guarida, sin embargo desde hace unos días se han avistado algunas personas sospechosas rondando el lugar. Necesitamos a un grupo de haga vigía de una noche en el escondite de la Guild, ya que al amanecer llegará otro grupo para una segunda revisión
c) Descripción del campo de juego: Ciudad - Escondite de la Guild -
d) Objetivos a cumplir:
  • Montar vigía toda la noche en los terrenos y el interior de la Guild
  • Asegurarse de que nadie indebido entre al lugar, o tome algo del edificio
  • Atrapar a cualquiera que ronde el lugar o intente entrar
e) Notas
  • Quest disponible en modalidad Party
  • Todos los participantes en la vigía deben presentarse a la labor a las 6 PM, después de eso la jornada durará hasta las 7 AM del día siguiente
  • Se cree que los Tamers que han estado rondando son "carroñeros": Tamers que saquean lugares abandonados en busca de objetos de valor. También podrían tratarse de miembros de la Rogue Guild, sin embargo nuestra información indica que todos fueron atrapados.
~~~

Mínimo de posts: 3 por persona.
Plazo: 14 días.
Digivice: iC [Masaki], D-Arc [Esteban].

Masaru Masaru [Ficha]
L Leo... [Ficha]

Cualquier duda, vía PM por favor.

 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


El suave sonido del agua golpeteando contra las ventanas era lo único que se escuchaba en la sala de estar de la cabaña de Gungnir. Masaki se encontraba tirado en el sofá, con un cojín sobre sus ojos y sin hacer ni un movimiento además de respirar, descansando la vista pero sin dormir. El día no invitaba a nada más que a descansar, y el japonés estaba totalmente dispuesto a aceptar dicha invitación. O al menos esa era la idea hasta que el sonido de su D-Terminal lo sacó de su letargo.

Inspirando profundamente, el chico se estiró y empezó a tantear sin ver, en busca del dispositivo que debía estar en la mesita de apoyo continua. Su mano pasó de un lado a otro hasta chocar con su objetivo, tumbándolo a suelo y haciendo al chico gruñir levemente. Se incorporó a regañadientes y recogió el objeto, abriéndolo para leer el mensaje. Sus ojos fueron pasando de un lado a otro con pereza, espabilándose paulatinamente hasta llegar al final del escrito.

- ¿Agumon? - Llamó, recibiendo una contestación desde una de las habitaciones.

[...]​

Para cuando el dúo había terminado de prepararse y salir, la lluvia ya había cesado, dejando únicamente el césped húmedo y ese olor característico que lo acompañaba. Recorrieron velozmente el trayecto que los llevaba a la entrada de Star City y empezaron a recorrer sus calles, que poco a poco se llenaban de transeúntes ahora que el clima había mejorado. Masaki reprimió un bostezo y volvió a estirar sus brazos, mientras que Agumon lo observaba de reojo sin detener su andar.

- Pensaba que hoy no ibas a tomar una asignación - Admitió - Normalmente lo hacemos en la mañana.

- Yo tampoco - Cedió el japonés - Pero Esteban nos invitó, y hace tiempo que no hacemos un encargo contra él.

A decir verdad, el chico no había tenido muchas oportunidades de hablar con el Español después de San Valentín al estar ambos involucrados en sus propios deberes. Recibir una invitación de él para una misión era un cambio agradable, más porque la tarea de la que le había hablado era una interesante. Un trabajo para Digital Security era algo que no se veía todos los días, y llamaba la atención que se tratara de vigilar una antigua guarida de Rogue Guild, algo que el japonés no había hecho nunca. Era algo que llamaba la atención, en especial porque aún tenía ligeros inconvenientes para entender el modo de pensar de los renegados, empezando por el que había ayudado a capturar días atrás.

Al llegar a la Central se encontraron con el mismo ambiente de siempre, con Tamers entrando y saliendo para cumplir sus respectivas obligaciones, aunque menos que los que verían en la mañana por la hora en la que se encontraban. El chico se adentró, observando de un lado a otro hasta al fin dar con el perfil del albino sentado en uno de los sillones con Impmon a su lado. Sonrientes, Masaki y Agumon se acercaron a sus compañeros de Guild, los cuales no tardaron mucho en reparar en su presencia.

- Al fin llegan - Dijo Impmon a modo de saludo, dirigiéndose más hacia el reptil que a su compañero. El aludido sonrió y estiró su garra, estrechando la mano del demonio al tiempo que Masaki le dedicaba un cordial saludo a Esteban. Agnimon y Loweemon no tardaron en materializarse por detrás de sus portadores, haciendo gestos cordiales hacia el otro.

- Disculpa la tardanza - Se excusó el chico de cabello verde - Y bien, ¿A dónde tenemos que ir?

Esteban asintió y le pasó al chico una hoja de papel, que contenía los datos de la misión a la que los había inscrito. Se trataba de una pequeña casa de mala muerte ubicada a las afueras de la ciudad, de dos pisos y aspecto maltrecho -que el chico imaginó era adrede para mantener apariencias-. Prestó atención a la hora de encuentro que los agentes de Digital Security les había indicado en el pedido. Tendrían cerca de una hora para presentarse en el lugar, por lo que querían apresurarse si no querían llegar tarde por estar buscando la guarida. Decidido, el chico guardó el papel en uno de los bolsillos, para después darle una palmada en el hombro al albino.

- ¿Vamos?



L Leo... Let's go~
 

Leo

¿No ves que te voy a matar (con feels)?
Registrado
17 Jun 2010
Mensajes
1,909
Offline
-Seguro-mencionó Esteban con su tono de voz usual, alejando el brazo del otro al sentir las palmadas, esto último casi inconscientemente-Belzie.

-Ya vamos campeón, ya vamos-
respondió el virus, cruzándose de brazos-Rápido lagartija, tenemos que hacer-comentó como si nada, apresurándose en dirección a su tamer. El pequeño dinosaurio hizo una mueca que emulaba una sonrisa.

-No te cansas nunca de eso, ¿verdad?

- No tiene nada de raro llamar lagartija a una lagartija-
respondió el virus, obviamente divirtiéndose.


El grupo no tardó en iniciar el camino en dirección al sitio que tendrían que vigilar durante aquella noche. El par de childs no perdió el tiempo, dedicado a "actualizarse" mutuamente sobre los últimos acontecimientos en sus trabajos, puesto que no habían tenido tiempo de charlar así desde incluso antes de los acontecimientos en la isla, misma situación en la que se encontraban los espíritus, aunque su conversación se perdiese entre el ruido de las personas aún circulando por Star City. Curiosamente, el par de tamers eran los únicos que permanecían en incómodo silencio, más que nada debido a que el español respondía con meros gestos o palabras cortas a las preguntas del peliverde.

-Hey, ¿te encuentras bien?-preguntó Masaki luego de algunos minutos de aquela rutina. El otro muchacho, con la vista perdida en quien sabe qué punto, asintió con la cabeza sin siquiera dar la vuelta-Esteban, estás poniendo atención, ¿verdad?

-¿Huh?-
el menor dio la vuelta, encontrándose con la mirada de su compañero de guild fija en su persona. No tardó en dar la vuelta, clavando sus ojos en el camino-Lo siento, pensaba en algo-mencionó en voz baja.

-Te preguntaba si estaba todo bien-repitió el japonés.

-Sí, todo en orden-contestó rápidamente el otro. La mirada inquisitiva del mayor permaneció en su persona un par de segundos más, antes de alejarse con un suspiro.

-Pues bien, me alegra saber de ti-dijo Masaki, cambiando de tópico-No habíamos hablado desde... bueno, lo de la isla y todo eso-agregó, disminuyendo levemente el tono de voz.

-Eso creo.

-Uh huh... hey, esos dos se llevan bastante bien-
continuó, refiriéndose al par de digimon que por algún motivo comparaba cicatrices.

-Belzie solía preguntarse cómo se encontraba Agumon de vez en cuando.

-¿Por eso la invitación?-
inquirió el japonés, algo más animado.

-Eso y el trabajo, para ser sincero-fue la respuesta del albino, recorriendo los alrededores con la vista. Lo seco de la actitud del otro comenzaba a parecerle extraño al japonés. No es que fuera algo raro en aquel muchacho, de hecho, era usual verlo comportarse de aquella forma con otros. Aun así, había una extraña sensación en el ambiente que no lograba definir. Tal vez se trataba de...

-¿Estás molesto o algo así?-preguntó luego de algunos segundos a Esteban quien dio la vuelta en su dirección.

-No. ¿Por qué la pregunta?

-Tal vez sea solo impresión mía, pero te noto algo distante
-dijo Masaki. El otro alzó la cabeza un momento, pensando.

-Yo creía que era el comportamiento usual-respondió al fin el español-Después de todo, no es que nos llevemos especialmente bien-la reacción de éste hizo que el mayor alzara una ceja, algo sorprendido.

-¿De qué hablas? ¿No se supone que somos amigos?

-¿Lo somos?-
inquirió el menor de vuelta, extrañado-No lo creo.


El grupo llegó a la zona de destino con algo de tiempo extra antes del inicio del turno. Según las instrucciones deberían permanecer en vigilia hasta las siete a.m. del día siguiente, cuando llegase un nuevo grupo. Por idea del español, antes de realizar cualquier preparación comenzaron con una revisión del sitio por motivos de seguridad. El interior del edificio, curiosamente, lucía bastante más compuesto que su fachada, y si bien gran parte del equipo había sido incautado por Digital Security, se notaba a simple vista que el lugar estaba bien equipado. Entre las cosas que aún se encontraban (ya sea en estantes, mesas o tirados por ahí) habían libros, herramientas, e incluso una que otra arma de filo. El segundo piso lucía de la misma forma, solo que en los múltiples cuartos que tenía se encontraban algunas camas, sillas y una que otra revista. Una vez comprobaron que el área se encontraba despejada, bajaron para planear la vigilancia de aquella noche.



Masaru Masaru conflicto (?).
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


Para el plan de acción, el equipo se valió de unos planos que la gente de Digital Security les proporcionó antes de su retirada, los cuales detallaban la distribución de las habitaciones de los dos pisos, así como un poco del terreno aledaño a la guarida. Masaki fue quien tomó las riendas de la parte "estratégica" de la noche, algo que le sentó bien tanto al Español como a su espíritu, ambos no acostumbrados a tomar un rol protagónico cuando no se trataba de batallas.

- Veamos... - Empezó, desplegando los planos sobre una mesa y reuniéndose alrededor de esta - Somos cuatro, así que debería ser suficiente para poder cubrir los puntos más importantes de entrada de este lugar - Dijo mientras señalaba las puertas principal y trasera de la casa en el mapa, así como un balcón destartalado en la planta alta y una ventana amplia ubicada en el costado de la infraestructura en el mismo piso - Eso dejaría descubiertas algunas ventanas pequeñas, pero si estamos atentos no habrá forma que entren sin que lo notemos. Lo mejor sería tomarnos turnos entre Tamer y Digimon para hacer las jornadas de vigilancia rondando todo el piso.

- No suena mal - Comentó Loweemon llevándose una mano al mentón - Nosotros estaríamos alertas en caso que alguien trate de emboscarlos por estar lejos de sus Digimon. Seremos el factor sorpresa, en otras palabras.

- Entonces no pueden usar la evolución a menos que sea una emergencia - Intervino Belzie - De lo contrario podrían dejar al descubierto el plan antes de tiempo. ¿Que haremos con el exterior?

- Sería mejor que yo me encargue de vigilar afuera - Comentó Agumon - En el patio podré evolucionar a gusto, dentro de la casa no.

- Je, lagartija sobrecrecida - Bromeó el diablillo.

- A mucha honra.

- Si Agumon está afuera lo mejor sería que yo me quede en la planta baja - Continuó Masaki - Entonces la planta de arriba serían para Esteban e Impmon - Levantó la mirada de la mesa y la posó sobre el albino, el cual solo asintió sin entablar contacto visual. Masaki suspiró levemente, sin embargo no hizo comentario al respecto - Y eso sería todo, ¿algo más que deberíamos acordar?

- Si hay algún mensaje importante que queramos comunicar lo mejor sería que Sphinxmon y yo nos encarguemos - Propuso el Guerrero del Fuego - Así nadie lo escuchará excepto nosotros.

El Juttoushi de la oscuridad asintió a esa sugerencia, dando por terminada la reunión. Los miembros de Gungnir se dispersaron, con Agumon dirigiéndose a la entrada de la casa mientras Esteban e Impmon subían la escalera para regresar a la planta alta. Masaki miró a su compañero desaparecer del umbral a medida que enrollaba nuevamente los planos, volviendo a suspirar sutilmente en la habitación.

- ¿Pasa algo? - Preguntó Agnimon al notar la expresión de su heredero.

- No, nada importante - Contestó este - Vamos.

Sin nada más que agregar, el chico se dirigió a la parte trasera de la vivienda, más específicamente a la cocina que contenía la puerta secundaria del lugar. Retiró la cortina para observar hacia el exterior, encontrándose nada más con el panorama ya oscuro de la playa privada de Star City. Tomó una silla y la colocó a un lado del alfeizar, sentándose en ella de forma que pudiera seguir vigilando sin cansarse las piernas. Suspiró nuevamente, esa sería una larga noche.




L Leo... your turn
 

Leo

¿No ves que te voy a matar (con feels)?
Registrado
17 Jun 2010
Mensajes
1,909
Offline
El menor rápidamente subió las escaleras, seguido de cerca por su digimon que lo observaba con cierta preocupación. Había notado los suspiros de Masaki y su actitud desde que llegaron al sitio, y no tardó mucho en percatarse que algo había pasado entre ambos tamers durante el camino. Una vez arriba el español se aseguró de mantener lo más oscuro posible el segundo piso, dejando cerradas las ventanas de las habitaciones donde la iluminación permaneciese activa. Quería llamar la atención lo menos posible mientras vigilaba los alrededores desde su ubicación.

-Uh, Esteban-musitó Belzie, luego de algún tiempo de vigilancia, durante el cual el dúo se movía entre ventanas para vigilar los alrededores-¿Pasó algo con Masaki?

-¿A qué te refieres?-
preguntó el muchacho, con la mirada atenta al movimientos de las sombras del exterior.

-Pues lo noté extraño. En particular cuando te miraba.

-¿Ah sí?-
mencionó el chico. Definitivamente no se había percatado debido a lo concentrado en el trabajo que se encontraba.

-¿Le dijiste algo?

-Pues…-
el otro hizo memoria-solo conversamos un poco. Ah, también comentó que creía que éramos amigos, pero le dije que no lo veía de esa forma.


El rostro del diablillo se deformó por un segundo. Incluso él pensaba que esos dos se llevaban bien.


-… ¿Y por qué no lo son?

-Pues, ¿No se supone que es algo que hay que preguntar primero?-
dijo Esteban-Uno no se hace amigo de alguien de la nada.


Otra vez el rostro deforme en el digimon.


-… ¿Esa es la única razón?

-Eso creo.

-¿Entonces no te desagrada Masaki?

-Claro que no. Es agradable.

-¿Y te gustaría que fueran amigos?

-Supongo que sí.


Si no fuese porque el diablillo sabía que una actitud así era perfectamente normal en su tamer, de seguro lo habría golpeado. Sin embargo, meses de práctica y paciencia desarrollada a fuerza hicieron que simplemente le diera un par de palmadas en el brazo.

-Si es así deberías decírselo. De seguro cree que tienes un problema con él o algo así.

-Huh…-
fue lo único que salió de los labios del otro, echándole un vistazo al radar de su D-Arc.

La vigilancia continuó con tranquilidad por algunas horas más, hasta que poco después de la medianoche el albino notó algo desde una de las ventanas. Leves movimientos entre la oscuridad que perfectamente podrían pasar por plantas agitadas por el viento, pero por seguridad el español decidió revisar su digivice. Tres puntos rojizos titilaban, moviéndose desde dicha dirección. Rápidamente pidió a Lowemon que avisara a su compañero en el primer piso mientras el dúo se preparaba para cualquier posible conflicto. Sin embargo, desde la dirección contraria, y sin que pudiesen percatarse, otro grupo se preparaba para asaltar el sitio, cada quien con sus respectivos digimon dentro de sus digivice.



Masaru Masaru listo, sorry por demorar.
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline



La voz de Loweemon no tardó en hacerse escuchar en el piso de abajo, alertando al japonés que había estado empezando a cabecear en la última hora. Se levantó de golpe de la silla como si esta le hubiera soltado una descarga y tomó su Digivice, el cual se mantenía en silencio en ese momento. Su señal de peligro no había sido activada y, a juzgar por el silencio, Agumon no había entablado un combate afuera del recinto o había sido capturado. Esta vez fue Agnimon el que se encargó de transmitir el mensaje a los compañeros del piso superior, indicándoles que revisaran si el compañero del japonés se encontraba bien. La respuesta no tardó en llegar, no de mano del español o de su espíritu guía, sino de un estruendo en la puerta principal que delató el inicio de un combate.

Agumon se encontraba disparando proyectiles a dos pequeños Digimon que lo estaban atosigando. Ambos con aspecto burlón y que el reptil había enfrentado anteriormente durante una misión en File City. Los Dracmon presentaba movimiento erráticos, esquivando con gracia los ataque ígneos del Digimon amarillo mientras lanzaban fintas y burlas hacia él, provocándole a que bajara la guardia lo suficiente para que recibiera el efecto hipnótico del Eye of Nightmare, algo que el reptil no permitiría aunque tuviera que obligarse a no apuntar para no ver directamente a los ojos en las palmas de las manos de los diablillos.

Masaki se apresuró por los pasillos y abrió la puerta del recinto, encontrándose con su compañero en pleno combate. El rostro de alivio del Digimon se dejó ver a medida que su Tamer encendía el aura de su mano izquierda. La Digisoul Charge se realizó sin más preámbulo, dando paso al dinosaurio Adult para que tomara control del combate. La sonrisa se desdibujó en los respectivos rostros de los dos diablillos, sin embargo no hicieron ademán de querer huir por sus vidas, algo que le pareció extraño al chico de cabello verde.

- Algo anda mal... - Comentó Loweemon desde el segundo piso con el mismo sentimiento que el japonés, llamando la atención de su respectivo Tamer - Esteban, ¿donde está el tercero?

El español asintió y volvió a expandir el radar de su D-arc, el cual mostró una flecha que apuntaba directamente hacia arriba de ellos. Belzie entendió lo que eso significaba, el último Digimon tenía la capacidad de volar, o la agilidad suficiente para subir hasta allá esperando el momento para adentrarse en la casa. Los Dracmon eran solo señuelos, ahorrándole tiempo al tercer Digimon de hacer su trabajo.

- Belzie - Llamó el albino, a lo que el demonio asintió. La luz del Digivice no tardó en hacerse presente, convirtiendo la silueta del Digimon en la del mago ya conocido. Wizarmon abrió una de las ventanas y se elevó hasta llegar al techo, recibiendo casi inmediatamente un ataque que tuvo que bloquear con su báculo. El responsable era un Digimon de apariencia demoníaca, vestido de pies a cabeza con un traje de cuero negro, con dos prominentes cuernos y un par de alas rasgadas, como si se trataran de tela. A través del visor del D-arc, el albino vio la figura del Digimon encarar a su compañero, la cual provocó la aparición del holograma con sus datos.

- Devimon, Adult, Virus - Leyó - Su técnica es "Death Claw"

- Eso pensé...

En el suelo, GeoGreymon empezaba a caer en cuenta que sus oponentes solo buscaban hacerle perder el tiempo. Los Dracumon se movían de un lado a otro, esquivando sus avances e incitándolo a alejarse más de la casa. La diferencia de tamaño hacía más fácil para el par de Childs el escabullirse del dinosaurio, el cual estaba imposibilitado de usar sus técnicas elementales con temor de causar un incendio en plena ciudad. Masaki se mordió el labio inconscientemente, pensando como salir de esa situación.

- Masaki - Dijo Agnimon, sacándolo de sus pensamientos - ¿La Central no había dicho que los carroñeros son Tamers? Estos Digimon no parecen tener un humano acompañante, de lo contrario ya habrían evolucionado o habrían recibido alguna clase de apoyo.

El chico se llevó una mano al mentón, meditando las palabras de su compañero. Tenía razón, un Tamer no dejaría que su Digimon se enfrentara de esa forma a un Adult que lo superaba con creces en fuerza, es una misión suicida. El sonido de chispazos provenientes del techo le delataron que Wizarmon estaba arriba, entablando su propio combate con el tercer Digimon intruso. Oficialmente, todos los Digimon que (cualquiera creería) que ellos tenían estaban ocupados en dos puntos de la casa, dejando el resto al descubierto.

-------------------------------​

En el techo, Devimon esquivó con agilidad la esfera de electricidad que el mago había lanzado contra él, para luego ejecutar su Death Claw con prontitud. El brazo se extendió inhumanamente y se aferró al bastón del hechicero, sujetándolo en su lugar mientras usaba su otro brazo para propinarle rasguños superficiales y molestos en brazos, torso y rostro mientras enmarcaba una sonrisa arrogante.

- Espera... - Soltó Loweemon, observando el combate a través del holograma del dispositivo de su compañero - Ese Devimon tampoco está peleando en serio, ¿También es una distracción?

El español dejó de un lado la función de visor del Digivice y volvió a activar el radar, el cual le mostraba aún sólo tres puntos hostiles. La confusión creció más, había algo que faltaba en ese momento.

-------------------------------​

- Masaki, la puerta trasera - Dijo el Juttoushi del fuego - La dejamos sin vigilancia.

El chico asintió alarmado y, después de indicarle a su compañero Adulto que no dejara perder más tiempo con los Childs, se introdujo al hogar, recorriendo los pasillos velozmente en busca de la sala donde había estado al principio de todo.



L Leo... your turn
 

Leo

¿No ves que te voy a matar (con feels)?
Registrado
17 Jun 2010
Mensajes
1,909
Offline
El español no tardó en deslizar un par de cartas para apoyar a su compañero en el combate. Primero Kuroi Haguruma para proporcionar refuerzo extra, seguido de Powerfull Will e Izuna. La combinación rápidamente logró que la lucha se volteara, dándole clara ventaja a Wizarmon. Sin embargo, el pequeño respiro duró poco cuando el muchacho regresó a comprobar el radar. Segundos después de su activación dos puntos aparecieron de la nada, justo bajo su persona.

-¿¡Pero qué!?...-se dijo, tratando de entender lo que estaba sucediendo, cuando la respuesta llegó a su mente de golpe: los digimon que ahora atacaban a sus compañeros había sido una distracción para que otro grupo con sus compañeros ocultos en algún dispositivo se acercasen-¿Por qué no lo pensé antes?-se dijo, maldiciendo entre dientes cuando escuchó un fuerte ruido proveniente del piso interior.




Mientras tanto, el peliverde yacía tras una pared, respirando agitadamente. Había alcanzado a esquivar, gracias a la advertencia de su spirit, un ataque de múltiples cuchillas lanzadas por un digimon de aspecto lupino, aparecido en la entrada del edificio. Éste no venía solo, junto a él se encontraba un segundo lobo carmesí de temible aspecto, acompañado de dos humanos cuyas expresiones tampoco inspiraban mucha confianza.


-Se salvó por poco-mencionó uno de los tamers-Fangmon.

-Sigue ahí, puedo olerlo-
respondió el digimon rojizo, mientras su compañero daba un paso adelante.

-Sangloupmon-indicó el segundo humano. El lobo de color violáceo avanzó con lentitud mientras Masaki sostenía el canalizador de su muñeca con el brazo contrario, listo para responder de ser necesario, cuando súbitamente un estallido dorado, seguido de un ruido sordo, tomó por sorpresa al cuarteto. Al parecer había sido dirigido hacia ellos.

-¿¡Qué rayos!?... ¿No se suponía que no habían más digimon aquí?-se quejó uno de los humanos, cuando una lanza dirigida desde fuera se clavó justo frente a su persona-¡Ugh!...-Rápidamente el par de lobos dio la vuelta, concentrándose en la nueva amenaza que venía de fuera. Lowemon los esperaba de brazos cruzados.


-¡Fang!-el lobo cargó con rapidez contra el guerrero de la oscuridad, quien con un rápido movimiento devolvió su arma a sus manos, bloqueando con ella un golpe de las garras del virus, alternando luego con su escudo, el cual logró contener el Blast Coffin enemigo. Sangloupmon, por su parte, a pesar de los segundos de concentración perdidos por la llegada del nuevo rival, no tardó en volver hacia el humano al que había atacado, encontrándose -para su sorpresa- con el puño de Agnimon que lo forzó a tomar distancia fuera del edificio. Sus respectivos tamers hicieron lo mismo, aún sin entender de donde había salido aquel par de digimon.

-¿Estás bien?-preguntó el guerrero de la oscuridad, fijando la vista en su compañero. Éste asintió con la cabeza, preparado para la lucha.

-Como sea, encarguémonos de estos dos-uno de los tamers sacó un D-Arc del bolsillo para luego deslizar en él una carta. El lobo rojizo fue rodeado de un aura oscura, cargando rápidamente contra Lowemon, quien dio cortos saltos hacia atrás para esquivar los zarpazos iniciales, para luego verse forzado a usar su escudo. Por su parte, el violáceo cargó contra Agnimon, atacando con sus garras para luego disparar su Sticker Blade. El guerrero del fuego esquivó el primer impacto, dando salto en dirección a su oponente con sus extremidades en llamas, listo para conectar su Salamander Break, sin embargo Sangloupmon se descompuso a sí mismo justo en ese isntante, por lo que el golpe cayó contra el suelo.


-¿Qué?...-se preguntó el hybrid confundido, cuando escuchó un ruido proveniente de su espalda. Desde su sombra el lobo reapareció, lanzándolo al suelo. Al percatarse de ello Lowemon disparó su Endlich Meteor contra el lobo violáceo, derribándolo. Sin embargo, esto dejó su guardia baja para ser alcanzado por el Blast Coffin de Fangmon, quien pronto continuó la ofensiva con un disparo de una fuerte ola de calor producto de una carta deslizada por su tamer. El hybrid de la oscuridad alcanzó a cubrirse con su escudo, pero la fuerza del ataque acabó por superar su defensa. Cuando el virus se disponía a dar el golpe de gracia, sin embargo, la lanza del guerrero oscuro lo alcanzó por un costado, seguida de un nuevo Endlich Meteor que logró derribarlo. Mientras tanto, Agnimon había aprovechado el momento para usar su Burning Salamander contra Sangloupmon, quien rápidamente volvió a descomponerse, aunque esta vez el guerrero ígneo no caería en la misma trampa por segunda vez. Para cuando el lobo violáceo se recompuso desde la sombra de su rival, el hybrid ya había dirigido en su contra su Salamander Break, lanzándolo a una buena distancia debido al golpe.


-Estos tipos...-uno de los tamers se preparaba a usar una nueva carta, cuando una súbita descarga eléctrica a sus pies impidió su movimiento. Wizarmon, desde el aire, apuntaba su bastón en dirección a éste. El otro, por su parte, ya iniciaba a buscar su propio digivice cuando se encontró con la enorme figura de RyzeGreymon observándole con seriedad.



---------------------------------------------------



Cuando el grupo de Digital Security llegó a la revisión a la mañana siguiente, se encontró con el cuarteto de vigías esperándolos. No tardaron en comentarles sobre lo ocurrido aquella noche, mostrándoles a los tamers y digimon que habían atrapado y mantenido en una de las habitaciones del primer piso, luego de arrebatarles sus objetos. Al parecer eran parte de una Rogue Guild de bajo nivel buscando cosas de valor, aunque lamentablemente no pudieron obtener mayores datos al respecto. Ya con la información (y criminales) en manos de los oficiales, el grupo pudo retirarse con tranquilidad de vuelta a Star City.


-Eso me recuerda-comentó el albino dirigiéndose a su compañero de guild, poco después de dejar el edificio-Había algo que necesitaba preguntarte.

-¿Qué sucede?-
preguntó Nakai.

-¿Estás molesto por lo que dije ayer?-preguntó sin sutileza alguna, sorprendiendo al peliverde. Belzie, notando a lo que la conversación llegaría, forzó a Agumon a darle al dúo algo de "distancia" con la excusa de buscar algo para desayunar.

-No... no estoy molesto-respondió Masaki segundos después, mientras sus ojos se encontraban con el suelo-Solo algo confundido. Verás, yo realmente te consideraba un amigo, así que saber que tu no lo veías de la misma forma fue algo...

-De hecho, no me molestaría que fuéramos amigos-
comentó Esteban con tranquilidad, tomando -otra vez- por sorpresa al japonés.

-Creí que no te gustaba la idea.

-Nunca dije eso.

-Pero SI dejaste en claro que no me considerabas un amigo.

-Pues sí, nunca lo preguntaste-
comentó el español, tan inexpresivo como siempre. Su compañero abrió bien los ojos debido al comentario del otro, pero a los segundos una risa contenida salió de sus labios-¿pasa algo?

-No... no es nada-
mencionó Masaki, calmándose-Entonces, ¿Está bien si somos amigos de ahora en adelante?

-Seguro. Aunque no entiendo por qué te tomó tanto tiempo decirlo.


Sin poder evitarlo, y ante la mirada perpleja de su compañero, el peliverde volvió a reír.



Masaru Masaru Takerudark Takerudark estamos listos con esta cosa~
 

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Narrativa: Masaru, a veces repites las palabras que acabas de usar (como recorrer) y noté cuando describiste la aparición de los Dracumon que te falló en varias palabras el uso del plural y singular. Y como recomendación, intenta usar uno de los nombres que tengan los Digimon, puede confundir un poco si usas al principio Dracumon y al final Dracmon. Leo, de repente te fallan las comas y tienes errores de dedo. También debo decir que aunque has bajado su uso, sigues abusando un poco de los puntos suspensivos a veces, te recomendaría mucho hacer uso de expresiones físicas o cosas por el estilo en lugar de los puntos, se verá mejor y ayudará a la fluidez. 23/25.

Interpretación: En un momento debo decir que el hecho de que hubiera todavía cosas en la guarida me sacó un poco de onda. Si bien la misión dice que todo lo de valor fue confiscado, posteriormente se menciona que no debería quedar nada en la guarida, pero pensaré que se refería específicamente a las cosas de valor, no a las random. Algo que me llamó igual la atención es el hecho de que GeoGreymon no utilizara su poder al cien por temor de quemar cosas de la ciudad. ¿No se suponía que estaban en las afueras y al lado estaba la playa privada? Y aunque estuviesen cerca de la ciudad y del otro lado estuviese la playa, creo que habría sido fácil para el Digimon arreglárselas y poder usar sus técnicas elementales. 23/25.

Realismo: Nada que objetar, todo bien y no noté algún error durante la misión. 25/25.

Desarrollo: Mi única queja es que los posts de Leo pareciera que fueron orientados, en su mayoría, a cosas extra y no tanto a la misión. De no haber sido por ese último post, claro. Ten cuidado con eso, es importante el desarrollo personal de los personajes, pero no deben acaparar toda la misión. También me hubiera gustado que ahondaran un poquito más en el por qué los Digimon que los distrajeron no contaban con un Tamer. Fuera de eso, me gustó bastante el cómo fue todo y la forma en que lo manejaron. 23/25.

Total: 94/100.
Paga: 280 bits.
Fama/Antifama: +2 de fama a ambos.
EVO: +1 a Agumon, Impmon, Agnimon y Löwemon.

Masaru Masaru L Leo... la paga será asignada a la brevedad.

Blair
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie