Original Fic VUELA ( 3 )

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,978
Offline
-O-O Conste que wolfito dijo que no lo tentaras amiguis Kissu Kissu jaja pero ya sabemos que cuando anda emocionado con algo lo publica.
O-O- Espero les guste el inicio de esta pequeña historia de redención, amor y esperanza.








— Claudia, Claudia, oye te estoy hablando.



— ¿Qué quieres?


— Thomas dice que si quieres ir al bar saliendo del trabajo.


— ¿Me ves con cara de beber?


— No, la verdad siempre tienes cara de que no quieres que nadie te moleste.


— Eres una adivina.


— Claudia.


— Britney, te diré lo mismo que le he dicho a Thomas desde que me ha invitado a salir, si les hablo es por cortesía y por el trabajo ¿Okay?


— Mejor solo dices que no vas y ya, perra.





Sabía que era cortante, sabía que era grosera pero no le importaba, solo quería estar sola y disfrutar de un buen cigarro en la terraza de la oficina, el único sitio donde estaba permitido fumar en las horas de descanso. Podía cortar de golpe cualquier intento de coqueteo de sus colegas con confesarles que le gustaban las mujeres pero no tenía por qué hacerlo, lo que menos deseaba era que gente indeseable se metiera en su vida.

1637272244904.png


Era su maldición, no era su culpa ser una belleza y atraer tanto a los demás, no era responsable de nacer con un rostro que ya en más de una ocasión le invitaron a ser modelo o aspirante a actriz, que sus senos fueran de una talla llamativa y que su voz tuviera un sensual acento español heredado de su madre proveniente de Sevilla y que sobresalía bastante en Detroit. Pero aún siendo consciente de cuanto atraía las miradas, ya estaba harta de eso, enfadada de que solo la vieran como una cara bonita, enfadada de tener que fingir que no escuchaba las vulgaridades, de llevarse bien con todos y darlo todo por la empresa, sencillamente estaba harta de todo.


— Mierda, apenas darán las dos — Pensaba Claudia al ver la hora en su reloj y darle otra bocanada a su cigarro —. ¿Qué mierda hago aquí?



Le faltaban tres horas a su jornada o mejor dicho su tortura, ya parecía que iba más al trabajo por hábito que por necesidad, después de todo entró a trabajar a ese lugar solo porque no era la gran cosa y al ser de una empresa rival de su padre lo vio como una manera de molestarlo. Infantil, estúpida, inmadura, así veía su decisión de esas fechas, pues los motivos fueron tan inútiles como sus intentos de sonreír ante cualquier chiste idiota de su jefe.
Al carajo esas tres horas, no iba a agregarla más horas perdidas a sus veinticinco años de vida, Claudia decidió salirse con el pretexto de una urgencia y tomó sus cosas, se subió a su coche y manejó tranquilamente en dirección a un súpermercado, le importaba más saber que iba a cenar que estar sacando cuentas y haciendo tratos por 4500 dls al mes que se iban de volada por la inflación que atravesaba Estados Unidos. Tras realizar las compras, puso en marcha su viaje de regreso al único sitio que le daba un poco de paz en la ciudad y que irónicamente era una de las fuentes de sus dolores de cabeza que al menos ya iban desapareciendo, ya era necesario pues sus padres no vivían en esa casa desde hacía un año.
Estacionarse, cerrar bien todas las puertas de su coche, cerrar el enorme cancel y llevar su bolsa de compras, todo como siempre lo hacía incluso cuando vivió ahí, incluso al mudarse a un apartamento tenia ese mismo ritmo al llegar por lo que cuando regresó a esa casa era como si nunca se hubiera ido, todo era igual o al menos así lo era, sino fuera porque en ese gran edificio no estaba sola.




— Llegué.


— Saliste temprano.

1637272335527.png


En la sala de esa casa, estaba una adolescente con vestimenta gótica y un delantal acompañado de un gorro de sirvienta, esa jovencita escribía rápidamente en su laptop antes de cerrarlo y dejarlo sobre la mesa de sala para ayudar a Claudia con las bolsas.



— ¿Quieres algo?


— Una aspirina — Dijo Claudia al sentarse en el mismo lugar donde estuvo la adolescente.


— Se acabaron.


— Lo que faltaba.


— ¿Quieres que vaya a comprar?


— No, pásame un poco de hielo, voy a echarme un trago.


— Okay — Contestó la joven dejando un vaso con hielo al lado de Claudia antes de darse la vuelta y cargar las bolsas de compras —. ¿Quieres que prepare algo en especial para comer?


— Traje para hamburguesas.


— Okay, las preparo un rato más.


— Y Pam, no es necesario que te pongas el delantal, no eres mi sirvienta.


— Lo sé, pero me aburro estando sola y una tiene que entretenerse con algo, tienes tanta ropa que solo me probé algunas — Dijo Pam con una pequeña sonrisa más cercana a una mueca al irse hacía la cocina.


Entendía el comentario de esa chica, tal vez por eso iba al trabajo aunque lo odiaba, solo se entretenía con él, dinero no le faltaba, a pesar de que sus padres la odiaron por confesar que era lesbiana, era su única hija y no tenían a otro familiar cercano por lo que al morir ambos en uno de los tantos tiroteos anuales que ocurrían en esa peligrosa ciudad, fue la única heredera de una fuerte suma de dinero y la casona.
A pesar de lo lujosa que era no quería volver a esa casa, pero ahorrarse la renta era una ventaja, sumado a que al ya no estar sus papás y no tener que aguantar sus reclamos de siempre era un punto extra, así que una noche tuvo la ocurrencia de regresar a vivir ahí, bajando su maleta en medio de la tormenta más grande del año. Cual fue su sorpresa que vio una ventana quebrada y una luz encendida, alguien había entrado, pensó en llamar a la policía pero al abrir un poco la puerta y confirmar que aún seguía el posible ladrón en casa, se encontró a una adolescente semidesnuda bañada por la lluvia, envuelta solo con la vieja bata de su padre y frotando su cuerpo frente al calentador.


— Corté una manzana, dicen que es buena para el dolor de cabeza — Comentó Pam al dejar un plato con rebanadas de manzana sobre la mesa.



— Gracias… ¿Y estos juegos?


— Eran tuyos ¿O no? Los encontré en una caja en el ático.


— Cierto, creo que los compré antes de mudarme — Dijo Claudia tomando uno de los controles mientras tomaba un poco de whisky —. Nunca jugué por andar apresurada con la mudanza.


— Si quieres los guardo.


— Quédatelos, ni tiempo me da ahora de jugar.


— ¿Estás segura? — Habló la joven poniendo unos ojos llenos de culpa y vergüenza —. Ya me das suficiente, no creo que merezca que me regales algo tan caro.


Esa mirada era algo que veía frecuentemente en Pamela, unos ojos tristes, depresivos, llenos de culpa, como si hubiese perdido un aprecio por si misma, como si alguien o varios la lastimaron al hacer sentir que no valía nada, no sabía lo que le había pasado porque desde que la encontró en su casa nunca le contó algo y no insistía en preguntarle porque la entendía, había cosas que prefería callar hasta confiar en alguien para contarle una verdad.


— No digas que no mereces algo y menos cuando alguien te lo regala — Comentó Claudia tomando la consola de videojuegos para dárselos en la mano, viendo una pequeña sonrisa en Pam al cruzar su mirada —. Esto es tuyo porque yo te lo estoy regalando ¿Entendido?



— Gracias.


— Y Pam, yo no te estoy recalcando a cada rato que te dejo vivir aquí, no quiero que te sientas en deuda conmigo.


— No puedo evitarlo.


Pamela mordía su labio inferior al decirlo, no mentía sobre sentirse agradecida con esa mujer, había entrado a esa casa para refugiarse de la enorme tormenta que hubo ese día pensando que estaba abandonada, huyo de casa sin más y no hizo más que llorar al estar cerca del calentador que encontró en la sala de ese edificio, nunca esperó que hubiera alguien viviendo en una casa tan polvorienta y vieja y que esa persona le ofreciera un cobertor y una taza de café, sin preguntarle nada, sin sospechas.


— Cierto, la comida.


— Espera un rato, aún no tengo tanta hambre — Dijo Claudia estirando sus pies para ponerlos en el reposador.


— Okay.



Pamela se sentó en el otro sofá sin dejar de ver a la oficinista que cerraba los ojos al recostarse un poco, a pesar de sus ojeras era una mujer hermosa, lo suficiente para no apartarle la vista, pero era un misterio, aunque no era quien para decirlo porque estaba en la misma sintonía, mucho trato y platica entre ellas pero sin profundizar mucho en quien era la otra, lo poco que sabía es que esa casa fue de sus difuntos padres y vivía ahí por ahorrarse la renta de un departamento.


— Puedes ver la televisión o jugar, no te preocupes por mí.


— Lo haré en el cuarto así no te moleste.


— Da igual, prefiero el ruido que haces, detesto cuando hay silencio en esta casa.


La adolescente decidió volver a conectar la consola de videojuegos colocándolo en el piso, pensaba mucho en que quiso decir el comentario de Claudia, ella no sabía que cuando los padres de la oficinista estaban en vida esa casa parecía más un monasterio que un cálido hogar, con reglas tan estrictas y anticuadas que provocaron en la mujer un desprecio por la monotonía y por quienes alguna vez le dijeron que ser lesbiana le iba a joder la vida.


— Claudia ¿En serio no te molesta que viva aquí? — Preguntó Pam antes de encender el aparato, sin atreverse a mirar hacía ella.



— Ya llevas tres meses aquí y lo sigues preguntando.


— Solo digo… Si te causo problemas, si te estorbo.



La mujer notaba de nuevo esa voz quebradiza en Pamela, sus palabras le recordaban a como se sintió un par de años atrás, cuando sus padres la rechazaron y sintió que le dieron la espalda. Aún con dolor de cabeza y enfadada de ese día, Claudia se levantó y se arrodilló con cuidado para abrazarla por detrás, frotando sus brazos causando que Pam cerra los ojos y empezara a llorar.


— No me estorbas, no vuelvas a decir eso.


— Lo siento.


Claudia no estaba segura de los motivos por qué dejó a esa adolescente quedarse en su casa, por qué le preocupaba una desconocida pero si había algo seguro era que incluso sus preocupaciones debían ser tontas comparadas a lo que haya vivido ella. No era como si quisiera o pudiera resolver sus problemas, ya tenía suficiente con los propios, pero en ese momento, era muy probable que Pamela no tuviera a nadie más a quien recurrir, así como Claudia nunca lo tuvo.








O-O- Si quieren saber más sobre quien es Pam, pasen por su one shot.




-O-O Aww, Claudia pasa un mal día pero no quiere que Pam esté sufriendo y prioriza eso antes que ella.
O-O- ¿Qué es lo que sucede entre estas dos chicas? ¿Qué es lo que le pasó a Claudia para andar tan enfadada de su vida? ¿Hay sexo entre las dos? -O-O Digo, cualquier cosa es importante jaja.
 
Última edición:

Dani :v

FLY ME TO THE STAR~

Registrado
29 Sep 2016
Mensajes
487
Offline
Ooooooooooh, me alegra ver que la historia tiene continuación, siempre es curioso ver como dos personas rotas conviven
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,978
Offline

CONTINUEMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS -O-O



"No siempre el nido en el que naciste es tu hogar."







Los ojos de Claudia se abrían para recibir un nuevo día, estiró sus brazos y dio un largo bostezo por la buena noche de sueño que tuvo, lastima que tenía que ir a trabajar. La oficinista se sentó en la cama y miró hacía su izquierda para ver a Pamela, que dormía profundamente, cubrió su desnudez con el cobertor y acarició su cabello un poco para no molestarla, era gracioso pero desde que ellas empezaron a dormir juntas sus noches fueron más placenteras en ambos sentidos.


— Otra vez… Creo que me dejé llevar — Pensó Claudia mientras acercaba su mano al hombro de Pamela para tocarlo muy suavemente, rozando solo con sus yemas sobre las marcas que le dejó con su labial —. Aunque le excita que queden mis labios pintados... Sabrá por qué.


Claudia no recordaba en que día específico fue cuando empezaron a tener sexo, pero si recordaba bien como ocurrieron las cosas. Los primeros días en que Pamela se quedaba en su casa, lloraba cada noche, nunca se ha atrevido a preguntarle que le pasaba en esos momentos pero creía que necesitaba su espacio. Una noche fue para ver si estaba bien por escuchar unos quejidos y se topó con una sorpresa a raíz de abrir la puerta sin tocar, Pamela estaba con las piernas abiertas sobre la cama masturbándose y acariciando sus pequeños senos fuera de su blusa, ambas se quedaron en shock en ese momento, la adolescente no hacía más que tapar su vagina con su mano y sus senos con el brazo derecho mientras que la mujer no pudo evitar sentirse excitada, esa joven era muy bonita y verla en una situación tan erótica la llevó a acercarse y pedirle que no se detuviera, que siga. Sería porque aún estaba excitada, porque la estimulaba que una mujer tan bella como Claudia la estuviera mirando o porque deseaba sentirse atractiva y deseada por alguien más, pero Pamela siguió tocándose sin apartar la mirada de esa chica que no tardó en empezar a acariciarla gentilmente hasta terminar besándose y teniendo sexo sin preguntas, sin preocupaciones, solo por el placer de hacer el amor.


— Mierda — Dijo en voz alta Claudia al mirar su despertador despertando de golpe a Pamela que la vio golpeando el aparato.



— ¿Qué pasa?


— Perdón tú sigue durmiendo, es que la alarma no sonó y entro en media hora.


— Está bien — Contestó Pamela descansando su espalda en el respaldo de la cama sin quitarse el cobertor por lo fresco de la mañana —. ¿Quieres que te preparé algo?


— No alcanzo a desayunar, pasaré a un McDonalds ¿Quieres que te deje para encargar algo?


— No te preocupes, con cereal y leche tengo, cuídate.


— Igualmente — Habló Pam mirando fijamente a Claudia que tardó unos segundos para que ella se acercara y la besara suavemente en los labios —. Cuídate.


— Okay.


— Si.


— Okay — Volvió a responder la adolescente siendo ella ahora quien sujetaba el rostro de Claudia para darle un beso similar en la boca.


Ambas se sentían extrañas en esa rutina de la mañana, no era solo por despertar desnudas tras tener relaciones, sino por esa extraña situación, despedirse, desearse un buen día, preocuparte porque la otra haya desayunado o descansado lo suficiente, pero por algún motivo era agradable todo eso, era cálido, solo eso, cálido y agradable.
Tras alistarse para el trabajo, Claudia dio marcha hacía la oficina, por un momento pensó en irse de largo y no pasar a comprar algo que desayunar, pero sentía que le mentiría a Pamela que se preocupó porque comiera algo, no entendía porque le preocupaba mentirle pero al final compró un McBurrito y le mandó una foto a su celular para demostrarle que lo hizo a lo que ella respondió con un plato de cereal, ojalá saliera temprano para poder darse una buena comida al regresar.



— Señorita Beck ¿Ya vio la hora?


Claudia fue detenida justo al llegar a su escritorio por el subgerente, un hombre cercano a la vejez que marcaba el paso mientras cruzaba sus brazos tratando de aparentar imponencia a lo que ella ignoró dejando su bolsa sobre su silla.


— Si.


— ¿Y qué hora son?


— Nueve de la mañana.


— Nueve y diez de la mañana, su entrada es a las nueve — Dijo el hombre mientras Claudia sacaba su celular para ponerlo en silencio —. Diez minutos son diez minutos y no crea que no estoy al tanto que ayer se fue temprano.


— Tuve una urgencia.


— Ya van cinco urgencias este mes, que su padre haya sido un buen amigo del jefe de la compañía no significa que se le permita hacer lo que quiera.


— Eso no tiene nada que ver conmigo.


— Claro que si, usted está trabajando aquí gracias a eso.


Claudia estaba enfadada de escucharlo, de estar en ese trabajo, de escuchar sobre su padre, de que le midieran su horario, que esto y aquello ¿Por qué no solo podían callarse y dejar de molestar? Ya no más, ya había aguantado demasiado, trabajar ahí cuando no tenía motivos y sentir que desperdició su tiempo al estudiar una carrera que nunca le gustó para aplicarlo en ese maldito edificio, se sentía sofocada y necesitaba respirar.


— ¿A donde va señorita Beck? — Preguntó el hombre al ver como Claudia recogía las cosas que acababa de sacar y se retiraba con el bolso en mano.



— No le importa, renuncio.


— ¡Señorita Beck!



Para ese instante ya no escuchaba nada, se quitó el gafete de su pecho y lo tiró a la basura antes de salir del edificio y subirse a su coche para manejar sin sentido por varios minutos hasta decidir estacionarse cerca del Campus Martius Park. Claudia apagó el motor, acomodó el asiento para recostarse y sacó el burrito de su bolso y empezó a comerlo tranquilamente pensando en que por fin se animó a dejarlo, a abandonar aquel trabajo, sabía que no tendría una referencia de ellos pero le daba igual, ya no tendría que ahogarse en ese oficio que tanto le recordaba las malas decisiones que tomó.
Sin trabajo, sin sus tormentosos padres, lo único que le quedaba de su pasado era esa vieja y enorme casa, ganas no le faltaban para abandonarlo, poder dejar todo atrás y buscar un lugar donde estar en paz, donde nadie estuviera diciéndole que hacer, donde pudiera solo disfrutar de las mañanas, tardes y noches al ritmo que quisiera y dejar de estar desayunando comida rápida por la prisa de llegar a sitios no deseados.
Claudia se bajó de su coche y decidió caminar un poco sin dejar de comer su burrito, necesitaba algo de beber para bajarse la comida y pasó por una cafetería para seguir su andar por el parque, no recordaba la última vez que salió a pasear así o si quiera lo hizo alguna vez, toda su vida se la pasó rodeaba de escuela, talleres, cursos y clases privadas de su padre para algún día trabajar en su empresa de intermediarios comerciales. Para cuando tuvo el valor de alejarse de su familia, orillada cuando se enfurecieron tras revelarle que era lesbiana, sintió que todo cambiaría, pero terminó trabajando para la competencia de su padre y todo lo que odió de lo que aprendió terminó aplicándolo, sin dudas fue estúpida y necesitaba un descanso de ser la estúpida de todas. Al fin tenía el valor de dejar de cargar con su pasado, buscar donde estar bien pero había algo nuevo en su vida, algo que no sabía como definir, algo cálido, no estaba sola y eso lo entendía muy bien.



— Volví.


La ex-oficinista decidió regresar a casa tomando de imprevisto a su huésped, Pamela estaba sorprendida pues no pasaba de las diez y media y Claudia ya estaba de regreso, justo cuando se iba levantando y paseaba por la casa en pantaletas y una blusa de la banda Between Buried and Me.


— Saliste temprano.


— Renuncié — Dijo Claudia dejando su bolso antes de sentarse en el sofá mientras Pamela se acercaba para sentarse a su lado —. Ya estaba harta y no es como si lo necesitara, tengo la pensión de mis viejos y lo que me heredaron.


— Entiendo … Espero consigas trabajo pronto.


— No tengo prisa.


— ¿Te sirvo algo? Para celebrar o por sentirte mejor, es lo que hacen todos ¿O no?


— No, no quiero nada, solo quedate aquí — Habló la mujer haciendo sonreír un poco a Pam al ver que se notaba calma en su rostro, en verdad parecía feliz de su decisión —. Pam, ser adulta no solo significa conseguir un trabajo y casa, sino tomar las riendas de tu vida y hacer las cosas haciéndote responsable de lo que hagas.


— ¿Es un consejo?


— No, tú decidiste ser adulta en cuanto saliste de tu casa así que ya sabes de esto, solo te lo digo para que no te arrepientas.


— No me arrepiento — Comentó Pam colocando sus manos sobre sus muslos desnudos mientras hacía una mueca —. No es como si hubiera alguien esperándome en verdad… No como aquí.


Pamela hizo ese comentario sin pensar y miró a Claudia pensando en que la iba a molestar, le permitía quedarse en esa casa sin preguntarle los motivos de haberse fugado y podría pensar que ya estaba muy cómoda, ahora que no tendría trabajo tal vez se le dificultarían las cosas y ella sonó indiferente a lo que pasaba. Los pensamientos de la adolescente fueron confundidos por una pequeña sonrisa en Claudia que volteó hacía Pamela y le tomó una de sus manos que tenía en su muslo.



— Me alegra eso.


— Okay — Respondió Pamela apartando la mirada de Claudia relajando la mano para tomar la suya.


— Sabes… Necesito unas vacaciones, no he tenido nunca vacaciones.


— Tampoco yo.


— ¿En serio?


— En serio, nunca he tenido vacaciones, al menos no fuera de la ciudad, como los demás ... Ya sabes.


— Mmm... Entiendo, creo ¿Puedo? — Preguntó Claudia señalando la laptop de Pam.


— Espera.


Pam se aseguró primero de limpiar su historial de pornografía antes de prestarle la laptop a Claudia quien igual alcanzó a ver que esa adolescente si que era curiosa pero sin llegar al morbo pues la categoría predominante era el Soft y Erotic Lesbian. Abrió el buscador y se quedó sobre la barra de escritura pues no supo que anotar.


— ¿Qué ibas a buscar?


— Un lugar donde vacacionar… Juntas.



Pamela sintió un escalofrío al escuchar ese “juntas”, no pensaba que Claudia quisiera que la acompañara, ni siquiera estaba segura que era lo que había entre las dos, ella le permitía vivir en esa casa, le daba todo lo que necesitaba, tenían sexo, se besaban con mucha ternura ¿Eran pareja? ¿Amantes? ¿Amigas? No lo entendía, pues su idea de la amistad y el amor se rompió meses atrás. Lo único que sabía que era cierto era como Claudia la miraba como nadie más lo había hecho y la tibieza de su mano al tomar la suya, como si tomarle la mano fuera una señal para decirle que todo estaría bien.










O-O- Ay, estas dos están bien enamoradas pero lo que han vivido no se los permite comprenderlo, que bonitas.
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,978
Offline
¡Por fin leí el primer capítulo!

Primero lo primero:



Error de dedo aquí.

Me gustó el final del capítulo (la frase). Va bien su convivencia, supongo que en algún momento se contarán qué pasa con sus vidas.
O-O- Corregido.
-O-O Ay si, como dice esa frase, Claudia no pretende ser una salvadora o acabar con los problemas de Pam, ya tiene muchos en su cabeza, pero está ahí justo cuando más lo necesita, cuando siente que no hay un lugar para ella. O-O- Aún falta jaja, es muy linda pareja, me encanta que a pesar de la diferencia de edades hay un respeto y una sensación de equilibrio e igualdad en su trato O-O- y se huele el amor en el aire, como te decía wolfito, es una relación basada más en hechos que en palabras.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
O-O- Corregido.
-O-O Ay si, como dice esa frase, Claudia no pretende ser una salvadora o acabar con los problemas de Pam, ya tiene muchos en su cabeza, pero está ahí justo cuando más lo necesita, cuando siente que no hay un lugar para ella. O-O- Aún falta jaja, es muy linda pareja, me encanta que a pesar de la diferencia de edades hay un respeto y una sensación de equilibrio e igualdad en su trato O-O- y se huele el amor en el aire, como te decía wolfito, es una relación basada más en hechos que en palabras.
Estaba pensando que una buena manera de describirlo es que se complementan (o se complementarán). Tienen más o menos lo que la otra necesita.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,978
Offline
Leí el capítulo 2.

Pues sí se ven enamoradas jaja. Y mira qué suerte tiene Claudia porque puede renunciar sin preocuparse por cómo conseguir medios para subsistir.
~O-O Están enamoradas jaja, es lindo que no se dicen palabras románticas ni eso pero el amor está en el aire.
~O-O si jaja, pinchi Claudia jaja.
PD: wolfito dice que Pam no es lindis ~O-O ni pasiva jaja pero creo que en el capítulo 2 se le ve esa tendencia jaja, no mucho pero da la idea jaja.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
~O-O Están enamoradas jaja, es lindo que no se dicen palabras románticas ni eso pero el amor está en el aire.
~O-O si jaja, pinchi Claudia jaja.
PD: wolfito dice que Pam no es lindis ~O-O ni pasiva jaja pero creo que en el capítulo 2 se le ve esa tendencia jaja, no mucho pero da la idea jaja.
Estoy de acuerdo con que se le ve la tendencia jaja. No es algo exagerado, pero ya con eso cae en lo lindis =P
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,978
Offline
Estoy de acuerdo con que se le ve la tendencia jaja. No es algo exagerado, pero ya con eso cae en lo lindis =P
O-O- Jajaja, más con las imágenes que te ha pasado wolfito, pero mira que me gusta más verla así, que lo deprimida que andaba en el one-shot, Claudia ha sido de mucha ayuda para que ella no caiga más, ya ves que luego por esas cosas caen en vicios o hasta el suicidio.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
O-O- Jajaja, más con las imágenes que te ha pasado wolfito, pero mira que me gusta más verla así, que lo deprimida que andaba en el one-shot, Claudia ha sido de mucha ayuda para que ella no caiga más, ya ves que luego por esas cosas caen en vicios o hasta el suicidio.
Claro, eso es cierto. Y mira que mientras no sea como Siny... xD (ay, mi trauma).
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,978
Offline
Claro, eso es cierto. Y mira que mientras no sea como Siny... xD (ay, mi trauma).
O-O- No creo que sea como Siny jaja, Pam es muy normalita, se sonroja mucho (muchísimo jaja, mejillas coloradas -O-O y tiene sonrisa adorable) pero su forma de hablar, como platica con Claudia, es muy tranquila y en ningún momento se ve que ande rogando por afecto, a Claudia le nace dárselo y Pam es feliz por como la anima. O-O- Tu trauma con Siny es porque su cambio fue brutal jaja, pasamos de una chica que rompía vidrios, golpeaba a las demás y era motociclista a una chica vulnerable, que hará reposteria, tiene (tendrá -O-O) a una linda hijita kawaii y que su personalidad real es bastante adorable jaja.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
O-O- No creo que sea como Siny jaja, Pam es muy normalita, se sonroja mucho (muchísimo jaja, mejillas coloradas -O-O y tiene sonrisa adorable) pero su forma de hablar, como platica con Claudia, es muy tranquila y en ningún momento se ve que ande rogando por afecto, a Claudia le nace dárselo y Pam es feliz por como la anima. O-O- Tu trauma con Siny es porque su cambio fue brutal jaja, pasamos de una chica que rompía vidrios, golpeaba a las demás y era motociclista a una chica vulnerable, que hará reposteria, tiene (tendrá -O-O) a una linda hijita kawaii y que su personalidad real es bastante adorable jaja.
Mi trauma tiene bases sólidas jaja.
Normalita normalita... no diría tanto. Aunque sí se tratan como una pareja normal.
 
Arriba Pie