Fic Colectivo Witch's Hunt (Cupos cerrados, iniciamos)

Buenas, estamos en un nuevo sabado, aquí en semana santa, vamos con algo de brujas y verán religión igual jaja, respondamos.

Los primeros pasos ya fueron dados.
Pues sí, se verá todo lo que está por llegar.

Subestimaron a la bruja, la verdad pensé que tendrían algo mas elaborado para ir en contra de Celine y mínimo armas de fuego. Una antigua organización dedica a cazar brujas, cada vez se pone mas y mas interesante.

Buen capitulo
Fue más de ir con fuerza bruta pero igual sirvió de distracción, así es como la capturaron, ya se sabrá más.

Sin decir nada más, vamos con este cap.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 07



Luego de haber hablado con aquel sujeto encapuchado que dijo ser de un grupo, Shinta y Saki tenían bastante qué pensar, no era mucha casualidad que apareciera luego de todo lo ocurrido y que quizás había algo más detrás de todo.


- ¿Qué haremos Shinta-kun? No parece confiable. – Expresó la peliazul, Shinta estuvo cruzado de brazos todo el tiempo.


- Pienso lo mismo Saki-san, llegó de repente luego de saber nuestra condición de fugitivos… eso es demasiada casualidad.


- ¿Te negarás?


- Esa es una buena opción… pero igual tengo que velar por los recolectores, actualmente no tenemos apoyo alguno y este grupo, no sé pero tiene algo que me llama la atención, si puede proporcionar un nuevo escondite, quizás puedan ayudarnos.


- ¿Estás seguro? Yo… no creo que sea de fiar. – Comentó Saki por debajo.


- Eso lo entiendo… pero como líder, tengo que velar por mis compañeros y debo de cuidarlos, si esto nos da una forma de escondernos de la policía… no habrá nada de malo en probar.


- … Sí eso quieres… - Saki no podía decir nada, era verdad que parecían sospechosos pero Shinta tiene una responsabilidad con el grupo y debe hacer lo posible para protegerlos, estaban en una posición totalmente delicada por lo que sus opciones eran totalmente limitadas, todo lo ocurrido anteriormente ya era muy grave para los dos, la peliazul lo entendía, en ocasiones hay que tomar decisiones por muy complicadas que sean.


- Nos dejó un número privado para llamar y comunicarnos… haré esto Saki-san.


- Claro, no tenemos otra opción. – Ella tuvo que aceptarlo, en aquel momento Shinta llamó al número para dar su respuesta, así tendrían contacto con ese grupo rebelde, sea que fuera bueno o no…


(…)


La noticia revelada por la reina se mostró por todo Tokio II y todos lo observaron totalmente, Reine no era la excepción, al volver del centro de investigación, pasó aquel anuncio y al saber que fueron los recolectores, recordó a Saki, no esperaba que la situación terminara de esa forma.


- … Siempre me dejan más trabajo que nunca… - Soltó un suspiro, en ese momento tocaron su timbre, fue a ver, ahí estaba una mujer gorda.


- ¿Eres el detective que contactó Saki-chan? – Preguntó, su obvia voz forzada le hacía ver que era hombre.


- Sí, soy yo.


- Menos mal. – Se vio “aliviada” – Supongo que viste las noticias igual, todo el grupo de recolectores ahora son considerados fugitivos, yo conocía a Saki-chan así que estoy preocupada por ellos.


- Si viniste sabiendo su paradero, déjame decirte que no lo conozco.


- Eso es una lástima… venían a mi local siempre ya que su amigo también trabaja ahí, la verdad es que proporcionaba un sitio para que pudieran relajarse, pero luego de todo lo ocurrido, me interrogaron y solo dije que no sabía nada, pero me preocupan. – Sacó un pañuelo para limpiarse las lágrimas. – Una señorita como yo no puede aguantar tanta angustia.


- Ya veo… - Reine solo pensaba que estaba loco, pero no dijo nada. - ¿Busca algo?


- Por supuesto guapetón. – Soltó un guiño. – Quiero que localices a Saki-chan y a Shinta-kun, ambos son miembros de los recolectores y fugitivos y quisiera que demuestres su inocencia.


- … Eso pensaba ¿Cuánto me pagará por el trabajo?


- Sí lo que buscas es dinero, soy dueña de un club nocturno, así que dinero no me falta, pero si deseas algo más, puedo darte algunos privilegios. – Buscó coquetear, el pelinegro se esforzó para no mostrar muecas de asco.


- No, gracias, el dinero es mi preferencia.


- Una lástima, eres realmente guapo y mi tipo, pero si eso prefieres, puedo pagarte con diez mil yenes por su búsqueda.


- Entendido, tomaré el trabajo.


- Gracias~ - Exclamó de forma linda, o al menos eso quería dar a entender. – Estaré esperando que los encuentres, siempre puedes venir a mi burdel y preguntar por Lola, esa soy yo. – lanzó un beso al aire.


- … Lo haré.


- Gracias nuevamente señor detective, esperaré nuevas noticias. – Dicho eso, se fue, tratar con Lola agotó mentalmente a Reine, sacó un cigarrillo para empezar a fumar, en ese momento llegó un mensaje a su teléfono, era de Hana.


“Traigo malas noticias Reine-san, desde los altos mandos y mis superiores, han dictado una nueva orden y ahora el grupo de los recolectores, al ser considerados fugitivos, enviarán a una bruja para encontrarlos, pero esta es peligrosa, es una sanguinaria que no dudará en matarlos apenas los vea, se llama Sheep”


- Sheep… - Por puro sentido común, pensó que eso era más un seudónimo que su nombre real, nunca había escuchado de ella pero según lo escrito por Hana, ella debía ser peligrosa y si la enviaron, es que entre los altos mandos de las brujas, había un apuro por borrar el asunto por debajo, así que quizás iban a matar a todos los involucrados, su trabajo se complicaba cada vez más.


(…)


En el centro del ejército que estaba en las afueras de Tokio II se llevaba a cabo una reunión de personas importantes, Valquiria y Mitsu también estaban ahí, la razón era para determinar el destino de los recolectores, ahora siendo etiquetados como criminales buscados, la mayoría de estas brujas llegó a la conclusión de borrar el asunto por debajo y eso era enviar a una bruja cazadora para que los elimine.


La encargada de ese trabajo estaba justo frente a ellas, se presentaba como una pequeña de aspecto adorable, cabello frondoso y suave y ojos que indican inocencia, llevaba un bastón en su mano y una sonrisa.


- Ese es tu trabajo. – Habló la bruja de en medio que hacía de líder en ese consejo. – Tienes que cazar a los criminales y eliminarlos fuera del ojo público, hay que mantener la paz en Tokio II a como dé lugar.


- Entiendo. – Respondió esta. - ¿Tengo libertad para hacer lo que quiera?


- Puedes usar los métodos que más se te hagan cómodos. – Respondió, eso trajo una gran sonrisa a la pequeña.


- Jeje, gracias~ no puedo esperar a descuartizar a todos esos humanos a mi antojo. – El hecho de que lo dijera con esa voz tierna y sonrisa, daba mala espina. – Les agradezco por esta oportunidad, estaba cansada de hacer trabajos simples, adoro más causar sufrimiento a seres débiles y tan frágiles como lo son esa raza inferior.


- Puedes retirarte. – Sin decir más, ella se fue y el consejo terminó, tomando caminos separados, Valquiria y Mitsu estaban juntas, la peligris no se veía feliz.


- Mitsu… esto no me gusta para nada.


- Entiendo lo que dices Valquiria-san. – Su amiga se sentía de la misma forma. – No entiendo porque los altos mandos toman una decisión tan precipitada como lo es matar a humanos fugitivos, eso simplemente no tiene sentido.


- Parece que la orden de hacerlo vino de más arriba… directamente del gobierno. – Susurró Valquiria por debajo. – Aunque son solo rumores… no creo que la reina dictara esa orden.


- Tienes razón, ella ha proclamado en muchas ocasiones sobre la cooperación entre ambas razas y que de repente ordenara la muerte de fugitivos, se está contradiciendo totalmente.


- Además, enviar a alguien como Sheep… ella es todo un problema debido a su historial. – las dos la conocían muy bien, Sheep era un apodo para ella ya que no revela su nombre fácilmente pero sus acciones hablan más por ella. Es una mujer totalmente sanguinaria, sin ningún tipo de amabilidad en todo su ser, desde su llegada a la tierra ha cometido todo tipo de atrocidades, más que nada hacia humanos los cuales mataba de forma indiscriminada, era de ese tipo de brujas que no se controlan para nada y dejarla libremente era peligroso.


- Valquiria-san… tenemos qué hacer algo. – Mitsu era seria al respecto, la peligris también asintió.


- Esto puede que vaya en contra de las ordenes, pero hay que evitar muertes innecesarias… vamos a seguirla. – las dos iban a romper las reglas pero era por una razón mayor, lo que encontrarían más adelante era algo de lo que no podrían retroceder luego.


(…)


Luego de la llamada, Shinta y Saki recibieron una ubicación a la que tenían que dirigirse y estaba en la zona subterránea de Tokio II, pasaron por sitios que nunca antes habían visitado y es que no mucha gente pasaba por estos, ya entonces llegaron a lo que era un sistema de cañerías.


- Según el mensaje, es aquí dentro. – Expresó Shinta, ambos se vieron y luego de unos segundos, entraron. Solamente unas antorchas iluminaban en camino mientras más se iban acercando, se vio entonces a un sujeto encapuchado en una bifurcación.


- Los estábamos esperando, por aquí. – Este respondió e incitó a seguirlo, los dos fueron detrás de aquel sujeto, el camino fue un poco más largo hasta que salieron de las cañerías y llegaron entonces a un lugar grande, parecía una especie de iglesia subterránea, los dos vieron por todos lados. – Aquí, entren.


Les señaló a entrar, así entonces los dos se tomaron su tiempo en adentrarse, al hacerlo vieron a muchas personas dentro, hombres grandes y fuertes, varias armas, aquello les sorprendió, que tuvieran tanto armamento en ese sitio.


- Bienvenidos a los cuarteles de los caballeros templarios. – Respondió el encapuchado. – Aquí nos reunimos y organizamos para llevar a cabo nuestra gran cruzada para liberar la tierra dada por nuestro dios de las garras de aquellas criaturas del demonio, llamadas brujas.


Los dos solo observaban que realmente se estaban preparando para una batalla, justamente a un costado estaba un hombre de cabello negro y mirada perdida, con los brazos cruzados, por su ropa negra formal se observaba distinto al resto.


- Él es también alguien que reclutamos hace poco, un mercenario que nos ayudará en nuestra cruzada.


- Mercenario… - Exclamó Shinta por debajo, ese grupo iba muy en serio con buscar eliminar a las brujas, ya entonces este se quitó su capucha de encima, su verdadera identidad era de una mujer joven de cabello rubio palido.


- Un gusto conocerlos, permítanme presentarme, me llamo Mikela Rinning, formo parte de los caballeros templarios como reclutadora y estratega.


- Tienen muchas armas ¿Cuánto tiempo pasaron en reunir todo esto? – Preguntó Shinta, Mikela sonrió.


- Tenemos fuertes lazos con antiguas compañías de armamento para el ejército, la mayoría reunidos aquí son soldados que fueron despojados de sus trabajos luego de que el ejército humano fuera totalmente inútil ante las brujas, debido a que las armas de fuego han resultado ser inútil contra números grandes, se han desechado como inservibles, pero hemos trabajado para mejorar sus potencias, tomó años de investigación pero finalmente pueden causar daño a brujas.


- Parece que se han preparado minuciosamente para esto.


- Claro, todos aquí tenemos un objetivo en común: recuperar las tierras que nos pertenecen. – Respondió ella con seriedad. – Desde que las brujas llegaron hace miles de años, siempre han estado controlando todo, nuestras vidas, nuestras tierras, nos han quitado la libertad que desde un inicio, nosotros, como hijos de dios, nos fue otorgado, hasta parece un castigo del mismo demonio por haber causado daño a la tierra, talar árboles y haber llevado animales a su extinción, ahora nos toca a nosotros levantarlos por nuestro propio pie, proclamar nuevamente la tierra santa que nos pertenece, ese es el objetivo de los caballeros templarios, pelear en nombre de nuestro santo señor.


Muy a pesar de lo que decía y que involucraban algo como la religión, sus intenciones iban en mano total con la raza humana, se apoyaban y peleaban por ellos, desde hace siglos, el hecho de buscar expulsar a las brujas parece totalmente imposible, siendo una raza mucho más poderosa, cualquier tipo de rebelión sería acabada en segundos, pero lo que aquel grupo ha estado haciendo, años de minuciosa preparación, quizás les daría una oportunidad de conseguirlo.


- Nogareru Shinta, Tsuyoi Saki, hemos escuchado todo y un grupo tan noble como el de ustedes ahora es perseguido como criminales, eso es totalmente triste… no se merecen algo así, solo hacían actos nobles que el señor hubiera perdonado, pero ellas no siguen nuestro mismo dogma, fueron abandonados por la sociedad actual y eso es inaceptable, nosotros los caballeros templarios estamos más que felices de aceptarlos bajo nuestra protección, con ustedes, podremos tener más fuerzas para nuestra causa ¿Qué dicen?


- Shinta-kun. – Saki miró al castaño, él era quien tenía la última palabra después de todo, lo que fuera a decidirse de ahora en adelante era importante para su futuro, no solo de ellos, sino de todos los recolectores.


- … ¿Realmente hay seguridad de que todo saldrá bien? – Preguntó para asegurarse, Mikela sonrió por debajo.


- Nosotros no discriminaremos a nadie por su estatus social, nuestro grupo se conforma tanto por soldados, civiles, gente que estuvo en altos mandos e incluso ex políticos, aceptamos a cualquier persona que se une sin distinción.


- … Solo para terminar ¿todos pueden estar seguros?


- Claro, todos estarán a salvo. – Eso pareció ser la respuesta final, Shinta se quedó con los ojos cerrados durante unos segundos hasta abrirlos.


- Si esto logra asegurar la seguridad de los recolectores… tomaremos la oferta. – En ese momento Mikela sonrió.


- Gracias~ realmente agradezco que ahora formen parte de nosotros, realmente nos esforzaremos para llegar a recuperar la tierra que nos pertenece por derecho. – En ese momento ella se dio la vuelta. – Ahora vengan conmigo, es momento de que lo conozcan.


- ¿Conocer a quién? – Preguntó Saki, Mikela volteó a verlos.


- A nuestro líder.


(…)


Había perdido la noción del tiempo, solo veía esa luz intermitente, su boca estaba totalmente seca por no haber tomado agua, Celine seguía atada en ese lugar, debido al hambre y sed, sus fuerzas eran mínimas y ahora estaba atada a un asiento.


- (Tengo hambre… quiero agua… quiero salir de aquí…) – En ese momento la puerta se abrió, Keizer entró en ese momento.


- Ey bruja, hoy es otro día de diversión.


- No… no quiero eso… por favor, dame comida y agua…


- Exiges demasiado. – El castaño se acercó y en ese momento tomó un martillo. – Entonces, como iremos el día de hoy ¿quieres otra contusión? O te rompo los dedos nuevamente. – las pupilas de Celine se dilataron.


- ¡No, todo menos eso, por favor, déjame ir, te lo suplico! – Empezó a gritar de la desesperación, a pesar de que fuera una escena divertida, Keizer no sonrió en ningún momento. - ¡Ya sé, si me dejas ir, te dejaré que hagas lo que quieras con mi cuerpo, puedes violarme, ultrajarme, divierte con mi cuerpo todo lo que quieras, embarázame hasta que estés satisfecho, pero solo déjame irme! – En ese momento la calló con un fuerte golpe de aquel martillo en su cabeza, eso la hizo soltar un gemido de dolor, la sangre comenzó a caer al suelo desde su cabeza.


- Brujas como ustedes piensan que pueden arreglar todo con sexo, así te divertías con los clientes que secuestrabas de mi bar ¿no? Al drogarlos, seguro los violabas hasta que estabas satisfechas, dejándolos encerrados contra su voluntad, siendo simples herramientas de masturbación para ti y luego desecharlos cuando no tuvieran más uso, te divertiste todo lo que quisiste usando humanos, pero nunca pensaste que las mesas se voltearían y ahora estarías en esa posición.


- Por favor… solo déjame ir… Mei-chan… ayúdame… querida hermanita…


- Mei… ¿ahora llamas a tu hermana? – Keizer la sujetó del cabello para levantarla, Celine estaba sollozando en ese momento. – Quizás deba hacerle una visita a esta hermana tuya… te propondré algo si quieres ser libre.


- ¿Puedo ser libre? – Celine miró a Keizer, algo de esperanza brilló en sus ojos. - ¿Qué debo hacer? Por favor, dímelo.


- Solo una cosa… llama a tu hermana y cítala a este lugar en específico ¿estás dispuesta a que ella tome tu lugar?


- Y-Yo… - Celine dudó, en sí le estaba proponiendo que sacrifique a su propia familia por su libertad, si ella tenía al menos algo de apego hacia su propia sangre, se negaría, pero la situación no se lo iba a permitir, ella sonrió de forma malvada. – Por supuesto, te regalaré a mi querida hermanita, déjamelo a mí.


- Ya veo… las brujas son escoria, como esperaba. – En ese momento Keizer desató a Celine, esta pudo moverse con libertad por primera vez. – Cumple con tu parte del trato.


- Claro… - la pelinegra tomó el teléfono de Keizer. – Lo siento Mei-chan… pero eres tú o yo… y yo aún no quiero abandonar la diversión…


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ya vimos como van las cosas, sabremos más de los caballeros y su líder, de igual modo Mei pronto estará en peligro, Celine es así de malvada para vender a su propia familia, se vendrá más drama y momentos tensos en los próximos caps, ya eso es todo por ahora, nos vemos en el próximo cap, bye bye.

NPCs actualizados.

Reencarna Reencarna
Kamiblack Kamiblack
Yuukuru Yuukuru
Evil Ryu Evil Ryu
Laharl Laharl
Lian Rebirth Lian Rebirth
Keizer Keizer
 

Keizer

The Blazing Flash That Shatters The Darkness

Registrado
7 May 2016
Mensajes
977
Offline
No me jodas, vaya descontrol en tan poco capítulos tenemos asesinatos, una rebelión, un secuestro, traiciones familiares y mucho más
Me preocupa un poco las acciones de muchos, quedarán como criminales tanto humanos como brujas por sus propias acciones en tan solo el inicio, tengo ansias empieza a subir 2 caps por semana digi okno xD
 

Reencarna

Looney Tunes

Registrado
22 Sep 2015
Mensajes
1,939
Offline
Los recolectores no tiene otra mas que aceptar y Sheep a pesar de su apariencia podria ser peor que Celine. Ahora Celine vendio a su hermana para poder escapar :68: ella no tiene una pizca de bondad.
 

Laharl

Giga Drill Breaker

Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
1,038
Offline
La verdad me parece bien que existan personajes así, es decir no tiene que ser siempre los buenos buenisimos de la película. Claro que se tendrá que justificar de alguna forma la tolerancia de los demás aun sabiendo sus antecedentes. Sheep estoy seguro que causara una masacre....xD

Buen capitulo.
 
Buenas, aquí estamos otro sabado, primero vamos a responder.

Muy buen capítulo. Te felicito.
Ya veremos con este cap que igual vienen grandes cosas.

No me jodas, vaya descontrol en tan poco capítulos tenemos asesinatos, una rebelión, un secuestro, traiciones familiares y mucho más
Me preocupa un poco las acciones de muchos, quedarán como criminales tanto humanos como brujas por sus propias acciones en tan solo el inicio, tengo ansias empieza a subir 2 caps por semana digi okno xD
Pues la verdad que ha habido mucho descontrol y se viene más jaja, avisé desde el inicio que sería mi fic más caótico y seguiré con eso hasta el final.

Los recolectores no tiene otra mas que aceptar y Sheep a pesar de su apariencia podria ser peor que Celine. Ahora Celine vendio a su hermana para poder escapar :68: ella no tiene una pizca de bondad.
La verdad, hay muchas traiciones y se verá sobre Sheep, ella es realmente peligrosa.

La verdad me parece bien que existan personajes así, es decir no tiene que ser siempre los buenos buenisimos de la película. Claro que se tendrá que justificar de alguna forma la tolerancia de los demás aun sabiendo sus antecedentes. Sheep estoy seguro que causara una masacre....xD

Buen capitulo.
Pues la verdad hay variedad y así hay malos totalmente y egoístas, ya se verá lo que pasará.

Bueno, vamos ahora con el cap, se vienen grandes cosas y lo verán.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 08



Shinta y Saki fueron dirigidos por Mikela a una sala diferente, ahí conocerían al líder de los caballeros templarios, ya como tal tenía algo de lo que hablar con ellos y además eso daría una mejor percepción a ambos sobre lo que es esa organización, puede que de inicio Shinta aceptara pero sigue siendo desconocido su actividad desde el inicio y conocer las razones del jefe podría ayudarlo.


- Es por este sitio, en aquella sala. – señaló la rubia, ya entonces ahí entraron a una sala pero no eran los únicos, el pelinegro que vieron antes también estaba en camino. – Oh Gerard-san, también lo esperábamos.


- Hmm… - Este solo asintió, mirando de reojo a los dos jóvenes, tenía una mirada seria lo cual puso a ambos algo incomodos.


- Vamos, entremos. – Señaló Mikela. En ese momento entraron a la habitación, era grande y detrás se observaba una vitrina con figuras celestiales, ángeles y un dios en medio, justo ahí a espaldas se encontraba un hombre mirando.


- Las antiguas escrituras señalaron que en medio del apocalipsis los cuarto arcángeles bajarían a dar la señal, un enviado que traería la salvación en medio del desastre y sería quien cargaría con los pecados del hombre… para que luego la humanidad resultara salvada, la biblia contiene tantos pasajes que traen salvación en medio de la oscuridad. – Volteó a verlos, era un hombre de mediana edad, piel morena, cabello castaño y ojos amables. – Los estaba esperando, corderos que han perdido el camino.


- ¿De que habla? – Preguntó Shinta a Saki, esta solo se hundió de hombros.


- No hablen de esa forma enfrente de nuestro líder. – Los regañó Mikela, entonces aquel hombre era el líder de los caballeros templarios, a pesar de su aspecto alto e impotente, llevaba un rostro amable.


- Un gusto conocerlos corderos, me llamo Roger Fawkes, pastor y líder de los caballeros templarios, realmente aprecio que estén aquí para compartir intereses y objetivos.


- Bueno, apreciamos la oferta que nos hicieron a nuestro grupo. – Respondió Shinta. – No teníamos un sitio donde quedarnos luego de nos volvieran criminales.


- No es nada cordero. – Roger sonrió, acercándose a acariciar el cabello del chico. – Yo estoy para ayudar a las almas perdidas que lo han perdido todo, estas criaturas llamadas brujas ha invadido la tierra de nuestro dios y han tomado todo lo que alguna vez fue tomado para uso del hombre, es algo que realmente me tiene triste, por esa razón creé a este grupo, para apoyarnos entre todos durante tiempos tan oscuros como estos, como los verdaderos caballeros de dios.


- Yo solo trabajo por dinero. – habló Gerald por primera vez. – Recuerda pastor, solo estoy aquí por mis propios motivos personales, siempre y cuando me pagues.


- Por supuesto, incluso entiendo la importancia que tiene lo material y que el poder económico es igual de grande, recibirán pagas adecuadas y todas las necesidades mientras estén con nosotros, a cambio deseo contar con su apoyo en la lucha que está por llegar… nuestro grupo se ha estado abasteciendo de lo necesario para luchar y los fieles de nuestro grupo también se han fortalecido, juntos podemos regresar la historia a su rumbo correcto y que la humanidad pueda reclamar la tierra de dios nuevamente.


- Líder… - Mikela observaba a Roger con una admiración total, Shinta y Saki no lo entendían, pensaban que sus palabras eran una exageración total pero nadie solo podría haber reunido a tanta gente y armamento, la gente encuentra salvación en la fe y son atraídos por aquellos con un aura que demuestra confianza, el hecho de que Mikela observe de ese modo a Roger lo dice todo, era un líder natural y solo él pudo haberlo logrado.


- Solo quiero saber algo. – Habló Shinta en ese momento. - ¿Es seguro que se puede derrotar a las brujas?


- Claro. – Respondió Roger. – Hemos trabajado para conseguirlo y tenemos los medios para lograrlo, no es una batalla perdida, eso es seguro.


- … Entonces está decidido. – Shinta se cruzó de brazos. – Ayudaremos en lo que sea posible, los recolectores estarán en esta lucha.


- Es bueno saberlo. – Roger cerró los ojos. – Les prometo que al final alcanzaremos la felicidad que merecemos, las brujas abandonarán este mundo y volveremos a la era que se debe.


En aquel momento Gerald se dio la vuelta, había escuchado suficiente, por lo que tuvo que salir de la sala, por detrás estaba Mikela.


- Gerald-san. – Ella lo detuvo, este se dio la vuelta.


- No es necesario para mí el escucharlo, ya lo sabes.


- Es cierto, tienes tus propias razones y accedimos a ayudarte, a encontrar a esa bruja ¿no?


- Su pelea hará que me encuentre con ella tarde o temprano, mientras tanto estaré ayudando y que me paguen lo necesario.


- Ciertamente, estaremos contando contigo igual, para conseguir nuestros objetivos en conjunto. – El pelinegro solo asintió y se fue, tenía algo que le pasó y estaba en busca de alguien ¿por cual razón? Eso se conocería después.


(…)


La situación en los últimos tiempos ha estado bastante movido, la reina ha estado manejando todo y pidiendo ayuda a Kasumi para manejar algunos informes, Suiren nunca pensó que estaría tan ocupada.


- Vamos Kasumi-chan, aún hay informes que terminar. – Señaló la reina, en ese momento se abrió la puerta de su oficina.


- Un momento, no puede entrar. – otra bruja quiso detenerla pero no pudo, Rin entró en ese momento.


- Suiren, exijo respuestas. – la pequeña se acercó al escritorio, eso sorprendió a la rubia.


- ¿Qué pasa Rin-san?


- No te hagas la tonta, quiero que me lo expliques todo ¿Cómo aprobaste que cazaran a los humanos que señalaste como criminales? – Preguntó ella, Suiren solo bajó la mirada.


- Eso… - Soltó un suspiro. – Lo siento Rin-san, sé que dije que buscaba la paz, pero recibí mucha presión de arriba… - Cerró los ojos. – El hecho de que la desaparecida es hija de una alta familia noble, no tuve otra opción.


- Suiren. – La pequeña soltó un suspiro. – Las circunstancias me llevaron a esta situación así que lamento que las cosas salieran así… cierra la puerta. – Se puso seria, Rin fue a cerrar la puerta para asegurarse que nadie escuchara.


- Parece que tienes algo en mente.


- Claro, aunque fue mi propia orden el desplegar a la bruja para matar a los criminales, quiero hacer algo y esto nadie debe escucharlo… Rin, me gustaría que vayas a detenerla. – Eso sorprendió a la castaña.


- Suiren… si llegan a saber que dijiste eso.


- Por eso lo hacemos aquí, solo tú, yo y Kasumi-chan lo sabrán, del mismo modo. – Miró a su hija. – Quiero que la ayudes.


- Entendido. – Respondió la pelinegra, la reina sonrió a su hija.


- Entonces Rin-san, estoy segura que me ayudarás a mantener la paz del mundo. – La pequeña se cruzó de brazos, soltando un suspiro.


- Me estás dando un trabajo pesado… según escuché, Sheep estuvo en la mira por su actitud desquiciada y métodos sumamente sanguinarios, ella fácilmente podría ser considerada una criminal pero la mantuvieron libre y en el escuadrón de búsqueda y exploración.


- Las superiores del ejército presionaron para mantenerla porque su fuerza es necesaria, pero ahora la soltarán libre, no es algo que pueda permitir, al menos no para mis ambiciones y objetivos, además como parte del consejo, eres igual de fuerte que yo y las demás, podrás conseguirlo.


- Bien Suiren, lo haré porque somos amigas.


- Además deseo que esto sea de ayuda para Kasumi-chan, ella será la próxima reina, así que quiero que aprenda todo lo posible mientras aún pueda, y seguro tú podrás ser una buena maestra.


- ¿No me estarás dejando todas tus obligaciones? – Rin entrecerró los ojos, Suiren soltó una pequeña risa.


- Velo como un favor de amigas. – Junto las palmas, Rin solo pudo hundirse de hombros.


- Porque somos amigas.


- Realmente te quiero. – Sin decir nada más, Rin se fue de la sala, Suiren y Kasumi continuaron con su trabajo, ya cuando llegue el momento actuarían para detener la posible masacre.


(…)


Mei estaba en un apuro, de repente recibió el mensaje de un número desconocido, este mensaje decía ser de Celine que le citaba que estaba bien y que la vería en una ubicación desconocida, la pelinegra no dudó en salir rápidamente, subirse al vehículo y marcar en el GPS la ubicación donde pueda estar Celine, si ella estaba bien, por más que sea alguien egoísta y malvada, seguía siendo su hermana, su familia.


- (Por favor Celine-neesan, espero estés bien.) – Condujo todo el camino, esto lo llevó hasta la carretera por fuera y que debía adentrarse a un bosque, eso la dejaba algo confundida pero quizás la mantenían alejada para que no se supiera su paradero, al bajarse del vehículo, ella corrió siguiendo la ubicación, en ese momento vio una cabaña abandonada, ese debía ser el lugar así que entró. - ¡Celine-neesan!


- Mei-chan… - Vio a la pelinegra en el suelo, Mei fue rápidamente a auxiliarla. – Eres tú… viniste a rescatarme.


- Celine-neesan. – La abrazó, sollozando en silencio. – Me alegra… estás bien, pensé que algo que te había pasado.


- De algún modo logré escapar del sitio donde me tenían aprisionada. – La abrazó igualmente. – Pasé miedo, no pensé que algo así ocurriría, pero estoy mejor, gracias por venir a buscarme.


- Todo sea por mi familia… puede que haya decidido alejarme de ustedes, pero sigues siendo mi hermana, eso es algo que nunca cambiará.


- Es bueno saberlo Mei-chan, realmente eres una hermanita muy adorable… y tonta.


- ¿Eh? – En ese momento Mei sintió un fuerte impacto en su abdomen, la pelinegra menor se dobló del dolor, Celine la había golpeado en el estómago, sacándole el aire. – C-Celine-neesan…


- Jejeje… - Ella se levantó como si nada. – No me culpes por esto Mei-chan, sigues siendo mi hermana, pero yo tengo cosas más importantes, mucho más que la familia, divertirme por ejemplo y esto es un requisito para que pueda continuar divirtiéndome con humanos como siempre.


- P-Por qué… estuve preocupada por ti, aunque seas una basura de persona…


- Solo hago lo que más me beneficie. – En ese momento Celine sujetó a Mei del cuello para levantarla. – Yo siempre fui más fuerte que tú, busqué fortalecerme mientras que tu huiste de nuestra familia, no soportas lo que hacemos ¿cierto? Desde que hicimos esa cacería de humanos cambiaste y eso me molestó un poco… no eres una autentica bruja.


- ¿Ya terminaron de hablar? – La puerta de la cabaña se abrió, en ese momento las pupilas de Mei se dilataron, Keizer había entrado.


- Un poco más, solo estamos teniendo un tiempo entre hermanas.


- C-Celine-neesan ¿Qué es esto? – Alcanzó a preguntar Mei.


- Lo que ves querida hermanita, hice un trato con este humano, él fue quien me tuvo encerrada pero entonces llegamos a un acuerdo, él me dejará libre a cambio de que tu tomes mi lugar.


- Has hecho un buen trabajo. – Respondió el castaño. – Tienes que dejarla inmóvil, lo suficiente para que no pueda escapar.


- Con gusto~ - Celine sujetó la cabeza de Mei en ese momento e hizo que atravesara la pared de la cabaña de madera, rompiéndola, entonces la aprisionó contra un árbol, Mei solo pudo escupir sangre debido al impacto, cayendo al suelo pesadamente. - ¿Cómo se siente Mei-chan? Eso es el dolor jajajajaja.


La pelinegra menor no podía moverse, la fuerza de su hermana era mucho mayor, estaba totalmente indefensa y sumado al dolor que estaba sintiendo en ese momento, Keizer salió unos cuantos segundos después.


- Dejala así, necesito que siga consciente, sino nada de esto habrá valido la pena.


- Bien~ - Celine la soltó, Mei seguía en el suelo, no sin que antes Celine tomara las llaves del vehículo donde ella vino. – Tomaré esto, ojalá te diviertas Mei-chan, si es que puedes salir de esto.


- N-Nee-san… - Mei apretó los dientes, estaba molesta pero no pudo hacer nada, Celine se fue, ahora solo quedaban ella y Keizer. - ¿Q-Que me harás? No sé que hice para merecer esto…


- ¿Realmente fingirás ignorancia? Yo lo tuve todo planeado… durante años que nunca supe nada, solo teniendo como única pista una espada, finalmente pude contactar a gente para que averiguara por mí, gracias a la mayor vendedora de información en Tokio Interno pude dar con una pista… la marca de esa espada. – La tenía en manos. – Pertenece a una familia noble de brujas… la familia Sayura, la misma familia que secuestró a mí y a mi familia, y ahora la tengo finalmente, a la bruja que mató a mis padres.


- E-Eso… - Mei no sabía que decir, alcanzó a darse la vuelta. – Y-Yo no quise, me vi obligada a hacerlo, lo juro.


- Eso no cambia el hecho de que mataste a mis padres… yo busqué salir adelante por mi propia cuenta pero las heridas del pasado nunca cierran, no a menos que trates el mal de raíz. – En ese momento tomó la espada y con la punta rasgó el vestido de Mei, rompiéndolo, su ropa interior quedó al aire. – Ahora vamos a invertir los papeles, yo seré el cazador y tu la presa, si logras escapar aun con todas esas heridas que tienes, ganas, pero si yo te encuentro… no saldrás de aquí, lo único que encontrarán será tu cadáver violado y descuidado.


Mei no pensó sentir ese tipo de miedo, la situación no permitía dejarla pensar con claridad, en ese momento ella empezó a arrastrarse para huir, Keizer le daría un par de minutos para alejarse, no tenía prisa, iba a darle algo de ventaja, después de todo así fue con él igual, de ese modo el juego había empezado…


(…)


Reine iba a encontrarse con Hana, esperó en las afueras de su oficina cuando el vehículo llegó, la bruja policía estaba ahí junto a sus compañeras gemelas, el pelinegro se subió a los asientos traseros.


- ¿Tienes más información de esa Sheep? – Preguntó Reine, Hana asintió.


- Claro, Sango, pásale el folder.


- Claro. – La bruja gemela le dio un folder a Reine donde revisó todo lo que se sabía sobre esa bruja, una foto y su historial hasta el momento, según vio, ella tenía una apariencia inofensiva, pero con las brujas no se puede bajar la guardia, entonces al ver sus actos, esto involucraba matanza de humanos en el pasado, secuestro, violaciones, descuartizamientos, ella ha cometido todo tipo de actos sumamente crueles contra la raza humana, a pesar de las descripciones, Reine no se vio afectado.


- Ciertamente no es una bruja que pueda estar libre.


- Ese fue mi mismo razonamiento. – Respondió Hana. – Solo la vi un par de ocasiones, ella nunca ha mostrado un rostro más que esa sonrisa pero sus palabras destilan crueldad pura hacia los humanos, sus acciones han hablado por ella y eso amenaza totalmente nuestra sociedad, por esa razón deseo detenerla.


- Pensamos lo mismo Hana-san. – Respondió Ringo, la castaña sonrió.


- Haremos lo posible por evitar una matanza, así que Reine-san, deseo contar con tu ayuda en esto.


- Acepté un trabajo de un conocido de los recolectores que me pidió localizarlos, ya que ese trabajo me llevará a esa bruja tarde o temprano, es inevitable.


- Muchas gracias. – Eso alegró a Hana, se detuvieron en un semáforo, en ese momento la castaña vio pasar un vehículo pero lo que llamó su atención fue quien lo conducía. – Esa bruja…


- ¿Pasa algo Hana-san? – Preguntó Ringo, la bruja del uniforme de policía endureció la mirada.


- Sí, la bruja que iba en ese vehículo… es la que reportaron desaparecida.


- ¿En serio? – Preguntó Sango.


- Mi memoria no me falla, ella es Sayura Celine, la bruja secuestrada y por lo cual declararon a los recolectores como criminales, pero ¿Cómo? ¿Logró escapar?


- Parece que eso te molesta un poco. – habló Reine, encendiendo un cigarro para fumar, eso hizo que Ringo pusiera un rostro de molestia por el humo.


- Hay algo mal en todo esto… creo que deberíamos seguirla para saber más, no puede ser que alguien escape de un encierro con facilidad.


- Tu eres la que conduce, puedes decidir el destino. – Respondió Reine, al final Hana se ajustó el gorro de policía.


- Vamos tras ella. – El pelinegro soltó un suspiro.


- No dejan de darme trabajos pesados. – Así fueron tras ella, buscando no llamar tanto la atención, mientras tanto Celine seguía conduciendo sin problema, luego de haber tomado el vehículo de Mei, estaba en camino de regreso a su hogar.


- (Estoy agotada por todo esto, pero creo que puedo divertirme un poco, tomaré a unos dos esclavos humanos y…) – Ella revisó por el espejo retrovisor un vehículo que la estaba siguiendo, Celine entrecerró los ojos, en una esquina dio una vuelta y entonces vio que el vehículo igual, entonces ella no dudó, empezó a acelerar.


- Se escapa. – Señaló Sango, Hana no tuvo nada más por lo cual sospechar, también empezó a meterle velocidad mientras seguía el vehículo por el cual iba Celine, se estaba llevando a cabo una persecución en ese momento, en una curva Celine giró el volante, casi derrapando y por poco chocaba con otro vehículo que iba de paso.


- ¡Está siendo imprudente! – Hana apretó los dientes y también giró con fuerza, los pasajeros tuvieron que sujetarse para no irse a un lado. – hay que detenerla.


- Hana-san ¿lo hago? – Preguntó Sango, la castaña no deseaba llegar a ese punto pero no tenia otra opción, ella asintió. – Entendido, empezaré el modo de detención.


Sango tomó un arma y entonces se asomó por la ventana, apuntando cuidadosamente, ella no podía fallar el tiro y no lo haría precisamente para herir a Celine, sino que tenía otras intenciones, en ese momento disparó.


- Hngh. – Celine sintió como una de las llantas del vehículo fue ponchada, eso no le permitía mantenerse recto en el camino, entonces otra más también recibió daño, la pelinegra estaba totalmente molesta. - ¡Mierda!


No tuvo de otra que detener el vehículo en el camino, en ese momento el de Hana también lo hizo, la castaña se bajó rápidamente para ir.


- ¡Detente ahí! – Vio a Celine que salió de su vehículo y buscó huir pero la castaña fue más rápida, sujetándola de ambos brazos, en ese momento sacó unas esposas las cuales se las puso. – No seguirás huyendo.


- ¡Déjame ir! – Empezó a gritar ella con furia. - ¡Yo no hice nada!


- ¿Ella no puede romper esas esposas? – Preguntó Reine.


- Son unas esposas especiales para brujas, hechas de material de nuestro mundo. – Respondió la castaña, Celine fue sujetada por las gemelas para que no pudiera seguir moviéndose. – Ahora… Sayura Celine, fuiste reportada desaparecida y de repente estás como si nada en la calle ¿por qué no reportaste nada?


- ¡Que mierda importa eso! – gritó ella. – Solo estaba volviendo a mi casa, suéltame.


- Hay algo aquí. – Reine la observó. – Sus expresiones y movimientos corporales, ella no debió escapar solo porque sí, algo hizo.


- ¿Qué diablos dices humano apestoso? – Expresó Celine.


- Soy un detective y las brujas como tú son completamente fáciles de leer. – Explicó el pelinegro. - ¿Sabes algo sobre su familia?


- Claro. – Hana asintió. – La familia Sayura es una de las tantas familias de brujas nobles que llegaron a instalarse en Tokio II, la matriarca de la familia no se encuentra actualmente, así que solo viven sus dos hijas, Mei y Celine Sayura, lo único que se sabe de esta familia es que tienen fuertes conexiones con otros nobles de prestigio y han organizado eventos cuestionables.


- ¿Qué importa todo eso? Déjenme ir. – Exigió Celine, Reine se acercó hacia ella.


- Fuiste reportada desaparecida hace poco, ciertamente hay algo antinatural en como ahora estás libre, observaré un poco más. – Revisó por cualquier detalle que tuviera, logró encontrar suciedad en el vestido de Celine, como que estuvo encerrada, también vio ojeras y algunas marcas en su cabeza de golpes, si demuestra que la tuvieron secuestrada, pero no era todo, ahora revisó el vehículo, vio en las guanteras y demás, encontrando papeles, pertenecientes a Sayura Mei. – Este vehículo no le pertenece, sino que es de su hermana.


- ¿Dónde lo tomaste? – Preguntó Hana, Celine solo pudo sonreír.


- Es mi familia, obviamente entre hermanas nos queremos tanto como para prestarnos vehículos.


- Pues ibas muy apurada y además ese camino por el cual ibas… llevaba a la carretera y justo ahí hay un bosque. – Hana se puso seria, Celine solo pudo gruñir por debajo. – Reine-san, esto no me gusta, puede que algo le haya pasado a Sayura Mei, podría estar en peligro.


- En serio, no dejo de meterme en problemas… ¿quieres ir a ayudarla? – Hana asintió. – No hay tiempo que perder, mientras más pase, menos podremos encontrarla.


- Bien. – Hana tomó a Celine y la metió en su vehículo. – Tu vendrás, luego explicarás las cosas cuando todo termine.


- Maldita perra… - Celine gruñó por debajo, ya entonces Reine y Hana tenían otro trabajo, Mei estaba en peligro y ahora que iban al bosque donde ella estaba, era cuestión de tiempo para llegar, si lograban hacerlo o no estaba por verse.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La vida de Mei está en peligro con Keizer ahora cazándola mientras ella está totalmente herida, Reine y Hana se enteraron y arrestaron a Celine, ahora irán a salvarla, a ver si llegan, igual ya se conoció al líder de los caballeros templarios, ya se verá su peligrosidad más adelante, hay mucho pendiente antes de pasar a ello, ya veremos que pasará, si es que Mei sobrevive o no, hasta el próximo cap, bye bye.

NPCs actualizados.

Reencarna Reencarna
Kamiblack Kamiblack
Yuukuru Yuukuru
Evil Ryu Evil Ryu
Laharl Laharl
Lian Rebirth Lian Rebirth
Keizer Keizer
 
Última edición:

Reencarna

Looney Tunes

Registrado
22 Sep 2015
Mensajes
1,939
Offline
Por lo menos Mei-chan le dijo su verdades de que era una basura de hermana y aun asi fue para rescatarla :46: ahora que pasara con Mei-chan, esto parece saw
 

Laharl

Giga Drill Breaker

Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
1,038
Offline
Ya veo cada uno se integra a la causa a su manera, algunos por trabajo o justicia y otros por simple venganza. Por cierto veo un detalle que ya te lo comentare en MP

Buen capitulo
 

Keizer

The Blazing Flash That Shatters The Darkness

Registrado
7 May 2016
Mensajes
977
Offline
Mierda vamos a tener varios encerrados o fugitivos desde tan temprano, esto realmente se esta descontrolanso, mei esta en mucho peligro tienen que apurarse para salvarla
 
Buenas, aquí les traigo un nuevo cap de Witch's, primero respondamos como siempre.

¡Vaya plot twist que nos acabas de dar!
Ya se vendrán más cosas y tengo preparado para próximos caps.

Por lo menos Mei-chan le dijo su verdades de que era una basura de hermana y aun asi fue para rescatarla :46: ahora que pasara con Mei-chan, esto parece saw
A pesar de todo siguen siendo familia y como tal de que es su sangre, hay algo de preocupación pero si recibió la puñalada por la espalda al final.

Ya veo cada uno se integra a la causa a su manera, algunos por trabajo o justicia y otros por simple venganza. Por cierto veo un detalle que ya te lo comentare en MP

Buen capitulo
Sí varios tienen sus propias razones, ya es algo que deseo profundizar en próximos caps, más cuando llegue el momento adecuado.

Mierda vamos a tener varios encerrados o fugitivos desde tan temprano, esto realmente se esta descontrolanso, mei esta en mucho peligro tienen que apurarse para salvarla
Si se viene mucho más descontrol ahora, es el inicio como tal.

Vamos con el cap, a ver lo que espera en las próximas situaciones.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 09



Mei estaba escondiéndose, las heridas causadas por Celine aun no le permitían moverse como ella quería y del mismo modo no tenía un arma para defenderse, no pensó que iba a sentirse tan indefensa en su vida.


- (¿Por qué todo termino de esta forma? Yo solo quería protegerlo… ¿acaso habré tomado una mala decisión?) – No tenía tiempo de pensar en esas cosas, tenía que seguir huyendo y encontrar una forma de escapar. De lo que tenía conocimiento es que usaba la propia arma que poseía y le había dado, le estuvo observando desde entonces y pensaba que si lograba vivir adelante, avanzando en su propio futuro iba a estar bien pero ahora estaba ocurriendo esa situación y ella estaba en peligro, tenía esperanzas de que algo pudiera salir bien pero no es tan fácil o sencillo.


Mei tenía algo de esperanzas, en ese mundo donde todo se ha perdido, buscaba que al menos una persona pudiera ser feliz, no creyó estar equivocada.


- (Al final ¿de que sirven las buenas acciones?) – Escuchó pasos, ella buscó estar en silencio lo más que se pudo para no ser encontrada, estuvo así durante unos segundos que ella sintió bastante largos hasta que finalmente escuchó que se alejaban, eso la tranquilizó. – (Necesito escapar, después de esto… no tengo a donde ir, Celine-neesan… me traicionó, eso no puedo perdonarlo…)


Con todas las fuerzas que tenía, ella se levantó, había estado entre unos arbustos, ya entonces al caminar escuchó algo.


- Ahí estás. – Esa voz la tomó por sorpresa y vio el filo de la hoja ir a su cabeza, ella se agachó a tiempo para esquivarlo. – Tuve la sensación de que te habías escondido.


Mei no dijo nada y se esforzó por escapar aun con la poca velocidad que llevaba, algo que no le costó el sujetarla y lanzar al suelo.


- Kyah. – Ella impactó con fuerza mientras la sujetaron del cuello, teniendo el filo de la espada muy cerca. - … ¿Por qué? ¿Por qué haces esto?


- ¿Realmente me preguntas eso? – Preguntó de vuelta Keizer sin expresar nada. – Tu no fuiste quien vio a su propia familia ser asesinada frente a sus ojos, durante todos estos años solo tuve un pensamiento en mente, qué hacer cuando encontrara a esa bruja, a pesar de que salí adelante abriendo un bar, eso nunca desapareció de mi mente, y luego de años investigando finalmente llegué a la respuesta y la situación actual no pudo ser más conveniente, finalmente mi objetivo de años está por cumplirse… matar a la bruja que me llevó a esta situación de desdicha.


- Yo no quise hacerlo, si no lo hacía, pude haber quedado mal ante mi familia, necesitaba guardar las apariencias.


- Al final eso es lo único que les importa a las brujas, sus apariencias y estatus ante esta sociedad, todos estos años han ido todo tipo de clientes a mi bar, brujas de igual forma y son iguales, hablando únicamente de cuanto estatus tienen y como además buscan crecer, no saben decir otra cosa.


- Yo no soy así… por eso luego de ese día me fui de esa casa, no lo soportaba, solo quería vivir de forma normal… y asegurarme de que estuvieras bien, si hubieras podido vivir en paz.


- Eso nunca fue una opción. – Respondió Keizer. – Este mundo no tiene paz verdadera, solo lo que ustedes las brujas nos hacen creer, una vida donde la humanidad solo puede ser sometida por ustedes no es una paz real.


Con algo de fuerzas, Mei logró patear a Keizer para alejarlo, ella pudo levantarse otra vez, aunque sujetándose el abdomen, ya lograba caminar mejor que antes, de tal modo se fue corriendo para alejarse lo más que pudo, el castaño se levantó luego de ese golpe.


- Aún tienes fuerza, pero no por mucho.


Mei siguió de lejos, atravesando un pequeño arroyo, si lograba llegar hasta la carretera y un vehículo pasara por ahí, estaría a salvo, sin importar que esté en ropa interior, su vida era mucho más importante. Atravesó unos cuantos árboles más, sintiendo que estaba por llegar.


- Muy pronto… saldré de aquí…


Ya sentía a punto de llegar pero entonces se puso frente a ella, Keizer la atacó con su espada, haciéndole un corte en su costado, Mei cayó al suelo debido a la herid de la cual empezó a Salir sangre.


- No huirás tan fácilmente. – Respondió este. – No hasta que yo quiera.


- Tsk… - Ella se sujetó en aquella zona, no pensó dolerle demasiado el que la cortaran, estaba tan cerca pero a la vez ahora se encuentra lejos. – Por favor… no quiero hacerte daño…


- Eso no será posible, tu fuiste quien causó esto, y ahora vas a pagarlo. – Ya parecía el final, Mei solo pudo cerrar los ojos, en ese momento escuchó un vehículo detenerse cerca, Keizer chasqueó la lengua.


- Es aquí ¿no? – Escuchó una voz femenina.


- ¡Sí, ahora déjame ir! – Mei reconoció esa voz, era Mei, de algún modo habían ido por ella, no tenía tiempo que perder.


- ¡Por aquí, ayuda! - Empezó a gritar. Justamente en la carretera, Reine y Hana habían bajado.


- Esos gritos, debe ser ella. – Expresó la castaña.


- Listo, ya les dije dónde está, ahora déjenme ir. – Celine estaba totalmente molesta, aun encontrándose esposada.


- Si fuiste cómplice de esto, eso es un crimen, y no pasará de largo. – Comentó Hana por debajo. – Ringo, Sango, vigílenla para que no escape.


- Entendido. – Respondieron ambas gemelas, Celine solo pudo gruñir en furia.


- Vamos Reine-san, no está muy lejos. – Los dos fueron hacia el origen de aquellos gritos, por su lado Keizer se vio molesto.


- Esa perra…


- Lo sabía… no me iban a abandonar. – Mei se vio relajada, ya entonces observó al castaño con rostro serio. – Por favor, no hagas nada más, yo nunca quise que esto pasara, solo no te resistas.


- ¿Realmente me estás pidiendo eso a estas alturas? – La sujetó del cabello. – Esta sed de venganza que llevo dentro no va a calmarse.


- Por favor, sé que disculparme no arreglará nada para que puedas estar satisfecho, pero no huiré, si puedo hacer lo que sea para que me perdones, lo haré, te puedo ofrecer mi cuerpo, puedo permitir que me violes si eso te satisface, solo no puedo entregarte mi vida, pero si eso puede ser suficiente… es un precio que estoy dispuesta a pagar.


- ¿Realmente quieres someterte ante mí? – Preguntó el castaño con algo de asombro, ella no mentía en sus palabras y su rostro lo decía todo, estaba dispuesta. – No seré suave, incluso podría lastimarte.


- Estaré preparada… me puedes embarazar cuantas veces lo requieras, no me resistiré. – Ella era totalmente seria, ella causó el sufrimiento de Keizer, así que necesitaba pagarlo de vuelta, este solo chasqueó la lengua, soltándola en ese momento.


- Nos veremos en otra ocasión… cuando estés lista, ven a verme. – No dijo nada más antes de irse, Mei pudo relajarse en ese momento, una leve sonrisa cruzó su rostro.


- … Esto es lo que me merezco ¿no? Es un precio a pagar… pero al menos estoy a salvo… - Ella cerró los ojos, no pudo aguantar más y se dejó caer en un profundo sueño.


- Por aquí debe de ser. – Hana y Reine llegaron al lugar, en ese momento vieron a Mei en el suelo, con el charco de sangre a su alrededor. – Está herida… tenemos que llevarla a un hospital.


- Hay que cargarla y llevarla al vehículo, no tenemos mucho tiempo. – Informó Reine, Hana asintió, ella cargó con cuidado a la pelinegra desmayada y empezaron a irse de ahí, detrás de un árbol Keizer vio como se la llevaban, sin expresar nada, solo miró la espada manchada con la sangre de Mei.


- (No pensé que iba a perdonarla… ella realmente habló en serio sobre ofrecer su cuerpo… espero no me esté suavizando, pero no será así… no hay nada de divertido en matarla a la primera, es mejor romperla poco a poco hasta que no pueda más.)


(…)


Hay mucho movimiento en la ciudad por las noches, normalmente clubes nocturnos a los cuales hombres adinerados o incluso brujas van a divertirse, así existen guardaespaldas o gente que va a proteger a estos sitios, justamente un joven de cabello castaño oscuro con mechas claras estaba sacando a un problemático.


- No es mejor cuando estas cosas suceden. – Soltó un suspiro. – Eso sucede cuando se pasan con las bailarinas.


- Buen trabajo Nakamura, como siempre. – Exclamó alguien, este sonrió por debajo.


- Es mi trabajo, no es nada.


- Realmente, últimamente muchos han aprovechado para manosear a las bailarinas, el descontrol se ha hecho muy evidente últimamente.


- Es cierto. – Comenzó a hablar otro. – Luego de esas noticias que soltó la reina, sobre los criminales que secuestraron a una bruja, parece que muchos están empezando a cometer crímenes, la venta de droga se ha hecho más frecuente.


- No entiendo que le ven a drogarse. – Respondió el de cabello bicolor. – No es algo que sea sano.


- Ciertamente Hitoshi, es bueno que no permitamos drogas en nuestro establecimiento. – Soltó una risa. – Ya pronto traerán provisiones, quisiera que fueras a vigilar que todo salga bien.


- Claro. – Hitoshi fue a la parte trasera, su trabajo se encargaba de que todo salga bien, evitar que haya problemas en los distintos negocios que su padre tiene en esa ciudad, era un jefe yakuza bastante respetado que iba por su propio rumbo, estaba en buena relación con las brujas así que le permitían sus negocios mientras este de una parte para la mantención de la ciudad. Hitoshi fue a la parte trasera donde vio un camión llegar, de ahí bajaron las brujas trabajadoras.


- Buenas noches, servicio de transporte de carga, traemos sus provisiones.


- Claro, pueden dejarlas dentro. – señaló Hitoshi, la jefa asintió.


- Muy bien, vamos a empezar, igualmente hay que moverse Shizuka.


- Claro. – La pelinegra también comenzó a trabajar, a Hitoshi le pareció curioso que una humana trabajara en conjunto con las brujas y su ropaje que, aunque sea invernal, estaban en parte del verano donde hay calor ¿ella no sentía este?


- Por aquí. – Ella trabajaba sin quejarse, recibía una buena paga y un buen trato de parte de sus compañeras, ella era la perfecta trabajadora que lo daba todo sin quejarse, mantenía un optimismo mayor.


Para Shizuka, nunca vio nada de malo en el mundo, ella vive de la forma más positiva que sea posible, siendo alguien que ha salido por su cuenta, trabajando para subsistir, un mundo así no es algo en lo que una persona pueda ser feliz pero ella ha logrado mantener toda positividad desde que lo recuerda. La gente a su alrededor no puede creer que una persona así exista, ella y el mundo son como agua y aceite, simplemente no combinan.


¿Por qué ella puede ser así de feliz? Nadie lo sabe, puede ser un problema psicológico, quizás vive en su propia burbuja de fantasía donde no puede ver lo negativo, nadie la ha visto llorar o enojarse, ni siquiera mostrar una emoción negativa, es como una muñeca… una la cual mantiene la misma expresión, una persona que puede ser más aterradora que las propias brujas.


Hitoshi llevó un tiempo observando a Shizuka, ella trabajaba arduamente, cargando las cajas y dejándolas a un lado, secándose el sudor.


- Esa debió ser la última… - Sintió la mirada de Hitoshi, entonces ella saludó. – Hola.


- No esperaba ver a una persona normal trabajar con brujas ¿no te han hecho nada? – Preguntó él, ella negó con la cabeza.


- Me tratan muy bien, y a decir verdad… soy feliz de trabajar con ellas. – se llevó las manos al pecho. – Han sido muy buenas compañeras que me aprecian bastante y yo a ellas, es algo que realmente respeto, que este mundo es tan bello para que podamos llevarnos bien.


- (Ella realmente piensa así… parece que está loca.) – Pensó para sí mismo Hitoshi, por ahora dejó que ella siguiera trabajando, ya entonces ocupándose de sus asuntos, había alguien con una capucha en ese sitio, parecía sospechoso y además estaba cerca de una bailarina. – Oiga, usted, no debería hacer eso.


- … No lo entiendes. – habló este por debajo, Hitoshi no sabía a lo que se refería, hasta que este sacó una aguja la cual se inyectó. – Yo soy más fuerte.


De repente los ojos de aquel sujeto brillaron y empezó a moverse rápidamente.


- ¿Qué pasa?


- ¡Kyah! – Ese tipo empezó a causar problemas, atacando a los guardias que protegían el sitio, Hitoshi solo pudo chasquear la lengua, de su abrigo entonces sacó un cuchillo el cual arrojó hacia este pero el sujeto lo desvió sin problemas.


- ¿Cómo?


- ¡Esta droga es asombrosa, soy tan fuerte como una bruja! – Exclamó el perpetrador, Hitoshi no podía dejarlo ir libre por lo que arrojó más de sus cuchillos, ese hombre los esquivaba como si nada.


- ¿Qué fue lo que hizo para ser tan veloz? – Entonces lo sintió cerca.


- No me harás nada, idiota, esto es por lo de antes. – En ese momento lo golpeó con fuerza, Hitoshi sintió que le sacaron el aire de ese solo golpe, no pensó que una persona podría golpear tan duro como una bruja y todo debido a esa inyección ¿Qué era? - ¡Gracias por darme esta fuerza!


*BANG*


En ese momento un disparo se escuchó y le dio al hombre a un costado, la responsable estaba ahí, sosteniendo su arma en su mano izquierda.


- Lo siento, pero mis compañeras y yo estamos trabajando, si pudieras calmarte. – Shizuka le habló como si nada, eso causó que él se enojara.


- ¡Perra! – Este se movió velozmente, Hitoshi se levantó rápidamente.


- ¡Tienes que huir!


- Parece ser un sujeto muy maleducado y además estás causando problemas, eso no es bueno. – Exclamó la pelinegra. – No puedes hacer eso o serás arrestado.


- ¡Me importa una mierda! Me han sacado de este lugar solo porque quiero tocar a las mujeres y estoy harto, los mataré a todos. – Amenazó, Shizuka solo mantuvo la sonrisa en su rostro.


- No puedo permitir que haya mal en este mundo tan feliz y pacífico, por eso agradezco que me enseñaran a defenderme. – El perpetrador fue hacia ella, parecía ser todo pero Shizuka no dudó, solo se hizo a un lado. – Lo siento por lo que estoy por hacer.


*BANG*


La pelinegra lo hizo sin sentir nada de culpa, le disparó a ese sujeto en la cabeza, la bala atravesó su cráneo con facilidad para caer directamente al suelo, inmóvil, el charco de sangre formándose alrededor, Hitoshi vio con asombro que ella matara sin sentir nada, ya entonces la vio acercarse a él, haciendo una reverencia.


- Lamento haber ensuciado el suelo de su establecimiento, parece que tuvieron problemas.


- … No es nada, luego podemos encargarnos.


- Que bien~ - Exclamó haciendo un gesto coqueto. – Aún tengo trabajo qué encargarme, así que si me lo permites. – Ella no dijo nada más antes de irse, Hitoshi no sabía que tipo de persona era Shizuka pero matar con una sonrisa no era algo natural, de igual modo le parecía extraño que ese sujeto obtuviera una fuerza tan descomunal de repente.


- Lo que sospechaba… - Uno de los trabajadores del centro recogió la aguja. – Es esa droga que se ha estado propagando últimamente.


- ¿Qué droga? – Preguntó él.


- ¿No lo sabes? Se ha estado hablando de boca en boca sobre una droga que puede proporcionar una fuerza casi igual al de las brujas, pero eso a cambio de perder tu humanidad… pareces un zombi viviente al usarla. – Explicó este. – Parece que ese sujeto apenas había empezado a usarla por lo que su efecto no fue tan grande como un adicto que lleva una semana usándola, pero igual es peligroso.


- Entiendo… gracias por decirme. – Esa droga era realmente peligrosa y si estaban vendiéndola por la ciudad, quizás podría pasar por su padre para saber algo, él tenía conexiones en todo Tokio II y eso era algo que no podría pasar por debajo de sus narices, también estaba el asunto de Shizuka, esa chica era realmente curiosa, necesitaba saber más al respecto y eso haría.


Las cosas seguían moviéndose por Tokio II, más encuentros estaban por ocurrir y todo pronto iba a concentrarse en un solo punto…


- ¡Por favor, déjame ir, te lo supli…! – No pudo continuar cuando un bastón de madera destrozó su cabeza totalmente, huesos rotos y pedazos de cerebro salieron volando.


- Esto es divertido~ - Sheep se veía feliz de estar libre. – Matar criaturas inferiores es tan divertido, como me alegra haber aceptado este trabajo. – Miró al frente. – Entonces debo de cazar a estos recolectores… ese pobre ingenuo me ayudó, caen tan fácilmente ante mi lindura. – Se limpió algo de sangre de su rostro. – Seguiré disfrutando de todo esto, hasta que esté satisfecha… pronto voy a encontrarlos y hacer de esto, el mejor baño de sangre que nunca se ha visto jamás…


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por poco y Mei no lo cuenta pero Keizer la perdonó de alguna forma pero igual ella se entregó, veremos como se desarrollará esa relación, igual apareció finalmente Hitoshi, con eso ya todos los pjs han salido y vimos más de Shizuka y su extraño comportamiento, todo empezará a unirse poco a poco, por ahora eso es todo, nos vemos en el próximo cap, bye bye.

Reencarna Reencarna
Kamiblack Kamiblack
Yuukuru Yuukuru
Evil Ryu Evil Ryu
Laharl Laharl
Lian Rebirth Lian Rebirth
Keizer Keizer
 

Laharl

Giga Drill Breaker

Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
1,038
Offline
Curioso como Mei actuó de forma muy humana xD ella quería vivir que incluso comenzó cuestionarse si de verdad hizo lo correcto o si valió la pena hacerlo.

Buen capitulo.
 
Buenas, vamos con el nuevo cap de esta semana, primero vamos a responder.

Shizuka es toda una asesina sonriente.
Ya se verá más de ella, sí que tendrá sus momentos.

Ya aparecio Hitoshi y vaya encuentro que tuvo :05: en este capitulo tenemos a dos sonrientes una buena y humana y otra malvada y bruja:86:
Sheep es más peligrosa ya que ella sí que no tiene piedad con la gente.

Curioso como Mei actuó de forma muy humana xD ella quería vivir que incluso comenzó cuestionarse si de verdad hizo lo correcto o si valió la pena hacerlo.

Buen capitulo.
La situación fue bastante mala para ella, pensó que hizo algo realmente bueno pero la verdad que se le fue totalmente de control como para acabar así.

Bueno, vamos con el cap entonces.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 10



No supo por cuanto tiempo estuvo dormida, al abrir los ojos se encontraba en la cama de un hospital, su cadera estaba vendada y en otras partes de su cuerpo igualmente, Mei recordó como Keizer la dejó viva y en ese sitio antes de haber perdido la consciencia, si estaba en un hospital es que pudo ser rescatada, eso de algún modo le trajo alivio, ya entonces recordó lo anterior, le prometió entregar su cuerpo a Keizer, no sabe si fue en desesperación o hablaba en serio pero no podía retroceder a su palabra y… de algún modo… ella sentía que era algo que debía cumplir, de forma directa o indirecta, ha sido la responsable de la angustia que el castaño pasó en su vida, si entregándose podría arreglar las cosas, era algo que estaba dispuesto a aceptar.


- Por ahora debo enfocarme en recuperarme… - En ese momento la puerta de la habitación se abrió, entrando dos personas.


- Después de esto deberíamos… ya estás despierta. – La mujer de cabello castaño se acercó a ella. – Ya estás a salvo, solo debes concentrarte en recuperarte.


- Es verdad… ustedes me rescataron ¿no? Se los agradezco.


- No fue nada, ese es mi deber. – Respondió ella. – Me llamo Sugimura Hana, él es Sanzou Reine, pudimos rescatarte luego de obtener toda la información de tu hermana.


- ¿Celine-neesan? ¿Hizo algo?


- La tenemos bajo arresto por intento de asesinato, al abandonarte en ese lugar se volvió cómplice del responsable.


- Debes recordar quien es ¿no? – Preguntó Reine, ciertamente Mei sabía de quien se trataba pero ella hizo ese trato con Keizer y a modo de autocastigarse, necesitaba guardarlo, negó con la cabeza.


- Lo siento… la verdad es que no pude ver de quien se trataba. – Mintió y teniendo un rostro neutro para que ambos no sospecharan.


- Quizás podamos sacar información de Sayura Celine. – Expresó Reine.


- Por ahora esa no es nuestra preocupación actual Reine-san, aún queda el asunto de detener a Sheep. – Expresó la mujer policía. – No sabemos nada de su ubicación.


- ¿Pasa algo? – Preguntó Mei, ella no estaba muy enterada de lo último que ha sucedido debido a los problemas que ella ha pasado.


- … De cierto modo también te involucra, seguro recuerdas a los humanos que te atacaron a ti y a Sayura Celine. – La pelinegra asintió. – El gobierno los designó como criminales perseguidos, luego de esa orden, surgió una nueva orden de los altos mando a una bruja peligrosa, se lanzó que esta persiga y mate a los criminales, prácticamente la reina y grandes oficiales han oficializado un genocidio en masa.


- Eso… - Mei no supo que algo así estaba sucediendo, a su punto de vista no era algo que le importara realmente, solo soltó un suspiro. – Ya veo, no creo que pueda ser de ayuda.


- Respecto a tu hermana, solo tenemos que interrogarla sobre unas cuantas cosas, pero no sabemos si ella colaborará, por eso deseo pedirte si puedes ayudarnos al respecto cuando estés mejor.


- Claro, yo igual deseo preguntarle sus razones. – Respondió Mei, a pesar de todo lo que ella hizo, Celine seguía siendo su hermana y necesitaba saber sus razones, aunque ella sabía que su relación estaba rota. – Las brujas nos recuperamos de una forma más veloz que los humanos, así que para mañana o en dos días podré asistir.


- Así quedamos entonces, cuando estés mejor, iremos a la sala de interrogaciones en el centro de detención. – Mei asintió, sin decir nada más los dos se fueron, dejando a ella sola.


- (Ahora mismo están ocurriendo muchas cosas en Tokio II, espero no verme involucrada en todo esto…)


(…)


Shinta y Saki estaban en la zona subterránea, pudieron contactar a todos los recolectores para que fueran a vivir ahí, a salvo de cualquier peligro que pudiera llegar, gracias a la organización hecha por Roger y Mikela pudieron organizarse.


- Será difícil poder adecuarnos a nuestras actividades aquí, pero mientras todos estén a salvo, es lo más importante. – Comentó el castaño. – Como el líder, no dejaré que nadie muera.


- Es cierto. – Asintió Saki. – Gracias por todo. – Le agradeció a Mikela, ella sonrió.


- No es nada, nosotros en los caballeros templarios ayudaremos a todos los que estén en necesidad y a su vez también queremos que trabajen. – Respondió ella. – Aún seguimos reuniendo fuerzas para hacer nuestro movimiento pero Roger-san está trabajando para hacerlo posible.


- ¿Tiene una reunión ahora? – Preguntó Shinta, la rubia asintió.


- Es una muy importante, ya que con esto, podremos tener una forma de investigar a las brujas.


Justamente en la sala principal se encontraba el pastor pero no estaba solo, ahí también se encontraba el hombre con quien deseaba hablar en ese momento.


- Entonces ¿por cual razón estoy aquí? – Wunder no se veía muy emocionado al respecto, el moreno mantuvo su sonrisa.


- Doctor Wunder Seltsam, reconozco que sus habilidades medicas sobre de primer nivel en todo Tokio II, no hay nadie que no lo conozca pero a la par que es hábil, también es muy excéntrico.


- Si solo me llamaste para decirme esas cosas, mejor me voy. – Estaba por levantarse pero Roger lo detuvo.


- Aún no te vayas, a decir verdad te llamé por una razón: Quiero que ofrezcas tus servicios médicos a los caballeros templarios, tener a alguien como tú a bordo sería beneficioso para mi gente, protegerías a los hijos de dios que buscan reclamar nuevamente nuestra tierra de la amenaza de las brujas.


- Ustedes buscan acabarlas ¿no? Eso no me beneficia, yo quiero saber más de ellas, deseo tener una en mis manos, abrirla de pies a cabeza, ver sus órganos, sus huesos, experimentar con ellas, saber si sienten dolor. – El peligris respiraba agitadamente, deseaba conocer más a fondo esa raza extraña que llegó hace miles de años, a pesar de todos esos años, seguía habiendo secretos sobre ellas, el por qué viven tan longevamente, el poder de su fuerza mayor, deseaba conocerlo todo.


- justamente por eso le estoy proponiendo esto doctor. – Contestó de regreso Roger. – Nuestra misión no es solo erradicar a las brujas, sino hacerles ver que este lugar no les pertenece, dios nos entregó la tierra, el agua, las plantas, los animales, todo fue hecho para que el ser humano lo aproveche y pueda vivir, ellas son invasoras que tomaron todo por la fuerza, así que debemos enviar un mensaje, no siempre vamos a exterminarlas sino que igual hay que saber más sobre ellas, te permitiremos experimentar con las brujas que atrapemos. – Ahora eso si llamó su atención.


- Yo podré experimentar con las brujas que capturen. – Roger asintió.


- Queremos ver que tan lejos pueden llegar hasta el límite, puedes torturarlas, experimentar, hacerles autopsia, todo lo que sea necesario para saber más. – Eso trajo una gran sonrisa al rostro del doctor.


- Ahora si hablamos mi idioma. Mientras pueda poseer a solo una de ellas, finalmente tendré en mis manos el conocimiento que tanto busco, mi sueño se cumplirá.


- Entonces doctor ¿colaborará con nosotros? – Extendió su mano, Wunder no dudó ni un solo segundo, aceptando el gesto.


- Estaré esperando para poder contar con una bruja pronto, quiero experimentar cuanto antes sea posible y del mismo modo, curaré a los heridos y enfermos que tengan.


- Es un trato entonces, un placer hacer negocios con usted y que dios lo bendiga. – Roger logró tener la alianza con Wunder, bajo la promesa de que él se haga cargo de las brujas que capturen, sus fuerzas continuaban creciendo, poco a poco se iba preparando para el gran movimiento que estaba por realizar.


(…)


En el laboratorio, la mayoría de investigadoras viven cerca en los cuarteles donde hay habitaciones para que estas se alojen, en una de ellas donde todo estaba oscuro, Yue estaba recostada con una mano en su entrepierna.


- Ah~ - Estaba tocándose encima de la tela de sus bragas, desde la visita de Reine al laboratorio, ella ha tenido esa urgencia de tocarse a sí misma para calmar sus impulsos, ya entonces metió la mano dentro de sus bragas e introdujo dos dedos. – ¡Hmmm!


Se los insertaba con fuerza mientras excitada se sentía, ella tenía esa fuerte urgencia por los humanos, deseaba conocerlos e inspeccionar más pero no podía hacerlo porque era una simple asistente, así que solo podía satisfacerse al masturbarse y pensar en lo que veía de lejos.


- Ah… viene… - Ella arqueó su cuerpo mientras llegó al orgasmo, se dejó caer sobre la cama respirando de forma agitada. Luego de un rato, se acomodó la ropa nuevamente, se veía cansada. – (¿Por qué no puedo tener contacto con humanos? Solo he estado en el laboratorio… ir a la ciudad no es algo precisamente seguro…)


Su teléfono empezó a sonar en ese momento y al ver el número en pantalla se sorprendió un poco, respondiendo en ese momento.


- Ey Yue-chan ¿Qué tal te trata la vida?


- Hitomi-senpai ¿A que viene la repentina llamada? – Respondió con otra pregunta, la antigua jefa de laboratorio no era alguien que llamara tan seguido y además como decidió desligarse del trabajo de laboratorio, era sumamente anormal.


- Vamos ¿acaso no puedo hablar con una antigua compañera?


- No sé que quiera la antigua jefa del laboratorio conmigo.


- Jeje, quería preguntarte si estás libre ahora.


- ¿Libre? Bueno… no hay mucho movimiento actualmente en el laboratorio, hay demasiado jaleo con los problemas actuales en la ciudad y los experimentos con humanos han descendido un poco.


- Así que no tienes trabajo, eso es perfecto, me gustaría que me acompañaras a salir juntas.


- ¿Salir? Es que yo…


- Vamos Yue-chan, la ciudad de noche no está nada mal, hay muchos clubes nocturnos y lo mejor son esos salones de table dance, podemos ver humanos bailar casi desnudos para nosotras.


- ¿Humanos? – La peliazul tragó saliva. – B-Bueno, si es por algo así…


- Entonces es una salida, iré por ti en un rato, escoge la mejor ropa que tengas porque nos vamos a alocar. – Y colgó, Yue sabía que Hitomi es alguien muy liberal, si la llamó es porque debía estar aburrida, de cualquier modo aceptó. Así fue a su habitación y revisó su ropa, al final se cambió a una blusa amarilla con una chamarra blanca por encima y pantalones ajustados, se puso en la entrada del laboratorio a la espera de su senpai, ahí vio el vehículo de último modelo que llegó, la rubia estaba manejando. – Ey Yue-chan, vamos.


Hitomi llevaba puesta una blusa rosada sin mangas junto a una minifalda negra y tacones altos. La peliazul fue al asiento de copiloto, así Hitomi comenzó a manejar de vuelta a la ciudad.


- Entonces senpai ¿A dónde iremos?


- Ya te lo dije, vamos a divertirnos a lo grande y justamente conozco un club nocturno donde eso será posible.


- Seguro que hay muchos clubes nocturnos en Tokio II – Comentó Yue, en eso Hitomi sonrió de lado.


- Este en particular es algo especial, ya lo sabrás cuando lleguemos.


Condujo un tiempo más hasta llegar a la ciudad, para Yue que no conocía mucho, se mantuvo alerta ya que no sabía que es lo que podría suceder pero Hitomi le aseguró que no había peligro alguno, de ese modo observaron varios centros nocturnos donde brujas y humanos adinerados por igual iban a divertirse, ya entonces la rubia se estacionó en un lado, estando frente a un gran edificio, Yue lo observó.


- ¿Es aquí? – Preguntó ella, Hitomi asintió.


- La verdad es que es un centro nocturno exclusivo para brujas al cual no puedes entrar sin invitación, me costó conseguirla ya que en muy pocas locaciones las reparten.


- ¿Cómo supiste de ello? – La rubia sonrió.


- De una amiga, descuida que es exclusivo y por una buena razón, cierto servicio secreto del cual se paga una fortuna pero yo, por ser hija de la reina puedo costearlo para ambas. – Sin decir más ambas entraron al edificio, por ahora se encontraba pocas brujas dentro, ya entonces al ir más profundo se encontraba una puerta resguardada por un hombre de negro.


- (Es otro hombre…) – Pensó Yue, en ese momento ambas fueron a esta y la rubia sacó un par de sobres.


- Invitaciones. – Respondió ella, se los dio al hombre que revisó, ya entonces este abrió la puerta. – Bien, vamos Yue-chan.


Las dos entraron, la peliazul no estaba muy confiada al respecto, pero al ser una invitación de su senpai, y como llegó tan lejos, no había forma de retroceder. En ese momento sus oídos acabaron siendo invadidos por un fuerte ruido.


Lo que Yue vio fue brujas dentro bailando, embriagándose y bailando, en balcones vio a hombres semidesnudos bailar, aquella vista la dejó asombrada.


- ¿Qué dices Yue-chan? Este es el mejor club nocturno exclusivo para brujas que abrió hace dos semanas, podemos divertirnos con los humanos que trabajan aquí.


- E-Eso… - No pudo decir nada más, en ese momento Hitomi tomó su mano.


- Vamos por bebidas, hay que ponerse en el ambiente. – Fueron a la barra a pedir bebidas, la mujer encargada se las sirvió.


- Hay un aditamento que puede ayudarles, un condimento que hace mejor la bebida ¿la quieren? – Preguntó la bartender, Hitomi asintió.


- Yo la quiero ¿Qué dices Yue-chan?


- Esto… prefiero que mi bebida sea normal. – Por alguna razón Yue sospechaba al respecto, así les sirvieron sus bebidas, ambas tomaron, la rubia lo estaba disfrutando.


- Ah, está muy bueno, quiero más.


Las dos continuaron bebiendo cada vez más, dejando que el alcohol invada sus cuerpos, ya hasta cierto punto no podían pensar con claridad.


- ¡Yujuuuu, Hitomi-senpai!


- ¡Vamos Yue-chan, bailemos hasta no poder más! – Las dos bailaban y disfrutaban del ambiente, en ese momento dos hombres de negro asintieron sin que las brujas dentro se dieran cuenta. Luego de un rato bailando, ambas se apartaron. – Yue-chan, llegó el momento del evento principal.


- ¿Eh? – Ella apenas alcanzó a decir debido a lo ebria que estaba. - ¿Que haremos ahora Hitomi-senpai?


- A lo que vinimos. – Sacó un gran fajo de dinero. – Vamos a pedir a dos humanos para que nos acostemos con ellos, este salón tiene habitaciones para que podamos tener sexo con los strippers.


- Oh~ vamos Hitomi-senpai, quiero tener sexo. – Exclamó ella sin saber lo que estaba diciendo, la rubia empezó a reír.


- Realmente sigues siendo virgen, descuida, es hermoso tener sexo con humanos, seguro lo disfrutarás. – Ambas fueron hacia una cortina por detrás la cual atravesaron, ahí estaba un guardia. – Las dos queremos el servicio secreto.


- Entendido, por aquí. – las dirigió a la parte trasera del edificio, comenzando a ascender escaleras, en ese momento las dos entraron a una habitación. – Quédense aquí, serán atendidas pronto. – Al cerrar la puerta, vieron que era una habitación grande con una cama matrimonial y un sofá.


- Solo hay una cama… ¿las dos lo haremos aquí? – Preguntó Yue.


- No dudes Yue-chan, quítate la ropa. – Hitomi empezó a quitarse su ropa para quedarse en ropa interior, la peliazul, al no pensar claramente también empezó a hacerlo, las dos solo tenían que esperar a los hombres con los que se acostarían, aunque para Yue, sentía que iba a dormirse por el alcohol.


- Hitomi-senpai… no creo aguantar más… - En eso volteó a ver a la rubia, ella estaba dormida totalmente. - ¿Senpai? – En ese momento se abrió la puerta pero los que entraron no eran strippers… eran hombres que llevaban encima capuchas. - ¿Eh?


- Realmente cayeron. – Exclamó uno de estos. – La droga creada por el doctor para ponerlas a dormir funcionó.


- Es cierto, tomemos a estas brujas, serán nuestras primeras rehenes.


- ¿Qué? – Yue pudo espabilarse un poco, levantándose. - ¿Cómo que secuestrar?


- Tsk, ella sigue despierta. – En ese momento sacó una aguja. – Esta medicina del doctor la pondrá a dormir, rápido.


- ¡No! – La peliazul se puso alerta, en eso buscó despertar a Hitomi pero estaba totalmente dormida, Yue chasqueó la lengua. Cuando buscaba cargarla, la sujetaron del brazo. - ¡No, suéltame!


- A dormir, monstruo. – En ese momento la inyectaron en el cuello sin que Yue pudiera poner resistencia, el efecto fue totalmente inmediato, Yue acabó dormida, ya entonces ambos sujetaron a las dos chicas. – Hay que llevarlas.


- Sí… este es el inicio, los caballeros templarios vamos a recuperar nuestra tierra sagrada…


- La recuperaremos…


Hitomi y Yue fueron secuestradas por los caballeros, el primer movimiento de ese grupo iba a empezar y a partir de ese momento el peligro solo iba a incrementar cada vez más, el destino de ambas chicas se encuentra en peligro.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Se viene lo feo, Hitomi y Yue han sido capturadas por los caballeros templarios y no saben nada de lo que está por suceder, ya digo que el próximo cap va a estar extremo y gráfico por lo que sucederá, se vienen muchas muertes para eso, ya eso es todo, esperen el próximo cap, bye bye.

Reencarna Reencarna
Kamiblack Kamiblack
Yuukuru Yuukuru
Evil Ryu Evil Ryu
Laharl Laharl
Lian Rebirth Lian Rebirth
Keizer Keizer
 

Yuukuru

<Un chico sin nada especial>

Registrado
28 Nov 2010
Mensajes
542
Ubicación
Siempre para ti
Offline
Finalmente puedo comentar y todo va increíblemente bueno, la tensión y trama mejorando, aunque no haya mucha acción física de golpes y demás, pero eso es interesante siendo mas un thriller que otra cosa, por el ambiente lúgubre, malos tratos (Wunder como siempre liando la, aunque no me extrañaría que realmente tuerce el trato), la interacción entre personajes es genial, y los has desarrollado bastante bien, seguiré leyendo aunque no comento demasiado, pero estoy atento. Bueno, pobres brujas por la lujuria acabaron atrapadas, ya veremos si son salvadas o acaban siendo disecadas jaja.

Pd: Sigue así, va bastante bien

Yuu, Fuera
 

Reencarna

Looney Tunes

Registrado
22 Sep 2015
Mensajes
1,939
Offline
Mei no quiso decir nada para que Keizer no tenga problemas y Yue es toda un golosa :05: acepto muy rapido la invitacion pero fue cuidadosa con la bebeida aunque al final fue atrapada :70:por los templarios.
 

Laharl

Giga Drill Breaker

Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
1,038
Offline
Ya veo, los templarios están dispuestos a utilizar cualquier tipo de táctica con tal de cumplir sus objetivos. Buena rola para el club nocturno xD tampoco se debe olvidar que este mundo es un cyberpunk.

Buen capitulo.
 
Buenas, aquí estamos otro día para un nuevo cap, vamos a responder.

Ya se complicaron más las cosas.
Lo que está por venir y eso que es solo el inicio.

Finalmente puedo comentar y todo va increíblemente bueno, la tensión y trama mejorando, aunque no haya mucha acción física de golpes y demás, pero eso es interesante siendo mas un thriller que otra cosa, por el ambiente lúgubre, malos tratos (Wunder como siempre liando la, aunque no me extrañaría que realmente tuerce el trato), la interacción entre personajes es genial, y los has desarrollado bastante bien, seguiré leyendo aunque no comento demasiado, pero estoy atento. Bueno, pobres brujas por la lujuria acabaron atrapadas, ya veremos si son salvadas o acaban siendo disecadas jaja.

Pd: Sigue así, va bastante bien

Yuu, Fuera
La verdad todo va más por el lado del suspenso, es lo que más me gusta plasmar en esta historia, claro que no dejaré de lado la acción.

Mei no quiso decir nada para que Keizer no tenga problemas y Yue es toda un golosa :05: acepto muy rapido la invitacion pero fue cuidadosa con la bebeida aunque al final fue atrapada :70:por los templarios.
Ya la pobre Yue se vio involucrada, igual ella si anda algo desesperada de calor y tacto humano jaja.

Ya veo, los templarios están dispuestos a utilizar cualquier tipo de táctica con tal de cumplir sus objetivos. Buena rola para el club nocturno xD tampoco se debe olvidar que este mundo es un cyberpunk.

Buen capitulo.
Sí, ahora que hacen su movimiento, es lo necesario a combatir contra la fuerza de las brujas.

Vamos con el cap, se vienen las cosas interesantes, con eso aviso.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 11.



Celine continuaba en arresto después de todo lo ocurrido, la habían llevado a la comisaría ya que necesitaba dar explicaciones al respecto, desde entonces ella se ha quedado ahí sin poder hacer nada, la pelinegra estaba totalmente aburrida.


- (Maldita sea, si pudiera hacerlo, me escaparía de este sitio.) – Pensó, en ese momento la puerta se abrió, quien vio entrar fue a su hermana. – Mei-chan.


- Celine-neesan… - La Sayura menor solo pudo mantenerse callada mientras se sentó al otro lado, el ambiente entre ambas se sentía demasiado pesado.


- Entonces Mei-chan ¿a que viene la visita? – Preguntó ella, finalmente calmando un poco la situación.


- Solo quiero que me respondas algo ¿por qué me vendiste? Somos familia. – Preguntó, de algún modo Celine sabía que esa pregunta iba a llegar tarde o temprano.


- Se debió a la situación. – Recostó sus brazos sobre la mesa. – Ese humano me encerró y yo estaba desesperada, de algún modo pareció estar interesado cuando le hablé de ti y sobre nuestra familia, así que ambos hicimos un trato, solo prioricé mi propia seguridad.


- Pero eso no es razón para vender a tu propia familia.


- Claro que no es la única razón, cuando me mostró esa espada que él tenía, no me quedó ninguna duda, fue la que te perteneció hace años y dijiste que perdiste, ahora resultó en que rompiste una regla de la familia al dejar vivir a ese humano de una de nuestras cacerías… cometiste un grave error Mei-chan y pensé que venderte a ese humano fue el mejor castigo para ti.


- A pesar de todo, yo me preocupé por ti cuando supe que desapareciste y te estuve buscando, porque después de todo somos familia.


- Eso es algo que aprecio, pero sabes lo reacio de las reglas de la familia y es algo de lo que no puedes escapar, así que los castigos son duros.


- Yo nunca quise eso. – Expresó Mei por debajo. – Todo lo de nuestra familia está mal, es algo que deberíamos cambiar, ya no es como antes.


- ¿En serio estás diciendo eso Mei-chan? – Expresó Celine por debajo. – Eso es prácticamente que rechazas a nuestra familia.


- Creo que había quedado claro en el momento que me fui de nuestro hogar, yo deseo vivir como me gusta.


- Ya veo… tal vez no tenga la misma autoridad que nuestra madre pero si puedo declarar esto: ya no eres nunca más bienvenida a nuestra casa, no hay razón para que vuelvas.


- Eso era lo que tenía pensado. – las dos se lanzaron miradas desafiantes, ya anteriormente hubo problemas entre ambas pero eso acabó por sentenciar que la relación entre ambas estaba totalmente rota, sin decir más, Mei se levantó de su asiento. – Esta será la última vez que nos veamos entonces, no volveremos a intervenir con la otra.


- Por mi bien, eso significará más diversión para mí. – Exclamó Celine, pero entonces Mei volteó a verla.


- Solo déjame darte un consejo: Si sigues insistiendo con tus actividades, tarde o temprano pagarás por ello realmente y no estaré ahí para ayudarte. – La pelinegra salió de la sala en ese momento, justo de guardias estaban las gemelas que al ver a Mei, estas asintieron, ya al salir, estaba Hana esperando.


- ¿Ya terminaste? – Preguntó ella, Mei asintió.


- No de la mejor forma… pero le dije todo lo que quería decir ¿Qué pasará con ella ahora?


- Seguiremos interrogando para saber sus razones, si ella colabora, no habrá nada más que una simple paga de fianza, algo que quizás no sea problema debido a su familia y luego podrá ser libre, pero según yo, quizás debamos vigilarla un poco más.


- Ya veo, Celine-neesan es muy impulsiva y no es de las que se detiene cuando algo tiene en mente, se lo encargo. – La castaña asintió.


- Eso haré. – En ese momento llegó Sango.


- Hana-san, llegó otra petición de búsqueda de otra bruja desaparecida. – Al escuchar eso, ella suspiró.


- ¿Hay más desapariciones? – Preguntó Mei.


- Estos dos últimos días han desaparecido brujas, realmente no entiendo que pasa, pero tengo un mal presentimiento al respecto. – El hecho de que hubiera desapariciones era una mala señal y Hana lo sentía, claro que ella no sospechaba al respecto de las verdaderas intenciones tras esas desapariciones.


(…)


Suiren estaba algo inquieta, hace dos días que no sabía nada de Hitomi, una de sus hijas la cual salió a un lado y desde entonces no hubo forma de comunicarse con ella, su teléfono no respondía, eso le trajo algo de inseguridad.


- Madre… ella deberá estar bien. – Expresó Kasumi, la reina sonrió por debajo.


- Eso quiero creer Kasumi-chan, pero siento que algo malo está por suceder, no me gusta para nada esto. – En ese momento Rin entró a la sala.


- ¡Suiren, tienes que ver esto, enciende tu televisor! – Exclamó la pequeña castaña, debido a lo agitada que estaba, debía ser algo importante, encendió su televisión y entonces se mostró la imagen, un campo vacío con estacas clavadas en el suelo pero no era solo eso, en este se encontraban atadas figuras crucificadas, al enfocarse más la imagen se pudo ver que eran, brujas.


- ¿Qué es eso? – Preguntó Suiren, entonces la imagen se enfocó más y pudo verla. - ¡Hitomi-chan!


- ¿Nee-san? – Kasumi, igual a su propio modo estaba asombrada de ver a su hermana, ahí estaba ella atada en una de las estacas, a su lado estaba Yue, cada una de las brujas estaban semidesnudas, ya entonces se enfocó la imagen a alguien, era Roger.


- Lamento interrumpir su programación habitual, esta es una transmisión de emergencia que está siendo transmitido por todo Tokio II, permítanme presentarme, me llamo Roger Fawkes, un humilde pastor y líder de los caballeros templarios, para toda la gente humilde y de buen corazón que está viendo esto, déjenme decirles que no tienen que preocuparse nunca más por la situación actual, nosotros hemos surgido para recuperar lo que nos pertenece y erradicar a las criaturas que el diablo envió a nuestro, a las brujas. – Señaló a las brujas que tenía capturadas. – Yo, aquí en este mismo lugar declaro que nosotros, los sirvientes de dios vamos a recuperar nuestra tierra.


- ¿Qué quiere decir? – Preguntó Shione que estaba junto a su madre, tanto Rin como Suiren se mantenían serias.


- A partir de este momento los caballeros templarios comenzarán la cruzada para erradicar a las brujas, criaturas enviadas como parte de la prueba que nuestro dios ha creado para demostrar que nosotros los humanos podemos salir por delante, y para hacer de esa declaración un hecho, hemos capturado a estas brujas para demostrar que vamos en serio… salgan todos.


En ese momento aparecieron otros soldados que pertenecían a los caballeros templarios pero no solo ellos, igual ahí estaban Shinta, Saki y Wunder, todos iban a presenciar lo que estaba por ocurrir.


- Las brujas deben estar por despertar. – Expresó el doctor y tal como señaló cada una de ellas comenzó a despertar, eso incluye a Hitomi y Yue.


- ¿Qué pasó? – Preguntó la rubia, entonces sintió que estaba atada. - ¿Qué? ¿Dónde estoy?


- ¿Hitomi-senpai? – Yue volteó a verla.


- Yue-chan ¿Qué diablos pasa aquí?


- … Estamos en problemas.


Cada una de las brujas empezó a preguntar sobre su situación, lo único que sabían es que estaban de fiesta y de repente cayeron dormidas, Roger volvió su mirada a la pantalla.


- Ahora podemos dar inicio, caballeros, es hora de empezar la purga. – Cada uno de ellos pasó al frente y entonces sacaron espadas en aquel momento y se fueron acercando a las brujas, una de ellas que estaba confundida, vio al hombre.


- ¿Qué es eso? ¿Qué harás?


- Llegó tu momento… ¡De que vuelvas al infierno!


En ese momento el caballero clavó la espada justamente en el pecho de la bruja, esta acabó sorprendida al ver la hoja atravesar su cuerpo totalmente, un grito desgarrador resonó por todo el lugar, la hoja quedó manchada de sangre, el resto de brujas solo vieron con total miedo lo que estaba ocurriendo, al poco tiempo esa bruja murió.


- ¡NOOOOOO!


- ¡No quiero morir, que alguien me salve!


- ¡Mamá!


Todas y cada una de ellas comenzaron a gritar horrorizadas, Yue por su parte no podía creerlo, empezó a temblar, creyendo que iba a morir, Roger extendió sus manos.


- Mis caballeros, hagan lo que quieran con ellas, demuestren la superioridad humana que dios nos otorgó, como raza superior.


Cada uno de los caballeros empezó a hacer de todo, uno de ellos tomó un tubo y empezó a golpear a una de las brujas.


- ¡No, no me golpees!


- ¡Sigue gritando bruja! – La sangre salía volando por todos lados, otros decidieron darles una probada de su propia medicina y rompieron sus ropas para dejarlas desnudas.


- Ahora van a sufrir. – Algunos de ellos se bajaron sus pantalones para sacar sus miembros y se acercaron a ellas. – Por dios.


Empezaron a violarlas, las brujas gritaban del dolor al ser penetradas totalmente sin retenerse, era un lugar de muerte y tortura para todas ellas, Saki desvió la mirada.


- E-Esto es demasiado…


- Saki-san, hay que ver. – Comentó Shinta.


- ¿Shinta-kun? – Ella estaba asombrada.


- Esto es en lo que nos metimos, no podemos ignorarlo.


- Pero es que…


- Es lo que asegurará nuestra seguridad… creo que es la opción correcta. – Respondió él, la peliazul no pudo decir nada más. Las brujas siguieron siendo torturadas y violadas, Yue solo pudo sentir que tenía ganas de llorar.


- Y-Yue-chan… - Vio a Hitomi, ella tenía una mirada perdida y sus ojos mostraban desesperación. – Esto es un sueño ¿cierto? Nada de esto está pasando, en realidad estamos dormidas luego de habernos acostado con los strippers…


- Hitomi-senpai… - la peliazul bajó la mirada, los dos caballeros que tenían al frente se acercaron a ellas, Yue apretó los dientes. – (No quiero esto… no quiero perder mi vida y mi pureza de esta forma.)


- ¡No, suéltame! – Hitomi empezó a ser sujetada por aquel caballero, este se acercó a su rostro.


- Ey hermosa, seguro has disfrutado mucho violando hombres ¿no? – Lamió su cuello. – Ahora tu estarás al otro lado de la cadena alimenticia, es hora de que sufras.


- ¡Nooooo!


- No puedo ver esto… - Shione apartó la mirada, Rin estaba totalmente molesta en aquel momento, todos y cada uno de los espectadores podían hacer poco ya que no sabían el paradero de ese sitio, Kasumi igual empezó a sentir algo dentro de ella al ver todo eso, un sentimiento que nunca antes pensó que podría sentir… ira.


- Madre… - La pelinegra le habló, teniendo una expresión que nunca antes vio en ella. – Busca donde están… yo iré a detenerlo todo… salvaré a nee-san.


- … Claro, haré lo posible. – En ese momento salió de la sala. – Buscaremos ese lugar, Rin, espero me apoyes.


- Claro, yo igual quiero detener tal tortura. – Expresó la pequeña. Justo en otro lado donde también se observaba, ahí estaban Valquiria y Mitsu, la morena apretó fuertemente una roca hasta romperla con solo su mano.


- Mitsu… ¿reconoces ese sitio?


- Sí. – Respondió ella con la misma seriedad. – Es la montaña que está al oeste, podríamos llegar en diez minutos si vamos a toda velocidad.


- Bien, vamos a detener ese espectáculo grotesco… - Valquiria estaba dispuesta a acabar con todo eso, no permitiría que la situación se salga de control de ese modo.


(…)


Regresando al sitio, las brujas, algunas ya estaban muertas con múltiples heridas, otras totalmente violadas, solo quedaban Yue y Hitomi en ese momento, a punto de sufrir el mismo destino.

- ¡No quiero esto, deseo despertar de esta pesadilla, mamá! – Hitomi empezó a llorar de la desesperación, Yue solo pudo fruncir el ceño.


- ¿Qué pasa enana? ¿No quieres llorar por tu mami? – Preguntó aquel caballero, Yue no expresó nada, en ese momento le escupió al rostro.


- Muérete, hijo de puta.


- ¡Maldita perra! – Yue recibió un fuerte golpe en su rostro, no podía hacer nada debido al estado débil de su cuerpo por la droga de Wunder. – Nadie puede salvarte, estás atrapada, morirás luego de haberme divertido con tu pequeño cuerpo.


- … Jeje, admito que quisiera probar el cuerpo de un humano, pero no de esta forma y será bajo mis términos.


- No estás en condiciones de exigir nada.


- Ya es la hora, acaben con las últimas. – Ordenó Roger, a ellas especialmente las dejó de último porque sabía quienes eran, pudo investigar y averiguó sus identidades, Takayama Hitomi, hija mayor de la reina y antigua jefa del laboratorio de investigación y Takeda Yue, actual asistente de laboratorio, ambas tenían su propia importancia así que encargarse de ellas daría el mensaje claro a Suiren y al resto de las brujas, que no importa el estatus, irán a la guerra.


- Llegó el momento, muñeca. – Exclamó ese caballero, Yue solo pudo cerrar los ojos, se hacía la dura pero en realidad tenía miedo, no quería que su vida terminara de esa forma, Hitomi seguía llorando, ya entonces eso pareció el final.


- Pero que veo aquí. – Una voz aguda se hizo presente, prestaron atención hasta ver una figura pequeña, una chica de cabello claro frondoso y sosteniendo un bastón. – Parece que se divierten.


- ¿Quién es ella? – Preguntó Mikela quien no sabía nada. - ¿Cómo la dejaron pasar?


- … Ya veo, es una bruja igual. – Terminó de analizar Wunder, aquella bruja dio un salto, quedando al frente de los dos caballeros que estaban por divertirse con Hitomi y Yue, observó alrededor, a las demás brujas muertas o profanadas.


- Jeje, ustedes los humanos si que tienen un sentido retorcido de la diversión, yo igual quiero jugar~


- Calla mocosa. – Uno de ellos fue por ella para sujetarla pero en ese momento esa chica se movió velozmente, no supo que pasó cuando de repente el cráneo de aquel caballero fue aplastado en su totalidad, toda la sangre y pedazos de cerebro salió volando, sorprendiendo a los presentes.


- Que horrible… - Saki cubrió su boca para no vomitar, Shinta igual sintió que esa bruja significaba malas noticias, entonces fue que esta posó su mirada sobre ellos dos, entonces abrió la boca.


- ¡Ooooh! Son ustedes, los estaba buscando~ - Ella empezó a caminar lentamente hacia los dos. – Finalmente los encuentro, esto… son de los… como se llamaban ¿recolectores? No importa, el caso es que tengo un trabajo de cazarlos y me costó llegar hasta ustedes, obteniendo información de humanos que luego maté, pude dar con este sitio, eso me pone muy feliz. – Expresó haciendo una pose tierna.


- ¿Qué diablos eres? – Preguntó Shinta, su cuerpo se puso tenso ante la presencia de esa bruja.


- Me llamo Sheep, y yo vine a decirles algo… van a morir. – Soltó un guiño, la inocencia de Sheep era totalmente aterradora ante los ojos de ambos, una amenaza mucho mayor había llegado hacia ellos y eso era apenas el inicio de lo que ambos estaban por sufrir, ese lugar sería sitio de una masacre en el futuro.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tremendo todo lo que ha sucedido, violaron y mataron brujas en una transmisión a todo Tokio II, una obvia declaración de guerra y cuando Hitomi y Yue estaban por sufrir lo mismo, llega Sheep, lista para arrasar con una gran ola de matanza y sangre, pero eso no es todo, lo dejé en una parte interesante para dejar lo mejor en el próximo cap, se vendrán más cosas grandes, nos vemos en el próximo cap, bye bye.

Reencarna Reencarna
Kamiblack Kamiblack
Yuukuru Yuukuru
Evil Ryu Evil Ryu
Laharl Laharl
Lian Rebirth Lian Rebirth
Keizer Keizer
 
Arriba Pie