Fanfic Yu-Gi-Oh!: Descubrimiento Legendario

Registrado
15 Ago 2016
Mensajes
836
¡¡¡Atención a lectores - seguidores!!!

¡Buenos días gente! He tomado una decisión, para nada sencilla, y es que dejaré de subir Descubrimiento Legendario vía Foros DZ . La razón es la poca-nula actividad del foro y que la mayoría de mis lectores o están en el discord o estan en el foro de C.Shibe. No fue algo sencillo ya que estoy a 8 caps. de actualizar la subida pero si no cuento con el suficiente apoyo aquí, con el que si cuento en otro foro y entre el foro de discord donde estuve subiendo mientras buscabamos foro, no tiene sentido que continúe publicando los capítulos en este foro así que doy por terminado este ciclo en foros DZ.

Sin embargo no todos son malas noticias porque actualmente estoy subiendo el fanfic en C.Shibe.com así que a quien haya empezado esta lectura en algún momento y la quiere retomar por favor siganla en forosdz porque les aseguro que se está poniendo mucho mejor.

A quien esté interesado de continuar la lectura (la cual apenas está en el cap. 13, pero al ser 3 por semana tardaré relativamente poco en llegar) le pido de favor que se pase por el nuevo enlace.

https://cafe(/)shibe.com/temas/fanfic-yu-gi-oh-descubrimiento-legendario.3565/

(Remuevan el "(/)" y tendrán el enlace limpio hacia el nuevo sitio de subida, es que el bot de DZ me detecta la palabra mágica con "C")
 
Última edición:

Registrado
15 Ago 2016
Mensajes
836
Hola, este es mi primer fic y espero que lo lean o hasta donde lleguen y me digan que les pareció, marcarme errores, horrores, fallos, cosas buenas, mejorables, etc,etc.

Punto a tener en cuenta, viejos y nuevos lectores:Antes que nada, los capítulos del 1 al 22 serán puestos bajo revisión, serán meramente para emprolijar y aclarar detalles que no quedaron bien en todo el capítulo ¿Será necesario releerlos? NO porque serán cambios bastante triviales y no se agregarán ni retirarán elementos de trama o información ya dada en el capítulo en cuestión. En ultima instancia dejaré un spoiler de "cambios relevantes" si quieres estar al tanto de los cambios pero no quieres leer de nuevo el capítulo.

Último punto a tener en cuenta por nuevos lectores: Este fanfic se inició en 2016, cuando los Links ni asomaban a si que el formato será el de Arc-V. A si que no se extrañen por la nula presencia de monstruos Links y arquetipos recientes, no obstante si hay cartas interesantes que pueda usar en este formato las usaré aunque bueno, detalles menores.

Sin más preámbulos, el primer capítulo.


Actualizado: (16/07/18)

Capitulo 1: Nueva etapa.

La nada... Un incierto lugar vacío y desolado, el tiempo no fluye de ninguna forma. Densa niebla que acapara lo que la vista alcance. Incómodo sentimiento de no encontrar o percibir rastro alguno de vida en el estremecedor silencio de sobra para la densa atmósfera describir.
Tristeza y pena de la mano, van de la par con un tenue rencor deshecho por la decepción que sopla en el aire en esa remota ubicación solo accesible desde un precipicio de profundo tormento.Y como si de padecer una cruel broma se tratase nuestro subconsciente traernos y hasta hacernos vivir nuevamente esos momentos que mejor estaban en el baúl del olvido.Aquellos rencores por los actos más destables o el daño que causamos alguna vez a seres queridos ¿Y por qué no? Esa pesada carga que en los hombros recae, ese sentimiento nefasto que se siente tan propio que carcome como óxido al metal... La culpa.

En ese mismo lugar se encontraba tendido en el suelo un semiconsciente joven tez clara de pelo negro, profundos ojos azules se distinguen en sus entre abiertos ojos. Vestía una camisa blanca de largas mangas debajo de un desabrochado chaleco sin mangas azul marino ciertamente oscuro, seguido de un pantalón gris algo tallado a sus piernas y calzado negro de blancas zuelas. Poco a poco se iba reincorporando hasta ponerse de pié, algo mareado se sostenía observando confuso su entorno.

- Agh... ¿Aquí de nuevo? - Preguntaba al aire, reconociendo ese lugar. - Esta niebla, apenas veo. Solo se que quiero largarme de aquí, no quiero volver - Manifestó angustiado y con claras intenciones; Largarse.

Caminó un largo tiempo. Sin rumbo alguno y desorientado pero con una esperanza, casi ingenua de encontrar algo (cualquier cosa) que no fuera esa monótona niebla que cierta turbulencia transmitía. Creía estar dando vueltas en círculos y la paranoia lo abrumaba creyendo que algo lo estaba impulsando por ese camino de alguna forma.

Estuvo vagando por interminables horas hasta que entre la niebla llegó a distinguir una silueta. Al acercarse más notó que se traba de una figura femenina delgada y delicada dándole la espalda, una chica de 20 años quizás de pelo naranja liso llegando hasta casi su cintura. Una camisa rosa claro de fuerte contraste en el entorno y pantalones de jean azul algo desteñidos por el desgaste, sus pies estaban descalzos.

El joven estaba desconcertado por su presencia... Pero sea lo que sea no parecía haber otra opción más que interactuar con ella. Se armó de valor y dio unos tímidos pasos hacia ella y habló...

- ¿Quien eres? ¿Por qué estoy aquí y por qué estas tu? - Consultaba en una voz nerviosa.

No parecía haber respuesta alguna, ni siquiera movimientos prominentes o algo que indique reacción. Solamente podía insistir, cada vez intentando levantar más el tono...

--- ¿Te pasa algo? --- ¿Que es este lugar? --- ¿Me conoces? ---

Pero ninguna de las preguntas generaron una respuesta, ni siquiera la más vacía o llana hasta que...

--- ¿Te hice daño? ---

Esa pregunta detonó la ruptura de su indiferencia y ella empezó a temblar bruscamente, pero no por miedo, más bien por rabia contenida. Lentamente iba volteando su cuerpo y con ello su cabeza y rostro para al fin revelarlo.

Cuando reveló su rostro severamente lesionado se pudo escuchar de manera nítida como el aire abandonó el cuerpo de Dylan en solo unos instantes. Estaba paralizado del miedo y sin reacción alguna.

- ¿No sabes quien soy? ¡¿Me dices que no puedes reconocer mi rostro?! ¡¿Mi lindo y lesionado rostro! - Histérica y entre gritos interrogaba a un Dylan que paralizado del miedo y aturdido cayó al piso sentado e intentaba alejarse arrastrándose. - ¡¿No sabes quien me hizo estos cortes ni quien me golpeó?! ¡¿Esta sangre en mi mejilla no te recuerda algo?! - Acosaba y acusaba a Dylan sin escatimar.

- ¡Basta! ¡Por favor basta! - Suplicada en la misma histeria que ella le transmitía mientras se arrastraba desesperado sin escapatoria.

Pero súbitamente su rostro empezó a nublarse y parecía tranquilizarse, pequeñas risas parecían escucharse hasta tornarse en gemidos decaídos.

- Todo es borroso para tí... Oh, pobre Dylan. - Lamentaba mientras su rostro parecía convertirse en un vacío oscuro mientras dos pequeñas luces rojas simulando sus ojos se iluminaban. - No puedo creer, tantos años de sufrimiento. Agobiante terapia y degradante medicación. - Manifestó en un tono de compasión y pena. Por unos segundos parecía calmarse hasta que se vio agitada nuevamente en su respirar. - ¡Es aberrante que no hayas echo el mínimo esfuerzo por mantenerme viva en tu memoria! - Irritada le reprochó.

- ¡¿Que mierda dices?! ¡No se quien eres y ni se de lo que me hablas! ¡¿Que te hice yo para que me hagas esto?! - Gritaba alterado tratando de correr pero resbalándose para de nuevo caer. - ¡Por favor déjame! - Rogaba con insistencia y al borde de su voz quebrarse.

- Ellos lo lograron... - Dijo nuevamente en una voz de resignación y tristeza.

Dylan miraba perplejo el brusco cambio de actitud de la chica, estaba paralizado y solo podía mirar desconcertado su acto errático.

- ¡¿Por qué me miras así?! ¡¿Por qué no hiciste nada por evitarlo ni remediarlo! - Desquiciada reprendía.

- ¡Basta, cálmate! - Gritaba desesperado.

- ¡Cobarde, no sabes lo que tu debilidad me costó!

Con su cordura al borde de partirse y sus ánimos al borde de quebrarse refugió su cabeza bajo sus brazos esperando lo peor cuando escuchó el momento exacto que ella se abalanzaba sobre él.

-¡Eres un desagradecido! – Grito carcomida por la ira.

- ¡¡¡ESPERA!!! - Gritó Dylan... Y en ese instante se despertó con un brinco cayendo estrepitosamente de la cama.

Agitado en el suelo trataba de recuperar el aire y se quedó acostado en el suelo, enredado entre las sábanas por unos minutos hasta que recuperó el aire y se sentó sobre la cama. Su mente estaba aturdida todavía y aún no asimilaba del todo la pesadilla.

- De nuevo... Otra vez esa maldita chica en ese maldito lugar. Se suponía que no iba a pasar más - Al aire manifestaba para desahogarse. Se tomó el rostro y empezó a refregar con sus manos el mismo,viéndose muy agitado.

Miró a su alrededor contemplando la pequeña habitación de motel que alquiló para pasar la noche. Aún estaba a oscuras salvo por la luz que se filtraba por los orificios de una persiana cerrada. Volteó la vista al reloj en la pared, marcaba las 8:40.

- Agh... Creo que aún puedo dormir un poco más. - Pero recordó ver la habitación y el completo desorden en el suelo. - ¡¿Cómo puede haber tanta ropa fuera de los bolsos?! - Exclamó para levantarse de la cama y empezar a ordenar sus pertenencias, no sin antes poner música a leve volumen en la radio.

Pasaron los minutos y algo apurado se arregló para salir a la calle e ir hasta la estación de trenes. Aún con la turbulenta pesadilla rebotaba en su cabeza y ciertas interrogantes se generaron.

- ¿Por qué de nuevo? Pensé que hace una semana había sido el último, en la casa de mis padres... - Pensaba mientras caminaba con cierto apuro. - Ese horrible rostro que si lo pienso ¿Que le habrá pasado? Como sea, no puedo permitirme seguir perdiendo el tiempo. Espero y que lo que Adrián me haya contado sea cierto. Me entusiasma la posibilidad de trabajar allí, que mi paso sea confortable y poder crecer, ganar experiencia de cara al futuro. - Pensaba con optimismo. - Hmm... Creo que ya estoy a menos de una calle si no me equivoco - Dijo al aire, orientándose en las calles.


Caminó por algunos minutos más hasta finalmente llegar a la terminal la cual lucía inmensa desde unas calles a la distancia. Lo que no esperaba era la prolija presentación puertas adentro del edificio que lucía una moderna decoración clara y agradable a la vista, algo sencilla constante de recurrentes blancos y azules pero efectiva. Locales de comida y recuerdos, ambiente calefaccionado y seguramente acondicionado y suelos prácticamente relucientes que los guardias pisaban en puntos estratégicos. Caminó un tramo más lento para contemplar su entorno hasta llegar a la plataforma de salida, allí un guardia estaba custodiando la entrada al vagón y Dylan se acercó hacia él. El uniformado comprendió sus intenciones al ver sus bolsos a cuesta y le extendió una mano abierta.

- Su pasaporte y documentos, por favor...

- Claro. Solo deme un segundo - Dijo pidiendo un momento para hurgar y palpar sus bolsillos los cuales sintió vacío. - Uh... Aguarde un poco más. Seguro deben estar por aquí - Expresó un poco nervioso revolviendo un poco su mochila. Escuchaba el ruido de unos pasos pero no estaba en condiciones de prestarle atención hasta que una mano tocó su hombro.

- Disculpa ¿Esto es tuyo? - Preguntaba una voz femenina.

Dylan dejó la mochila y se volteó a mirar quien le hablaba y era una chica linda, de casi su misma altura y edad, tez clara, ojos verdes cuyo cabello levemente ondulado de tonalidad castaño clara descansaba sobre sus hombros y caía por su espalda. Vestida con una campera lisa bordó, pantalones negros y calzado marrón claro. Ella con su mano extendida le acercaba el boleto junto al documento.

- S-si, es mío. - Se limitó a decir cuando tomó sus cosas, pero el rostro de la chica le resultaba familiar. - Un momento ¿Lorraine?

- Huh... ¿Dylan? - Re preguntó ella con un gesto algo curioso arqueando una ceja. - Me sorprende verte por aquí. Lo que no lo hace es tu descuido tan intacto.

- Bah. Luego te acostumbras ¿Que haces por aquí? - Le preguntó Dylan esbozando una tenue sonrisa.

- No demasiado. Solo acompaño a alguien por la entrega de algo ¿Tu que haces por aquí? No te he visto en años. - Expresó con cierta tibieza y desinterés en sus palabras.

- Solo voy a ver a mi tío por una propuesta de trabajo. Ya sabes, me interesa meterme a ese mundo y ganar experiencia aunque no se si lo comprendes - Dijo amigable.

- Francamente me tiene sin cuidado, pero suerte con ello. Yo debo irme, Nadia me espera... - Dijo Lorraine cuando empezó a caminar pasando de él.

- De acuerdo, me hubiera gustado hablar contigo un poco más. - Expresa algo desilusionado.- Por cierto ¿Quien es Nadia?

- A quien estoy acompañando...

- De acuerdo, nos vemos. - Despidió Dylan a su compañera pero disconforme con el trato, breve pero insípido. - Qué agradable te volviste Lorraine - Pensaba con ironía viéndola alejarse.

- Señor... - Avisaba el guardia que aún de pie aguardando por Dylan.

- ¿Eh? Lo siento, aquí tiene.

Finalmente Dylan acercó la documentación y papeles necesarios para abordar el tren. Allí adentro se buscó un asiento apartado pero tranquilo donde su única compañía sea (además de su móvil) la ventana con vista al paisaje.

- He avisado a Adrián que llegaría en unas 3 o 4 horas. Espero y se acuerde. Que yo sepa era alguien olvidadizo y muy distraído, más le vale llegar a horario. - Se dijo Dylan por dentro, acomodándose en su asiento.

Durante el camino varios pensamientos llegaban y se cruzaban en su cabeza. Especulaciones y expectativas sobre todas las cosas ¿Su tío será el mismo desde la última vez o habrá cambiado mucho? ¿Todavía vivirá en la casa que recuerda? Algunas otras preocupaciones surgían sobre si tenía que moderar su vocabulario o cuales precauciones tiene que tomar a la hora de tratar con la gente que trabajaría pero además ¿Por qué no pensar en la posibilidad de quedarse a vivir allí?

Entre otras cosas pensó durante su viaje el cual culminó en el atardecer y pese al cansancio sus ánimos se encontraban muy elevados. Cargó su equipaje al bajar del vagón y se adentró en esa terminal, encontró unos bancos próximos a la salida y se sentó a esperar pacientemente a su pariente. A quien esperaba pacientemente...

- ¿Donde estará? Ya casi es media hora más tarde de la hora pactada... Por favor, que no se haya olvidado. Apenas tengo batería en el móvil - Imploraba por dentro esperando que Adrián no haya tenido otro lapsus de olvido.

- Perdón la demora sobrino. Hubo dificultades con el auto y tardé más de lo esperado... - Expresó una voz masculina cerca suyo.

- ¡¿Eres tú?! - Exclamó y rápidamente se volteó... Para su decepción era solo un desconocido.

Ese sujeto y quien parecía ser su sobrino lo miraron extrañados unos minutos y Dylan fingió una sonrisa. Ambos desconocidos se miraron entre sí y se alejaron del joven.

- ¡Esto es una broma! - Gritó fastidiado el joven, no podía creer que estaba en medio de un lugar casi desconocido para él y su tío no daba muestras de vida.

- ¿Sobrino? ¿Me estabas esperando? ¡Soy yo! - Habló otra voz masculina pero en un tono más relajado y amigable.

Dylan se volteó y miro a quien habló, un hombre de alrededor de 37 años, poco más alto que Dylan. Pelo marrón oscuro, levemente despeinado. De tez intermedia cuyos ojos avellana eran acompañados por ojeras de cansancio. Su rostro denotaba una barba sin afeitar hace unos días y vestía un suéter verde grisáceo del cual asomaba un cuello de camisa blanca. Su pantalón café claro y mocasines negros.

- ¿Tío Adrián?

- El único e irrepetible - Contestó Adrián despreocupado.

- ¡¿Por qué demoraste media hora para venir?! - Reclamaba Dylan.

- ¿Solo media hora? Bueno, hombres ocupados requerimos de una siesta de vez en cuando. - Explicaba Adrián bostezando todavía. - Venga Dylan, un abrazo para tu tío ¿O el tiempo te volvió más seco que el desierto? - Con una leve sonrisa Adrián extendía sus brazos.

- Ja... Es difícil enojarse contigo tío. - Expresó Dylan serenándose y abrazando a su pariente por unos momentos. - Bueno ¿Nos vamos?

- Si, pero no me dejes solo cargando estas cosas. - Dijo Adrián cuando cargó el bolso más pesado bajo su brazo. - Mira que la edad nos atropella como a todos y no estoy para cargar.

- Tío... No es para tanto - Responde en tono aburrido tomando sus cosas y dirigiéndose hacia el estacionamiento donde estaba el coche de su pariente, cargaron los bolsos y partieron rumbo a su casa en un viaje de poco más 10 minutos. Una vez el auto estuvo guardado en el garaje ambos ingresaron a la casa y al encender la luz... El desorden que Dylan descubriría.

El desorden y desparramo de papeles por toda la sala tomó desprevenido al muchacho quien perplejo con la mirada recorría cada mueble en la sala con papeles en su base, a veces cajas sobre otros como en los sillones y otras tapando la televisión. También alcanzaba a distinguir un escritorio colapsado de más papelerío sobre y un ordenador portátil asomando por este.

- No te preocupes sobrino. Todo esto ya tiene un lugar para ser movido - Aseveraba fingiendo seguridad.- Estem... Solo ve al pasillo y es en la segunda puerta de la izquierda, es por allá ¡Si! y te recomiendo pisar por donde los papeles están más aplastados, es un sendero a si que deberías verlo - Indicaba Adrián a su sobrino.

- Juro que a la primer rata, cucaracha o restos de comida duermo afuera - Pensaba Dylan con repulsión mientras con cuidado atravesaba la sala hasta que finalmente llegó a la puerta indicada y la abrió.

A diferencia de la sala la habitación se encontraba bastante prolija, era simple pero relativamente agradable pintada de un gris claro relajante, con una única ventana que daba a la calle y un ventilador de techo. En las paredes en fila se encontraba un ropero, unos estantes con marcos de fotos y un escritorio. En una esquina estaba guardada una estufa y contra la pared del otro lado la cama donde solo estaba el colchón y la almohada, seguramente por su poco uso no era necesario tenerla armada todo el tiempo. Había una leve capa de polvo apenas perceptible a la vista.
Revisando un poco más en el estante notó las fotos que habían en los cuadros, sus padres solos y con Dylan, su tío Adrián con su tía y otra de los adultos juntos. Sin embargo uno de ellos estaba vacío y ciertamente generaba intriga... Pero su calma para maquinar alguna teoría se terminó cuando su tío abrió abruptamente la puerta.

- ¿Necesitas algo sobrino? - Le preguntó sin prestarle importancia a la brusquedad de su entrada.

- Ah... Salvo unas sábanas no creo que mucho más...

- ¡De acuerdo! Salen unas sa...

- ¡Aguarda un segundo tío! Ah... Por cierto ¿Por qué hay un marco de fotos vacío? - Preguntaba indicando el mismo y la reacción de su pariente fue curiosa. Se mantuvo en silencio unos momentos mirando el recuadro y luego levantó los hombros por un instante.

- Neh, seguramente habré perdido la foto que iba allí. Por cierto, ahora que lo recuerdo tus sábanas estarán listas en la noche. Espero y no te moleste esperar...

- Claro que no, por cierto ¿Donde están mis cosas?

- Las dejé en el pasillo porque debo hablarte más a detalle sobre esta propuesta que sí... La guardé con mucho misterio - Comenta con una breve risa. - Mi descuido...

- De todas formas me lo dejaste bastante claro, con lo que sabía acepté encantado la idea de hacer guardia como duelista aunque no se como lo tomaron mis padres aun con los riesgos que conlleva.

- Pfft... Solo modifique un "poco" la versión.

- ¿Eh? Espera, tu...

- Cambios menores, solo omití los suficientes detalles - Dijo con una risa nerviosa. - Ya sabes, mi hermano es muy estricto con esas cuestiones pero alguna vez tienes que salir a encontrarte con la calle ¿No es así? - Decía no muy convencido.

- Ya comprendo, de todas formas mamá y papá me verán sano y salvo al volver ¿No es así?

- Por supuesto, allí con la seguridad al personal somos exigentes. Solo podría pasarte algo grave si es una situación que nos supera... Pero eso es casi imposible que ocurra - Dice Adrián con una sonrisa restando peso a la cuestión.

- Si... Bueno, me hablaste maravillas del trato y cuidado hacia quienes trabajan allí. Si pueden cumplir con una parte creo que puedo estar muy tranquilo.

- Es que todo se te va a garantizar... Por cierto, quiero hablar más a fondo de la cuestión ¿Trajiste tu baraja?

- ¡Claro que si! - Decía Dylan mostrándosela a Adrián quien levantó el pulgar.

- Bien... Sígueme al patio trasero así hablamos en un entorno más generoso.

Dylan guiado por su tío salieron al exterior y allí afuera Adrián se detuvo, con un dedo apuntando al cielo y con una pregunta que vino a su cabeza.

- Otra pregunta ¿Sabes quien es el profesor Excelsior?

- Me dijiste que es un reconocido arqueólogo, que tiene su centro de investigación, búsqueda y recuperación y estaba en la búsqueda de una civilización de... Tecnología extraña y su nombre era Klamal ¿Verdad? - Con cierta inseguridad expresaba Dylan.

- Mejor no lo pudiste decir muchacho y necesitamos duelistas para "Despejar el camino" Pues una banda de inadaptados estanca la investigación, expulsando, atacando al personal y vandalizando los instrumentos y equipos. En donde se hace la exploración por alguna razón solo mediante duelos podemos defendernos y ellos de alguna forma atacarnos. Se han reclutado duelistas y todavía nos quedan algunos cupos y pensé que te podía interesar, luego me contestaste y luego hablé con tus padres y luego...

- Entendí tío, no es necesario explayarse más. - Dijo Dylan deteniendo las palabras de su pariente.

- De acuerdo... El punto y te lo pregunto otra ves pero dímelo con sinceridad y a la cara ¿Quieres hacer esto aún con todo lo que conlleva? No solo riesgos, sino también la responsabilidad. Quizás para alguien de 17 años como tú pueda ser mucho y no quiero colapsar tu cordura en solo 2 días - Expresa Adrián con seriedad. - ¿Estas seguro?

- Quiero hacerlo, quiero probarme y empezar a construir mi futuro ¡Claro que estoy seguro! - Manifestó determinado.

- Más vale que mantengas tu palabra. De todas formas si en algún punto la situación te supera puedes quedarte unos días de vacaciones, ya sabes. La comida es buena solo en los restaurantes del centro, en la playa son caros y a veces las porciones son chicas. Por cierto, la playa es hermosa así como las chicas que algunas son MUY bonitas ¿Sabes? Pero si no eres fanático de la playa siempre puedes ir al centro, lleno de tiendas y lugares entretenidos como fiestas, eventos para todo gusto pero cuando todo falle siempre puedes darte una vuelta por el bario. De hecho hay gente agradable y curiosa, por ejemplo un sujeto a 2 calles de aquí estuvo en prisión y no sabes las anécdotas de mercado negro y sobre...

- ¡Ya entendí Tío! - Frenaba en seco el múltiple bombardeo de información que Adrián le brindaba. - Solo quiero que sepas que haré todo lo posible por estar allí ¡Lo prometo! - Aseveró Dylan provocando que Adrián asintiera con una sonrisa.

- Ahora... ¿Trajiste tu disco de duelos?

- Hmm... No.

El hombre se acercó hasta unas cajas que tenía ahí afuera y sacó dos discos de duelo, uno en buenas condiciones que se colocó de inmediato y otro algo sucio con fisuras en su armazón y algunos parches al rededor de distintas zonas, este se lo arrojó a Dylan.

- ¿Por qué me das este? Soy tu invitado y merezco algo mejor...

- La vida siempre es dura. Regla número uno, adaptarse a lo que nos de la vida. Como yo me tuve que adaptar a los ambientes no climatizados en los torneos locales de mi época.

- ¡¡¡DUELO!!!

Dylan 4000 Lp

Adrián 4000 Lp


- Empiezo yo y colocaré dos cartas boca abajo, será todo por ahora. - Dijo confiado.

- Bien... Comienzo mi turno invocando al Fuerza Maquinaria Mega Taladro en modo ataque ( 1900/800 )...

- No tan rápido sobrino, activo Llama del Inframundo y cuando invocas normalmente un monstruo lo destruyo y robo 1 carta. - Responde Adrián confiado.

Una feroz llamarada desintegró al monstruo de Dylan en un abrir y cerrar de ojos, luego Adrián mirando desafiante a su sobrino toma una carta.

- Tsk... Pensé que me estabas engañando como a veces hacías colocando cartas inútiles. No me confiaré de nuevo porque activo Emboscada Maquinaria y cuando un monstruo "Fuerza Maquinaria" deja el campo invoco uno cuyo ataque sea menor y selecciono al Fuerza Maquinaria Incinerador ( 1700/1600 ) quien una vez por turno, enviando la carta de la cima de mi baraja destruyo una carta mágica o trampa en tu campo y te inflijo 400 puntos de daño. - Decía Dylan activando el efecto de su monstruo, quien con una breve pero contundente llamarada eliminó la carta restante.

Adrián 4000 > 3600 Lp

- Destruiste la Estatua del Malvado y al ser destruida invoco una ficha Malvada especialmente que estará en modo defensivo...

Ficha Malvada
( 1000/1000)

- Je... Veo que lo esperabas después de todo ¡Ataca a esa ficha Incinerador! - Ordenó Dylan a su carta nuevamente.

El Incinerador nuevamente disparó una llamarada aun más intensa que borró la existencia de la ficha.

- Termino mi turno dejando 2 cartas boca abajo.

Adrián robó otra carta pero no parecía demostrar incomodidad.

- Si no controlo monstruos en mi campo invoco especialmente al Peón del Inframundo ( 300/0 )y lo equipo con la Garra Metálica para incrementar en 400 su ataque ( 300 > 700 )

- ¿Por qué te molestas en aumentar su fuerza cuando aún no es suficiente? - Cuestionaba Dylan.

- Todavía debo terminar mi turno y si no es problema activo Pacto Doloroso y primero tributo un monstruo en mi campo tipo Demonio. Luego añado otro de atributo oscuridad cuyo ataque sea 1000 o menor, barajo mi deck y robo una carta. Con la desaparición del Peón también lo hará la Garra Metálica - Explica Adrián.

- ¿Por qué envía a su monstruo equipado? Podría hacerlo y guardarse la carta de equipo... - Pensaba Dylan, alerta a su jugada.

- Añadí al Fugitivo del Inframundo, pero antes activo el efecto del Cabo del Inframundo a quien invoco especialmente si este turno tribute un monstruo tipo Demonio. Además al ser invocado gana ataque igual al ataque del último monstruo Demonio que fue tributado al momento de serlo ( 400 > 1100/ 0) y luego activo el efecto de la Garra Metálica. Desterrando esa carta aumento en 400 el ataque de un monstruo en mi control y solo controlo uno ( 1100 > 1500 ) Ahora sacrificaré al Cabo para invocar por tributo al Nivel 5, Fugitivo del Inframundo ( 800/800 )

- Es... Más débil todavía - Decía un Dylan confuso.

- Primer consejo para los duelos Dylan, el poder de ataque es solo una parte del potencial de los monstruos, también cuenta su efecto y el Fugitivo del Inframundo al ser invocado por tributo gana ataque igual al monstruo tributado, de manera adicional gana 400 puntos más por cada monstruo sacrificado hasta ese momento. Como sacrifiqué dos veces este turno gana 800 puntos más todavía. Junto a eso, mientras esté en campo no puedes activar cartas de juego rápido.

Fugitivo del Inframundo
( 800 > 3100 )

- ¡Maldita sea! - Lamentó Dylan. - No solo superó mi carta en fuerza sino que anuló una de mis cartas boca abajo...

- ¡Ataca! – Ordeno Adrián a su monstruo.

- ¡Activo mi carta de trampa de Prisión Dimensional! Si un monstruo tuyo ataca, puedo desterrarlo.

- Respondo activando la carta de juego rápido Ímpetu del Inframundo y cuando activas una carta mágica o de trampa durante durante un ataque, niego esa carta y la destierro. Además no puedes responder a este efecto.

- Que oportuno de tu parte – Decía un impotente Dylan al no poder hacer mucho más.

El Prófugo del Inframundo se abalanzo sobre Incinerador destruyéndolo y haciendo volar sus partes por todo el campo.

Dylan 4000 > 2600 Lp

- Venga Dylan, no recordaba que eras tan malo ¿O tienes más ganas de pasear? - Provocaba Adrián.

- Aún no estoy jugando en serio - Decía confiado. - Lo haces mucho mejor de lo que esperaba, un monstruo de 3000 puntos y yo sin cartas en el campo.

- Sobrino si en realidad tienes solo esto... No tienes nada en realidad ¡Puedes hacerlo mejor! - Expectante Adrián pensaba, creyendo en su sobrino por una respuesta.

- ¡Invoco a Fuerza Maquinaria Comandante Metálico! ( 1100/1400) y se activa su efecto al ser convocado puedo convocar otro monstruo Fuerza Maquinaria Nivel 4 o menor de mi mazo ¡Adelante Fuerza Maquinaria Guardián en modo Defensa! ( 600/800 )

- ¿Nada más?

- No porque se activa el efecto de Guardián y si es invocado desde la baraja puedo invocar tantas copias sea posible de mi mazo y mano ¡Ambos aún permanecen en mi deck! - Señaló cuando otros dos mecanismos aparecieron en la batalla.

x3 Fuerza Maquinaria Guardián
( 600/800 )

- Sin embargo aún Comandante está en ataque y en el próximo turno será mi principal blanco para dañarte. Espero y seas consciente de ello.

- Pero voy a cambiar eso ¡Activo Polimerización y fusiono a mis 3 Fuerza Maquinaria Guardián! ¡Aparece Fuerza Maquinaria Guardián Gigante! ( 2200/1500 )

Un enorme guerrero metálico llegó al campo, armado con una espada en una mano y protegido por un escudo de hierro en la otra iba a dar batalla.

- Es una carta impresionante en fuerza y tamaño pero aún hay distancia frente a mi Fugitivo del Inframundo ( 3100 )

- ¿No recuerdas lo que dijiste? ¡El ataque es solo una parte! Mediante el efecto del Guardián Gigante destierro a un Fuerza Maquinaria, en este caso uno de los tres Guardián y cambio la posición de batalla de tu monstruo y el Fugitivo del Inframundo ahora está en defensa.

Fugitivo del Inframundo
( 800 )

- Esto no va a terminar bien...

- ¡Ataco con el Comandante Metálico para destruir a tu carta y luego Guardián atacará directo!

Comandante Metálico necesitó de un ataque para terminar con el Fugitivo y luego el Guardián Gigante con su espada atacó a Adrián.

Adrián 3600 > 1400 Lp

- Ja ja ja... ¡Eso esperaba de tí! - Celebró Adrián como reconocimiento.

- Dejaré 1 carta boca abajo y finalizo mi turno.

- Bien Dylan me pusiste en aprietos y por más pariente mío que seas no voy a perder porque sí. - Pensó con entusiasmo tomando su carta, recobrando un espíritu duelista que pocas veces sentía propio. - De acuerdo activo la carta mágica de campo Puerta al Inframundo y si no controlo monstruos por descartar una carta de mi mano invoco a un monstruo Inframundo nivel 4 o menor desde mi baraja ¡Adelante Escolta del Inframundo en posición defensiva! ( 200/1800 ) Por su efecto al coste de 500 puntos de vida devuelvo 2 monstruos Inframundo del cementerio al mazo y robo una carta...

Adrián 1400 > 900 Lp

- Los duelistas expertos tenemos una estrategia para todo y en todo momento - Dijo con confianza después de ver su mano.

- Por supuesto, múltimple sub campeón regional - Mofaba Dylan.

- ¡Hey, tiene su merito! - Reclamaba. - De todas formas activaré la carta descartada y era la Trampa Lamento de los Arrepentidos y puedo retirarla del juego para que un monstruo de tu control pierda la mitad de puntos de ataque ¿El afortunado? Guardián Gigante. - Indicó.


Guardián Gigante ( 2200 > 1100 )

- Pero ahí no termino porque invoco al Mutilador del Inframundo ( 500/500 ) y si batalla contra un monstruo cuyos puntos de ataque son distintos a su ataque original puedo destruirlo sin cálculo de daño y la diferencia de ataque entre mi monstruo y si lo destruye la diferencia entre el ataque actual de mi monstruo y el ataque actual del tuyo lo tomas como daño por efecto ¡Ataca!

- Respondo usando mi carta boca abajo ¡Carta de Juego Rápido Reacción Automática! Si un monstruo Fuerza Maquinaria fuera a ser destruido por un efecto o batalla lo evito y además tu tomas daño igual a su nivel por 300, siendo 6 el nivel de Guardián tomas 1800 puntos de daño ¡Gané este duelo! - Exclamó Dylan energético.

- ¡No mientras esté la Puerta del Inframundo! Si controlo monstruos Inframundo una vez por turno niego la activación de una carta mágica o de trampa, destruirla e infligirte 500 puntos de daño. - Replicó Adrián.

El enorme Guardián Metálico Cedió ante la potente embestida del Mutilador.

Dylan 2600 > 2000 Lp

- No se quedara así ¡Carta de Trampa de Llamada del Embrujado! Puedo traer nuevamente al Guardián Gigante ( 2200 )

- Ngh... Termino mi turno.

- ¡Robo! Ahora uso el efecto del Guardián Gigante y destierro a otro Guardián para cambiar a tu Escolta a posición ofensiva...

- ¡No si uso su efecto! Lo tributo y hasta el final del turno un monstruo tuyo no podrá atacar ni cambiar su posición de batalla...

- Eso no evita que el Comandante si pueda atacar ¡Golpea al Mutilador ya que tus puntos no se cambiaron!

El Comandante Metálico nuevamente golpeó a un monstruo de Adrián y sin mucha resistencia logró derrotarlo.

Adrián 900 > 300 Lp

- Dejo una carta boca abajo y termino mi turno.

- Vaya... Veo que no eres malo después de todo. Tienes cosas por mejorar pero estás en condiciones - Reflexionaba Adrián robando su carta.Al robarla sintió que estaba de nuevo en el duelo y con chances de ganar - ¡Es el momento! Activo nuevamente el efecto de La Puerta del Inframundo y descarto una carta en mi mano para invocar especialmente desde mi mazo al General del Inframundo ( 0/500 ) y por su efecto, una vez por turno puedo invocar un monstruo Inframundo de mi cementerio, pero en el final de mi turno regresará a mi mazo...

- ¡No tienes nada útil en el cementerio! - Le señaló Dylan.

- No tengo nada... Excepto la carta que mandé al cementerio ¡Aparece Dragón del Inframundo! ( 2000/500 )

Ante todos un Dragón Oscuro con ojos morados se alzó ante la vista de todos.

- Bien... Ya está aquí mi carta favorita y se activa el segundo efecto del General del Inframundo quien una vez por turno destierro un monstruo Inframundo para incrementar en 1000 el ataque de un monstruo Inframundo en mi campo. Destierro al Mutilador y ahora ¡Aumenta tu fuerza Dragón! ( 2000 > 3000 )

- ¡Es impresionante! - Exclamó Dylan al ver el Dragón superar al Guardián Gigante (2200).

- ¡Ataca Dragón del Inframundo con llamarada explosiva! - ordenó Adrián.

El Dragón del Inframundo levantó vuelo y desde el cielo arrojó una intensa llamarada violeta haciendo explotar en varios pedazos la carta de Dylan.

Dylan 2000 > 1200 Lp

- ¡Fue un gran movimiento! - Emocionado reconoció Dylan. - Pero no fue suficiente ¡Mi última trampa! ¡Golpe Vengativo! Retirando del juego un monstruo, en mi caso Incinerador, tomarás daño igual a sus puntos de ataque (1700) durante el final de tu turno y no puedes responder a la activación de esta carta. Con esto la victoria es mía...

Una sonrisa confiada se dibujó en el rostro de Adrián, quien cruzó sus brazos.

- Me temo que cantaste victoria muy rápido sobrino...

- ¡¿Cómo dices?!

- Cuando el Dragón del Inframundo destruye por batalla un monstruo tu tomas daño igual a sus puntos de ataque...

- Ay no...

El Dragón del Inframundo sostenía con su mandíbula el escudo del destruido Guardián Gigante y lo dejó caer al lado de Dylan, provocando un estruendoso golpe.

Dylan 1200 > 0 Lp

- Agh... Maldita sea - Lamentó Dylan golpeándose la frente con la palma.

Adrián se acercó a su derrotado sobrino y apoyó su mano sobre su hombro, a su vez que los hologramas desaparecían. Entonces Dylan soltó una leve carcajada.

- Fue un gran duelo después de todo... ¡Casi te gano! Además que el cansancio influyó bastante - Decía Dylan tratando de convencer a su tío.

- Lo hiciste bien muchacho, nada que reprocharse.

- Creo que fue un buen duelo pero eso si ¡No niegues que casi te gano este duelo! Y también considera el cansancio ¿eh?– dijo Dylan tratando de convencer a su tío.

- Hey, fue un gran duelo. Nada que reprocharse...

- Bueno, siempre he tenido confianza en mi baraja. Se que mis cartas hacen todo lo que pueden aunque las cosas salgan bien o mal, si hay esfuerzo y voluntad creo que todos salen ganando ¿No crees? - Dijo Dylan optimista caminando hacia la casa.

- Inteligentes palabras sobrino ¡Me alegra que pienses así! - Exclamó agitando el puño con euforia. Para luego ser invadido por un sentimiento nostálgico viendo a su sobrino caminar solo hacia la puerta. - Ojala esa fe hubiese sido todo lo necesario ese día. - Susurró Adrián en un tono bajo.

- ¿Qué pasa tío? – Preguntó Dylan al notar que Adrián se detuvo.

- ¿Eh?... ¡Nada! ¿Quieres ordenar algo para comer o prefieres que cocine algo?

- Prefiero ir a lo seguro y ordenar algo

- ¡Hey que trabajé en varios restaurantes como cocinero! ¿Te piensas que soy tan vago para ordenar cada comida? - Expresó al ser sus habilidades en la cocina cuestionadas.

- Eso explica varias cosas…

- Ya entra antes de que te mande a dormir en la calle– Concluyó en tono bromista.

- Escritura emprolijada
- Apariencias de personajes modificadas (Adrián, Dylan y Lorraine)
  • Dylan: Ojos azules, Pantalones grises, Camisa blanca mangas largas
  • Lorraine: Ojos verdes, cabello ondulado castaño claro, chaqueta bordó lisa y pantalones negros y botas femeninas
  • Adrián: Misma ropa pero prolijo, poco desalineado.
- Se aclara que Excelsior tiene un centro de "Busqueda, Investigación y Recuperación arqueológica"
- Menciones que confirman la presencia y existencia los padres de Dylan.
- Algunas cartas en el duelo fueron modificadas más no el resultado del mismo.
 
Última edición:

Moderador
Registrado
15 Abr 2010
Mensajes
5,135
Bueno antes que nada los detalles:

-La narracion necesita algo de trabajo, no fue algo tan seco pero tampoco algo muy bien trabajado, por ejemplo la aparicion de Dylan es salida de la nada o sea en el dialogo, ver que ya el autor nos dice el nombre del personajes es como cortante, hubiese sido mejor que no dijeras su nombre si no que algun otro personaje lo llamase, digamos Lorraine que lo llama en la estacion de buses, para eso puedes usar sinonimos o descripciones para dar constancia del personaje del cual estas hablando

-De ahi a los dialogos les falto algo de fluidez, siento como si algunas cosas se dijeran al apuro y otra, tienes fallos en la ortografia, usas muchas comas pero bueh, es algo que puede suceder

-Sobre los nombres, esta bien, pero eso dependera de la locacion a donde vas a desarrollar tu historia, 4 kids comete la estupidez siempre de ponerle a la mayoria de personajes del anime nombres occidentales cuando la trama se desarrolla en Japon, si tu historia es en estados unidos como parece que asi es, no hay ni un problema con ello eso si, sobre el estilo de los duelos esta bien, pero amigo debes tratar de adaptar eso al juego actual es decir, usando las nuevas clases de invocaciones (Synchro, Exceed y Pendulum) y si quieres inventarte una nueva pos adelante, de ahi tratar de hacer los duelos lo mas animados posible se vuelve mas divertido para el lector al ver que el narrador usa todos los recursos disponibles, no hay problema si inventas cartas, todo el mundo lo hace como dices tu

-Sobre la extension de los caps, 8 paginas es perfecto, incluso extenderlo hasta 12 para tener un poco mas de sustancia en los capitulos, no lo bajes de 8 porque luego el lector va a quedar un poco frustrado al tener tan poca aventura que leer

-Hay muchos fics en los que te puedes basar para mejorar tanto la narrativa como los duelos aunque un poco de simpleza como la tuya nunca viene mal, si quieres saber como manejar los duelos Closer Souls y La guerra del dragon te convienen, si quieres saber como manejar el drama y las relaciones entre personajes Drift y Zexal III son tu eleccion (Que si, son mio pero igual XD) y si quieres narrativa pulida y comedia muy bien establecida, Duel Heritage, True Terminus y Acrux te convienen mas, pero si quieres aprender como evolucionar como escritor para ir aprendiendo gradualmente te tocara leer El rey de los juegos, elige el que quieras para iniciar aprendiendo como escribimos aqui

Ahi es todo de lo que puedo notar de momento, la historia no es mala y usaste la herramienta correcta para poner el misterio de inicio en la trama, la cual de alguna manera parece situada en el viejo oeste ¿Texas quizas? y Dylan luce interesante digo, no esperaba que ya fuese a perder en su duelo de presentacion pero vamos, le toco contra un familiar con cierto prestigio asi que, no habia chance XD

En fin me tiene interesado esta historia, veamos que hace Dylan en el proyecto del profesor Excelsior, quizas necesite un poco mas de practica para ser util ahi asi que de momento eso sera todo, suerte men y no te rindas en esta nueva aventura como escritor
 

Tadokoro, Takadoro, Takakoro, Totakeke~... (?)
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
1,500
Ubicación
Managua, Nicaragua
Ok, leído este inicio de historia y pues, se nota como dices que este es tu primer fanfic puesto que hay uno que otro error tanto ortográfico como gramatical y de oto tipo, pero vamos como dijo alguna vez mi amigo Jack El Destripador: "Vámonos por partes" xD

La historia se ve que tiene un hilo narrativo estructurado, pero la repetición de palabras hace que sea menos disfrutable, ejemplo de palabras que repetiste sin notarlo:
- ¡MALDICION TENGO QUE APURARME! .Apurado, comenzó a guardar sus cosas mientras ponía algo de música para tratar de mantener a su mente ocupada.
Apurarme y apurado una al lado de la otra, bien pudiste eliminar el "apurado" y solo poner -¡Maldición, debo apurarme! - gritó Dylan mientras guardaba sus cosas y ponía algo de música para...

- ¿Eh? ¿Qué te pasa? – Gruño y volteo para ver quién era

Volteo y vio que era una chica de casi su misma altura, pelo largo y marrón, de unos hermosos ojos verdes.
Repetiste la acción de "volteo" por tanto suena redundante y no agradable a la vista, al igual que obviaste el acento en "Gruñó", ahí pudiste poner simplemente -¿Eh? ¿Qué te pasa? - Gruñó y volteó para ver quien era: una chica de casi su misma altura, pelo largo marrón y de unos hermosos ojos verdes

Y así sucesivamente, siempre es bueno para los redactores el, una vez terminado el capítulo, releerlo con calma para ver que tanta coherencia existe en él, al igual para revisar algún punto ortográfico que se te haya pasado.

En el lado del duelo, si, hiciste una movida interesante al hacer perder al protagonista (especialmente porque ya había leído las cartas en el tema correspondiente de los mecano) pero el duelo lo miré bastante apresurado, y los diálogos funcionaban... si hubieras decidido hacer un par de turnos más, se siente algo un poquito forzado que haya perdido así (ojo: Esto es percepción mía) si tomas en cuenta las palabras que dice Dylan cuando está "mostrando su determinación" ¿y eso fue pasado simplemente unos dos turnos? El deck de Adrián no parecía tan asfixiante como para que Dylan dijera eso, quizás si la situación hubiera sido más apremiante, o hubiera tenido un efecto más adverso en Dylan, como que su mano hubiera sido afectada por alguna magia/trampa, o algo que lo tuviera "atado" hubiera sido lo mejor, pero bueno, se puede dejar pasar en un inicio, ya más adelante con tu evolución de escritor eso cambiará.

Otra cosa, en uno de los monstruos de Dylan no aparece sus niveles de ataque y defensa, por algo siempre es bueno revisar amigo xD

Pero bien, aun así es una historia bastante interesante y que seguramente dará sorpresas, ya leeré el que sigue cuando esté disponible, eso si... quizás es buena idea hacer caso a Legend y ver como "actualizar" el game, en caso de ser posible claro. Pero si la mecánica de su historia es apegado a la época GX, pos bueno o.o

Nos leemos, y recuerda, cualquier cosa escríbelo en el perfil o en el tema "Fanfics de Yugioh" que está por acá xD
 

Blaze me now
Registrado
19 Jul 2014
Mensajes
8,925
Ubicación
el Principio del Mundo.
Wiki is Here!!!

Ok, empezando a comentar.... No voy a extenderme mucho como Taka o Legend, más que nada porque ellos ya dijeron bastantes cosas y algunas acertadas. Eso sí, todo lo que te diga a partir de ahora, va con la mejor intención.

Ten cuidado con los clichés: el chico que sueña con una chica y se despierta en lo más importante es uno de los más viejos, malgastados y desesperantes.

Otra, la reiteración. A veces usar la misma palabra muy seguido puede ser útil, pero esas son las excepiones y deben tener un propósito para que sea fonéticamente disfrutable.

Este es un ejemplo de cuando no está bien:
su mirada penetraba hasta al más valiente y causaba un temor que haría retroceder hasta al caballero de armadura plateada más valiente.
Desde la primera frase se entiende que es muy aterradora, el ejemplo del caballero suena artificioso y por tanto difícil de tomar en serio.

Otra: Ten cuidado con los tiempos. Saltas mucho de presente a pasado sin una justificación y se hace confuso seguir en qué tiempo estás narrando.

Respecto a las descripciones: Están bien, describes bien los exteriores, pero, como un tip adicional, las personalidades son más importantes que la apariencia. Si quieres tómate unas pocas palabras al menos para señalar el carácter de los personajes desde que entran en escena por primera vez. Eso ayuda al lector a entender qué clase de personas son o aparentan ser, y le da un tono a sus diálogos y sus acciones.

Ahora, la personalidad: El tío Adrián entre que parece un tipo agradable y luego habla medio serio, es un tío bromista y también descuidado. Son cosas que conviene aclarar desde el principio para que se pueda disfrutar más, para que el lector pueda imaginarse cómo hace las cosas, como luce y lo visualice. Igual con Dylan. A veces parece una Dojikko y a veces suena como un chico intrépido.

Y el tono. El tono es muy importante. Comienzas con un duelo entre tío y sobrino en que ambos tiran fanfarronadas y parece de lo más ameno y relajado... y luego el chico se deprime y cae de rodillas porque el tío lo sobrepasa. Hay que cuidar esos bruscos giros en el ambiente, en especial tomando en cuenta que estás en tu primer cap.

Ahora, sobre otros comentarios, me parece adecuado señalar un par de cosas:

pero amigo debes tratar de adaptar eso al juego actual es decir, usando las nuevas clases de invocaciones (Synchro, Exceed y Pendulum) y si quieres inventarte una nueva pos adelante, de ahi tratar de hacer los duelos lo mas animados posible se vuelve mas divertido para el lector al ver que el narrador usa todos los recursos disponibles, no hay problema si inventas cartas, todo el mundo lo hace como dices tu
Esto no es cierto. De nada va a servir que intentes meter Xyz, Synchro y Pendulum si el ritmo de tus duelos es más lento y si te sientes cómodo con la fusión, que es la que dominas y te gusta. Lo más importante al escribir algo es que te guste a ti, porque si no ¿cómo va a poder gustarle a otros? Es realmente mejor que te enfoques en lo que quieras a que cometas errores intentando adaptarte a los tiempos. El fic de Axel, Rey de los juegos, está también enfocado en Fusión e invocaciones normales, y va mejor así porque es acorde al tono.

si quieres saber como manejar los duelos Closer Souls y La guerra del dragon te convienen, si quieres saber como manejar el drama y las relaciones entre personajes Drift y Zexal III son tu eleccion (Que si, son mio pero igual XD) y si quieres narrativa pulida y comedia muy bien establecida, Duel Heritage, True Terminus y Acrux te convienen mas, pero si quieres aprender como evolucionar como escritor para ir aprendiendo gradualmente te tocara leer El rey de los juegos, elige el que quieras para iniciar aprendiendo como escribimos aqui
No le creas, Duel Heritage es el mejor en todo.


Nunca hubo nada aqui (novatadas de foro - redactor)
Fanfics de Yu-Gi-Oh! - Yu-Gi-OH | Foros Dz

Puede interesarte este tema, va bien para la retroalimentación lector/autor, para aconsejarnos y demás.

Y buena suerte man, ojalá que te la pases bien, estaré esperando el siguiente cap.

WWH
 
Solo fue el primer capítulo, así que no hay mucho que decir. El capítulo estuvo decente. Lo más llamativo fue el inicio del capítulo. El prota de momento perdió su primer duelo. Usó varias cartas de las que pusiste en el tema de competitive card creator. Sobre lo que no hayan synchros, pendulos, xyz, etc, no me molesta tampoco.
 

Registrado
15 Ago 2016
Mensajes
836
Antes que nada, tarde bastante para los que leyeron por causas personales entre idas y vueltas que no le pude dedicar tiempo a esto, pero aquí esta después de casi un mes. Estuve siguiendo sus consejos y de a poco pude comenzar a mejorar dentro de lo que está en mis capacidades.

Se que aun me falta mucho a mi y a este fic pero la verdad es muy reconfortante que los comentarios en vez de tirar palos te marquen que esta bien, que esta mal y ayuda para mejorar de verdad MUCHAS GRACIAS a esos que dan consejos y a los que se tomaron la molestia de leer igual gracias.

Antes que me olvide, para los que vieron el Cap interior fue arreglado y corregido, ahora sin más preámbulos aquí esta el Capitulo 2.
(sepan disculpar el bug este de los spoiler, quizás sea la ultima vez que los coloco)

(ACTUALIZADO 25/07/18)

Capítulo 2: Nuevo Integrante.


La habitación de Dylan casi a oscuras, tenuemente iluminada por ases solares que se filtraban desde los orificios de la persiana que daba a la calle. Suena el reloj a un lado, marcan las 8 de la mañana y la alarma suena, mucho después de las horas desde las que Adrián estaba despierto y deambulando por la casa. Entra a la puerta y enciende las luces, aturdiendo a su sobrino.

- ¡Arriba sobrino, es tu primer día y tendrás que presentarte! - Exclamó energético.

Dylan se arropó con las sábanas y daba la espalda a su tío.

- Solo unos minutos más... Por favor. - Imploraba Dylan agobiado por el sueño.

- Tonterías. Vamos arriba Dylan. Debes estar de buen humor a si que desayuna, vístete...

- ¿Será así todas las mañanas? - Pensaba mirando incrédulo la energía con la que su tío afrontaba la mañana.

- Despierta, come algo luego límpiate...

- ¿Puede un ser humano despertarse bien luego de una maratón de películas de policías? Mínimo fue hasta las 2 de la mañana...

- Lávate la cara que te ves fatal y luego búscame afuera, en la calle.

- Pffft... No tengo otra alternativa. - Dijo resignado, levantándose con pereza de la cama.

Aún cargando con el cansancio y fastidio de la falta de sueño pudo prepararse y estar presentable para su presentación. Caminó hasta el exterior. Su tío esperaba allí, mirando el reloj en su brazo y apoyado en su auto el cual era un modelo de los 70 color naranja claro. Levantó la mirada y lo veía venir.

- Adrián, tengo tantas preguntas por hacerte sobre este trabajo que...

- Sube al auto que no hay mucho tiempo, en el camino te explico. - Contestó para subirse al auto y encender el motor.

- Bueno... - Se limitó a decir, subiendo al asiento del acompañante.

Con todo en orden ambos partieron de la casa y Adrián conducía hasta el trabajo. Como era un viaje relativamente largo el pariente de Dylan tenía chances de hablar aunque sea un poco con él durante el trayecto mientras la radio sonaba de fondo.

- Parece que llevas un tiempo allí como para que te dejen recomendar a alguien. - Comentaba Dylan.

- Más o menos, llevo dos años trabajando en la sección de logística y soy el encargado de confeccionar rutas y caminos para el paso de la misma. - Comentaba Adrián a su sobrino.

- ¿Sector de logística?

- Ese es uno de los sectores. También cuentan con otros sectores para la organización y el desempeño más eficiente posible para la investigación. Son varios, pero no te preocupes en conocerlos. Dudo que siquiera los pises ya que estarás en el recientemente instaurado sector de defensa.

- Y supongo que allí hago mi tarea de "Limpieza del camino" junto a la guardia, supongo - Intuía el muchacho.

- Exactamente.

- Bien... Sin embargo me llama demasiado la atención que, además de que solo puedan defenderse y atacar por duelos, que los ataquen unos "Vándalos" - Cuestiona Dylan.

- Sube que vamos un poco justos de tiempo – Adrián mientras subía al auto.

- ¿Sabes cuánto tiempo será el viaje? - preguntó abriendo la puerta.

- Queda algo lejos por si quieres puedes poner algo de música en la radio, no es malo lo que pasan a estas horas– se tomó unos momentos en poner el auto en marcha y salir hacia su lugar de trabajo. - ¿Por qué?

- Para explicarte un poco, nosotros llevamos a cabo una importante investigación. Sobre los restos de la gran infraestructura de una antigua civilización llamada los "Klamal" Tenemos pistas de donde se pueden encontrar esos restos o ruinas, sin embargo hemos experimentado muchas dificultades por sus ataques, como ya te había mencionado.

- ¿Que tan grande podría ser ese descubrimiento si lo encuentran?

- ¿Bromeas? ¡Será grande, grandísimo, colosal y titánico! ¡¿Tienes idea de la cara que pondrán todos si encontramos una civilización subterránea?! - Exclamó Adrián entusiasmado.

- ¡¿Subterránea?!

- Tenemos la firme creencia que los restos de la sociedad están bajo tierra ¡¿Puedes creer que serás parte de todo esto?! - Le recalcaba eufórico.

Una sonrisa llena de esperanza se dibujó en el rostro de Dylan. Pero su gesto se tornó en horror al mirar al frente...

- ¡MIRA ADELANTE ADRIÁN! - Gritó un desesperado Dylan.

- Huh... - Al instante miró al frente y de inmediato tomó el volante. - ¡Mierda! - Exclamó haciendo una rápida maniobra al volante y gracias a sus reflejos pudo evitar una tragedia. Lo que no pudo evitar fueron los bocinazos e insultos que escupía el otro conductor.

- ¡Mira al frente maldita sea! - Reprochó un consternado Dylan.

- Je je je... Bueno, somos humanos después de todo ¿No? Todos cometemos errores, creo.

Sin más altercados y tras algunos minutos llegaron al estacionamiento que ofrecía el propio edificio que solo podían ver desde el lateral, pero parecían grandes instalaciones. Hasta el estacionamiento estaba custodiado por unos guardias y el paso regulado por una barrera. Una vez estacionado el vehículo ambos bajaron y salieron de nuevo a la calle. Dylan se tomó un momento para apreciar la infraestructura exterior que los recibía. Un edificio que por el frente se diferenciaban un par de pisos. El edificio, pintoresco para ser un centro de investigación pintado de blanco, de techo compuestos por tejas grises y en el mismo frente se encontraban pequeños plantados árboles de hojas brillantes en el césped que precedía a la acera. Era una presentación muy agradable para una primera impresión, pero no podían distraerse demasiado en la vista. Ambos ingresaron por la puerta principal y llegaron a la recepción, pero antes de hablar con la chica que atendía, Adrián se detuvo a saludar a sus compañeros.

- Hola gente. Quería presentar a mi sobrino, seguro algunos habrán escuchado de él ¿No? - Sus palabras provocaron que varios de los presentes se detuvieran unos momentos para arrojar sus miradas sobre Dylan.

- Eh... Hola - Saludaba Dylan tímido y abrumado.

Los empleados simplemente regresaron un saludo cordial y amable antes de volver a sus actividades.

- Vamos. Debo enseñarte donde trabajo y quizás nos encontremos con gente interesante. En el camino puedes mirar los alrededores.

Adrián llevó a Dylan por el camino más directo hacia su lugar de trabajo. En el camino alcanzaría a ver salas de computadoras y una que otra maquina desconocida, otras que parecían almacenes debido a cajas y contenedores vacíos y la enfermería entre las que más llamaron su atención.

- Es un gran lugar ¿Pero donde trabajas?

Tras esa pregunta, Adrián se detuvo en seco frente a una puerta.

- Justo aquí. - Indicó señalando una puerta de tantas. Al abrirla se notaba que estaba a oscuras.

Sin pensar ni esperar mucho pasó dentro para buscar el interruptor, sin embargo...

- ¡Hay! - Gritó al tropezar con algo.

- La próxima vez prende la luz. - Dijo Adrián con un tono divertido, rodeando a su caído sobrino y encendiendo la luz.

La habitación iluminada revelaba la caja con papeles con la cual se tropezó Dylan apenas en la entrada. Por el piso alfombrado habían otras cajas y en una pared, un tablón con papeles fijados. También un escritorio y una mesa de trabajo, bastante prolijas.

- Agh... ¿Como puedes tener esta caja aquí? - Se quejaba Dylan al reincorporarse.

- Créeme, mi jefe una vez se tropezó con esa caja. - Recordaba con una breve risa. - Pero parece que están conformes con lo que hago para dejarme tanto tiempo. Además me llevo bien con el y el resto. - Comentaba Adrián corriendo la caja con el pie. - Bueno... Tendremos que vernos con Excelsior.

- ¿Donde está? No lo he visto en todo el camino. - Comentó saliendo al pasillo.

- Aguarda...

Adrián cerró la puerta y al girarse notó que había una persona de pie, de brazos cruzados. Un hombre de 40 y largos calvo que usaba lentes, bigote fino y vestía una camisa blanca de rayas verticales marrones abrochada hasta el cuello. Pantalón largo gris oscuro y mocasines negros. Sostenía una lista de tapa dura y no parecía muy contento...

- ¿Sucede algo Alder?

- ¡Maldita sea Adrián! Te estoy buscando hace 10 malditos minutos - Reprochaba el hombre.

- Bah relájate Aldo. Lo tengo bastante controlado por ese lado, mis tiempos aunque no lo creas están organizados. - Respondía un amistoso Adrián palmeando su espalda.

- ¡Ni se te ocurra seguir diciéndome Aldo! Mi nombre es Alder y a mi persona solo te diriges ni siquiera por mi nombre completo, sino por mi nombre ¿Entendido?

- Se... - Respondió despreocupado pero con una sonrisa.

. Ngh... Agradece que tu y tu trabajo le caen bien a Excelsior. Si no te hubiera expulsado a la media hora luego de pisar estas instalaciones. Sin embargo no vine aquí para echarte mi evidente frustración, sino para comunicarte que debes estar en la sala de planificación - Comunica Alder empezando a escribir algo en su lista.

- Ya... Pero antes de nada quiero que conozcas a Dylan, este es mi sobrino y de quien te hablé para la guardia.

- Oh, lamento que hayas tenido que presenciar este altercado. Son solo asuntos laborales entre los adultos. Me presentaré de forma adecuada, mi nombre es Alder y soy el encargado de gestionar las actividades del centro para un óptimo desempeño en nuestras tareas y objetivos. En pocas palabras, este sitio tiene pies y cabeza debido a mi gestión. Como he mencionado previamente nos reuniremos en una sala para hablar precisamente de estos reclutas adicionales, protocolos a seguir y... ¡Bah! Mucho sobre mí. Cuéntame algo de ti Dylan.

- Está bien, yo...

- Disculpe joven ¡Apúrese! - Imperaba Alder a su irritante compañero.

- Ya... Pero te recomendaría que te desabroches esos botones del cuello. Ya te están apretando y parece que te asfixian - Mofaba Adrián antes de irse.

- Tsk... Acompáñeme, joven duelista.

Guiado por Adrián y Alder Dylan finalmente llegó a la sala de planificación y en específico un sector donde había una mesa de madera y vidrio templado donde se reunirían los tres.

- De acuerdo. Joven Dylan, necesito saber un poco de usted, digamos como una formalidad.

- No tengo demasiado para decir más que me interesa esta oportunidad. Quiero conseguir un trabajo y progresar en mi vida, incorporar experiencias... Ya sabe, planes a futuro. Además que trabajar para el profesor Excelsior debe ser un gran primer paso ¿No?

- Es un sitio de prestigio. Algunos don nadie después de trabajar un tiempo aquí pudieron llegar más lejos de lo que ellos se imaginaron... De todas formas me sorprende tu pensamiento maduro joven. Es alentador contar con juventud de esa mentalidad en estos tiempos. Quizás con el tiempo puedas formar un imperio como este. El profesor y yo nos conocemos desde el secundario aproximadamente. Tras una larga travesía por la vida y algunos acontecimientos nos decidimos a fundar este centro. Fue mucho trabajo y dedicación, pero pudimos hacernos un nombre y a día de hoy decimos con orgullo que esta es una institución de prestigio.

- ¿Le contaste también de cuando inauguraron la canilla de afuera? - Intervenía Adrián en tono bromista.

- Esto es algo serio, tu sobrino está interesado en esto.

- Está bien, me dijeron de que trabajaré. No me quedaba claro pero me dijeron que era una guardia y también para "despejar el camino" ¿No es así?

- Se podría decir que estás en lo cierto. Nosotros requerimos duelistas, ya hemos reclutado una notable cantidad oriundos de otros lugares, debido a que aquí en ciudad Tumbledown faltan. Sin embargo contamos con algunos puestos libres y dejamos a disposición de que postularan algún duelista que conocieran y sea apto. Por lo que veo, al menos entusiasmo no te falta...

- También teníamos pensado en probarte contra alguien que también se postuló para ocupar un puesto. Así nos aseguramos que no estás de paseo y te vas a subir al tren con nosotros. - Añade Adrián con una sonrisa.

- En parte tiene algo de razón. Por más que queramos tenerte en nuestro equipo y seas un entusiasta resultarás en un estorbo si no resultas ser alguien apto o competitivo para nuestros requisitos, espero y comprendas la dureza de mis palabras pero debe quedarte en claro muchacho.

- ¿Cuando me enfrentaré a él? - Consultaba animado y ciertamente impaciente.

- A estas alturas no debo recalcar que su actitud se agradece. Ahora Adrián, tu contactas con Leroy. Llámalo y dile que venga con nosotros, nos encuentras en la zona de carga y descarga ¿De acuerdo? - Le encargó Alder, tomando un bolígrafo de su bolsillo mientras se alejaba.

- Por supuesto, pero...

Esas palabras detuvieron en seco la marcha del estricto hombre.

- ¿Pero qué? - Se limitó a preguntar, manifestando disconformidad.

- ¿Su número no lo anotaste tú?

- ¡El que se ocupaba de eso eras tú cabeza de chorlito! - Irascible recriminó.

- ¡Jo! Es cierto... Pero creo que lo olvidé je je - Reconocía riéndose de su descuido. Lo que generó que su compañero estrellara su palma contra su frente. - Ya relájate Al. Conozco desde hace un tiempo. Vivía cerca de donde yo lo hacía con mi ex esposa.

- Como sea, tráelo pero no te tardes ¿De acuerdo?

- Seh... Ya me voy. Tu y Dylan ahora van para la zona de carga y descarga ¿No?

- Más específicamente a un lado de la calle, es un espacio verde sin mucho donde podrán combatir tranquilos... Pero tu ya lo conoces. - Fueron sus últimas palabras antes de alejarse, seguido por Dylan y que Adrián vaya en camino de traer a ese sujeto "Leroy"

Ambos eventualmente llegaron a una zona extensa, donde habían algunos galpones y una parte asfaltada que daba a la calle. Estaban un par de camionetas estacionadas y pocos hombres trabajando allí. Sin embargo no se involucrarían en ello, se moverían a una parte más alejada del propio exterior que era solo césped y algunos pocos arbustos dispersos. Pasaron cerca de 20 minutos esperando sin señal alguna de Adrián.

- Debe vivir bastante lejos Leroy - Comentó Dylan, algo aburrido.

- Francamente no se donde vive... Pero es plausible que vuelva y no lo haya traído.

- Bien... ¿Quien es ese sujeto Leroy?

- Es un muchacho como tú, solo que algo mayor y se presentó hace pocos días. He escuchado que frecuenta torneos regionales y no suele bajar del podio de 4, algunas veces triunfando. Entonces no lo vimos con malos ojos. Sin embargo si el duelo de ambos resulta mediocre puede ser que ninguno quede - Advertía Alder.

- De acuerdo... ¡Mira! Ahí viene. - Señalaba Dylan un auto naranja que se acercaba en su dirección. Definitivamente era Adrián puesto que salió del sendero asfaltado e hizo unos cuentos metros en el césped ante la disgustada mirada de Alder que parecía decir "¿Que le diré al jardinero?"

- Levanten esas caras de sueño ¡Ya llegamos! - Avisó Adrián bajando del auto y seguido suyo un joven, que como Alder lo mencionó parecía levemente mayor a él. - Dylan, te presento a Leroy y Leroy, el es Dylan - Presentaba.

Leroy, un joven de complexión corpulenta y algo robusta, destacaban brazos y manos fuertes. Cabello rojizo, ciertamente largo al alcanzar por poco la altura de sus hombros. Vistiendo una camisa de mangas cortas azul apagado, sobre una camisa gris opaco. Sus pantalones, algo holgados verde opaco, finalizado en un calzado gris claro con detalles naranjas. Ese sujeto le llevaba casi una cabeza a Dylan y lo miraba con cierta desconfianza.

- Uh... Hola Leroy, es un gusto conocerte. - Saludaba ciertamente abrumado por su aspecto. Acercó con algo de timidez la mano y con una sonrisa nerviosa.

Leroy se mantuvo mirándolo en silencio con un gesto algo despectivo durante unos segundos y luego dirigió su vista hacia su mano mientras Dylan sostenía el saludo y la sonrisa. Entonces se relajó y soltó una breve risa que se sentía bromista y amigable. Rompió su postura y respondió al saludo estrechando su mano pero con fuerzas. Dylan sentía que su mano estaba siendo presionando por una piedra y trataba de sostener su sonrisa mezclada con su intento de no hacer notar su dolor.

- Un gusto conocerte Dylan. - Saludaba confiado y consciente de lo que hacía.

- Je je... Un gu-gusto conocerte Leroy.

- Bueno, bueno... Ya demasiados saludos y presentaciones, es hora del duelo bla,bla,bla. Tu disco de duelo está en el auto Dylan y procedamos que tengo que bañarme todavía. - Imperaba Adrián.

Sus palabras generaron que Alder lo mirara de reojo, con un gesto de asco cuando menos.

- No sé porque trabajas aquí todavía...

- Porque somos como una familia y yo soy un integrante apreciado, además que soy eficiente Aldo. - Contestó Adrián con una sonrisa.

- Al due... - Pero antes que terminaran su frase, Leroy notó que Dylan se había detenido.

- ¿Ocurrió algo?

- Huh... ¿Me puedes esperar? Este disco de duelo está algo dañado ¡Funciona maldita porquería! - Exclamó furioso golpeando el aparato y tras unos cuantos golpes encendió.

Dylan 4000 Lp

Leroy 4000 Lp


- Comenzaré yo, si no es molestia Leroy. - Expresó Dylan tomando sus cartas. A lo cual simplemente Leroy asiente. - Comienzo invocando al Fuerza Maquinaria Capitán Ancla (1500/1200) y con dos cartas boca abajo termina mi turno.

- Ya veo. Comienzo invocando al Hombre de Grava en posición de ataque (1500/0) y activo la carta Mágica Continua Actividad Sísmica, provocando que mis monstruos tipo roca ganen 300 puntos de ataque y además todos los monstruos en tu poder que no sean de tipo roca pierden 500 puntos de ataque.

Fuerza Maquinaria Capitán Ancla (1500 > 1000)

Hombre de Grava (1500 > 1800)

- Ataca al Capitán Ancla...

El Hombre de Grava su puño extendió y comenzó a ganar amplitud y volumen. Recogió su codo y lanzó el golpe.

- Activaré mi trampa de Revestimiento Cromado. Monstruos tipo máquina en mi control no son destruidos por batalla en tu fase de batalla y a cambio robaré una carta por cada uno de ellos. Aunque tomaré daños...

Dylan 4000 > 3200 Lp

- Hmm... Dejo una carta boca abajo y es todo.

- ¡Robo! En mi fase de espera el Capitán Ancla gana un contador por su efecto (C: 0 >1) y luego invoco al Fuerza Maquinaria Gran Barrera , quien cambia a defensa si es invocado en posición de ataque ( 600 > 100/ 2100) Además gana 100 puntos de defensa por cada monstruo en tu campo. Termina mi turno.

Fuerza Maquinaria Gran Barrera (2100 > 2200)

Fuerza Maquinaria Capitán Ancla (1000) (Contadores: 1)

- Tu sobrino es un descuidado. Dejó un monstruo en posición de ataque totalmente expuesto - Indicaba un disgustado Alder.

- Créeme, el no es inocente - Comentó Adrián convencido.

- Robo y de inmediato ¡Ataca a su Capitán, Hombre de Grava! - Ordenó Leroy.

La palma del Hombre de Grava incrementó su tamaño concentrando una enorme cantidad de grava y cuando estaba por asestar el golpe, Gran Barrera se interpuso y con los escudos de su brazo repelió el ataque.

Leroy 4000 > 3600 Lp

- ¡¿Que sucedió?! - Exclamó un confundido Leroy.

- El efecto de Gran Barrera. Cuando atacas a otro monstruo tipo máquina, el ataque se cambia a Gran Barrera. Veo que alguien cayó en la trama. - Expresó un confiado Dylan, motivado porque su rival cayó en la trampa.

- No está mal, pero no eres el único con trucos ¡Carta Trampa de Ruptura Sísmica! Luego del cálculo de daño en el que un monstruo tipo roca estuvo involucrado todavía controlas monstruos puedo desterrar uno de ellos ¡Saluda de mi parte a Gran Barrera!

El suelo se estremeció y una fisura se abrió a los pies de Gran Barrera, precipitándose en ella en una caída sin final.

- ¡Mierda!

- Ahí fue su mejor pieza defensiva - Lamentó Adrián.

- Ahora robo una carta y la juego, Entierro Insensato. Mando al cementerio desde mi mazo a la Roca Musgosa Rutilante e invoco al Soldado Centinela de la Roca. En mi cementerio se activa el efecto de Roca Musgosa Rutilante y tributando a un monstruo tipo roca puedo invocarla de mi cementerio (0 > 300/0)...

- Veamos de que está hecho el joven duelista Leroy - Murmuraba Alder.

- Activo de mi cementerio el efecto de Soldado Centinela de la Roca y si controlo monstruos de tipo roca vuelve de mi cementerio (1300 > 1600/2000)

- Es momento de una invocación de Sincronía - Mencionó Leroy.

- ¿Sincronía? Creo haberlo escuchado antes...

- En sencillas palabras es una invocación especial. Se logra sumando niveles de monstruos en campo más la de otros monstruos especiales llamados cantantes. Envías esos monstruos al cementerio e invocas un monstruo de categoría especial llamado "Sincronía" Algunos tienen requisitos especiales pero creo que expliqué lo básico ¿No? - Expresaba Leroy.

- Ah, esos eran... Ya lo recuerdo.

- La léxica no es lo mío, pero si los duelos ¡Sintonizo al Hombre de Grava, Soldado Centinela de la Roca y Roca Musgosa Rutilante!

Hombre de Grava (* 4) + Soldado Centinela de la Roca (* 3) + Roca de Musgo Brillante (* 1) = (* 8)

Los monstruos se desvanecieron a través de un portal, convirtiéndose en ases luminosos proyectados al cielo que luego se expandían como una explosión de luz.

- Primigenio protector de los suelos que te dieron vida y razón ¡Regresa al lugar que perteneces! ¡Invocación de sincronía! ¡Nivel 8 Combatiente Pedrusco Granito! (2600 > 2900/1400)

La luz se desvaneció y reveló la enorme figura humanoide de un golem compuesto de pedruscos macizos de piedra de granito claro.

- ¿No te parece que es increíble? - Con orgullo resaltaba la presencia de su monstruo.- Je je...Dejo una carta boca abajo y será todo.

- ¡Empieza mi turno! - Exclamó robando una carta. - Cambio la posición de batalla del Capitán Ancla quien ganó otro contador durante mi fase de espera. (C:1 >2 ) Es el momento. Invoco al Fuerza Maquinaria Experimental Hidráulico (1100 > 600/500) Quien al ser invocado me permite añadir desde mi deck otro monstruo Fuerza Maquinaria y selecciono al Fuerza Maquinaria Comandante Metálico. Luego utilizo Conversión...

- ¿Conversión?

- Exacto. Me permite seleccionar a Hidráulico y enviar desde mi deck a mi cementerio un monstruo Fuerza Maquinaria y el monstruo seleccionado gana su efecto mientras esté en el campo. Ahora Hidráulico ganó el efecto de Incinerador que voy a utilizar. Envío la carta de la parte superior de mi baraja para destruir tu carta mágica continua y además tomas 400 puntos de daño.

- Ahora empieza lo bueno Aldo ¡Prepárate y observa con atención! - Indicaba un expectante Adrián refregándose las manos.

- ¿No hemos discutido esto del apodo? - Recalcaba un fastidiado Alder.

- Tu tranquilo. Es por comodidad que te digo Aldo y además es amistoso ¿O acaso no somos amigos?

- Claro que no lo somos...

- Oh... Te seguiré diciendo Aldo de todas formas.

- Mejor cállate...

Un rápido disparo de fuego destruyó la carta de Leroy.

Leroy 3600 > 3200 Lp

- No lo haces mal. Con eso nuestros monstruos retornan a la normalidad...

Combatiente Pedrusco Granito (2900 > 2600)

Fuerza Maquinaria Capitán Ancla (1000 > 1500)

Fuerza Maquinaria Experimental Hidráulico (600 > 1000)

- De todas formas aún está lejos de poder alcanzar al monstruo de Leroy. Necesitará algo más todavía...

- Este duelo apenas comienza, de seguro Dylan ya tiene algo planeado. - Intuyó Adrián quien mejor que nadie, entendía que su sobrino traía algo entre sus manos y en su mano.

- Ahora yo debo invocar monstruos fuertes y activo Polimerización fusionando al Comandante Metálico, Experimental Artillero de Asalto en mi mano junto a Hidráulico de mi mano y crear el mecanismo más temerario ¡Aparece Fuerza Maquinaria Temerario Comandante! (2700/1600)

Desde las alturas un imponente aparato de forma humanoide que comprendía un armazón metálico con forma de armadura y un rifle-cañón de notable envergadura apuntando a Granito.

- Al ser invocado por fusión también me permite invocar del cementerio otro Fuerza Maquinaria, sus efectos son negados y no podrá atacar este turno. Regresa al campo Incinerador (1600) Adiciona también el efecto del Capitán Ancla, retirando 2 de sus contadores ( C: 2 >0) puedo traer de regreso a otro Fuerza Maquinaria del cementerio con sus efectos negados. Regresa tu también en defensa Experimental Hidráulico (500)

- Bien hecho, llenaste tu campo de monstruos pero ninguno está en condiciones de derribar a Granito salvo tu comandante. - Indicaba Leroy.

- No tan rápido. El segundo efecto de Temerario Comandante le permite realizar un ataque adicional por cada otro monstruo tipo máquina en mi lado del campo y además de él, hay otros 3 monstruos a su lado. - Remarcó Dylan.

- Con un total de 4 ataques el Temerario Comandante está en condiciones de terminar el duelo si Leroy no logra defenderse a tiempo. - Comenta Alder expectante.

- Sin embargo... No creo que por lo mostrado hasta ahora Leroy pierda tan fácil. - Temía Adrián, notando a Leroy demasiado tranquilo.

- Piensas no solo ganarme, sino en borrarme del duelo... Esto escaló más de lo que esperaría.

- ¡Ataca Temerario Comandante con tu ráfaga de asalto! - Imperó energético Dylan.

El monstruo máquina apuntó su arma y disparó un potente disparo de plasma contra Granito, el impactó generó una explosión que fue capaz de levantar una cortina de humo.

- La visión sólida mejoró bastante estos años. - Comentaba Alder mientras anotaba algo en su lista.

Al levantarse la cortina de humo malas noticias cayeron para el joven. Granito seguía de pie, firme y estoico.

- ¿Huh? ¿Que sucedió? - Confundido se preguntaba Adrián.

Leroy 3200 > 3100 Lp

- Casi lo logras, pero Granito no puede ser destruido en batalla ¿O te piensas que se llama Granito solo porque queda bien?

- Ngh... No importa, aún puedo seguir atacando ¡Descarga nuevamente sobre él!

Tres disparos más fueron conectados contra Granito, apenas inmutándose.

Leroy 3100 > 2800 Lp

- ¿Eso era todo? - Mofó Leroy a su contrincante quien lucía disgustado. - Si así fue activo mi trampa de Movimientos Tectónicos y recupero la carta que destruiste. - Explicaba tomando la "Actividad Sísmica" que Dylan había destruido.

- No solo no destruí a esa cosa, sino que también recuperó esa odiosa carta... Agh, no se ve bien. Dejo una carta boca abajo y termino.

- Bien... De nuevo activo el efecto del Soldado Centinela de la Roca (1300) y nuevamente el suelo se agitará en mi favor porque activo Actividad Sísmica y ya la conoces.

El suelo nuevamente temblaría, debilitando las fuerzas de los monstruos de Dylan y fortaleciendo a los imbatibles guerreros de piedra.

Combatiente Pedrusco Granito (2600 > 2900)

Soldado Centinela de la Roca (1300 > 1600)

Fuerza Maquinaria Temerario Comandante ( 2700 > 2200)

Fuerza Maquinaria Capitán Ancla ( 1500 > 1000/1200 )

Fuerza Maquinaria Experimental Hidráulico ( 1100 > 600/500 )

Fuerza Maquinaria Incinerador ( 1700 > 1200/1600 )

- La complementaré con una segunda carta ¡Activo Réplica Sísmica! Con ella tus monstruos perderán 400 puntos más y los míos de tipo roca ganarán 200.

Combatiente Pedrusco Granito (2900 > 3100)

Soldado Centinela de la Roca (1600 > 1800)

Fuerza Maquinaria Temerario Comandante ( 2700 > 1800)

Fuerza Maquinaria Capitán Ancla ( 1000 > 600/1200 )

Fuerza Maquinaria Experimental Hidráulico ( 600 > 200/500 )

Fuerza Maquinaria Incinerador ( 1200 > 800/1600 )

- ¡Contraataca Combatiente Pedrusco y destruye al Temerario Comandante!

- Esto va a doler... - Comentaba Adrián.

- Un comentario acertado mi no tan estimado compañero...

El Combatiente Pedrusco Granito levantó su puño y con violencia lo dejó caer sobre el Temerario Comandante, desintegrándolo en pedazos.

Dylan 3200 > 1900 Lp

- Argh... Comandante...

Para sorpresa de Dylan una grieta se abrió del lado de Granito y de ella surgió el Hombre de Grava.

Hombre de Grava (1500 > 2000)

- También debo comentarte el efecto de Réplica y una vez por turno si un monstruo tipo roca destruye a un monstruo en batalla me permite invocar desde mi cementerio un monstruo tipo roca cuyo ataque sea menor al del monstruo destruido. Ahora el Hombre de Grava atacará a Hidráulico y el Soldado Centinela al Capitán Ancla - Indicó Leroy para que sus fieles monstruos terminen por mermar las fuerzas de Dylan.

El Hombre de Grava con un potente y enorme puñetazo de grava hizo a Hidráulico explotar y el Soldado Centinela con sus espadas de roca partió en dos mitades al Capitán Ancla.

- Ya está todo listo... ¡Tributo al Soldado Centinela para traer a Roca Musgosa Rutilante y nuevamente por su efecto regresa el Soldado Centinela de la Roca!

Soldado Centinela de la Roca (1800)

Roca Musgosa Rutilante (300)

- Ese Leroy ya recuperó los materiales suficientes para realizar otra invocación de sincronía. - Lamentaba Adrián.

- Jaja... Ese chico Leroy demuestra ser un hueso duro de roer, lo que noto está en a punto de llegar a mis expectativas. Por otro lado Dylan... Lo intenta. - Decía Alder tomando nota.

- ¡El está a la altura y te lo puedo asegurar! - Afirmó Adrián.

- Nuevamente realizaré una invocación de sincronía como pudiste haber intuido...

- ¡Ahora tiene todos los materiales para otra invocación de Sincronía! – Marcó Adrián.

Hombre de Grava (* 4) + Soldado Centinela de la Roca (* 3) + Roca de Musgo Brillante (* 1) = (* 8)

Nuevamente los monstruos de Leroy se desvanecieron en ases de luz que se expandieron para formar un nuevo monstruo. Del portal cuya luz se iba desvaneciendo emergía una silueta de un guerrero de piedra como granito pero más bajo, ancho y sus brazos parecían dos enormes escudos con forma de pilares.

- Guardián ancestral de la tierra, compuesto de los cimientos del lugar que juraste proteger. Es momento de cumplir tu juramento. ¡Invocación de sincronía! ¡Nivel 8 Combatiente Pedrusco Mármol ( 1200 > 1700/3000) Se activa su efecto y si fue invocado por sincronía puedo destruir un monstruo que controles e infligirte daño igual a su nivel x 200 y como solo controlas a Incinerador le tocará desaparecer.

Una ráfaga de guijarros destruyo al Incinerador dejando a Dylan indefenso.

Dylan 1900 > 1100 Lp

- Argh... No puede ser, sin monstruos. - Lamentó.

- Finalizo mi turno y quizás a estas alturas ya es tu último turno. - Expresó Leroy con un presentimiento de triunfo.

- Fiu... Eres un rival impresionante Leroy. Tus jugadas me parecieron inteligentes e impresionantes. - Reconocía Dylan.

- No lo haces del todo mal. Un poco más de práctica te haría falta, pero no es tanta la diferencia. - Devolvía Leroy la gentileza.

- Veremos si realmente existe una diferencia entre nosotros ¡Robo! - Dylan estuvo unos momentos mirando sus cartas, el campo de su oponente y revisando la única carta boca abajo de su lado.

Leroy, Alder y Adrián se mantenían a la expectativa de lo que Dylan pudiera hacer... Sin embargo no tiene margen de error y el mínimo descuido puede ser el fundamental para la victoria de Leroy.

- Escritura emprolijada
- Apariencia de Leroy, levemente cambiada (Ropa más larga y otra tonalidad, además más detallada su complexión física)
- Eliminación de diálogos intrascendentes.
- Se aclara que se trabaja en un centro de Investigación y Recuperación Arqueológica
- Infraestructura más detallada como colores y algunos elementos.
- Escenas reformadas en su ejecución, información valiosa todavía presente y sin modificarse a lo largo del episodio.
 
Última edición:
  • 1Me gusta
Reacciones: Wiki

Registrado
15 Ago 2016
Mensajes
836
Hola a todos, se que lo ideal no es hacer un capitulo cada 3 meses y perdónenme pero uno hace lo que puede, entre estudios, salidas y ocio me terminé retrasando además de estar modificando ciertas cosas del resto de partes (los cambios no son significativos, es más orden y que queden lo mejor posible ciertos diálogos y oraciones, no se van a encontrar con una trama totalmente distinta de eso tranquilos).

Sigo de verdad agradeciendo cada crítica sincera y sin más rodeos aquí dejo la tercera parte.

ACTUALIZADO 01/08/2018

Capítulo 3: Presentación.

Dylan 1100 Lp

Leroy 2800 Lp


Combatiente Pedrusco Granito (3100)

Combatiente Pedrusco Mármol (3000)

- Creí por un momento estar en condiciones para enfrentarme a quien sea. Pero gracias a este duelo soy consciente de que debo seguir esforzándome... ¡Robo! Activaré mi carta boca abajo, trampa de Regreso Violento y al no controlar monstruos y tu 2 puedo invocar desde mi cementerio un monstruo para luego destruir uno en tu campo ¡Invoco al Comandante Metálico! (1400) Ahora destruiré a Granito - Indicó Dylan.

Tras las espaldas del Comandante Metálico se alzó un frente de fragmentos metálicos que súbitamente se precipitaban sobre Granito. Pero antes de impactar contra él simplemente se desvanecieron como por arte del destino y la casualidad.

- No fue un mal intento, pero gracias al efecto del Combatiente Pedrusco Mármol mis monstruos tipo roca no pueden ser destruidos por efectos. Además si lo notaste gracias a Granito evito la destrucción por batalla conformando un básico, simple pero efectivo cerrojo ¿Que te parece? - Planteaba Leroy orgulloso de sus cartas.

- Eso no va a detenerme. Se activa de nuevo el efecto del Comandante y desde mi deck invoco al Fuerza Maquinaria Experimental Atómico (300) Prosigo activando Refacciones de Emergencia y desterrando a dos Fuerza Maquinaria de mi baraja robo 2 cartas, pero esta al ser esta mi única carta en mano robo 1 más.- Procedía entonces a tomar las cartas tras desterrar a Mega Taladro y Tecno.- Luego uso mi siguiente carta mágica, Tráfico Ilegal de Refacciones y enviando al cementerio al Comandante Metálico robo 1 carta cada dos de sus niveles (* 4/ 2 = 2 = 2 Cartas) - Complementó Dylan el incremento de su mano y al revisarla ideo un plan que esperaba funcionara. - Con dos cartas boca abajo será todo.

- Este duelo tiene que ser tuyo...- Se decía su tío por dentro, haciendo fuerzas por él.

- A este ritmo no soportará otra embestida de Leroy - Con cierta decepción decía Alder.

- Bien mi tur… - Pero no lograría terminar su frase.

- ¡Alto ahí! - Irrumpió Dylan. - Durante el final de mi turno y si no controlo otros monstruos, se activa el efecto del Experimental Atómico. Lo envío al cementerio para invocar al gran Fuerza Maquinaria Titan Atómico. (2400/1800)

Una poderosa máquina de armazón blanco, visor en su rostro y con un emblema con el símbolo radioactivo en su pecho hizo se materializó. Su sola presencia imponía respeto y gran poder, pero eso no era lo que llamaba la atención en Leroy.

- ¿Por qué sus Combatiente Pedrusco se debilitan? - Consultaba un extrañado Alder.

Combatiente Pedrusco Granito (3100> 2600)

Combatiente Pedrusco Mármol (1700> 1200/3000)

- ¿Ahora que sucede?

- Es por el efecto del Titan Atómico. Me permite negar el efecto de todas las cartas mágicas en campo y además, tampoco puedes te permite activarlas mientras esté en campo. - Indicaba Dylan con una sonrisa confiada.

Pese al devastador efecto del Titan Leroy todavía conservaba calma al robar su carta iniciando su turno.

- Tendrá un efecto fuerte pero lo cierto es que aún hay una distancia entre su fuerza y la de Granito ¡Ataca!

- No te lo dejaré tan fácil ¡Respondo con Negar Ataque! - Replicó Dylan deteniendo en seco a Granito.

- Solo aguantas con tus uñas la embestida. Coloco una carta y será todo.

- Empieza mi turno y pierdo mi fase de robo. No obstante eso no me detiene porque activo la carta mágica Cáliz Prohibido e incrementando en 400 el ataque de Granito niego sus efectos - Señaló Dylan.

Combatiente Pedrusco Granito (2600> 3000)

- ¿Que estarás planeando? Ahora la diferencia entre nuestros monstruos es mayor todavía...

- Lo se perfectamente. Es por ello que equipo al Titan Atómico con el Guante de Asalto y con esto empieza mi fase de batalla ¡Ataco con el Titan a Granito!

- ¡¿Estás loco?!

- Para nada porque se activa el efecto del Guante de Asalto y cuando el monstruo equipado batalla se invierten los valores de Ataque y Defensa hasta el final del cálculo de daño ¡Al ser la defensa de Granito baja el Titan no tendrá problemas en acabarlo! ¡Golpe Radiactivo!

- Argh... Entonces activaré...

- Y por el segundo efecto del Guante de Asalto tampoco puedes activar cartas mágicas o de trampa en la fase de batalla durante el turno que lo activo - Añade Dylan.

- No puede ser...

El Titan Atómico a gran velocidad se precipitaba hacia Granito, con su puño reodeado por un espectro de energía radioactiva intensa.

Combatiente Pedrusco Granito (3000> 1400/1400> 3000)

De un solo impacto logró reducir a la imponente mole de piedra a solo escombros.

Leroy 2800 > 1800 Lp

- Tsk... Ahí va mi carta as. - Lamentó Leroy.

- Aún no he terminado con tus monstruos porque activo la trampa Batalla Desesperada. Selecciono un monstruo que haya declarado un ataque y reduzco en 1000 sus puntos de ataque y atacará nuevamente ¡Ve a por todo Titan!

Fuerza Maquinaria Titan Atómico (2400> 1400)

- Aunque el ataque del Titan se haya reducido bastante, de forma sorpresiva todavía supera los puntos de ataque de Mármol, los cuales tomarán el lugar de sus puntos defensivos. Lo hizo bien después de todo - Alcanzó a reconocer Alder.

Combatiente Pedrusco Mármol (3000> 1200)

- ¿No te había comentado que tiene condiciones? Si lo sostenemos puede demostrar más de lo que ha demostrado hasta ahora - Con entusiasmo animaba Adrián.

Un segundo impacto de su puño derrumbó al segundo monstruo de Leroy.

- No puedo creerlo, destruiste a mis dos monstruos. - Señaló un aturdido Leroy.

- Creo que lo hice bastante bien... Termina mi turno.

- No voy a permitirme perder de esta forma ¡Nunca! - Exclamó el entusiasta y orgulloso duelista sin resignarse a la derrota. - ¡Robo! Activo mi carta de Trampa Choque Sísmico y enviando de mi mano un monstruo tipo roca al cementerio volteo boca abajo un monstruo en tu control ¡Ya sabes quien es el único candidato!

Un fuerte temblor provocó al Titan Atómico ser sepultado por su propia carta. Pero esto a Leroy no le era suficiente, los recursos de los que disponía no le permitían rehacerse... No de momento.

- Bien... Es todo o nada. Activo Carta de la Santidad y retirando del juego mis cartas en campo y mano, robo 2 cartas. - Dijo deshaciéndose de todas sus cartas.

- ¿Que necesidad tiene de desprenderse de todo su soporte sísmico? - Preguntaba Alder.

- Leroy parece no tener más nada continuar sus jugadas y decide sacrificar todas sus cartas para tener una última chance. - Comentaba Adrián. - Aunque no se hasta que punto sea razonable.

- Huh... Tendré que hacer caso a esas palabras que una vez escuché. En situaciones extremas, soluciones extremas. - Expresó para que en su rostro una sonrisa que manifestaba decisión se dibujara. - ¡Activo mi carta mágica de Minería de Riesgo Extremo! Esta carta solo la puedo activar al no controlar monstruos. Revelo cartas en la cima de mi baraja hasta tres veces o revelar un monstruo tipo roca y si un monstruo tipo Roca es revelado lo invoco, negando sus efectos de invocación... De otra manera tomaré 800 puntos de daño cada vez que revele otra carta que no sea un monstruo tipo roca y si entre las cartas reveladas no hay un monstruo de ese tipo las debo desterrar - Explicaba Leroy su arriesgada maniobra para intentar volver al duelo. Aunque nada era garantía, su convicción era fuerte y parecía saber que lo lograría.

- Es una carta demasiado peligrosa, en el peor de los casos le hará perder el duelo. - Señalaba Alder. - Aunque su osada actitud es bastante noble...

- ¡Aquí voy! - Exclamó Leroy tomando la primer carta y al revelarla pudo comprobar que se trataba... De una carta mágica.

Leroy 1800 > 1000 Lp

- Ugh... Je je, casi. - Se manifestó afectado por el golpe pero su decisión no cambiaba. - ¡Ahora revelaré una segunda carta!

- ¿De verdad piensa seguir jugarsela así? - Cuestionaba Adrián.

Leroy reveló una segunda carta... Para su desgracia resultó ser una trampa.

Leroy 1000 > 200 Lp

- Ugh... Tranquilo... ¡Aquí voy de nuevo! - Exclamó colocando otra vez su mano sobre su baraja, pero entonces Dylan lo frenaría.

- ¡Leroy! ¿Por qué sigues insistiendo de esta forma? No mereces perder y menos de una manera tan injusta ¿Por qué persistes?

- Por una simple razón... No se si escuchaste estas palabras pero quien arriesga, no gana y creelo o no eso aplica en todo. - Orgulloso pero sobre todo decidido posó su mano sobre su baraja, esperando esa carta que pueda cambiar el duelo.- ¡Robo! - Con suspenso deslizó esa carta fuera del mazo y con un suave movimiento la reveló... ¡Era una carta de monstruo!

- Lo logró... - Sorprendidos murmuraron Alder y Adrián.

- Maldita sea... Lo logró. - Susurraba Dylan masticando bronca.

- ¿No te lo dije? Necesité arriesgarme para lograrlo. Además de conseguir al mejor monstruo para la ocasión también añadí las otras cartas reveladas pero me extiendo demasiado ¡Aparece Skalna el Provocador Avalancha! (1800/1900) Quien al ser invocado especialmente todas tus cartas en campo regresan a la baraja.

- ¡¿Qué?! - Exclamó Dylan viendo todas sus cartas retornando a la baraja. - Ugh... Ya no tengo nada para defenderme.

- No deberías preocuparte por eso. El turno que uso este efecto no puedo realizar mi fase de batalla pero puedo hacer otras cosas todavía. Retorno al campo al Soldado Centinela de la Roca que bien conoces y luego lo tributo para invocar desde el cementerio al cantante Roca Musgosa Rutilante (0).

- Debo encontrar la forma de detener a esas piedras, al menos un turno. Me están dando demasiados problemas - Pensaba Dylan intentado dilucidar una forma de contrarrestar a Leroy.

Skalna Provocador Avalancha (* 6) + Roca Musgosa Rutilante (* 1) = (* 7)

- ¡Invocación de Sincronía! ¡Desciende Nivel 7 Combatiente Pedrusco Basalto Musgoso! (2400) Coloco una carta boca abajo y activo mi carta Mágica de Desliz Sísmico. Si invocas un monstruo de 2000 o más puntos de ataque este será destruido y tomarás la mitad de su ataque como daño. Termina mi turno... No sin antes utilizar el efecto de Basalto Musgoso y durante el final de mi turno, si no controlas monstruos cuyo ataque sea superior al suyo tomas 1000 puntos de daño.

Dylan 1100 > 100 Lp

- Ugh...

- Leroy sabe reponerse bastante bien en los duelos, bastante mejor que tu sobrino ¿No te parece Adrián?

- ¿Puedes solo mirar el duelo y callarte? - Le cuestionaba un Adrián ciertamente fastidiado.

- ¿Por qué se supone que trabajas conmigo? - Murmuraba Alder con disgusto.

- ¡Ánimos! ¡Aún hay cartas por jugar y un duelo por ganar! - Animaba impetuoso a su sobrino.

- Ja... Es cierto. Mientras aún tenga puntos de vida no he perdido. - Manifestó un reconfortado Dylan quien su carta tomó y al revisarla un leve sentido nostálgico vino a él. - Mi primer carta... Nunca me fallaste y este duelo es la viva muestra de ellos.- Pensaba, permaneciendo estático en sus memorias. - Al no controlar monstruos puedo invocar especialmente al Fuerza Maquinaria Hombre de Acero en posición de defensa. Colocando dos cartas boca abajo finalizo mi turno.

Fuerza Maquinaria Hombre de Acero (1300)

- De acuerdo, empieza mi turno y déjame recordarte que aunque te defiendas puedo perfectamente no atacar este turno y el efecto de Basalto hará el resto. - Señaló Leroy a su monstruo en pie.

- Es por eso que tengo algo para él. Activo Artilugio de Evacuación Compulsiva retornando a tu mano a Basalto, pero al ser un monstruo del extra deck regresará al mismo ¡Una molestia menos! - Celebró Dylan y más aún viendo el gesto de disgusto en Leroy.


- Puedo invocar dos monstruos y terminar este duelo... Pero aún tiene otra carta boca abajo. Hay alguna chance de que esa carta no pueda detener mis ataques... Pero otra muy grande de que si los haga - Maquinaba Leroy las posibilidades en las que podría desembocar la activación de esa carta. Una sonrisa se dibujó en su rostro, denotando que una decisión había tomado. - Ya me arriesgué una vez y aún sigo en duelo ¡Por supuesto que lo haré de nuevo! - Con firmeza aseveró en su voz.- Invoco normalmente al Crusador de Tacleo (1500) y además regreso al campo al Soldado Centinela de la Piedra (1300) ¡Batalla Crusador!

- Caíste en mi trampa ¡Uso Noble Entrega! Cuando tu atacas a mis monstruos puedo destruir todos los monstruos boca arriba en campo y con ello cada uno gana 600 puntos de vida igual a la cantidad de monstruos que fueron destruidos en cada lado del campo.

Leroy 200 > 1400 Lp

Dylan 100 > 700 Lp


El rostro de Dylan reflejaba un cierto alivio por poder superar una situación potencialmente más peligrosa, pero por su lado Leroy se sentía algo decepcionado por caer tan fácilmente en esa carta.

- Tsk... Debí esperar más. De todas formas todavía puedo ganarlo, mientras tenga esa carta boca abajo todavía estoy en juego. - Confiado se decía por dentro, tratando de reconfortarse y calmarse. - De acuerdo Dylan, eso será todo por mi turno.

- Creo haber tenido algo de fortuna de detenerlo un turno. Sin embargo si este duelo se prolonga más allá de este turno dudo soportar el desgaste. Solo puedo terminar este duelo aquí y aunque no tenga nada en campo parece confiar en su carta como yo lo hice en la mía... ¡Que pase lo que tenga que pasar! - Por su cabeza esos pensamientos daban vuelta, pero al colocar su mano sobre su baraja todo eso se fue y simplemente se dejó llevar por el movimiento que su brazo y mano hicieron para deslizar esa carta fuera de la baraja. - ¡Esto termina aquí! - Convencido creía al ver la carta tomada.

- Después de este turno el duelo se convertirá en desgaste y por el desarrollo del mismo Leroy debería estar mejor preparado que Dylan. Aunque un golpe contundente, de cualquier lado lo termina... - Sentenciaba Alder.

- ¡Si vas a atacar Dylan más te vale que sea un golpe fulminante!

El aludido se giró hacia su pariente y con una leve sonrisa que inspiraba confianza se devolvió hacia su rival quien aparentemente preparado aguardaba agazapado.

- Si no es tu mejor golpe ¡Que no sea nada! - Desafiante se plantaba Leroy ante Dylan.

- ¡Aquí voy! ¡Carta mágica de Fusión de Última Voluntad! Pagando la mitad de mis puntos de vida, revelo un monstruo de fusión en mi Deck Extra. Revelo al Fuerza Maquinaria Rompemoldes de Nivel 6 y si uno de sus materiales está en mi campo o cementerio destierro a uno de ellos. Hombre de Acero es uno de sus materiales y lo remuevo junto a otros monstruos cuyos niveles combinados dupliquen o superen el nivel del monstruo revelado ¡Destierro al Hombre de Acero y otros tres Fuerza Maquinaria!

Dylan de su cementerio además de desterrar a su fiel Hombre de Acero seleccionó a los Fuerza Maquinaria Comandante Metálico, Capitán Ancla e Incinerador, todos de nivel 4 para realizar la jugada en que depositaba sus chances de ganar.

Dylan 700 > 350 Lp

- ¡En la suma de 12 niveles invocaré mi As del triunfo! ¡Surge Fuerza Maquinaria Rompemoldes! (1700/2000)

La figura del armazón de un robot de rasgos humanos, protegido por un casco terminado en gruesas puntas y un visor protegiendo su rostro. En su cuerpo una maciza armadura de hierro y sus antebrazos estaban dotados de dos estructuras voluminosas de hierro en forma de escudos, en uno de ellos sobresalía un cañón.

- ¡Que genial esa carta! - Exclamó Leroy.

- ¡Ahora sobrino! - Exclamó Adrián.

- Ambos dieron una gran batalla - Mencionó Alder ciertamente complacido.

- ¡Ataca directamente Rompemoldes y que la victoria sea mía!

- Fue un duelo bastante entretenido, debo decir. Habrá sido un gusto pelear el puesto contra alguien de tu talento...

- Pienso igual de tí, Leroy. Realmente necesitaba de alguien fuerte, que me obligue ir más allá de donde estaba y desatar mi potencial ¡Será un gran desafío seguirte el ritmo! - Con entusiasmo reconocía.

- Sin embargo es una pena que deba frenar en seco este momento ¡Carta trampa de Muro Pedroso! Me permite invocar desde cualquier sitio a Nepora el Defensor Mineral (0/0) ¡Por su efecto al ser atacado gana defensa igual al total de ataque y defensa del monstruo atacante!

Fuerza Maquinaria Rompemoldes (1700/2000)

Nepora Defensor Mineral (0> 3700)

- Eso no quita que esto fue un gran duelo ¡Sobre todo cuando use el efecto de Rompemoldes!

- ¡¿Cómo dices?! - Exclamó aturdido Leroy.

- Si Rompemoles batalla contra un monstruo en posición de defensa, destruye ese monstruo sin cálculo de daño...

Rompemoldes disparó de su cañón al centro de Nepora que lo redujo a escombros.

- ¡Nepora! - Impactado alcanzaba a decir Leroy viendo a su monstruo destruido.

- Ahora se activa la segunda parte de su efecto y si destruye por su efecto a un monstruo, tomas daño igual a la cantidad de defensa del monstruo destruido en ese momento ¡Por lo que son 1850 puntos de daño!

Leroy no pudo reaccionar cuando Rompemoldes dio un salto y desde las alturas disparó y al impactar contra el suelo levantó una humareda que sentenció los puntos de vida de su objetivo.

Leroy 1400 > 0 Lp

- Tan cerca... - Reprochaba y lamentaba a partes iguales.

- Un final razonable para un duelo razonable. - Concluía Alder su pensamiento al respecto del duelo.

- Si tú lo dices...

Lo que prosiguió al desvanecimiento de los hologramas fue la calma misma, el viento soplando y a veces escuchándose los impactos de la punta del bolígrafo de Alder sobre la hoja encima de la lista de tapa dura. Sin embargo se empezaron a escuchar unos aplausos desde detrás de ambos adultos quienes giraron súbitamente en la dirección de su origen. Vieron que se acercaba aplaudiendo un hombre alto, de 50 años cuya complexión era relativamente fuerte. Pelo y ciertamente frondosa barba totalmente canosa. Camisa blanca de mangas cortas, pantalón gris oscuro y zapatos negros.

- ¡Bravo! Fue un gran duelo por parte de ambos. Cambiante y dinámico como deben ser los duelos, muy bien por ambos.

- Uh... ¡Señor Excelsior! ¿A que se debe su grata presencia? - Preguntaba Alder, ciertamente nervioso.

- ¡¿El profesor Excelsior?! - Sorprendido preguntaba Dylan.

- Por supuesto profesor que fue un gran duelo pero... ¿No tendría que estar adentro? - Consultaba Adrián compartiendo los nervios de su compañero.

- Yo ya hice todo lo que tenía por hacer ¿O es acaso un inconveniente estar aquí afuera con ustedes? - Ciertamente desafiante cuestionaba.

- ¡Claro que no lo es! Puede tomar todo el aire que quiera, es su derecho. - Al mismo tiempo respondieron acobardados Adrián y Alder, sobre todo este último detrás de su compañero.


- Payasos... - Murmuró con una expresión aburrida. - De todas formas lo que nos trae aquí no son ellos dos, ni siquiera yo debería serlo, sino ustedes dos. Me agradó tu cerrojo de rocas er... ¿Leroy?

- Si el mismo y me alegra que mi estrategia sea de su agrado.

- Y tu también muchacho, tu forma de pelear. Demuestras tener persistencia y perseverancia, un aspecto no muy común en algunas barajas que tras fracasar en su movimiento estrella se desvanecen... Em... ¿Cual era tu nombre?

- Soy Dylan, señor Excelsior. Sus palabras me halagan bastante. - Expresa algo abrumado.

- Un gusto conocerlo, joven Dylan. Si no estoy errado usted es de quien Adrián me hablaba y tanto tu como Leroy tienen mucho por dar.

- ¿No te lo había dicho? - Presumía en un susurro Adrián a su compañero. Quizás tenía razón al final... Entonces Excelsior se volteó en dirección a ellos.

- Ustedes dos ¿Por qué me guardaron este secreto? Saben el aprecio que le tengo a los duelos y más cuando son en este centro. Me parece que tendremos que hablar en mi oficina sobre esto. - Advertía Excelsior con seriedad.

- Podemos explicarlo... - Decía Alder algo intimidado.

- Y sobre tú Alder ¿No habíamos tenido ya esta conversación de ocultar información?

- Yo no le diría "ocultar" sino "des inteligencia" en su difusión pero... Argh, está bien. - Se resignaba Alder, achicándose de hombros.

Ambos duelistas miraban sin decir palabra alguna, hasta que Dylan se animó a preguntar.

- ¿Es normal? - La pregunta provocó un suspiro en el profesora.

- Afortunadamente no. Aunque a veces lo buscan... De todas formas eso no merece mayor atención como si se la damos a nuestra investigación ¿Desean formar parte de este proyecto?


- ¿No es mejor idea hablar de esto adentro? - Sugirió Alder.

- Es una gran sugerencia. Nos vamos hasta mi oficina y hablaremos mejor. - Expresó Excelsior antes de darse la vuelta y partir rumbo a la oficina, seguido del resto del grupo.

No tardaron más que un par de minutos hasta llegar a la oficina del profesor la cual lucía a la altura de su puesto. Espaciosa y elegante caminaron hasta su escritorio. Excelsior pasó del otro lado y de debajo de ella sacó una caja la cual colocó en el centro del mueble. Al abrirla sacó unos objetos llamativos empezando por un cubo recubierto por algo similar a la piedra pero lisa al tacto. Un tubo metálico salía por ella terminando en un cristal azul.

- Vaya... - Alcanzó a decir Leroy.

- ¿Qué es eso? - Consultaba Dylan.

- Es una historia bastante larga que comienza hace quizás más de 10 años. Era una expedición en los Llanos del Oeste en un antiguo grupo el cual integraba. Curiosamente buscábamos restos de poblaciones originarias y la casualidad hizo que nos topáramos con este artefacto.

- Déjame también explicarles un poco de mi parte - Pedía Alder tomar la palabra. En un primer momento la pieza nos desconcertó. Los materiales y su forma sencillamente no cuadraban. Intentamos buscar alguna información... Hasta que eventualmente nos encontramos con los documentos de un tal "Samuel Ferguson" Compañero nuestro más adelante en el tiempo. - Explicaba Alder.

- ¿Ambos trabajaban en el mismo equipo? - Consultó redundante Leroy.

- Claro que lo hacíamos. Antes de fundar este edificio ya trabajamos con anterioridad. Pero no me explayo más... Solo hace falta que sepan que este edificio fue concebido desde los cimientos por nosotros dos con la misión de investigación y recuperación de reliquias arqueológicas de sociedades de tiempos remotos.

- Es tal como lo dices Alder. Recuerdo que esos documentos ya tenían un buen tiempo de ser emitidos pero no parecieron llamar la atención salvo a nosotros dos. Fueron casi 2 años hasta encontrar a Samuel, la editorial había dejado de existir y rastrearlo fue una odisea. Lo que también nos costó fue convencerlo acerca de nuestras intenciones de profundizar en esos descubrimientos. Fueron 10 días de espera hasta su respuesta... - Relató Excelsior.

- La reunión fue en su residencia y llevamos lo que descubrimos en nuestra expedición. Al verlo no dudó en asociarlo con una sociedad llamada "Klamal" la cual no dudó en relatarnos. Era casi increíble que una antigua civilización tuviera la tecnología insólita que describía aunque solo teníamos eso para aferrarnos a la historia. - Continuaba Alder.

- Supo identificar nuestra pieza como una "llave" similar a lo que es la de un auto pero para su vehículos, de combate más específicamente y para que tengan una idea era una motocicleta, más grande y artillada. Esas palabras nos hizo empezar a cuestionarlo...

- Yo hubiera hecho lo mismo - Comentaba Adrián.


Entonces Excelsior depositó esa "llave" de nuevo en la caja y sacó una tabla de piedra lisa cubierta por un marco metálico. Su contenido: Dibujos y formas desconocidas.

Excelsior guardó la “Llave” y sacó una tabla de piedra lisa con marco metálico que mostraba un dibujo de forma humanoide y letras en un idioma desconocido.

- Fue su gran recurso mostrarnos esta tabla. Luego de eso, sus palabras cobraron un importante peso sobre nosotros y nos describió que se trataba de un "Golem Reducido" - Señalaba Excelsior al dibujo.

- Es un armazón de metal, humanoide y aproximadamente de 3 metros y señalaban que tenía usos "estratégicos" También se señalan sus debilidades y fortalezas. - Explicaba Alder apuntando distintos lugares de la tabla. - Confió en nosotros y permitió que nosotros conservemos esta pieza, de incalculable valor.

- Es fascinante... ¿Pero como saben que dice eso? - Cuestionaba un confundido Leroy.

Excelsior sencillamente guardó la tabla y de la misma caja tomó un cuaderno.

- Casi amanecimos pero logramos comprender... Este cuaderno correspondía a las anotaciones sobre su idioma y las interpretaciones más próximas que llegó a esclarecer sobre el significado de su idioma. Sus dibujos, sus letras, su gramática, su orden entre otros detalles... Fue sin dudarlo la experiencia más memorable aprenderlo - Explicaba un nostálgico Excelsior.


- Pero... ¿Por qué esas reliquias son tan difíciles de encontrar si tanto resaltan sobre las demás? - Ahora preguntaba Dylan.

- ¡Hey! Que yo también debo aportar algo. - Decía simpático Adrián dirigiéndose a un bolso en la oficina y sacando unos mapas.

- Vas un poco rápido Adrián, sin embargo tras concluir mi idea podremos explayarnos en eso. Esta historia puede tornarse más retorcida aún, pero se sabe que los Klamales ocultaron su civilización de forma subterránea... O al menos eso se interpreta cuando empezaron a construir estructuras que pudieran ser sustentables. Varias teorías logramos formular como ocultarse de poblados cercanos y evitar conflictos. Creemos que no eran experimentados peleando cuerpo a cuerpo y por eso la invención de esas máquinas pero nada esta claro. - Relataba Excelsior con detalle.

Su relato dio tiempo a que Adrián regrese con unos mapas que desplegó sobre el escritorio, algunas partes estaban señaladas.

- Este es el mapa de la ubicación, a casi 200 metros de donde se realizó el primer hallazgo de Excelsior ¿Ven lo marcado? Son irregularidades en el terreno que se llegan a distinguir como cuadrados de proporción casi imposible para la naturaleza. Creemos que bajo esa tierra puede haber una estructura, lo cual se refuerza cuando tenemos en cuenta que en esta zona nuestro personal fue atacado. - Explicaba Adrián haciendo énfasis en los sitios específicos.


- ¿Que sucedió entonces? - Consultó Dylan, lo que derivó en que Excelsior guardara el cuaderno para sacar otra tabla, de piedra de lisa y bastante dañada.

- Esta tabla es quizás nuestro último hallazgo destacable. Quizás pueda traer respuestas sobre su paradero - Explicaba Alder.

- En varios tramos no logramos identificar bien los símbolos por su daño o porque resultaban desconocidos... Esto es lo que logramos descifrar;

"Ante nuestros ojos las deidades hicieron acto de presencia . . . Comunicado. La peor desgracia a nuestros oídos llegó pero . . . Bajo el sendero que caminábamos . . . Fue una explicación lúcida del destino que . . . Poder . . . La tecnología que nosotros elaboramos era el medio que nos iba a garantizar . . . Civilizaciones . . . Desgracia . . . No solo nosotros sino el mundo entero . . . la misma con la que nos concibieron y la misma con la que todos fueron concebidos . . . Es intolerable para mortales como nosotros. Nosotros no teníamos más opción . . . Ocultar la máxima muestra . . . para siempre. "

Relataba Excelsior lo más claro posible lo que comprendía de esa enigmática tabla. Fueron unos momentos de silencio estremecedor por una impactante historia. Dylan sería quien reuniera el valor para romperlo.

- ¿Donde está Samuel ahora? - Intrigado consultaba Dylan.


Alder y el profesor Excelsior se miraron entre si por unos momentos, hasta que el profesor asintió.

- Samuel ha desaperecido, hace muchos años. - Dijo Alder en seco.

- ¡¿Cómo?! – al mismo tiempo Leroy y Dylan aturdidos exclamaron.

- Nos hemos visto con el mucho tiempo y hasta hicimos expediciones breves... Hasta que un día nadie contestó su teléfono en varios días. Una vez nos decidimos en ir hasta su residencia pero no se encontraba nadie en ella. Es más... Estaba clausurada y los vecinos no supieron darnos respuesta. Nunca más volvimos a saber algo sobre él. - Explicaba Excelsior en un tono de lamento.

- Su desaparición fue denunciada... Sin embargo luego de un año de investigación que no llegó a nada el caso fue archivado. Fue un duro golpe para nosotros y nos llevó a suspenderla, aún sin poder salir del estado de shock y no teníamos mucho para retomarla. El poseía la mayor cantidad de pistas e información para llevar el proyecto adelante y todo se perdió. - Expresaba Alder en desolador relato.

- Fueron largos años que transcurrieron y otras expediciones que se realizaron hasta que logramos formar un nuevo equipo y recolectar nuevas pistas dentro de lo posible pero lo suficiente para impulsar nuevamente la investigación. A si que por suerte tenemos fuerzas todavía...

- Ayudaremos pero... ¿Que ncesitan de nosotros? - Consultaba Leroy.

- Requerimos de duelistas y aquí son escasos. Las autoridades no son un método fiable, además de procesos que simplemente nos retrasarían. Tuvimos que contratar grupos de duelistas de otras partes y aún contamos con algunas vacantes. Ustedes solamente deben estar seguros y comprometidos a participar con nosotros bajo un marco de responsabilidad absoluta y si acceden estarán protegidos bajo las mejores condiciones. - Explicaba Alder.

Ambos duelistas se detuvieron a pensar la propuesta por unos momentos.

- ¿Trabajar con el profesor? Es un gran reto que podría ser muy prestigioso pero ¿Realmente estoy en condiciones? ¿Bajo que riesgos trabajo? . . . Argh ¿Que estoy pensando? Es una oportunidad única además si ellos pueden garantizarme seguridad y soy responsable no tendré mayores problemas. - Pensaba Dylan. - ¡Acepto! - Decidido accedía.

- Mmmm… ¿Pagan? – Se limitó a consultar Leroy.

- ¿Huh? Claro, nadie aquí trabajará gratis y ustedes no serán la excepción.- Replicaba Alder.

- Bueno... Supongo que acepto. - Accedía Leroy.

- ¡Así me gusta muchachos! Son ahora bienvenidos a nuestro grupo y cuando necesitemos de su actuar lo solicitaremos eventualmente. - Expresaba un complacido Excelsior, estrechando las manos de ambos.

- Señor ya son casi las 10 de la noche, en un rato estaríamos cerrando. - Avisaba una empleada desde la puerta.

- Ufff... Que día... Bueno Dylan, partimos. - Decía Adrián dirigiéndose a la puerta y tras el su sobrino le seguía despidiéndose de sus nuevos jefes y su nuevo compañero.

También Leroy salía de la oficina, despidiéndose igualmente del resto.

Los últimos en salir fueron Excelsior y Alder, quienes ordenaron todo y apagaron las luces. Ya en el pasillo la mayoría de focos estaban apagados y solo uno quedaba en el medio del pasillo, enfrente de su puerta.

- Excelsior...

- ¿Que sucede compañero? - Consultaba dirigiéndose hacia el interruptor de esa única luz.

- ¿Cree que es tan buena idea contar con estos chicos? - Cuestionaba Alder a su compañero y amigo de toda la vida, quien en un principio suspiró.

- En mi vida he cometido varios errores y nosotros lo sabemos mejor que nadie. Me costaron varias cosas pero creeme... Este es un acierto.- Sentenció el profesor apagando el interruptor, dejando el pasillo a oscuras y ambos alejándose hasta la puerta de entrada.

Ya en la casa de Adrián, en la sala de estar habían llegado a la casa. Era muy tarde, era hora de dormir y Adrián lucía bastante cansado al punto de sentarse en el sillón empapelado.

- ¿En serio quieres volver a ver otra maratón? - Cuestionaba Dylan a su somnoliento tío.

- Yo... Siempre... Puedo ver... Otra mara... - Sin embargo no logró concretar su frase antes de desplomarse en el sillón y caer dormido.

- Tomaré eso como un "hasta mañana" - Dijo Dylan en voz baja para luego acercarse en a su habitación y se acostó en ella tras cambiarse de ropa. Permaneció un rato boca arriba, mirando perdidamente el ventilador de techo girando hasta caer dormido.

Una alarma sonó, Dylan abrió los ojos y marcaba las 12 del medio día.

- ¡Mierda! ¡Me quedé dormido! - Desesperado y alarmado gritó. - ¿Que me dirá Adrián? - Nervioso se preguntaba.

Pero lo que realmente lo desconcertó fueron las risas de un niño y una chica, provenientes de otra sala que frenaron en seco a Dylan, quien se acababa de cambiar.

- ¿Vinieron visitas? - Preguntaba Dylan con un elevado tono de voz.

Nadie contestó. Insistió, pero el resultado fue el mismo. Impaciente se levantó de su cama y caminó hasta la puerta de la sala y al ver lo que tenía en frente no podía creer lo que estaba viendo.

- Algunas cartas reemplazadas
- Se detallan algunas jugadas y se remueven comentarios
- Excelsior mejor descrito en cuanto apariencia
- Fechas y acontecimientos del encuentro de Excelsior y Alder con Samuel esclarecidas. Solo contactos y fechas, el primer contacto hace algo más de 10 años.
- Contenido de la tabla re escrito por completo.
 
Última edición:

Registrado
15 Ago 2016
Mensajes
836
Tardar casi 2 meses entre parte y parte no debe ser algo muy saludable para un fic...pero bueno después de la demora por asuntos internos,ocio,flojera,falta de inspiración, contratiempos inesperados en los planes y mi Pc aquí traje la parte 4.


Capítulo 4: Tiempos mejores.

Dylan salió por la puerta hacia el pasillo para encontrarse en un lugar totalmente distinto empezando por una pared distinta y cuadros en ella. A sus costados los pasillos de la casa estaban bloqueados por una luz intensa que no dejaba ver a donde llevaban. Enfrente suyo una puerta de madera entreabierta que nunca estuvo en ese lugar de la casa ni tampoco se asemeja a otra igual que haya visto ahí.

- ¿Donde estoy? – pensó Dylan - Este lugar se me hace familiar, creo haber visto ese marco de un gato.

Desconcertado retrocedió unos pasos hasta chocar contra una pared que debería estar la puerta que daba a su habitación.

- ¡Eh!

Se comenzaron a escuchar murmullos provenientes de la puerta entreabierta y la curiosidad comenzó a invadir al joven.

- Algo quiere que pase por ahí...¡No tengo más opción!

Con discreción Dylan cruzó la puerta y llegó a una sala de estar, algo alfombrada e iluminada con un par de sillones y una televisión a su izquierda cerca del final.

- Esta es mi primer casa ¡Imposible de olvidar para mi! - algo nostálgico.

Unas risas de un niño se escucharon hacia el otro lado y volteó su mirada hacia allí.

Sentados frente a una mesa estaba un niño de aproximadamente 7 años y una chica de al menos 15 años. El niño estaba dibujando con muchas energías algo y la chica leía un libro relajada.

- ¡Ese niño soy yo! - exclamó Dylan.- Pero no se...siento ver a esa chica en otro momento...

- ¡Mira lo que acabo de dibujar! ¡Míralo por favor! – dijo el niño entusiasmado.

Ella colocó el libro sobre la mesa y tomó el dibujo del niño.

El dibujo del niño era una versión hecha con del Hombre de Acero pero con colmillos, alas de demonio y ceño fruncido.

- Er...

- ¿Te gusta? ¿Qué te parece? ¡Es mi mejor dibujo hasta ahora!

- Esta…lindo ¿Quién es él?

- Es el señor malvado de las máquinas ¡El clon maligno del Hombre de Acero que atemoriza al mundo de las máquinas y nuestro mundo!

- Y… ¿Quién haría algo para detenerlo? - preguntó fingiendo interés y prestando atención a lo que el dijera.

- Una máquina originada en las profundidades del abismo infernal conquistó el mundo y no cualquiera puede hacerle frente… ¡Solo el podrá ganarle! – relató emocionado, mostrando un dibujo el Hombre de Acero y su carta junto a este.

Ella soltó una pequeña risa por el emocionante relato del niño.

- Aprecias mucho esa carta Dylan, si no me equivoco es tu carta favorita.

- Lo es ¡Siempre apareció cuando la necesite! Pareciera que sabe cuándo la necesito… ¡Como si estuviéramos conectados! – aseguró.

- Aun me acuerdo cuando dibujaba mis cartas y se las enseñaba a mis padres. Seguro ella era una niñera que me habrá cuidado - pensó Dylan.

- Aunque Gigobyte también es una carta que te gusta mucho ¿Que hay de ella?

- Solo es lindo pero el único que me conoce es el Hombre de Acero ¿No tienes una carta favorita?

- Creo que la tengo por aquí déjame ver – ella tomó su mazo que estaba en una mesa y buscó la carta – ¡Aquí esta! Ella es La Dama del Pañuelo Blanco y es mi favorita.

- ¿Por qué es tu favorita?

- Bueno para que lo sepas entiende que la prefiero no por lo que es si no por lo que representa ¿Alguna vez te dijeron el significado de los colores?

- ¿Tienen significados? ¡¿Por qué nunca lo supe?!

- Bueno un color puede transmitir distintas sensaciones y energías a las personas por decirlo de alguna manera que puedas entender.

- ¡Cuenta más! - exigió el niño.

- Esta bien empecemos- Ella tomó su mazo y buscó algunas cartas.- Para empezar tomemos como ejemplo al color rojo como La Dama del Pañuelo Rojo ¿Que piensas que te puede transmitir este color? - ella le mostró la carta a Dylan.

- Mmmh...¿Energía?

- Bien. El rojo te puede transmitir energía intensa, pasión y ganas ¡Pero por sobre todas las cosas peligro! Hacer algo que te cause muchas emociones y adrenalina. Se podría decir que eso es el rojo.

- ¿Que más? Me interesa mucho.

- El azul ahora - tomó la carta de la Dama del Pañuelo Azul - Este color nos puede transmitir la tranquilidad. Un color relajante y que aleja energía negativa ¡Ideal para pintar la habitación de un bebe como tú! - en tono de broma.

- ¡No me causa gracia! - molesto dijo el niño.

- Esta bien Dylan era una broma chiquita no era para tanto - rió sutilmente.

- ¡El que sigue! ¡El que sigue! - clamó el niño.

- Ahora te explicaré porque es mi favorita la Dama del Pañuelo Blanco. Representa la pureza, es un color que representa lo limpio y sano.

- ¿Solo eso?

- El amor pero por sobre todas las cosas...la bondad, un color noble sin maldad y buena fe que no tiene nada que ocultar ¡Tantas cosas que necesitamos hoy en día!

- ¿Uh?

- El color blanco...representa mis deseos de paz en el mundo. Tantas son las cosas que una escucha y ve por la televisión o en la calle que te cansas al punto de no poder más. Por más recóndita que fuera la posibilidad yo creo que las personas se darán cuenta que un Mundo unido sin guerras ni maltrato va a convertir cada esquina del planeta en un lugar para vivir... - ella suspiró.

- No te desanimes...¡Yo se que se puede y algún día lo veras! - animó Dylan.

- No tengas dudas de ello...

- Esta charla me dio ganas de tener un duelo ¡Tengamos uno!

- ¿Eh? Claro yo busco el tablero y tú trae tu baraja completa ¿O piensas que el Hombre de Acero es tan fuerte para ganarle solo a todo mi mazo?

- ¡Él puede pero sus compañeros facilitaran todo!

- Lo que digas – dijo soltando una risa.

- Espero que ella haya pasado por mi vida en algún momento.

Ella al levantarse giró su cabeza y era la misma chica que la atormentó en sus anteriores sueños, el mismo rostro sumergido en oscuridad y los mismos puntos rojos que simulaban sus ojos. Ella lo miró por unos segundos antes de dejar la habitación.

Dylan sintió un escalofrió al recibir esa mirada, su mente solo quería salir de ahí y despertar. Antes de procesar su siguiente movimiento se percató que el lugar enmudeció, apenas escuchaba su respirar y los latidos de su corazón.

- ¿Recuerdas cuando eramos felices? Eras un niño que solo querías felicidad para ti y tu familia, una familia que da todo por ti – pronunció una voz femenina en tono amable arriba de Dylan.

- ¡¿Tu de nuevo?! – casi gritando.

El levantó la mirada y en el techo clavada de una púa había una foto de Dylan cuando era niño al lado de una persona, la cara de esa persona fue atravesada por la púa.

- ¡¿Crees que esto es gracioso?! – gritó Dylan en varias direcciones.

En medio del desconcierto una chica se materializó enfrente de Dylan, era ella.

- Para un infeliz como tú ya es un logro reconocerme así.

- Te lo preguntare por última vez… ¿Que buscas de mí? – tomó valor para preguntarle de frente.

- Recuerdo cuando eras un niño inocente y adorable.Pero ahora creciste y esa inocencia se volvió ignorancia ¡Pero ese niño adorable por desgracia se tornó un adolescente inepto!

- ¡Deja de decir idioteces por última vez no recuerdo a una persona como tu!

Con una velocidad inhumano se acercó hacia Dylan y con gran fuerza lo tomo del cuello y lo estrelló contra la pared.

- ¡Ah! - gritó al golpearse.

- ¡¿Quién demonios te crees usar ese tono conmigo?! – gritó desquiciada.

- Gh…nunca intentaría…r-recordar a alguien que me trate así.

- ¿Aún luego de lo que hice por ti? – en una voz llena de tristeza y dolor.

- ¡Si es tan importante es que para ti que te recuerde di quien eres! – reclamó Dylan aún adolorido en el suelo.

- ¡¿Como es posible que aún no sepas quien fui para ti?! – gritó indignada - Seguro...seguro lo haces apropósito - dijo paranoica.

Ella miró a Dylan en el suelo por algunos segundos pero súbitamente se abalnzó sobre el gritando desaforada. Dylan horrorizado cerró sus ojos y se cubrió con sus brazos haciendo una guardia.

- ¿Estas bien? – preguntó ella de forma compasiva.

- ¿E-es en serio?... ¡Hace un momento me amenazas y al otro te preocupas por mí! ¡Si es una broma no me hace ninguna gracia!

- Lo siento tanto yo…

- ¡Me atacas y me tratas de inepto! ¡¿De verdad piensas que estoy bien?! – molesto y afectado.

Ambos mantuvieron un silencio profundo por varios segundos mientras Dylan se tranquilizaba.

- Dylan…

En silencio el la miró fijamente aun molesto.

- Dylan…tus recuerdos sobre mi están muy guardados en el fondo de tu memoria y…

- ¿Quién eres? Por favor dilo de una vez por todas y seguramente te voy a poder a recordar si de verdad estuviste en mi vida. Pero mientras sigas dando tantas vueltas y tanto misterio yo no podré hacer nada - interrumpió Dylan.

- Yo no tengo problemas en decir quien soy pero...si lo llegaras a saber entrarías en una conmoción a la que no estas preparado.

- Si no te recuerdo… ¿Que quieres que haga?

- Prestar atención a estas memorias es lo que tienes que hacer.

- Un momento...¿Como es posible que tú estés aquí?

- No me recuerdas a mí…pero muy en el fondo, pagando adentro de tus pensamientos hay alguien que se comporta y reacciona de manera determinada pero no tiene rostro o no tienes una imagen agradable de ese rostro. Soy una emulación de ella dentro de tu subconsciente, actúo según lo que por dentro sabes de mi.

- No lo sé, no explica como pudiste ser tan hostil conmigo y al otro te preocupas por mi.

- Sin embargo a partir de tus borrosos recuerdos surge a partir de tus sentimientos de lo sucedido aquel día, a partir de tu impotencia, tristeza, la culpa y un odio hacia ti por no poder hacer más de lo que hiciste. Ella es un reflejo del tormento que sentirías al saber quien soy a esta altura, pero también es lo que sufriste por un tiempo.

- ¿A que te refieres con "aquel día" ?

- Es muy pronto para que lo sepas y tienes que memorizar todo para librarte de esta carga. Pero ten por seguro que fueron graves las repercusiones de ese día.

- Sin embargo no puedo...

- ¿Recordar? Tranquilo, es un proceso y hay que hacerlo lentamente por tu bien mental y emocional. Empecemos por el punto de partida, tu niñez...tiempos felices que no volverán pero son vitales para conocer el comienzo de todo. ¿Puedes recordar este lugar?

- ¿Uh? ¿Qué lugar? Donde estamos es mi primera casa…

- No,este lugar…

- ¡¿Cómo?!

Dylan se percató del sitio totalmente distinto, de ser en su antigua casa a un parque con personas ese día y a la distancia se escuchaban los pájaros y el sonido del tránsito.

- Este lugar es… ¡El Parque cerca de mi casa!

- ¿Tienes algún recuerdo de este lugar?

- La vez que me subí a un árbol y me caí a 2 metros del piso… casi me rompo un brazo.

- Ese tipo de recuerdos no pero… ¿Recuerdas esa vez perdiste una carta aquí?

- Creo que una vez me pasó pero por un descuido.

- En parte si pero previo a ese descuido respóndeme esto ¿Para qué llevarías tu baraja al parque?

- Salvo por un duelo no creo haber tenido otros motivos para hacerlo.

Atrás de un árbol se escuchó un poco de bullicio.

Ella llevó a Dylan hasta atrás del árbol y se encontró de nuevo con esa chica y Dylan sobre un mantel, ambos estaban teniendo un duelo en un tablero y al lado de la chica había una canasta con lo que parecía comida y bebida y algunas cosas más.

Dylan 600 Lp

¿¿¿??? 2500 Lp

- ¡Fuerza Maquinaria Capitán Ancla ataca con tu poderoso ancla al frágil trapo de esa Dama! – Ordenó energéticamente.

Dama del Pañuelo Blanco (100/100)

- Primero no es un trapo y segundo activo su efecto y devolviendo a la Dama del Pañuelo Blanco que quieres atacar a mí mano puedo cambiar el objetivo de tu ataque y ahora la Dama del Pañuelo Rojo – activó el efecto de su monstruo la chica.

Fuerza Maquinaria Capitán Ancla (1500/1200)

Dama del Pañuelo Rojo (1500/1000)

- ¡Ambos tienen el mismo Ataque! – Exclamó Dylan.

- ¡Pero no por mucho! Porque devolviendo cualquier cantidad de damas del pañuelo de mi mano al mazo ella gana 500 puntos de Ataque por cada una ¡Son 3 las que vuelven al mazo! – Contraatacó.

Dama del Pañuelo Rojo (1500 > 3000)

- ¡No! ¡Perderé! – gritó dramáticamente el niño.

Dylan 0 Lp

El niño se desparramó dramáticamente en el suelo y en ese momento tiró toda su mano, una de esas cartas fue a parar bajo un arbusto.

Ella soltó una moderada carcajada por lo que hizo el niño y ambos comenzaron a reír.

Dylan viéndose el mismo se puso rojo pero de igual manera soltó una risa tímida.

- Deja de hacer eso Dylan porque terminaras perdiendo tus cartas y casi pateas tu mazo – le recriminó ella juntando las cartas del suelo.

- Perdón pero me gusta hacer eso cuando me derrotas ¡Más de esa manera! ¿Viste lo bien que queda? – dijo simpático Dylan.

- Como sea… ¿Qué tal si comemos un poco de lo que trajimos en la canasta? – propuso ella.

- ¡Si quiero comer! – exclamó el niño sacando un emparedado y una de las botellas de jugo de la canasta.

El comenzó a comer rápido y apenas masticando, tragándolo con el jugo.

- Dios mío lo glotón que era – pensó Dylan de espectador.

- Era muy normal en ti ¡Me tuve que acostumbrar a darte de pedazos esos emparedados después de ese día!- exclamó ella también observando el recuerdo.

- ¡Dylan! ¡Te vas a atragantar! – regañaba la chica al ansioso niño.

- Perdóname…

Antes de terminar la frase ella tapó los oídos del joven que estaba observando el recuerdo.

- ¿Que se supone que haces? – preguntó Dylan ante el comportamiento de su acompañante.

- Uff…perdón pero no estás en condiciones todavía de escuchar mi nombre… - quitando sus manos de Dylan.

Dylan miró a su acompañante extrañado en silencio.

- Tengo una pregunta – dijo el niño.

- ¿Cuál es?

- ¿Cómo puedes ganarme siempre en cada duelo?

- Huh ¿A qué te refieres?

- Digo, siempre me ganas y me frustra un poco. Debe ser que encontraste el método para ganarme a mí y todos tus oponentes. ¿Me puedes decir la fórmula?

- No existe una fórmula para ganar siempre, debes saberlo.

- ¡Pero seguro usas algún truco!

- Para nada ¿Quieres saber un consejo para tus duelos?

- ¡Dímelo! ¡Dímelo! ¡Dímelo! – clamaba el pequeño.

- ¡Confianza y fe en ti!

- Ya en serio dilo – sin tomarla en serio.

- Es verdad, si no confías en lo que harás nunca podrás progresar.

- Hmmm… ¡Es suficiente para mí! – dijo el niño antes de tomar otro emparedado y comenzar a devorar otra vez.

- Un día vas a terminar atragantado en un hospital…

Después de un rato de comer ella tomó un libro que también estaba en la canasta y lo comenzó a leer hasta caer dormida de cansancio, por otra parte el niño Dylan exploraba los alrededores buscando algo para hacer.

- De verdad agradezco que te tomaras la molestia de buscar un sueño tan lindo pero no hay nada más por hacer…

Ella miró a Dylan seriamente por unos instantes y volteó la mirada a donde estaba la calle. Dylan dirigió su vista hacia el mismo lugar que ella.

El niño empezó a recorrer la calle hasta pararse en el medio donde vio algo que llamó su atención, un soldado de juguete pequeño algo sucio, el dudaba si tomarlo o no por la suciedad del mismo. A unos metros una bocina quebró la calma, un camión marcha apresurado por la calle donde el decidía que hacer con el juguete.

- ¡Sal de ahí pequeño! – gritó Dylan a su versión más joven.

El niño no escuchó nada y continuó decidiendo que hacer con el juguete mientras el camión se acercaba.

Él tomó la decisión de ir a salvarlo pero a pocos metros del niño las luces del camión cegaron a Dylan quien despertó.

- ¡Maldición! ¡¿Que fue eso?! – Gritó enojado. – A estas alturas debo estar volviéndome loco…

Dylan volteó la mirada al reloj marcando las 10:55 y notando tranquilidad en la casa.

- Adrián debió ir a trabajar y no me avisó…seguro Excelsior aún no me necesita y por eso no me despertó – pensó el joven.

Él se levantó de la cama y se dirigió hacia el comedor. Sobre la mesa encontró una nota, escrita por Adrián que le sugería a su sobrino la opción de conocer una zona comercial indicada a pocas calles pero evitando perderse, también menciona el lugar de unas copias de las llaves de la puerta principal. Sin pensarlo dos veces buscó la llave y al salir comenzó a explorar un poco el lugar con cautela evitando desorientarse. Al llegar al lugar se tomó unos momentos para apreciar el lugar sin descuidar el camino por donde vino.

- Este lugar está bastante bien, pensé que sería mucho más pequeño. Se parece a uno donde me llevaban mis padres – pensaba mientras recorría el sitio.

En un momento le llamó la atención un cartel en una tienda anunciando nuevas cartas a la venta, sin nada mejor que hacer el entró al local y empezó a recorrerlo sin encontrar algo interesante de momento.

- ¿Necesitas algo? – preguntó un vendedor detrás del mostrador al curioso joven.

El vendedor era un señor mayor con gafas y barba blanca un poco gordo pero de buena cara.

- ¿Yo? Bueno estoy aquí por ese letrero de cartas nuevas.

- Disculpa joven pero ya se vendieron, si quieres ehmm – puso sobre el mostrador una caja encintada, algo rota y comenzó a revolver su contenido – Te puedo ofrecer al 75% estos sobres que me quedaron hace largo tiempo – colocó unos pocos sobres en el mostrador.

- ¿Es todo lo que tienes para venderme? ¿No se supone que casi no hay duelistas en este lugar? – preguntó confundido.

- ¡Jo jo jo! Así es pero aquí hay coleccionistas y algunos revendedores de cartas interesantes que encuentran y encargan muchas pero ¡Muchas! Entonces nos quedamos sin stock al instante, desgraciadamente este es el caso.

- Mala suerte la mía estos días… ¡Un segundo! ¿Me permite ver esa carta de ahí? – preguntó señalando una carta enmarcada en un cuadro.

- Yo no suelo bajarla de ese cuadro nunca y mucho menos llevarla aquí pero pareces un buen chico.

El señor bajó el cuadro y lo puso sobre el mostrador. Dylan tomó el marco y observó la carta fascinado por ella.

- ¡¿Que carta tan rara es esta?! – exclamó un maravillado Dylan por la carta.

- Bueno antes que nada de esa carta solo existen 4 copias en todo el mundo y fue hecha como premio opcional a los duelistas que accedieron a las semifinales del torneo mundial de duelos de hace unos años aquí y de esas 4 en 2 ocasiones la eligieron, las otras 2 fueron archivadas y sobre las 2 restantes una no se sabe su paradera y esta que pertenecía a uno de esos duelistas, yo lo conocí y fui amigo suyo. Antes de retirarse de los duelos el me pidió que tenga esta carta y haga lo que quiera con ella.

- “Experimental Gigante Maquinaria Caótico” ¡4700 de ataque! – Exclamó sorprendido.- Esta carta… ¡Por su efecto y su forma de invocar está hecha para mi mazo!

- ¿Eres un duelista y no otro odioso coleccionista? – preguntó el vendedor mientras colocaba el marco en su lugar.

- Si lo soy, si quiere le muestro mi mazo – el sacó su mazo del bolsillo y lo colocó sobre el mostrador.

- Déjame ver – Tomó el mazo. – Mmm…Fuerza Maquinaria Capitán Ancla meh…Experimental Hidráulico me agradó siempre… ¡Titán Atómico! Buena carta pero algo difícil de convocar…veo que sueles arriesgar con Removedor de Límites y… ¡Eh! – se detuvo en seco al llegar a una carta.

- ¿Ocurre algo con mi mazo?

- Explícame… ¿Que se supone que hace un Gigobyte en este mazo?

- Uhmm digamos que es una carta agradable de ver y a veces me olvido de sacarla jeje.

- ¡Jo jo! Me caes bien chico, si quieres llévate esos sobres que saque de la caja.

- ¿Eh? ¡Muchas gracias! – agradeció Dylan.

- Tómalo como una bienvenida muchacho, espero y le des buen uso a lo que tengas.

- ¡Muchas gracias señor! – Agradeció Dylan al salir.

- Un Jigobyte en una baraja de máquinas…En algún momento la va a robar si sigue ahí – pensó el vendedor.

Cayó la noche y Dylan regresaba por donde vino. La calle estaba llamativamente vacía y tranquila, no había nadie afuera.

- Este lugar no era tan vacío cuando visitaba a Adrián… - pensó extrañado.

En un momento un par de personas con los rostros tapados por capuchas y pañuelos negros caminaban hacia Dylan a paso acelerado. El comenzó a caminar más lento hasta detenerse.

- ¿Debería cruzar la calle? ¡No! Esos tipos sabrán que me quiero ir y podrían intentar agarrarme o quizás quedarme apoyado en una pared haciéndome el disimulado… ¡No! Me entregaría si lo hago – pensaba paralizado en el medio de la acera viendo como esos sujetos se acercaban.

- ¡Quítate mocoso! – empujó a Dylan fuera de su camino y rápidamente abandonaron el sitio.

- ¡Yo me largo de aquí! – pensó Dylan atemorizado.

Dylan salió corriendo del lugar intimidado por lo que ocurrió. Al llegar a la casa el auto de Adrián estaba llegando y se detuvo abruptamente en frente de la casa para luego el bajarse y pararse en frente de su vivienda, aparentemente estaba pasmado por lo que veía.

- ¿Que ocurre Adrián? - preguntó en medio de jadeos. - ¡¿Cómo?! – exclamó al dirigir su vista hacia la casa.

La casa tenía escrito en grande unas palabras en pintura negra que decían “Aléjense, cancelen su investigación y olvídense de volver ahí si no quieren que actuemos”

- Tío...

- Dylan métete en la casa… ¡Ahora!

- Pero si necesitas algo te ayudaré…

- No tienes nada que hacer ¡Metete en la casa y ve a dormir que yo me encargo de esto! – firme ordenó a su sobrino.

Dylan sin objetar nada se metió en la casa y al entrar a su habitación se quedó sentado sobre su cama esperando en silencio.

- A estas alturas no sé si deba continuar. Ellos saben quién es Adrián ¡Por alguna razón se refieren a unas investigaciones! – dijo nervioso Dylan.

Del bolsillo de Dylan se calló un paquete de cartas y su atención se desvió hacia este.

- Cierto que tengo esos sobres…quizás viendo lo que hay aquí pueda despejarme unos momentos… - pensó mientras tomaba el primer sobre.- Aquí vamos el primero de los 4 que me regaló ese vendedor – dijo con sus manos en el sobre.

- Mmm…nada…nada…nada…nada… ¿Eh? ¡Mecano! – Llamó su atención esa carta.- ¿Otro fuerza Maquinaria? ¡Pensé que no había más integrantes!

Luego de abrir los demás sobres encontró aún más cartas relacionadas a Mecano, 6 fusiones y una trampa.

- ¡Ni yo me puedo creer la suerte que tengo, estas van directamente a mi baraja!

La puerta principal fue abierta y se escucharon unas pisadas para después ser cerrada.

- ¡Adrián! ¿Eres tú? – preguntó desde su habitación.

- ¿Aún no te duermes? ¿Dormiste una siesta hasta después de las 6 de la tarde o algo así? – respondía Adrián.

- ¿Qué hacías y sabes algo de lo que pasó?

- Mira Dylan hablemos de eso mañana. Después se lo contaremos a Excelsior y también denunciare esto a la policía pero no hay nadie más en los alrededores. Procura dormir bien para mañana porque vendrás conmigo.

- Oh está bien. Hasta mañana Tío…
 

Blaze me now
Registrado
19 Jul 2014
Mensajes
8,925
Ubicación
el Principio del Mundo.
Listo, me actualicé con Descubrimiento Legendario.
- Acepto las criticas que sean constructivas, que marquen lo bueno, lo regular y lo malo, si tienen que decirme que de cada 10 cosas en el fic, 9 u 8 están mal, como que si la narrativa, o el duelo, o esto u lo otro, díganlo, de verdad se aprecia que me marquen eso.
Y si son 10? de 10 cosas malas?

Bueno, con respecto a la versión original (vi que también cambiaste el capítulo 1) Está mejor. Es más descriptivo (En ocasiones pesado, pero mucho mejor que no entender nada de lo que pasa). Me gustaron los duelos, más que nada porque se definen casi siempre por efectos y no tanto por puro poder de ataque. El primero fue un poco difícil de seguir, pero el segundo estuvo bastante intenso, mucha contra jugada de ambos lados, con dos decks de estrategias definidas.

Cinco caps de Setting, en otra situación podría estar mal, pero aquí funciona. El fanfic se toma su tiempo para establecerse y lo hace bien, presentas bien a los personajes y el objetivo a seguir. El principio es medio cliché, pero un cliché bien implementado puede ser algo bueno. Supongo que lo de la tienda de cartas del cap 5 es una referencia/homenaje a Solomon Muto y su Blue-eyes.

Va bien, me gusta y me llama la atención. Me verás por aquí seguido.

WWH
 
Leído hasta el capítulo 3. Adrian parece el típico personaje que cae bien pero que morirá en algún momento de la historia. A Alder lo veo como el tipico personaje perfeccionista pero que le toman el pelo muchas veces. Sobre el duelo de Dylan y Leroy, creía que Dylan perdería, pero al final logró ganar. Veo que al final sí salen synchros.

De momento no está mal. Habrá que ver como sigue.
 
Leído el ultimo capítulo. Me ha gustado el pasado de Dylan con la chica de pañuelos (y me gusta la idea del arquetipo de pañuelos de colores Xd), fue la parte más interesante del capítulo. Supongo que al chica salvaría a Dylan y se moriría o algo así.
¿En 4 sobres le salieron 6 fusiones que le venian bien para el deck? Tuvo bastante suerte, pues Xd
 

Registrado
15 Ago 2016
Mensajes
836
Después de tanto tiempo pude realizar el quinto capítulo y creo que puedo decir, tardaré menos para hacer el siguiente. No tuve mucho la oportunidad de realizar más cómodamente los capítulos desde que hice el fic y eso se ve claramente por los tiempos prolongados entre Cap y Cap, pero puedo asegurar que al menos el siguiente tardará menos. Agradezco sus comentarios y sus críticas (ya sea buenas o malas) que paso a paso, me hacen progresar en el fic y su elaboración.

A Alder lo veo como el tipico personaje perfeccionista pero que le toman el pelo muchas veces. Sobre el duelo de Dylan y Leroy, creía que Dylan perdería, pero al final logró ganar. Veo que al final sí salen synchros.
Bueno...demasiado pelo no le pueden tomar

Listo, me actualicé con Descubrimiento Legendario.

Y si son 10? de 10 cosas malas?
Si eran 10 de 10 cosas malas bueno, no queda otra que aguantársela y mejorar

Sin más preámbulos, aquí el 5to Capítulo.

Capítulo 5: Principal Reliquia.

Intranquilo Dylan reposaba en su cama no lograba conciliar el sueño con el pasar de los minutos. Con la mirando al techo perdidamente pensaba en lo sucedido. Mientras más se preguntaba que sucedió enfrente de su casa y si los sujetos que se encontró probablemente eran los culpables más se cuestionaba sus decisiones, hasta estar en esa casa era un motivo de preocupación para un Dylan alerta. Las horas pasaban y la noche estaba próxima a terminar, sin embargo el no era consciente de lo que sucedía durante esa tranquila noche.

Un golpe suavizado, de un objeto no muy pesado sacó a Dylan del trance quien inmediatamente dirigió su mirada hacia el lugar donde provenía el sonido. Al colocar la vista sobre aquel objeto, aún en la noche gracias a la luz proveniente de la calle distinguió aquel objeto, su baraja que se había caído de uno de los estantes, algunas cartas se desparramaron. El se levantó de la cama, tambaleó un poco por el mareo del cansancio y sueño pero recogió su baraja y la miró unos momentos, pensando que algo tenía que hacer con ella.

- Cierto...las cartas que me salieron en los sobres, creo que tenía que revisar si podían estar en mi mazo – casi susurrando. - Quizás sea la mejor forma de despejarme un poco, no puedo creer que mi nerviosismo me hizo olvidar que tenía nuevas cartas...¡Aquí vamos! – intentando espabilarse un poco.

Sobre la cama, se sentó y desplegó todas las cartas de su baraja, entre bostezo y bostezo empezó a revisar cada carta, moviendo algunas cosas y también complementando con su side deck.

- Rey Máquina, mi gran compañero...gracias por todo - cansado susurró. - Pensar que fue una carta que mi madre consiguió para mi mazo...este fue de los mejores regalos que recibí y gracias a el gane muchos duelos, pero los tiempos son otros...

- ¿Como puedes deshacerte de tu carta favorita? - preguntó una dulce voz femenina.

- ¡¿Quién fué?! - exaltado gritó.

- ¿Necesitas un vaso de agua sobrino? - preguntó Adrián, en un tono elevado desde su habitación.

- ¡No gracias! - respondió a su tío.

La noche seguía silenciosa y aunque era inusual lo que pasó, Dylan no se mostraba alarmado.

- Dicen que cuando estas cansado *bostezo* es normal escuchar voces o algo así - murmuró un muy cansado Dylan.

A duras penas, entre mareo, entrecerrar los ojos y movimientos erráticos logró ordenar y guardar su baraja antes de caer desplomado en la cama y quedar dormido, profundamente.

Como si se tratara de un instante la mañana llegó y Dylan despertó desganado y cansado. Fueron unas pocas horas de descanso pero se sintió un parpadeo de diferencia entre la noche y día. Unos vagos intentos por levantarse fue todo lo que intentó, desparramar un poco las sábanas con movimientos lentos y torpes para volver a cerrar sus ojos implorando solo unos minutos más de sueño.

- Ugh...¿No pudo pasarme esto en otro momento? – protestaba débilmente.

- ¡Dylan en 20 minutos partimos! ¡Búscame en el garage! – llamó Adrián estando preparado.

- Uff...no tengo otra alternativa que apurarme – resignado dijo.

Dylan, aunque exhausto y mal dormido logró cambiarse y prepararse a tiempo, tomó su baraja y buscó a su tío en el garage.

Adrián estaba afuera y al lado del auto, las dos puertas delanteras estaban abiertas, la del conductor (Adrián) y la puerta del acompañante para que subiera Dylan.

- ¡Dormilón! Se que te gusta dormir pero se te acabó el sueño prolongado ¿Eh? - bromeó un poco para animar.

Dylan inexpresivo y sin decir nada abrió una de las puertas traseras y cerró la puerta del acompañante.

- No así de frío sobrino ¡Ven adelante con tu tío a hacerle compañía en este viaje!

- Hoy prefiero estar tranquilo, gracias igualmente – apagado pero siendo amable explicó.

- Vamos sobrino no te pongas así, podemos hablar de lo que quie...

Antes que Adrián logre terminar de hablar Dylan entró al auto por atras y cerró la puerta. Adrián con cierto disgusto entró al auto y lo condujo unos escasos metros para después cerrar el garage y partir hacia el trabajo. Dentro del auto ninguno hablaba, Adrián un poco incomodo por el silencio de su sobrino y un Dylan exhausto que se dormía y despertaba por momentos en el auto.

- Muchacho *suspiro* ¿Que te pasa? Te noto antipático.

- Solo he dormido mal *bostezo*

- Creo que fue por lo de ayer ¿O me equivoco? - preguntó mostrando preocupación.

- Se podría decir que si, no entiendo porque no me dijiste nada. Sabes perfectamente que pinten tu casa cerca de medianoche no es normal ¡Me mandaste a dormir cuando más preocupado estaba! - protestó Dylan.

- Si...fue un error mio. Pero lo hice para que no te preocuparas, sabes si esa porquería es para alguien seguro que lo es para mi.

Dylan prefirió no hacer comentarios y el coche volvió a estar en silencio.

- Sobrino, prometo que no nos va a pasar nada, yo me encargaré de esto a la tarde pero quiero que tú solo centres tu lucidez...o la que te quede en tu primer día de trabajo ¿Puedes prometerme eso?

- Claro - respondió con una leve sonrisa Dylan antes de dormir otro rato.

Adrián, quien intranquilo se notaba logró el alivio luego de las palabras de su sobrino.

Minutos mas tarde llegaron a su destino y ambos se bajaron del auto luego de estacionarlo, ya adentro del edificio Adrián saludo a algunos empleados que se cruzaba. Se detuvieron en la sala principal.

- Mira sobrino, yo ahora tendré que hablar con Alder sobre esto, me tiene que dejar ir para resolver esto lo más rápido posible y puede que tarde un poco.

- Si pero necesito saber algo – dijo bajando la mirada seguido de un suspiro.

- Lo que sea sobrino – preocupado, se acercó a su sobrino y colocó una de sus manos en su hombro.

- ¿Hay un baño aquí?

- Eh…Si, están en el piso de arriba y si preguntas por donde es, hay unos carteles que lo indican. Por la escalera que está a la izquierda llegas más rápido - señaló la escalera mencionada.

- Este bien, necesito mojarme un poco el rostro para no estar tan dormido.

- Como sea, por favor quédate aquí y no te pongas a vagar por ahí.

Adrián se fue y dejó a su sobrino, quien empezó a dirigirse hacia el baño por donde indicaba su tío. Después de mojarse un poco su rostro y sin nada mejor que hacer prefirió recorrer un poco el edificio. En cierto punto, luego de recorrer un lugar monótono de puertas cerradas, algunas plantas y cuadros con pinturas poco llamativas para Dylan, una puerta diferente sobre el resto que estaba entre-abierta llamó su atención. Con precaución y asegurándose de que el lugar esté despejado echó un ojo por la abertura. Ese lugar, era una oficina muy grande y en el final de ella, de espaldas a Dylan se encontraba Excelsior mirando por una gran ventana, la ventana daba a un jardín de césped impecable, un poco de flora esparcida de forma irregular y algunos arboles iluminados por el sol cercano al medio día. Excelsior estático donde estaba parado.

- No hacer nada más por ti fue mi error más grave… - habló al aire Excelsior aunque no se notara fácilmente, lo decía dolido.

- ¿Que estará haciendo? – pensaba Dylan. El colocó una mano en la puerta para abrirla un poco más pero aplicó fuerza más que suficiente y se abrió más de lo querido. La puerta emitió un chirrido que llamó la atención de Excelsior quien volteó hacia la puerta.

- ¡¿Quién se atreve a interrumpirme en este preciado momento?! – preguntó molesto el hombre de barba y voz imponente.

- ¡De verdad no sabía que esta era su oficina! – se disculpaba Dylan avergonzado.

- Ah eres…Dylan ¿Cierto? – preguntó calmándose.

- Huh…Lo soy ¡Pero no se preocupe porque ya me largo! – Dijo Dylan.- Es que como yo no conozco, bueno son las primeras veces que estoy aquí y apenas conozco algo – se enredaba en su pretexto.

- Mira, no inconveniente alguno de tu presencia, aunque es grosero entrar sin tocar la puerta. – reprochó Excelsior.

- Uh…Lo sé, no lo haré nunca más.

- De igual manera si así lo deseas puedes pasar y acompañarme en esta armoniosa mañana. Aunque de una u otra forma terminarías en este lugar y dentro de algunos minutos por la reunión.

- ¿Reunión? – preguntó Dylan incrédulo.

- Seguramente Adrián no te comentó nada pero no te preocupes, te enterarías aquí mismo.

- Sera sobre lo que haremos hoy ¿No es así?

- Ciertamente, aunque también tendremos que hablar sobre algunos términos para que puedan desempeñarse de la mejor manera en este proceso.

- Entendido…

La charla entre ambos se estancó, miraron hacia otro lado y Dylan apreciando la enorme sala y abundante contenido, entre los estantes notó un disco de duelo y a su lado un estuche donde pareciera estar su mazo.

- ¿Usted era duelista? – tomó la iniciativa preguntándole al hombre silencioso.

- Lo sigo siendo, aunque no puedo dedicarle el tiempo que me gustaría me considero un gran fanático de los duelos. De hecho me ganaba la vida con eso antes de tener cualquier contacto con mi profesión, hasta antes de mis estudios avanzados.

- Debió ser muy bueno para su época.

- Creo que sería más conveniente hablar aquí antes de hacerlo en extremos diferentes de la habitación ¿No te parece adecuado hablar más cerca antes que desde ahí?

- Por supuesto profesor.

Dylan empezó a cruzar la oficina mientras apreciaba la elegante decoración, su organización impecable y objetos llamativos como lo son reliquias de pueblos originarios (en su mayoría muy deterioradas) como lanzas, arcos y flechas y hasta unas pocas mascaras. También colgaban marcos de fotos del propio Profesor con sus antiguos compañeros, al lado de sus descubrimientos y otras en las que simplemente posaba luego de un arduo día de trabajo. Aunque lo que llamó poderosamente su atención fue una foto en la cual aparentemente estaba con su familia. La foto mostraba a 3 integrantes, a la derecha una mujer pelirroja y ojos verdes, pero su rostro se notaba algo demacrado y una sonrisa forzada y vestida de blanco. Excelsior en el centro, bastante joven en comparación a su estado actual, con poca barba, vestido de traje negro y corbata se lo notaba inexpresivo. Por último a su izquierda estaba su hijo de al menos 14 años se mostraba serio, probablemente estaba molesto.

Dylan a unos pasos de Excelsior, quien lo esperaba de perfil y con las manos en su espalda miró extrañado al muchacho quien inmóvilmente observaba y revisaba los detalles la foto.

- ¿Ocurre algo Dylan? – preguntó el profesor en el sitio.

- ¿Eh? ¡No! Ya voy, lo siento por eso – Dylan terminó de cruzar la extensa oficina y se acercó hasta Excelsior.

- Bien ¿Sobre qué hablabas antes de movilizarte hacia aquí? – preguntó Excelsior.

- Sobre que seguramente fue alguien respetado, si era tan así como lo relata.

- De hecho fui muy alguien de temer en los nacionales y alguien reconocido en el circuito nacional. Fueron muy buenos tiempos hasta que llegaron los problemas en mi familia.

- ¿Fueron tan grandes aquellos problemas para alejarlos?

- Lo fueron porque mis padres esperaban otra cosa de mí. En el transcurso de los siguientes meses luego de tomar mi decisión las peleas además de ser contra mí, también fueron internas de mi familia y para evitar que empeorara la situación simplemente decidí terminar con mi carrera en los duelos y dedicarme al estudio terciario y encontrar algo que me llame la atención. Curiosamente es ahí donde conocí a mi gran compañero Alder con quien mutuamente nos ayudamos hasta llegar aquí.

- Pero… ¿Que sucedió para que cambie tan drásticamente su pensamiento? De ser duelista a lo que hace ahora.

Excelsior antes de formular la primera palabra miró el reloj de la pared que marcaba las 11:00.

- Me agradas muchacho, pero en pocos minutos llegarían los demás para la reunión – dijo el profesor dirigiéndose hacia la puerta.- Necesito que esperes afuera unos minutos, yo necesito hacer unas cosas y volveré.

- ¡Adrián! – exclamó Dylan.

- ¿Qué ocurre? – preguntó Excelsior extrañado.

- ¡Me olvide por completo que me estaba esperando! – Exclamó nervioso.- ¡Yo también me voy! – dijo Dylan saliendo antes que Excelsior, quien lo miró sorprendido antes de también dejar la oficina.

En el piso inferior, con normalidad transcurría la jornada para los empleados del lugar, exceptuando por un nervioso Adrián quien estaba buscando a su sobrino activamente.

- ¡Tío estoy aquí! – gritó Dylan quien bajaba por las escaleras.

Adrián se dirigió rápidamente hacia su sobrino sin pensarlo.

- ¿Por qué tardaste tanto? ¿No se supone que solo ibas a mojarte la cabeza y volver? – nervioso confrontó a su sobrino. – Por favor dame una explicación.

Dylan le explicó a Adrián el motivo de su tardanza, que hizo y su breve conversación con Excelsior.

- Sobrino…evita hacer eso de nuevo ¿Quieres? Créeme que tienes suerte que Excelsior y el personal promedio aquí somos muy pacientes – reprochó Adrián.- De igual manera ya es momento de movernos hacia la oficina para empezar la reunión.

Adrián y Dylan se movilizaron hacia la oficina de Excelsior rápidamente y al llegar tocaron la puerta. Leroy la abrió y tanto Adrián como Dylan pasaron, en ella estaban Alder y Excelsior esperando.

- Excelsior ¿No le parece que ya estamos tardando en empezar? – preguntó un Leroy impaciente por empezar.

Antes de siquiera conteste la pregunta, golpearon la puerta. Leroy se dirigió hacia ella y al abrirla se encontraba una mujer y una chica. La mujer pelo rubio y ondulado, vestía una bata blanca, ella llevaba un bolso. La chica, de altura similar a la de Dylan, pelo marrón claro y vestía una chaqueta roja.

- ¡Nadia! – Exclamó alegremente Adrián quien se dirigió hacia la mujer y la abrazó brevemente. - ¿Que ocurrió que demoraste tanto?

- ¡Lorraine! – Exclamó Dylan alegremente, quien se dirigía hacia ella. - Cómo te encuentras después de tanto tiem… - antes de terminar la frase, ella pasó de largo y se dirigió hacia Leroy.- ¿Eh? – confundido estaba.

Ella se dirigió hacia Leroy y ambos se miraron unos momentos, ambos de forma indiferente.

- ¿Aún lo recuerdas? – preguntó Leroy con complicidad.

- Por supuesto ¿De verdad creías que mi memoria es tan “efectiva” como la tuya? – respondió irónicamente.

Ambos realizaron un saludo propio de ellos y se rieron al final, luego ella volvió hacia Dylan y lo saludo formalmente con la mano.

- Es un gusto volverte a ver Dylan. – en tono formal y tibio.

- Me alegra verte a ti también después de tanto tiempo Lorraine… - se sentía desilusionado por la actitud de ella.

- Nadia, Lorraine ¿Ambas son realmente conscientes de lo que provoca su impuntualidad? Como lo saben, desde el día 1 recalcamos la importancia de la puntualidad en esta institución porque para que este lugar se mantenga en pie y logre llevar adelante sus proyectos se necesita que tanto recursos, personal y directivos se encuentren en un lugar y momento determinado y acordado para… - explicaba Alder molesto a su vez de revisar minuciosamente su lista.

Los presentes dejaron en segundo plano la cátedra de puntualidad del antipático Alder.

- Bien Adrián ¿Alguna novedad importante en mi ausencia? – preguntó Nadia a su compañero.

- ¿Recuerdas que te nombre un posible candidato para trabajar en el proyecto?

- Creo que sí, me comentaste sobre tu sobrino si mi memoria no falla.

- Te digo que el ya forma parte de nuestro equipo – dijo Adrián señalando a su sobrino, quien en ese momento estaba revisando su baraja en silencio, apartado de Leroy y Lorraine quienes mantenían una charla.

Nadia se acercó hacia Dylan y antes de presentarse, acomodó sus gafas.

- Bienvenido Dylan a nuestra institución, mi nombre es Nadia aunque ya deberías estar enterado, soy la encargada de la logística en este lugar. – ella lo saludó formalmente.

- Un gusto por igual, Nadia.

- Mi sobrino lo ven con buenos ojos tanto camisa de botones apretados como Excelsior – comentó Adrián.

- ¡Excelsior!– Exclamó Nadia quien se dirigió hacia su superior.- Profesor, de verdad sepa disculpar y comprender nuestra demora. El transporte tuvo varios inconvenientes porque entre los atrasos y cancelaciones súbitas nos obligaron a hospedarnos una noche en medio trayecto. – explicaba la rubia mujer mientras acomodaba sus lentes.

- Esta bien Nadia, no hay ningún problema y estuve al tanto de sus inconvenientes. Las secretarias con quien hablaba en el medio me mantuvieron al tanto sobre sus dificultades pero lo que importa es que usted haya llegado sana y salva.

- ¡Gracias por su comprensión profesor! Ahora mi razón de estar aquí es lo que traigo en este bolso – ella se dirigió hasta una mesa y colocó el bolso sobre ella. Le indicaba a Excelsior para revisar su contenido.- ¡Llego en inmejorables condiciones! – agregó.

- Todos los presentes aquí acérquense hacia aquí porque les mostraré algo impresionante – avisó el profesor cerca del bolso

Adrián, Leroy, Dylan y Lorraine se acercaron alrededor de Excelsior.

- Entonces esas son las razones de porque es indispensable la puntualidad si es que se desea formar parte de nuestro equipo… – finalizaba Alder su discurso.

- ¡Deja eso para cuando los nuevos tengan que reforzar conceptos y acércate! - le dijo Adrián.

- No tengo la más mínima idea de porque me sigo esforzando para explicar ese concepto tan ¡Básico! – rezongaba Alder. – Creo que es porque le tengo mucho cariño a este lugar *suspiro* ahí voy - el se acercó hacia el grupo.

Excelsior abrió el bolso y metió sus manos en él, de ahí alzó lentamente un orbe del tamaño de una pelota, color verde turquesa. Por todo esa esfera había escrituras y símbolos extraños. Cuidadosamente Excelsior lo sostenía pero a su vez apreciando, maravillado por aquel objeto.

- Esta es…la reliquia que confirma que estoy por buen camino - hablaba sin poder salir del asombro.

- Es muy bonito ¿Pero qué es? – preguntó Lorraine curiosa.

- ¡Es una esfera! ¿O eres ciega? – reprochó sarcásticamente Leroy.

Lorraine le golpeó en el brazo.

- Una observación a simple vista muy acertada Leroy. Pero es mucho más que eso – se tomó una pausa para colocar aquel objeto sobre una superficie ya preparada al lado de su escritorio, seguido colocó sus manos en su espalda. – Para que ustedes puedan comprender que es ese orbe y su finalidad, me veré obligado a relatarles sobre “Los Encargados del Orden”

- Aburrido… - comentó Leroy, quien después de eso recibió otro golpe de Lorraine.- ¡Hay! – gritó. – Este si me dolió…

- ¡Tienes que ser más respetuoso con tus comentarios! ¡Es importante que conozcas de qué trata esto! – reprochó disgustada por las palabras de su compañero.

- Lo siento – se disculpó el grandote.

- ¿Podría retomar su relato profesor – preguntó Dylan sin saber qué hacer en el medio de esos dos.

- Tratando de ser lo más breve en mi explicación. Los “Encargados del Orden” según los escasos relatos Klamales eran dos deidades divinas cuya principal tarea era controlar y observar el comportamiento de aquel pueblo. Eran dos sus integrantes, Avarpod era “La Deidad de la Justicia” fue el fundador de su ciudad y se encargo de establecer las normas y leyes, incorruptibles. El era quien se tomaba la tarea de juzgar los actos del pueblo Klamal cada cierto período de tiempo, si su veredicto aprobaba al pueblo Klamal, su vida cotidiana continuaba su rumbo...Sin embargo si su veredicto reprobaba su comportamiento entraba en acción el otro encargado del orden. Tsert "La Deidad del Castigo" encargado de someter al pueblo cuando Avarpod los rechazaba, encargado de castigar al pueblo Klamal de innumerables formas, las más conocidas fueron echar a perder sus fuentes de alimentos, contaminar sus flujos de agua más cercanos y en el peor de los casos enfermedades extrañas, que ni los propia medicina Klamal podía curar. Sus castigos duraban el tiempo que creía necesario, lo suficiente para que fueran intimidados pero no tan excesivo para extinguirlos. Ninguno intervenía en las decisiones del otro. – relató Excelsior de forma precisa.

- Es una historia impresionante, pero eso no explica el porque de los orbes – insistió Dylan.

- Si bien, ambos se encargaban de controlar la civilización Klamal de todas formas les otorgaron unos objetos con la capacidad de contactar con ellos si lo que se requería era una urgente aparición en caso de situaciones extremas, un delito no castigado o una catástrofe natural necesitaba una respuesta urgente y para eso eran estos orbes, aún no se como funcionaban pero con solo tenerlos aquí es un gran avance.

- Si el otro está desaparecido ¿Por qué tenemos la suerte de tener este aquí? – Dylan mostró confusión. – Por favor, dígame que no lo engañaron…

Excelsior soltó una leve risa.

- Tranquilo Dylan, este objeto encontró un viejo conocido a las orillas de un Río, probablemente lo último que hicieron con ellos fue arrojarlos y que se pierdan. Además si lo tocaras parece cristal, pero es resistente y muy ligero, un material que dudo alguien imite y más con esos símbolos correspondientes a los Klamales, es todo demasiado preciso – explicó intentando tranquilizar.

- Hey ¿Por qué yo, Lorraine y quizás Leroy somos los únicos que mostramos interés y el resto simplemente escucha? - preguntó Dylan notando al resto de adultos bastante seguros de lo que escuchaban.

- Dylan, la mayoría de los que trabajamos aquí hace un tiempo ya estamos enterados de lo que trata este proyecto. A ustedes solo les dijeron lo necesario – respondió Alder, aunque algo áspero.

- De todas formas Profesor no creo que el objetivo de estar aquí sea solo eso ¿O me equivoco? – preguntó Nadia impacientada.

- Esta pequeña explicación era para ilustrar un poco más a nuestros jóvenes integrantes. Lo que en verdad nos incumbe a estar aquí reunidos es porque sera su primera misión aquí. Seran los protectores de nuestro personal. Partirán rumbo a los Llanos del Oeste “protectores” de nuestro personal. En este día partirán rumbo a los Llanos del Oeste para acompañar a nuestros compañeros hacia el punto designado y ahí tendrán que estar atentos ante cualquier anomalía. Es un lugar por lo general tranquilo y no debería ser muy difícil notar algún movimiento extraño. Durante este primer día uno se tendrá que quedar allí, después haremos algo pero uno tendrá que quedarse solo esta noche acompañando a nuestro personal. ¿Entendido? – en un tono serio, tratando de llegar hacia los jóvenes aventureros.

- ¡Lo estamos! – firmes aseguraron Leroy, Dylan y Lorraine.

- ¡Esa es la actitud y energía! – Exclamó Alder.- ¡Ahora muestren invoquen un monstruo! El que quieran pero tiene que ser uno fuerte y que suelen invocar.

- ¡Aquí voy! – empezó Leroy desplegando su Duel Disk. - ¡Este es Combatiente Pedrusco Granito!

Ante todos, se alzó el holograma del gigante protector de Roca.

- 2600 de ataque y no se destruye por batalla, interesante y me gusta, fue difícil para Dylan en tu duelo contra él. – Comentó un satisfecho Alder. - ¡Lorraine ahora te toca!

- ¡Aparece Sistema de Batalla Gran Calibre! – al desplegar su Duel Disk invocó a su monstruo. Un Cyborg de rasgos humanos, Musculatura considerable debajo de una armadura, armado con un Cañón en uno de sus brazos y en su espalda las alas de un Jet ajustadas a su tamaño.

- No hacía falta que lo muestres Lorraine, es un gran monstruo y tu mejor que nadie lo sabes manejar. – comentó convencido Alder. - ¡Dylan ahora te toca!

- ¡Claro que sí! Aparece Fuerza Ma… - Al desplegar su Duel Disk, maltrecho , la parte donde deberían ir las cartas de monstruo y mágicas se desprendió y cayó al suelo. Los presentes en la sala se mostraron confundidos y extrañados por lo que veían y en ese momento nadie hizo un comentario. Dylan se sonrojó del embarazoso momento.

- ¡No te preocupes sobrino traje Cinta por si esto pasaba! – exclamó Adrián.

Excelsior se acercó hacia Dylan y le quitó el Duel Disk de su mano y le entregó otro que tenía a mano.

- Dylan, no puedes usar eso mientras trabajes conmigo. Usa este Duel Disk que es mi repuesto. – Excelsior le entregó uno en mejores condiciones y también el mazo que estaba en esa chatarra.

- ¡Esta voz aquí voy con Fuerza Maquinaria Titán Atómico! – Ante todos, el holograma de un robot robusto, blanco pero con partes rojas y un símbolo de Radiación en su pecho.

- Buena carta Dylan, quizá tu monstruo más relevante en el duelo contra Leroy y quizás de lo mejor en tu baraja. Eso fue todo y están aprobados para mí. Pero no solo de duelos y cartas fuertes se trata esto, si no de responsabilidad y meditar cada uno de sus acciones.

- Muchachos, cabe aclarar que no estén asustados porque atrás suyo hay personas que los van a cuidar ¡Estén seguros de lo que hagan! – comentó Nadia.

- Por hoy no creo que les pueda decir mucho más. Pasen si quieren por la cafetería si tienen hambre y preparen ropa cómoda por este día. Por ser su primer día iré con ustedes a controlar las cosas y ver con mis propios ojos sus desempeños. – finalizó Excelsior.

La oficina empezó a vaciarse y solo estaban Alder y Excelsior en ella. Alder sin ninguna expresión en el rostro, aun revisando su lista sin ser tan minucioso esta vez y Excelsior mirando con nostalgia su Duel Disk, junto a su mazo en un estante. Sin poder resistirlo Excelsior se acercó hacia ellos. Alder levantó la mirada y vio a su compañero y amigo de toda la vida con el Duel Disk puesto.

- ¿Recuerdas esos tiempos? – preguntó Alderr.

- Imposible olvidar aquellos momentos, viejo amigo – dijo Excelsior nostálgico.

- ¿Cuánto tiempo habrá pasado desde nuestro último duelo? ¿Un mes, un año o… una década?

- Solo sé que pasó mucho tiempo, no tengo ni la más mínima noción de cuanto pero lo fue lo suficiente para que los extrañe…

Ambos se miraron unos momentos y se entendieron al instante.

- No lo creo Excelsior, creo que mi nivel no es el de antes – con cierta pena habló.

- Vamos Alder, solo por los viejos tiempos tengamos un Duelo ¿Te parece? Ellos tendrán que irse en dos horas y es tiempo más que suficiente.

- Esta bien… ¡Pero me aumentaras el sueldo en un 2% si lo gano! – desafió.

- Claro que lo haré, si tengo que apostar eso para tener un duelo…

- Es broma Excelsior, prefiero ganarme el sueldo de otra manera.

Excelsior soltó una risa y le dio una palmada en la espalda a su compañero.

- ¡Típico de ti! Búscame en el jardín trasero.

Luego de que Alder buscara su baraja y su disco de duelo, encontró a Excelsior en el jardín. El Sol brillaba cálidamente con algunas brisas intermitentes, el césped y las plantas resplandecían.

- ¿Por los viejos tiempos? – Preguntó Excelsior con entusiasmo.

- ¡Por los viejos tiempos!

- ¡¡¡DUELO!!!

Alder 4000 Lp

Excelsior 4000 Lp
 
Cap leido. Volvió a parecer Lorriane. También, les han asignado su primer misión. Supongo que una vez allí aparecerá algún malo. soblre el duelo entre Alder y Excelsior, supongo que lo ganará excelsior.
 

Blaze me now
Registrado
19 Jul 2014
Mensajes
8,925
Ubicación
el Principio del Mundo.
Listo, leído el último cap. El ritmo pausado se mantiene, tenemos algo más de building, y parece que se viene un duelo entre Excelsior y Alder. de Lorraine ya ni me acordaba, han pasado muchas cosas y más interesantes que su primera aparición, pero parece estar relacionada con Leroy. A ver qué ocurre entre ellos y Dylan.

Ah, y al fin recibe un disco de duelo relativamente decente. Ya se lo merecía XD

Buen cap
 

Registrado
15 Ago 2016
Mensajes
836
Capítulo 6: Viejas Glorias

- ¡¡¡AL DUELO!!! – Exclamaron simultáneamente tanto Alder como Excelsior.

Alder 4000 Lp

Excelsior 4000 Lp

- Yo tomaré el primer turno, invocando al Dragón Acorazado Lv 4 en modo defensivo (400/1600) y con tres cartas boca abajo para terminar mi turno.

Un Dragón de mediana estatura, robusto y con una coraza de natural se preparaba para recibir el siguiente ataque.

- Veo que esa forma prepotente de tomar el primer turno aún forma parte de ti a pesar de los años ¡Esto se pondrá emocionante!

- No era prepotencia Excelsior, es solo marcar autoridad en un duelo. Que en un duelo te emociones con poco ya no me sorprende. – se mofaba Alder.

- ¡Robo una carta! – Excelsior observó su mano y tan rápido como vio sus cartas ya sabía que hacer.- Invocare al Dispositivo Inmemorial Alcaide de Primera Línea (1200/1700) y será equipado con la carta de Inmemorial Pieza Móvil de Soporte que le brindará 400 puntos de Ataque (1200 > 1600) y si destruye un monstruo por batalla puedo infligirte tanto daño como el Ataque de tu monstruo – explicó Excelsior su jugada.

Se levantó lo que era un artificio con forma humana, como si fuese un golem de un tamaño menor y con escudos circulares en sus antebrazos.

- ¡No tan rápido! La defensa de mi monstruo es superior al ataque de tu monstruo – avisó Alder.

- Pero él no va a ser quien se encargue de atacar. Enviando al cementerio mi Alcaide de Primera Línea equipado a una carta de equipo puedo invocar especialmente desde mi Deck Extra un monstruo que me ayudará a quebrar tu defensa.

- Aquí vamos... - expectante Alder.

- ¡Aparece, monstruo de fusión Dispositivo Inmemorial Patrulla Móvil! (1800/200)

Aquel artificio estaba montado a un vehículo especial que parecía una motocicleta pero adaptado al tamaño de aquel monstruo y unos cañones en la parte del manubrio.

- ¡Ataca Patrulla Móvil! ¡Aceleración Máxima! – ordenó Excelsior.

- ¡No tan rápido! ¡Dragón Acorazado si está en modo de defensa puede ganar tantos puntos en su defensa como la mitad del monstruo atacante! De ser así los 1600 de su defensa original aumentaran hasta 2500 dejando desfasados los puntos de ataque de tu monstruo.

- Una interesante habilidad pero exactamente…el ataque no es hacia tu dragón.

- ¡¿Cómo?! – se exaltó Alder.

- ¡Reduciendo los puntos de Ataque de mi Patrulla Móvil puede atacarte de forma directa!

El Patrullero comenzó a perder poder y preparó su vehículo empezando a acelerar.

(1800 > 900)

- ¡Activo una trampa y es la Fuerza de Espejo y destruiré a tu monstruo! – contraatacó Alder.

- No tan rápido ¡Patrulla no se ve afectado por ningún efecto de trampas!

- ¡Maldita sea! – exclamó frustrado.

La Patrulla Móvil avanzó a toda velocidad y atravesó la energía emitida por la Fuerza de Espejo y antes de llegar hacia Alder derrapó justo delante suyo para echarle en la cara todo el polvo del suelo. Alder se cubrió pero aún eso no le bastó para salvarse de la posterior estornudo seco que le provocó.

Alder 3100 Lp

- Esto aún no termina, porque procederé a realizar una invocación por sacrificio.

-¡Pero ya usaste tu invocación normal para traer a esa cosa! – reclamó Alder aun recomponiéndose de los estornudos.

- ¡No si uso el efecto de mí Carta Mágica, Estratega Sigiloso! Me permite además de realizar mi invocación normal, una invocación de sacrificio adicional para la invocación de un monstruo Dispositivo Inmemorial

- Sin embargo en tu campo solo hay un monstruo. No hay mucho que puedas hacer con solo 1 sacrificio conociendo tu baraja

- Una observación precisa y acertada. Sin embargo no cuentas con que mi Patrulla cuenta como 2 sacrificios para un monstruo Dispositivo Inmemorial.

- Ah…Debí suponerlo porque muchos monstruos en tu baraja son de niveles altos.

La Patrulla Móvil se convirtió en un halo de luz que empezó a tomar la forma de un gigante.

- ¡Aparece Dispositivo Inmemorial Obelix Guardia Colosal! (2800/2800)

Un imponente gigante de metal de rasgos ancestrales se hizo presente en el campo, su sola presencia puso en guardia a los monstruos de Alder.

- ¡Ja! ¿Que otro monstruo buscarías imperiosamente de invocar en un monstruo que no sea él? Fue una movida interesante hacerme algo de daño para pasar a la ofensiva con Óbelix – reconoció un intranquilo Alder.

- Un halago oportuno, sin embargo yo haría una corrección en la ofensiva.

- ¿Eh? ¿A qué se refiere?

- Me refiero a que pasaré a la ofensiva máxima ¡Porque se activa el segundo efecto del Estratega Sigiloso! ¡Cuando un monstruo nivel 7 o mayor es invocado por sacrificio puedo invocar uno del mismo nombre desde mi baraja! ¡Hazte presente mi segundo Obelix! (2800/2800)

La luz que rodeaba al monstruo desapareció y mostró la forma de un golem hecho de un metal duro, espero y desconocido por el hombre. La solo presencia del monstruo dejo boquiabiertos a los espectadores y un Alder de cuyo rostro empezó a mostrar preocupación evidente.

- Ngh…esto no me agrada…

- Durante el final de mi turno cuando mi Patrulla es sacrificada o destruida puedo seleccionar una carta mágica o de trampa en mi baraja y colocarla directamente. Es tu turno.

- Un momento… ¡Desde tu primer turno podías invocar a los dos Obelíx! – notó Alder.

- Desgraciadamente si los invocaba no podría atacar desde el efecto del Estratega de las Sombras. De la forma que lo hice al menos podía hacerte ese daño directo.

- De todas formas…eso no quita el problema en el que estoy metido… ¡Robo! – Alder estuvo observando su mano intentando formular una contra estrategia.

Mientras tanto en un pasillo de la planta baja del edificio, dos empleados, uno de mediana estatura y corpulento de unos 40 años. Su compañero un poco más alto y joven, de aproximada 36 en su tiempo libre ambos recorriendo el pasillo con un vaso de café en la mano. Uno de ellos, ocurrente miró por la ventana y vio un duelo en progreso.

- Dan ¿No son ellos Alder y Excelsior? – preguntó el recio hombre.

- Ahora que lo veo lo son ¿Por qué tendrían un duelo justo ahora? – afirmó su compañero más alto.

- Ellos tendrán sus motivos, pero es algo inusual verlos teniendo un duelo. ¿Qué te parece llamar a Douglas para verlo? De todas formas aún tenemos algo de tiempo.

- ¿Por qué tengo que ir yo Emer?

- ¡Si puede que traiga más personas! – le avisó antes de salir por una puerta al exterior.

- Está bien - accedió resignado.

- ¡Lo tengo! – exclamó Alder. – Durante mi fase de espera mi Dragón Acorazado evoluciona ¡Aparece Dragón Acorazado Lv 6 en posición de defensa! (800/3000)

El Dragón, ahora más grande contaba con una coraza reforzada, espinas en su espalda de considerable tamaño y sus manos y piernas contaban con un ligero revestimiento de bronce.

- ¡No es todo! Porque si los únicos monstruos que controle están en posición de defensa puedo invocarlo especialmente desde mi mano. ¡Haz tu llegada Dragón Toxina en modo defensa! (1400/2300)

Un Dragón violeta oscuro de un aspecto repulsivo que contaba con glándulas que depositaban veneno en varias partes del cuerpo y de las palmas de su mano brotaba lo que parecían gérmenes de forma esférica.

- ¿Solo puedes defenderte Alder? – provocó Excelsior.

- Solo eso puedo hacer de momento… ¡Pero firmemente porque activo el efecto del Dragón Toxina que me permite colocar un contador tóxico en un monstruo que controles y uno de tus Óbelix serán afectados por su veneno!

El Dragón Toxina expulsó uno de los germen de sus palmas que impactaron en la mole de hierro rociándolo con esporas.

- Si controlas monstruos con contadores de veneno puedo infligirte 500 puntos de daño por cada uno en tu campo.

El Dragón Toxina disparó un chorro de veneno que rosó a Excelsior, quien sintió algo débiles sus piernas por unos instantes.

Excelsior 3500 Lp

- ¡De forma adicional mi Dragón Acorazado puede infligirte 500 puntos más de daño!

El Dragón Acorazado soltó un estruendoso rugido que movió unos centímetros a Excelsior quien se cubrió.

Excelsior 3000 Lp.

- Hmmm… entonces esta será tu forma de ganar este duelo.

- Por supuesto, solamente si logro aguantar de esta manera 3 turnos más – ironizó. - Por cierto, mi turno finalizó.

- No sé porque me sorprendo si siempre fue tu manera de jugar.

- Lo que en realidad te sorprende es que tenga un duelo. Quizás muchas de mis cartas te trajeron a la memoria los recuerdos de aquellos cuartos de final en Ciudad Rivera. Quizás nuestro duelo más memorable entre los incontables que tuvimos.

- Ese duelo fue un antes y un después para mi. No solo por el nivel de juego sino también por lo que había en juego. ¿Dónde estaría en este momento de ser otro el resultado? – Excelsior en ese momento miró al cielo con una expresión de lamento, Alder se percató de esto.

- ¿Ocurre algo? Vamos, eso fue hace mucho tiempo y lo que pasa ahora es envidiable para cualquier persona ¡Lo sabes bien!

- Siento ese momento, la melancolía en estos momentos me supera. Pero la distancia ya es lejana, en estos momentos es posible realizar la investigación y cumplir el real objetivo de esta misión – reconfortándose volvió en si para proseguir. - ¡Robaré! Ahora activaré Inmemorial Escasez y desterrando un monstruo Dispositivo Inmemorial invoco especialmente de mi mazo un monstruo de ataque menor al monstruo desterrado. Este turno sin embargo no puedo activar ni usar efectos de cartas mágicas o de trampa boca arriba que controle ¡Aparece Nivel 5 Dispositivo Inmemorial Interceptor Extraño en posición de ataque! (0/0)

- ¿Qué motivos tienes para dejarlo en esa posición y con 0 puntos de ataque?

- Si lo colocara en defensa se destruiría, además no puede ser objetivo de un ataque si controlo otros Dispositivos Inmemoriales.

- No le veo mucha utilidad a eso…

- Ahora empieza mi fase de batalla ¡Dispositivo Inmemorial Obelix ataca a su Dragón Acorazado! ¡Mazo del Orden!

- ¿Pero que se supone que haces Excelsior? Mi Dragón Acorazado (800/3000) es superior en defensa (2800)- Alder se quedó unos momentos en silencio y se exaltó súbitamente.- ¡Su efecto!

- Te tomó un poco de tiempo recordarlo, pero así es. El efecto de Obelix le permite ganar 300 puntos de ataque durante cualquier fase de batalla por cualquier otro Dispositivo adicional que controle ¡El ataque de los dos Obelix en mi campo sube a 3400 cada uno!

(X2) Dispositivo Inmemorial Obelix Guardia Colosal (2800>3400/2800)

Dragón Acorazado Lv 6 (800/3000)

Dragón Toxina (1400/2300)

- Entonces activaré mi trampa ¡Ataque Negado!

En ese entonces el Interceptor de Mecanismo Extraño disparó contra la carta, anulándola y destruyéndola. Alder no salía del asombro.

- Por el efecto de mi interceptor, durante cualquier turno puedo negar y destruir una carta mágica o de trampa que actives.

- No pensaba activarla ahora pero mis opciones son nulas si quiero ganar. Activo la carta de juego rápido Impulso de Lv y sacrificando un monstruo de Lv junto a otro que controle puedo invocar especialmente desde mi mazo un monstruo de nivel superior citado en su texto.

En un halo de luz se desvanecieron las figuras del Dragón Acorazado Lv6 junto al Dragón Toxina. En ese mismo momento, se formó la figura de otro dragón.

- ¡Aparece Dragón Acorazado Lv 8! (1800/3500) Por su efecto me permite destruir un monstruo cuya defensa sea inferior a la de este monstruo. ¡Uno de tus Obelix serán destruidos!

- Sabía que en algún momento planearías destruir uno de mis monstruos y por eso estoy preparado ¡Carta de Trampa Ruina Canalizada! Si un monstruo Dispositivo Inmemorial fuera a ser destruido niego su destrucción y además puedo seleccionar un monstruo Dispositivo Inmemorial y colocarlo en la cima de mi deck.

- Pero no estabas preparado para el efecto de impulso de Lv ¡Puedo destruir un monstruo que controlas cuando realizo una invocación exitosa y será tu Interceptor!

- ¡¿Qué?!

El Interceptor dejó de funcionar y el humo comenzó a brotar de sus mecanismos, el humo se intensificó hasta explotar y desparramar sus partes.

- Grr…No estuvo mal. Ahora mis monstruos disminuyeron mis ataques y sus oportunidades de superar tus defensas se volvieron nulas. Bien hecho este turno que finalizaré con una carta boca abajo.

En la entrada del jardín, un poco alejado de donde ocurría el duelo y tranquilamente estaban expectantes los empleados del lugar, quienes se tomaron una pausa para ver el duelo entre Alder y Excelsior. A demás de los propios empleados entre ellos incluidos Adrián y Nadia estaban Dylan, Leroy y Lorraine también viendo aquel duelo.

- Me sorprende que Alder sea duelista – dijo Dylan.

- Si fuera por mí apostaría por Alder…a que perdería antes de empezar su turno – dijo Adrián.

- Adrián…Alder es mejor duelista de lo que parece ¡Incluso podría ganarte! – le dijo Nadia.

- ¿Por qué en este preciso momento se les ocurrió la idea de tener un duelo antes de nuestra primera misión? – protestaba Lorraine.

- Mirlo por el lado positivo Lorraine. La próxima vez que Alder o Excelsior nos reprochen por impuntualidad podemos restregarles la demora que provocó este duelo – dijo Leroy apoyándose en la pared.- Además más tiempo de descanso, claro está.

- Entonces empezaré – dijo Alder robando su carta. – Activaré el efecto de mi Dragón Acorazado quien esta vez será capaz de infligir 800 puntos de daño con su estruendoso rugido.

El Dragón Acorazado soltó un rugido estremecedor que logró empujar aún más a Excelsior.

Excelsior 2200 Lp

- ¡Dah! Ya estoy familiarizado con tu daño de efecto Alder.

- Sin embargo debes reconocer el mérito que conlleva lograr hacer funcionar una baraja de defensa como la mía. A lo largo de este duelo pudiste comprobar que no son fáciles de penetrar mis defensas y aún en tu mejor intento de invocar 2 Obelix no fuiste capaz de superar a mi Dragón Acorazado en casi ningún momento, es mi antigua estrategia de cuando aún éramos duelistas y que a través del tiempo siga funcionando equivale a un mayor mérito de mi parte.

- Debo reconocer que tienes una buena parte de razón. Aunque claro está que nuestras barajas respondieron de formas distintas, aunque tanto como a mi te pudo pasar a ti no sería el argumento más indicado. Un verdadero argumento lo demuestra un duelista con las cartas que posee.

- Un digno reconocimiento adicional Excelsior y para que quede claro el respeto que siempre te tuve como duelista ¿Que mejor manera de demostrarlo que intentar ganarte?

- No creo que lo logres antes de mí, ya descifré antes de tu anterior turno como derrotarte.

- Sea lo que sea ¡No te dejaré mucho tiempo! ¡Carta Mágica Continua Recia Resistencia y desterrando de mi cementerio un monstruo una vez por turno te inflijo tanto daño como su nivel multiplicado 300! – Alder procedió a retirar a su Dragón Acorazado de Nivel 6.- ¡Recibes 1800 puntos de daño!

Excelsior 400 Lp

- Tu plan, sea cual sea no tendrás el tiempo de ejecutarlo, dejo una carta boca abajo y será todo.

Excelsior sin decir una palabra robó su carta.

- ¿Eh? ¿De nuevo te invadió la melancolía? – preguntó Alder extrañado por su compañero.

El resto de público estaba expectante a lo que sucedía en el duelo. Lo único que se llegó a escuchar por unos momentos era la brisa que soplaba intermitente. Excelsior tomó una de las cartas de su mano y la activó.

- Lo siento por el suspenso, pero tantas horas de trabajo me tenían agobiado y necesitaba hacer algo como esto para espabilarme. Ahora sí carta de mágica Colapso del Templo descartando una carta selecciono un monstruo en el campo y reduzco su ataque y defensa a 0, además no puede cambiar su posición de batalla y su efecto es negado hasta el final del turno.

- ¡Bien por Excelsior! Inutilizará las defensas del Dragón Acorazado y su según Obelix tendrá 3100 puntos de ataque para poder acabar con Alder – comentó Dylan.

- Pero aún tiene una carta boca abajo Alder ¿Quién sabe cómo lo ayudará? – dijo Lorraine.

- Quizás solo sea un señuelo – agregó Leroy.

- Si el ataca con su según Obelix tengo mi Jabalina Encantada lista para protegerme – pensó confiado, mirando su carta boca abajo. - ¡No tienes alternativa Excelsior! ¡Realiza tu movimiento e inutiliza las defensas de mi Dragón!

- Es la segunda vez que diré esto en todo el duelo pero…el efecto no es hacia tu Dragón.

- ¡¿Qué?!

Dispositivo Inmemorial Obelix Colosal Guardia (2800>0 / 2800>0)

Quienes miraban el duelo se quedaron atónitos ante la jugada de Excelsior.

- ¡Ataca Obelix Colosal Guardia a su Dragón! – ordenó Excelsior a su monstruo de ataque reducido.

Dragón Acorazado Lv 8 (1800/3500)

- ¡¿Qué se supone que haces Excelsior?! ¡¿Te volviste loco de remate?! – exclamó Alder desconcertado.

- Te llamarán loco por tus ideas y lo seguirás siendo hasta que funcionen.

- ¿Por qué se te ocurrió en este momento decir eso?

- Desde que invocaste a tu Dragón Acorazado, ya sabía que tenía que usar toda esa defensa en tu contra. Luego de tanto tiempo me alegró de que aún tengas esa disposición para volver a tener un duelo. Sin embargo pese a que lo haces bien, aún tienes que actualizar tu baraja si de verdad te comprometes con los objetivos de este proyecto, aún no estas a la altura – Excelsior reveló su última carta en mano.- ¡Activo de mi mano el efecto de mi Dispositivo Inmemorial Caja Contragolpe y todo daño de batalla que fuera a recibir en este momento lo recibes tú en mi lugar!

Obelix golpeó con toda la potencia posible al Dragón Acorazado creando una onda de choque que expulsó a Alder unos metros.

Dragón Acorazado Lv 8 (1800/3500)

Obelix Colosal Guardia (0/0)

Alder 3100 Lp.

- ¡Gah! – gritó Alder quien salió despedido y cayó en el suelo. – Tan cerca – se lamentó.

Alder 0 Lp.

Alder se empezó a levantar y cuando miró hacia el edificio notó a todas las personas viendo. En ese entonces comenzaron a aplaudir el finalizado duelo.

- ¡Mira toda esa gente! – exclamó Excelsior tomándose unos minutos apreciando el panorama. – Como Ciudad Rivera ¿No te parece?

- Creo que es todo una gran macabra coincidencia todo lo ocurrido hasta este momento – dijo Alder, contando con la vista todas las personas fuera.

- Ahora que lo pienso mejor, no es mucho el trabajo que necesitas para llegar a un nivel ideal… ¿eh? – Excelsior notó que su compañero se comenzó a acercar al público y con los puños apretados.

- ¡¿Qué se supone que hacen aquí?! ¡Vuelvan a sus puestos o les descontaré 2 horas de sueldo a cada uno de ustedes! – gritó furioso Alder por la cantidad de personas ahí.

Los empleados, asustados comenzaron a reingresar al edificio.

- Aguafiestas… - dijo Adrián molesto.

- Creo que estamos de acuerdo con ello. ¿Tienes que hacer algo esta tarde? – dijo Nadia.

- ¡Ho! Justo me empecé a sentir cómodo ahí – protestó Leroy.

- No te toma mucho tiempo estar cómodo en todas partes. ¿Recuerdas esa vez que dormiste sobre una pila de ladrillos? – mencionó Lorraine.

- Era una breve siesta…

Dylan estaba perdido entre el tumulto intentando encontrar a quienes lo acompañaban.

Más tarde ese día, ya en frente del edificio del lado de la acera estaban Dylan, Lorraine y Leroy estaban frente a una furgoneta en la cual estaban subiendo unas cajas con lo que parecían equipos e insumos. Adelante había otra en la que subieron Excelsior, Alder y otros empleados. En la entrada estaban Adrián y Nadia hablando.

- Lo siento Nadia, sé que prometí que cuando llegues buscaría ese mueble. Pero lo de hoy simplemente... – se intentaba explicar un intranquilo Adrián.

- Adrián…No hay problema. Los buscaré yo, un mueble no es nada comparado a lo que sucedió – dijo Nadia escuchando a su compañero.

- Si…

- Tengo que irme, espero que logres resolver ese asunto y bueno. Adiós – se despidió Nadia, luego Adrián se fue con una expresión de preocupación.

- Aparentemente iremos junto al equipaje – dijo Dylan, no muy contento.

- Los asientos parecen ser cómodos, no puede ser tan malo.

- ¿Podrías pensar en otra cosa que no sea descanso Leroy? Siento de vez en cuando que eres un disco rayado. En fin, discúlpame si no te hable mucho en estos momentos Dylan pero primero tengo que preocuparme por lo que hago aquí.

- Esta bien Lorraine, en tu lugar hubiese hecho lo mismo.

- Hablando de eso ¿Que se supone que haces aquí?

- Adrián me comentó sobre esta oportunidad y decidí tomarla, no hay mucho más secreto fuera de eso. De igual forma me pregunto lo mismo por ti ¿Estuviste aquí todo este tiempo desde la última vez que nos vimos?

- ¿Yo? Me mudé aquí hace 3 años. Mi padre y el profesor son viejos amigos y Excelsior al saber que era duelista le interesó que yo forme parte de su equipo. Me probaron y pude entrar sin mayores dificultades, estoy aquí hace medio año.

- No dudo que no tuviste dificultades por tus capacidades de duelo, aún en mi memoria permanecen aquellos duelos donde te desataste. Por cierto ¿Con quién te tocó probarte? A mí con Leroy y le gané.

- ¡Fue solo suerte! – le gritó Leroy desde adentro de la furgoneta, donde ya se había subido y acomodado.

- Disculpa al innombrable, suele ser así y desde que lo conozco es un poco molesto, un poco simple, un poco perezoso y un poco tranquilo. Pero se agradece que sea espontaneo y por lo general es callado, parece que hoy está inspirado. Ahora respondiendo tu pregunta mi duelo fue contra Nadia, quien solo opuso resistencia unos turnos hasta vencerla, pero quizás tuvo una mala mano.

- ¿Tu primera misión también?

- En realidad la segunda, Adrián me ayudó en la primera pero cuando despejamos el lugar a la noche fueron asaltados de nuevo y Adrián no podía tener una doble función. Es probable que solo encontremos “Exploradores” no poseen barajas fuertes, pero suelen venir en considerables grupos cuando se avisa una posición, quizás eso ocurrió la primera vez.

- Muchachos, es hora de subir y partir rumbo a los Llanos ¿Están seguros de que no se olvidan de nada?

- Por mi parte, no creo haberme olvidado de nada ¿Tu Lorraine?

- Tampoco por mi parte.

Dylan y Lorraine subieron a la furgoneta. Su interior ordenado, de 4 filas de asientos, contando el asiento grande del fondo donde Leroy reposaba. Un asiente adelante Dylan mirando por la ventana y en la primera, atrás del conductor Lorraine leía un libro. A medida que la noche cae el paisaje urbano se tornaba cada vez más rural hasta serlo por completo. Lorraine dejó su libro a su lado y Dylan poco a poco sentía el cansancio que cargaba desde la mañana. Cayó dormido sin resistirse en su cómodo asiento.

Las horas pasaron hasta que un llanto lo despertó súbitamente. Exaltado abrió los ojos y se encontraba en la sala de espera de un hospital.

- Este hospital… ¡Lo recuerdo! Aquí es donde mi familia solía ir cuando nos enfermábamos… ¿Ahora que se supone que hago aquí?

Su vista se dirigió hacia dónde provenía el llanto que lo alarmó. Una mujer de unos 40 años, al lado un hombre algo mayor que parecía ser su esposo la consolaba. Ambos estaban frente a una de las puertas que no se sabía lo que ocurría tras ella.

- Ese llanto… ¡No puede ser que sea esto! ¡¿Mamá?! – se exaltó Dylan.

En la otra furgoneta, Excelsior aún despierto estaba mirando por la ventana. Se lo notaba nervioso.

- Espero que esto sea lo más adecuado para el proyecto...¡Por el bien de mi objetivo!
 
Última edición:

Blaze me now
Registrado
19 Jul 2014
Mensajes
8,925
Ubicación
el Principio del Mundo.
El duelo estuvo interesante, Alder juega con Lv y el deck de Excelsior está fun, y lo más importante es que ahora van a su primera misión, a saber qué les depara la suerte.

Also, me llamaron la atención todas las menciones a un torneo anterior, supongo que tendrá peso en la historia

WWH
 
Cap leído. El duelo estuvo chulo, y sobretodo me gustó el primer turno de Excelsior. Que Alder usara Lv también estuvo bien. Auqnue como era más o menos predecible, al final ganó Excelsior.

Los protas ya han partido a su primera misión, y parece que Dylan ve a sus padres. Lo que no me ha quedado claro es si es otra visión de esas que tiene
 

Official member of Gremlim
Registrado
21 Ene 2014
Mensajes
1,561
Ubicación
Sargasso
Hello Megamagner, por fin tengo tiempo para pasarme por aca y comenzar con esta historia, advierto que soy de los menos indicados para criticar el estilo de narracion y ortografia por lo que solo comentare respecto a la historia, personajes y otros detalles (Pero si comentare algun error muuuuuy notable si lo veo)

Comentarios:

Un inicio misterioso, un chico despierta en un sitio lleno de niebla...Slilent hill (?) Well me imagine que era un sueño, la figura de una chica apaleada lo esta asustando bastante, al parecer alguien que sufrio por culpa del chico (quien imagino es el prota) y al parecer hara un viaje para encontrarse con un amigo, never mind al final Adrian era su tio.

- Solo tengo una pregunta ¿Qué son esos cuadros vacíos? - preguntó Dylan.

Adrián quedo en silencio por unos segundos.

- Eh… ¡Solo son cuadros que aun pienso que foto poner! – Contestó su tío acompañado de una risa.
Sospechoso...pero vale, su tio lo trajo para ayudar a defender una investigacion de unos maleantes...rly su propia familia lo manda a hacer algo que podria ser peligroso?

su segundo efecto gana tanto Ataque como el monstruo enviado al cementerio (700>1100/ 400)hasta el final del mundo.
jaja LOL, se que aqui querias decir turno pero no pude evitar encontrarlo gracioso.

Adrian me cayo bastante bien y su deck esta genial, la forma en que gano el duelo vs Dylan fue badass, me alegra que el ganara.

como capitulo introductorio estuvo bien.

El duo va al trabajo, Dylan hace un monton de preguntas y la falta de atencion de Adrian casi los deja muertos por un accidente de auto, buen inicio (?)

Alder es el tipico tipo estricto y seguidor del orden aparentemente.

y tenemos rapidamente otro duelo entre el par de chicos, como recien comienza el fic es dificil adivinar quien sera el ganador, por cierto pobre Dylan que no tiene un disk duel decente.

sobre el duelo, no esperaba un deck roca, nada mal Leroy y bueno no pense que Dylan fuera tan novato, no lo parecio asi el capitulo anterior pero supongo que tiene cierto sentido, me gustan las fusiones de Dylan por cierto, efectos simples pero peligrosos.

Eso si, Leroy es cool, el duelo quedo incompleto pero no importa, sera leer el proximo capitulo.

PD: note varios errores en cuanto a la narracion, incoherencias mejor dicho, algunas oraciones no tenian sentido.

- Por el efecto de Combatiente Pedrusco Mármol ningún monstruo tipo roca puede ser destruido por efectos ¡Es el cerrojo perfecto! Granito no permite destrucción en combate y Mármol por efectos – explicó Leroy.
Y por comentarios como este es obvio que Leroy es noob aun xD

- Por el efecto del Titán Atómico puede anular todas tus cartas mágicas activas en el campo y también niega la activación de estas en el campo y en la mano –
oh, bastante fuerte, lo jodio bien a Leroy.

Dylan si termino siendo alguien con potencial, se bajo el combo defensivo de Leroy en un turno, peeeeeeero el chico roca es badass, su determinacion en los momentos criticos del duel lo hicieron muy genial, pero le dare credito a Dylan, el final del duel me gusto.

Y por fin aparecio Excelsior y recibimos algo de informacion sobre la investigacion.

- ¿Dónde está Samuel ahora? – preguntó Dylan.
Samuel L. Jackson!

el cap estuvo bien, la historia de Excelsior y la desaparicion de Samuel levanto mas el misterio de todo eso de los Klamales.

Tenemos otro sueño de Dylan...un poco mas largo, mas pistas de la misteriosa chica...una amiga del pasado al parecer, me pregunto que tanto falta para obtener la respuesta de esto que por lo que se entiende fue un evento muy traumatico para Dylan y veo que Dylan es de los que tiene cartas inutiles por que le gustan, like Gigobyte.

De resto tenemos una amenaza para que dejen la investigacion...se vienen los problemas futuros por lo que veo.

Dylan ya revisa sus sobres y empieza a alucinar un poco con lo de las voces...se esta volviendo loco (?)

y se mantiene nervioso por lo sucedido la noche anterior...aunque no lo culpo.

Y el viejo Excelsior al parecer aun es capaz de tener duelos y vuelve la chica esa del primer cap, la habia olvidado por completo jaja y parece ser amiga de Leroy de paso.

Mas Lore...lo de los encargados del Orden parece una señal...supongo apareceran como cartas en el futuro.

Ademas por fin Dylan obtiene un Disk duel bueno y se viene un duelo entre Excelsior y Alder...a ver como va.

No tengo mucho que decir de este cap, el duelo no se por que no me gusto, los monstruos Lv estuvieron bien pero el arquetipo de Exelsior no me convencio, sin embargo tuvo sus momentos, Alder termino cayendome bien y pues con eso los chicos se van a su mision, me pregunto que tal sera.

Y listo actualizado, el fic avanza un poco lento la verdad pero supongo es señal de que se viene lo intenso, los personajes en su mayoria me agradaron, sera interesante ver que sigue.

Esperando el proximo cap.
 
Arriba Pie