Fanfic Yu yu hasuko: All in order

untitleddesign_1_original-30.jpg




Abandonado



Los recuerdo de su vida viendo televisión, pasaron por la mente de un Salvador, un joven adulto de unos 27 años de edad, piel morena, cuerpo esbelto, ojos verde oscuro, pelo negro y corto, y que utilizaba lente desde los 19 años. Salvador había salido de la universidad hacia tres años atrás y aunque consiguió trabajo en lo que estudió, ya hacía un mes atrás había sido despedido y ahora estaba en búsqueda de trabajo. Aquel día había vuelto de una entrevista que no había resultado bien, ya que le avisaron que no cumplía con los requisitos que exigían.

Cuando llego a su casa, un pequeño departamento de una pieza, un living pequeño que compartía ubicación con la cocina y living, tiro su maleta al suelo y se echo en el sofá. El estaba cansado de estar pidiendo trabajo como si fuese un vagabundo limosnero que nunca recibía dinero y ahora que lo pensaba en algunos días, el dueño del departamento iría a cobrar el arriendo, lo encontraba mal pero debía pedí prestado dinero a sus padres.

—Por ahora quiero revolcarme en mi miseria—comentó Salvador observando su televisor pequeño televisor smart, que aún no terminaba de pagar—Como añoro esos tiempos, en que mi única preocupación era estudiar, y podía ver mis animes favorito cada tarde.

El se levantó del sofá, con una idea para relajarse y olvidar aquel día tan penoso, iba a volver a ver uno de sus animes favorito de aquella infancia, Yu Yu Hasuko, ya que aquel día era viernes y el próximo lunes, volvería a su rutina de entrevista para conseguir trabajo, así que decidió ver una maratón desde el episodio uno hasta la ova que había sacado hace unos años atrás, aquella que animaba el final del manga.

Salvador conecto su computadora portátil con su smart y luego preparo todo para empezar su maratón, estaba apuntó de ver el capítulo, pero se dio cuenta que faltaba algo, unas cervezas y algo para acompañar, observó si tenía algo en refrigerador, se dio cuenta que no tenía anda, así que decidió ir hacia el supermercado y comprar cervezas y cosas varias. Cuando estaba a mitad camino una fuerte lluvia apareció de la nada y rayos se escuchaban caer.

—Demonios, debo apresurarme para comprar lo que necesito—Salvador empezó a correr, pero cuando había llegado a la puerta de su destino y tocado la barra metálica, un rayo cayó justo en su cabeza, atravesando su cuerpo.

Salvador cayó fulminado al suelo, había muerto a causa del impacto de aquel fenómeno natural. Salvador abrió sus ojos y observó que se encontraba en un lugar extraño pero familiar, era una oficina la cual estaba algo desordenada y con un montón de papeles en todos lados, y entonces al observar con detención aquel lugar, se dio cuenta que estaba en la oficina de Koenma, un personaje que salía de Yu Yu Hasuko, y era el hijo del dios de los juicios después de la muerte, o sea el que te podía enviar al pero infierno, si lo cabreaba mucho.

«Pero como, era solo una serie de televisión», Salvador estaba consternado por esta en un sitio así.

—¿Eres del verdadero mundo? —Salvador escucho la pregunta de un niño que agrego—Tranquilo, tu has muerto y tu espíritu has llegado a este mundo, el cual ustedes ven como un anime.

—¿He muerto?, ¿es un sueño, cierto?, y si no lo es, ¿Por qué rayos estoy en un anime? —pregunto Salvador al dueño de la joven, un pequeño niño que parecía tener unos 5 años de edad de piel blanca, ojos profundo entre claro y oscuro, vestido con un traje tradicional de color azul, una banda roja sobre su traje, unos pantalones cafés claro, zapatos negros y un gorro y redondo, con una palabra japonesa arriba, y la letras J.r abajo, indicando que el era el hijo del Enma.

Koenma.jpg


Koenma le contestó a Salvador, que los cerebros de las persona del mundo real, son como antenas que conecta con otros mundos y crean material, ya sea audiovisual o escrita, sobre los otros universos, y que lo que el joven había visto en su mundo, era la historia correcta del detective espiritual.

—¿Pero sí no soy de su universo, porque estoy hablando con usted?—Salvador le pregunto a Koenma.

—Parece que alguien intervino en el tiempo de Yuske Urameshi, y lo eliminó, esto provocó un caos que unió de forma temporal tu mundo con nuestro universo, y trajo tu alma ante mi—Le contesto Koenma a Salvador y Koenma.

—Espera, ¿entonces significa que este universo que para mí es ficticio, se conecto a mí universo justo cuando, morí por un rayo?—Salvador observó que Koenma afirmó con su cabeza y agrego—Ya veo… (algo sorprendo), pero Yuske el que fue como sido como Razor J. r, ha muerto, era el personaje del anime, ¿Cómo pudo morir?.

Koenma miró a Salvador, y sintió que aquel sujeto de otro universo, tenía un potencial para desarrollar su energía espiritual, entonces se le ocurrió una idea, podía hacer que Salvador rencarnase en su universo, pero debe nacer catorce años antes del nacimiento de Yuske, así el pudiese ayudar al detective espiritual, y pudiese ayudarlo desde su primera misión, además eso catorce años ante del encuentro el puede desarrollar sus habilidades y su cuerpo.

—Así tu puede evitar la segunda muerte de Yuske, y averiguar quién lo mató—termino de hablar el niño y le preguntó a Salvador—¿Qué te parece?, así tendrá una segunda oportunidad de vivir.

—Me parece una buena idea, además no puedo permitir la muerte de uno de mis personajes favorito —Salvador le contesto a Koenma y agrego—Y no voy a mentirle, me estaba aburriendo en mi otra vida.

—Bueno, haré que rencarne en el otro mundo—Le comento Koenma a Salvador y agrego—Aunque el proceso de reencarnación, es aleatorio.

Salvador afirmó con su cabeza, mientras una luz blanca le cubría y después desapareció junto con el.

La visión de Salvador fue borrosa por unos instantes, pero después de unos minutos su vista estaba un poco más clara, y observó al doctor que le había sacado de vientre de su nueva madre.

—Es una linda niña—el doctor le dijo a los nuevos padres de la niña, pero al observar a los padre, se quedó en silencio durante unos minutos—¿Hay algún familiar con el tono de piel canela o tienen algún antecedente de un ascendiente extranjero?

Los dos padres se observaron durante unos minutos, el padre se marchó mientras la madre estaba llorando.

«O vaya, algo me dice que mi nacimiento perjudicó el matrimonio de mis padres», pensó la bebé y volvió a pensar, «Rayos, soy una niña, bueno me debo acostumbrar, después de todo, aunque no se que pasara ahora que he nacido, el doctor le preguntó a sus padres sobre sus ascendencia, así que debo suponer que hubo una relación extramatromonial de parte de la madre»

Y era cierto las preocupaciones de Salvador, su segundo nacimiento, provocó que una pareja se divorciarse, y que su madre resentida por lo que había sucedido dejase en adopción a la bebé. En el orfanato le pusieron como nombre Shinamonko, ya que había nacido con una piel de color canela medio clara algo muy poco común en Japón o mejor dicho en el anime en donde se encontraba, y le había puesto un apellido Akagami por su pelo rojo.

Mientras pasaba los años la pequeña Shinamonko Akagami, vivió en aquel orfanato, pero las niñas no eran muy buena con ella, era molestada por su color de piel y por su pelo, además también se metía con su origen mitad extranjera, y por a ver nacido de una madre que había tenido una segunda relación en su matrimonio, eso le molestaba a la niña, que prefería estar sola para ver como escapar de aquel lugar, ya que no se sentía muy cómoda, incluso las maestras dejaba que los otros niños le molestara.

Cuando tuvo cinco años, descubrió que podía ver espíritus, así que se dio cuenta que tenía esa energía espiritual, así solo necesitaba entrenar su físico y su energía, en secreto entrenaba la primera, pero como no sabía artes marciales, se dedicaba a practicar con los puños, golpeando un trozo de madera, después de cada entrenamiento se quedaba con sus manos dañadas, así que la tenía con vendas.

Entonces sucedió que un niño empezó a maltratarla, insultándole y la golpeaba, pero la joven Akagami con un enfado tremendo golpeó al chico, tan fuerte que hizo que el niño vomitase sangre y cayese al suelo inconsciente. Shinamonko al ver que podía tener mucho problema por ese acto, decidió escapar de una vez del orfanato.

Cuando había escapado corrió durante varias horas, escondiéndose de las personas o de la policía, hasta que un callejón se encontró con una persona, un tipo alto, de piel blanca, ojos café oscuros, pelo negro y corto, estaba vestido con un pantalón negro, zapatillas blancas, una camisa blanca sin mangas que revelaba un cuerpo musculoso, llevaba puesto un parche en uno de sus ojos y una banda negra sobre la frente.

El sujeto que era experto en artes marciales y saber sobre la energía espiritual, pudo percibir que la niña tenía un gran poder espiritual, además que parecía tener cierta fuerza física , así que después de conversar con la niña, y preguntarle si tenía padre, decidió llevarla consigo para volverla su estudiante. Y así comenzaron la nueva vida de Salvador o mejor dicho shinamonko en aquel mundo de anime.
 
Preparativo.

Han pasado varios años desde que Salvador había vuelto a nacer en el anime Yu yu hasuko, en forma de una niña que llamaron Shinamonko Akagami, un nombre que le había puesto en el orfanato del cual se había escapado. Después de correr varios metros y alejarse de aquel lugar en donde sufría maltrato por su puesto origen mestizo ente algún extranjero y su madre, fue descubierta por un maestro de arte marciales, que también conocía sobre la energía espiritual.

El maestro que había acogido a Shinamonko, le empezó a enseñar a Shinamonko las artes marciales y como utilizarla con la energía espiritual para pode vences cualquier obstáculo, incluso a las aparición y demonios, que a veces aparecían en la tierra. El maestro de Shinamonko, también era conocido como un exorcista que utilizaba su fuerza para combata a las apariciones contra las que debían luchar.

El maestro y su estudiantes, habían sido contactados para acabar con unas apariciones que habían surgido en un edificio antiguo, el cual estaba siendo remodelado. Cuando llegaron al lugar, los dos luchadores conversaron con los dueños del lugar, para estar al tanto de lo que debía hacer, le dijeron que la apariciones se encontraban en el ultimo piso, así que ambos fueron al lugar y se encontraron aquellos seres.

Una persona de traje y corbata, estaba sentado en un auto frente a un edificio abandonado, parecía que estaba desesperado, por su gestos, entonces observó que se acercaba dos persona a su auto, un hombre el cual estaba marcado por varias heridas en su cara y una joven que traía sobre su espalda un palo de hierros

El sujeto mayor era un tipo musculoso y fornido, vestido de un pantalón blanco, zapatos negros, una camisa negra, guantes rojos. La chica que acompañaba al sujeto grande, era de piel canela, cuerpo esbelto y cintura estrecha, ojos verdes claros, pelo largo de color rojo que llevaba amarrado, también, vestía con una camisa blanca de manga larga, una falda negra, una cuerda roja que cruzaba su falda, unas medias negras, zapatos negro, llevaba puesta una cinta blanca que cruzaba su cabeza, y una gabardina oscura, que llevaba sobre sus hombro la cual flamea por el viento.

—Al fin llegaste—El hombre se acercó al sujeto mayor y miró a la chica que le acompañaba—¿Quién es ella?

—Ella es mi discípula, es la primera misión en la que participa—Le contesto comento el sujeto al su empleador y agrego mirando a la chica—Preséntate, chiquilla.

—Mi nombre es Akagami Shinamonko, pero bastará que me llame Shinaka—La joven hizo una reverencia y agrego—Es un placer trabajar para usted.

El empleador le explico a los dos aparecido, sobre los problemas que había tenido desde la adquisición de aquel edificio, había obrero que reportaron destrucción y robo de las herramientas que utilizaba, incluso había trabajadores que se había vuelto locos, y atacaron a sus compañeros.

—Cuando empezaron a ver reporte de gente de piel verde, hay me acorde de ti y te envié ese correo—El sujeto terminó de explicar a los dos presentes.

—Esos seres yo lo he combatido, no son tan fuerte—El hombre le comento a su discípula y agrego empezando a caminar hacia el edificio—Vamos.

—Si, maestro—Afirmó la joven Shinaka que siguió al hombre.

Después de subir el viejo edificio y explorarlo, llegaron al último piso y se encontraron con lo que venía a buscar, identificaron aquellas apariciones de color verdes, las cuales llevaban puestas unas gabardinas para camuflarse entre los humanos. Las apariciones al ver a los humanos que recién había aparecido, se observaron y fueron atacar a los dos exorcistas, los cuales estaban esperando que les atacasen.

Screenshot_20200512_233029.jpg


—Shinaka, estos tipos son débiles, pero te lo dejaré a ti, y quiero que utilices este momento para practicar lo que te enseñe—el maestro le dijo a su estudiante.

—Si—Shinaka se puso en posición de ataque y se defendió del primer ataque con sus brazos, luego utilizó sus pies para darle un una patada en el estómago a su primer enemigo, luego corrió hacia otro de sus enemigos y concentró energía en la palma—Explosive push.

La energía azul que concentró Shinaka en sus manos, fue utilizada en el empujón que realizó la joven al demonio número dos, a parte de la fuerza ejercida por la joven en contra de su enemigo, la energía ocupada hizo que una explosión surgiese de la palma de la joven y le diera de lleno al sujeto, que cayó al suelo muerto.

Otra aparición trató de atacar a su oponente, pero la joven al ver que el ser verde acercándose, extendió sus manos como si fuese a dar un golpe de karate, y utilizó el borde de sus dos manos, como un arma afilada que utilizó para cortar a la última de la apariciones en dos.

—Knife hand—Exclamo mientras utilizaba aquella técnica, al ver que había vencido a la apariciones que se habían colado en aquel edificio volvió sus manos a la normalidad y miró a su maestro, el cual aprobó su trabajo y le palmo los hombros.

Después de derrotar a las tres apariciones, los dos exorcista se pusieron a investigar el edificio, en busca de alguna otra aparición, cuando se cercioraron que todo estaba en orden y no había otras apariciones, salieron del edifico. El maestro empezó a orar para crea un sello en todo el lugar y así evitar más apariciones.

Al terminar hablaron con él empleador, el cual le dio dinero en efectivo por su trabajo y los dos se encaminaron hacia su casa. Mientras caminaba maestro y alumna conversaban, sobre el día siguiente.

—Veo que vas a ir a la secundaria Sarayashiki, no es un lugar con buena fama, ¿Por qué elegiste ese lugar? —El hombre le pregunto a su alumna.

—Bueno, no se, tengo un presentimiento que será interesante este año—le contesto la joven Shinaka a su maestro pensó, «Hace poco Yuske sufrió el accidente con el auto, así que es el momento de aparecer en el anime».

—Entiendo, bueno debes tener cuidado, en esa escuela hay pandilleros muy desalmados—el maestro le advirtió a su discípula.

La chica afirmó con su cabeza, y pensó que esas personas no eran tan malas, como se pintaban, ya que lo había visto cuando vivía en el mundo real.

Ya era de mañana y la joven Shinaka, estaba saliendo de su casa, la cual estaba ubicada en el medio de un bosque algo aislado de la ciudad. La joven iba vestida con el uniforme de las chicas, el cual era una vestimenta larga que le llegaba hasta los tobillos de color azul medio claro, una pañoleta amarilla, unos zapatos negros, y unas medias blanca, aunque en su niñez rechazaba la ropa de mujer, se había ido acostumbrando, así que para el no le importaba utilizar ese extraño uniforme.

La joven había corrió por el sendero que llevaba a la vereda, y cuando pudo llegar al camino hacia el colegio, comenzó acelerar el paso para llegar lo más temprano posible a su primer día, no quería desperdiciar dinero así que no tomó ningún trasporte. Después de recorrer recorrer un largo camino con su bolso sobre su mano, llegó frente del colegio y lo observó durante unos segundo.

IMG_20200513_172037.jpg


«Si, es tal como lo había visto en el anime», pensó la joven Shinaka y volvió a pensar, «No es nada especial, la mayoría de la serie se desarrolla afuera de este lugar, lo más destacable es el patio y los balcones en donde sucede algunas reuniones entre Yuske y Botan, en los primeros capítulos, ahora que lo pienso años después eso se repitió en varios anime de este estilo, no se si se espiraron en esta serie o había otra más antigua, como sea debo entrar al colegio»

La joven camino hacia la entrada del edificio, y observó hacia el cielo, se dio cuenta que se encontraba un joven de piel blanca, pelo negro y corto con un peinado hacia atrás, ojos marrones, piel blanca y vestido con un uniforme todo verde. Junto al chico se encontraba una joven de piel blanca, pelo celeste amarrado con un moño rojo, sus ojos eran celeste, vestía con un kimono rosado y un cinto rojo que cubría la mitad de su vestimenta, la chica estaba volando sentada sobre un remo.

Screenshot_20200513_172106.jpg


«Aquí estamos» pensó la joven y a volvió a pensar, «Cuando revivías, te saluda de una mejor forma, Yusuke Urameshi»

La joven Shinaka entró a la institución estudiantil, se cambió el calzado y fue a ver al director para poder hablar con él, y hacer los últimos trámites para poder comenzar el primer día de clase en aquel colegio. La joven camino por los pasillos buscando el lugar en donde se encontraba la dirección.

«Ahora que me acuerdo, nunca apareció el lugar en donde se encontraba el director», pensó la joven y volvió a pensar, «Solo se conocía tres profesores en el colegio, el brabucón, el cara de rata y el profesor amable»
 
La joven Shinaka estaba sentada frente al director de aquel colegio, este era un tipo que parecía tener unos cuarenta años, piel blanca, cuerpo robusto, pelo corto de color rubio y ojos marrones, vestido con traje color marrón y corbatas azul.

ddfrjn8-728e4680-a2d3-4f0a-b6f6-97926d1765bf.png

​



«Se me olvidaba que el profesor amable, también es el director de este colegio», pensó la joven Shinaka y volvió a pensar, «Bueno admito que me confundí, ya que también hacía clase a los protagonistas»


—Veo que esta todo en orden—El director le comento a la chica y agrego—Veo que eres huérfana.


—Si, aunque admito que me escape del orfanato, eso fue por que no me… agradaba el lugar—Shinaka le contestó al director.


El Director Takenaka, escucho la explicación de la chica, mientras observaba los documentos que había traído la joven y luego se paro de su asiento.


—Bueno, acompáñame te guíare a tu curso—Takenaka le comento a la nueva estudiante.


—Claro—La joven se paro de su asiento y siguió al director.


Mientras caminaban hacia la sala en que me tocaba las clases, la joven analizaba con detenimiento a aquel lugar, su construcción era muy similar a los colegios de los anime que veía en los años noventa.


—Disculpe, no quiero parecer algo molesta, pero he escuchado que uno de los estudiantes de este colegio, sufrió un incidente—La joven se puso al lado del directo.


—Si—Suspiro el director y agrego—He de admitir que no era una alumno muy brillante, pero igual se le extraña, ha pesar de que casi nunca asistía al colegio y se metía en muchos problema.


—Entiendo—comento la joven que se mantuvo en silencio y pensó, «Bueno, en el funeral de Yuske, hubo persona que lo extrañaba como el señor Takenaka, y otras que se quería aprovechar de la situación, como el de diente de roedor y ese profesor molesto, ahora no me acuerdo su nombre»


Cuando llegaron frente a la puerta del aula, el director le comento a la nueva estudiante, que esperase unos segundo que iba hablar con el profesor que estaba a cargo de la clase en aquel momento. El director entró a la sala y después de conversar con el profesor, miró a la joven Shinaka, y le dio la señal para que entrase a la sala.


La joven pelirroja, entró a la sala y se puso al lado del profesor, mientras el director Takenaka, se retiraba de la sala. La joven observó con disimulo al profesor, lo conocía era el tipo que quería hecha a Yuske del colegio, el profesor era un tipo que parecía un hombre de 30 años, de piel blanca, ojos oscuros, pelo corto y negro, vestido con un traje verde y de rostro amargado.


​
mr-iwamoto-28110.jpg



—Ella es una nueva estudiante—el profesor presento a la chica y le preguntó a la joven Shinaka—¿Cuál era tu nombre chica?


«Ha ya me acuerdo, el nombre de este profesor es Iwamoto», pensó la joven pelirrojo y se presentó con una sonrisa—Buen día mi nombre es Akagami Shinamonko, pero me pueden llamar Shinaka, es mas corto y es mas fácil de recordar.


«Esta chica es pelirroja, se ve que es muy problemática, voy a tener un ojo sobre esta joven cita», pensó el profesor.


El profesor le indicó a Shinaka dónde debía sentarse, la joven agradeció al profesor y fue a sentarse en su puesto. Shinaka se fijo que a unas mesa al lado de ella, se encontraba un masetero con una flor, esto indicaba que era un homenaje a un estudiante que había muerto recientemente, ella ya sabía quién era la persona a que estaba dedicada tal ofrenda, pero prefirió hacerse la que lo sabía nada.


El profesor inició su clase y la joven Shinamonko, puso atención a la cátedra del profesor, y empezó a escribir la material dictada en el cuaderno. Cuando la clase terminó el profesor se marchó, y varios estudiantes se abalanzaron hacia la joven shinamonko, para hacerle varias preguntas.


—Tu pelo rojizo, se te ve lindo, ¿A dónde lo tiñes? —una compañera le pregunto a Shinaka.


—Es natural, resultado que soy mestiza, entre un extranjero y una japonesa—Le contesto la joven Shinaka a la persona que había hecho aquella pregunta y le preguntó a su compañera—¿Por cierto, de quien era el puesto de la maseta y la flor?


—Pertenecía a un pandillero, llamado Yuske Urameshi—le contestó una de las compañera y agrego con una sonrisa en su cara—Pará ser honesta, se tenía muy merecido el atropello, era un tipo muy cruel.


Una joven de piel bicolor crema, cuerpo esbelto, cabellos y ojos de color castaño claro, que vestía con el uniforme femenino del colegio, se paro de su asiento y se acercó al grupo, con cara de molestia.

IMG_20200522_200347.jpg

​



—Yuske, no era así—Exclamo la joven Keiko a su compañera y agrego observando a la nueva estudiante—Si has escuchado rumores negativos de Yuske, no son ciertos, el puede ser algo molestosos, pero los rumores son exagerados.


Keiko se fue molesta del salón, mientras era observada por sus compañeros y compañeras, la joven pelirroja, miró con una sonrisa disimulada la acción de la joven.


«Es verdad Keiko Yukimura, era la enamorada de Yuske», pensó la joven chic y volvió a pensar, «Según me acuerdo, ambos sentía algo por el otro, pero no se decía nada, hasta los últimos capítulos»


La joven Keiko había ido al baño para lavarse su cara, y para calmar su enfado por la palabra que había escuchado en contra de Yuske. Cuando la joven salió del baño se encontró con Shinamonko, que la estaba esperando a la chica apoyada en una pared que estaba al lado del baño.


—Hola, Keiko-chan—Saludo la joven que se acercó a keiko y le pregunto con una sonrisa—Oye disculpa por molestarte, tengo algunas dudas con respecto a la materia del profesor.


—Claro, ¿en qué te puedo ayudar? —Pregunto Keiko a Shinamonko.


La joven le mostró a Keiko los problemas en los que tenía ciertas dudas, la joven Keiko, le contestó las dudas que la chica tenía.


—Muchas gracias, por tu ayuda—Agradeció Shinamonko a Keiko y agrego—Y tranquila, se que Yuske no era como lo describen los rumores, ánimo con lo que viene.


Shinamonko fue a caminar por el colegio, pero cuando estaba frente a la sala de profesores escucho que un profesor, estaba regañando aún grupo de estudiantes, por curiosidad la joven abrió un poco la puerta y observó que los estudiantes lo podía reconocer, era Kuwabara Kazuma y su pandilla, el chico era de piel blanca, sus hombros era ancho, su cuerpo alto, su pelo era medio rojizo con anaranjado, el estilo de peinado era un copete vertical, sus ojos eran grises y sus nariz era delgada y puntiaguda.


Screenshot_20200522_225131.jpg
​



Miró bien al profesor, era el tipo con dentadura salida, supo en que capítulo de la serie estaba, se encontraba en el episodio tres, cuando Kuwabara, prometió no golpear en peleas y estudiar para sacarse 50 puntos, puesto que era el trato que había hecho con el profesor para evitar que uno de sus amigos dejase su trabajo de medio tiempo. La chica pelirroja, estuvo escuchado la conversación hasta que observó que los chicos se iba a retirar de la habitación, así que dejo de espiar cerro despacio la puerta y se alejo del lugar.


Después del colegio la joven Shinaka, estiró su brazo cansada, hace tiempo que no había sentido tal cansancio mental.


«Hace tiempo que no iba al colegio, ahora que me acuerdo esta es mi primera vez en un colegio», pensó la joven Shinaka y volvió a pensar, «Desde que nací en este mundo, he tomado clases en casa, hasta este día»


La joven observó el reloj de la escuela, había tiempo para ir al centro de la ciudad, y hacer algunas compras.


«Aunque ahora que lo pienso, hay algo que me ha molestado», pensó la joven y volvió a pensar, «Tal vez, esas personas se están moviendo, en este caso puede estar tras Kuwabara»


Empezó a caminar por la vereda, mientras pensaba en cómo proteger a Kurawara, sin que los ciudadanos se diese cuenta de lo que sucedía, paro un momento y después de rascarse su cabeza y suspirar, decidió que lo mejor era ir hacia el escondite de aquella precedía y enfrentarlo antes que realizase un posible movimiento que podía causar una destrucción a aquel mundo.


La joven volvió al colegio, entró a un camarón y se cambió su ropa a la que siempre utilizaba para su trabajo, no quería hacer daño a su uniforme. Shinamonko al terminar de cambiarse, salió del colegio y corrió hacia la dirección en donde se encontraba la parecencia.


Shinaka mientras corría se fijo que estaba en el camino en donde iba Kurawara, aún no quería mostrarse a los protagonista, así que dobló por una esquina y siguió corriendo hacia aquella parecencia. Después de algunos minuto se encontró con el individuo que emanaba aquella parecencia.


—Así que, aquí está el primer movimiento—comentó Shinamonko al sujeto.
 
Descubierta.

Su misión era simple acabar con un chico, el conocía muy bien la historia de aquel muchacho e pelo anaranjado, ya que lo había oído de la boca de su jefe, el resultado de sus acciones le daría mucho problema a su empleador. El llevaba puesto unas gafas de cristales color verde, ya que con estas podía ver mejor a los espíritus, como aquel muchacho de uniforme verde que observaba a su presa desde la altura.

El hombre estaba utilizando estas gafas para encontrar una ubicación, que le sería perfecta para no ser visto por aquel espíritu, cuando encontró el lugar perfecto preparo su arma y la apuntó hacia su a su objetivo. El hombre ha tenía cargada su arma y ya la tenía apuntada hacia su objetivo, y estaba apuntó de jalar el gatillo cuando sintió que alguien estaba al lado suyo, al verificar quien estaba al lado de él, se fijo que era una chica de pelo rojizo y piel morena.

—¿Quién eres tú? —Pregunto el hombre mientras se paraba muy asustado por la parecencia de la chica.

—No te diré mi nombre—La chica le contesto al francotirador, y agrego no quitando la vista de su enemigo—Evitare que la destrucción de la línea principal.

Sin que el enemigo pudiera reaccionar a tiempo, la joven Shinaka comenzó a golpear el estómago de su oponente, y para rematar le dio una patada en el cuello de este, esto lanzó lejos al francotirador. La joven observó el arma de su enemigo y la tomó en sus manos, decidió ir a la policía para entregarla, luego camino hacia su enemigo inconsciente y se agachó para comprobar si estaba vivo.

—Está vivo—La chica se paro y luego pensó, «Es obvio, los protagonista recibían golpes que pudiese matar a alguien en la realidad, pero aún seguía vivos, me gustaría matarlo pero eso traería más consecuencias, aunque dejarlo vivo también, ya veremos lo que sucede»

En ese momento Shinamonko sintió un calor desde el rifle, la joven tiro el rifle y observó como este explotaba y se consumía en llamas, entonces escucho otra explosión cerca a ella, y miró como él cuerpo de su oponente se consumía en llamas. Al ver como se consumía el cuerpo de su oponente, ella supo que le sería complicado averiguar sobre sus enemigos, y que estos morirían al perder.

Shinaka curiosa por lo que había visto, estuvo investigando lo que había quedado del cuerpo, y descubrió que tenía un tipo de dispositivo implantado en su cuerpo, el cual se había activado cuando este cayó fue vencido y cayó inconsciente al suelo, también descubrió que este artefacto afecto al rifle que explotó antes que el cuerpo.

«Este artefacto está unido al dispositivo por medio de una red parecida al bluetooth» Pensó la joven Shinaka y siguió en su pensamiento, «Pero este tipo de red, es mucho más avanzada que la que yo conozco»

Shinaka al ver que ya no podía descubrir más con su investigación, decidió que era el momento de irse del lugar.

La joven Shinaka se encaminó hacia un supermercado para comprar ingredientes, hoy era su turno para cocinar la cena, así que había decido cocinar algo de soba y udon. La joven entró a la tienda y compró lo que necesitaba, y luego tomó un trasporte hacia el paradero más cercano a su casa, la chica tomó un micro bus y después de pagar su boleto, fue a sentarse en uno de sus asientos, y se puso observar su camino.

«Ellos ya se han movido, el tipo de hoy fue fácil de derrotar, pero en un futuro puede haber enemigos más fuerte», pensó la joven Shinaka y olvidó a pensar, «Hay que entrenar más, para no morir en el intento de mantener la línea principal»

El trasporte llegó al paralelo más cercano de la casa de Shinamonko, la joven bajó del vehículo y se dirigió a su casa. Cuando llegó a su casa se dispuso hacer la cena con los ingredientes que compró.

A pesar de los esfuerzos de Shinamonko, para ocultar su breve pelea y no ser vista por el enemigo, una cámara oculta en el ojo del francotirador gravo lo que había sucedido en aquel evento y esto llegó a ser visto por un hombre de bata blanca. El sujeto que veía el video era un hombre que parecía ser un tipo de edad mayor, pelo blanco, larga barba blanca, cuerpo que representaba una gran vejez, y vestido con uniforme de científico loco.

—Parece que hay alguien nuevo en este juego—Comento el anciano científico y agrego observando a otro hombre, que estaba su lado derecho—Quiero que busque información sobre esta muchacha, no sabemos cual peligrosa puede ser.

El hombre que acompañaba al anciano, un sujeto de cuerpo esbelto, de piel pálida, sin pelo en su cabeza, vestido con un uniforme muy elegante al estilo americano, o sea pantalones de tela color negro, zapatos negros, una chaqueta americana de color negro, y debajo de esta llevaba una camisa blanca, y tenía puesto una corbata negra, unos guantes blancos, y unos lentes de sol, afirmó a la petición de su jefe.

El científico decidió que ahora debía proceder con cautela, ya que había perdido la oportunidad de eliminar a un gran obstáculo que le impedía acabar con Yuske Urameshi.

La joven Shinaka había terminado de hacer el la cena, y colocar la mesa para disfrutarla, cuando llegó su maestro a la casa, la joven se dio cuenta que su mentor estaba cansado, así que procedió ayudarle con las cosas que traía encima de su cuerpo, como sus amuletos para exorcizar que llevaba en un gran maletín y su espada pesada que utilizaba para cortar los demonios y sus lazos con el mundo de los humanos.

—Gracias, Shinaka—El maestro de la muchacha agradeció a la chica, y se sentó en la mesa para cenar, y preguntó a la muchacha—¿Cómo te fue en tu primer día de colegio?

—Súper bien—La chica le contestó a su maestro, mientras dejaba en la mesa los platos de soba y luego comentó —Aunque hay algunos maestros que no son muy de mi agrado, un diente de ratón y un tipo de cara enfada.

—En serio, bueno es normal tener profesores que te puede caer mal—Comento el maestro y tutor de la joven Shinaka y agrego—Yo pienso que los colegios son como un campo de entrenamiento, es sobrevivir o morir en esos lugares, ya sabes con las pandilla juveniles que se pueden crear en aquellos establecimientos, y profesores muy fanáticos de la disciplina.

Shinaka estuvo de acuerdo con las palabras de su maestro, ella se acordó de los tiempos que pasó en el colegio cuando hábito en el otro mundo, y no evitó esbozar una sonrisa recordando aquellos días, el no era de los chicos más inteligentes de su clase, pero si se podía defender, así que no tuvo muchos problemas. Shinamonko y su maestro, estuvieron conversando durante la hora de la cena.

Al terminar de cenar, la joven Shinaka decidió ir a entrenar a las afuera de la casa, antes de salir tomó un par de linterna de velas y se dirigió al bosque que estaba detrás de su casa. Al llegar a aquel bosque dejo las linternas a cada lado y luego comenzó a practicar movimientos de artes marciales, la joven hacía este tipo de entrenamiento todas las noches antes de acostarse, era una simple rutina de práctica de golpes y patadas, pero ella también incluía lo que había aprendido sobre las habilidades espirituales.

Después de una hora de práctica de su cuerpo, la chica estaba media hora meditando para practicar su concentración espiritual, después de esa hora y media de práctica, la chica se iba acostar, no sin antes desearles buenas noches a su maestro.

—Buenas noche, sensei—La joven le habló a su maestro en un español muy natural, mientras se mantenía de pie en el umbral de la puerta en la habitación en donde su maestro meditaba.

—Buenas… noches—El maestro le dijo a su discípula, tratando de pronunciar un español perfecto como su discípula, y luego suspiro y observó a Shinamonko—¿Por qué siempre te despide en un idioma que no manejo?

—Pará no perder la costumbre, sensei debe acordarte que yo soy mitad japonesa y mitad suramericana, por lo tanto debo mantener algo de mi segunda cultura—Shinamonko le contesto a su maestro y agrego en español—Hasta mañana.

En realidad la joven Shinaka siempre se despedía en el idioma español, por un simple capricho de recordar su antigua vida en el otro mundo, y lo ocultaba con la excusa de mantener cierta costumbre con su identidad híbrida.

Shinaka al llegar a su cuarto se preparo para ir a acostarse, y luego de terminar con la ceremonia antes de cerrar los ojos, cambiarse de ropa y preparar su futon, se acostó y cerró sus ojos para dormir. Pasada las horas de sueño la joven se despertó y se preparo para otro día de colegio, en el cual ella estaria convive do con los protagonistas de Yuyu hasuko.
 
Forjando lazos de amistades.

—Buenos días, compañera—Saludo Shinaka a la chica llamada Keiko.

Keiko que estaba caminando hacia el colegio, dejó de caminar, giro su cabeza y observó que la nueva estudiante de su curso, se acercaba a ella corriendo mientras saludaba con su mano derecha alzada y una expresión de amabilidad. La joven Keiko le contestó el saludo a la chica, con una sonrisa amable en su rostro.

—Te quería agradecer por tu ayuda, con mis ejercicios de matemática—La joven Shinaka agradeció la ayuda de su compañera, y le pasó una barra de chocolate a su compañera—Como agradecimiento.

—Este…muchas gracias—Keiko tomó la barrera de chocolate con una sonrisa en su rostro, y le comento a la muchacha de piel trigueña—No debiste tomarte la molestia, Shinamonko.

—Por favor solo llámame Shinaka, no me gusta el nombre de Shinamonko—La chica le dijo a su compañera, y agrego manteniendo una cara de amabilidad—Y no es una molestia, me gusta dar pequeño obsequio para agradecer a las personas.

La costumbre de dar chocolates como agradecimiento, era uno de los tantos hábitos que conservaba de su antiguo yo. Shinaka decidió caminar junto con Keiko, ya que iban a la misma dirección y era algo aburrido caminar en silencio, así la joven supo algunas cosas que no se acordaba sobre la serie, averiguo que la familia de Keiko tenía un restaurante, y otras cosas más sobre la vida de la chica.

«Vaya, lo que uno aprende y recuerda al interactuar con los personajes», pensó la Shinaka, mientras proseguía con su conversación, y le pregunto con una sonrisa pícara a Shinaka—Oye, ¿Qué relación tiene con ese tal Yuske?.

Keiko paro unos instantes y observó a su compañera con una cara de nerviosismo, ella no esperaba tal pregunta, ni mucho menos de una recién llegada como lo era Shinaka, la joven se puso nerviosa, pero con una voz firme le contesto a la nueva que sólo eran amigos de la infancia, y que no tenía ninguna otra relación. La joven Shinaka observó el rostro de su compañera, y se fijo en el nerviosismo que mostraba.

—Si tu lo dices—Shinaka aun mantuvo su sonrisa pícara, ella sabía que no era muy verdad lo que le había dicho, el nerviosismo que se mostraba en la cara de su compañera, era la muestra de eso y suspirando le comento a Keiko—Ha, juventud divino tesoro, o eso creo que dice el dicho.

—Pero si tenemos la misma edad—Exclamo con molestia la joven Keiko.

—Eso es un tuche—La joven Shinaka entrecruzo sus manos sobre su nuca y agrego con una sonrisa—Aunque tal vez sea más mayor que tu.

Shinaka le sonrió a su compañera y luego se adelantó hacia el colegio, la joven Keiko se quedó algo extrañada por la conversación que había tenido con la compañera nueva, y cuando volvió en sí la chica prosiguió su camino hacia el colegio. Shinaka al llegar al aula de clase, se dio cuenta que había llegado temprano, así que se sentó en su puesto, y se dio cuenta que en el puesto de atrás se encontraba Kurawara estudiando para el examen.

«Cierto, el está estudiando para no perjudicar a su amigo de su banda», pensó la joven Shinaka y luego agrego a su pensamientos, «No sería mala idea estudiar con el, después de todo yo también tengo esa prueba, y aun hay tiempo antes de la primera clase»

Shinaka sacó su cuaderno de apunte y un libro de texto, y comenzó a leer el libro en un volumen que sólo escuchaste ella y Kurawara, mientras subrayaba las palabras y hacia un resumen de ella. El joven de pelo colorín y peinado de delincuente juvenil, estaba concentrado en su estudio que al escuchar a la joven Shinaka estudiar en voz baja, con cierto enfado paro lo que estaba haciendo y le tocó el hombro a su compañera, para advertirle que no debiese desconcentrarlo.

—Lo siento, lo siento—Sonrió la joven Shinaka al chico colorín, y agrego con una sonrisa en su rostro—Oye, ya que estamos en la misma estudiemos juntos.

—Este… —Kurawara quedó sorprendido y a la vez nervioso por la proporción de la joven, como chico a él le gustaba proponerse a la chicas, citas o hablar con ellas para tratar de conquistarla, aunque nunca tenga resultados positivos, eso se debía a tres factores, apariencia, comportamiento, y pero esa era la primera vez que una chica le hablaba de forma directa, el chico titubeó un poco antes de contestar—C… claro que podemos estar junto.

—Que bueno, es que se estudia mejor acompañado—La joven Shinaka le comento a Kurawara, y agrego—Entonces manos a la obra.

Kurawara y Shinaka, comenzaron a estudiar junto utilizando el libro de texto y los a puntos que había anotado el colorín, mientras pasaba los minutos para empezar la primera clase, los nervios tenso que sentía el delincuente juvenil por la presencia de la joven Shinaka, estaban desapareciendo, ya que gracias a la nueva compañera, el joven estaba sintiendo un ambiente más amigable.

Cuando el profesor con diente de ratón, hizo acto de parecencia en la sala, los dos jóvenes que estaban estudiando, dejaron los libros y pusieron atención al “profesor roedor”, sobrenombre secreto que le había puesto Shinaka aquel profesor. Shinaka y Kurawara, decidieron seguir estudiando durante el almuerzo, así que pusieron atención a las clases del profesor durante toda la hora.

Después de la primera jornada de clase, tocó la hora del almuerzo, en donde la joven Shinaka se junto con Kurawara para estudiar, el delincuente juvenil estaba concentrado estudiando, mientas comía utilizando los lápices como palillos, y subrayaba las palabras importantes con los mismos lápices, la joven Shinaka encontró gracioso esa escena, pero no le comento nada a su compañero, y tapándose la boca con su mano.

1512056.jpg


1512057.jpg

—Oye, no entiendo muy bien esto, ¿me lo puedes explicar? —Pregunto Kurawara a la joven Shinaka.

—Claro—La chica leyó el título del tema y pensó, «Son los glóbulos rojos».

Shinaka le comenzó a explicar al delincuente sobre el tema de los glóbulos rojos, luego de la explicación, Kurawara comenzó a entender mejor aquella dicha materia, que le había costado entender. Después del estudio con almuerzo incluido, las clases de la jornada de la tarde comenzaron, pasado las horas se escucho el típico timbre de escuela japonesa daba fin a la jornada escolar de aquel día.

Kurawara se despidió de Shinaka, la cual también le contestó la despedida con un gesto de mano y una sonrisa en su rostro, ambos se separaron y se fueron por sus respectivos caminos, la joven paro unos instantes y observó como su compañero se iba. Shinaka pensó en vigilarlo como el día pasado, para ver si el enemigo quisiese atacarlo de nuevo, pero pensó que no era necesario, no recibía señales de peligro, así que se fue directo a su casa, después de todo el día de mañana tenía una prueba, y debía estudiar si quería pasarla.

Mientras todo pasaba con normalidad en algún sitio de la ciudad, se encontraba el científico loco sentado sobre una silla con ruedas, leyendo la información que le había entregado de Shinaka. El documento que leía estaba escrito en papel, soporte de información que el loco villano encontraba muy desactualizado, pero que dada la época que se encontraba era la único soporte que podía obtener cierta informaciones.

“Akagemi Shinamonko, nombre de la madre Fukuda Nara, padre desconocido (nota del informante, se contacto con el ex esposo de la mujer llamada Nara, el nombre del sujeto es Iwasaki Isao, y el dice que aquella muchacha no es su hija, es el resultado de la infidelidad de su esposa con algún extraño extranjero, lo cual podemos confirmar al comparar el color de piel de la muchacha con el del señor Iwasaki), fue dejada en un orfanato estatal, en donde resintió su apellido y nombre, pero a una temprana edad, ella escapó de aquel sitio y después de unos días aparece registrada como hija adoptiva de Beppu Asa, un maestro de artes marciales, aunque ellos no comparten apellidos”

—Interesante información—Comento el científico que dejó el informe en la mesa, se paro y observó el video en que aparecía la joven Shinaka y pensó, «Pero me intriga mas saber, el porqué tiene ese tipo de aura, y el porqué sabe de nuestras intenciones»

—Señor—El científico escucho la voz de uno de sus secuaces, que traía esposado a un tipo—Encontramos a este sujeto rodando a los alrededores del laboratorio, ¿que hacemos con el?, lo eliminamos.

—No creo que sea necesario—El científico se paro de su asiento y observando al intruso contesto—Llévenlo al. Laboratorio y déjenlo en la “capsula”, podemos utilizarlo para el futuro, asegúrate que le implante la psicopatía de pirómano.

El secuas del científico afirmó con su cabeza, y llevó al curioso intruso al laboratorio, para implantar al sujeto lo pedido por el científico. El educado villano volvió a mirar el video, tratando de pensar en alguna teoría que explicarse sus dudas.
 
Mensaje del enemigo.


La joven Shinaka estaba caminando por el último tramo para llegar a su casa, cuando se dio cuenta de una parecencia que estaba persiguiéndola, así que paro sus pasos y se quedó quiera por algunos segundo. La joven no sabia que era lo que molestaba, pero se había percatado de que aquella persona estaba cerca de ella, así que rmpuñi sus manos y se preparo para el combate.

—Demuestra tu cara—La joven exclamo molesta con la situación en que se encontraba.

—Vaya, si que eres buena—Apareció frente a la chica, un sujeto más grande que el promedio, y vestido con una larga túnica blanca—Has descubierto mi parecencia, señorita Shinaka.

La joven al ver al sujeto puso mucha atención a sus movimiento, ella había percibió una extraña aura en aquel sujeto, el extraño hombre se quito su capucha, revelando a un tipo de cabello corto y negro, la mitad de su rostro era metálico, su ojos eran de un color rojo escarlata, su mano y brazo izquierdo era prótesis de metal, una conexión de fibra salía de su nuca y se conectaba a su cuello.

—Ya veo, eres uno de los esbirros de aquel científico del futuro—Comento la joven Shinaka, con precaución.

—Sabe más de lo que pensábamos, te aniquilaría-el sujeto molesto le dijo a la chica, pero luego esa cara de enfado cambió a una sonrisa—Pero no le dejan, solo vengo a dejarte este mensaje del jefe, conocemos mucho sobre usted, y sabemos que estas protegiendo a los detectives espirituales, no conocemos todas sus habilidades, así que no atacarnos con agresividad a los detectives ni a ti, pero vamos estar en los cada momentos importante de la historia de Yuske, y los demás detectives espirituales, y hay aprovecharemos para acabar con ustedes, eso es el mensaje que queríamos que escucharas.

—Enviar un mensaje, es algo cliché de los villanos—La joven Shinaka dio un suspiro con decepción y luego le dijo al aquel mensajero—Estaré atenta a sus ataques, ahora mejor que te alejes de mis vista, antes de que te de una patada en donde no sale el sol.

El mensajero comento a la chica que no debería ser tan agresiva, y después desapareció de la vista de la muchacha, la joven Shinaka dejó su postura de ataque, y después de suspirar con alivio se dirigió a su casa. Mientras realizaba su caminata, la joven reflexionó sobre las palabra dicha por aquel sujeto, ellos iban a mandar a sus esbirros para enfrentarse a los detectives, en los eventos importantes, era una suerte que ella conocía aquellos momentos.

«El incendio de la casa de Yuske», Pensó Shinaka y luego volvió a pensar, «Pero aún falta el examen de mañana, aunque no es un evento de importancia, pero después de esto viene aquel suceso de la historia»

Por el resto del camino la joven Shinaka, estuvo pensativa, ella había recibido una advertencia de sus enemigos, eso significaba que ellos sabía de su existencia, pero ella no sabía cuándo ellos se había fijado en su existencia. Aquellos pensamientos le molestaron incluso en la cena, aunque el plato de aquella noche era su favorito, esto preocupo a su maestro que miró a su pupila.

—¿Por qué estas tan pensativa?—El maestro de arte marciales le pregunto a su protegida, y luego le volvió a preguntar—¿Algún chico que te molesta?

—Nada de eso—La joven le sonrió al artemarcialista y luego le contesto—Solo estoy preocupada por el examen de mañana.

—Bueno, solo tienes que confiar en los que has estudiado y has aprendido—El maestro le comento a su pupila.

La joven Shinaka le afirmó con su cabeza, realmente no era esa su preocupación, la realidad era que ella estaba pensando como es que él científico le había descubierto, por eso estaba muy pensativa, pero era un tema que la joven sabía que su maestro no entendería. El resto de la cena la joven simuló está más tranquila, esto lo hacía para dejar de preocupar a su maestro.

Después de terminar la comida de antes de acostarse, la joven estuvo en el dojo, ella hacía las katas que le estaba enseñando su maestro y apoderado, mientras realizaba tales movimientos en su cabeza aún tenía presente la pregunta, que se había echo después de su encuentro con el mensajero. En su otra vida la joven, había descubierto como poder sostener una duda mientras se preocupaba por algo, así que hizo lo mismo, para no preocupar a su maestro.

Después de la sección de entrenamiento que incluyo ejercicios físicos, y de concentración, la joven se dirigió al baño para darse una relajante ducha, y después fue a su pieza, en donde se sentó en la silla de su escritorio y se puso a estudiar para el examen de mañana.

Kurawara había tenido un extraño sueño, en donde en vez de estar peleando con su rival Yuske, le estaba ayudando con sus estudios y aunque le pareció algo extraño, el pensó que aquel sueño era una buena señal, así que aquel día el se había despertado con confianza para dar aquel examen. Kurawara estaba caminando hacia la escuela, cuando se encontró con la joven Shinaka. La cual estaba yendo a la escuela.

—Bueno día, Shinaka—Saludo Kurawara a la muchacha, con una señal de mano.

—Buenos días, amigo—le saludo la joven en español, con su usual voz alegre, para luego agregar—Te veo muy confiado, de seguro que te irá bien en el examen.

—¿Tu lo crees?, gracias por el apoyo—Sonrió el joven de pelo anaranjado y agrego con entusiasmo—Voy a sacarme una nota más allá de 50 puntos.

Shinaka le dio una palmada en la espalda de Kurawara, y le aseguró que tendría una nota más allá de 50 puntos. Durante el trayecto hacia el colegio, los dos se pusieron a conversar y hablar sobre el examen, y los temas que pudiese incluir este.

Al llegar a la sala, se sentaron en sus respectivos puestos y comenzaron a repasar para el examen hasta que el profesor llegó. Al llegar el maestro asignado para esa hora los estudiantes dejaron todo lo que estaban haciendo, y se mentalizaron para hacer el examen, el profesor paso las hojas a cada estudiantes, y luego sentó en la silla y dejo a los chicos hacer aquella prueba.

La joven Shinaka examinó las preguntas de aquella prueba, se dio cuenta que no eran tan complicadas, y ella se sabía la respuestas, así que con confianza comenzó hacer el examen. Después de las horas asignadas de la prueba, el profesor recogió las hojas, les dijo a los estudiantes que tendría sus notas listas para aquella tarde.

En el pasillo los amigos de Kurawara le preguntaron al pelo anaranjado, ¿cómo me había ido?, el chico le dijo que estaba seguro que le había ido muy bien, incluso aseguró que sacaría más de 50 puntos.

—Oye, ¿como crees que te fue?—Pregunto una chica a la joven Shinaka.

—Me fue bien, y te lo doy por asegurado—Le contesto Shinaka y luego pensó, «Las preguntas eran muy fáciles, era como encontrarme con las pruebas en los tiempos colegio ales de mi vida anterior»

Ya era la tarde y el profesor estaba llamando a los alumnos, para entregar sus notas, cuando llamaron a Shinaka, el profesor dentudo, le entregó su examen.

«70 puntos, no está mal», pensó la joven Shinaka, mientras miraba su prueba y luego de retirarse de la ofensiva china de profesores, le tocó el turno a Kurawara.

Shinaka con curiosidad, comenzó a mirar lo que que estaba sucediendo, ella sabía lo que pasaría en aquel momento, y sucedió tal como ella esperaba, miró como Kurawara, salía molesto y furioso de la sala del profesor. Shinaka sabía lo que había pasado, el joven de pelo anaranjado había superado la expectativa del profesor, y el molesto le había rebajado la nota a un 49, esto hacia incumplir la promesa de Kurawara.

La joven se quedó un poco más y vio como él directo Takenaka, regaño al profesor dentudo por el cambio de nota que el profesor había realizado, y le ordenó restaurar las notas. La joven Shinaka al ver que todo estaba marchando como era debido, la joven se dirigió a la salida del colegio y espero un rato, hasta que vio como Kurawara salía muy feliz del colegio. El chico le explicó que había recibido la noticia de que había corregido la nota de su prueba, y esto permitiría a su amigo poder seguir trabajando para sostener a su familia.

—Genial, esto es bueno—Shinaka le dijo al joven d e pelo anaranjado.

Ya era de noche y la joven Shinaka, estaba practicando con un monigote, que utilizaba para entrenar.

«Todo salió como debe ser», pensó la joven Shinaka mientras pateaba el muñeco de práctica, y luego de bajar sus pies volvió a pensar, «Ahora toca la prueba final de Yuske, en donde el recibe una seguridad nda oportunidad para vivir, estaré esperando aquel día»
 

22 Aniversario de Foros Dz

Arriba Pie